Tornados

Fenómenos meteorológicos. Ciclones. Huracanes. Formación. Tipología

  • Enviado por: Mac17hacker
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad

¿Qué es un tornado?

Antes se llamaba tornado a las tormentas que tenían lugar en las costas africanas. Ahora, por el contrario, se denominan así unas trombas terrestres como nebulosas cuyo vértice está dirigido al suelo.

Un tornado es un fenómeno aéreo que presenta el aspecto de un torbellino. En su parte superior suele haber nubes de tipo cumulonimboso; y desde éstas baja el tornado en sí, que es una nube de polvo con forma de chimenea o de embudo y cuyo principal componente son fuertes vientos huracanados. El torbellino puede tener el eje vertical o inclinado. Y su extremo inferior se separa a intervalos del suelo. La mayoría de ellos giran en el sentido de las agujas del reloj.

Los tornados pueden llegar a medir más de un kilómetro y medio en su base, logrando una altura de hasta 15 km. Se desplazan a velocidades que en ocasiones sobrepasan los 200 km/h, conteniendo en su interior vientos que se mueven con una velocidad de 500 - 600 km/h, aunque se ha estimado que estas velocidades puedan superar los 800 km/h.

Podemos ver los tornados gracias al polvo aspirado hacia arriba y a las gotas de agua condensadas que hay dentro de ellos. Es muy fácil, por lo tanto, que en su inicio nos parezcan transparentes (o casi), puesto que aún no tuvieron tiempo de elevar la suficiente cantidad de polvo que les da un aspecto grisáceo. Lo más frecuente es que se produzcan entre las 3 y las 9 de la mañana, llegando a durar incluso más de una hora.

Es indudable que para mantenerse tan grandes y con esas velocidades requieren una gran cantidad de energía. Esta energía se obtiene por diferentes vías: desde el calor de condensación (el cual ayuda al aire a moverse a las velocidades necesarias para crear el tornado) hasta las diferencias de presión que también ayudan a aumentar la velocidad de los vientos; pasando, por supuesto, por el sol. Un tornado con velocidades de viento de 400 km/h tendrá una energía cinética de un billón de vatios (lo que dos reactores nucleares); y la energía que tiene la tormenta que forma los tornados es de la talla de 40 trillones de vatios.

¿Cómo se forma un tornado?

Para que se haga realidad la formación de un tornado hace falta que se encuentren presentes en un mismo lugar una serie de condiciones mínimas imprescindibles.

La formación de un tornado siempre está asociada a movimientos violentos en la atmósfera. En primer lugar se han de encontrar una corriente de aire fría y seco y otra de aire caliente y húmedo. Una vez choquen, se crea una columna de aire ascendente con vientos giratorios que ganan cada vez más velocidad.

Principales zonas de tornados.

Estados Unidos es el país más maltratado por este fenómeno. Es así que cada año se producen en él de 800 a 1000 tornados. Éstos se pueden dar en cualquier lugar de U.S.A., desde el estado más occidental al más oriental. Cada año, en este país, los tornados dejan a su paso cientos de muertos y heridos.

La zona más frecuentada por estos desastres naturales es la llamada “Tornado Alley” (que se encuentra remarcada en el mapa), sobre todo en primavera y verano.

Tipos de tornados.

Como es lógico, no todos los tornados son iguales. Los hay más grandes y más pequeños, de mayor intensidad y de menor intensidad. El criterio de clasificación de tornados es la fuerza que tengan. De esta forma, hay hasta seis clases diferentes de tornados.

F0. El F0 es el tornado más débil de los que hay; de hecho, es difícil que se le llegue a considerar un tornado en sí, por los insignificantes daños que causa. Es el que más comúnmente se puede ver. Suele llevar una velocidad cercana a los 100 km/h, tiene una altura de medio kilómetro y unos 10 metros de ancho.

F1. Es un poco más fuerte que el anterior, los hechos son que éste ya es capaz de arrancar tejados y sacar coches de la carretera; así como de mover casas. Su velocidad varía entre los 140 y los 200 km/h. Mide de 2 a 6 km de altura y puede alcanzar los 50 m de ancho.

F2. Tiene una velocidad de entre 200 y 300 km/h, lo que le permite causar daños ya muy graves. Es capaz de volcar furgones, arrancar árboles y demoler casas pequeñas. Dimensiones aproximadas: 6-18 km de largo, 50-160 m de anchura en la base.

F3. Los F3 son tornados impresionantes, tanto con respecto a su fuerza como con respecto a su tamaño. Su carácter de elevada peligrosidad les es conferido por su poder destructor, el cual les permite derribar trenes enteros, levantar automóviles pesados e incluso arrancar bosques. Se mueven a velocidades de 290-380 km/h y tienen un diámetro de base que va desde los 200 m hasta el medio km. Su altura puede alcanzar los 50 km.

