Un mundo feliz; Aldous Huxley

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Deshumanización. Nihilismo pesimista. Drogas y psicodelia. Valores sociales

  • Enviado por: Celia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

Un Mundo Feliz

  • Protagonistas

  • Ideales que tienen

  • Aspiraciones

  • Sus prioridades

  • Ambiente que se describe en las páginas

  • Compararlo todo con nuestros valores

  • ¿Qué tipo de valoración hacen ellos de su mundo?

  • ¿Cuáles son valores que no tienen?

  • ¿Crees que se es realmente feliz en el mundo descrito por Aldous Huxley?

  • ¿Qué es mejor la libertad con todas las consecuencias que acarrea o la seguridad y no ser libre en ningún sentido?

El protagonista principal es Bernard Max, un individuo escuchimirrizado que aparentemente parece pertenecer a una clase inferior a la que en realidad le corresponde. Forma parte de una sociedad controlada y dirigida en todo momento. Sus vidas son monótonas y aburridas. Todo el mundo ha sido acondicionado desde que es creado para realizar su tarea en esa sociedad.

Bernard tiene inquietudes diferentes al resto de compañeros, tiene curiosidades que resultan absurdas y extrañas para los demás. Todos lo consideran un individuo muy raro, diferente a ellos. Nadie le toma en serio. Se podría decir que no tiene amigos. Él no esta de acuerdo con el modo en que le ha tocado vivir, pero sabe que no puede decir ni hacer nada.

Lennina, la única joven que encuentra algo positivo en Bernard, es un individuo más de esa sociedad.

Otro protagonista es sin duda el Salvaje. Un joven que habita en la “Reserva de Salvajes”, un lugar en el que los individuos son libres, donde no disfrutan del progreso de la civilización... libres en todos los sentidos posibles, y con todas las consecuencias.

La “Reserva de Salvajes” es como nuestro mundo. Viven igual que nosotros lo hacemos ahora. Esta claro que sin todas las comodidades que nosotros poseemos, y sin toda la tecnología y progreso que aquí hay. Pero en lo referente a la forma de vida (la existencia de las familias, el padre y la madre) es prácticamente igual.

Cuando el Salvaje llega a Londres (en el viaje de Bernard y Lennina a la “Reserva de Salvajes” se hacen amigos y Bernard les propone a él y a su madre (Linda) la posibilidad de viajar con ellos) se da cuenta poco a poco de que aquellos individuos no pueden ser realmente felices. O por lo menos ve que el no podría serlo. Para conseguir él su felicidad y su libertad el reclama el derecho a vivir peligrosamente, a envejecer, a ser feo, a tener enfermedades como el cáncer, a vivir inquietados por lo que podrá suceder en día de mañana, en resumen, el derecho a ser desgraciado (como lo llama el Director Mustafá Mond).

Linda no aparece mucho en el libro. Pero es la madre de John, el Salvaje, y es suficiente para considerarla una protagonista. Ella pertenecía a la civilización y tenía una vida como todos los demás. En el viaje que hizo para conocer la Reserva se perdió y quedó allí abandonada. Sufrió muchísimo el cambio de una sociedad a la otra. Lo pasó muy mal, y debido a ello se encuentra ahora en pésimo mal estado.

Linda es quien cuenta las cosas que recuerda y que añora de la civilización a John. Cuando vuelve a Londres ya es demasiado tarde para hacerle vivir unos años más. Muere feliz por encontrarse en su mundo. En su lecho esta sonriente, soñando a consecuencia de todo el soma que lleva en su interior (el soma es una droga que toman para aislarse de la realidad).

Los ideales de esta sociedad son la estabilidad. Buscan la estabilidad a cualquier precio. Renunciando a todo. Crean unos ideales de vida muy diferentes a los que nosotros poseemos. Su sociedad se basa en el consumismo industrial, en el progreso tecnológico. Todo es perfecto.

Es una sociedad que busca la felicidad, una felicidad que realmente no existe. Crean a los individuos como si fabricasen coches o motos. Los envases que los contienen pasan por una cadena de montaje, y luego conforme se van desarrollando van siendo acondicionados poco a poco. Desde que son bebes se van acostumbrando a lo que deben ser en un futuro. Acondicionan a las masas para que odien la naturaleza, pero las acondicionan para que les gusten los deportes campestres y a su vez para que todos los deportes exijan aparatos fabricados. Así consumen transportes y artículos de fábricas. Y como eso con todo. Toda la sociedad se basa en el consumismo. Cada uno tiene definida de antemano su función en la sociedad. Una sociedad dividida en diferentes castas sociales, en la que lo más mínimo es imprescindible. Y en cada casta social todos están felices. Ninguno echa nada en falta.

En una sociedad bien organizada como la que se describe, nadie puede ser noble, nadie puede ser un héroe. No hay lugar para la pasión, para lo desagradable, para la fidelidad, para la independencia, para la belleza, la verdad, ....

Es un mundo en que la sociedad industrializada tiende a poner la técnica y la ciencia al servicio del poder. Un poder cada vez más concentrado en menos manos. Es un mundo deshumanizado, sin sentido común. Se ha renunciado a la libertad a cambio de la seguridad. Pero sin libertad no puede organizarse una sociedad humana, no puede haber vida.

