Test del árbol de Emil Jucker

Psicodiagnóstico. Personalidad. Evolución personal. Análisis del dibujo y características

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: catalán
  • País: España España
  • 25 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Consideraciones generales.

La idea de utilizar el dibujo del árbol como medio auxiliar psicodiagnóstico, se la debemos a Emil Jucker. La preocupación de Jucker en este sentido, era la de elaborar el cuadro de una personalidad más fiel a la realidad de lo que era posible con los medios a los que estaba acostumbrado.

La situación inicial del test, su aplicación, consiste en lo siguiente: a un sujeto se le da un papel y un lápiz y se le dice que dibuje un árbol frutal. Este sujeto se somete a la prueba sin prejuicios, creyendo que se trata de averiguar sus aptitudes para el dibujo, no produciéndose así la desconfianza que suele oponerse a ciertos medios diagnósticos cuyo significado uno no está dispuesta a comprender y que se consideran como trampas. Además, es muy raro que alguien se niegue a hacer el dibujo. Por otro lado, también se ha de decir que su tiempo de obtención es muy breve, por lo que resulta un test muy económico en este sentido.

Cabe decir, pero, que a pesar de la favorable situación del test acabada de mencionar, no puede esperarse del mismo una proyección total de la personalidad, y raras veces los resultados alcanzan para proveer una imagen íntegra de la personalidad, pero procuran valiosas informaciones sobre los sujetos que se someten al mismo. Es decir, el mérito intrínseco de este test, se revela al combinarse con otros medios.

En cuanto a la figura del árbol propiamente dicha, cabe decir que raíz, tronco y copa son las partes principales del árbol. La raíz suele estar oculta al espectador, o meramente insinuada. El tronco constituye el centro y mantiene el equilibrio entre izquierda y derecha, y es el elemento más estable del esqueleto del árbol; además de ser el centro del árbol, el tronco es lo erecto, el medio, el sostén, el esqueleto, lo sustancial, lo duradero, lo estable, lo imperdible, etc. Las partes exteriores de la copa, las extremidades, constituyen la zona de contacto con el exterior, la región de interrelaciones entre lo interior y lo exterior; la copa es, al mismo tiempo, portadora del follaje, de flores y frutos, y aunque muchas veces impresionan por su aspecto, pueden caerse, pudrirse, etc.

Los síntomas rudimentarios que se desprenden del test del árbol, son los siguientes:

•Perturbaciones en el arraigo del árbol: base del tronco en formas de raíces; raíces abiertas, desproporcionadamente largas; raíces pegadas (soldadas); raíces como simples rayas; la base del tronco se funde con la línea del suelo; tronco metido en el suelo como un bastón; base del tronco muy abierta, falta la línea de base; línea de base elevada.

•perturbaciones en la configuración del tronco: tronco paralelo; tronco sin forma, contornos solamente.

•perturbaciones en el lugar de separación entre ramas y tronco.

•perturbaciones en la configuración de la copa: copa exageradamente grande en relación con el tronco; ramas como elementos de la copa no coordinados; ramas demasiado largas que “revolotean” por el espacio; ramas retorcidas; ramas toscas, informes; terminaciones de las ramas desflecadas, aplastadas, en forma de hojas; excrecencias bulbosas, respectivamente estrechamientos en el ramaje; copa informe.

Como consideración general acerca del test del árbol, también es conveniente destacar el índice de Wittgenstein. En este índice, la altura del árbol (a)(en milímetros) se pone en relación con la edad del dibujante (e) expresada en años y meses, resultando de ello un número índice (i): a/e=i. El siguiente paso es dividir la altura (en milímetros) del árbol en la que hay una inflexión por este número índice, y nos dará la edad del sujeto en que le sucedió algo importante, incluso que puede que haya olvidado. Por ejemplo: “un hombre de 40 años dibujó un árbol de 120 mm de altura, lo cual da un índice de 3; a una distancia de casi 13 mm de la línea de base que indica el suelo, el borde izquierdo del tronco está interrumpido; a la pregunta sobre qué le había sucedido en la esfera femenino-materna a los 4 años y 4 meses (12'9/3=4'3), el paciente palideció y dijo que exactamente a esa edad había perdido la madre”.

El test del árbol como test de evolución.

Cabe decir, en primer lugar que, para fines diagnósticos, la expresión infantil en el dibujo del árbol durante la primera infancia es de escaso valor. A pesar de ello, el examen sistemático de las rudimentarias formas tempranas es de sumo valor, ya que el conocimiento del desarrollo de las figuraciones gráficas cuyo tema permanece siendo el mismo, es indispensable para llegar a un juicio formal acerca del estado de madurez psíquica, como así también para descubrir los llamados retardos y regresiones.

En este sentido decir, en primer lugar, que en la evolución de los sujetos existen una serie de formas rudimentarias entre los tres y los siete años. Estas formas son las siguientes:

•el tronco en raya.

•la rama en raya.

•la rama en raya doble.

•ramas rectas.

•ramas horizontales.

•formas en cruz.

•desplazamientos espaciales.

•rueda solar y forma de flor.

•ramas bajas.

•tronco cerrado arriba con poco ramaje o sin él.

•el tronco soldado.

•la base del tronco sobre el margen de la hoja.

•base del tronco recta.

•el dibujo de varios árboles.

