Un señor muy viejo con las alas enormes; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Realismo mágico. Género literario: cuento. Argumento y personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Introducción: Biografía de Gabriel García Márquez:

Gabriel José García Márquez nació en el pueblo de Aracataca, Colombia, en 1928. Sus padres fueron Gabriel Eligio García, telegrafista y Luisa Santiaga Márquez Iguarán. Siendo muy niño fue dejado al cuidado de sus abuelos maternos, el Coronel Nicolás Márquez Iguarán -su ídolo de toda la vida- y Tranquilina Iguarán Cortés.

En 1936, cuando murió su abuelo, fue enviado a estudiar a Barranquilla. En 1940, viajó a Zipaquirá, donde fue becado para estudiar bachillerato, el cual termina en 1946. Al año siguiente se matriculó en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional y editó en diario "El Espectador" su cuento, "La primera designación". En 1950, escribió una columna en el periódico "El Heraldo" de Barranquilla, bajo el seudónimo de Séptimus y en 1952, publicó el capítulo inicial de "La Hojarasca", -su primera novela en ese diario- en el que colaboró desde 1956. En 1958, se casó con Mercedes Barcha. Tienen dos hijos, Rodrigo y Gonzalo.

Gabriel García Márquez, quien está radicado en Ciudad de México desde 1975, es amigo cercano de importantes personalidades mundiales, lo fue de Omar Torrijos y conserva fuertes lazos con Fidel Castro, Carlos Andrés Pérez, François Miterrand, los presidentes de México, Venezuela, Colombia y otros muchos.

El 11 de diciembre de 1982, después de que por votación unánime de los 18 miembros de la Academia Sueca, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por su obra.

La vida y obra del Nobel García Márquez ha sido reconocida públicamente: en 1961 recibió el Premio Esso, en 1977, fue homenajeado en el XIII Congreso Internacional de Literatura Iberoamericana; en 1971, declarado "Doctor Honoris Causa" por la Universidad de Columbia, en Nueva York; en 1972, obtuvo el Premio Rómulo Gallegos por su obra "La Cándida Eréndira y su abuela desalmada". En 1981, el gobierno francés le concedió la condecoración "Legión de Honor" en el grado de Gran Comendador. Ese año asistió a la posesión de su amigo y Presidente de la República, François Miterrand. En 1992, fue nombrado jurado del Festival de Cine de Cannes.

Gabriel García Márquez, quien hoy prepara un libro que titulará "La profesión más hermosa del mundo", sobre periodismo, a sus 66 años es considerado por un importante grupo de intelectuales como el escritor vivo más importante del mundo, según lecturas dominicales de El Tiempo del 28 de agosto de 1994.

Gabriel García Márquez publica en 1978 el libro “La Increíble y Triste Historia de Cándida Erendira y su Abuela Desalmada”. Este cuento da título a una colección de 7 cuentos: el antes nombrado y: “Un Señor muy Viejo con las Alas Enormes”, “El Mar del Tiempo Perdido”, “El Ahogado más Hermoso del Mundo”, “Muerte Constante más allá del Amor”, “El Último Viaje del Buque Fantasma” y “Blacamán el Bueno Vendedor de Milagros”.

Fuente: http://www.geocities.com/Athens/Forum/6393/marquez.htm

Análisis del cuento “Un Señor Muy Viejo Con Las Alas Enormes”:

Este cuento, escrito por Gabriel García Márquez, narra la historia de un hombre que aparece en un pueblo de pescadores, y es considerado un ángel, debido a sus enormes alas. La noticia de la llegada de este “ángel” (que de ángel casi nada tenía: “Estaba vestido como un trapero. Le quedaban apenas unas hilachas descoloridas en el cráneo pelado y muy pocos dientes en la boca, y su lastimosa condición de bisabuelo ensopado lo había desprovisto de toda grandeza.”) se expande rápidamente entre los vecinos, y los juicios no tardan en aparecer: mientras los habitantes del pueblo lo consideran un verdadero ángel, el párroco se muestra escéptico: “Les recordó que el demonio tenía la mala costumbre de recurrir a artificios de carnaval para confundir a los incautos”. Se le consideraba además, hacedor de milagros, y venía gente de todas partes para pedirle que remediara su mal. Pero todo esto acaba cuando llega al pueblo una feria errante, con su espectáculo de una mujer que se había convertido en araña por desobedecer a sus padres. Este espectáculo, “cargado de tanta verdad humana y de tan terrible escarmiento, tenía que derrotar sin proponérselo al de un ángel despectivo que apenas si se dignaba mirar a los mortales.” A partir de esto, el ángel pierde totalmente su reputación, hasta que un día, sin ninguna explicación, emprende el vuelo y se va del pueblo volando.

