UE (Unión Europea)

Antecedentes. Instituciones. Organización. Ampliaciones. Estados miembros. Euro. Unión monetaria

  • Enviado por: Javi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad

14 de marzo de 1998

Índice de contenidos

Introducción

La Unión Europea

Introducción

La Unión Europea (UE) es una organización supranacional europea dedicada a incrementar la integración económica y política y a reforzar la cooperación entre sus estados miembros. A través de una cooperación y un crecimiento mayores la UE puede convertirse en un gran rival económico para Norteamérica y Asia. Actualmente está formada por los 15 países: los doce miembros que componían la Comunidad Europea (CE): Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Reino Unido, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y España; y Austria, Finlandia y Suecia que ingresaron en su seno en 1995. Se espera que el número de países miembros de la UE crezca antes del final de la década, siendo Turquía, Chipre, Malta y los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) los principales interesados.

Mapa de la UE

{UE}

Sede de la UE Sede del Parlamento Europeo

Estudio demográfico

Ahora vamos a realizar un estudio demográfico de los 15 países que constituyen la UE:

Total de la Unión Europea

Población

370.895.857 hab

Superficie

3.195.202 Km2

Densidad de población

114,82 hab/Km2

País

Población

Superficie (Km.2)

Densidad de población

Capital

Cifras estimadas para:

Bélgica

10.100.631 hab

30.528

330 hab/km2

Bruselas - 949.070 hab

1993

Francia

57.800.000 hab

543.965

106 hab/km2

París - 2.175.200 hab

1994

Alemania

81.767.591 hab

356.959

226 hab/km2

Berlín - 3.454.200 hab

1993

Reino Unido

58.395.000 hab

244.110

242 hab/km2

Londres - 6.933.000 hab

1994

Italia

58.138.489 hab

301.309

189,6 hab/km2

Roma - 2.687.881 hab

1993

Países Bajos

16.385.000 hab

33.939

453 hab/km2

Amsterdam - 724.096 hab

1994

España

40.460.055 hab

504.782

80 hab/km2

Madrid - 3.029.734 hab

1995

Austria

7.915.145 hab

83.859

94 hab/km2

Viena - 1.533.176 hab

1991

Suecia

8.745.109 hab

449.964

19 hab/km2

Estocolmo - 693.103 hab

1993

Portugal

11.562.388 hab

92.389

115 hab/km2

Lisboa - 677.790 hab

1991

República de Irlanda

3.537.195 hab

70.283

51 hab/km2

Dublín - 920.956

1993

Dinamarca

5.129.254 hab

43.092

119 hab/km2

Copenhague - 1.339.395

1994

Grecia

10.127.000 hab

131.957

76'7 hab/km2

Atenas - 3.096.775

1993

Luxemburgo

337.000 hab

2.586,4

130,2 hab/km2

Luxemburgo - 75.833

1992

Finlandia

496.000 hab

305.480

16,2 hab/km2

Helsinki - 497.600

1993


Organización

Ahora analizaremos los distintos organismos/instituciones que forman parte de la UE y que se encargan de la toma de decisiones.

Consejo Europeo

El país que asume la presidencia del Consejo de Ministros convoca reuniones de los máximos líderes de los estados miembros, por lo menos, una vez cada seis meses. Esta cumbre de los jefes de Estado y de gobierno se llama Consejo Europeo.

El SME

Del Sistema Monetario Europeo hablaremos más adelante, en el apartado “Historia”.

Consejo de Ministros

Es el principal cuerpo legislativo de la UE, que está formado por los ministros de los gobiernos de los estados miembros y auxiliado por el Comité de Representantes Permanentes de cada Estado miembro.

Comisión Europea

Es el corazón del proceso político de la Unión Europea. Funciona gracias a los 20 miembros y 15.000 funcionarios que forman la plantilla de la Comisión. Sus funciones son: elaborar leyes y presentarlas al Consejo de Ministros, velar por la aplicación de los Tratados, gestionar y ejecutar las políticas de la Unión y las relaciones comerciales internacionales.

Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo es la mayor asamblea multinacional del mundo, el único órgano de la UE cuyos miembros son elegidos directamente por los ciudadanos de los Estados miembros y representa a los 370 millones que la componen. Se reúne en Estrasburgo (Francia), aunque la mayor parte del trabajo de sus comisiones se realiza en Bruselas (Bélgica) y su Secretaría está ubicada en Luxemburgo. En la actualidad está constituido por 626 diputados, elegidos democráticamente cada cinco años. Los distintos comités del Parlamento Europeo revisan la legislación propuesta por la Comisión Europea y proponen enmiendas a las leyes antes de presentarlas al Consejo de Ministros. También interviene en la preparación del presupuesto de la UE y puede rechazarlo si no se llega a un acuerdo dentro del Consejo.

Consejo de la UE

En su seno, los estados miembros legislan, establecen sus objetivos, coordinan sus políticas nacionales y resuelven las diferencias existentes entre ellos y con otras instituciones. Sus componentes son ministros de los quince Estados miembros y la presidencia es rotatoria cada seis meses.

Tribunal Europeo de Justicia

Es el árbitro final de todas las materias legales de la UE. Está formado por quince jueces y nueve abogados generales. El Tribunal media en las disputas entre los gobiernos de los estados miembros y las instituciones europeas, y entre las instituciones europeas entre sí, así como en las apelaciones contra fallos y decisiones de la UE. Los tribunales de los estados miembros remiten a menudo al Tribunal Europeo de Justicia casos relativos a puntos poco claros de la legislación de la UE.

El SEBC

Es el Sistema Europeo de Bancos Centrales y está compuesto por el BCE y los bancos centrales nacionales y su objetivo primordial es mantener la estabilidad de los precios.

El BCE

El Banco Central Europeo será creado en este año y será operativo el 1 de Enero de 1999. Estará compuesto por un Directorio (6 miembros, incluido el Presidente elegido por 8 años no renovables) y un Consejo de Gobernadores (los miembros del Directorio más los Gobernadores de los Bancos Centrales Nacionales). El BCE es el encargado de diseñar una política monetaria común y de asegurar la estabilidad de los precios en toda el área. Tendrá una independencia total de las otras instituciones europeas y gobiernos nacionales y su sede estará en Frankfurt.

El IME

El Instituto Monetario Europeo entró en funcionamiento el 1 de enero de 1994 con los objetivos de aumentar la coordinación de políticas monetarias en la UE, vigilar el funcionamiento del Sistema Monetario Europeo y preparar el establecimiento del BCE. Está constituido por representantes de los 15 países de la UE.

El BCI

El Banco Europeo de Inversiones es la institución financiera de la UE, y concede préstamos a largo plazo para facilitar la realización de inversiones de capital conducentes al equilibrado desarrollo económico y la integración de la UE.

Tribunal de Cuentas

Es el representante de los contribuyentes, encargado de comprobar que la UE invierte su dinero siguiendo las normas presupuestarias y los objetivos a los que está destinado.

Comités

Una vez que el Tratado de la Unión Europea incrementó el poder político del Consejo Europeo, otros órganos asumieron un papel consultivo similar al que antes tuvo el Parlamento. Dos de ellos son:

  • El Comité Económico y Social: Sus miembros son nombrados cada cuatro años por el Consejo de Ministros para representar a empresarios, trabajadores y otros grupos de interés. Tiene estrictamente una función asesora, pero el Consejo de Ministros y la Comisión Europea están obligados a consultarlo en muchas decisiones legislativas.

  • El Comité de las Regiones: Carece de poder legislativo pero tiene que ser consultado sobre temas relacionados con cuestiones económicas y sociales. Es el órgano más joven de la UE y su nacimiento refleja el fuerte deseo de los Estados miembros no sólo de respetar las identidades y prerrogativas regionales y locales, sino también de hacerlas participar en el desarrollo y la ejecución de las políticas de la UE.

