Terapia de conducta en niños: enuresis, encopresis, trastornos de ansiedad

Psicosociología. Schwarz. Señales: Hiperactividad, fobia escolar y asilamiento social. Paraprofesionales. Terapia. Micción. Encopresis. Tratamiento

  • Enviado por: Antiguo Al
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 39 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


TERAPIA DE CONDUCTA EN NIÑOS

TERAPIA DE CONDUCTA INFANTIL. RASGOS DIFERENCIALES

La terapia de conducta infantil (TCI) posee una serie de características diferenciales de la orientación general de la que parte. Se deriva del ámbito de estudio en el que nos vamos a desenvolver, el comportamiento infanto-juvenil y el contexto social en el que el niño se desenvuelve

  • Conductas problema y Desarrollo

  • El terapeuta de conducta infantil (TCI) tiene que enfrentarse a la hora de decidir si una conducta tiene un carácter adaptativo o desadaptativo, a 2 cuestiones:

  • Valorar la conducta dentro del contexto del desarrollo

  • Ej. Una enuresis infantil no se puede empezar a tratar antes de los 4 años porque su SNC no está maduro todavía. Si el niño es menor no es una conducta problema.

    b) Conocer el curso del desarrollo de los problemas infantiles

    Ej. Si hay un retraso en lenguaje, pero tiene una buena comprensión, es una conducta normal que hace innecesario la intervención, porque el desarrollo hará que se instaure el lenguaje. Lo mismo ocurre con las rabietas a los 2-3 años: el curso del desarrollo hace que desaparezcan. La tartamudez es normal hasta los 4 años

  • Autonomía para desarrollar ayuda

  • Victoria del Barrio, 84 afirmaba: “Un niño no se interpreta a sí mismo como necesitado de ayuda. Son los adultos que le tienen a su cargo quienes forman ese juicio”.

    La información mayor o menor, y la permisividad mayor o menor de los adultos que evalúan al niño son algunos de los criterios que intervienen en la calificación que estos hacen de la conducta de los niños.

    Lo primero que tiene que decidir el TCI es si realmente el niño se puede ver beneficiado con el tratamiento o si va a dotar al niño de unas estrategias de control.

    Son los adultos que les rodean los que inician una solicitud de tratamiento.

    SCHWARZ (85) destaca las siguientes razones por las que los adultos deciden llevar a los niños a tratamiento:

  • Que la conducta del niño es molesta para las personas que interactúan con él (negativistas, hiperactividad, terrores nocturnos,...). Las conductas externalizadas (hiperactividad) generan un mayor número de consultas que los problemas internalizados (como la depresión). De ahí se deduce que uno de los primeros problemas a determinar en la clínica infantil es saber si el cambio de la conducta del niño beneficia al niño, o si el tratamiento que se solicita parte de la petición de unos padres rígidos que quieren incrementar el grado de control sobre la conducta del niño o del adolescente.

  • Estos problemas, junto con los del desarrollo son uno de los principales motivos por los que se consultan en clínica infantil, y prevalece sobre otros problemas internalizados como ansiedad y depresión

  • El comportamiento del niño suscita preocupación, porque los adultos advierten malestar o sufrimiento en el niño (fobia escolar), o lo anticipan en el futuro (aislamiento social, tartamudez). En estos casos se tarda mucho en acudir a consulta.

  • Con independencia del problema, los padres deben ser informados siempre de lo que le pasa al niño, y hasta donde sea posible, del por qué le pasa y que se puede hacer. El hecho de que unos padres soliciten ayuda a un profesional, pone de relieve:

    • o bien su falta de conocimiento

    • o bien su falta de recursos para afrontar el problema

    Muchas veces sólo se requiere una intervención educativa, explicando la normalidad de la conducta y aconsejando sobre cual es la forma más razonable de comportarse ante ella.

    Ej. Niños de 2 años que se tocan los genitales. Es normal que exploren su cuerpo como exploran otras cosas. En las rabietas, igual que han venido desaparecerán.

    Hasta los 7-8 años, salvo excepciones, la intervención en niño se centra fundamentalmente en producir cambios en el comportamiento de los adultos que mantienen una estrecha relación con el niño. A partir de esta edad, las intervenciones se van desplazando cada vez más al niño y a partir de los 12 años aproximadamente las intervenciones ya pueden ser muy similares a las de los adultos.

    El estado psicológico de un adulto y la concepción que tenga del problema influye tanto en la decisión de solicitar ayuda como en su flexibilidad y habilidades para tratar el problema del niño y colaborar en el programa de intervención.

    Ej. En la enuresis, si un padre ha tenido enuresis y la corrigió con el tiempo, será más tolerante con el problema de su hijo.

    En cuanto al estado psicológico de los padres puede ocurrir que la madre tenga una depresión que pueda estar entreteniendo o produciendo el problema de conducta en el niño.

    En este sentido, PATTERSON pone de relieve que muchos padres definen como conducta problema los intentos propios del niño de ser independiente (esto es más corriente en los adolescentes). Los padres definen como problema, conductas evolutivas.

    Desarrollo infantil y necesidad de tratamiento

    La edad y desarrollo evolutivo de un niño es un aspecto que el clínico infantil debe tener siempre presente, tanto a la hora de evaluar como a la hora del tratamiento. Por eso es necesario que conozca las pautas normativas del desarrollo del niño en cada una de las edades.

    La edad y el nivel de desarrollo del niño van a hacer variar su nivel de comprensión del problema por el que acuden a consulta y también su capacidad para comunicarnos lo que le pasa al niño.

    Todo esto hace que sea totalmente inadecuado aplicar automáticamente procedimientos que han sido diseñados para los adultos.

    El conocimiento de los patrones de desarrollo apropiado permitirá establecer un juicio sobre el pronóstico.

    Ej. Conductas oposicionistas y negativistas. Si están afianzadas, cuanto antes se corrijan mejor. Es más grave un trastorno orno de conducta cuanto más pronto aparezca. De ahí la necesidad de intervenir cuanto antes.

    Esto supone que ante un problema de conducta por el que consultan unos padres, dado el nivel de desarrollo del niño no tenga por qué ser considerado como patológico. Se asesorará a la familia sobre normas de actuación para que las conductas no se mantengan.

    Año pasado

    Existe poca continuidad entre la psicopatología infantil y la del adulto. Gran parte de la patología infantil va a desaparecer con el simple paso del tiempo, incluso sin tratamiento. Ej. en la mili no hay casos de enuresis, o muy pocos

    Si bien los trastornos comportamentales, como déficit de atención con hiperactividad, se mantienen en la edad adulta y por eso van a requerir atención inmediata.

    También los trastornos generalizados del desarrollo, como el autismo y retraso mental son crónicos. A pesar de que parece obvio el hecho de que una conducta normal o anormal deba valorarse en un contexto de desarrollo, sólo a partir de los años 60, tanto psicólogos como psiquiatras han empezado a tenerlos en consideración.

    Enfasis en la conducta manifiesta

    De todo lo anteriormente expuesto se deduce que el papel prioritario en TCI se ponga en la conducta manifiesta, tanto en la evaluación como en el tratamiento.

    Por eso las técnicas más utilizadas serán las del Condicionamiento Operante

    El uso de estrategias cognitivas está reservado para niños de más de 10 - 11 años, y además, su éxito dependerá de la capacidad intelectual del niño.

    Por eso el trabajo más común en clínica infantil se llevará a cabo proporcionando instrucciones detalladas a los responsables del cuidado del niño

    Colaboración de Paraprofesionales

    La necesidad de colaboración adulta es especialmente importante dadas las limitaciones que el desarrollo impone al niño en el control interno de sus acciones (los niños son totalmente situacionales y eso les impide interiorizar el trabajo hecho con él en consulta y por tanto no generaliza).

    KAZDIN (85) señala las siguientes razones que justifican el uso de adultos como paraprofesionales:

  • Los problemas infantiles se asocian a situaciones especificas y concretas, por lo que lo más realista será modificarlas en el contexto en el que aparecen. Ej. Niño con mutismo que no habla en el colegio pero sí en casa con los padres. Niña con miedo a estar sola en casa pero que en el cole no tiene ningún problema. Niños con compulsiones de orden en casa y en el cole no las tienen.

  • El tratamiento será más efectivo en el contexto natural del niño en el que padres y educadores tienen acceso inmediato y directo a las conductas problema y controlan los reforzadores más potentes para el niño el afecto y la atención dispensada. Sin el afecto, ningún niño se desarrolla con normalidad. Otros reforzadores materiales se extinguen fácilmente.

  • Los niños viven el aquí y el ahora. Las posibilidades de controlar su conducta fuera del entorno en el que ésta se produce son bastante difíciles, porque sólo a medida que avanza el desarrollo, los niños desarrollan el autocontrol sobre ella.

  • Los padres o profesores siempre contribuyen en alguna medida al desarrollo y mantenimiento de una conducta, si bien no tienen porque ser ellos los causantes de la misma.

  • HABILIDADES BASICAS DEL TERAPEUTA INFANTIL

    Las 2 cuestiones básicas en torno a las que giran las actuaciones del TCI son:

    • Lograr la mayor adaptación y autonomía del niño en su entorno

    • Respeto a los derechos del niño

    Estas dos cosas requieren:

  • Conocer el desarrollo infanto-juvenil para poder discriminar la gravedad de un problema y establecer objetivos terapéuticos. Muchas de las consultas en clínica infantil se derivan de la falta de ajuste del niño al patrón de desarrollo esperado para su edad.

  • El TCI debe conocer los trastornos psicológicos que afectan a los adultos por la incidencia que éstos pueden tener sobre la conducta del niño.

  • Ej. Una madre deprimida que exige un estricto cumplimiento de normas al niño. Si esto es así hay que hacer ver a los padres la relación entre sus propios trastornos y la incidencia en los niños, para derivarlos a un tratamiento especializado.

    Si los padres van a trabajar como coterapeutas habrá que saber reconocer su patología para decidir si puede invalidar la posibilidad de que sobre ellos recaiga el peso del tratamiento al niño.

  • El objetivo será siempre mejorar la situación del niño, lo que supone respetar una serie de derechos del niño que son señalados por GELFAND y HARTMAN:

    • Derecho a ser informado, a que se le diga siempre la verdad ajustándose al nivel de desarrollo de lenguaje del niño.

    • Derecho a ser tomado en serio, nunca hay que ridiculizar un problema que plantee un niño, aunque los padres no lo consideren como tal.

    • Derecho a la confidencialidad. Hay que saber respetar sus confidencias. Hay que respetar la privacidad del niño para que los padres no reaccionen ante ello. Hay que advertir a los padres que las cosas que nos cuenten (los adolescentes sobre todo) no se las transmitiremos a ellos.

