Van Leeuwenhoek

Científicos. Inventores. Microscopio

  • Enviado por: Mikoyan Guverich
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Antonio Van Leeuwenhoek

La importancia histórica de Leeuwenhoek es que creó un artefacto con el que pudo ver minúsculos microorganismos que ningún ser humano había visto antes. Gracias a su aporte, científicos posteriores pudieron descubrir la causa y cura de muchas enfermedades.

Nació en Delf, Holanda; en el año 1632. Fue a la escuela como cualquier niño. Después se dedicó a trabajar en una tienda. A los 21años dejó el empleo para comenzar su nueva tienda de telas. Se cazó dos veces y tuvo poca descendencia.

Tiempo después se le nombró conserje de la casa consistorial de Delf. Fue en este trabajo donde desarrolló un peculiar interés por los lentes(había escuchado hablar de sus magníficas propiedades). Su interés lo llevó a visitar tiendas de óptica y a aprender técnicas para tallar las lentes. Él observó, a través de sus lentes, un mundo nuevo. Observó las microtexturas de la lana, el algodón, sus telas en general. Luego comenzó a observar cuanto caía en sus manos.

Muchas veces descuidó a su familia, amigos y trabajo en la tienda para atender sus lentes. A menudo era calificado de loco. En un principio su trabajo no fue apreciado (más aún por el hecho de que sólo permitía que algunas personas vieran sus microscopios).

Un día se le ocurrió observar la lluvia bajo el microscopio. Lo que vio lo dejó maravillado; había un mundo de seres vivientes minúsculos viviendo invisibles(hasta ese entonces) invisible para el hombre. Después de tomar agua de diversas partes, se dio cuenta de los “animalillos” no venían de la lluvia, sino que del suelo y las otras superficies que estaban en contacto con el agua.

Una vez trató de sacar un minúsculo pedazo de pimienta para observarla bajo microscopio; al no poder, trató dejándola remojar en agua varios días. Al cabo de esos días trató de nuevo y le fue más fácil apartar el trozo que necesitaba, pero al verlo en el microscopio observó que en ésta se habían desarrollado miles de estos “animalillos de lluvia” ; se dio cuenta entonces, que podía cultivarlos.

Durante ese tiempo se vivió en Europa una revolución científica. La ciencia en Europa estaba a menudo limitada por la religión y las supersticiones; pero con la revolución se decidió sacar conclusiones sólo en base a hechos científicos.

Se formaron nuevas instituciones, y la ciencia sufrió un violento avance. Fue en este periodo cuando un amigo de Leeuwenhoek(Regnier de Graaf) le escribió a La Real Sociedad para contarle sobre los descubrimientos de Antonio. La Real Sociedad pareció interesarse, y tomó contacto con Antonio(aunque los miembros no estaban totalmente convencidos de la veracidad del acontecimiento).

Durante mucho tiempo Antonio Leeuwenhoek escribió cartas relatando sus descubrimientos. La Real Sociedad al no estar totalmente convencida, pidió a Leeuwenhoek enviar los planos de fabricación del microscopio, pero éste (dolido) sólo probó lo que decía adjuntando versiones y comentarios de personas que habían tenido el privilegio de usar sus microscopios(que eran bastante pocas). La Real Sociedad mandó a Robert Hooke y a Nehemiah Grew que fabricaran un microscopio y realizaran el experimento de la pimienta.

Una vez hecho el experimento quedó esclarecido que Leeuwenhoek no mentía. Leeuwenhoek fue honrado y nombrado miembro.

Se envió a Melyneux a Delf a hacer un informe sobre los microscopios de Leeuwenhoek. Melyneux negoció un precio para un microscopio, pero el dueño no aceptó.

Uno de sus últimos experimentos fue el de poner embriones de cangrejo junto a los animalillos. Éstos fueron devorando los embriones, lo que le dio la idea de que también, al igual que en los animales ya conocidos, se daba un relación cazador presa.

A pesar de que Leeuwenhoek observó estos microorganismos en el ser humano y en los animales, nunca se le ocurrió atribuir las enfermedades a éstos.

Antonio Van Leeuwenhoek murió de 91 años en 1723.