Historia

La II Guerra Mundial (1939-1945) devastó la economía del continente. Algunos europeos esperaban que la reconstrucción de Europa Occidental llevaría a un acuerdo para crear un Estado europeo unificado. Pero la idea de una Europa unida se quebró con el comienzo de la Guerra fría y la desconfianza que todavía inspiraba Alemania Occidental. Dos franceses —Jean Monnet, estadista y financiero, y Robert Schuman, ministro de Asuntos Exteriores— creían que Francia y Alemania podrían superar su secular oposición si existían incentivos económicos que estimularan la cooperación. En mayo de 1950, Schuman propuso la creación de una autoridad común para regular la industria del carbón y del acero en Alemania Occidental y Francia; la oferta se extendía también a otros países de Europa Occidental. La idea fue bien recibida por el gobierno de Alemania Occidental y por los de Bélgica, Italia, Luxemburgo y Países Bajos. Junto con Francia, estos cinco países firmaron el 18 de abril de 1951 el Tratado de París por el que se creó la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en agosto de 1952. El gobierno británico rechazó el carácter supranacional de la CECA y optó por no unirse a esta organización.

En junio de 1955, en Messina (Sicilia, Italia), los ministros de Asuntos Exteriores de los seis estados que conformaban la CECA decidieron estudiar las posibilidades para lograr una mayor integración económica. Este nuevo esfuerzo desembocó en la firma del Tratado de Roma (25 de marzo de 1957), por el que se creaban la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom). Esta última resultó tener poca importancia ya que cada gobierno nacional mantuvo el control sobre su programa de energía nuclear.

Comunidad Económica Europea

En términos económicos, el Tratado de la CEE estableció un plazo de doce años para la eliminación de las barreras comerciales entre sus miembros, la implantación de un arancel común para las importaciones del resto del mundo y la creación de una política agrícola conjunta. Políticamente, el Tratado otorgó a los gobiernos nacionales un papel mayor que el del Tratado de la CECA, aunque también determinó que la CEE fuera más supranacional conforme progresaba la integración económica.

Como respuesta a la CEE, el Reino Unido y otros seis países no comunitarios formaron la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) en 1960. En 1961, tras el evidente éxito económico de la CEE, el Reino Unido inició negociaciones para su ingreso. Pero en enero de 1963, el presidente francés Charles de Gaulle vetó la candidatura británica, especialmente por sus estrechos lazos con Estados Unidos. De Gaulle volvió a vetar la entrada británica en 1967.

Creación de la CE

Las características económicas básicas del Tratado de la CEE se fueron cumpliendo gradualmente y las tres comunidades (CEE, CECA y Euratom) se unieron en julio de 1967 en la Comunidad Europea. Sin embargo, no se hizo ningún progreso sobre ampliación o cualquier otra propuesta hasta que De Gaulle hubo dimitido como presidente de Francia en mayo de 1969. El siguiente presidente francés, Georges Pompidou estaba más abierto a nuevas iniciativas dentro de la CE.

En diciembre de 1969 y a su propuesta, se celebró una reunión de los líderes de los estados miembros en La Haya (Países Bajos). Esta cumbre preparó el terreno para la creación de una forma de financiación permanente de la CE, el desarrollo de un marco de cooperación en política exterior y la apertura de negociaciones para el ingreso de Reino Unido, Irlanda, Dinamarca y Noruega.

Ampliación de la CE

En enero de 1972, casi después de dos años de negociaciones, se firmaron los tratados para la adhesión de los cuatro países aspirantes el 1 de enero 1973. Reino Unido, Irlanda y Dinamarca se adhirieron como estaba previsto; sin embargo, en un referéndum los noruegos votaron en contra de su ingreso.

