Vacas, cerdos, guerras y brujas; Marvin Harris

Antropología y materialismo cultural del siglo XX. Costumbres humanas mundiales. Comparativa de sociedades

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

“VACAS, CERDOS, GUERRAS Y BRUJAS”

LOS ENIGMAS DE LA CULTURA

Marvin Harris

  • LA MADRE VACA

  • El amor que los hindúes sienten por sus vacas se puede comparar con el amor y devoción que mucha gente posee por la Virgen de su pueblo. Pues para los cristianos, la Virgen es la madre de todos los hombres, pues así se recoge en el pasaje bíblico de la crucifixión cuando Jesús agonizando entregó a su Madre a Juan como representante de la humanidad en pleno. Para los hindúes, la vaca es la Madre de la Vida, por lo que matar a una vaca es atentar contra el propio origen de la vida, está considerado como el hecho peor a llevar a cabo. Algo lógico, al igual que nosotros consideramos profanación la destrucción de una imagen.

    La vaca es la base de su economía, gracias a ella puede vivir y subsistir. De ella se aprovecha todo:

    • Su fuerza para la tracción

    • Su leche y carne como alimento

    • Sus excrementos como combustible, fertilizante y recubrimiento de suelo…

    Ojalá, nosotros fuéramos capaces de sacar tanto provecho de algo, tal y como ellos han sabido obtenerlo de este animal.

    Para un hindú, una vaca por muy esquelética y enclenque que esté, será el animal más bello, pues gracias a él podrá liberarse de los prestamistas con los que estaría endeudado de por vida, perdería su pequeño terreno y se vería obligado a emigrar a la cuidad donde viven aglutinados millones de personas.

    Al igual que ellos se aferran a conservar y cuidar más, si cabe, a una vaca enclenque, algo parecido sucede a los occidentales con su vaca: el coche. Cuanta gente anda con estos vehículos, incluso con aquellos que parece que se van a quedar en el chasis en cualquier momento. Creo que cada uno a su manera, intentamos conservar lo que nos ayuda, de alguna forma, ha hacernos la vida mejor. Pues hay muchos que dependen de un medio de transporte para poder llegar a tiempo a trabajar.

    Es cierto también, que en la India, hay un exceso de vacas con lo que la comida destinada para ellos es menos. Pero se enfrenta a la posibilidad de que si se eliminaran algunas, las que quedaran estarían mejor nutridas, darían más leche, más estiercol… Pero claro, el hecho de compartir una vaca entre vecinos no es rentable, porque cuando se terminara de arar un terreno es posible que ya fuera tarde para el siguiente. De ahí que les siga mereciendo la pena en el ámbito de la población tener muchas vacas aunque enclenques.

    La causa por la que hindúes y Pakistaníes se encuentran enfrentados, es porque los segundos a ojos de los primeros, son unos asesinos de vaca, ellos no comen carne de cerdo pero comen carne de vaca.

    Como conclusión se podría decir que cada sociedad y religión protege y mima a una vaca.

  • PORCOFILIA Y PORCOFOBIA

  • Según nos dice en el Libro del Génesis y del Levítico, define al cerdo como un ser imputo, bestia que contamina a quien lo prueba o toca. Esto ha sido tomado como Ley los musulmanes y los judíos.

    En contraposición, en Nueva Guinea y en las Islas Malacesias del Sur del Pacífico, se le considera un animal sagrado que sacrificaban a los antepasados y su carne se reservaba para comerla únicamente en ocasiones importantes, tales como bodas o funerales.

    Realmente no se ha logrado saber porqué se ha rebajado a la categoría de impuro a un animal como el cerdo, a mi modo de ver, hay seres que tienen comportamientos más desagradables que este. Pondré el ejemplo del mono, es uno de los animales que más tiempo pasa copulando y no siempre con la misma hembra. Creo que eso sería un caso más claro de “impuro” y no el cerdo.