    • Derecho a participar en la toma de decisiones que le van a afectar directamente. Si el niño no es participe se puede sentir como una marioneta y negarse a participar en las decisiones.

    Nunca dotar a los padres de estrategias para controlarlos mejor

    TRASTORNOS DE LA ELIMINACIÓN

    ENURESIS Y ENCOPRESIS

    Enseñar a los niños a no ensuciarse (pis y caca) es uno de los primeros pasos que los padres deben conseguir en el desarrollo de la autonomía de sus hijos. Para el niño supone iniciarse en el control de sus funciones corporales.

    La secuencia habitual de la adquisición de control de esfínteres pasa por conseguir:

  • La continencia fecal nocturna

  • La continencia fecal diurna

  • La continencia urinaria diurna

  • La continencia urinaria nocturna

  • Existe una gran variabilidad en cuanto al momento en que los niños consiguen el control intestinal y de la vejiga. Por regla general, esto se consigue en la mayor parte de los niños entre los 18 y los 36 meses.

    Los padres también varían en cuanto a la edad que consideran oportuna comenzar la enseñanza del control de esfínteres. Esta decisión está relacionada con valores culturales, actitudes y también presiones sobre los padres (guarderías que no admiten a los niños que no controlan los esfínteres).

    Factores que contribuyen a un aprendizaje eficaz:

  • Que el niño esté preparado evolutivamente para comenzar este aprendizaje. En torno a los 2 - 2,5 años los niños ya pueden informar sobre la necesidad que tienen de evacuar.

  • Que los padres sean capaces de llevar la preparación adecuada:

    • armándose de paciencia

    • eliminando los pañales

    • usando ropas fáciles de quitar

    • dejar que al niño sin pañales durante unos días para que vaya experimentando sensaciones que quedan amortiguadas con el pañal

    • controlar el tiempo que aguanta el niño entre cada micción (suele ser entre 1-1,5 h).

    • sentarle en el orinal todos los días a las horas habituales en que suele defecar

  • Mantener una actitud relajada y, de forma habitual, elogiar y proporcionar reforzadores positivos por la conducta de evacuar en el lugar apropiado

  • Un buen momento para iniciar el control de los esfínteres es el primer verano después de haber cumplido el segundo año. Entre 2 y 4 semanas se tarda en conseguir el control.

    E N U R E S I S

    Consiste en la emisión de orina de día o de noche en momentos y lugares considerados socialmente inadecuados cuando el niño ya cuenta con una edad suficiente para haber adquirido un adecuado control sobre su vejiga urinaria y sin la existencia de patología orgánica que la determine

    El DSM-IV la define como: “emisión repetida de orina en la cama o en los vestidos ya sea de forma voluntaria (para los clínicos infantiles esto es trastorno de conducta) o inintencionada”.

    Para que sea clínicamente significativo, tiene que tener una frecuencia de 2 episodios semanales durante al menos 3 meses consecutivos, o bien que provoque malestar social o académico, clínicamente significativos.

    La edad cronológica es de por lo menos 5 años y el comportamiento no se debe a efecto de una sustancia (diuréticos) ni a enfermedad médica (diabetes, espina bífida, TOC). Si se debiera a algunos de estos trastornos no se consideraría enuresis.

    La DSM - IV distingue si la enuresis es nocturna, diurna o mixta.

    El hecho de considerar como enuresis tanto la emisión voluntaria como intencionada no es aceptado por la inmensa mayoría de los clínicos infantiles, ya que si bien es cierto que existen casos aislados de niños que mojan la cama voluntariamente, este tipo de conductas se encuentra dentro del tipo de conductas oposicionistas o desafiantes, y las pautas de tratamiento serán radicalmente distintas y en ese caso dirigidas a conseguir unas adecuadas pautas de interacción entre padres e hijos.

    La definición del CIE-10 es la que seguiremos.

    CIE-10: “la enuresis no orgánica se caracteriza por la emisión involuntaria de orina durante el día o durante la noche, que es anormal para la edad mental del niño, y no es consecuencia de una falta de control vesical debido a un trastorno neurológico o a alguna anomalía del tracto urinario.

    No existe acuerdo sobre la frecuencia con que la enuresis nocturna debe considerarse problema. Lo habitual es que los enuréticos mojen la cama casi a diario y a veces más de una vez.

    Con respecto a la edad, los datos médicos sugieren que a los 3 años el niño ya está neurológicamente maduro para conseguir el control urinario diurno y nocturno.

    El 85 % de los niños a los 5 años consiguen el control vesical nocturno, por tanto, esa es la edad sugerida para hablar propiamente de enuresis nocturna.

    La prevalencia es muy superior en varones. En éstos el control se consigue más tarde que en las niñas. Esto ha llevado a que algunos autores indiquen que en varones se retrase la edad de corte de enuresis hasta los 8 años.

    • El tratamiento de la enuresis depende de la motivación del niño

    • El inicio del tratamiento de un niño enurético dependerá de las características del niño y de la familia. De si lo acepta bien, si no le ridiculizan, si el niño no sufre por ello,…

    Tipos de Enuresis

    • Enuresis Primaria

    Si el niño se muestra incontinente desde su nacimiento sin períodos significativos de control vesical. Se habla entonces de enuresis primaria continua o persistente.

    Su génesis se ha relacionado con factores madurativos y con disfunciones biológicas. Se da con mayor frecuencia en varones

    • Enuresis Secundaria

    Si el trastorno enurético aparece tras una temporada de control (6 - 12 meses) se denomina enuresis secundaria, regresiva o adquirida.

    Respecto a su aparición, parece haber un período sensible entre los 5 - 7 años, en que posibles factores precipitantes (nacimiento de un hermano, cambio de cole) suponen estrés en sujetos predispuestos que pueden desencadenar el trastorno enurético.

    Pasado este período se hace progresivamente más difícil la aparición de este tipo de enuresis.

    La enuresis secundaria parece estar precipitada por situaciones de estrés (separación de los padres, nacimiento de un hermano y hospitalización de la madre), pero también se ha encontrado con frecuencia asociada a problemas conductuales.

    Hay una mayor incidencia de niñas y, también en ocasiones, se ha asociado con infecciones urinarias.

    Habitualmente, el tratamiento es el mismo para ambos tipos de enuresis, si bien algunos autores señalan que hay que analizar los factores asociados al inicio del problema por si hay que realizar una intervención psicológica previa al tratamiento de la enuresis.

    ENURESIS NOCTURNA Y ENURESIS DIURNA

    • Enuresis Diurna

    Es la no adquisición del control voluntario de la micción durante el día después de una edad en la que ya debería haberse conseguido.

    En estos casos, los niños experimentan una excesiva urgencia de orinar y con frecuencia realizan un vaciado incompleto de la vejiga.

    Es más frecuente en niñas pero de forma aislada. Es un trastorno muy poco frecuente

    Suele aparecer conjuntamente con la enuresis nocturna y hace que el tratamiento sea menos eficaz.

    Siempre que acuda a consulta un niño o una niña con enuresis diurna aislada, es aconsejable derivar a un urólogo para descartar cualquier patología orgánica. Pero hay que remitir ineludiblemente al niño a un urólogo si además hay disuria (evacuación dolorosa de orina) o infecciones urinarias de repetición.

    • Enuresis Nocturna

    Emisión involuntaria de orina durante la noche. Es el tipo más frecuente

    • Enuresis tipo 1 y tipo 2

    Esta clasificación parte de los estudios de WATANABE y AZUMA (89) que analizaron los patrones de EEG y de cistometrías (electromiografía que evalúa la actividad de la vejiga, que es un músculo) durante el sueño, encontrando 3 patrones distintos que denominaron: enuresis tipo 1, tipo 2ª, y tipo 2b.

    E. Tipo 1

    La dilatación vesical y el patrón de EEG son normales. Al llenarse la vejiga se modifica el patrón del EEG y el sueño pasa (de ser profundo) a las fases 1 y 2 (sueño ligero). Pero a diferencia de los niños normales, que pasados entre 6 y 16 minutos se despiertan y van al baño a orinar, los niños enuréticos no se despiertan y se orinan.

    Consideran que este tipo de enuresis está causada por un trastorno del despertar de grado leve. Este tipo es el más frecuente y ocurre en el 61 % de los niños enuréticos.

    E. Tipo 2a

    Tanto la dilatación vesical, cistometría y patrón de EEG son normales. Pero al llenarse la vejiga no se modifica el EEG (no se pasa a las fases de sueño ligero). Pasados entre 7 y 15 minutos del llenado de la vejiga, los niños enuréticos se orinan sin despertar. También habría alteración del mecanismo del despertar. Ocurre en el 11 % de los niños evaluados.

    E. Tipo 2b

    La dilatación vesical y el patrón de EEG son normales, pero en la cistometría se registran contracciones vesicales continuas, no sólo cuando la vejiga está llena, sino de forma independiente del llenado de la vejiga. Cuando la vejiga está llena, el EEG no cambia y el niño enurético se orina y no se despierta.

    En estos casos (28 % de los sujetos evaluados), además de la patología de los mecanismos del despertar habría además una alteración en el funcionamiento de la vejiga. Estos niños, una vez dormidos cuesta mucho despertarlos.

    Esta línea de investigación aún continua

    EPIDEMIOLOGÍA DE LA ENURESIS

    Los estudios epidemiológicos sobre la incidencia de la enuresis son difícilmente comparables (no hay acuerdos) por las dificultades de definición. Lo que sí se sabe es que es uno de los trastornos más comunes en la clínica infantil.

    Los estudios de niños de 5 años dicen que entre el 10 y el 15 % tendrán enuresis.

    Es más frecuente en niños que en niñas, independientemente del rango de edad estudiado.

    La enuresis nocturna disminuye progresivamente a medida que aumenta la edad elegida en el estudio. Esto indica que el problema remite espontáneamente con el tiempo sin necesidad de tratamiento (es trastorno madurativo que desaparece en el tiempo si no va acompañado de patología orgánica).

    En un estudio clásico de FORSYTHE y REDMON (74) se siguió la evolución de 1.129 niño enuréticos sin tratamiento seguidos anualmente. Encontraron que cada año descendía la tasa entre el 14 y el 16 %. Sólo un 3% de los niños estudiados mojaba la cama después de los 20 años de edad. En ese estudio se incluyeron la enuresis nocturnas y las mixtas.

    MECANÍSMOS FISIOLÓGICOS DE LA MICCIÓN

    La vejiga urinaria es un órgano con la apariencia de un globo invertido que tiene 2 partes:

    • el cuerpo donde se recoge la orina

    • el trígono zona triangular situada en la parte superior donde desembocan los uréteres, que son los conductos que transportan orina desde los riñones hasta la vejiga.