Todo lo dicho en este apartado se puede apreciar en el siguiente cuadro:

2º año

3er año

4º año

5º año

6º año

7º año

8º año

9º año

garabateos verticales

garabate-os

verticales

y circulares

tronco soldado

tronco soldado

tronco en raya

tronco en raya

tronco en raya

tronco en raya

tronco en raya

tronco en raya doble

tronco en raya doble

rama en raya

rama en raya

rama en raya

rama en raya

rama en raya

rama en raya

rama en raya doble

tronco en T

tronco en T

tronco en T

tronco en T

tronco en T

copa y tronco separa-dos

copa y tronco separa-dos

ramas horizonta-les

rama en parte horizontales

ramas en dirección de creci-miento

ramas en dirección de creci-miento

ramas en dirección de creci-miento

trazo recto

trazo recto

trazo recto

trazo recto

trazo recto

trazo recto

trazo recto

ramas ascen-dentes

ramas ascen-dentes

ramas ascen-dentes

ramas ascien-den

ramas ascien-den

ramas ascien-den

ramas rectan-gulares

ramas rectan-gulares

ramas rectan-gulares

frutos

línea del suelo

línea del suelo

línea del suelo

Las proporciones dimensionales.

En cuantio la madurez, las proporciones dimensionales son de bastante importancia. En este sentido, una forma rudimentaria típica es el tronco exageradamente largo, pero también su contrario: el tronco corto y grueso con copa pequeña en forma de hongo, aunque este último se presente raras veces.

En este punto se debe decir que, la acentuación del trazo alto (altura de la copa) significa: entrega a lo trascendental; predominio del intelecto; inclinaciones espirituales; idealismo; acentuación del mundo de los deseos; necesidad de figurar; conciencia del propio valor; orgullo, presunción, entusiasmo; celo, fanatismo apasionado; ambición; megalomanía; falta de sentido por la realidad eventualmente; atrofia de lo vital, instintivo, sexual, extrae poco del inconsciente; superficialidad; negligencia. En algunos casos de exagerada altura de la copa, la característica es de índole regresiva.

En cambio, la acentuación del trazo bajo (altura del tronco), expresa vivacidad frente lo físico y material, eficacia de lo instintivo e inconsciente: eficacia de lo instintivo; vivir de lo inconsciente; vivacidad frente a lo sensible, reactividad de sentimientos y emociones; carencia en lo consciente; no despierto, inhibición evolutiva, inmaduro, regresivo, retardado, infantil.

Por último decir que la expresión del dibujante depende muy poco del espacio en que dibuja, sino de su propio espacio psíquico.

La fórmula de instrucción para el test del árbol.

Como ya se ha dicho con anterioridad, la indicación o instrucción que se le da al sujeto que se somete a este test, es la siguiente: “¡Dibuje usted un árbol frutal, lo mejor que pueda!”

Si una vez dada la instrucción se dibuja formas de tipo escolar o, por alguna otra razón, poco expresivas, o si se quiere investigar otros aspectos y estratos, se repite el experimento con ciertos intervalos de tiempo dando la siguiente instrucción: “Dibuje un árbol frutal pero muy diferente del que ya hizo”.

El material necesario para desarrollar dicho test, como ya se ha dicho con anterioridad, es un papel blanco, un lápiz y una goma de borrar. El papel blanco no debe ser demasiado liso, debe de ser de tamaño A4. El lápiz debe de ser medianamente blando o blando y de base más bien dura. Al sujeto, se le coloca la hoja en sentido vertical delante del mismo, pero no se le dice nada si éste la da la vuelta, colocándola en sentido horizontal. Resulta muy recomendable observar discretamente el proceso gráfico, tomando en cuenta incluso el tiempo empleado. También lo borrado es importante.

Las características del árbol en que nos debemos fijar para ser capaces de interpretar con exactitud este test, y que serán analizadas a continuación, son las siguientes:

•las raíces.

•la base del tronco.

•tronco en media T, tronco en T.

•contornos del tronco.

•contornos del tronco ondulados.

•contornos del tronco difusos, disueltos.

•excrecencias y concavidades en el tronco.

•superficie del tronco (corteza).

•superficie rayada, rugosa, áspera, agrietada (corteza).

•expresión del trazo.

•ensanchamientos y estrechamientos.

•ramas que se ensanchan, ramas paralelas.

•árbol de copa esférica.

•ramaje cubierto por una membrana.

•puntas de ramas envueltas en nubes.

•ramas en forma de hojas de palmera.

•árbol de espladera.

•orientación respecto del centro.

•copa radial con ramas en raya (centrífuga).

•copa concéntrica (en forma de custodia).

•ramas tubulares (forma abierta).

•copa rizada (movilidad).

•copa de líneas enmarañadas (disolución de la forma).

•coordinación de las ramas.

•interrupciones en el ramaje y en el tronco.

•tronco y rama soldados.

•formas añadidas, agregadas.

•la rama rectangular (forma rudimentaria).

•curvaturas.

•torsiones.

•la regularidad.

•estereotipias.

•tronco recto, paralelo.

•formas rectas y angulosas.

•formas redondas.

•coloración oscura.

•tronco de coloración oscura.

•copa sombreada.

•coloración oscura de las ramas.

•coloración oscura de frutos y hojas.

•lo negro, eterno silencio.

•ascendente-descendente.

•formas opuestas.

•”paréntesis” desplazados uno contra otros.

•ramas en direcciones opuestas.

•cruces de rayas (cruces de ramas).

•acentuación del lado drerecho o izquierdo, equilibrio.

•doblamiento a la izquierda y a la derecha.

•inclinación a la izquierda y a la derecha.

•palo, tarugo, sostén en el tronco, ramas apuntaladas.

•la rama cortada.

•la tercera dimensión (ramas frontales).

•corte de rama frontal (ojo).

•espacios vacíos.