    Quizá esta tendencia negativa hacia el cerdo se deba a que en el mundo de los musulmanes ha habido una gran cultura de nómadas, en las que se viajaba con vacas, ovejas y cabras, de las que se pueden obtener leche (y sus derivados), piel… sin embargo, el cerdo no da leche, su piel no sirve de otra cosa que no sea alimento y no es un animal apropiado para el nomadismo por sus torpes andares. De los animales que se domestican, él no se alimenta únicamente de hierba, necesita de frutos y otros tipos de alimentos que coinciden con el hombre. Quizá sea por eso por lo que le ven como un rival y no como un compañero de marcha.

    Esto podría ser la causa del rechazo hacia este animal. También porque es un animal muy guarro porque se refresca entre sus heces, se revuelca en ellas porque, al no poder sudar, es una forma de poder mantener la temperatura corporal.

    Sin embargo, esta aborreción por los cerdos se ve compensado por el amor que en las Islas Malavesias sienten hacia ellos. En una de las tribus que viven en estas islas se dedican a criar y mimar a estos animales.

  • LA GUERRA PRIMITIVA

  • Las guerras celebradas por los maring con las matanzas de los cerdos, iniciadas la mayoría de las veces por sospechas de que algún poblado vecino estaba haciendo brujería sobre él. Como consecuencia se estaban produciendo muchas catástrofes y muertes en la población.

    Pasos a seguir:

    • Reconocimiento de males en la comunidad

    • El chamán determina que la causa es la brujería por algún pueblo vecino. El chamán observa el tamaño de un árbol que le indica la necesidad de una guerra.

    • Deciden emprender una guerra contra dichos vecinos

    • Para facilitar la victoria sacrifican un número muy elevado de cerdos

    • Tiene lugar la guerra

    • El vencedor se asienta ocupando un lugar central entre su antiguo emplazamiento y el emplazamiento de los vecinos, que a su vez son desplazados

    • Se siembra un arbolito y se resuelven todos los males que afectaban a la comunidad

    Estas guerras tienen lugar cada diez o doce años, durante este tiempo no se sacrifican cerdos, sólo en el momento previo a la guerra, en ese tiempo, las piaras están a su nivel máximo.

    Con tanto cerdo, las mujeres maring pasan más de quince horas al día con ellos, descuidando la casa y desatendiendo a sus hijos, que se van muriendo por desnutrición y falta de cuidados.

    El marido se ocupa del cultivo y se ve amenazado por su esposa, por la baja calidad de los alimentos, por lo que surgen disputas matrimoniales por esta causa.

    A todo esto es lo que denominan ellos los efectos de la brujería, en vez de pensar que estas riñas y disputas son el resultado a la acumulación de estrés por tener que pasar tanto tiempo con los cerdos.

    La guerra no sorprende al poblado atacado. Al ver a sus convecinos cómo matan a sus cerdos y el festín que preparan, estos se dan por aludidos y hacen lo suyo con sus cerdos. Ambos festines atraerán a otros poblados vecinos, que dependiendo de cual le parezca más apetecible, se unirán a uno y a otro. De esta forma se establecen alianzas para asegurarse el triunfo en la guerra.

    Después de que se haya llevado a cabo la guerra, que la mayoría de las veces finaliza sin haberse producido ninguna baja. Las tensiones y el estrés se han liberado. Se han pasado varias horas gritando y armando jaleo, hasta conseguir deshacerse de la tensión acumulada.

    Con la victoria o la pérdida de la guerra se produce un cambio en el emplazamiento de las tierras. La ventaja de este cambio, es compartida entre los ganadores y los perdedores. Los vencedores se emplazan en una zona nueva, selvática formado por terreno fértil y virgen. Del mismo modo les sucede a los derrotados, donde conseguirán obtener buenas cosechas. Ambos terrenos son muy buenos para comenzar de nuevo.