F4. Si bien el anterior tornado era muy fuerte, no hay palabras para describir a éste. Se suele desplazar a velocidades que llegan a alcanzar los 500 km/h. Con una longitud de 60 a 183 km y una base de medio kilómetro a kilómetro y medio, sus efectos más visibles son coches lanzados, construcciones débiles voladas y casas bien construidas elevadas.

F5. Tornados de estas características se dan en muy pocas ocasiones. La velocidad que llevan supera en ocasiones los 600 km/h. Las consecuencias acarreadas por ellos son devastadoras: desde levantar las estructuras de las casas y transportarlas durante un buen trecho hasta árboles desenraizados o mover automóviles muy de gran tamaño por más de 100 m. En ocasiones alcanzan una altura de 580 km, pero normalmente no bajan de los 185 km.

El último tornado.

El último suceso del que he tenido noticia hasta la fecha es una catástrofe acaecida en el condado de Texas. En particular eran dos tornados que irrumpieron en la ciudad de Forth Worth a las 6:30 del martes 28 de marzo del 2000.

El primero de ellos se dirigió hacia el barrio de Arlington & Grand Prairie (situado en los límites de la ciudad) destruyendo más de 100 casas y dañando otras 1000. Pero sin daños verdaderamente serios

El segundo, por el contrario, fue en dirección sudeste hacia el centro de la ciudad; con lo cual fue el que causó mayores daños. Junto con este tornado vinieron lluvias torrenciales que ayudaron a la hora de destrozar la ciudad. El centro de la población (la cual tenía 480.000 habitantes) se vio arrasado de tal forma que ocho de los edificios más importantes de la zona fueron destruidos (uno de los cuales tendrá que ser derribado por completo y vuelto a construir) y otros 52 se encuentran dañados.

12 de las manzanas centrales de la ciudad han sido precintadas para facilitar la labor de los equipos de rescate que buscan supervivientes. De momento se han encontrado 2 muertos, otras 2 personas se han dado por muertas y una quinta persona se encuentra desaparecida. De la misma manera, hay 100 heridos, tres de los cuales están en estado crítico.

Según palabras de los que lo vieron aquello parecía una zona de guerra; hay una devastación total por todos lados. En boca de las autoridades, los daños causados por estos tornados podrían sobrepasar los 450 millones de dólares (unos 78000 millones de pesetas).

Hecho histórico.

Hay ocasiones en las que una misma tormenta es capaz de crear muchos tornados. Cuando esto ocurre los resultados posteriores a la actuación de los tornados son escalofriantes. En mayo de 1999 en la zona de Oklahoma y Kansas se pudieron contar docenas de tornados (hasta 59) que aparecieron en menos de un día y recorrieron los dos estados. Muy afortunadamente las consecuencias no fueron demasiado nefastas, puesto que no hubo más de 43 muertos (dejando a parte los miles de casas destruidas). El mayor daño fue causado en la ciudad de Oklahoma, donde barrios enteros fueron arrancados del suelo. En varios de estos tornados los vientos alcanzaban la velocidad de 400 km/h.

Introducción.

Uno de los fenómenos meteorológicos naturales más devastadores en cuanto a la humanidad (importantes pérdidas de vidas y económicas) son los ciclones o huracanes. Son unas tormentas que se caracterizan especialmente por sus vientos de una monstruosa fuerza y velocidad.

Por sus terribles consecuencias y su acción, que no pasa desapercibida, he decidido dedicar este trabajo a los tornados, una clase de huracanes que actúa sobre un área mucho más reducida, pero que no por ello tiene efectos menos destructivos.

Conclusión.

Como hemos visto, los tornados no son para tomárselos en broma. Se producen muchos cada año y cada uno de ellos lleva consigo una serie de consecuencias a veces irreparables: pérdidas de vidas humanas, daños materiales muy costosos...

Por otra parte, existen una serie de medidas para la prevención de los tornados (la más importante de las cuales es tener un refugio bajo tierra), que si se tuvieran en cuenta siempre ahorrarían muchos disgustos.

Por último, he de decir que hay una gran cantidad de libros escritos sobre los tornados. Nos podemos encontrar también con muchas películas que tratan este tema, la más importante de las cuales es la titulada como “Twister” (que cuenta la historia de unos científicos que estudian este fenómeno).

Bibliografía.

- “Enciclopedia Universal Ilustrada” Europeo-Americana

editorial Espasa - Calpe S.A. Madrid (1966)

- “Introducción a la climatología” André Hufty editorial Ariel S.A. Barcelona

- “Enciclopedia Planeta de Agostini” Multimedia

- “Enciclopedia Encarta `99” Microsoft

- http://www.keith.copeland.mcmail.com

- http://www.tornadoproject.com

- http://www.usatoday.com/weather/news/2000/wtorn328a.htm

- http://whyfiles.news.wise.edu/013tornado