Uso y abuso de Internet en el trabajo

Organización de personal. Relaciones Laborales. RRHH (Recursos Humanos). Uso privado del correo electrónico en la empresa. Páginas web. Navegación para fines personales. Privacidad del e-mail en entorno de trabajo. Derecho Laboral español

  • Enviado por: Epytrix
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

ÍNDICE

  • Introducción

  • Uso y abuso de Internet

    • El informe Domeus

  • Estudios y estadísticas

    • Noticias, correos personales...

    • Hablan los directores

    • Resultados de la encuesta

  • La realidad concreta

    • Con la Ley en la mano

    • En contra y a favor

  • Bibliografía

INTRODUCCIÓN

Según el Tribunal Constitucional, el correo electrónico tiene el mismo grado de privacidad e inviolabilidad que el correo ordinario. Jueces y sindicatos solicitan que la legislación se adapte a los nuevos avances tecnológicos, que se amplíe el concepto jurídico de "carta" con el fin de proteger el derecho al secreto de las comunicaciones. Sin embargo, el uso de Internet puede ser un arma de doble filo, sobre todo en el puesto de trabajo, en cuanto inversión de tiempo y dinero destinados en principio a la sola actividad laboral.

Según el estudio de mercado sobre Internet que realiza dos veces al año la empresa de investigación Opinática, la página de la empresa en el lugar de trabajo y la del centro de estudios en los colegios o la Universidad es la página con la que se encuentran los internautas al comenzar su navegación por Internet. En su defecto, se opta por la página en blanco en segundo lugar.

USO Y ABUSO DE INTERNET

Las recientes informaciones sobre despidos por el uso del correo electrónico en las empresas para el uso particular de los trabajadores han vuelto a poner en tela de juicio un viejo tema: el uso de medios de la empresa para fines particulares.

Tradicionalmente, el objeto del abuso había sido el teléfono, pero la incorporación masiva de las nuevas tecnologías de la comunicación extiende al correo electrónico y a la navegación por páginas Web las pérdidas de tiempo útil de trabajo.

Un estudio de la consultora Domeus refleja que un 74% de los trabajadores con correo electrónico en el puesto laboral, utilizan este sistema para enviar y recibir correos privados. La navegación por páginas Web también supone una pérdida importante de horas de trabajo.

'Uso y abuso de Internet en el trabajo'

El informe Domeus

Según la encuesta de la consultora Domeus, la abrumadora mayoría de los empleados, el 91'1%, defiende su derecho a realizar uso privado del correo de la empresa, aunque el 75'2% admite que con moderación. El 72% cree que la empresa no tiene derecho a inspeccionar su correo electrónico.

El estudio revela que:

  • Un 52'9% de los empleados españoles con conexión a Internet pasan menos de 30 minutos a la semana gestionando sus mensajes personales en la empresa y navegando por la red por motivos privados

  • Otro 37'1% confiesa dedicarle entre 30 minutos y una hora

  • Apenas un 4'8% es el que se dedica hasta dos horas de su trabajo semanal.

Los jóvenes de entre 18 y 34 años son los más asiduos a utilizar este tipo de comunicación.

Un 55% de los mensajes, la mayoría, se envían entre amigos. Otro 13'7% son noticias o boletines a los que está suscrito el internauta. Un 11% de este tipo de correo son datos de productos y servicios y un 7'3%, son mensajes publicitarios no deseados.

El tiempo de navegación privada en el trabajo se dedica, sobre todo,

  • En el 33'7% de los casos a consultar cuentas de correo en páginas Web

  • Un 22'9% a información de actualidad

  • Un 6'7% consulta sobre vacaciones y viajes

  • Un 2'3 se ocupa de sus inversiones privadas

  • Un 6'3% busca páginas de sexo. De estos, el 91'3% son hombres.

En el entorno de empresas dedicadas a Internet las cifras de abuso se duplican.