Los diferentes motivos que mueven el relato son: en primer lugar, el concepto de la apariencia: la mayoría de la gente que habita este pueblo de pescadores cree que el hombre viejo es un ángel, pero, de acuerdo a la descripción dada anteriormente, su apariencia es totalmente la contraria a la de un ángel: “...cuando el padre Gonzaga entró en el gallinero y le dio los buenos días en latín. El párroco tuvo la primera sospecha de impostura al comprobar que no entendía la lengua de Dios ni sabía saludar a sus ministros. Luego observó que visto de cerca resultaba demasiado humano: tenía un insoportable olor de intemperie, el revés de las alas sembrado de algas parasitarias y las plumas mayores maltratadas por vientos terrestres, y nada de su naturaleza miserable estaba de acuerdo con la egregia dignidad de los ángeles El solo hecho de tener la apariencia que tenía provoca la desconfianza de alguna personas, y este aspecto de superficialidad está fuertemente recalcado en la obra.

Otro motivo es el concepto de fe: la gente cree que el hombre es un ángel, y llegan de todas partes pidiendo ayuda: “Vinieron en busca de salud los enfermos más desdichados del Caribe: una pobre mujer que desde niña estaba contando los latidos de su corazón y ya no le alcanzaban los números, un jamaicano que no podía dormir porque lo atormentaba el ruido de las estrellas, un sonámbulo que se levantaba de noche a deshacer dormido las cosas que había hecho despierto, y muchos otros de menor gravedad. Pero esta fe en los milagros comienza a perderse cuando resulta que los milagros hechos por el ángel no son los esperados: Además los escasos milagros que se le atribuían al ángel revelaban un cierto desorden mental, como el del ciego que no recobró la visión pero le salieron tres dientes nuevos, y el del paralítico que no pudo andar pero estuvo a punto de ganarse la lotería, y el del leproso a quien le nacieron girasoles en las heridas. Aquellos milagros de consolación que más bien parecían entretenimientos de burla, habían quebrantado ya la reputación del ángel... La fe que las personas tenían en este ángel desaparece al ver que sus peticiones no eran cumplidas.

Otro motivo es la incredulidad, la cual está representada particularmente por el padre Gonzaga, quien, al ver el aspecto del ángel, duda seriamente si creer o no. Por otro lado, la incredulidad de la Santa Sede, reflejada en las cartas, es otra evidencia de la presencia de este motivo en la historia: Pero el correo de Roma había perdido la noción de la urgencia. El tiempo se les iba en averiguar si el convicto tenía ombligo, si su dialecto tenía algo que ver con el arameo, si podía caber muchas veces en la punta de un alfiler, o si no sería simplemente un noruego con alas. Simplemente, si el hombre no cumple con los prerrequisitos para ser considerado un ángel, es un ser humano común y corriente.

La ignorancia también puede ser considerado otro motivo: la gente cree que cualquier cosa fuera de lo normal es sinónimo de una señal del cielo, y se apega a sus creencias de cómo deben ser las cosas: Al principio trataron de que comiera cristales de alcanfor, que, de acuerdo con la sabiduría de la vecina sabia, era el alimento específico de los ángeles. Esta ignorancia en la que cayeron fue, más tarde, el motivo de su desencanto, ya que creyeron que el ángel cumpliría sus peticiones, lo que no fue así.

Otro motivo es la desobediencia, representada por la mujer-araña: el espectáculo de una mujer que se convirtió en araña por desobedecer a sus padres es algo realmente triste, pero al mismo tiempo, moralizante. ...siendo casi una niña se había escapado de la casa de sus padres para ir a un baile, y cuando regresaba por el bosque después de haber bailado toda la noche sin permiso, un trueno pavoroso abrió el cielo en dos mitades, y por aquella grieta salió el relámpago de azufre que la convirtió en araña. Al desobedecer a sus padres, recibió un terrible castigo que la marcaría para siempre.

