Tercera Conferencia General de Obispos Latinoamericanos

Iglesia católica. Conflictos con sociedad. Compromiso con valores familiares, culturales y sociales. Tendencias actuales. Puebla

  • Enviado por: La jeva
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCION

La Tercera Conferencia General de Obispos Latinoamericanos fue celebrada el 13 de febrero de 1979 en Puebla, donde todos los sacerdotes, religiosos (as) y los laicos se reunieron para reflexionar el tema: “La Evangelización en el presente y en el futuro de América Latina”.

En esta conferencia, convocada originalmente por el Papa Pablo IV y ratificada por el Papa Juan Pablo II, se incluyó una revisión de la situación de la Iglesia y de su presencia en nuestra sociedad teniendo como prioridad el tema de su misión como evangelizadora, al tiempo que profundiza ampliamente, los aspectos fundamentales de la Iglesia en Latino América en camino al tercer milenio acentuadas en el binomio “comunión y participación”.

El documento de Puebla ofrece un diagnóstico de la realidad más maduro y completo en el que se destacan algunos temas y enfoques muy importantes que podrían ser sintetizados en cinco: La perspectiva histórica, la fuerte eclesiología de comunión, la aproximación al tema de la cultura, el fundamento antropológico y el desarrollo de la mariología.

La Iglesia, además de anunciar la dignidad de la persona, sus derechos y deberes y denunciar sus atropellos del hombre, tiene que ejercer una acción de servicio como parte integrante de su misión evangelizadora y misionera.

Por esta razón, la Iglesia busca suplir en la medida de sus necesidades, las lagunas y ausencias de los poderes públicos y de las organizaciones sociales. Además, acoge y asiste a aquellos que son anónimos sociales a fin de restaurar su dignidad y su rostro humano.

Propician que los olvidados de la humanidad se reintegren socialmente sin perder sus valores a recuperar sus derechos, a fin de que todos tengan acceso al desarrollo integral que la dignidad del hombre y del hijo de Dios se merece.

Hacer llegar a todas las personas afligidas y a los que sufren por la violación de sus derechos palabras de compresión y aliento.

CONSEJO EPISCOPAL LATINOAMERICANO

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) es un organismo de la Iglesia Católica fundado en el año 1955 por el Papa Pío XII, a pedido de los Obispos de América Latina y el Caribe.

Además, El CELAM presta servicios de contacto, servicios de comunión, de formación, investigación y de reflexión a las 22 Conferencias Episcopales que se sitúan desde México hasta el Cabo de Hornos, incluyendo el Caribe y las Antillas.

Es por eso que sus directivos son elegidos cada cuatro años por una Asamblea Ordinaria que reúne a los Presidentes de las Conferencias Episcopales ya citadas.

La Sede del CELAM está ubicada en la ciudad de Santafé de Bogotá - Colombia.

SITUACIONES SOCIALES

El interés de la Iglesia por los problemas y situaciones sociales se ponen en manifiesto en Puebla. En este documento se ponen de manifiesto las tendencias que imperan en la actualidad, entre estos podemos mencionar:

  • La población de América Latina está y seguirá creciendo y se concentrará en las grandes ciudades, lo cual ocasionará el aumento de los problemas en los servicios públicos y el desempleo.

  • La influencia de los medios de comunicación en la vida del hombre y de la sociedad será cada vez mayor.

  • En el ámbito internacional, se va tomando conciencia de la limitación de los recursos del planeta y de la necesidad de su racionalización.

Ante estas tendencias, la Iglesia se solidariza con el pueblo latinoamericano, por esta razón trata de estructurar las aspiraciones de este donde se mencionan:

  • Una calidad de vida más humana, sin olvidarse de su religiosidad, su búsqueda de Dios y del reino que Cristo nos trajo.

  • Una distribución más justa de los bienes y las oportunidades: Oportunidad de tener un trabajo justamente distribuido que permita el sustento de la familia y la disminución de la indigencia.

  • Un mundo donde se fomenten los derechos humanos, donde nadie se sienta amenazado por la represión, el terrorismo, los secuestros y la tortura.

  • Ser tomado en cuenta como persona responsable para participar en

las opciones políticas, sindicales, etc., y en la elección de sus gobernantes.

  • Participar en la producción y compartir los avances de la ciencia y la tecnología, así como tener acceso a la cultura y al esparcimiento digno.