ESTUDIOS Y ESTADÍSTICAS

Un reciente estudio de Domeus respaldada por Deutsche Telekom y el grupo holandés ING, el 74'4% de los empleados que disponen de e-mail en su empresa lo utiliza con fines personales:

  • el 52,9 % de los empleados dedica menos de 30 minutos semanales a gestionar sus mensajes, con una media de unos 8 correos

  • el 45,2 % emplea un tiempo similar en navegar por Internet.

Dicho uso puede darse:

    • 77'3% en cualquier momento

    • un 10'2% en ausencia de otros compañeros

    • un 7'3% en los descansos (el 7,3 %).

En cuanto a la duración comparativa:

      • un 33,7 % del tiempo de navegación se dedica a consultar cuentas de correo

      • el 6,3 % a visitar páginas Web.

Cualquier cuenta de correo o la navegación por Internet puede ser rastreada fácilmente mediante sniffers o "husmeadores", que son programas que permiten rastrear toda la información a través de paquetes TCP/IP; o bien mediante el Firewall, un software que sirve de barrera y de control a través de la conexión a Internet. Cada vez más, se crean páginas Web específicas sobre el tema.

Los hechos cambian poco de uno a otro país.

  • En Estados Unidos, el Congreso aprobó ya en el 86 la Electronic Communications Privacy Act, una ley que prohíbe interceptar comunicaciones personales, salvo consentimiento expreso del trabajador o según la actividad de esa empresa.

  • Mientras, en el Reino Unido, la llamada Regulation of Investigatory Powers Act 2000 permite detener a aquellos que no ofrezcan unas claves correctas de los mensajes interferidos. En octubre se daría carta blanca y plena libertad a ese control con la Lawful Business Practices Regulations. La nueva regulación ha generado un intenso debate, confrontándola tanto con el derecho a la privacidad reconocido en la Convención Europea de Derechos Humanos como con la normativa vigente de protección de datos.

  • En Holanda, uno de los países europeos con mayor porcentaje de Internet en la empresa, está la Ley de Protección de Datos Personales.

  • Alemania, por su parte, está discutiendo todavía la cuestión. Mientras que en Francia el sindicato multimedia Betor-Pub CFDT ha negociado un acuerdo formal con la Société OLSY, por el que se reconoce el derecho de los sindicatos a servirse de los medios electrónicos para estar en contacto con sus afiliados.

  • En un reciente informe de la Commission nationale informatique et libertés (CNIL), se sugiere un planteamiento basado en el sentido común, para establecer políticas más justas y eficaces a la hora de utilizar el correo electrónico e Internet en la empresa. Un enfoque relativamente flexible respecto a estos medios electrónicos, permitiendo el acceso privado dentro siempre de unos límites razonables.

  • En España, el primer paso lo dio el Senado el 28 de noviembre de 2001, con la aprobación de una moción que insta al Gobierno a poner en marcha medidas necesarias para que el uso de e-mail e Internet sean instrumentos de comunicación entre trabajadores y sindicatos, garantizando la privacidad de tales comunicaciones.

Aparte de la encuesta realizada por Domeus, existen otras muchas encuestas. Una de ellas es la encuesta Web@Work 2005, la cuál sugiere que navegar por la Web puede ser más adicto que el café. El 50% de los empleados encuestados que utilizan Internet en el trabajo por razones personales, afirmaron que preferirían dejar su café de las mañanas que el acceso a Internet durante el trabajo, mientras que sólo el 44% dejaría el acceso a la red por el café.

Además, el uso de Internet en el trabajo está elevándose: el 93% de los participantes señaló que pasan por lo menos cierto tiempo accediendo a Internet en el trabajo.

Noticias, correos personales...