El último motivo principal a analizar es el oportunismo, representado por Pelayo y Elisenda: al ver que podrían sacarle provecho a la presencia de este ser en su casa, comienzan a cobrar entradas para verlo, y así se hacen ricos, y construyen una mejor casa, a costa del sufrimiento del ángel: Los dueños de la casa no tuvieron nada que lamentar. Con el dinero recaudado construyeron una mansión de dos plantas, con balcones y jardines, y con sardineles muy altos para que no se metieran los cangrejos del invierno, y con barras de hierro en las ventanas para que no se metieran los ángeles. Pelayo estableció además un criadero de conejos muy cerca del pueblo y renunció para siempre a su mal empleo de alguacil, y Elisenda se compró unas zapatillas satinadas de tacones altos y muchos vestidos de seda tornasol, de los que usaban las señoras más codiciadas en los domingos de aquellos tiempos. Aprovechan la oportunidad de hacerse ricos a costa del ángel, y lo hacen.

Los personajes de esta obra son: en primer lugar, el ángel. Es descrito físicamente como un hombre viejo, con enormes alas de gallinazo grande, llenas de parásitos. Estaba vestido como un trapero. Le quedaban apenas unas hilachas descoloridas en el cráneo pelado y muy pocos dientes en la boca, hablaba un dialecto incomprensible pero con una buena voz de navegante, con ojos de anticuario. Comía solamente papillas de berenjena. En cuanto a su carácter, muy poco se puede concluir, excepto que su principal virtud era la paciencia (ya que aguantaba que le sacaran las plumas, lo quemaran con hierros calientes y le tiraran piedras), era un ser muy pasivo, pero dentro se escondía un ser sumamente agresivo (Aunque muchos creyeron que su reacción no había sido de rabia sino de dolor, desde entonces se cuidaron de no molestarlo, porque la mayoría entendió que su pasividad no era la de un héroe en uso de buen retiro sino la de un cataclismo en reposo.). Era considerado un ángel despectivo, que ni se dignaba a mirar a los mortales, y realizaba milagros que, más bien, parecían burlas despectivas.

Los personajes secundarios son tres, principalmente:

Pelayo, el hombre que encontró al ángel, y cuya descripción física es nula, era un hombre compasivo, quien no tuvo corazón para matar al ángel cuando llegó. Pero cuando la fama le llegó al ángel, sacó a relucir su carácter oportunista, cobrando entrada y haciéndose rico a costa de la fama del ángel, que tenía encerrado en el gallinero, en condiciones miserables. Incluso, cuando construyeron la nueva mansión con el dinero recaudado, lo único que no mereció atención fue el gallinero. Pero, a pesar de todo, cuando llegó el invierno, Pelayo le permitió al ángel dormir en el cobertizo con una manta.

Elisenda, la mujer de Pelayo, no tiene descripción física, pero se puede decir de su carácter que era una mujer oportunista, como su marido, que se aprovechó del ángel, y con el dinero recaudado se compró vestidos y zapatos finos. Además, al final, ya estaba exasperada con el ángel rondando por su casa, echándolo a escobazos de las habitaciones, sin tener un mínimo de compasión por él.

El padre Gonzaga, el párroco del pueblo, era un hombre que, en su juventud, había sido leñador. Era un hombre incrédulo y escéptico, que no creía que el hombre con alas fuera realmente un ángel, sino que un enviado del diablo, pero se preocupaba por sus fieles, y enviaba cartas al Vaticano para que aclararan esta situación, y así dejar a su gente contenta. Era un hombre prudente, que no se dejaba llevar fácilmente por el entusiasmo, sino que meditaba los pasos a seguir.

El personaje episódico más destacable es el de la mujer-araña: una mujer que se había convertido en araña por desobedecer a sus padres. Era una tarántula espantosa del tamaño de un carnero y con la cabeza de una doncella triste. Pero lo más desgarrador no era su figura de disparate, sino la sincera aflicción con que contaba los pormenores de su desgracia: siendo casi una niña se había escapado de la casa de sus padres para ir a un baile, y cuando regresaba por el bosque después de haber bailado toda la noche sin permiso, un trueno pavoroso abrió el cielo en dos mitades, y por aquella grieta salió el relámpago de azufre que la convirtió en araña. Su único alimento eran las bolitas de carne molida que las almas caritativas quisieran echarle en la boca. Este fenómeno fue la causa de la definitiva pérdida de popularidad del ángel entre los habitantes del pueblo.

El tipo de narrador presente en esta obra es el narrador omnisciente, ya que no está presente dentro de la obra y, aún así, conoce todos los pensamientos y sentimientos de los personajes: El párroco tuvo la primera sospecha de impostura al comprobar que no entendía la lengua de Dios ni sabía saludar a sus ministros. Luego observó que visto de cerca resultaba demasiado humano... En medio de aquel desorden de naufragio que hacía temblar la tierra, Pelayo y Elisenda estaban felices de cansancio, porque en menos de una semana atiborraron de plata los dormitorios... El narrador todo lo sabe, por lo que podría ser considerado narrador omnisciente.