    Con este resultado beneficiario para ambos participantes en la guerra, demuestran la brujería del otro vecino, porque las cosechas son mejores, al haber matado tanto cerdo la mujer puede dedicarse a la casa y al cuidado de los niños. Los niños mueren con menos facilidad de hambre y de otras penurias. Con lo que dan por terminada y eliminada la brujería del grupo vecino.

    Hasta el momento justo de leer este capítulo del libro, pensaba que ninguna guerra era beneficiosa para nadie. Incluso para los vencedores les dejaba un panorama nada esperanzador. Ahora sé que todo puede tener una cara positiva. Los maring lo han conseguido. Han conseguido extraer un beneficio al hecho que considero más atroz que se pueda llevar a cabo. Quizá porque siempre intervienen los que han puesto cartas en el asunto y los que deben dar la cara, están a un montón de kilómetros de distancia.

    Estoy en contra de todo tipo de guerra, pero no me importaría que todas las guerras fueran como las suyas. Sirve de desahogo, de válvula de escape y encima consiguen sacarle provecho al asunto y mejorar la situación en la que se encontraba antes de la batalla.

  • EL MACHO SALVAJE

  • El infanticidio femenino es una manifestación de la supremacía del varón.

    El movimiento liberal de la mujer afirma que: <<la anatomía no es el destino>> Es decir, que las diferencias sexuales innatas no pueden explicar la distribución desigual de privilegios y poderes entre hombres y mujeres en las esferas domésticas, económica y política.

    Nuestra forma principal de adaptación biológica es la cultura y no la anatomía. Al menos esto es la teoría, en la práctica se hace todo lo contrario.

    Las mujeres tienen algo que los hombres de lo cual carecen. Las mujeres poseen el control del nacimiento, su cuidado y la alimentación de los recién llegados. Con esto dominarían al hombre anulando su “masculinidad”, es decir, eliminando cualquier indicio de agresividad desde su infancia, educándole tal y como se ha hecho con las mujeres hasta conseguir a personas sumisas al otro sexo. Con todo esto llegaría a dominar la poliandria, en la que una única mujer obtendría los favores sexuales de varios hombres.

    Pero esto ha llegado a ser así, con el predominio del hombre, por la existencia de guerras, donde se necesitan hombres feroces y agresivos, lo que hace más tolerable el infanticidio femenino, pues de lo que se precisan son de hombres. Pero con la eliminación de féminas, es más difícil que un hombre consiga una mujer, se producen agresiones y actos violentos entre ellos, por lo que se produce un círculo vicioso por esa falta de pareja. Cuanto más agresivo es el hombre, más necesita de la guerra, pues a la mínima se le provoca.

    Esto se explica por lo yanomamo que viven entre Brasil y Venezuela.

    Tanto hombres como mujeres, están llenos de cicatrices por culpa de los supuestos adulterios, que en la mayoría de las veces no han sucedido, han sido fruto de la imaginación del varón.

    Los maridos considerados amables, sólo magullan y mutilan a su esposa, los que son feroces, las hieren, incluso llegan a matarlas.

    Ante estas agresiones, nadie interviene por regla general, pues entienden que la “imagen” del hombre capaz de ser violento, le honra para su participación en la guerra.

    Los hombres yanomamo, son los únicos a los que se le permite tomar droga, poseen el monopolio de los estupefacientes. Esto también es otro signo que denota su poder sobre las mujeres, que se ven privadas de este tipo de “viajes”.

    Su machismo lo justifican por el origen primero del hombre. (al igual que los cristianos y musulmanes)

    Los matrimonios son pactados a edades tempranas. La mayoría de las veces ellas tienen ocho o nueve años cuando empiezan a servir a sus maridos y, en ocasiones, ellos ya intentan mantener relaciones sexuales con ellas.

    Sus exhibiciones de agresividad son continuas. En cada visita que hacen o reciben de las aldeas vecinas, celebran un rito denominado “golpeo en el pecho”; esto consiste en recibir el mayor número de golpes en e pecho posibles, cuantos más se reciban, más se podrán devolver. Otra práctica brutal es la de golpearse con un palo en la cabeza, las normas son idénticas al golpeo en el pecho. Después de todas estas agresiones su cabeza simula un mapa de carreteras occidental.