Sin embargo, actualmente estas aspiraciones no son alcanzadas por todos. Mientras unos las alcanzan en exceso, para otros representan una fuente de frustraciones y tensiones. Es notable la gran brecha que existe entre los ricos y los pobres y como se menciona en Puebla, si no se cambia las tendencias actuales se seguirá deteriorando la relación del hombre con la naturaleza por la explotación irracional de sus recursos y la contaminación ambiental, el aumento de graves daños al hombre y al equilibrio ecológico.

Ante estas situaciones, la conferencia de Puebla quiere poner de manifiesto la acción de la Iglesia. Esta busca ser cada día más independientes de los poderes mundiales con el objetivo de poder rendir una labor pastoral más eficiente.

De esta forma la enseñanza de la Iglesia será más creíble y mejor escuchada. La Iglesia acompaña con profunda simpatía la búsqueda de los hombres; sintoniza con sus anhelos y esperanzas, sin aspirar a otra cosa que a servirles, alentando sus esfuerzos e iluminando sus pasos, haciéndoles conocer el valor trascendente de su vida y de su acción.

La acción de la Iglesia se ve cuando asume la defensa de los derechos humanos intensificando su compromiso con los sectores desposeídos, los cuales han sido violados.

FAMILIA

La Iglesia también muestra su preocupación por la situación de la familia en América Latina. Esto es así porque la Iglesia es consciente de que en la familia repercuten los resultados más negativos del subdesarrollo, índices verdaderamente deprimentes de insalubridad, pobreza y miseria, ignorancia y analfabetismo, condiciones inhumanas de vivienda, sub-alimentación crónica y tantas otras situaciones más o menos tristes.

Entre estas realidades podemos mencionar:

  • La injusticia social

  • La calidad de vida

  • El desempleo y los bajos salaries

  • La mala influencia de los medios de comunicación, los cuales propagan mensajes de sexo, lucro, violencia, ostentación, divorcio, infidelidad conyugal, aborto, así como la aceptación del amor libre y de las relaciones pre-matrimoniales.

También, la familia sufre el impacto de la pornografía, el alcoholismo, las drogas, la prostitución, así como el problema de las madres solteras y de los niños abandonados.

Ante estas situaciones, la Iglesia reconoce que es apremiante un diligente cuidado pastoral para evitar los males provenientes de la falta de educación en el amor, la falta de preparación al matrimonio, el descuido de la evangelización de las familias y de la formación de los esposos para la paternidad responsable.

Para mejorar esta situación, han surgidos iniciativas orientadas a fortalecer los valores y espiritualidad de la familia por parte de los movimientos cristianos nunca ha cesado.

Dentro de estas iniciativas podemos mencionar las siguientes líneas de acción:

  • Enriquecer a la familia en sentido espiritual y reconocerla como sujeto y agente insustituible de evangelización y como base de la comunión de la sociedad.

  • Recalcar la necesidad de la educación de todos los miembros de la familia en la justicia y el amor, de tal manera que puedan ser agentes responsables, solidarios y eficaces para promover soluciones cristianas de la compleja problemática social latinoamericana.

  • El promover la educación sexual oportuna e integral para que se reconozca el valor del sexo y la belleza del amor.

  • Ayudar a los matrimonios a llevar una relación de amor, donde reine el diálogo y las atenciones.

  • Proporcionar a las familias información sobre los medios naturales de planificación familiar, con el fin de evitar la influencia de los males

éticos y sociales de la anticoncepción y la esterilización que han sido pasos previos a la legalización del aborto.

  • El impartir suficiente formación a la pastoral familiar con la participación de los padres del futuro.

Seguir fielmente estas recomendaciones en defensa de la familia , la Iglesia se compromete a dar su ayuda e invita a los gobiernos para que pongan como punto clave de su acción una política sociofamiliar

inteligente, audaz, perseverante, reconociendo que ahí se encuentra, sin duda, el porvenir, la esperanza del continente.

COMUNICACION SOCIAL

La Iglesia reconoce que los medios de comunicación social contribuyen a la integración del pueblo latinoamericano, la expansión y el esparcimiento de la cultura. Sin embargo, también denuncia el hecho de que estos medios están siendo mal utilizados.

La explotación de las pasiones, los sentimientos, la violencia y el sexo, así como el uso indiscriminado de los mensajes repetitivos o subliminales representan una violación a los derechos individuales y una falta de respeto a las personas.