    Las paredes de la vejiga están formadas por el músculo detrusor, que hace que la vejiga se distienda a medida que se va llenando de orina. Durante el reflejo de micción el detrusor se contrae para conseguir que la vejiga se vacíe.

    La vejiga desemboca en la uretra, que es el conducto por donde se expulsa la orina al exterior

    Entre la vejiga y la uretra se encuentran los esfínteres:

    • Esfínter interno: mantiene el cierre de la uretra evitando o previniendo el vaciado de orina hasta que la presión de la orina alcanza un umbral crítico que vence al tono muscular. No está sujeto a control voluntario.

    • Esfínter externo: está sujeto a control voluntario. Previene o frena la micción sólo durante algún tiempo, incluso con la presencia de reflejos involuntarios de vaciado.

    El llenado de la vejiga se produce lentamente, a un ritmo de 1 mililitro / min. La cantidad de orina liberada por los riñones depende de la cantidad ingerida, tanto de líquidos como de sólidos, de la temperatura y humedad del aire, del ejercicio muscular y del estrés emocional.

    La producción de orina está regulada por la hormona antidiurética o vasopresina.

    La producción de orina esta influida por los ritmos circadianos (por la noche se segrega menor cantidad de orina).

    Cuando la vejiga alcanza su capacidad funcional máxima (CFV), aproximadamente 300 ml., el músculo detrusor deja de relajarse e inicia una serie de contracciones rítmicas en respuesta al aumento de la tensión intravesical, dando lugar a la percepción del deseo de orinar, que también puede desencadenarse ante la presencia de otros EE (sonido del agua, cisterna, susto, nerviosismo,…).

    Esta percepción del deseo de orinar es crucial para que el niño no moje la cama mientras duerme, ya que sólo si lo percibe se pondrán en marcha los mecanismos que impiden la micción que son:

    • inhibir la necesidad de orinar de forma voluntaria contrayendo el esfínter externo

    • y despertarse para ir al baño

    El inicio de la micción se encuentra bajo control voluntario. En general, cuando el volumen de orina alcanza los 200-300 ml. la presión intravesical es capaz de iniciar el reflejo de micción.

    La adquisición de control voluntario es un fenómeno complejo que requiere la maduración del SNC. Su desarrollo sigue las siguientes pautas:

  • Durante los 6 primeros meses de vida el vaciado de la vejiga se produce automáticamente cuando la cantidad de orina es aproximadamente de 30 ml.

  • Entre los 1y 2 años el niño comienza a tener conciencia de su necesidad de orinar, reconociendo las señales de llenado de la vejiga. Esto se observa porque los niños cuando tienen ganas se paran y dejan de hacer lo que estaban haciendo. La capacidad funcional de la vejiga se va incrementando, el reflejo de micción es menos frecuente y al final de este período el niño es capaz de comunicar su deseo de hacer pís.

  • Hacia los 3 años la mayoría de los niños son capaces de inhibir durante un corto espacio de tiempo el vaciado de la vejiga cuando ésta está llena, y son capaces de iniciar voluntariamente la micción (“como te vas a acostar, orina aunque no tengas la vejiga llena”).

  • Entre los 4-6 años los niños son capaces de iniciar la evacuación cualquiera que sea el nivel de llenado de la vejiga.

  • Entre los 3 y 4,5 años aproximadamente, la capacidad vesical se duplica alcanzando los 300 ml, y se adquiere la continencia nocturna. Se asume que el control inhibitorio diurno se transfiere a las horas de sueño. La menor producción de orina durante la noche y el hecho de que aumente la capacidad funcional de la vejiga hace posible la continencia nocturna.

  • En aquellas ocasiones en que la presión vesical excede la capacidad funcional de la vejiga, las sensaciones de llenado vesical despertarán al niño antes de que se dispare el reflejo de micción.

    ETIOLOGÍA DE LA ENURESIS NOCTURNA

    Todas las explicaciones sobre la etiología de la enuresis sugieren cierta disfuncionalidad o alteración de los factores implicados en el proceso de adquisición del control vesical.

    Se han formulado numerosas hipótesis, y como ninguna consigue explicar totalmente el proceso de enuresis, lo que se supone es que la enuresis tiene una etiología multicausal debida a factores fisiológicos, genéticos, madurativos y de aprendizaje.

    TORO (psiquiatra y psicólogo clínico) en una revisión que hace en el 92, resume las hipótesis explicativas de la enuresis:

    Explicaciones fisiológicas

    Parte del hecho de que los niños enuréticos fracasan en el control de la micción durante el sueño a pesar de haber conseguido un control diurno. Señala 4 hipótesis:

    • Enuresis como alteración de los mecanismos sueño-despertar.

    La enuresis sería consecuencia de un trastorno del sistema de alerta que permite al sujeto despertar ante una estimulación fuerte como son las contracciones de la vejiga llena.

    La mayoría de los padres de niño enuréticos, con mucho sentido común, atribuyen el problema a que sus hijos duermen profundamente y son difíciles de despertar.

    Los patrones de sueño en niños enuréticos no varían significativamente de los que no lo son. Lo que si se ha encontrado es que estos niños fracasan al responder ante la estimulación interoceptiva de la vejiga llena no despertándose.

    • Enuresis por escasa capacidad funcional de la vejiga (CFV)

    Esta hipótesis plantea que en la enuresis nocturna existe una CFV pequeña.

    Un estudio de Carmen Bragado (82) comprobó la existencia de este factor manifestada en que los niños enuréticos expulsan menos cantidad de orina que los niños normales, orinaban más frecuentemente y experimentaban mayor urgencia de orinar que los niños normales.

    Los niños con enuresis mixta (nocturna y diurna) muestran una CFV todavía menor que los niños con sólo enuresis nocturna.

    Los datos anteriores se han interpretado como que la enuresis se debe a un retraso madurativo de los centros corticales que inhiben el reflejo de micción.

    La cantidad de orina retenida (pequeña en los enuréticos) que desencadena el reflejo de micción, provoca contracciones del detrusor de escasa intensidad para provocar la respuesta del despertar.

    También se ha sugerido que la CFV disminuida puede ser un hábito adquirido el niño habría aprendido a vaciar la vejiga ante volúmenes de orina pequeños.

    • Enuresis por Disfunción de la actividad del detrusor

    Se encontró que algunos niños enuréticos mostraban durante el sueño un patrón de contracciones vesicales no inhibidas (independientes del nivel de llenado), sugiriéndose la hipótesis de que los niños enuréticos tienen una vejiga inestable que produce contracciones incontroladas del detrusor durante el proceso de llenado antes de que la vejiga esté completamente llena o distendida.

    • Poliuria nocturna

    La poliuria se define como la eliminación de una gran cantidad de orina que supera los 3 litros en las 24 h.

    Esta hipótesis sugiere que los niños enuréticos tienen un fallo renal que provoca que se concentre la producción de orina durante la noche, por lo que se produciría una gran cantidad que excedería su CFV.

    Últimamente esto se ha asociado con el funcionamiento de la vasopresina. En la enuresis nocturna habría una alteración en el ritmo de producción de esta hormona. Durante la noche, en los niños enuréticos no se produciría el aumento en la producción de esta hormona como ocurre en los niños no enuréticos.

    El grupo de Norgaard lleva años trabajando con esta hipótesis y con resultados que la apoyan. Administra a los niños desmopresina (vasopresina sintética) de forma inhalada y se controla la enuresis nocturna. Pero no se logra eliminar el problema totalmente porque sólo funciona mientras se inhala.

    Explicaciones genéticas

    La fuerte asociación entre historia familiar de enuresis y la probabilidad de que algunos de los hijos (con padres enuréticos) manifieste el problema, ha llevado a plantear la hipótesis de una predisposición genética en este tipo de trastorno. Aunque se desconoce el mecanismo genético del problema.

    Explicaciones de maduración y desarrollo

    Muchos autores entienden la enuresis nocturna 1ª como un retraso en la maduración del SNC. A favor de esta hipótesis está el que niños con bajas puntuaciones en escalas de desarrollo (en cualquier aspecto) entre los 1 y 3 años, tienen mayor probabilidad de padecer enuresis nocturna.

    También está apoyada esta hipótesis por el hecho de que sea más frecuente la enuresis en niños que en niñas, dado que los varones tienen una pauta de desarrollo más lenta que las niñas en la 1ª infancia, y también por el hecho de que disminuya con la edad sin tratamiento.

    Formulaciones conductuales

    Este tipo de aproximaciones, sin negar la existencia de factores fisiológicos, enfatiza el papel de procesos de aprendizaje. Lo que se plantea es que en estos niños, hay fracaso en el aprendizaje por alguna de las siguientes razones:

    • Porque existe un bajo nivel de condicionabilidad (estos niños necesitan muchos ensayos para aprender).

    • Porque no se dan las condiciones ambientales necesarias para que el aprendizaje tenga lugar.

    • Porque se han aprendido unos hábitos inadecuados para el vaciado de orina (enseñarle a orinar ante niveles bajos de presión vesical).

    • Porque el aprendizaje se ha podido ver interferido por la presencia de estresores (los niños cuando se incorporan a la guardería pueden perder el control iniciado en sus casas.

    EVALUACIÓN DE LA ENURESIS NOCTURNA

    Lo primero a valorar es si se trata de una enuresis funcional u orgánica. Esta segunda es poco frecuente y la mayoría de los casos que acuden a la clínica infantil ya han descartado previamente la patología orgánica.

    Si no se ha descartado previamente la patología orgánica es aconsejable remitir al pediatra. Cuando las micciones son escasas, dolorosas, ha tenido infección, o hay incapacidad de iniciar y cortar el flujo de orina es aconsejable remitir al urólogo.

    Los datos requeridos para evaluar la enuresis son:

  • Delimitar el tipo de enuresis (saber si es 1ª o 2ª)

    • Enuresis 1ª el niño nunca ha controlado el esfínter durante la noche

    • Enuresis 2ª en algún momento ha controlado el esfínter durante la noche

    • Delimitar si es una enuresis nocturna o diurna

    • Si se trata de una enuresis 2ª habrá que investigar los factores asociados a la aparición del problema por si hay que llevar a cabo un tratamiento adicional (Ej. Enuresis 2ª asociadas al nacimiento de un hermano que deriva la atención de los padres hacia el pequeño).

  • Explorar si el niño, durante el día, ha adquirido las habilidades necesarias relativas al control vesical, es decir, si es capaz de discriminar el nivel de llenado, si es capaz de retener la orina y demorar la necesidad. Si esto no lo consigue durante el día tiene que aprenderlo.

  • Averiguar la frecuencia de la enuresis (nº de veces que aparece durante un tiempo determinado).