    Ellos se sienten orgullosos de sus cicatrices, son el recuerdo que les queda después de haber resistido a una batalla tras otra.

    Ese mismo orgullo por las secuelas, también es compartido por las mujeres. Ellas las muestran orgullosas, pues conciben que cuanto más las pegan y maltratan sus maridos, tanto más son amadas. Esto no significa que les guste, sino que lo asumen porque así lo esperan.

    Estos amerindios crean alianzas entre pueblos vecinos, pero muchas veces, cuando ellos van a la otra aldea o son ellos los anfitriones de sus visitantes, se planea la matanza de los contrarios. Lo que provoca que están siempre desconfiando y a la mínima se produzcan enfrentamientos, entre aldeas vecinas o entre los miembros de una misma aldea.

    Se han estipulado varias causas referentes a los motivos que los llevan de forma tan frecuente a las agresiones:

    • Una es por la necesidad de mujeres, provocado por el masivo infanticidio por la imperiosa necesidad de que el primogénito de la pareja tenga que ser varón. Los sucesivos infanticidios son como reguladores de la población.

    • Otra es producida por la escasez de carne, los animales para cazar. Su dieta es a base de plátanos y bananas, por lo que carecen de proteínas, de ahí su necesidad de caza para la obtención de carne. Lo que significa que a más población, más proteínas necesitan, por lo tanto requieren más caza y más esfuerzo por parte de los hombres. Sus partidas de caza pueden durar incluso varios días. En este aspecto, es en el único que las mujeres están permitidas para ridiculizar a sus maridos, afirmando recibir poca carne de ellos.

    A pesar de todo lo expuesto, las mujeres participan libremente en el infanticidio de sus hijos. Ellas dan a luz a solas en el bosque, ellas son por lo tanto las mayores responsables de estos asesinatos, aunque en ocasiones se hace en rituales más preparados y concienzudos.

    Según esto, de ellas dependería aumentar la proporción de mujeres, aunque según su cultura eso no es conveniente, porque más mujeres significaría más población y eso no interesa.

    No le interesa porque tendrían que trabajar más, entonces eso no es interés sino vagancia, pereza. Estamos hablando de vidas humanas y de pereza. Supongo que no soy la única en pensar que entre los dos conceptos hay uno que está a años luz del otro.

    Soy de las personas que piensan que cada cultura tiene sus cosas y son esas las que hacen a la cultura ser lo que es y no otra. Las respeto, de hecho adoro la variedad, hace que el mundo sea capaz de sorprendernos cada vez que leemos un libro, vemos una película o vemos un reportaje de la tele que nos habla de otras formas de hablar, pensar, actuar, vivir… en definitiva todo de lo que se compone una cultura. Pero cuando se habla de asuntos que atentan contra la persona, ya no lo considero cultura, eso tiene otra palabra: atrocidad.

    Entiendo que es algo muy difícil de lograr y que aún han de pasar años hasta conseguirlo, pero hay que empezar ¡ya!, hay que abolir todo lo que daña la integridad de la persona, empezando por las prácticas sangrientas.

  • EL POTLATCH

  • El objeto del Potlatch era donar o destruir más riqueza que el rival.

    Entre los amerindios Kwakiult, el jefe anfitrión junto con sus seguidores destruía montones de bienes delante del jefe visitante que venía acompañado por sus seguidores igualmente. Para demostrar lo rico y poderoso que era, regalaba cosas muy valiosas y costosas a los seguidores de sus visitantes.

    Cuando el jefe anfitrión viajaba a la aldea para ver cuantas riquezas era capaz de quemar o destruir, con el fin de saberse triunfador o derrotado por su adversario.

