The Matrix; Larry Wachowski y Andy Wachowski

Psicosociología. Teoría constructivista: Humberto Maturana. Realidad. Consenso comunitario. Thomas Anderson: fases. Autopoiética. Ontogénesis. Morfeo

  • Enviado por: Cecilia Donoso Y M Angeles Suspichiatti
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

Pontificia Universidad Católica de Chile

Facultad de Ciencias Sociales

Escuela de Psicología

Teoría Sistémica

Trabajo de Investigación

“ M A T R I X ”

La realidad que se observa en Matrix, la vamos a analizar desde el punto de vista de Humberto Maturana. En su teoría constructivista del conocimiento y la realidad, él plantea que lo que importa no es la realidad en sí, sino lo que el observador ve, es decir, lo central no es lo que le pasa a uno, sino que cómo uno percibe lo que le pasa a uno, la realidad depende del observador. Esto es porque sólo existe la “realidad entre paréntesis” (Maturana 1998). Esto se ve en la película cuando un niño le dice a Neo que “no tratae de doblar la cuchara, eso es imposible. En vez de eso, sólo trate de darse cuante de la verdad... que la cuchara no existe... entonces verá que la cuchara no se dobla, es sólo usted.

En la película Matrix, se presenta una “realidad en sí”, que es una ciudad destruida, tras el término de la energía solar, y los hombres siendo cultivados por máquinas, con el fin de servirles como energía para sobrevivir. Lo que cualquier observador ve dentro de la Matrix, es lo que viven como realidad, es decir, una realidad virtual originada de un programa computacional. Es así, como las mentes de los sujetos que viven en ella ven hombres de negocios, carpinteros, maestros, abogados, etc.; y estas representaciones constituyen para ellos la realidad. Para los que están fuera de la Matrix, la realidad es que existe esta Matrix, creada por las máquinas, para controlar las mentes de los hombres, y que existe una resistencia a ella, sostenida por los habitantes de la ciudad de Sión, un último reducto de humanidad. En la película se plantea que desde fuera de ella uno puede observar que “real son impulsos eléctricos que tu cerebro interpreta”. Esto es análogo a lo que dice Maturana, de que lo que nosotros decimos ver, son simplemente nombres que le damos a distintas ondas que impactan nuestro sistema nervioso.

Esto no significa que Maturana niegue la realidad, sino que él afirma que la verdad acerca de la realidad se constituye a partir de un consenso. Por lo tanto, la realidad no existe como tal, sino que como consenso de una comunidad. En la película Matrix existen dos realidades: una que es el consenso que establecen los observadores dentro de la Matrix; y otra que se constituye en el consenso establecido por observadores desde fuera de ella.

Sin embargo, existe un nexo entre las dos realidades, la que existe dentro de la Matrix, y la de fuera de ella. Ya que “el cuerpo no puede vivir sin la mente”, lo que percibe la mente en la Matrix se hace real para el cuerpo, que permanece fuera de ella. Es decir, si mueres en la Matrix, mueres en tu cuerpo.

Para explicar el comportamiento del personaje principal de la película, que es Thomas Anderson (conocido como Neo en lenguaje computacional), tomaremos en cuenta conceptos de la teoría constructivista que nos ayuden a explicar los tres principales momentos de la película. Estos son: la introducción, en la cual el protagonista, vive dentro de la Matrix y bajo su control sin saberlo; el desarrollo, durante el cual Neo sale de la Matrix y así es capaz de conocerla; y el desenlace, en el cual el protagonista es capaz de desafiar y vencer las leyes y reglas de la Matrix.

En un principio, Thomas Anderson era un programador de computación, que vivía como un ciudadano común y corriente, pagaba sus impuestos, le sacaba la basura a su vecina y era un hacker que cometía todo tipo de delitos computacionales. Era un sistema estructurado y autopoiético de un sistema estructurado y autopoiético; es decir, contaba con una estructura específica que determinaba que ese sistema fuera lo que era, y a su vez era autopoiético por cuanto tenía la capacidad de retroalimentarse a sí mismo para mantener su estructura, como un sistema autónomo, como “Thomas Anderson” con todas sus cualidades, y no como otra persona. Además, Thomas Anderson era un subsistema de otro sistema estructurado y autopoiético, que era la Matrix; sistema que tenía ciertas reglas de control de los sujetos que formaban parte de ella, y que era controlado por máquinas que se retroalimentaban o regulaban a sí mismas. Estas reglas o códigos básicos eran la estructura de la Matrix, que la definían como tal, y no como otra cosa, “la estructura de la Matrix funciona sí y sólo sí hay hombres esclavos”. Esta estructura, al igual que todas, cambiaba a cada segundo, pero manteniendo su identidad y autonomía.