  • Establecer si hay Hª familiar de enuresis. Saber si otros miembros de la familia la han padecido puede ayudar a analizar las actitudes y expectativas de los padres con respecto a la resolución de la enuresis (si uno de los padres la ha padecido la actitud es más tolerante con el niño (existen escalas para evaluar en nivel de tolerancia de los padres: Bragado).

  • Recabar información sobre los métodos empleados por los padres para corregir el problema de forma espontánea (normalmente empleando la restricción de líquidos por la noche, o bien despertando al niño durante el sueño. También pueden emplear amenazas, enseñar las sábanas mojadas a sus amigos,…).

  • Recabar información sobre las reacciones de los padres sobre la conducta enurética y también sobre si la situación familiar es la óptima para iniciar el tratamiento (una situación que genere estrés en los padres -enfermedad,…- dificultan el inicio).

  • Evaluar si hay otros problemas que deben ser tratados antes o al mismo tiempo (Ej. Miedo del niño a la oscuridad, niños oposicionistas o negativistas, con limitaciones en la interacción social por la enuresis).

  • Averiguar el grado de motivación, tanto de los padres como del niño.

  • Establecimiento de la línea-base

    Para establecer una línea-base hay que llevar a cabo una serie de registros sobre la frecuencia de la enuresis (registrando el nº de noches mojadas y si dentro de esa noche se moja una vez o más -miedo a las manchas-).

    Si además de enuresis nocturna, también hay enuresis diurna, o un nº elevado de micciones durante el día y el niño tiene dificultades para demorar la micción, es conveniente evaluar la capacidad funcional de la vejiga. La manera más cómoda de hacerlo es, mientras el niño está en casa, medir la cantidad de orina emitida durante el día. Lo normal está entre 250 y 300 ml. Se anota la cantidad, se divide por el nº de veces que ha hecho pis y resulta la cantidad media de orina.

    La duración del registro de la línea-base tiene que ser de aproximadamente 2 semanas, y los datos que utilizaremos serán los de la 2ª semana (para descartar la reactividad del niño durante la 1ª semana).

    Por último, es muy útil aplicar la Escala de Tolerancia Materna de Morgan y Young (75). Son 20 ítems que recogen una serie de afirmaciones sobre las actitudes de las madres ante el problema. Puntuaciones elevadas en esta escala implicarían intolerancia y eso es un importante predictor del abandono prematuro del tratamiento. Lo primero a conseguir es un cambio de actitud de la madre ante el problema.

    TRATAMIENTO DE LA ENURESIS

    • Método de la alarma (pipí-stop)

    Es el método más utilizado para corregir la enuresis nocturna. El primero en diseñarlo fue un pediatra alemán llamado PJAUNDLER, en 1904. Estaba diseñado para avisar a las enfermeras cuando los niños se hacían pis, y así prevenir irritaciones en la piel. El autor descubrió que este sistema hacía disminuir la frecuencia con que los niños mojaban la cama. El desarrollo posterior de este procedimiento, como hoy lo conocemos, se debe a Mowrer y Mowrer (38).

    El pipí-stop consiste en una rejilla colocada debajo de la cama con un sensor de humedad que al mojarse daba una alarma eléctrica y producía un ruido (con niños sordos, en vez de sonidos, el aparato emite vibraciones).

    Los aparatos han variado con el tiempo. Los actuales son una especie de cajita pequeña con un sensor de humedad. Se coloca en el dodotis y ante la emisión de orina activa un timbre y se despierta el niño. El niño se despierta con el ruido y corta la emisión de orina (se produce un proceso de CºCº).

    A pesar de los resultados incuestionables de esta técnica, sigue siendo una asignatura pendiente saber porqué funciona el método de alarma.

    Los pipí-stop los comercializa TEA por un precio aproximado de 15.000 ptas. También se encuentran en farmacias.

    El éxito de este método de alarma se sitúa en torno al 71 %, con un 32% de recaídas en los 6 meses posteriores, que con un segundo entrenamiento responden bastante bien. Si fallan se debe a factores motivacionales o familiares.

    Es el método más eficaz frente a otros procedimientos como el entrenamiento en retención o el método del despertar, y es más eficaz que los fármacos (Anafranil, Tofranil son antidepresivos con propiedades antidiuréticas).

    Procedimiento para la aplicación del pipí-stop

  • Explicar con detalle al niño y a los padres el funcionamiento del aparato y lo que perseguimos (que aguante la noche sin hacer pis o que se despierte y lo haga en el WC), haciendo hincapié en que debe ser el niño quien aprenda a utilizar el aparato (se responsabiliza del tratamiento), y avisando que se va a poner sin descanso hasta que se consigan 14 noches secas ininterrumpidas (nº óptimo).

  • No restringir los líquidos durante la noche

  • Indicar a los padres que cuando suene la alarma se levanten para supervisar las actuaciones del niño (no para sustituirle) que debe apagar él sólo el aparato e ir al baño a terminar de orinar. Si los primeros días el niño no oye el ruido, los padres deben despertarle, pero es el niño quien debe apagarlo.

  • Solicitar al niño que una vez haya ido al baño, se vuelva a colocar el aparato (al niño hay que entrenarlo previamente).

  • Reforzar socialmente al niño, y si son pequeños, utilizar también reforzadores materiales para animarlos y motivarlos para que sigan el tratamiento.

  • El coste de la Enuresis tiene que ser mayor que el coste que representa el pipí-stop.

    Para paliar el efecto de las recaídas es aconsejable llevar a cabo uno de los procedimientos adicionales:

    • Sobreaprendizaje: Proporcionar unos ensayos adicionales de condicionamiento, incrementando la ingestión de líquidos antes de dormir, una vez se hayan producido 14 noches secas.

    • Retirada escalonada del aparato: Supone que tras 14 noches secas, el aparato se colocará 1 noche sí y otra no durante una semana. A la siguiente semana, 1 noche si y 2 noches no, y así hasta llegar a 1 noche por semana.

    Los mejores resultados se obtienen con el sobreaprendizaje, pero es bueno combinarlo con la retirada escalonada.

    La cooperación parental inapropiada es la causa más frecuente del fracaso.

    Perfil del candidato óptimo al tratamiento con alarma

    Según el estudio de Baret y Guiseris es:

    • Niño mayor de 8 años que es capaz de asumir responsabilidades básicas sin necesidad de supervisión.

    • Niño que muestra cierto nivel de alerta (ocasionalmente se ha despertado alguna vez para orinar estando seco, o porque está mojado)

    • Niño que no ha sido tratado previamente de su enuresis

    • Que los padres sigan adecuadamente las instrucciones terapéuticas

    • Entrenamiento en Retención Voluntaria

    Este tipo de tratamiento surge con el propósito de ofrecer una respuesta terapéutica a la hipótesis de que la enuresis es consecuencia de una CFV disminuida.

    Los autores Muellner (60) y Muellner y Kimmel en el 70 sugirieron que aumentando la capacidad vesical, es decir, consiguiendo que el niño, una vez informada su necesidad de orinar, retuviera la emisión de orina durante períodos de tiempo cada vez más largos, se eliminaría la enuresis.

    Su eficacia es muy limitada, pero puede ser beneficiosa cuando se utiliza conjuntamente con el método de la alarma en los siguientes casos:

    • Cuando hay una frecuencia de micción diurna o nocturna excesiva

    • Cuando hay urgencia de micción (el niño no puede aguantar las ganas

    • Enuresis diurna

    • Cuando hay dificultades para iniciar y cortar el chorro de orina (incompetencia de esfínteres).

    Procedimiento de aplicación de la Retención Voluntaria:

  • Cuando el niño sale por la tarde del colegio y llega a casa, se le recuerda que tiene que intentar orinar aunque no tenga muchas ganas. Después de haber vaciado la vejiga se le anima a beber cantidades proporcionales a su peso (30 ml por Kg. de peso) de su bebida favorita (siempre que no tenga cafeína y que no sean bebidas carbonatadas, por los gases que producen).

    • un máximo de ½ litro si el peso del niño es inferior a 25 Kg.

    • y hasta un máximo de 1 litro si pesa más de 25 Kg.

  • Se instruye al niño para que informe cuando sienta un deseo irrefrenable de orinar, y se le pide que demore la micción lo que pueda, estableciendo ese tiempo como línea-base (inicialmente puede que este tiempo sea sólo segundos).

  • Antes de que orine, se alaba su capacidad de retención, y se repite la secuencia animando y reforzando la retención de orina hasta que el niño logre retenerla un máximo de 30 - 40 minutos.

  • El entrenamiento en retención se suele acompañar de la instrucción de que el niño cada vez que orine, interrumpa la micción varias veces, para ejercitar el control voluntario del esfínter externo, a fin de fortalecer la musculatura responsable de la inhibición de la orina.

    • Entrenamiento en cama seca

    Este procedimiento fue concebido inicialmente por Azrin, Sneed y Fox (73) para corregir la enuresis nocturnas en adultos retrasados e institucionalizados. No es el tratamiento de elección para enuréticos, sólo para casos urgentes

    Un año más tarde, Azrin comenzó a aplicarlo a niños con enuresis nocturna, con una media de 8 años de edad, consiguiendo buenos resultados, y en un tiempo más breve que con el procedimiento de Mowrer.

    Componentes del entrenamiento en cama seca:

  • Uso del aparato de alarma

  • Despertar escalonado: cosiste en despertar al niño de una forma programada para que aprenda a despertarse ante EE progresivamente más tenues, facilitando así que mejore su capacidad para despertarse ante la necesidad de orinar

  • Ingesta de líquidos la 1ª noche del entrenamiento para que la práctica sea intensiva.

  • Entrenamiento en retención: a diferencia del método de Kimmel, se realiza durante 1 noche completa (la 1ª noche)

  • Consecuencias aversivas por mojar la cama:

    • Reprimenda verbal

    • Entrenamiento en limpieza: el niño debe cambiarse el pijama y las sabanas, llevarlas al cesto de la ropa sucia, secar el aparato de alarma, ponerse otro pijama y hacer la cama con sábanas limpias.

    • Práctica positiva: que el niño se acueste con la luz apagada, cuenta en voz baja hasta 50, se dirige al baño, se sienta en la taza para orinar (puede que no orine) y se vuelva a la cama (esto se aplica cuando el niño se ha orinado).

  • Consecuencias positivas por tener la cama seca

    • Atención social y reforzadores sociales

    • Empleo de reforzadores materiales (¿) a los más pequeños

    Procedimiento de aplicación del entrenamiento en cama seca

    Consta de 3 fases acordadas con el niño:

    1ª fase: Una noche de entrenamiento intensivo

    Exige un gran esfuerzo, por lo que se recomienda hacerlo en un fin de semana. esta 1ª fase tiene 3 etapas:

  • Una hora antes de ir a la cama se recuerda al niño las etapas del tratamiento, haciendo hincapié en las ventajas de no mojar la cama. Se coloca el aparato de alarma recordando otra vez su funcionamiento. El niño debe realizar 20 ensayos de práctica positiva, beber 1-2 vasos de su bebida favorita y acostarse.