En el Reino Unido continuó la oposición a la pertenencia a la CE. Después de que el Partido Laborista volviera a ocupar el poder en 1974, llevó a cabo su promesa electoral de renegociar las condiciones de la pertenencia británica (especialmente las financieras); la renegociación acabó en cambios marginales, pero creó un periodo de incertidumbre en el interior de la CE. Un gobierno laborista dividido confirmó la pertenencia a la CE y convocó un referéndum nacional sobre el tema en junio de 1975. A pesar de la fuerte oposición de algunos grupos, el pueblo británico votó a favor de la permanencia.

En 1979 y 1980, el gobierno británico, que afirmaba que el valor de su contribución superaba con mucho el valor de los beneficios recibidos, intentó una vez más cambiar los términos de su pertenencia. El conflicto se resolvió en la primavera de 1980, cuando varios países miembros aceptaron pagar una mayor contribución a los costes de la CE. En 1984 se acordó que el Reino Unido recibiría una disminución parcial de su contribución anual neta a la CE, comenzando con una rebaja de 800 millones de dólares para ese año.

Grecia ingresó en la CE en 1981 y, tras ocho años de negociaciones, en 1986 se adhirieron España y Portugal. Otros acontecimientos importantes en las décadas de 1970 y 1980 fueron la ampliación de la ayuda de la CE a países menos desarrollados (especialmente a antiguas colonias de los países miembros); la institución del Sistema Monetario Europeo para dar una cierta estabilidad a las relaciones entre las monedas de los estados miembros, y los avances para eliminar las barreras comerciales interiores y el establecimiento de un mercado único.

Sistema Monetario Europeo

El SME se estableció el 13 de marzo de 1979 como primer paso hacia la consecución de una unión económica y monetaria. Pretendía estabilizar los tipos de cambio y frenar la inflación, al limitar el margen de fluctuación de cada moneda miembro en una pequeña desviación desde un tipo de cambio central. Se introdujo una unidad de cuenta europea común (ECU) mediante la cual se podía establecer el tipo de cambio central. Cuando una moneda alcanza el límite del margen de fluctuación, que está situado en un 2,25%, los bancos emisores de los respectivos países deben intervenir vendiendo la moneda más fuerte y comprando la más débil. EL SME también exige a los gobiernos que adopten políticas económicas apropiadas para prevenir la continua desviación del tipo de cambio central. El SME ayudó a mantener tasas de inflación más bajas en la CE y aligeró el impacto económico de las fluctuaciones monetarias durante la década de 1980.

Hacia el Mercado Único Europeo

El avance más significativo en la CE durante la década de 1980 fue la marcha hacia la puesta en práctica de un mercado único europeo. La campaña hacia el mercado único fue promovida por Jacques Delors, antiguo ministro de Economía y Finanzas francés, que se convirtió en presidente de la Comisión Europea en 1985. En la cumbre de Milán (Italia), la Comisión propuso un plazo de siete años para eliminar prácticamente todas las barreras comerciales que aún existían entre los estados miembros. El Consejo Europeo aprobó el plan, y el propósito de alcanzar el Mercado Único Europeo el 1 de enero de 1993 aceleró las reformas en la CE e incrementó la cooperación y la integración entre los estados miembros. Finalmente, todo ello llevó a la formación de la Unión Europea.

Un obstáculo para la total integración económica era la Política Agraria Común (PAC). Durante la década de 1980 la PAC recibía las dos terceras partes del desembolso anual de la CE (los ingresos se obtenían de impuestos sobre las importaciones por encima del 2% del impuesto sobre el valor añadido recaudado por los países miembros). La PAC alentaba la producción de grandes excedentes de algunos productos que la CE tenía el compromiso de comprar, lo que era un modo de conceder subsidios para unos países a expensas de otros. En una cumbre de emergencia celebrada en 1988, los líderes de la CE establecieron unos mecanismos para limitar esos pagos; en el presupuesto de 1989, y por primera vez desde la década de 1960, las ayudas a la agricultura representaron menos del 60% del gasto total de la CE.