La historia de las transformaciones en la estructura de los sistemas, que no significan su desintegración, es lo que Maturana denomina ontogénesis (Zamorano, 1999, septiembre). En el caso del protagonista, es su historia de vida y desarrollo. En el sistema Matrix, su ontogénesis es la historia de entradas y salidas de sujetos de ella; como también los “dejá vu” o errores que se producen por cambios en la configuración del sistema, desde su misma estructura. “la operación de todo sistema, tanto en su dinámica interna como en su dinámica relacional, depende de su estructura.”(Maturana, 1990)

En el segundo momento aparece Morfeo, el líder de la resistencia contra la Matrix. Éste le hace elegir a Neo entre salir de la Matrix y conocer lo que es en realidad, o bien seguir viviendo dentro de ella, tal como Neo ha vivido siempre, en “el mundo que han puesto ante tus ojos para cegarte de la verdad”.

La Matrix siempre existió para Neo, porque él vivía en ella y desde ahí la observaba; porque “en la observación se constituye lo observado”(Zamorano, 1999, septiembre). Cuando Neo opta por salir del sistema se da cuenta de que ha estado viviendo en un mundo de sueños, un mundo generado por computadoras, construido para mantener a los seres humanos bajo control. Esto lo hace gracias a que está fuera del sistema, y a que es capaz de observar su observación; “Los seres humanos nos descubrimos como observadores de la observación cuando comenzamos a observar nuestra observación en nuestro intento de describir y explicar lo que hacemos” (Maturana, 1984, p. 158).

Al igual que Maturana lo plantea en el ejemplo de la salamandra, lo que Neo observaba que ocurría en la Matrix y creía real, vale decir oler, sentir, probar y ver, eran sólo impulsos eléctricos que su cerebro interpretaba como percepciones, cuya objetividad estaba sujeta a la existencia de Neo como observador.

Neo reflexiona acerca de que en la Matrix “a veces no sabes si estás despierto o dormido”. Esto es porque el observador no puede distinguir entre ilusión y percepción en la experiencia. “Lo que llamamos ilusión, no es más que una experiencia desvalorizada con respecto a otra experiencia” (Zamorano, 1999, septiembre).

Al final de la película, Neo logra doblegar las leyes de la Matrix, abriendo la puerta para cambiar su estructura. Según Maturana, existe un determinismo estructural en todos los sistemas, es decir, lo que le pasa a un sistema depende de su estructura, y no de los perturbadores del entorno. Por esto se hace necesario que Neo esté dentro de la Matrix, para que pueda variar la estructura de la misma, es decir, que Neo pueda traspasar sus leyes. “La estructura de tal sistema determina todo lo que ocurre en él o a él en términos de sus cambios internos así como en términos de lo que él puede encontrar en una interacción.” (Maturana y Mpodozis, 1992).

Las reglas de la Matrix son controladas por programas conscientes, que son los agentes de anteojos oscuros; que deben prevenir su destrucción. Neo se hace inmune a los ataques de estos agentes; consiguiendo violar las leyes de la estructura, y provocando así una variación en la misma, es decir, en los códigos básicos que la constituyen.

En todo el desarrollo de la película se observa que “los objetos, la conciencia, la autorreflexión, el sí mismo, la naturaleza, la realidad, etcétera, todo lo que los seres humanos hacemos y somos se produce en el lenguaje, como distinciones o explicaciones en el lenguaje de nuestro ser-en-el-lenguaje.” (Maturana, 1984, p. 158). Neo es capaz de reconocerse a sí mismo, los objetos y la naturaleza, y sus diferencias dentro y fuera de la Matrix, por medio de la distinción y explicación en el lenguaje que él establece entre el mundo dentro de la Matrix, y el mundo que se desarrolla fuera de ella. Neo es-dentro-y-fuera-de-la-Matrix, únicamente porque es-en-el-lenguaje. Además, gracias a su ser-en-el-lengueje, pudo conocer Matrix en su computador, y comunicarse con Morfeo; para de esta manera conocer su misión de Elegido, para salvar las mentes de los seres humanos que eran esclavos de la Matrix.

BIBLIOGRAFÍA

Foro Electrónico “grupal” de Buenos Aires (1998). Entrevista con Humberto Maturana. Disponible en: http://www.geocities.com/Athens/Olympus/4422/Maturana.html

Maturana, H. & Varela, F. (1984). El árbol del conocimiento. Santiago: Universitaria.

Ruiz, A. (1999). Las Contribuciones de Humberto Maturana a las Ciencias de la Complejidad y la Psicología. Disponible en: http://www.inteco.cl/articulos/005/doc_esp3.htm

Varela, A. (1999). Inventando el cuento. Disponible en: http://www.3creative.com.ve/portada/articulo1.htm

Zamorano, J. (1999, Septiembre). Teoría biológica del conocer. Ponencia presentada en clase realizada en la Escuela de Psicología de la Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.