    Esto se convertía en una especie de competición de valoración de bienes. La visita que era efectuada no se podía repetir como revancha, pues les tocaba ya contra otras aldeas, con el riesgo de triunfar o de quedar con el orgullo mal parado. Con esto se conseguía un ir y venir de objetos de gran riqueza, se aseguraba la producción y la distribución de las mismas por las distintas aldeas.

    En la Melavesia y Nueva Guinea sucede algo parecido. Existe “gran Hombre”. Este es un trabajador destacado que se ve ayudado por familiares y vecinos que apuestan por su éxito y colaboran con él para una obtención mayor de producción. Entre todos preparan un gran festín en el que mostrará toda su riqueza repartida en varios lotes, que los invitados que asistan podrán contar y contemplar.

    Al existir varios “gran hombre” por aldea, se produce una gran competición entre ellos, para ver quien tiene más o quien demuestra tener más.

    El trabajo realizado, tanto por el “gran hombre” y sus colaboradores, se ve recompensado con la celebración del festín, pues es ahí donde se ve reflejado todo su esfuerzo de haber trabajado tantas horas extras.

    El jefe anfitrión de los Kwakiult, para jactarse de su prestigio, manda construir postes totémicos para avisar a sus competidores que, o lo superan o que si no, están perdiendo el tiempo.

    Como la riqueza está basada mayoritariamente en los bienes que de la tierra, dependen de los resultados de las cosechas que obtengan. Entre todas las aldeas Kwakiult, se reparte esa riqueza obtenida en cada ocasión. Cuando uno tenía suerte en la recolección, se convertía en anfitrión y repartía, otras veces a él le tocaría recibir. Todo esto continuó hasta que las enfermedades europeas casi acaban con el total de la población.

    Existen también otras sociedades, como las Semai de Malaya Central, que persiguen la igualdad de sus miembros para establecer una estabilidad provechosa para todos. En esta sociedad no hay nadie que se jacte de tener más o de dar más; todo lo hacen por medio de un sistema que denominan reciprocidad.

    La reciprocidad consiste en que una persona dona algo a alguien, esperando que ese algo le sea devuelto en una cantidad y tiempo no estipulado. Puede incluso que vuelva a dar una segunda o tercera vez, sin haber sido recompensado aún por la primera. Pero cuando alguien, por sistema, ya no corresponde a ninguna donación, se les considera como un peligro para la población.

    Los esquimales, sin embargo, no creen en los regalos, porque afirman que esclavizan, tal y como los latigazos hacen perros.

  • EL <<CARGO>> FANTASMA

  • En lo alto de las montañas de la jungla de Nueva Guinea, vive una tribu que desde hace años espera pacientemente un <<cargo>> como regalo de sus antepasados. En ese <<cargo>> se recoge todas las ilusiones y deseos de poder prosperar. Pues en el paquete que esperan llegará el progreso que les ayudará a evolucionar.

    En un principio, los porteadores de ese <<cargo>> eran de raza blanca, luego de raza oriental y por último de raza negra. Al igual que pasaba con los porteadores, lo mismo fue sucediendo con el <<cargo>>, primero era un cargamento de materias primas y materiales básicos y sencillos, luego se pasó a lo técnico y tecnológico, hasta creer incluso que desalojarían fábricas ya construidas.

    Yali, un hombre perteneciente a esta tribu de Nueva Guinea, fue invitado a ir a Sydney (Australia), allí pudo ver la cantidad de mercancías que podía llegar a fabricar y no lograba entender porqué no un poquito de todo eso, no le llegaba a su comunidad,

    También le llevaron a visitar un museo, donde pudo descubrir objetos de tribus que los australianos denominaban primitivas. Incluso pudo ver una máscara que se llevaron utilizando artimañas engañosas, haciéndoles creer que eso había sido construido por Satanás. Fue el tiempo que estuvo allí, el que le hizo ver la cantidad de veces que los misioneros, que habían estado viviendo con ellos, les habían mentido para conseguir lo que se proponían.