Acta Única Europea

El calendario fijado para alcanzar el Mercado Único puso al descubierto la necesidad de un poder mayor de la CE para resolver las cuestiones anejas a la eliminación de las barreras comerciales antes de la fecha tope. El Consejo de Ministros tenía que alcanzar acuerdos unánimes sobre cada decisión, con lo que, de hecho, se daba a los estados miembros poder de veto y se demoraba el proceso político. El Acta Única Europea, introducida en diciembre de 1985 y aprobada por los doce miembros en julio de 1987, introdujo los mayores cambios en la estructura de la CE desde el Tratado de Roma de 1957. Entre las modificaciones incluidas figuró la introducción del sistema de mayoría cualificada que ayudó a acelerar el proceso de creación del Mercado Único.

El Acta Única Europea introdujo también otros cambios importantes; el Consejo Europeo, que había aportado el impulso principal para la consecución del Mercado Único, consiguió personalidad jurídica; el Parlamento Europeo logró tener mayor voz e influencia, y los estados miembros acordaron unificar normas fiscales, sanitarias y del medio ambiente. Además, se estableció el Tribunal de Primera Instancia para atender las apelaciones a las decisiones de la CE que presentaran personas, organizaciones o empresas; y cada Estado miembro decidió alinear su política económica y monetaria con la de sus vecinos, utilizando el SME como modelo.

Cambios en Europa y en la CE

Los partidarios de una unión económica y monetaria argumentaban que no habría mercado único mientras que las restricciones sobre las transferencias de dinero y las primas de cambio limitaran el flujo libre de capitales. Se sugirió un plan en tres etapas para alcanzar la Unión Económica y Monetaria (UEM). Al mismo tiempo la Comisión Europea propuso una carta social sobre derechos humanos. Reino Unido se opuso a ambas propuestas, manifestando su preocupación de que su soberanía se vería amenazada si se incrementaba el poder de la CE. Sin embargo, se sumó al proyecto de la UEM cuando los cambios operados por toda Europa provocaron la necesidad de una respuesta rápida unida de la CE.

Cuando el comunismo se desplomó en Europa del Este, muchos de los países de su órbita buscaron en la CE ayuda política y económica. La CE aceptó concertar acuerdos de ayuda militar y de asociación con muchos de esos países pero descartó adhesiones inmediatas. Una cumbre de emergencia, celebrada en abril de 1990, hizo una excepción con la Alemania Oriental permitiendo que este país fuera automáticamente incorporado a la CE tras la reunificación alemana. En la misma cumbre, la República Federal de Alemania y Francia propusieron una conferencia intergubernamental para conseguir alcanzar una mayor unidad europea después de los grandes cambios políticos que habían tenido lugar. La primera ministra británica, Margaret Thatcher, se opuso a una mayor unidad, pero en 1990 John Major se convirtió en primer ministro y adoptó una actitud más conciliadora hacia la idea de la unidad europea. La Conferencia Intergubernamental, junto con una conferencia similar que preparaba la UEM, comenzó a trabajar en una serie de acuerdos que desembocaron en el Tratado de la Unión Europea.

Tratado de la Unión Europea

Representantes de cada país de la CE negociaron el Tratado de la Unión Europea en 1991, y en diciembre el Consejo Europeo se reunió en Maastricht (Países Bajos), para examinar un borrador. Tras intensas negociaciones entre los miembros, el tratado final fue firmado por el Consejo Europeo el 7 de febrero 1992. Una disposición del Tratado establecía que los electores de cada Estado miembro tenían que aprobar la Unión Europea por referéndum; el Tratado fue ratificado en octubre de 1993. La Unión Europea se estableció el 1 de noviembre, fecha en que el Tratado entró en vigor. El 1 de enero de 1995 se produjo una cuarta ampliación de la UE con el ingreso de Austria, Finlandia y Suecia. Ese mismo mes, el hasta entonces primer ministro luxemburgués, Jacques Santer, elegido el año anterior para ejercer la presidencia de la Comisión Europea, sustituyó a Delors al frente de la misma. El futuro reto de la UE pasaba por afrontar el cumplimiento de lo acordado en Maastricht. En este sentido, el 15 de diciembre de 1996 se aprobó el estatuto jurídico del Euro (nombre adoptado un año antes para la futura moneda única europea), el nuevo SME y el llamado Pacto de Estabilidad, por el que los estados miembros deberían continuar sus respectivas políticas de convergencia una vez que comience a utilizarse el Euro.