No tienen ninguna aspiración puesto que cada individuo esta situado en una posición de la que nunca va a poder salir. Están destinados a ello y por mucho que lo intenten no van a ascender.

La prioridad es hacer lo que todo el mundo hace. Todos los días lo mismo, a la misma hora, y en los mismos lugares.

Se describe un ambiente frío, inhumano, artificial, en el que las relaciones entre las personas son superficiales, tan falsas como el guión de una película,

Para ellos el mundo en el que viven es perfecto. Lo tienen todo, no necesitan más. No se dan cuenta de que realmente son unos esclavos.

Si los personajes que parecen descritos en este libro son realmente felices es porque tiene ese idea metida tan dentro de si mismo que no pueden olvidarla. Son felices porque siempre han vivido así y nunca han visto otra forma de vida. Carecen de capacidad para pensar, para decidir, para actuar por si mismos.

Yo no creo que puedan ser realmente felices. Sus vidas son aburridas, siempre es lo mismo. Nunca se pueden sentir en peligro, nunca pueden sentirse solos, nunca podrán hacer nada que no este permitido. Incluso el tener un pensamiento inadecuado les puede costar caro.

Su felicidad se basa en la estabilidad. Y para conseguir esa estabilidad renuncian a muchos placeres de la vida.

Es un mundo estable. Las gentes son felices, tienen todo lo que desean y no desean más de lo que pueden tener. Están seguras, sin enfermedades, sin envejecer, no tienen miedo de la muerte, no están cargados de madres y padres, ni de familias. Están acondicionados de tal manera que no pueden dejarse de comportarse como deben de producirse.

La felicidad que Huxley nos da a conocer parece muy poca en comparación de todas las compensaciones que nosotros poseemos por el hecho de ser libres. Esa estabilidad no es nada comparada con la inestabilidad. La satisfacción no tiene el encanto de una lucha contra ser desgraciado. Esa felicidad nunca es grandiosa.

Personalmente pienso que es mucho mucho mejor la libertad que la seguridad a pesar de las consecuencias que te pueda acarrear.

La libertad es la esencia de la felicidad. Quien tiene reprimida su libertad nunca podrá alcanzar la felicidad en su máxima expresión.

Y lo podemos ver en muchos de los derechos humanos, todos están basados en el derecho a ser libre: derecho a libertad de expresión, a decidir por uno mismo, ... La libertad es un derecho y no un privilegio.

En este libro esa sociedad esta privada de ese derecho. Aparentemente ellos son felices por el simple hecho de que están acondicionados a ello. No se dan cuenta de como es el mundo en el que viven porque nunca han vivido en otro, porque no conocen a penas la sociedad del pasado.

La seguridad te da estabilidad, y quizás en un principio todo parezca realmente perfecto: todos los individuos tienen su trabajo, tienen sus amigos, tienen tiempo libre, incluso tienen el soma para sentirse mejor. Pero después de unos meses ya no se podría aguantar.


Personalmente no puedo decir que este sea un libro que me haya gustado mucho pero tampoco que me haya horrorizado. Simplemente es un libro que me ha costado mucho de leer, que me ha resultado un poco aburrido, quizás porque ha sido obligado leerlo o quizás porque había oído hablar de él y ya me había creado una idea.

Lo cierto es que es un libro, he de reconocerlo abiertamente, muy bueno. Su contenido, lo que su autor Aldous Huxley nos cuenta, lo que se analiza...

Huxley nos sorprende con un aire burlesco para describir un mundo deshumanizado, que contrasta con el tono triste de otras obras del mismo género.

Huxley es participe de que la ciencia y la técnica al servicio de los intereses del poder, conducirán al mundo a una dominación absoluta, a instituciones opresoras a las que nada ni nadie quedará al margen.

En este libro hay un nuevo factor: la genética. En efecto, la genética ofrece posibilidades al poder para enriquecer su deseo de dominio absoluto.

Para concluir este trabajo me gustaría mencionar un fragmento de una carta que Aldous Huxley envió a George Orwell, fechada el 21 de octubre de 1949, poco antes de que éste falleciera. En ella decía Huxley:

En el curso de la próxima generación creo que los amos del mundo descubrirán que el condicionamiento infantil y la narcohipnosis son más eficaces como instrumentos de gobierno que los garrotes y los calabozos, y que la avidez de poder puede satisfacerse tan cabalmente si mediante sugestión se hace que la gente ame su servidumbre como si a latigazos y puntapiés se le impone la obediencia. En otras palabras, en mi opinión la pesadilla de Nineteen Eighty-Four está destinada a modularse, llegando a ser así la pesadilla de un mundo que se asemejará más al que imaginé en Un mundo feliz. El cambio de se producirá como resultado de una sentida necesidad de mayor eficacia . Por supuesto, en el ínterin puede desarrollarse una guerra biológica y atómica en gran escala, en cuyo caso tendremos que soportar pesadillas de otro género, apenas imaginables...”1

Huxley ya imaginaba un mundo futuro de estas características, quizás algún día no muy lejano se haga realidad, se vea cumplida la realidad del Mundo Feliz.

  • Op.cit. pp. 488-489

  • 1