•copa achatada, aplastada.

•ramificaciones abundantes y finas.

•formas degeneradas.

•transición de rama a ramita (proporción y diferenciación).

•formas de espina y puñal.

•formas impropias.

•características cambiantes.

•la disposición.

•paisaje.

•líneas de suelo.

•línea del suelo por debajo de la base del tronco.

•tronco sobre colina e isla.

•accesorios.

•antropomorfizaciones.

•la flor.

•hojas.

•frutas.

•frutas aisladas en el espacio.

•frutas, hojas o ramas cayéndose o caídas.

•pimpollos.

A continuación, quedarán analizados todos estos rasgos, indicadores, en el presente cuadro:

INDICADORES

CARACTERÍSTICAS

Las raíces.

Originalidad; primitivismo; dependiente de pulsiones e instintos; afín a la tierra; arraigo; crear desde lo inconsciente; atado a la tradición (en sentido campesino); pesadez; lentitud; inmovilidad; conservadurismo; flema; detención; inhibición; lentitud; absorbente; busca sostén; falta de firmeza; enredado en sus pulsiones (vida doble); pegado.

La base del tronco.

Base del tronco recta (normal hasta los 12 años), a más edad: esquema del mundo infantil, edad infantil; horizonte estrecho, estrechez de miras; infantilismos parciales; inmadurez.

Amplitud hacia la izquierda: inhibición; dificultad para iniciar; freno; fijación al pasado; no poder desprenderse de algo; atado a la madre.

Amplitud hacia la derecha: temor a la autoridad; desconfianza; prudencia; resistencia contra él tú; tal vez despecho, obstinación, oposición.

Amplitud hacia los dos lados: refreno, inhibición; dificultades para el aprendizaje; comprensión lenta; impedimentos mentales; retardos evolutivos; pesadez (normal hasta los 7 años).

Tronco cónico (base ancha que se va estrechando hasta la copa): aptitudes más prácticas que teóricas; práctico, tipo artesano; más robusto que refinado; concreto; simple; medianamente inteligente; se dirige hacia lo primero que tiene a su alcance.

Tronco en media T, tronco en T.

Primitivismo; robustez, gran vitalidad; falta de diferenciación; hombre instintivo; a menudo madurez limitada; mentalmente no muy diferenciado; a veces falta de inteligencia; impulsividad; originalidad; más práctico que teórico; aptitudes manuales y prácticas más fuertes que abstractas; leve retardo; permanecer en lo primitivo; desarrollo de aptitudes personales impedido por circunstancias; a veces falta de capacidad, de objetivar y relativizar; pujanza primitiva; celo primitivo; laboriosidad; sed de vivir; intensidad; falte de fuerza de realización; inestabilidad, busca sostén.

Contornos del tronco.

Línea de tronco y ramas interrumpida: irritable; veleidoso; afectivo y nervioso; excitable; explosivo; fragilidad íntima, nerviosa; nerviosidad; impaciencia; nervioso-impulsivo.

Línea irregular a derecha o izquierda: vulnerabilidad intima; traumas psíquicos; indicio de dificultades y conflictos experimentados; inhibición; dificultades de adaptación; terquedad; obstinación; caracteres difíciles; interés en lo inusitado y enfermizo.

Contornos del tronco ondulados.

Sana vivacidad y adaptabilidad.

Contornos del tronco difusos, disueltos.

Sensitividad; sensibilidad; compenetración intuitiva aumentada; dispuesto a identificarse; sensación poco clara de los límites (yo-tú y yo-objeto); estado de suspensión; pérdida de personalidad.

Excrecencias y concavidades en el tronco.

Excrecencias: sobre todo indican traumas debidos a enfermedades graves o accidentes, o bien dificultades vivenciadas intensamente.

Concavidades: generalmente indican una carencia (sentimientos de inferioridad o culpa).

Superficie del tronco (corteza).

La superficie se convierte en zona de contacto entre lo interior y lo exterior, el yo y el tú, el yo y el mundo circundante.

Superficie rayada, rugosa, áspera, agrietada (corteza).

Trazo puntiagudo, anguloso, esquinado, recto, dentado: susceptibilidad; vulnerabilidad; mordaz, grosero; no tiene pelos en la lengua; rudo, espinoso; áspero; obstinado, punzante; observador; impresionable; reactivo; sensible; irascible; violento; colérico; crítico; rezongón.

Trazo curvo, redondeado, arqueado: facilidad de hacer contacto; necesidad de hacer contacto; dispuesto a adaptarse; simpático.

Superficie manchada: traumas (sufrió mucho); falta de claridad; masturbación (observado en casos aislados).

Sombreado a la izquierda: levemente soñador; leve tendencia introvertida; susceptibilidad y vulnerabilidad moderadas; inhibiciones; disgusto en expresarse.

Sombreado a la derecha: capacidad para hacer contacto; dispuesto a adaptarse.

Expresión del trazo.

Expresión del trazo delgada, ininterrumpida: sana seguridad.

Expresión del trazo llena: vivacidad.

Expresión del trazo fuerte: ímpetu creador, que con todas las inhibiciones penetra en la profundidad; penetrante, creador.

Expresión del trazo pesada, con movimiento vivaz: necesidad de aparentar más pujanza de lo que uno tiene; exagerar; querer impresionarse a uno mismo y a otros.

Expresión del trazo fuerte, oscuro: sugestividad.

Expresión del trazo nítida, precisa: disciplina y espiritualidad.

Expresión del trazo pastosa, borrosa: sensualidad.

Trazo que se va engrosando: excitabilidad sensual.

