Unifación Alemana

Historia universal. Alemania. Guerra austroprusiana. Bismarck

  • Enviado por: Noelia-oscar Martinez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Unificación Alemana

Unión formada por la Confederación de Alemania del Norte y otros estados alemanes que dio origen al segundo Imperio alemán en 1871. Otto von Bismarck, un aristócrata prusiano y el artífice de la unificación alemana, fue nombrado ministro-presidente de Prusia por el kaiser Guillermo I en septiembre de 1862. En estas fechas, el gobierno prusiano y la Dieta (parlamento) de Berlín se hallaban enfrentados a causa del proyecto de reforma del ejército elaborado por el Ministerio de la Guerra, y que consistía en la ampliación del periodo de servicio militar obligatorio y en la abolición de los Landwehr, una milicia compuesta por ciudadanos. El sector liberal de Prusia, que contaba con mayoría en el Landtag (parlamento), rechazó esta propuesta por considerarla un conjunto de medidas reaccionarias destinadas a incrementar los poderes de la corona prusiana y se negó a aprobar el presupuesto de defensa. Bismarck, decidido a vencer, gobernó el país y recaudó los impuestos sin contar con el consentimiento del parlamento.

Principe Otto Eduard Leopold von Bismarck

Estadista prusiano, jefe del Gobierno y ministerio de R.R.EE. de Prusia se alió con Austria para arrebatar a Dinamarca el ducado de Schleswing-Holstein (1864); después promovió una guerra contra Austria (1866) mediante la cual se hizo dueño absoluto de aquel ducado y anexó a Prusia-Hannover y Hesse-Cassel; a continuación creó la Confederación de Alemania Septentrional bajo la hegemonía de Prusia, que incluía todos los territorios germánicos situados al norte del Main; la victoria sobre Francia en la guerra Franco-Prusiana (1870-71) le permitió realizar la unidad alemana bajo Guillermo I de Prusia, que fue proclamado emperador; Bismarck fue nombrado entonces canciller del Imperio, cargo desde el que emprendió una dura campaña contra la jerarquía católica, a la que se dio la denominación de Kulturkamf; combatió también severamente a los socialistas, a la vez que adoptaba importantes reformas sociales y económicas; adquirió extensos territorios en África y Polinesia; llevó a cabo una serie de alianzas con las potencias de Europa central con el fin de asegurar la paz, cuyo núcleo fue la formada en 1897 con Austria, a la que se unió Italia (1882), y la concertada en 1881 con Austria y Rusia; en desacuerdo con el Kaiser Guillermo II, tuvo que presentar su dimisión (1890); sus memorias aparecieron con el título de Pensamientos y recuerdos; por su energía y dureza se le llamó el Canciller de Hierro.

Bismarck y la cuestión de Schleswig-Holstein

El ministro-presidente deseaba ampliar el territorio de Prusia y aumentar su poder a expensas de los estados vecinos de Alemania del norte; a su juicio, este plan uniría a la mayoría de los prusianos en torno a la Corona y, por lo tanto, los liberales quedarían aislados. Bismarck no contaba con un plan diseñado de antemano para llevar a cabo la unificación alemana, como declaró en sus memorias. Era un hombre implacable y estaba dispuesto a aprovechar las divergencias entre las otras grandes potencias para lograr sus objetivos. El ejército prusiano, recientemente reorganizado y mejor equipado, sería el instrumento con el que alcanzaría sus objetivos en política exterior. Su oportunidad llegó en 1863, cuando la Confederación Germánica, una unión de estados alemanes presidida por el Imperio austriaco, protestó ante el intento de Cristián IX de Dinamarca por incorporar a su reino el ducado de Schleswig, que en esa época se encontraba bajo el control oficial de Dinamarca. En el Protocolo de Londres de 1852, se había dispuesto que Schleswig quedara “indisolublemente” unida al ducado vecino de Holstein, que, además, también era miembro de la Confederación Germánica. Bismarck pretendía sacar provecho de esta complicada disputa en favor de los intereses de Prusia y persuadió al emperador austriaco, Francisco José I, para que se uniera a Prusia en su defensa de los términos del Protocolo de Londres, lo que obligaría a Dinamarca a renunciar a su soberanía sobre las dos provincias. Se inició así la llamada guerra de los Ducados. Las fuerzas austriacas y prusianas invadieron Jutlandia. El rey de Dinamarca se vio forzado a transferir Schleswig-Holstein a los dos vencedores tras la derrota de su ejército en el mes de agosto, y las fuerzas de Austria y Prusia ocuparon el territorio conquistado.