Las voces de la narración en esta obra son una monofonía, ya que no hay dos narradores diferentes de la misma historia, sino que es uno solo, que narra toda la historia desde su propia perspectiva.

El estilo de esta obra es directo, ya que no entran en ella los diálogos en lo absoluto: Asomado a las alambradas repasó un instante su catecismo, y todavía pidió que le abrieran la puerta para examinar de cerca de aquel varón de lástima que más parecía una enorme gallina decrépita entre las gallinas absortas. No intervienen los personajes en esta narración.

El tiempo en esta obra es cronológico, ya que sigue un orden de tiempo: La luz era tan mansa al mediodía... Al día siguiente... ...llegó antes de las siete... ...al cabo de pocas horas.... Se inicia cuando Pelayo encuentra al ángel y termina mucho tiempo después, en la primavera, cuando el ángel se va volando. Un ejemplo claro es que cuando el ángel llegó, el niño estaba recién nacido, y cuando se fue, éste ya iba a la escuela. El tiempo contextual es un pueblo de pescadores, situado probablemente en el siglo XX, en los años 70` ó 60`, pero que, como tantos pueblos aislados, no está al tanto de las modernidades de la época, ya que todavía conservan sus creencias antiguas (como, por ejemplo, la vecina “sabia”). Probablemente, la época en la que está situada esta historia coincide con la época en la que fue escrita (años 70`), y su contexto sociocultural coincide con la época, pueblos pescadores en Colombia.

El espacio en esta obra es:

FÍSICO: un pequeño pueblo, probablemente situado en Colombia, cuyos habitantes eran pescadores ignorantes. Este pueblo estaba situado cerca del mar (“...tuvo que atravesar su patio anegado para tirarlos al mar...), con casas pobres, por donde se metían los cangrejos. La casa de Pelayo y Elisenda es donde se desarrolla casi toda la historia: una casa cerca del mar, con un gallinero pestilente donde alojaron al ángel. Por otro lado, también forman parte del entorno físico de la obra las ferias provenientes del Caribe, entre la cuales se encontraba la mujer-araña: “Vino una feria ambulante con un acróbata volador, que pasó zumbando varias veces por encima de la muchedumbre, pero nadie le hizo caso porque sus alas no eran de ángel sino de murciélago sideral.

SICOLÓGICO: el espacio sicológico es de una ignorancia e incredulidad abismantes. La gente era sumamente ignorante, creían en la sabiduría de las vecinas “sabias”, y atribuían al ángel milagros burdos, que luego, debido a esa misma ignorancia, rebotaban en el ángel, haciéndolo perder su reputación. Por ejemplo, un reflejo de esta ignorancia es: “Pero cuando salieron al patio con las primeras luces, encontraron a todo el vecindario frente al gallinero, retozando con el ángel sin la menor devoción y echándole cosas de comer por los huecos de las alambradas, como si no fuera una criatura sobrenatural sino un animal de circo. Además, la incredulidad de la verdadera naturaleza del ángel, representada por el padre Gonzaga, es otro aspecto destacable de la idiosincrasia de los habitantes del pueblo: algunos no creían que fuera realmente un ángel, y enviaban cartas al Vaticano para cerciorarse de que esto fuera realidad.

SOCIAL: el entorno social es de pobreza que, a pesar de que no es descrita, se puede deducir, ya que si los cangrejos se metían por las casas, quería decir que las construcciones no eran lo suficientemente sólidas. Además, Pelayo tenía un empleo de alguacil, lo cual era mal pagado: “...y renunció para siempre a su mal empleo de alguacil....

La técnica narrativa de esta obra es principalmente perspectivismo, ya que se presenta la historia a partir de la visión propia del autor, a partir de su perspectiva de los hechos acontecidos. Este perspectivismo no permite más de una sola interpretación de los hechos que ocurren a lo largo de la historia. Por ejemplo, las consecuencias de la llegada de la mujer-araña no son más que una interpretación de los hechos, una descripción de la perspectiva del autor.