  • Cada hora se despierta al niño empleando una estimulación lo más suave posible. Las primeras veces se le puede ayudar a levantarse o incorporarse. Esto tiene el propósito de que aprenda a despertarse sin ayuda. El niño debe ir al baño. Si esta adormilado, se le conduce diciéndole que tiene que ir deprisa al baño si no quiere mojar la cama. En la puerta del baño los padres se detienen y le preguntan si es capaz de aguantar 1 hora más. Si contesta que SI se le alaba y se permite que regrese a la cama. Si contesta que NO, se le intenta convencer de que aguante unos minutos más, alabándole por haber aguantado las ganas de orinar.

  • Cuando el niño hace pis se le alaba por hacerlo en el lugar apropiado. Se vuelve a la cama, se le pide que compruebe si la cama está seca, que se coloca otra vez el aparato. Se le pide que repita lo que va a pasar 1 hora después, que beba otro vaso de líquido y que se acueste.

  • Si el niño, a pesar de todo lo anterior, se hace pis en la cama, como la alarma sonará, los padres la desconectan, le despiertan y le regañarán por hacerse pis. El niño debe ir al baño a terminar de orinar, debe realizar el entrenamiento en limpieza y hacer 20 ensayos de práctica +

  • 2ª fase: Supervisión postentrenamiento

    Esta fase se mantiene hasta que se consigue un criterio de 7 noches consecutivas secas. En esta fase el procedimiento es:

  • Antes de que el niño se acueste se coloca el pipí-stop. Si durante la noche anterior ha mojado la cama, tiene que realizar 20 ensayos de práctica +. Se le pide que repita las instrucciones y que recuerde lo que tiene que hacer.

  • Despertar escalonado: 3 horas después de que se haya acostado se le despierta para que vaya al baño a orinar. Después de cada noche seca se adelanta ½ h. la hora de despertar, despertándole a las 2 ½ de haberse acostado. Si se consigue otra noche seca se le despierta a las 2 h. y así sucesivamente. Si la cama no está seca por la mañana, se mantiene la hora del despertar de la noche previa. Este procedimiento se continúa hasta que el tiempo de despertar coincida con una hora posterior al tiempo de acostarse el niño, y así se suspende el despertar escalonado.

  • Cuando suena la alarma se hace lo mismo que en la noche de entrenamiento intensivo. Después de cada noche seca los padres deben alabar al niño

    3ª fase: Rutina normal

    Una vez superada la fase anterior el aparato se retira y ya no se despierta al niño. Si el niño moja la cama debe realizar el entrenamiento en limpieza y los ensayos de práctica + antes de acostarse la noche siguiente

    Si el niño, durante 1 semana, se hiciera pis 2 noches, se vuelve a la 2ª fase. Cuando se consiguen 7 días secos se retira el tratamiento.

    Los trabajos indican que de los métodos descritos, el más efectivo es este, pero tiene el índice de abandonos más elevado.

    Investigaciones posteriores han encontrado que la combinación de:

    alarma + práctica positiva + sobreaprendizaje + reforzamiento positivo alcanzan la misma eficacia que el entrenamiento en cama seca, por lo que constituyen el tratamiento de elección frente al anteriormente descrito basado en el castigo, al ser su índice de abandonos menor.

    22-3-00

    Problemas que pueden surgir en los tratamientos de la Enuresis:

    • Si los padres siguen correctamente las instrucciones, el tratamiento funciona bien y además se obtienen resultados en poco tiempo (aproximadamente en 2 meses se consigue que la enuresis remita. Pero nunca es aconsejable avisar de la duración aunque los padres lo pidan, porque si no se cumple se pueden desanimar tanto el niño los como la familia.

    • También debe avisarse a los padres, sobre todo si los niños son pequeños, que al principio el tratamiento para ellos puede ser un juego, y los padres tienen que mantener la motivación, que puede ir disminuyendo a medida que el tratamiento avanza. Por eso, en esos casos, es esencial el uso del refuerzo positivo, sobre todo el refuerzo social.

    • En terapia infantil el mayor esfuerzo debe ir encaminado a conseguir que los padres entiendan el procedimiento a aplicar, y que adopten una actitud comprensiva con respecto al niño, sobre todo de cara a entender que si el niño se hace pis en la cama es porque no puede dejar de hacerlo sin ayuda

    ENCOPRESIS

    El término se emplea para hacer referencia a una pauta de defecación inadecuada, que consiste en que el niño evacua el intestino en un lugar socialmente inadecuado, (encima) cuando ya tiene edad para defecar en el sitio correcto y no padece una enfermedad orgánica que pueda explicar su conducta

    El DSM-IV define la encopresis como un trastorno de la eliminación cuya característica esencial consiste en la eliminación repetida de heces en lugares inadecuados (la ropa o el suelo) cuando el niño ha alcanzado los 4 años de edad o nivel de desarrollo equivalente.

    El DSM-IV indica que lo normal es que la defecación se produzca de forma involuntaria, aunque en ocasiones el niño puede defecar en la ropa intencionadamente.

    Como criterio de exclusión para dar este diagnóstico se establece que la incontinencia no debe ser provocada por la ingestión de sustancias como los laxantes o por la presencia de enfermedades que no sean el estreñimiento.

    El problema debe suceder al menos 1 vez al mes durante un período continuado de al menos 3 meses.

    La encopresis es un trastorno psicofisiológico cuyo abordaje requiere habitualmente la intervención conjunta de profesionales médicos (pediatras o gastroenterólogos) y de salud mental.

    Esta necesidad parte de:

  • La necesidad de establecer un diagnóstico diferencial con patologías como el megacólon congénito o enfermedad de Hirschsprung, o el megacólon anatómico (por tumores).

  • En ocasiones es necesario el uso de enemas o laxantes, sobre todo en las etapas iniciales del tratamiento de la encopresis, que requieren un control médico.

  • TIPOS DE ENCOPRESIS

    Por afinidad con la enuresis, la distinción entre encopresis 1ª y encopresis 2ª es una de las más aceptadas.

    Encopresis 1ª

    En ella el niño nunca ha manifestado un control intestinal adecuado desde que nació

    Encopresis 2ª

    Su aparición va precedida de un período de continencia de por lo menos 1 año.

    Aunque por el momento, no se ha demostrado que precisen un tratamiento diferente, ni tampoco que sirvan para predecir el curso del trastorno o el éxito del tratamiento, es útil en la práctica clínica saber si el niño la padece desde el nacimiento, ya que entonces habrá que enseñarle las habilidades necesarias para lograr la continencia.

    Por el contrario, si el niño se muestra incontinente después de un período de continencia, habrá que averiguar por qué no pone en práctica las habilidades adquiridas.

    La distinción entre encopresis retentiva y no retentiva se establece en función de la presencia o ausencia (respectivamente) de estreñimiento, y es fundamental para explicar el origen del trastorno y la selección del tratamiento apropiado.

    Encopresis retentiva O “rechazo al orinal”

    Se caracteriza por la existencia de estreñimiento crónico, de deposiciones poco frecuentes, retención fecal y múltiples episodios de ensuciamiento con heces pobremente estructuradas (por eso es absolutamente involuntaria).

    El ensuciamiento se encuentra determinado por las alteraciones fisiológicas que provoca el estreñimiento en el funcionamiento ano-rectal, que son las siguientes:

    • El recto se dilata

    • El recto pierde tono muscular

    • Se deteriora la sensación de distensión rectal por la presencia continuada de heces

    • Disminución de la contractibilidad para conseguir una evacuación eficaz

    El 80% de los niños encopréticos tienen encopresis retentiva

    Encopresis no retentiva

    Es aquella en la que no hay evidencia de estreñimiento. Está menos definida clínicamente, encontrándose asociada a un entrenamiento inadecuado, a una reacción fisiológica ante el estrés ambiental, y también dentro de conductas de oposición ante normas establecidas.

    Este grupo de encopresis no retentiva es más frecuente en varones y además suele ser una encopresis primaria.

    Diagnóstico Diferencial

    El diagnóstico de encopresis requiere descartar la presencia de trastornos orgánicos como parálisis cerebrales, mielomeningocele, espina bífida, hipotiroidismo, diabetes, hipercalcemia, enfermedad de Cröhn.

    Si hay diarrea, un cuadro grave de estreñimiento, vómitos, dolor abdominal intenso o heces en cinta, no puede obviarse la necesidad de acudir al pediatra o al gastroenterólogo para que haga un estudio diferencial.

    Epidemiología

    • Su prevalencia no es muy elevada: 1,5 - 4,7 %.

    • Es mayor en hombres que en mujeres en una proporción doble o más.

    • Hay una distribución igual entre los diferentes grupos sociales.

    • Es un trastorno que desciende con la edad y es prácticamente inexistente al final de la pubertad y la adolescencia, independientemente de la clase social.

    Las encopresis por definición son funcionales (si hay una causa orgánica no es encopresis).

    Problemas asociados a la Encopresis

    Es poco frecuente que la encopresis ocurra de forma aislada. Suele ir acompañada de otras alteraciones que suelen ser previas (trastorno de conducta) o que pueden ser secundarias al desarrollo de la incontinencia (aislamiento social).

    La encopresis es un trastorno difícil de ocultar y que ocasiona rechazo en el ámbito en el que aparece (familia o escuela).

    En el colegio las reacciones de los compañeros van a ser de burlas, humillaciones y marginación, y, en la familia puede ocurrir lo mismo.

    Por eso, el mayor problema asociado a la encopresis se deriva del impacto que puede tener en el niño el hecho de ser ridiculizado, avergonzado y culpabilizado por una situación que escapa a su control.

    La presencia de ciertos hábitos peculiares como esconder la ropa manchada, ser reacio a utilizar el water escolar o permanecer poco tiempo sentado en el water merma la paciencia de los padres, y contribuyen al deterioro familiar.

    Por ello, en estos niños es frecuente encontrar ansiedad, baja autoestima y retraimiento social o aislamiento.

    En las ocasiones en que la incontinencia es deliberada se observan rasgos de trastorno de conducta (oposicionismo, negativismo o conductas antisociales).

    MECANISMOS FISIOLÓGICOS DE LA DEFECACIÓN

    El recto, el músculo pubo-rectal y los esfínteres externo e interno son las estructuras anatómicas directamente involucradas en la continencia y en la defecación.

    Secuencia Defecatoria:

    La distensión del recto por la llegada de heces produce un aumento del peristaltismo (movimiento impulsor de las heces hacia el ano), la relajación refleja de esfínteres y el deseo de defecar. Esta es una cadena involuntaria.

