Terremotos

Terremoto de Perú (2001). Seísmos. Temblores de tierra. Placas tectónicas

  • Enviado por: Ras
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Combo cursos de matemática y ciencia
Combo cursos de matemática y ciencia
¡Aprovecha esta gran oportunidad!

Ahora es posible, adquirir a manera de Combo, los siguientes...
Ver más información

Problemas resueltos: Recta tangente a una curva
Problemas resueltos: Recta tangente a una curva
En este curso se resuelve una serie de problemas muy interesantes relacionados con la recta tangente a una curva. Ver más información

publicidad

Introducción

En este trabajo analizaré la el terremoto ocurrido el pasado 23 de Junio del 2001 en el sur de Perú, específicamente los pueblos de Tacna, Moquegua y Arequipa.

Los terremotos constituyen una de las catástrofes naturales más devastadoras y más aterradoras que existen. La Tierra, fuente y símbolo de lo constante, firme e imperecedero, es súbitamente sacudida y rota, atemorizando al hombre que encara el fenómeno con su condición de mortal y su impotencia ante las fuerzas enormes de la naturaleza.

En unos cuantos momentos, miles de personas pueden perder bienes, salud, seres queridos y, tal vez, la vida. Algunos terremotos han llegado a causar cientos de miles de muertes y graves daños en áreas de miles de kilómetros cuadrados, y se recuerdan como fechas dolorosas de la historia de la humanidad.

Desde tiempos históricos se guarda la memoria de un gran número de terremotos destructivos; sin embargo, la ciencia que se dedica al estudio sistemático de éstos es bastante reciente.

No siempre son los terremotos más grandes (los de mayor magnitud) los que causan mayor número de desgracias. Otros factores que influyen grandemente en la cantidad de daños que produce un terremoto son: la densidad de población en las regiones cercanas al lugar de ocurrencia del terremoto (por ejemplo, el enorme terremoto de Alaska de 1964 causó muy pocas víctimas, mientras que el relativamente pequeño terremoto de Anatolia de 1939 causó muchas); la profundidad del foco (el lugar donde comenzó) del terremoto (los terremotos someros, como el de Guatemala de 1976, causan gran número de víctimas); el tipo de construcción en la zona afectada y las condiciones locales del suelo; la posibilidad de que el terremoto "dispare" otros desastres colaterales, como inundaciones, aludes (como los causados por el terremoto de Perú de 1970, que causaron un enorme número de víctimas al sepultar la ciudad de Yungay) o incendios [que provocaron el mayor número de daños en los sismos de Kwanto (1923) y de San Francisco (1906)] la hora local de ocurrencia del terremoto (generalmente causan más víctimas los que ocurren de noche, cuando la gente se encuentra dormida en sus casas; aunque, si las construcciones más afectadas son edificios grandes, puede haber gran número de desgracias en lugares como fábricas, escuelas, almacenes, etc.) y, finalmente, las condiciones del tiempo (el número de muertos es mayor cuando los damnificados deben enfrentarse a fríos o calores excesivos; condiciones climáticas adversas pueden también entorpecer las labores de rescate).

La ciencia que estudia los aspectos relacionados con la ocurrencia de temblores de tierra, terremotos o sismos se denomina sismología. Esta es una ciencia joven, puesto que gran parte de sus métodos e instrumentos de observación fueron desarrollados a lo largo del siglo XX. A pesar de esto, la sismología ha logrado avances notables. Quizá una de sus más valiosas contribuciones al entendimiento de nuestro planeta lo constituya su aportación a la llamada Tectónica de Placas.

Para esbozar esta teoría consideremos en primer lugar la estructura interna de la Tierra. En la figura 1 podemos ver esquemáticamente su constitución, mas adelante veremos como contribuyó la sismología a proporcionarnos este conocimiento. El núcleo terrestre está compuesto en gran parte por elementos metálicos como el de fierro y el níquel. El manto terrestre tiene una composición a base de silicatos abundantes en potasio, sodio y calcio. El cascarón más externo de la Tierra, el cual comprende la corteza y parte del manto, con un espesor de aproximadamente 100 Km., parece comportarse como un cuerpo rígido "flotando" en el resto del manto en donde pueden presentarse movimientos como si se tratara de un fluido. Esta conducta semejante a la de un fluido tiene sentido solamente en tiempos geológicos, es decir, en tiempos del orden de millones de años.

