Tipografía

Diseño gráfico. Jeroglífico. Alfabeto. Imprenta. Símbolos

  • Enviado por: Mustang
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA TIPOGRAFÍA Y LA HUMANIDAD

Desde el inicio de los tiempos, la humanidad siempre ha tratado de comunicarse, y lo ha logrado de diferentes formas, bien sea por la vía de las señas corporales, el habla o el lenguaje de los signos, pero para llegar finalmente a un entendimiento, basándose en esto último, se ha tenido que pasar por varios procesos que han devenido en la moderna tipografía y sus diversas técnicas.

En la época de la prehistoria empezó a surgir una nueva forma de comunicarse que no tenía precedentes: cuando un ser humano tomó un palo, empezó a dibujar en el suelo y reunió a sus compañeros para que observaran lo realizado. Hoy veríamos esto como una mera expresión artística pero, para ellos, el significado era totalmente diferente pues es en esto que basaban su comunicación. En aquel tiempo, por ejemplo, cuando alguien deseaba organizar la caza de algún animal, para hacerse entender, era muy difícil hacerlo por otra vía que no fuera la visual, entonces tomaba cualquier utensilio para dibujar que tuviese a mano y plasmaba en piedra o en el suelo, la escena de la vida real que quería que sucediera. La técnica era eficiente cuando se trataba de comunicar algo muy general pero no olvidemos que, dado que la humanidad no dejaba de evolucionar, se sintió la necesidad de ir creando lenguajes más específicos y más articulados.

Esto se logró de cierta forma con la creación del jeroglífico, grupo de figuras y trazos especiales que al juntarlas daban frases completas con un significado que, sólo se entendía si se iba pasando la información a través de muchas generaciones. También es muy importante mencionar que a medida que se daban los diferentes dialectos hablados en cada parte del mundo, cada cultura trataba de dar su interpretación gráfica de dicho dialecto.

Con el pasar de los siglos, la técnica del jeroglífico como forma de comunicación fue evolucionando al simplificarse los signos y hacerlos totalmente abstractos. Es aquí cuando ya empezamos hablar de la escritura como forma de juntar los signos y caracteres para darles un significado. Muchas culturas utilizaron este método para comunicarse pero pocas alcanzaron un grado de complejidad como el que obtuvieron los egipcios, chinos, griegos y fenicios. Ellos crearon escrituras muy complicadas sobre la base de jeroglíficos y símbolos. Las podemos observar, por ejemplo, en las paredes y columnas de templos y pirámides egipcias, utilizando como técnica de escritura el tallado en piedra. Se creó la llamada escritura cuneiforme que debe su nombre a sus caracteres y trazos en forma de cuña.

Ya para entonces, no era nada fácil escribir con lo que básicamente eran dibujos y los fenicios fueron los responsables de inventar el primer “alfabeto”, en el cual a cada sonido de su idioma se le otorgaba un signo. Esto fue un paso agigantado en este campo ya que anteriormente, si bien otras culturas poseían una escritura compleja, nada tenía que ver con los sonidos de su idioma.

Estamos ya en los tiempos de la antigua Roma; dado que esta cultura era guerrera, ampliaban su territorio mediante invasiones y esto les permitió conocer otras formas de escritura diferentes a la suya y por tanto sirvió de inspiración para crear el alfabeto romano el cual ya poseía algunos rasgos muy parecidos al actual. Los materiales para escribir también sufrieron un cambio, puesto que anteriormente se hacía en piedra, luego en pieles animales y ahora se hacía en pergamino, un tipo de papel hecho de fibras vegetales. Esto permitió escrituras más extensas pero a su vez más extenuantes y de difícil reproducción. Los textos y rollos estaban en poder de unos pocos, principalmente por esta razón y esto generaba que algunos se aprovecharan de su poder de cultura para dominar a los demás, surgiendo los primeros gobernantes y emperadores.

A medida que avanzaban las conquistas, también lo hacía el alfabeto romano el cual llego a establecerse en diferentes partes del mundo conocido en ese tiempo y a su vez otras culturas creaban el suyo propio teniéndolo como modelo. Empezó a componerse el alfabeto de nuevas letras y variaciones de las mismas así como también de reglas que regían la forma en la que se escribía; signos de puntuación y familias gráficas debieron esperar un poco más adelante con el advenimiento de los primeros “diseñadores” que le otorgaban a su escritura formas particulares de entendimiento.

Los libros fueron la nueva forma de guardar información extensa, creados en la edad media, fueron vía de transmisión de conocimientos para aquellos que tenían acceso a ellos, ya que debemos recordar que no todo el mundo sabía leer y escribir. Pero el gran cambio llegó con la imprenta, procedimiento que vino a trazar una línea divisoria entre la cultura manuscrita y la impresa al poderle llegar a casi todos la información y así dar lugar a una culturización general en la cual el ser humano avanzaría como nunca antes lo había hecho.

Esto se observa más desde el renacimiento al haber una “explosión” de dibujantes, filósofos, arquitectos, ingenieros, etc., que con su obra y trabajo, contribuyeron enormemente al progreso de la humanidad.

Se creó un nuevo tipo de lenguaje entre los impresores, se le otorgó un nombre y una clasificación a todo elemento de escritura existente en ese momento, señas claras de que se había conseguido la industrialización del lenguaje escrito. Dado que la información llegaba con más rapidez y surgían por doquier nuevas teorías que cuestionaban todo, éstas se imprimían inmediatamente y el resto de la gente, ávido de información, las asimilaba dando origen a su vez a una nueva ola de gente de ciencia y cultura que siempre intentaba realizar algo mejor a lo anterior o mejor aún, algo nunca hecho.

El hecho cultural se regó por todo el mundo, el pueblo cuestionó a sus gobernantes y aparecieron nuevas formas de gobierno basadas en filosofías y derechos completamente nuevos, respaldados por la palabra impresa. La gente se liberó de sus ideas y pensamientos al encontrar una forma fácil de hacerlas llegar a los demás por la vía impresa, la cual tiene capacidad de masificar casi infinitamente la información.

Asimismo, se hicieron estudios de formas y rasgos de tipos y caracteres, desde el punto de vista psicológico y el efecto visual que causaban en las personas, logrando con esto de cierta forma, el control del significado emocional de las palabras impresas o escritas. Esto fue de gran ayuda en los inicios de la publicidad gráfica y lo sigue siendo en todo tipo de diseño publicitario.

Al buscar la humanidad formas nuevas de simplificar su trabajo, también encontró la forma de simplificar aun más la forma de los tipos y surgieron escuelas como la Bauhaus, la cual aplicó sus principios de diseño a una nueva familia de tipos creada por ellos mismos. El advenimiento del computador electrónico supuso una nueva etapa y un paso agigantado, en lo que a procesos tipográficos se refiere, facilitando aún más la labor creativa del hombre en este campo.

Al observar la relación de nuestro pasado y la tipografía, podemos darnos cuenta de varias cosas: a cambiado nuestro mundo en los últimos 200 años como nunca antes, se han ganado y perdido guerras gracias a ella, nuevas culturas originadas en base a una masificaciòn de la palabra hablada por la impresa, nuevas tecnologías de comunicación y de impresión también han surgido; de algo estamos seguros: La palabra tanto escrita como impresa ha sido la base de toda la humanidad y sus culturas.

ANÁLISIS DE LA RELACIÓN ENTRE TIPOGRAFÍA Y EVOLUCIÓN HUMANA

Vídeos relacionados