La propaganda del materialismo crean falsas expectativas, necesidades ficticias, frustraciones y un afán competitivo mal sano.

Las noticias no siempre son manejadas de manera objetiva y honesta, muchas veces se altera la información diciendo verdades a medias o inventando historias, lo cual provoca una gran desorientación.

Muchas veces los medios de comunicación son utilizados para satisfacer los intereses de un grupo, por lo que se da la manipulación de los mensajes. Ante esta situación la Iglesia se ve en la necesidad de proponer la educación del público para que estos puedan ser capaces de contrarrestar los efectos negativos de los mensajes ideológicos, culturales y publicitarios que nos bombardean.

Además, a fin de iluminar al hombre latinoamericano a tomar buenas decisiones en su diario vivir, la Iglesia cree que debe preocuparse por tener canales propios de información y el diálogo con el mundo y que le permitan

ser cada día más la voz de los desposeídos aun con el riesgo que ello implica.

VISION SOCIO-CULTURAL DE LA REALIDAD DE AMERICA LATINA

Las tendencias innatas acogen a las personas dándoles valor a los vínculos especiales de amistad. Esto ha creado una mayor conciencia de la dignidad de cada persona, surgiendo así la proliferación de organizaciones comunitarias, principalmente, en los sectores populares.

Existe, además, una creciente a favor del interés a los valores autóctonos, el respeto por la cultura indígena, respeto a la comunidad y el amor a la tierra, han ido creciendo a favor del deseo de superación y a la calidad de vida de un pueblo joven.

Pero, a pesar de los progresos en la educación y el cierto crecimiento de la clase media, se encuentra un profundo clamor lleno de angustias, esperanzas y aspiraciones de los pueblos, ya que todavía existe la brecha entre ricos y pobres y la pobreza de millones de latinoamericanos.

La explotación, el abuso de poder, la violencia, el terrorismo, los secuestros, la falta de respeto a la dignidad humana, son productos de situaciones y estructuras económicas, sociales y políticas que afectan

directamente a los niños, fruto de la pobreza y de la desorganización moral familiar; a los jóvenes desorientados, con falta de oportunidades; a los indígenas que viven marginados; a campesinos, obreros, subempleados y desempleados, así como también, a los ancianos marginados.

El deterioro del cuadro político ha acumulado la injusticia institucionalizada. La economía de mercado libre también ha incrementado la distancia entre los ricos y pobres para anteponer el capital al trabajo y lo económico a lo social.

También, la difusión de las ideologías Marxistas, el materialismo y el consumismo, han sacrificado e impedido muchos valores cristianos y humanos. Los culturas tradicionales se han deteriorado valores familiares, así como la honradez.

Por otra parte, cabe destacar los grandes avances y el aumento en la educación, pero a pesar de estos avances, existen fenómenos de deformación y despersonalización de grupos de poder que tratan de asegurar sus intereses e inculcar sus ideologías.

No obstante, se han creado organismos de solidaridad con los que

sufren de denuncias de los atropellos y de defensas a los derechos humanos, así como la profundización del mensaje y el conocimiento del hombre en sus situaciones concretas y en sus aspiraciones para así guiarlos por un camino seguro y confiable.

CONCLUSION

Al término del estudio de Puebla nos dimos cuenta de las tendencias de la Iglesia de hoy día, sus persecuciones, sus necesidades, así como los conflictos que presenta la Iglesia ante la sociedad.

En el documento de Puebla, también conocimos el diagnóstico de los distintos aspectos relacionados con la Iglesia y la sociedad, valores familiares y culturales, así como el efecto que representan los medios de comunicación nuestro entorno.

Conocimos, además, el acento principal de este documento que es el compromiso evangelizador en clave de comunión y participación.

Puebla representa un paso muy importante en la iglesia actual ya que con esta conferencia, la Iglesia hizo revisión de su presencia en nuestra sociedad.

BIBLIOGRAFÍA

  • Puebla, Consejo Episcopal Latinoamericano. Grupo Editorial Latinoamericano, IX Edición.

Dirección: Carrera 5a No. 118-31 - A.A. 51086
Tel: (57 1) 657 8330, 612 1379 - Fax (57 1) 612 1929

  • Diccionario Río-Medellín-Puebla-Santo Domingo, Germán Doig. Santafe de Bogotá: San Pablo, 1994.

  • Guía para leer a Puebla, Mons. Espósito Castro. Buenos Aires: Editorial Claretiana, 1979.