Este cuento narra la historia de un hombre con alas que llega a un pueblito y provoca las más inesperadas reacciones. Para empezar, la gente juzga la verdadera naturaleza de este ser a partir de la apariencia, ya que el hombre tiene alas. Pero además, al ver que el “ángel” no respondía a ideas preconcebidas acerca de los ángeles, tales como cuando el párroco, decididamente incrédulo,: “...al comprobar que no entendía la lengua de Dios ni sabía saludar a sus ministros . O por no comer cristales de alcanfor no era un ángel. Pero, a pesar de lo que dijeron las personas incrédulas, los habitantes del pueblo creen en la naturaleza del ángel, le tienen fe. Así es como llegan desde lugares tan lejanos como el Caribe personas que buscan salud, y se le atribuyen milagros que, desgraciadamente, son absurdos.

La incredulidad, el escepticismo, envuelve a los habitantes que no creen en el ángel desde un principio, ya sea porque su imagen no correspondía a la de un ángel, o porque sus milagros eran tan absurdos que perdían todo encanto: “...como el del ciego que no recobró la visión pero le salieron tres dientes nuevos, y el del paralítico que no pudo andar pero estuvo a punto de ganarse la lotería, y el del leproso a quien le nacieron girasoles en las heridas. Los que permanecían fieles al ángel eran los ignorantes, los que le tiraban cáscaras y sobras como si fuera un animal de circo, ya que nunca en su vida habían visto algo semejante, y siguen los consejos de la vecina, en vez de creer en lo que decía el párroco. Los crédulos, además, deben pagar para ver al ángel, idea de Elisenda, para aprovechar la fama del ángel, y así se hacen millonarios.

Pero toda fe en el ángel desaparece con la llegada de la mujer-araña, cuyo testimonio conmueve a los habitantes del pueblo, ya que por desobediente fue castigada a ser mitad araña por el resto de su vida, entregándole a los habitantes del pueblo una historia desgarradora y llena de aflicciones: “Semejante espectáculo, cargado de tanta verdad humana y de tan temible escarmiento... El testimonio de la mujer-araña le quita la poca fama que le queda al ángel, pero eso no le importa a los dueños: “Los dueños de la casa no tuvieron nada que lamentar. Con el dinero recaudado construyeron una mansión de dos plantas, con balcones y jardines, y con sardineles muy altos para que no se metieran los cangrejos del invierno, y con barras de hierro en las ventanas para que no se metieran los ángeles. A Pelayo y Elisenda no les importa en lo más mínimo el destino del ángel, porque aprovecharon su oportunidad.

El ángel, entre tanto, está ajeno a la realidad: no le afectan en lo más mínimo el hecho de que es objeto de culto, de odio, fuente de ingresos, no le importa nada, ya que su carácter pasivo y paciente lo hace estar ajeno al mundo que lo rodea. Pelayo y Elisenda lo consideran simplemente una manera de ganar dinero, y hacerse ricos, y no se preocupan en lo más mínimo de las condiciones de vida del ángel, simplemente se basan en la fe y la ignorancia de la gente para hacerse ricos. Incluso, cuando llega la mujer-araña, con toda su historia acerca del castigo por su desobediencia, no les importa, ya que se han construido una mansión a costa del ángel.

El hecho que el narrador sea omnisciente es un factor decididamente influyente para que la historia sea completamente comprensible: es la manera de saber que ocurre a nivel de mentalidad del pueblo: primero creen en el ángel, le atribuyen milagros increíbles, y esto es descrito con gran detalle. Por ejemplo, se puede saber acerca de las reacciones de los diferentes personajes de la obra: Tanto lo observaron, y con tanta atención, que Pelayo y Elisenda se sobrepusieron muy pronto del asombro y acabaron por encontrarlo familiar... , acerca de las diferentes manifestaciones de los habitantes del pueblo: incredulidad (“Entonces abandonó el gallinero, y con un breve sermón previno a los curiosos contra los riesgos de la ingenuidad.), fe (“...aturdido por el calor de infierno de las lámparas de aceite y las velas de sacrificio que le arrimaban a las alambradas.) y oportunismo (“...tuvo entonces la buena idea de tapiar el patio y cobrar cinco centavos por la entrada para ver al ángel.).

Al ser las voces de la narración en esta obra una monofonía, permite tener una visión de una sola perspectiva, por lo que es se presenta una versión objetiva de los hechos, lo que permite juzgar con mayor certeza y claridad los acontecimientos, las reacciones de los habitantes a la llegada del ángel, y, más tarde, a la aparición de la mujer-araña. El estilo de esta obra es directo, sólo el narrador habla, y este narrador todo lo sabe y presenta una sola perspectiva de los hechos, y los diálogos de los personajes no son decididamente influyentes para que ésta se desarrolle de manera correcta, no se juzgan los personajes por su hablar, sino por su actuar: sus reacciones y sus juicios.