Expresión del trazo peluda, fibrosa: irritabilidad, nerviosidad.

Expresión del trazo friable, blanda: fragilidad vital.

Expresión del trazo deshilachada: nerviosidad, falta de frescura pero tenaz.

Expresión del trazo quebradiza: flaqueza por desmoronamientos.

Expresión del trazo pegajosa, manchada: masas de pulsiones irrefrenadas, fenómenos de efervescencia.

Expresión del trazo floja, lánguida: falta de tensión, falta de tono muscular, neurastenia, debilidad, sensibilidad, depresión.

Expresión del trazo falto de continuidad: trastornos nerviosos, trastornos circulatorios ocasionales.

Expresión del trazo tensa: tensión, disciplina, agudeza.

Expresión del trazo trabada, rígida, dura: inhibiciones, trabas, contradicciones.

Expresión del trazo muy estirado, muy recta: fuerte tensión psíquica.

Expresión del trazo dura: brutalidad.

Expresión del trazo seca: carácter seco, reservado, sobrio.

Expresión del trazo blanda: blandura animal, sensual.

Expresión del trazo llena, gruesa: dado a los goces, campechano.

Expresión del trazo fina: abulia, a menudo falta la fuerza para imponerse.

Expresión del trazo ancha: fuertes pulsiones, fuerza de voluntad.

Trazo deslizante: movilidad mental, facilidad de comprensión; esquivo como un anfibio.

Trazo interrumpido: naturaleza instintiva inconsciente, alcanza la meta seguro, como a ciegas, aptitudes mediúmnicas.

Trazo pintado: goza de sí mismo, se deleita con la sensación de la propia vida, mas tendencia al goce que expresión de fuerza.

Trazo congestionado: fuertes inhibiciones pulsionales.

Trazo taladrante: tenacidad, cavilador, crueldad.

Trazo revuelto: regañador, actitud negativa, importunidad agresiva.

Trazo retorcido que se arrastra: inestabilidad psíquica, inseguridad, adaptabilidad, andar con rodeos.

Ensanchamientos y estrechamientos

Timidez: inhibición; estar contraído; estado convulsivo; trabas; afectos trabados; congestión afectiva; congestiones; atragantamiento; obstrucciones; estreñimiento (muchas veces incluso en sentido orgánico); represión.

Ramas que se ensanchan, ramas paralelas.

Rendimiento cuantitativo; fiera en el trabajo, yunque; perseverancia (en dirección de las pulsiones); extroversión; pulsiones extravertidas; aplicación; pujanza vital; pùlsional; echar mano enseguida; grosero, impertinente; macizo; brutal; arrogante; primitiva; rudeza; violencia; pulsionalidad; ambición; deseo de llegar a algo; deseo de figurar; sed de vivencias; inhibiciones por resistencias habidas; no andar con rodeos; ponerse en primer plano; dar con la cabeza contra la pared; entrar de razón; ir más allá de las propias fuerzas; necesidad de compensación; impaciencia y violencia si la resistencia no cede; impetuosidad.

Árbol de copa esférica

Tendencia a lo fantástico; convencionalismo; lugar común; esquematizante; falta de sentido constructivo; inclinaciones y aspiraciones no diferenciadas; vivir con ilusiones; ensoñación; pompas de jabón; vacuidad; presunción; falta de energía; adormecimiento; puerilidad; ingenuidad; vivir en cuentos de hadas, en la fantasía; miedo y resistencia ante la realidad; miedo a la vida real; cierta falta de autenticidad; equilibrio improductivo; tipos emotivos; tipo bonachón y cómodo; tipo visual; fuerza imaginativa; a menudo engreimiento; impresionabilidad; falta de concentración (si la forma es vacía, inexpresiva, carente de tensión); concentración (si la forma es concentrada, tensa).

Contorno de la copa ondulado: vivaz; vivaracho; blando; plástico; flexible; adaptable; sociable.

Contorno de la copa tembloroso: nervioso; perturbable; irritable; inseguro; indeterminado; inhibido; temeroso.

Ramaje cubierto por una membrana

Retraimiento; opacidad; timidez, apocamiento; aún no se ha encontrado a sí mismo; a veces falta de sinceridad.

Puntas de ramas envueltas en nubes.

Ocultación de las intenciones; cubrirse con una cortina de humo; no querer ser duro; no querer parecer agresivo; temer la realidad; modales agradables; considerado; a veces imprenetable, diplomático, discreto.

Arcadas en la copa: sentido de la forma; buenos modales; obsequiosidad.

Ramas en forma de hojas de palmera

Sumo retraimiento; desconfianza; prudencia; extrema reserva.

Arbol de espaldera

Educación; autodisciplina; autodominio; abnegación; adiestramiento; no-autenticidad; torcido; artificiosidad; amaneramiento; falsedad; aptitudes constructivas; talento para la sistematización; aptitudes técnicas; voluntad de autoeducación; chico modelo, alumno modelo, ciudadano modelo; petrificado en la obediencia; contradicción eventual, pero que no se manifiesta; mecanizado; disciplina de autómata; obediencia automática; conservadurismo; tradicionalismo; fijación; rigidez; mecanicidad; indiferencia; chatura, superficialidad; hombre tranquilo; no liberarse del carácter de educando; falta de aptitudes para la vida; clisé en vez de vitalidad; el empleado excelente; sumisión hasta la completa falta de independencia.

Orientación respecto del centro.

Centrípeta (ramas y arcos encierran el centro como capas de cebolla): encerrado; concentración; energía; tenacidad; recogimiento; resolución; independencia; plenitud; armonía; retraimiento; no se deja distraer; no influenciable; sentido de independencia; terminante; reposado en sí mismo; enquistado.