Mientras el trabajo y el juego en Internet continúan mezclándose, el 50% de los empleados encuestados que tienen acceso en el trabajo lo utilizan para realizar tareas laborales y personales. Entre aquellos empleados encuestados que usan la Web durante el día laboral por razones personales, los sitios Web más populares no relacionados con el trabajo son:

  • 81% Noticias

  • 61% Correo electrónico personal

  • 58% Banca en línea

  • 56% Viajes

  • 52% Compras

Entre aquellos empleados encuestados que acceden a Internet en el trabajo, los hombres son más propensos que las mujeres a ver pornografía en línea en el trabajo. Ya sea por accidente o a propósito, el 23% de los hombres encuestados dijeron que habían visto un sitio pornográfico durante las horas laborales, mientras que sólo el 12% de las mujeres lo habían hecho. De los encuestados que admitieron ver sitios de contenido para adultos en el trabajo, el 17% de los hombres y el 11% de las mujeres admitieron que fue intencional. Aunque resulta interesante saber que el año anterior, en esta misma encuesta, el 100% de todas las mujeres dijeron que las visitas a ese tipo de sitios había sido accidental.

Hablan los directores

Además, los resultados de la encuesta indicaron una importante diferencia entre cuánto tiempo creen los tomadores de decisiones de IT que los empleados están invirtiendo en navegar sitios personales en el trabajo en comparación con la cantidad de tiempo que los empleados admitieron pasar en línea. Por ejemplo, aquellos tomadores de decisiones de IT encuestados estimaron que los empleados pasan un promedio de 5'9 horas a la semana en sitios Web no relacionados con el trabajo durante su día laboral, pero los empleados encuestados que admitieron realizar actividades personales en línea en el trabajo, dijeron que estaban invirtiendo sólo 3'4 horas a la semana, en promedio.

“Conforme la línea entre el uso profesional y personal de Internet se hace un área cada vez más incierta, muchos empleados han comenzado a depender de Internet para realizar sus tareas laborales así como llevar a cabo tareas personales durante el día laboral”.

“Además, con la gran cantidad y variedad de sitios Web y aplicaciones disponibles, muchos empleados no admiten, o probablemente no están conscientes de cuánto tiempo están dedicando a la navegación personal”, aseguró Curt Staker, presidente de Websense, Inc. “La solución radica en equilibrar las necesidades del personal del uso personal de la Web en el trabajo sin afectar la productividad, la moral o los resultados de la compañía”.

Resultados de la encuesta

Los resultados obtenidos de esta encuesta son los siguientes:

  • El café contra Internet: cuando se les preguntó si renunciarían a su café de las mañanas o a la capacidad de usar la red en el trabajo por razones personales, el 52% de los empleados encuestados dijeron que sacrificarían su café de las mañanas, mientras que el 44% dijo que dejarían su acceso a Internet.

  • Tiempo invertido: el uso de Internet en el trabajo se está incrementando: el 93% de todos los empleados encuestados dijo que pasa, por lo menos, cierto tiempo accediendo a Internet en el trabajo.

  • Navegación personal: el tiempo promedio invertido entre los empleados encuestados que acceden a Internet en el trabajo es de 12'6 horas a la semana.

  • Sitios Web visitados: entre los empleados encuestados que acceden a Internet en el trabajo por razones personales, los tipos más populares de sitios Web no relacionados con el trabajo durante las horas laborales son noticias (81%), correo electrónico personal (61%), banca en línea (58%), viajes (56%) y compras (52%).

  • Diferencias de género: de los empleados que acceden a Internet desde el trabajo y que realizan una navegación personal en el trabajo, los mayores porcentajes son los de los hombres que los de las mujeres. El 62% de los hombres admitieron acceder a sitios Web no relacionados con el trabajo durante las horas laborales contra un 54% de las mujeres. Además, un porcentaje significativamente más alto de las edades de los hombres que de las mujeres encuestadas que tienen acceso a sitios no relacionados con el trabajo durante las horas laborales acceden a sitios deportivos y de inversión. Los hombres son 2'3 veces más propensos que las mujeres a visitar sitios de deportes durante las horas laborales, y más de tres veces a visitar sitios de inversión y de compras de acciones durante las horas laborales.