El 29 de marzo de 1996 surgió en la Conferencia Intergubernamental la intención de elaborar un nuevo tratado de la UE que reformara el de Maastricht. En junio de 1997 se celebró en Amsterdam una cumbre del Consejo Europeo, con el objetivo de abordar la reforma de algunos de los más importantes y discutidos puntos de la unión: reforma de sus instituciones, defensa, libre circulación, justicia, flexibilidad y empleo. La diferencia entre los jefes de Estado y de gobiernos asistentes obligaron a retrasar la adopción de reformas hasta una nueva Conferencia Intergubernamental. Únicamente se llegó al acuerdo de que, cuando la UE se viera ampliada, sólo existiría un comisario por país en la Comisión. El tratado de Amsterdam quedó, por tanto, carente de resoluciones auténticamente reformadoras: la ratificación del Pacto de Estabilidad y el acuerdo para fomentar políticas de empleo fueron sus principales logros.

EL EURO

¿Qué es el Euro?

El Euro será la moneda única de los países participantes en la Unión Monetaria Europea/Unión Económica y Monetaria (UEM) y reemplazará a las monedas nacionales de estos países.

¿Qué es la Unión Económica y Monetaria?

La UEM significa una moneda única, un BCE operativo y una política monetaria común para los Estados miembros de la UE que estén cualificados para tomar parte de ella.

¿Qué países formarán parte de la UEM?

Todos los Estados miembros de la UE están invitados a unirse a la UEM, pero puede que no formen parte de ella necesariamente al principio, como por ejemplo Suecia que ya ha dicho formalmente que no participará en la UEM en 1999. Gran Bretaña y Dinamarca podrían finalmente decidir no participar y algunos otros países puede que no sean capaces de cumplir los criterios de convergencia. Durante el primer trimestre de este año, los gobiernos de los Estados miembros de la UE decidirán que países participarán en la UEM.

¿Cuándo entrará en vigor?

A partir de 1999 el BCE y el sistema financiero comenzarán a operar en Euros. Sin embargo, muy probablemente, hasta el año 2002 el Euro no circulará entre el público en forma de billetes y monedas. Será entonces cuando reemplazará a los billetes y monedas nacionales de los países participantes. Pero este cambio no se realizara en un “día específico”, sino durante un periodo de varios meses en el cual los billetes y las monedas se cambiarán gratuitamente con la cooperación de todas las entidades financieras. En un principio está previsto que, como máximo, el 1 de julio del 2002 finalice la consideración como monedas de curso legal de las monedas nacionales participantes.

¿Cuál es el propósito de una moneda única?

  • El uso de una moneda única hará más fácil viajar y comprar en el extranjero. Habrá únicamente una moneda y no habrá tipos de cambio entre los países del Euro.

  • Una moneda única fomenta la estabilidad en los precios y reduce la especulación financiera. Más aún, el uso de una moneda única simplificará el conocimiento de las condiciones del mercado y facilitará la toma de decisiones. También contribuirá a mantener la estabilidad económica de los países del Euro respecto a otras zonas fuera del Euro.

  • Una moneda única permite que un área de libre comercio se convierta en un verdadero mercado interno, así como contar con un instrumento de estabilidad económica frente al Dólar y al Yen.

  • La moneda única tiende también a reducir los tipos de interés y el coste de los préstamos, siempre que los gobiernos adopten políticas económicas de estabilización y/o reducción de la inflación, la deuda pública, los tipos de cambio y los tipos de interés a largo plazo.