    El sujeto puede inhibir voluntariamente la defecación mediante la contracción del músculo pubo-rectal en sincronía con el esfínter externo hasta que disminuya la necesidad de defecar, o bien iniciar evacuación contrayendo los músculos abdominales y torácicos al mismo tiempo que se relaja el esfínter externo.

    El mantenimiento de la continencia requiere la integridad de los siguientes mecanismos:

  • Capacidad para percibir la distensión rectal y distinguir la naturaleza del contenido fecal (si son heces o gases).

  • Capacidad del recto para adaptarse a las heces, acomodándose y adaptándose al bolo fecal

  • Contracción voluntaria de los músculos pubo-rectal y esfínter externo.

  • Motivación para ejecutar las RR adecuadas y mantenerse continente.

  • Proceso de adquisición del control intestinal

    La adquisición del control intestinal depende del desarrollo neuromuscular y del aprendizaje de hábitos defecatorios.

    El momento en que un niño está maduro para iniciar el control voluntario será cuando:

    • El niño posee cierto control sobre los músculos estriados. Esto tiene lugar cuando comienza a caminar de forma autónoma (deambulación).

    • Además el niño tiene que ser capaz de comunicarse y poder comprender instrucciones sencillas (esto suele ocurrir en torno a los 2 años). Un buen momento para entrenarle en el control de esfínteres es el primer verano una vez cumplidos los 2 años. El control de los esfínteres conviene hacerlo de una sola vez y de manera tajante, no poco a poco en varios intentos.

    • La actitud parental es fundamental para un buen entrenamiento. La paciencia y la buena disposición emocional de los padres son los 2 aspectos claves para lograr el objetivo junto con una rutina regular.

    • El momento más apropiado para que los niños defequen suele ser ½ h. después del desayuno, que es cuando el peristaltismo es más activo y fuerte. Como no todos los niños lo hacen a esas horas, lo aconsejable es registrar cuál es la hora en que hace las deposiciones y sentarle en el orinal durante unos minutos que nunca deben exceder de los 10 - 15. Esto se hace repetidamente para conseguir un condicionamiento gradual. Cuando defeca en el orinal se le refuerza. Si lo hace fuera se le limpia pero no se le regaña (situación neutra).

    • Hay que tener especial cuidado con el tránsito o momento de cambio del orinal a la taza del water, ya que puede disparar múltiples miedos (caerse dentro y ser tragados por el agujero, o que salga algo de él) y originar una encopresis retentiva. Por eso se aconseja utilizar un adaptador.

    Como el proceso de adquisición es bastante lento, la atención y el reforzamiento son inexcusables, y si se consigue que el niño tenga una pauta regular de defecación se evitarán problemas en el futuro.

    ETIOLOGÍA DE LA ENCOPRESIS

    Como sucede con la mayoría de los trastornos infantiles, la etiología es multicausal.

    Entre los factores determinantes de su aparición se encuentran:

    • Factores fisiológicos: asociados al ciclo estreñimiento - ensuciamiento

    • Factores de predisposición constitucional de estreñimiento

    • Factores de aprendizaje: relacionados con la inadecuación del entrenamiento intestinal, temor a la defecación, experiencias o sucesos estresantes, y problemas de conducta.

    Factores Fisiológicos asociados a la Encopresis Funcional

    Asociados al ciclo estreñimiento - ensuciamiento.

    El estudio de las alteraciones fisiológicas se ha centrado en el estreñimiento como explicación causal de la encopresis retentiva. Ahora bien, sólo algunos niños estreñidos llegan a ser encopréticos. Un estreñimiento prolongado incrementa el riesgo de padecer encopresis.

    Estreñimiento se define como la dificultad o demora en el tránsito de las heces

    El estreñimiento no sólo se refiere a la frecuencia de emisión de las heces, también a la consistencia de ellas que, al defecar, sean duras, secas, produzcan dolor o dificultad al expulsarlas, y que también produzca la sensación de que la defecación no ha concluido.

    El estreñimiento puede producirse aunque el sujeto realice una deposición al día, aunque lo más frecuente es que la deposición se demore días.

    El estreñimiento funcional se ha asociado a una serie de factores como son:

    • la dieta (pobre en fibra, o dieta blanda o excesiva en productos lácteos que reducen la motilidad intestinal).

    • poca ingestión de líquidos.

    • pautas retentivas provocadas por situaciones estimulares (Ej. La vergüenza de usar baños escolares).

    • También puede ser secundario a la ingestión de fármacos, como analgésicos y antipiréticos.

    • También influye el estado emocional del niño.

    Factores Conductuales

    La encopresis no retentiva se produciría porque el niño no ha adquirido habilidades o requisitos que facilitan la integración de los reflejos defecatorios, o a que los hábitos de aseo no han sido suficientemente reforzados.

    In estreñimiento demasiado permisivo o inconsistente impide la discriminación e integración de los reflejos fisiológicos retrasando el aprendizaje del control intestinal.

    El Modelo Conductual contempla la adquisición del control intestinal como una habilidad compleja de coordinación muscular que se puede aprender cuando el niño ha alcanzado cierto grado de madurez.

    Conductas Requisito

    Para que la secuencia de defecación transcurra correctamente tiene que darse las siguientes conductas requisito:

  • Discriminar las señales corporales que conducen a la defecación

  • Retener las heces y encontrar un lugar adecuado para defecar

  • Controlar la musculatura abdominal y pectoral para facilitar la expulsión de las heces

  • Ser capaz de realizar unas conductas de higiene (saber limpiarse el culete,…).

  • El reforzamiento positivo de cada uno de los pasos de esta cadena de conductas requisito es el elemento responsable del aprendizaje

    La encopresis no retentiva se explicaría produce porque el niño no ha adquirido los hábitos requisito que facilitan la integración de los reflejos defecatorios o a que los hábitos de aseo no han sido suficientemente reforzados. Un entrenamiento demasiado permisivo o inconsistente impide la discriminación e integración de los reflejos fisiológicos, retrasando el aprendizaje

    La encopresis retentiva se explicaría por los principios del aprendizaje de evitación. El niño aprende a retener las heces por reforzamiento negativo (para reducir la ocurrencia de una defecación desagradable o dolorosa).

    Una vez aprendida esta pauta, el niño ante la necesidad de defecar contrae automáticamente los músculos del suelo pélvico, manteniendo el ciclo estreñimiento-ensuciamiento. En la encopresis retentiva el ensuciamiento es involuntario.

    Determinadas prácticas parentales pueden interferir en el proceso de aprendizaje. Una enseñanza demasiado rígida, coercitiva, o a una edad inapropiada puede ocasionar experiencias desagradables que el niño tratará de evitar, oponiéndose al entrenamiento y aprendiendo pautas retentivas que favorecen el estreñimiento.

    Modelo de Levine

    La aportación más interesante de este autor es analizar la influencia de determinados factores de riesgo en 3 períodos evolutivos que considera críticos en la génesis de la encopresis:

    1er período: 0-2 años. Experiencia temprana y predisposición

    Determinadas experiencias, como una intervención quirúrgica (para corregir anomalías de nacimiento del tracto gastrointestinal como el ano imperforado), o bien estreñimiento ocasionado por condiciones congénitas (como la motilidad intestinal lenta) o estreñimiento transitorio (pocos líquidos). Cualquiera de estas condiciones que conlleve administración de enemas o supositorios puede ocasionar una sensibilidad especial en el niño que considerará como amenazantes cualquier suceso relacionado con el control intestinal. También una penetración anal en un abuso sexual en la infancia puede producir un Cº Cº aversivo, el cual es un mecanismo inconsciente porque no pasa por la corteza cerebral.

    2º período: 2-5 años. Entrenamiento y autonomía

    Los niños que han tenido experiencias tempranas desagradables asociadas a la defecación son más propensos a sentir miedo al water cuando se les enseña el control de esfínteres, y un miedo exagerado favorecería conductas de evitación que conllevan a la retención fecal y oposición a ser entrenados.

    3º período: a partir 6 años. Primeros años escolares

    En este periodo la evitación del baño escolar (puertas sin cerrojos y que no llegan hasta el suelo que impiden la intimidad), la modificación de la dieta (con un exceso de leche, chocolate, bollería industrial), dificultades atencionales y el estrés situacional que la escuela conlleva, son factores de riesgo para el desarrollo de la encopresis.

    EVALUACIÓN DE LA ENCOPRESIS

    La encopresis es un problema fisiológico que requiere evaluación médica y psicológica

    Evaluación Médica de la Encopresis

    Su objetivo es descartar la presencia de cuadros orgánicos que pueden ser responsables de la incontinencia. El protocolo de evaluación médica sigue una secuencia:

  • Hª médica En ella se recogen:

    • Los hábitos de defecación (cuantas veces hace al día o a la semana).

    • Si hay pautas retentivas

    • Cuáles son los hábitos dietéticos del niño (fibra, dieta blanda).

    • Si está tomando fármacos (los antipiréticos producen estreñimiento).

    • La presencia de STM indicativos de organicidad (vómitos, dolor abdominal).

  • Examen físico para ver si hay fisuras en el ano y para ver si tiene un tono y reflejos adecuados.

  • Analítica para descartar alteraciones metabólicas o endocrinas

  • En los casos en que haya estreñimiento grave y duradero habrá que llevar a cabo estudios complementarios (radiografías de colon, E.M.G.,…).

    Evaluación Conductual de la Encopresis

    Se centra en averiguar si se han aprendido hábitos adecuados de defecación e higiene y, en evaluar también las condiciones personales y ambientales que pueden interferir en el correcto aprendizaje o mantenimiento de la continencia.

    En la entrevista con el niño habrá que tener en cuenta que puede resistirse a hablar del tema (suele sentir vergüenza). Hay que ser muy delicado y cuidadoso con el niño.

    En la entrevista con los padres debe recogerse información sobre si la encopresis es primaria o secundaria.

    Si es primaria habrá que conocer cuáles han sido los métodos utilizados por los padres para que el niño adquiera control de esfínteres, las dificultades con las que se han encontrado y los remedios que han puesto.

    Con esto se trata de averiguar si han presionado en exceso al niño, si han considerado las vv. fisiológicas, o si han empleado castigos excesivos para controlar accidentes..

    Si la encopresis es secundaria habrá que determinar cuáles son las circunstancias desencadenantes. Las más frecuentes son el nacimiento de un hermano y el inicio de la escolaridad.

    El siguiente tema a abordar en la entrevista sería la presencia/ausencia de estreñimiento. Para establecer si la encopresis es retentiva o no se recogen información sobre la frecuencia de las heces, las quejas del niño de dolor o malestar al defecar y la presencia de heces duras.

    También se recogerá información sobre la resistencia del niño a utilizar el water del colegio por si existe una fobia al mismo.