  • Pornografía en línea: son más los hombres que las mujeres que tienen acceso a Internet quienes ven pornografía en el trabajo. Ya sea por accidente o a propósito, el 23% de los hombres que tienen acceso a Internet en el trabajo dijeron que habían visitado un sitio pornográfico mientras estaban en la oficina, mientras que sólo el 12% de las mujeres lo habían hecho. De los encuestados que admitieron ver sitios pornográficos en el trabajo, el 17% de los hombres y el 11% de las mujeres dijeron que no fue intencional.

  • Uso de aplicaciones no relacionadas con el trabajo: las aplicaciones más populares utilizadas en el trabajo, al menos, una vez a la semana por aquellos empleados encuestados con acceso a Internet en el trabajo sigue siendo escuchar o ver medios continuos (18%) y utilizar mensajería instantánea (16%). Sin embargo, jugar juegos en el trabajo ha disminuido y sólo el 6% de los empleados dijo que juegan juegos de computadora en el trabajo.

  • Mensajería instantánea: de los empleados encuestados que utilizan mensajería instantánea en el trabajo, el 43% dijo que envían o reciben archivos adjuntos a través de la mensajería instantánea en el trabajo. El 29% admitió que utilizan la mensajería instantánea principalmente para propósitos no relacionados con el trabajo. De acuerdo con los tomadores de decisiones de IT encuestados, el 63% de las compañías no sancionan el uso de mensajería instantánea.

  • Efectos en el espacio duro: los tomadores de decisiones de IT encuestados estimaron en promedio que 6% del espacio total en disco de una organización es ocupado por archivos no relacionados con el trabajo (ejemplo: mp3, fotos y películas). El 40% dicen que entre 1-4% del espacio en disco es ocupado por archivos no relacionados con el trabajo, el 39% dicen que de 5-10% alberga archivos no relacionados con el trabajo, mientras que el 10% indicó que ninguna de las llamadas a su escritorio de ayuda tienen que ver con archivos no relacionados con el trabajo.

LA REALIDAD CONCRETA

El uso del correo electrónico es toda una revolución, tanto a nivel personal como en el ámbito de la comunicación, en un mundo donde productividad y eficiencia son esenciales. Mucho más que el uso del PC en los años 80. Pero esta realidad, tan positiva de una parte, puede presentarse con fines ajenos a la empresa e, incluso, redundar en su perjuicio: envío de información confidencial, o que dañe la imagen de la empresa; pérdida del tiempo de trabajo, bloqueo de los equipos informáticos; correos que contienen amenazas, calumnias, material pornográfico, archivos infectados … Cada vez más, van surgiendo mecanismos de control. Hoy es posible conocer toda la información que manejan los usuarios desde cualquier servidor central.

La multinacional estadounidense de informática Hewlett Packard despedía, recientemente, a dos empleados y suspendía de su empleo a 150 trabajadores en el Reino Unido por detectar abusos es su sistema de correo. Las medidas se tomaron al comprobar que los trabajadores “veían y compartían material inapropiado y no autorizado”. Se trata de uno de los mayores casos de sanciones laborales por uso inapropiado del correo electrónico que se ha dado hasta ahora.

Con la ley en la mano

La Constitución Española ampara a todas luces la privacidad del ciudadano. Así, en el artículo 18.1, “Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”. Y en el punto 3: “Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas”.

En cuanto al Estatuto de los Trabajadores, por su parte, se alude en el artículo 4.2 "al respeto de su intimidad y a la consideración debida a su dignidad”. En tanto que estos deben "cumplir con las obligaciones concretas de su puesto de trabajo, de conformidad a las reglas de la buena fe y diligencia" (Artículo 5). El registro de propiedades y enseres personales, en caso de sospecha, tiene también sus normas dispuestas en el artículo 18, diciendo lo siguiente: "Sólo podrán realizarse registros sobre la persona del trabajador, en sus taquillas y efectos particulares, cuando sean necesarios para la protección del patrimonio empresarial y del de los demás trabajadores de la empresa, dentro del centro de trabajo y en horas de trabajo". Las sanciones pueden imponerse en caso de incumplimiento de toda esta normativa.