  • El propósito de una moneda única es, asimismo, reforzar la economía europea e incrementar su capacidad de competir internacionalmente.

¿Cuáles serán las ventajas y desventajas diarias?

Una de las primeras ventajas para los ciudadanos de los países del Euro será la facilidad para comparar precios, salarios e impuestos dentro del área del Euro. Viajar, negociar en el extranjero, o con otros europeos será mucho más fácil y menos caro (desaparece la comisión de cambio) dentro de la nueva zona del Euro.

Los principales inconvenientes de la vida diaria será el aprendizaje de nuevos precios y acostumbrarse a los redondeos. No obstante, está previsto que los gobiernos, las asociaciones de consumidores y las Bancas y Cajas de Ahorros apoyen al público a lo largo del periodo de transición.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas para las pequeñas y medianas empresas (PYMES)?

Con una moneda única desaparecerán los riesgos de tipo de cambio, lo que influirá favorablemente en la bajada de los tipos de interés, y que a su vez impulsará al comercio a la inversión. Los costes de la transacción de cambio durante las operaciones comerciales y algunos costes de gestión desaparecerán. Además, al disminuir los costes internos de gestión de cambios es posible obtener una mayor rentabilidad de las inversiones.

El principal inconveniente es que la introducción de la moneda única causará a las empresas algunos costes temporales, tales como, el establecimiento de nuevos precios, la adaptación de tecnologías, y la adaptación de sistemas.

Los criterios de convergencia

El Tratado de Maastricht fija cinco criterios de convergencia o condiciones que cualquier país que quiera formar parte de la UEM debe alcanzar. Estos son:

  • Inflación: La inflación no deberá superar en más de un 1'5% a la media aritmética de las tres tasas de inflación más bajas que se hayan dado en los países de la UE.

  • Tipos de interés: Los tipos de interés de la deuda pública a largo plazo no deberán superar más de un 2% al registrado por la media aritmética de estos tipos de los tres Estados que tengan una menor inflación.

  • Estabilidad monetaria: La moneda del país deberá mantenerse en los márgenes de fluctuación del mecanismo del SME, sin tensiones graves y sin devaluaciones por iniciativa del país frente a otro Estado miembro de la UE en los dos últimos años como mínimo.

  • Déficit público: El déficit público global no deberá superar el 3% del Producto Interior Bruto (PIB), o al menos que este porcentaje haya bajado de manera significativa y continuada para alcanzar un nivel próximo al 3%, o bien que la vulneración del objetivo del 3% tenga un carácter excepcional o temporal.

  • Deuda pública: El ratio de endeudamiento público con relación al PIB no deberá sobrepasar el 60%, o por lo menos que este porcentaje disminuya suficientemente y se acerque al valor de referencia a un ritmo satisfactorio.

  • ¿Cómo serán las monedas y billetes en Euros?

    El euro se dividirá en cien cents. Los valores establecidos para las monedas son los siguientes: 1, 2, 5, 10, 20 y 50 cents, y 1 y 2 Euros. El diseño se decidió en la Cumbre de Amsterdam, aunque no es la versión final. Se sabe que tendrá una cara común para todos los países, en la que deberá incluirse obligatoriamente el círculo con las doce estrellas y el año de emisión, y otra nacional. Los billetes en Euro se emitirán de acuerdo a los siguientes múltiplos: 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500. Con un Tipo de Conversión teórico: 1 euro = 165,852 pesetas, los valores serían los siguientes:


    Valor facial

    Diámetro (mm)

    Grosor (mm)

    Peso (gr.)

    Forma

    Color

    Valor (pts.)

    1 cent

    16,25

    1,32

    2,2

    Redonda

    Rojizo

    2

    2 cents

    18,75

    1,36

    3

    Redonda

    Rojizo

    3

    5 cents

    21,75

    1,41

    3,9

    Redonda

    Rojizo