Centrífuga (ramas orientadas del centro hacia fuera): agresión; actividad; ajetreo; industriosidad; espíritu emprendedor; iniciativa; aplicación; adaptabilidad; fraccionamiento; versatilidad; extroversión; busca el contacto de la realidad; confusión íntima de fuera.

Copa radial con ramas en raya (centrífuga).

Regresión; impertinencia; arrogancia; aplomo; imposición de su voluntad; despecho, susceptibilidad; se violenta rápidamente se algo no marcha; nerviosidad; debilidad de carácter; defensa de su comodidad; comodidad hasta la pereza; orientado pero no afanoso; obrar despreocupado; repulsa; falta de profundidad; fraccionamiento de fuerzas; falta de concentración; falta de recogimiento y sosiego; consentido, juguetón; compenetración difícil; falta de perseverancia; veleidad; metas cambiantes; impaciencia; descuido; sin freno.

Copa concéntrica (en forma de custodia).

Orientación hacia el centro; resposado en sí mismo; autoostentación; narcisismo; hartazgo; bastarse a sí mismo; poca extroversión; actividad; flema.

Ramas tubulares (forma abierta).

Atracción por lo inexplorado; fascinación por lo no resulto y no descubierto; aspirando a la meta lejana; deseo de investigar, descubrir; inventor y precursor; receptividad frente a lo real; intereses múltiples por imprecisión de la meta; docilidad por falta de decisión; falta de independencia; reacio a tomar decisiones; falta de decisión; no fijar su posición; no comprometerse; indeterminación; no cumplir con los propósitos; perderse en la arena; desorientación; influenciabilidad; impresionabilidad; juguetón; inestabilidad; imprecisión; falta de fuerza creadora; fatalista; determinabilidad; carácter imprevisible; veleidad; metas cambiantes; violencia; ira; impulsividad.

Ramas tubulares diseminadas en la copa: querer muchas cosas pero ninguna en particular; universalimos no genuino; indeterminación veleidosa; un querer múltiple sin tema uniforme; imprecisión de inclinaciones; falta de perseverancia; improvisación; receptividad sin profundidad; ensayar; tentar; experimentar; dispuesto a entrar en conflictos, carácter explosivo.

Copa rizada (movilidad)

Actividad; movilidad; necesidad de moverse; intranquilidad; ajetreo; industriosidad; comunicatividad; locuacidad; tratabilidad; sociabilidad; alegría; humor; entusiasmos; sanguínico; falta de perseverancia; todo a corto plazo; improvisación; rimbombante; romanticismo; falta de realismo; atribuir valor al aspecto exterior; talento descriptivo; talento decorativo; presentación; gusta en adornarse; gusto en expresarse; suntuosidad; buen gusto; ampulosidad; pedantería; confusión; exageración; malabarismos; ser juguetón; ligereza; vanidad; superficialidad; capricho; despreocupación.

Copa de líneas enmarañadas (disolución de la forma).

Productividad; plétora de vivencias; exagerada receptividad; máxima movilidad psíquica; seguridad de instintos; seguridad de pulsiones; sobreponerse a las convenciones; estar por encima de lo convencional y secundario; despreocupación; vivacidad; enorme fuerza de iniciación; cambio continuo de los procesos íntimos; impulsividad; imprevisión; desorientación; confusión; falta de método; inconsecuencia; independencia, autonomía; inestabilidad; veleidad; falta de voluntad; falta de concentración; distracción nerviosa; falta de disciplina; falta de orientación; ambigüedad; desgarramiento; violencia; ajetreo; intranquilidad; inhibiciones y falta de las mimas; excitación; falta de disciplina; volubilidad; brusquedad de las decisiones; necesidad de cambio; talento para improvisar; imprecisión en el modo de vivir; imprecisión en el modo de pensar; imprecisión en los sentimientos; trabajar sin método; inclinaciones desordenadas; perdieres; no hacer nada profundamente.

Coordinación de las ramas.

Armonía: proporción justa, claridad, alegría, buen gusto, reposo en sí mismo. serenidad, indiferencia, falta de receptividad, falta de tensiones fructíferas.

Inarmonía: estimulable, reactividad, receptividad, intranquilidad, perturbabilidad.

Coordinación sin sentido: nerviosidad, indiferencia, distracción, irreflexión, juguetón, despreocupación, imprecisión, ensueño, falta de dirección, dejarse estar.

Interrupciones en el ramaje y en el tronco

Veleidad; descuido; distracción; sin perseverancia; improvisación; juego; revolotear; nerviosidad; ergotismo; porfía; terquedad; inconsecuencia; reacciones imprevisibles; precipitación; más insinuador que realizador; hacer las cosas a medias; impulsividad; trastornos del pensar; trastornos de concentración; manías ocasionales (aturdimiento nervioso); muy raras veces espíritu investigador, reactividad, chispa, intuición, presentimientos, espíritu intranquilo, diligencia nerviosa, receptividad.

Tronco y rama soldados

Esquema escolar; mosaico, esquematismo; pensamiento clisé, discontinuidad en el pensar y sentir; pensar arbitrariamente asociativo, pensar paso por paso, infradotado; pensar infantil; pensar estrecho; falte de combinación; falta de lógica; veleidoso; falta de reflexión; poca inteligencia; incoherencia en el pensar; incoherencia objetiva; falta de abstracción; ruptura íntima entre aspiración auténtica y obligada; personas que cambiaron de oficio o se equivocaron de carrera, dándose cuenta de ello; neurosis profesional; falta de autenticidad; apartado de las verdaderas inclinaciones (no orgánico); falta de madurez, ingenuidad; experimenta la desproporción entre deseo y realidad, querer y hacer; aún no se ha encontrado a sí mismo; no ser genuino.