Al ser el tiempo cronológico, permite tener una visión ordenada de los hechos: cómo van evolucionando los personajes, de ser creyentes, pasan a ser oportunistas, o se alejan de su creencia original. De cómo Pelayo, quien era un hombre bueno, evoluciona hasta ser un hombre oportunista, que se aprovecha del ángel para satisfacer sus necesidades económicas. El tiempo contextual corresponde a un pueblo pobre, aislado, del siglo XX, que no está al tanto de las modernidades, por lo que las viejas creencias están fuertemente arraigadas a sus costumbres. No han adquirido el hábito del escepticismo, de la incredulidad, por lo que este factor es decisivo para el desarrollo de los acontecimientos, para que los personajes crean en el ángel, en la mujer araña, en los milagros y todos los aspectos mágicos que son descritos en el cuento.

El ambiente, el espacio, es también otro factor decisivo para el desarrollo de los acontecimientos: un pueblo chico, donde probablemente nunca ocurre nada fuera de lo común, un día se encuentra con este ángel entre ellos. La gente, ignorante, no sólo trata al ángel como a un espectáculo de feria, (le tiran sobras de comida), sino que además, cree ciegamente en él. Por otro lado, los incrédulos, liderados por el párroco, intentan persuadir a la gente de que no es un verdadero ángel. Pero la gente no les cree, y tiene fe en el ángel. La pobreza es un tema recurrente en las obras de García Márquez, y, en este caso, es presentada como sinónimo de ignorancia, ya que sólo los habitantes creían en el asunto, los ignorantes. Los cultos (llámese párroco), no creían en el ángel, ya que sabían del tema.

La técnica narrativa de esta obra es perspectivismo, por lo que hay una sola interpretación universal de los hechos, y los hechos, el espacio, las características sicológicas de los personajes y los diferentes aspectos de la obra se presentan de una sola forma, no dejando espacio para otra visión de los hechos.

Conclusión:

“Un señor muy viejo con unas alas enormes” es una crítica social sobre la mentalidad de la gente en cuanto a ideas diferentes, a algo diferente de la realidad cotidiana. Además, es un cuento que provoca una discusión extensiva con respecto al simbolismo, el cual permite muchas interpretaciones; pero el mensaje principal como crítica social es presentado por Márquez principalmente en los personajes. El ángel sirve como representante del lo desconocido del mundo y su tratamiento en manos del pueblo muestra su forma de no aceptación de lo desconocido. Algunos personajes como Pelayo, la vecina y padre Gonzago representan el punto de vista de diferentes grupos sociales, pero que comparten como visión común la incomprensión hacia el ángel. Pelayo es el primero que ve al ángel pero el lector es capaz de ver que Pelayo reacciona negativamente a este encuentro: Pelayo está, “asustado por aquella pesadilla.” La reacción de Pelayo no es como el lector anticipa que debería ser cuando alguien ve un ángel. Para empezar, no cumple sus expectativas de lo que realmente debería ser un ángel, así que lo definen racionalmente como “un náufrago solitario de alguna nave extranjera abatida por el temporal.” En vez de aceptar el ángel tal y como es, crean su propia explicación. Así Márquez destaca cómo la gente común no acepta las nuevas creencias con respecto a lo sobrenatural, ya que prefiere apegarse a su simplicidad, sin complicarse.

El solo hecho que haya aparecido un ángel provocó todas esas reacciones exageradas de los vecinos. Desde mi punto de vista personal, existe una analogía entre esta situación y la actualidad: la gente reacciona exageradamente con detalles sin importancia, pero omite opiniones cuando se trata de algo importante, que nos afecta a todos. Hay que ver, por ejemplo, el caso de la mujer que fue llevada a la cárcel por no cortar el pasto de la vereda de su casa. Hay que reconocer que el asunto salió en las noticias, en los diarios y hasta el mismísimo Presidente se permitió opinar acerca de esto. Pero ¿qué pasa con los conflictos en el Medio Oriente? Nadie en este país emite una opinión seria y bien fundamentada acerca de las cosas realmente relevantes. Los valores se han ido perdiendo, la gente acepta como cotidianas las masacres a lo largo de todo el mundo. Aquí tenemos un problema serio, y si no se soluciona, probablemente termine afectando nuestra sociedad de una forma que nunca habríamos pensado. Tal como en el cuento, la aparición de un ángel fue motivo de discusiones y peleas, imaginémonos cómo sería en el mundo real.