    También se debe indagar si el niño percibe las señales de distensión rectal que indican la necesidad de defecar.

    El siguiente paso será determinar los hábitos de alimentación, sobre todo la existencia de una ingestión excesiva de colas y chocolate.

    También se debe recoger información sobre hábitos de higiene que incluye:

    • las pautas actuales del uso del water

    • el tiempo que permanece sentado, si dispone de hábitos apropiados para limpiarse después de defecar

    • y las costumbres matinales de la familia para ver el horario de despertar, cuando desayuna el niño y cuanto tiempo pasa desde que desayuna hasta que sale para el colegio (si el niño tiene tiempo de ir al baño después de desayuno). Los reflejos de defecación se ponen en marcha después del desayuno, por eso hay que esperar un ratito a que aparezca dicho reflejo. Lo que busca el tratamiento es que el niño defeque antes de ir al colegio, para que vaya con el intestino vacío y no defeque en el colegio donde pueden haber EE que le hagan retener.

    El último punto que debe recogerse en la entrevista es la presencia de problemas concurrentes, en especial la existencia de aislamiento o dificultades en la relación con otros niños. También se explorará las alteraciones de conducta como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o el oposicionismo desafiante (esto es frecuente en niños con normas familiares muy rígidas donde se da la encopresis no retentiva). Estos problemas se tratarán antes de tratar la encopresis. Para evaluar esto es la escala CBC-L de Achenbach y Edelburúa) importante.

    TRATAMIENTO DE LA ENCOPRESIS

    Los tipos de tratamiento pueden ser: médicos, conductuales o mixtos

    Tratamiento Médico

    Se han centrado en la encopresis retentiva y han abordado el tema del estreñimiento y su corrección para restaurar el tono muscular del recto y promover defecaciones regulares no dolorosas.

    Los componentes terapéuticos se basan en el uso de laxantes, enemas y supositorios junto con ciertas indicaciones dietéticas que son el aumento de fibra en la dieta y la ingestión de frutas, verduras y líquidos y la recomendación de defecar en períodos prefijados de tiempo.

    Como pauta general, estos tratamientos se desarrollan en 2 fases:

  • Fase inicial de desimpactación o limpieza fecal:

  • Normalmente se emplean enemas para conseguir la completa evacuación de las heces retenidas a fin de que el recto recupere su tamaño y tono muscular. Si los enemas se rechazan se recurre a laxantes orales en dosis elevadas. En los niños el más utilizado es el Duphalac (contiene lactulosa que prácticamente no se absorbe por el tracto intestinal, aumenta el bolo fecal por efecto osmótico y estimula el peristaltismo). Lo que hace es retener el agua en el colón, con lo que se ablandan las heces y su expulsión no provocará dolor. Es el más usado porque además no produce efecto rebote (primero expulsar las heces y luego estriñe).

    Esta fase no suele durar más de 2 semanas

  • Fase de mantenimiento

  • En ella se siguen dando laxantes, en menor cantidad, para promover una evacuación intestinal regular. Esto se prolonga en el tiempo durante 3-6 meses o incluso 1 año en los casos de estreñimientos persistentes. Se trata con ello de conseguir que la defecación, que antes estaba condicionada al dolor por estreñimiento, sea indolora y se elimine el condicionamiento al dolor.

    Se dan pautas de modificación de la dieta (fibra, verduras, fruta, líquidos) y se recomienda que el niño se siente en el water 1 ó 2 veces al día después de las comidas durante 10 min.

    El protocolo de Levine es un ejemplo de este tratamiento. Introduce ciertas modificaciones a los tratamientos médicos tradicionales. Consiste en:

    • Antes de iniciar el tratamiento introduce una fase de orientación y consejo inicial para desmitificar el problema e informar de forma asequible cómo funciona el intestino y las consecuencias negativas de retener las heces, haciendo hincapié en la necesidad de acudir diariamente al baño.

    • La fase de desimpactación se justifica ante el niño por la necesidad de que la musculatura intestinal recobre la fuerza y el tono perdidos por las masas fecales retenidas.

    • Mediante una radiografía intestinal se comprueba que el colon y el recto estén libres de residuos fecales para iniciar la fase de mantenimiento en la que además del uso de laxantes, el niño debe sentarse en el water 1 ó 2 veces al día.

    Tratamientos Conductuales

    Los procedimientos empleados se apoyan casi exclusivamente en el condicionamiento operante. Las técnicas empleadas de forma aislada en el tratamiento de la encopresis son:

  • Técnicas de Reforzamiento: El reforzamiento + o - se hace contingente a las conductas de sentarse en el inodoro en momentos prefijados y defecar en el water. Esto a veces se ha empleado dentro de un programa de economía de fichas.

  • Técnicas de Castigo: Las más empleadas son las denominadas entrenamiento en limpieza (Fox y Azrin). Consiste en que el niño se lave o se bañe, y lave también toda su ropa cuando se ensucie con las heces.

  • Entrenamiento en hábitos de defecación / uso del retrete / control de EE:

  • El control de EE tiene especial relevancia para instaurar hábitos regulares de defecación, y consiste en organizar las condiciones ambientales y fisiológicas que anteceden a la defecación para conseguir una rutina defecatoria cotidiana.

    Para reforzar la conducta de defecación en el water, es necesario que el niño se siente y defeque, para que se produzca una asociación entre ambas, y así el water, se convierte en Ed de la conducta de defecar adecuadamente.

    Por ello debemos sentar al niño en el water en el momento que sea más probable el deseo o las ganas de defecar. Esto ocurre tras la ingestión de alimentos. Por eso se instruye al niño a que, transcurridos entre 15 y 20 minutos después de las comidas, se siente durante 5-10 minutos en el water.

    Si defeca se le reforzará, y si no lo hace no se refuerza.

    Con ello se pretende instaurar una cadena de conductas cuyo objetivo es que la conducta de sentarse en el water y la defecación queden bajo el control de EE dd pertinentes que son las sensaciones de distensión rectal que preceden a la defecación.

    En algunas ocasiones se ha recurrido al uso de laxantes, enemas o supositorios para ayudar a que las sensaciones de ganas de defecar sean más fuertes y al mismo tiempo garantizar la evacuación intestinal y por tanto el reforzamiento.

    Nunca se puede iniciar un tratamiento sin el consentimiento del niño

  • Técnicas de Biofeedback: Los hallazgos de Benning (94) de que un elevado nº de niños encopréticos, estreñidos o no, presentaban una contracción paradójica del esfínter externo en el momento de la defecación impidiendo la expulsión de las heces o dando lugar a una defecación dolorosa, ha llevado a investigar el biofeedback para enseñar a relajar el esfínter externo durante la defecación. Los resultados indican que este tipo de tratamiento tiene una escasa repercusión en la resolución de la encopresis.

  • 26-4-00

    PAQUETES DE TRATAMIENTOS

    Programa de Crowly y Armstrong (1977)

    Este paquete de tratamiento es útil para la encopresis no retentiva en la que claramente se observa que hay una falta de adquisición de hábitos adecuados. Los pasos son:

  • Ensayos de conducta con los padres: para enseñarles a elogiar verbalmente las conductas correctas y aprender a aplicar un tono emocional neutro cuando ordenen al niño lo que debe hacer cuando se ensucia.

  • Ensayos de conducta con los niños: van destinados a enseñarles cómo utilizar expresiones verbales de excusa que les permita abandonar actividades sociales en el momento en el que sienten ganas de defecar, sin sentirse incómodos por ello (cómo pedir permiso al profesor para ir al baño,...)

  • Entrenamiento en hábitos defecatorios: Incluye sentarse 15 minutos en el water después de cada comida y hacer ejercicios de contracción-relajación del esfínter para fortalecerlo y evitar que tengan escapes no deseados en momentos distintos de los de estar sentados en el aseo.

  • Consecuencias por ensuciarse: los padres deben revisar la ropa del niño 5 veces al día: antes del desayuno, comida, cena, al volver de clase y antes de ir a la cama. Se retiran todos los calzoncillos o braguitas del niño, salvo 7 (uno para cada día de la semana), para evitar que se cambie y evitar el castigo por haberse ensuciado.

  • Si se detecta un episodio de ensuciamiento, el niño debe realizar el entrenamiento en limpieza que incluye:

    • Lavarse a sí mismo

    • Lavar su ropa

    • Lavar la toalla con la que se ha secado

    • 3 ensayos de práctica positiva que consisten en: sentarse 10 minutos en un lugar de la casa neutro (no cuarto oscuro) sin hacer nada y acudir al baño y estar otros 10 minutos sentado intentando defecar (castigo).

  • Motivación: Para incrementar la motivación en el curso del tratamiento se negocian contratos de conducta con el niño en el que hasta que no se reduzcan en un 50% los accidentes no se podrá realizar ninguna actividad de fin de semana extraordinaria (cine, parque,…).

  • Programa de Wright

    Es un paquete de tratamiento para la encopresis retentiva primaria o secundaria. Es un programa mixto que combina tratamiento medico y conductual.

    • Consigue un % muy elevado de éxitos: 85 - 90 %

    • Las recaídas suelen ser del 15 - 20%, pero responden bien al reentrenamiento

    • La duración del tratamiento es entre 15 y 20 semanas

    El tratamiento consta de las siguientes partes:

  • Desimpactación inicial: consiste en administrar 1 ó 2 enemas la noche anterior al inicio del tratamiento.

  • Incluir cambios dietéticos: Aumentando la ingestión de frutas, verduras y cereales, y, reduciendo la ingestión de productos lácteos.

  • Por la mañana al levantarse (levantar al niño con tiempo) los padres deben animar al niño a que intente defecar en el water:

    • Si el niño defeca una cantidad aproximada de ¼ de copa, se le refuerza verbal y materialmente

    • Si no es capaz de defecar se le pone un supositorio de glicerina. El supositorio comenzará a hacer efecto mientras desayuna y se prepara para ir al colegio, ofreciendo una 2ª oportunidad para que el niño defeque en casa y luego no tenga escapes en el cole.

    • Si lo consigue se le proporcionará un reforzador más pequeño que cuando defeca sin la ayuda del supositorio.

    • Si esto no funciona se le administrará un enema pero ya no se le dará reforzador.

    El objetivo es que acuda al colegio con el intestino vacío para evitar el manchado

  • Comprobaciones rutinarias: al final del día y a la misma hora (antes del baño o de irse a dormir), los padres examinarán la ropa, reforzando si está limpia y castigando si no lo está.

  • Este régimen se mantiene sin interrumpir hasta que se consigan 2 semanas consecutivas sin ensuciarse

  • Retirada: conseguido el criterio inicial con éxito (2 semanas consecutivas sin ensuciarse), se programa una fase de reducción graduada de supositorios y enemas de la siguiente forma:

    • Un día de la semana (lunes) no se emplean ni supositorios ni enemas, haga caca o no.