En el artículo 197.1 del Código Penal se salvaguarda, asimismo, la invulnerabilidad de cualquier carta, correo o documento de tipo personal: "El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses”.

Mientras, en la Ley Orgánica del Poder Judicial se asegura cómo: “No surtirán efecto las pruebas obtenidas, directa o indirectamente, violentando los derechos o libertades fundamentales”. Los jueces se inclinan hoy por la privacidad de todo tipo de correo, incluido el electrónico.

Por otra parte, tanto el Proyecto de Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (la LSSI-CE), recientemente aprobado por el Parlamento Español como la vigente Ley Orgánica 15 del 13/12/1999 de Protección de Datos Española, permiten que todo usuario pueda añadir, modificar o borrar sus datos personales de cualquier lista electrónica.

En contra y a favor

Sindicatos y Juristas apuestan cada vez más por una normativa más concreta en torno a las nuevas tecnologías. Es la gran petición de los agentes sociales aragoneses sobre el uso privado del correo en la empresa. Mientras llega, abogan por una regulación a través de convenios colectivos y el sentido común. El debate sobre si el empresario puede leer el correo electrónico permanece abierto y en manos de los jueces.

Juan García Blasco, catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad de Zaragoza y presidente de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos, piensa que "lo primero que hay que hacer notar es el vacío legislativo sobre las nuevas tecnologías en la relación laboral. Este vacío debería ser cubierto por la negociación colectiva de cada una de las empresas". El uso del correo electrónico no es malo "siempre que las actividades se hagan sin que pueda suponer un abuso de los medios de la empresa". Aunque justifica el registro cuando es necesario: "Si la empresa entiende que la demasiada utilización puede llegar a perjudicar los intereses de la entidad, el empresario podría llegar a registrar la cuenta de correo del empleado”.

Por su parte, el abogado laborista Ignacio Arrudi, defiende el derecho de la empresa a limitar el uso del correo electrónico, diciendo lo siguiente: "quien tiene la facultad de limitar los e-mails privados es el jefe. El uso depende de las normas que proponga la empresa". El número de quejas de las empresas por el mal uso de los e-mails son todavía muy escasas, y dice que "ha habido algunos problemas porque es algo muy goloso para cualquier persona, pero si hay tolerancia en las empresas no debe haber ningún problema”.

Las organizaciones empresariales de la Comunidad Autónoma van por el mismo camino.

Carmelo Pérez, secretario técnico de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa Aragonesa (CEPYME-Aragón), pide un tiempo: "como todo lo que empieza, esta actividad está en plena ebullición. Es una cuestión que necesita tiempo y también una regulación".

Fernando García, secretario general de la Confederación Regional de Empresarios de Aragón (CREA), no ve tanto el problema en el uso del correo: "Existe un problema mayor en el uso de Internet, porque te engancha y te hace perder mucho tiempo”.

Los sindicatos aragoneses abogan por la moderación en ese uso.

Maite León, secretaria de Comunicación de CCOO, explicaba: "es malo alentar el uso abusivo de las nuevas tecnologías". Sin embargo, "el uso adecuado colabora en el posicionamiento estratégico de la empresa y refuerza la cualificación de los trabajadores".

Mientras que José Ángel Oliván, miembro de la Ejecutiva Regional de UGT, no ve justificada la supervisión del e-mail particular por parte del empresario: "hay medios que permiten averiguar a dónde van dirigidos los mensajes de los trabajadores sin llegar a leerlos. No podemos permitir que los empresarios accedan a lo privado y las Sentencias Judiciales están yendo en esta dirección”.

BIBLIOGRAFÍA

  • Dos sentencias dadas por el profesor

  • Internet:

2