La Guerra Austro-prusiana (1866)

Después de la victoria, era preciso decidir el futuro de los dos ducados: Bismarck deseaba anexionarlos a Prusia, una solución a la que Austria se oponía rotundamente. Se intentó resolver este asunto de distintas formas: en primer lugar, se celebró una conferencia en Londres a la que asistieron las grandes potencias; tras el fracaso de esta reunión, negociaron directamente las naciones en conflicto. Esta última vía tampoco condujo a ningún acuerdo y, finalmente, Prusia y Austria entraron en guerra el 14 de junio de 1866. Austria contaba con el apoyo de gran parte de la Confederación Germánica. Prusia firmó una alianza con Italia —a la que prometió la provincia austriaca de Venecia en el caso de que vencieran—, con el fin de presentar dos frentes de batalla. Los estados alemanes proaustriacos no tardaron en ser derrotados por Prusia. El ejército austriaco fue completamente aniquilado en Sadowa (Köninggrätz), situada en Bohemia, el 3 de julio de 1866. Austria se vio obligada a firmar el Tratado de Praga en el que se comprometía a renunciar a sus anteriores competencias en Alemania.

La Confederación de Alemania del Norte

Prusia se anexionó territorios de Alemania del Norte (entre ellos, Schleswig-Holstein) y forzó a los demás estados alemanes de esta zona a formar la Confederación de Alemania del Norte. Tras la victoria prusiana, Italia se apoderó de Venecia a pesar de que había sido derrotada por Austria tanto en los combates terrestres como navales. Bismarck promulgó una nueva Constitución para la recién creada Confederación en 1867. Guillermo I, rey de Prusia, fue nombrado presidente hereditario de la Confederación, mientras que el poder real de la misma era otorgado a Bismarck como canciller. Se constituyó un Reichstag (parlamento o asamblea representativa), elegido por sufragio universal masculino, pero con poderes limitados. Los ministros del nuevo gabinete fueron nombrados por el Rey. Los liberales prusianos apoyaron a Bismarck en esos momentos por sus éxitos recientes, y la Dieta prusiana aprobó una ley de indemnización para absolverle de todas las acciones ilegales realizadas desde 1862.

La Guerra Franco-prusiana y la unificación alemana

Las otras grandes potencias —Francia, Gran Bretaña y Rusia—, que habían permanecido neutrales durante el conflicto, no habían previsto la rapidez y magnitud de la derrota austriaca. Napoleón III, el emperador francés, exigió a Prusia compensaciones por la ampliación de su territorio, y sugirió a Bismarck la cesión de algunas zonas de Renania, Bélgica o Luxemburgo como posibles retribuciones. Hacia finales de la década de los sesenta, España, cuya reina, Isabel II, había sido depuesta recientemente, por la revolución de 1868, ofreció su trono al príncipe Leopoldo de Hohenzollern, pariente de Guillermo I. Napoleón III, que no deseaba verse rodeado por Prusia, protestó por esta propuesta y la candidatura de Leopoldo fue retirada bajo la presión del Kaiser. No obstante, Napoleón III insistió nuevamente para que Guillermo I ofreciera garantías de que la candidatura de Leopoldo no se volvería a presentar. Ante esta situación, el embajador francés de Prusia se trasladó a Ems para entrevistarse con Guillermo, que se encontraba descansando. Éste, indignado porque se pusiera en duda su palabra, telegrafió a Bismarck, que se encontraba en Berlín, para comunicarle que se negaba a ofrecer ninguna otra confirmación al embajador francés, al que había despedido. Bismarck manipuló el telegrama para que produjera la impresión de que un rey de la dinastía Hohenzollern había sido insultado, y lo publicó en la prensa. Las opiniones de corte nacionalista proliferaron en ambos países y Francia declaró la guerra a Prusia el 19 de julio, encolerizada por el supuesto agravio cometido contra su embajador. Bismarck también hizo públicas las demandas de Napoleón III sobre Bélgica y Luxemburgo, lo que reafirmó a Gran Bretaña en su decisión de permanecer neutral en el conflicto. Los estados alemanes del sur, irritados por los proyectos previstos por el Emperador francés para el territorio renano, que Bismarck también se encargó de filtrar a la prensa, se unieron a Prusia. Los ejércitos de Napoleón III fueron derrotados en la batalla de Sedan y en Metz; a continuación, los prusianos sitiaron París. Napoleón abdicó y se proclamó la III República en Francia. Se formó un Gobierno de Defensa Nacional que intentó organizar la resistencia en las zonas no ocupadas del sur del país. Los nuevos ejércitos franceses, apoyados por guerrilleros, lucharon durante un tiempo contra unas fuerzas muy superiores, pero las autoridades se vieron obligadas a firmar un armisticio con Prusia el 28 de enero de 1871. Francia tuvo que ceder a Prusia las provincias de Alsacia y Lorena y pagar una gravosa indemnización de guerra en virtud de lo establecido en el Tratado de Frankfurt. El rey de Prusia, Guillermo I, fue proclamado emperador de Alemania por otros príncipes alemanes en enero de 1871; la ceremonia tuvo lugar en Versalles, donde se encontraba en estos momentos el cuartel general del ejército prusiano. La Constitución de la ya inexistente Confederación de Alemania del Norte fue adoptada por el segundo Imperio alemán.

Unificación Alemana

I.E.S. “Ben Arabí

- 2 -

Vídeos relacionados