    • Si el resto de la semana permanece limpio, la siguiente semana se eliminan supositorios y enemas 2 días alternos. Ej. martes y jueves.

    • Si durante toda la semana no se ensucia, a la siguiente se eliminan supositorios y enemas 3 días alternos

    • Y así sucesivamente hasta que deje de ensuciarse. Si hay algún escape se vuelve a lo que se ha hecho la semana anterior.

    La duración media del tratamiento es entre 15 y 20 semanas

  • Refuerzos y castigos:

  • Los refuerzos se aplican a 3 conductas:

    • Defecar naturalmente

    • Defecar con la ayuda de un supositorio

    • Permanecer limpios

    Los autores aconsejan utilizar el refuerzo social y que se utilice “tiempo con los padres”, que consiste en que durante 20 - 30 minutos el niño elija lo que quiere hacer con los padres (el niño como Rey de la casa). Si son más mayores se puede negociar con ellos actividades de juego (videoconsola,…).

    Como castigos, los autores aconsejan aplicar el coste de RR suprimiendo algún privilegio, o el tiempo fuera de reforzamiento (entre 10 y 15 minutos), siendo lo aconsejable como norma general, aplicar 1 minuto de tiempo fuera por cada año del niño.

    TRASTORNOS DE ANSIEDAD

    Conceptos de Ansiedad y Miedo

    La ansiedad es una RR del organismo ante amenazas reales e imaginarias + o - difusas, que preparan al organismo para reaccionar ante situaciones de peligro

    CAMPBELL (86) la diferencia del miedo por acontecer ante situaciones menos específicas y por ser más difusa y anticipatoria

    MILLER (83) plantea que la ansiedad ocurre sin una amenaza externa evidente

    El miedo constituye un primitivo sistema de alarma que ayuda al niño a evitar situaciones potenciales peligrosas (separación, animales)

    Inicialmente se planteó que el miedo era una respuesta instintiva y universal que aparece en todos los niños (sin aprendizaje previo). Desde esta perspectiva los miedos serían:

    • Miedo a EE intensos (ruidos fuertes o dolor)

    • Miedo a EE desconocidos (a los extraños)

    • Miedo a la ausencia de EE (oscuridad)

    • Miedo a EE potencialmente peligrosos para la especie humana (alturas, o algunos animales, separación de los adultos)

    • Miedo a las interacciones sociales con desconocidos

    Pese a esta universalidad y a este carácter instintivo, la investigación posterior ha puesto de relieve que esa extensión (a todos los niños) no es tan amplia (como el miedo a los extraños porque está modulado por la situación).

    Ej. En una investigación realizada por TORO (86) estudió el miedo a los extraños, que se da aproximadamente en niños de 6-8 meses, y vio que, frente a lo que se esperaba, no aparece en muchos niños, y que su aparición depende de factores como: conducta amigable del extraño, que el extraño sea mujer (produce menos miedo) y el contexto de la situación (si la acogida de la madre al extraño es positiva, disminuye el miedo).

    Desde una perspectiva evolutiva, y con la cautela de que no todos los miedos aparecen siempre, si que hay una serie de miedos evolutivos que aparecen en determinados momentos del desarrollo y que igual que vienen se van (desaparecen con el desarrollo, no forzando que se expongan a ellos para superarlo porque lo sensibiliza a él). Lo que hay que hacer es tolerarlo y dejar que desaparezcan.

    Los miedos evolutivos son:

    • El niño desde que nace hasta el año responde con llanto y miedo a EE intensos y desconocidos así como cuando cree estar desamparado.

    • De los 2 a los 4 años aparece el miedo a los animales.

    • De los 4 a los 6 años aparece el temor a la oscuridad, catástrofes, seres imaginarios (brujas, fantasmas) y a la desaprobación social.

    A medida que el niño crece y desarrolla la capacidad para recordar el pasado y anticipar el futuro, los miedos se centran en peligros imaginarios o remotos que no les afectan directamente, pero que le pueden afectar en el futuro.

    • Entre los 7 y 8 años aparece el temor al daño físico y al ridículo en actividades deportivas o académica.

    • Entre los 9 y los 12 años aparece otra vez el miedo a posibles catástrofes o accidentes, a contraer graves enfermedades, a conflictos entre los padres, y a la violencia familiar (todo esto sin que haya ocurrido nunca).

    • En la adolescencia (a partir de los 12 años) aparecen temores relacionados con la autoestima personal (aspecto físico, capacidad intelectual) y con las relaciones interpersonales.

    Estos miedos expuestos son muy frecuentes, afectan al 40-45 % de los niños. Son normales (aparecen sin estar desencadenados por acontecimientos traumáticos y desaparecen con el transcurso del tiempo).

    La madurez del niño, que supone el desarrollo de nuevas capacidades cognitivas y motoras, y las diferentes experiencias de aprendizaje con esos EE temidos, terminan por hacerlos desaparecer.

    Los procesos evolutivos de aumento de las capacidades cognitivas explican por qué niños con retraso mental o autistas, padecen numerosos miedos, que suelen durar periodos más largos de tiempo que en los niños normales.

    En la vida adulta hay 2 miedos que se inician en la infancia (antes de los 7 años), y que si persisten más allá de los 7 años, van a continuar en la vida adulta. Son:

    • el miedo a la sangre y a las heridas

    • el miedo a los animales

    MARKS es el autor que más sabe sobre miedos, fobias y ansiedad. Señala que las escasas fobias a animales que comienzan en la adolescencia y en la edad adulta están asociadas a traumas (mordedura de perro), sin embargo, en los niños pueden aparecer sin que haya habido ningún acontecimiento traumático (entonces no es un miedo evolutivo, es una fobia que va a necesitar tratamiento).

    CARACTERÍSTICAS DE LOS MIEDOS INFANTILES

    MORRIS y KRATOCHWILL señalan 3:

    • El miedo forma parte del desarrollo normal del niño (para aprender estrategias defensivas).

    • La mayoría de los miedos son transitorios y no interfieren en el funcionamiento cotidiano del niño.

    • Las experiencias y emociones asociadas a los miedos evolutivos proporcionan al niño habilidades para enfrentarse y adaptarse posteriormente a estresores vitales.

    Criterios diagnósticos: Adecuación de los criterios a la infancia

    El hecho de que algunos trastornos de ansiedad aparezcan en la infancia ha llevado consigo el interés de los clínicos por delimitar y diferenciar estos trastornos de los que ocurren en la edad adulta.

    La DSM-III fue el primer sistema diagnóstico que identificó trastornos específicos de la infancia y la adolescencia. Sin embargo en la DSM-III R el único trastorno de ansiedad exclusivo de la infancia es el Trastorno de Ansiedad por separación que incluiría la fobia escolar. El DSM-IV mantiene los mismos criterios y considera la fobia escolar como una ansiedad por separación.

    Además del trastorno de ansiedad por separación, se pueden diagnosticar en el niño cualquiera de los trastornos de ansiedad que aparecen en los adultos

    La ausencia de criterios clasificatorios en la infancia hace que los estudios epidemiológicos sean muy poco precisos (se tienen pocos datos sobre ellos).

    De los niños que acuden a consulta de Salud Mental con edades de 10-12 años, el 37% lo hacen por trastornos de ansiedad.

    Trastornos Fóbicos

    • Fobias específicas

    Para Marks, la fobia específica es una forma especial de miedo que se caracteriza por:

    • Es desproporcionada respecto a los desencadenantes de la situación.

    • Es irracional (no se puede explicar).

    • Queda fuera del control voluntario del sujeto.

    • Lleva a emitir RR de evitación ante las situaciones temidas

    Si se aplican estos criterios a la infancia, los miedos evolutivos normales se considerarían como reacciones fóbicas.

    Por eso, Miller propone los siguientes criterios para hablar de fobias y no de miedos evolutivos:

    • Que las reacciones de temor persisten durante largos periodos de tiempo

    • Que sean reacciones desadaptativas

    • No correspondan a la edad o estadio evolutivo en el que se encuentra el niño

    Graziano (84) propone que para que un miedo en la infancia sea considerado como clínico, es decir, que requiera ayuda profesional, debe tener una duración de al menos 2 años y tener una intensidad tal que interfiera la vida del niño, provocándole sufrimiento o perturbaciones a él o a la familia. En ambos casos estaría indicada la intervención terapéutica

    El pronóstico de las fobias es bueno en general, ya que tienden a disminuir espontáneamente con el paso del tiempo (entre 1 y 4 años).

    La maduración neurológica, así como las experiencias de aprendizaje adquiridas con la exposición directa y la observación de los EE temidos explicarían la atenuación gradual de los miedos.

    Las fobias más frecuentes en la infancia son:

    • A los animales: sobre todo a los perros

    • A la oscuridad y a dormir sólo

    • A los médicos y a los dentistas (aparecen con cierta frecuencia)

    Respecto al sexo, hay evidencia de que son más frecuentes en niñas que en niños. Aunque la prevalencia de los miedos infantiles es elevada, el % de niños con miedos de naturaleza fóbica es muchos menor. Sólo un 3 - 4% de los niños que acuden a consulta de salud mental tienen fobias específicas.

    En los niños pequeños aparecen fobias a la alimentación (comida) por acontecimientos traumáticos (padres que fuerzan la alimentación).

    38

    Ej. Enuresis. Se corrige a los 8 años más o menos. Si un niño va a consulta con esta edad tendrá un pronóstico muy +

    Ej. patrones de conducta alterados (robos), si aparecen en edad temprana suelen desembocar en conductas antisociales crónicas

    Si aquí la consulta se demora en el tiempo, la cronicidad hará que sea mucho menor la probabilidad de éxito de la intervención

    El grado de desarrollo cognitivo del niño va a jugar un papel determinante en la elección de las técnicas que podamos emplear.

    Hay que enseñar a la familia a afrontar estos problemas para que no se generen otros, pero no se pueden resolver

    Las técnicas para el tratamiento de niño llevan muy poco tiempo y la disciplina de psicopatología infantil es prácticamente nueva

    La tolerancia que tengan ante el problema también contribuye notablemente a la adaptación del niño. Ej. Poner dodotis en la enuresis contribuye al mantenimiento del problema.

    Nunca hay que ridiculizar los problemas de los niños, aunque nos parezcan que son cosas tontas, que no tienen ningún valor o importancia.

    Esta hipótesis está derivada de los estudios de Watanabe y Azuma de la enuresis tipo 1 y 2. Parece bastante probable que las estructuras nerviosas responsables del hecho de dormir y despertar estén involucradas en la enuresis nocturna. Pero no se tiene explicación de por qué este mecanismo fracasa.