    Durante su estancia en tierras australianas, hubo quienes le prometieron que a la vuelta a su hogar, llevarían el progreso a sus tierras, avances como el agua corriente y casas construidas con ladrillos. Todo fue una estratagema para conseguir sus favores de deshacerse de los japoneses que habitaban la zona.

    Finalmente han llegado a trabajar juntos, Los australianos se comportan con la población “primitiva” como “gran hombre”. Los guineanos trabajan para ellos, con la recompensa de recibir de vez en cuando un <<cargo>>. (De cara a la ley, los guineanos ya no creen en la posibilidad de la venida de un <<cargo>> del más allá por sus antepasados, pero esa ilusión sigue siendo, aunque oculta, la base de su religión)

    Es admirable la capacidad que tiene el hombre para creer en algo que desea. Lo cree con tanta fuerza, que ya le hace dudar entre lo que es realidad y ficción. Hay veces que nos aferramos tanto a algo, que nos hace sentir mejor, aunque en el fondo sabemos que sólo nos sirve para engañarnos a nosotros mismos, es como una excusa perfecta.

    Creo que esto era lo que les pasaba a la tribu de Nueva Guinea. Deseaban tanto progresar, que buscaron algo que mantuviera su ilusión por conseguirlo, y llegaron incluso a mentir por conservar esa ilusión.

    Por otro lado estoy de acuerdo con ellos. Su <<cargo>> se podría comparar con la vaca de los indúes, el Alá de los musulmanes o el dios cristiano. Cada uno cree en lo que le conforta y da respuestas (en la mayoría de las veces, son respuestas en un plano futuro e ideal) a sus necesidades y eso le sirve de soporte para hacer más llevadera su vida, pues adelante. Desde el momento que se puso en regla la libertad, se dio libertad a creer en el “dios” que cada uno estipule como el verdadero. Si es cierto lo que dicen, todos nos llevarán al mismo lugar ¿Cuál? Quien lo sabe.

  • MESÍAS

  • Desde el principio de los tiempos, la política, la religión y la economía han ido unidas.

    Lo mismo que pasa ahora, todos los pueblos antiguos (me refiero con esto, con creencias muy antiguas) creen que no se podrían ganar batallas sin la ayuda de Dios.

    El Cristianismo surge en Palestina. Los primeros seguidores de Jesús son casi todos judíos. Creen que Jesús es el salvador. Pero no un salvador espiritual, sino un salvador que derribará el poder de la época y que acabará con todas sus desgracias. Su desilusión vino por el mal entendido.

    Jesús de Nazaret predica justicia para los pobres, la paz para todos los hombres y la felicidad sin sufrimiento. Pero su lucha no ha terminado aún después de más de 2000 años.

    Jesús no se interesó por la política, su tarea estaba por encima de todo eso. Su estilo de vida era hacer las cosas de una manera desinteresada sin esperar nada a cambio. Algo así es lo que hacen los Semai de Malaya Central, con la observación de que ellos no le ponen fecha a la devolución, ellos la esperan, pero no miden la cantidad. Eso sí que es un paso hacia delante en la igualdad de todos los hombres. Cada uno que dé en la medida de sus posibilidades.

  • ESCOBAS Y AQUELARRES

  • En el año 1000 D.C. aproximadamente, se dictó un documento llamado Canon Episcopi, en el que se afirmaba que esos posibles vuelos, que se aseguraban que acometían las brujas de la época, no se hacían con el cuerpo, sino que era el alma el que los experimentaba.

    El invertir esta creencia, se tardó varios siglos, fue por el XIII, por medio de la Santa Inquisición, cuando, a parte de torturar herejes, se comenzó a llevar a cabo estas prácticas con las brujas.

    El hecho de torturar a una, llevaría a otra y a otra, y así se formaría una cadena humana, (nunca mejor dicho), que conseguiría la eliminación de todas.