Terremotos


FIG.1

El cascarón exterior llamado litosfera no es continuo sobre la superficie de la Tierra, sino que está formado por diferentes "placas", que hacen contacto unas con otras, como los gajos de una pelota de fútbol. Las placas sufren movimientos relativos, debidos a fuerzas de origen aún no completamente conocidas, aplicadas a lo largo de las mismas. Como la superficie del planeta esta cubierta por las placas, el movimiento relativo entre ellas solo se logra si en algunos de los márgenes de las mismas se está creando una nueva litosfera mientras que en otros márgenes algunas de ellas se ponen encima sobre otras; un proceso al que se conoce actualmente como subducción.(figura 2).

Terremotos


FIG.2

Debido a estos movimientos los continentes han variado su posición relativa a través del tiempo geológico y se cree que en un tiempo estuvieron todos reunidos en un gran continente llamado Pangea. Esto nos explica el ajuste que existe entre, por ejemplo, las costas de Sudamérica y África. La figura 3 nos muestra. la distribución geográfica de estas placas. Las zonas de creación de nueva litosfera se presentan como cordilleras submarinas y las zonas de subducción forman a menudo trincheras submarinas de gran profundidad. Podemos también notar que las diferentes placas no coinciden con los continentes y los océanos, sino que pueden tener corteza continental y oceánica.

Terremotos


FIG.3

No se sabe con certeza qué causa los esfuerzos que producen los movimientos de las placas, pero se cree que éstos son producidos por transferencia convectiva de calor, término que significa que el calor es llevado de un lugar a otro por el movimiento mismo del medio. Un ejemplo de este proceso, mas cercano a nuestra experiencia, ocurre cuando se hierve agua o cualquier otro líquido. El fluido más cercano a la fuente de calor se expande, se vuelve menos denso y tiende por lo tanto a subir a la superficie donde se enfría y es desplazado hacia el fondo por las nuevas parcelas ascendentes. De esta manera se establece un proceso continuo de ascenso y descenso del liquido en celdas permanentes formadas por las corrientes del fluido (figura 4).

Terremotos


FIG.4

La figura 5 muestra las dos placas durante el movimiento lateral que produce la acumulación de esfuerzos. Cuando los esfuerzos rebasan cierto límite y el fallamiento se produce en un punto y se propaga en ambas direcciones. Se dejan ahora un desplazamiento que permanece entre ambas caras de la falla.

Aunque este proceso puede parecer intuitivamente obvio, en realidad no lo es; durante mucho tiempo, se pensó que el fallamiento de la corteza era un efecto de los temblores y no el origen de los mismos. Como fuentes de éstos, se pensaba en intrusiones de magma o colapso de volúmenes por cambios de densidad de las rocas que componen la corteza. Aunque estos mecanismos pueden ciertamente ocurrir, en la actualidad sabemos que la mayoría de los temblores en las regiones de subducción, se originan por el mecanismo expuesto y son llamados "tectónicos". Otros tipos de sismos están asociados a fenómenos locales, como la actividad volcánica o el colapso del subsuelo por la extracción de fluidos o materiales del subsuelo.

Desarrollo

Con el registro parcial de 97 personas muertas, 53 desaparecidas y 1,169 heridas, continúa la evaluación de los daños ocasionados por el terremoto del pasado sábado 23 de junio -20:33 (GMT)- que afectó varias poblaciones del sur del Perú. Alrededor de 20.500 afectados reclaman ayuda inmediata, al tiempo que se cuentan 9,520 casas destruidas o seriamente averiadas y 46,470 personas que han perdido sus hogares. Se espera un incremento en el número parcial de muertes y daños, dado que la información sobre áreas alejadas sigue siendo incompleta. (Cifras suministradas por el Centro Nacional para la Atención de Emergencias)

Según el Instituto Geofísico Nacional, la magnitud del sismo alcanzó los 6,9 grados en la escala de Richter.

Las autoridades públicas, y en particular el Ministerio de Salud y las municipalidades sureñas en los departamentos de Tacna, Moquegua y Arequipa declararon la región como 'zona de desastre' y lanzaron inmediatos llamados por alimentos, medicamentos, mantas y otros recursos para la ayuda humanitaria.