Formas añadidas, agregadas.

Falta de talento; pensar aditivo; poca coherencia mental; de poco alcance; aplicación juguetona, estrechez; falta de sentido de la realidad; dificultad de adaptación; coleccionar; acumular saber sin pensar ni juzgar; ningún pensar orgánico; esquematismo.

La rama rectangular

Si se da cuando el sujeto tiene más de siete años, indica retardo, regresión o fijación en un nivel temprano.

Curvaturas.

Ramas extremadamente largas y ramas muy largas indefinidas: falta de talento; disminución de la capacidad intelectual; fácil de distraer; desvío; falta de discernimiento; olvido de lo principal; vagar; soñar; irreflexión; dejarse distraer; estar con la cabeza en otra parte; influenciable; falta de autocontrol; nerviosidad; vagar infantil y puberal; fantasear; placer en expresarse.

Copa en forma de penacho de humo con maraña de líneas: efectismo; estafa; fabulación; vagar iluso.

Torsiones.

Autodisciplina; autocontrol; reserva; adaptación; consciente; escrupulosidad marcada; guía por principios; represión de sí mismo; abnegación; compulsión; afectación; esquivo a los afectos; timidez; represión de sentimientos; obstinación; voluntad tensa; estados obsesivos; neurosis obsesiva; acalambramiento; represión; obstrucciones; inhibiciones; escrupulosidad exagerada combinada con inadaptabilidad, estados de angustia, regresiones.

La regularidad.

Irregularidad (hojas, frutas, etc.): vivacidad de los sentimientos y afectividad aumentada.

Con la edad se tiene a la regularidad.

Estereotipias.

Se le llama estereotipia a la regularidad aumentada.

Esquematismo, automatismo; falta de capacidad expresiva; inhibición evolutiva; retardo, regresión; condición de infradotado; horizonte estrecho; falta de independencia en el juicio; realismo estrecho.

Tronco recto, paralelo.

Ingenuidad de escolar; docilidad, esquematismo; rigidez; testarudez; obstinación; no diferenciación; falta de adaptabilidad; ejemplaridad; no genuino; terquedad; doctrinario; pertinaz; imitación; sin tensión genuina; corrección; impasibilidad; falta de vida; tiesura; dureza; capacidad de abstracción; pensar puro; pensar claro; objetividad.

Formas rectas y angulosas.

Estabilidad, firmeza, invariabilidad; resistencia; seguridad, virilidad; iniciativa; dureza, rigidez; seriedad; disonancia íntima; dificultad de adaptación hasta la petulancia; intratabilidad, hosquedad; porfía; obstinación; aspereza; inmovilidad; anquilosis compensada; cierta esquizotimia.

Formas redondas.

Desenvoltura; blandura; movilidad; flexibilidad; afabilidad; conciliación; diplomacia; transigencia; sin obstinación; esquivo; adaptabilidad; trato; vivacidad; elegancia; cierta ciclotimia.

Coloración oscura.

Puede presentarse en el tronco, las ramas, frutos y hojas, y como sombreado de la copa esférica.

Tronco de coloración oscura

Lo negro expresa un estado del inconsciente, en relación con el desarrollo del niño.

Copa sombreada.

Gozo; alegría de colores; plasticidad; capacidad descriptiva; tal vez depresión; tal vez pérdida de personalidad; sosiego; impresión; receptividad; compenetración íntima; animación; veleidad; falta de nitidez; estado de suspenso; falta del sentido de la realidad; ensoñación; expresión de disposiciones; ánimo; pasividad; labilidad nerviosa y general influenciabilidad; desorientación; anonimato; blandura; inseguridad; falta de carácter; indeterminación; indecisión; falta de energía; indiferencia.

Coloración oscura de las ramas.

Es una característica que va aumentando con la edad.

Coloración oscura de frutos y hojas.

La menor frecuencia de ello denota un mayor sentido de la realidad.

Lo negro, eterno silencio.

Las coloraciones negras representan estados depresivos, neuróticos, etc., pero no enfermiza.

Ascendente-descendente.

Se refiere a las ramas del árbol.

Descendente: trágico; cabizbajo; inseguro; flojo; cansado; resignado; dejarse estar; deprimido; depresivo; ensimismado; poco resistente; llegar hacia uno mismo.

Ascendente: empeño, tesón; irrefrenado; actividad; celo fogoso; fanatismo; excitabilidad afectiva; violencia; iracundia; elevación; entusiasmo; falta de juicio; preponderancia de los deseos; falta del sentido de la realidad; falta de capacidad de relativar.

Copa que cuelga por ambos lados del tronco en forma de bolsa: no poderse liberar de los estados de ánimo; cierta falta de voluntad; no exigirse nada; dejarse estar; falta de agresividad; falta de decisión.

Formas opuestas.

Tensión; disonancia íntima; escisión (observada en esquizofrénicos); contradicción íntima (ambivalencia).

“Paréntesis” desplazados uno contra otro.

Este síntoma se ha observado hasta ahora en dibujos de psicópatas inestables, inconsecuentes, muy influenciables y determinables.

Ramas en direcciones opuestas

Terquedad; obstinación; oposición; contradicción; inconsecuencia; inadaptación; volubilidad; no confiabilidad; insinceridad; distracción; influenciabilidad; cambio de actitud; labilidad; ensoñación; vagar sin autocontrol.