    Al final se consiguió acabar con más de 500.000 personas, que, bajo torturas, afirmaban ser brujas y estar en contacto con el demonio.

    Estas confesiones bajo tortura no son muy fiables, pues muchas, a pesar de ser inocentes, confesaban lo contrario para conseguir una muerte rápida, acabar de una vez por todas el proceso de torturas. Durante este proceso, no sólo se quería una confesión de culpabilidad, sino que se dieran nombres de personas que hubieran visto en el aquelarre (sus supuestas reuniones de brujería). Todas confesaban haber visto a otros, por el simple hecho de conseguir una muerte inmediata cuanta antes.

    Lo criticable a este punto es la fiabilidad y la posibilidad altísima que existen, de que posiblemente la mayoría de las confesiones fueran demasiado forzadas y ser falsas, que muchas de las personas que habían asegurado ver, ni siquiera <<viajaron>> y que las verdaderas brujas no fueran atrapadas.

  • LA GRAN LOCURA DE LAS BRUJAS

  • Todavía no ha quedado muy claro que la existencia de las brujas fuera un hecho real o una invención hecha por alguien a quien le interesara.

    Es un poco chocante que la aparición de brujas y la decadencia de la religión cristiana fueran casi paralelas en fechas. Además, hay que añadir el hecho que la caza de brujas terminó al tiempo de que se produjera la unidad cristiana entre mediados de los siglos XVI y XVII.

    En esos años de tensión por la excisión del protestantismo, fue cuando se dio rienda suelta a la caza y tortura de las brujas. A esto hay que añadirle, el hecho de que el sexo que más sufrió en esta causa fue el femenino, superando en mucho al masculino. Y algo parecido pasó con las profesiones. Entre las más castigadas estaban las parteras, maestros, mesoneros, comerciantes… entre los ejecutados que constan, no aparecen ni nobles y mucho menos el clero, aunque sí que fueron acusados por algunos de los torturados.

    Con el miedo que producía el poder ser acusado de práctica de brujería, se consiguió crear un pueblo con ciudadanos independientes, que ya no se reunían para luchar contra la explotación, los bajos sueldos… la acumulación, cada vez mayor, de riquezas por parte del poder político y la Iglesia.

    En mi opinión, esto de la caza de brujas, fue un negocio que interesó a unos pocos y que pagaron muchos inocentes.

  • EL RETORNO DE LAS BRUJAS

  • La brujería parece estar actualmente en su punto más álgido y con un montón de gente que vive de ella, porque hay quienes creen en ella y en sus consecuencias. Esta posibilidad de acceso a este tipo de práctica, se benefició cuando se estipuló como derecho de la humanidad el de la libertad, incluyendo la libertad de creencias. Es decir, cada uno es libre de creer en lo que quiera, sin temor a estar cometiendo un delito que le cueste la muerte, tal y como sucedió hace quinientos años.

    Ha surgido la teoría de la contracultura, que afirma que la conciencia es la crea la historia. Con lo que se podía cambiar el mundo, su situación deplorable, únicamente introduciendo en la conciencia buenas ideas, es decir, eliminando la guerra, acabando con el hambre de miles de personas en todo el mundo… mi pregunta al respecto es muy sencilla: ¿A qué están esperando? Si ya tenemos la solución, ¡Acabemos con este desastre de una vez!

    Si esto no se ha hecho ya, es porque esta teoría es eso, una teoría que en la práctica pierde fuerza.

    Otra forma de estimular la conciencia es por la ingestión de drogas. Con ellas se puede alterar la conciencia, aumentar la conciencia, ampliar la conciencia… todo menos objetivar la conciencia.

    ¿¿?? No logro entenderlo del todo, tanto tiempo criticando la acción que producen las drogas en las personas, esa acción que incluso llega a matarlas y afirma que las drogas son buenas.

    Referente a este tema, creo que no tengo más que decir. No puedo considerar algo bueno, cuando está matando a tanta gente por todo el mundo.

    1