El Sistema Nacional de Defensa reportó un balance final de 47 personas muertas en Arequipa, 16 en Moquegua y 8 en Tacna. En la ciudad de Moquegua, el sismo afectó un 80% de las casas y edificaciones, al tiempo que se informó sobre la suspensión del servicio de electrificación. Decretado a partir del 25 de junio, se suspendieron por una semana las clases en escuelas de la localidad. De otro lado, los maremotos ocasionados por el sismo en Camana, Arequipa, destruyeron 200 casas y cerca de 1,000 hectáreas de terreno agrícola. Las clases también fueron suspendidas en Tacna y Arequipa, pero luego reanudadas tras la evaluación de daños en edificaciones públicas y escuelas.

En general, la temporada fría de invierno plantea una amenaza adicional a la población por fuera de albergues, con el particular agravamiento de la situación en el caso de los niños.


El gobierno de Perú ha integrado un Comité de Emergencia Nacional que será presidirá por el Primer Ministro, Javier Pérez de Cuellar, quien estará a cargo de la coordinación de los esfuerzos inmediatos de asistencia humanitaria. Un Comité Nacional para la Reconstrucción planeará acciones a mediano término, con énfasis en la apertura de créditos para la rehabilitación de las zonas afectadas.

Organismos tales como la UNICEF, además del apoyo proporcionado por distintos gorbiernos tales como el de Estados Unidos, Chile, Argentina y México acudieron en ayuda a los damnificados.

El apoyo de UNICEF incluye:

Medicamentos: Suministro de antibióticos para prevención de enfermedades respiratorias, Sales de Rehidratación Oral para control de la diarrea y la implementación del Programa de Nutrición, a partir del cual serán distribuidos alimentos infantiles (papillas) para niños entre 6 meses y 3 años de edad.

Un Plan de Rehabilitación Social que permita asegurar que los niños recobren la normalidad en sus vidas, en el menor tiempo posible. Esto incluye intervenciones en comunicación para prevenir y evitar la desintegración familiar y el trabajo integrado con defensorías, comunidad y gobiernos locales. De otro lado, se elaborará una estrategia para el rápido retorno de niños y niñas a la escuela, entendido que las clases han sido suspendidas por una semana, no sólo como resultado del deterioro en las escuelas, sino también porque buena parte de ellas están siendo acondicionadas como albergues temporales.

Un Programa de Comunicación Social para garantizar el apoyo social y psicológico a niños, niñas y adolescentes. Este se valdrá de kits educativos y material impreso y audiovisual
previamente validado en el Perú para la atención en este tipo de emergencias.

Vigilancia Social permanente para el seguimiento de la situación en áreas distantes.

Conclusión:

Luego de haber analizado el caso producido por el terremoto ocurrido en la zona norte de Perú, he podido llegar a la conclusión de que, a pesar de que esa es una zona propensa a tener desastres naturales de ese tipo debido a encontrarse en un área de alto riesgo, las localidades no contaban con las precauciones adecuadas para este tipo de desastres. La cantidad de muertos y heridos, sumados a la gran cantidad de viviendas destruidas, demuestran la poca preparación con la que el gobierno de ese país contaba. Al ser Perú un país de escasos recursos perteneciente a la gran lista de países sub-desarrollados, es poco el dinero que se puede invertir para situaciones de esta magnitud. Las casas y demás estructuras construidas en esas ciudades no contaban con las precauciones pertinentes a este tipo de casos. Viviendas prefabricadas y casas de materiales no compatibles con la seguridad, debido a los escasos recursos de esas áreas del país, provocaron grandes pérdidas humanas y materiales irreparables luego de esta catástrofe natural. A pesar de las ayudas externas para este caso, este tipo de pérdidas irreparables causan daños en todo ámbito.

Bibliografía:

  • Internet:

  • http://www.UNICEF.org

  • Paginas Web de los diarios El Comercio (Perú), El Mercurio (Chile)

  • www.omega.ilce.edu.mx:3000/sites/ciencia/volumen1/ciencia2/34/ html/terrem.htm

  • Enciclopedia Encarta 1998