Cruces de rayas.

Ambivalencia; contradicción íntima; lucha entre afectividad y autocontrol; juicio; capacidad crítica; juicio ponderando, reflexivo; obstrucción, inhibición, paralización; indeterminación; problemático hasta complejo; divergencia; discrepancia íntima; falta de homogeneidad; mirar hacia dos lados opuestos; falta de claridad en el pensar y sentir; falta de discernimiento.

Doblar hacia la izquierda ramas insertadas a la derecha: rechazo de la esfera masculina, inclinación hacia la femenina y maternal.

Ramas insertadas a la izquierda llevadas a la derecha: volverse desde la esfera maternal, femenina, hacia la masculina.

Acentuación del lado derecho o izquierdo, equilibrio.

Acentuación del lado derecho: deseo de vivencias; altivez; deseo de figurar; darse importancia; pavonearse; vanagloriares; presunción hasta impertinencia; vanidad; soberbia; desenvoltura; extroversión en la imaginación; ensoñación entera o parcial; negligencia; olvido de sí mismo; falta de concentración; divagar; fuga ante sí mismo; inseguridad; falta de confianza en sí mismo; influenciabilidad; debilidad del Yo; inhibición; angustia; intranquilidad.

Acentuación del lado izquierdo: introversión; concentración; recogimiento; contemplación; carácter tranquilo, profundo; egocentricidad; rechazo; desentendimiento; reserva; prudencia; cavilación; meditación; narcisismo; retraimiento; ensoñación; represión.

Equilibrio entre ambos lados: dignidad normal, equilibrio íntimo; sosiego, madurez; no poder desprenderse de uno mismo; monumental, autoexposición, pose; teme la realidad por estar prendado de sí mismo; estar enamorado de sí mismo; falta de perspicacia; presunción, vanidad, gozar de sí mismo; falta distinción, sobreestimación de sí mismo; inmovilidad psíquica, perseverancia; ambivalencia.

Doblamiento a la izquierda y a la derecha.

Doblamiento dominante a la derecha: relación con la comunidad; entrega, inclinación a otro; desprenderse de sí mismo; apego, afecto; volverse hacia los demás; benevolencia, bondad; adaptación; actitud positiva frente a la vida; actividad; iniciativa; influenciabilidad; profundización, concentración.

Azotado por el viento: sentirse azarado; debilidad íntima.

Doblamiento dominante a la izquierda: introversión; no desprenderse de sí mismo; egocentrismo; ensoñación; meditación; fijación en el pasado; autismo; narcisismo; desentendimiento; susceptibilidad; concentración; recogimiento; independencia; instinto de autoconservación.

Inclinación a la izquierda y a la derecha.

inclinación a la izquierda: actitud defensiva; desentendimiento; defensa; adaptación prudentemente dosificada; dominio de sí mismo; disfraz; reacio a los afectos; compulsión; represión de sentimientos; fijación al pasado; despecho; aseguramiento; pereza ocasional; actividad frenada.

Inclinación a la derecha: pasión; abnegación; concentración; impresionabilidad; influenciable; veleidad hasta falta de carácter; falta de reflexión; seducible; dispuesto a sacrificarse; gusta de su trabajo; abandono a un estudio u ocupación; altruismo, caridad; voluntad de adaptación.

Palo, tarugo, sostén en el tronco, ramas apuntaladas.

Necesidad de asegurarse; inseguridad; necesuidad de ser guiado; falta de independencia; falta de confianza en sí mismo; búsqueda y necesidad de apoyo.

La rama cortada.

Indicio de tendencia inhibida: tendencia de autoformación; deseo de expresarse; iniciativa; actividad; deseo de figurar; actitud de obstinación; voluntad de vivir.

Indicio de un defecto: falta de confianza en sí mismo; falta de dignidad personal; falta de posibilidades para desenvolvieres; sentimiento de inferioridad; sentimiento deshumillación; sentimiento de no ser comprendido; sentimiento de impedimento; cicatriz en el inconsciente; vivencias no asimiladas; trauma no acabado.

Dejar de expresar algo: retraimiento; represión de sentimientos; congestión; inhibición; reserva; educación; cercenamiento; recorte.

Como símbolo de cambio: en la pubertad y en importantes períodos de la vida y fases de maduración.

La tercera dimensión (ramas frontales).

Talento; productividad; ideas propias; inventiva; originalidad; valor para lo extraordinario; ingenuidad; salirse de lo convencional; esperar demasiado de sus fuerzas; despreocupación; desenvoltura; independencia; inteligencia productiva; pensar independiente; resistencia psíquica; desenvoltura por impertinencia; naturalidad, llaneza; falta de disciplina; mucha confianza en sí mismo; adaptación difícil; falta de diplomacia; obstinación; terquedad; negación de lo tradicional; arrogancia; despreciativo.

Corte de rama frontal (ojo).

El significado es similar al de la tercera dimensión, pero inhibido y frenado en sus efectos.

Espacios vacíos.

Vacíos psíquicos; sentimiento de inferioridad.

Copa achatada, aplastada.

Sentimiento de opresión; estar bajo presión; depresión; obediencia y sentimiento de seguridad en la obediencia; tal vez obediencia involuntaria; exposición a coacción; falta de libertad, retraimiento; falta de independencia; inacabado; impedido en su desarrollo; actividad disminuida; no saber defenderse; sobreeducado; resignado; desesperado; sentimientos de inferioridad; sentimientos de impedimento; sentirse humillado; necesidad de figurar inhibido; inhibición.

Ramificaciones abundantes y finas.

Gran sensibilidad; sensitividad; afectibilidad mediúmnica; impresionabilidad aumentada; fácil compresión; alta reactividad; liberalidad.

Ramificaciones entretejidas en forma de redes: retraimiento; impenetrabilidad; atascarse en complejidades; no ir al grano.

Extremos de las ramas puntiagudos: crítico; susceptible; agresivo; punzante.

Extremos de las ramas en forma de escoba: se halla generalmente en niños difíciles de educar.

Formas degeneradas.

Degeneración.

Transición de rama a ramita.

Dibujante no diferenciado.

Formas de espina y puñal.

Agresividad, incluso contra uno mismo, así como una actitud de defensa.

Formas impropias.

Impropiedad; no encontrarse; apocado; no saber cómo actuar psíquicamente; turbación; timidez; impenetrabilidad; retraimiento; máscara (no sincero, embustero, hipócrita).

Características cambiantes.

Sólo la mezcal de formas y técnicas marcadamente incoherentes se considerará como característica cambiante.

Labilidad; vivacidad; perturbabilidad; irritabilidad; distracción; influenciable; cambios de ánimos; cambios de actitud; oportunismo; necesidad de cambio; adaptación múltiple; versatilidad; falta de decisión; falta de sinceridad; impropiedad; indeterminación; ganas de experimentar juego; no haberse encontrado aún; formas d vida como soluciones de emergencia: identificación con formas de vida ajenas.

La disposición.

También es importante ver la distribución del espacio de dibujo.

Paisaje.

Emotividad; atmósfera emocional; tendencia a la ensoñación; dormitar y abandonarse a las emociones; contemplación; meditación; recogimiento; olvido de sí mismo; capacidad descriptiva; vagar; ampulosidad; verbosidad.

Líneas de suelo

Fusión de la base del tronco con la inserción de las raíces y la línea del suelo: falta de conciencia; estado primitivismo; poca capacidad de objetivación.

Línea del suelo oblicua (en pendiente): apartamiento, aversión; reserva, prudencia; desconfianza; despecho; se niega a adaptarse; desconfianza de los efectos del propio carácter; inseguridad; falta de sostén; abulia.

Línea del suelo por debajo de la base del tronco.

El dibujante se encuentra en un estado de violenta excitación afectiva.

Tronco sobre colina e isla.

Aislamiento; soledad; sentirse solo; sentirse abandonado; solitario; autismo; independencia; exhibición; vanidad; pose; monumentalidad; autoadmiración; pretensión de omnipotencia y sabiduría; egocentrismo; angustia.

Accesorios.

Por accesorios se comprenden: pajareras, comederos, nidos, huevos, pájaros, hombrecillos, canastos, corazoncitos colgados, etc.

Antropomorfiza-ciones.

Se trata de dibujar en el árbol alguna cosa humana (como una cara). Esta característica es común a todo el género humano.

La flor.

Autoadmiración; alegría y admiración por las cosas del momento actuales y efímeras; incapacidad de pensar históricamente; permanencia en la superficie; detención en la autoadmiración, costumbres de niño mimado, falta de perspicacia y método; estar prendido de lo exterior, del adorno; adornarse, acicalarse, vestirse, querer aparentar; vivir en el presente más limitado; más apariencia que rendimiento.

Hojas.

Buena observación de lo exterior; vivacidad; liviandad; aptitudes visuales; sensualidad; deseos de representar y exteriorizarse; sentido para las exterioridades; buen gusto; temperamento fresco y juvenil; sed de vivencias; alegría; vivacidad; juvenil; infantil; talento mímico; juicio por nimiedades y formalidades; necesidad de reconocimiento; necesidad de distinción; deseo de adornarse; dependencia del éxito; mucho don de gentes; vista rápida; optimismo ingenuo; entusiasmo; irrealidad; fantasía ingenua; embellecer; aptitud decorativa; vanidad.

Frutas.

Madurez (pocas veces); talento visual; talento representativo; exhibición de capacidad; demostración de sus aptitudes; avidez de éxito; necesidad de figurar; corto aliento; no saber esperar; acción determinada por el éxito inmediato; juicio determinado por el momento; avidez de ganancias; oportunismo; búsqueda de altas remuneraciones; elección de la profesión según la remuneración; deseo de ser rico; dinero, paga, utilidad como móviles, disfrazados; sentido de esterioridades; talento observador; voluntad de obtener éxitos; estrecho realismo; inteligencia corta; sobreestimar y estimar erróneamente la realidad; comodidad; influenciabilidad, impresionabilidad; juego, broma; superficialidad; falta de perseverancia; coqueteo; improvisación; deseo del éxito rápido; tomar la apariencia por realidad; vivir al día; inestabilidad estando impresionado por nuevas posibilidades; impaciencia; a veces voluntad para ayudar; no saber pensar más allá de los inmediato; ingenuidad, infantilismo, inmadurez; detención en la infancia o en la pubertad.

Frutas aisladas en el espacio.

Este hecho desaparece a los diez años de edad.

Frutas, hojas o ramas cayéndose o caídas.

Una pérdida; lo perdido; lo sacrificado; fácil desprendimiento; se expresa fácilmente; sensibilidad; delicadeza; sensitividad; renunciar a algo; abandonar algo; fácil desprendimiento de sentimientos y pensamientos; falta de firmeza; impuso de regalar; concentración floja; negligencia; olvido; a veces pérdida de la personalidad.

Pimpollos.

Puede ser síntoma de una verdadera falta de desarrollo, una detención del crecimiento.