Teoría psicogenética de Piaget

Psicología genética. Docencia. Pedagogía del siglo XX. Educación infantil

  • Enviado por: Oscar Moretti
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
MBAi- Máster en Dirección de Empresas de Internet
IEBS
Adelanta el mercado laboral y desarrolla los conocimientos para la nueva realidad. Hoy día, pocas empresas pueden...
Solicita InformaciÓn

Consultor SAP RRHH
Agencia de Integración Laboral
¿Te gustaría dar un salto al mercado laboral como consultor en el área de recursos humanos? La agencia de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

PIAGET

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo, se pretende rescatar a partir del análisis de las investigaciones de Piaget, la influencia de la psicología genética en la pedagogía del siglo XX. En el mismo, lo primordial e innovador reside en el hecho de que este profesional no propone sus conclusiones apuntando desde un primer momento a renovar la educación contemporánea; sino que a través de sucesivas reflexiones y observaciones, y luego de que sus descubrimientos producen grandes cambios en la pedagogía educativa, reconoce la relación entre sus postulados y la misma.

TEORÍA PSICOGENÉTICA DE PIAGET

Desde la investigación y profundización del problema complejo de la formación intelectual, Piaget postula una nueva concepción de inteligencia, que influye directamente sobre las corrientes pedagógicas del momento. Según este psicólogo "la inteligencia es la adaptación por excelencia, el equilibrio entre asimilación continua de las cosas a la propia actividad y la acomodación de esos esquemas asimiladores a los objetos."1

A raíz de esta concepción, Piaget formula el proceso de desarrollo de la inteligencia a partir de la división del mismo en seis períodos, cada uno de los cuales supone un avance en relación con el anterior. A lo largo de este desarrollo, el objetivo es lograr el equilibrio del psiquismo, que se caracteriza por la estabilidad y la actividad que permitirán anticipar las situaciones a enfrentar. En este contexto, lo esencial de cada construcción o período anterior permanece casi siempre en forma de base sobre la cual se alzarán los logros de sucesivas fases del aprendizaje.

Los momentos que marcan la aparición de estructuras sucesivamente construidas son:

  • Estadio de los reflejos o montajes hereditarios, al que corresponden las primeras tendencias intuitivas y las primeras emociones.

  • Estadio de los primeros hábitos motores y de las primeras percepciones organizadas.

  • Estadio de la inteligencia sensorio-motriz o práctica (anterior al lenguaje), que se corresponde a regulaciones afectivas elementales y a las primeras fijaciones exteriores de la afectividad.

  • Estadio de la inteligencia intuitiva, de los sentimientos inter-individuales espontáneos y de las relaciones de sumisión al adulto.

  • Estadio de las operaciones intelectuales concretas (aparición de la lógica) y de los sentimientos morales y sociales de cooperación.

  • Estadio de las operaciones mentales abstractas, de la formación de la personalidad y de la inserción afectiva e intelectual en el mundo de los adultos.

Por otra parte, también analiza el problema de la inteligencia (el problema central de la pedagogía de la enseñanza), ligado al problema de la naturaleza de los conocimientos; ya que se interroga si éstos son copias de la realidad o asimilaciones de lo real a estructuras de transformaciones. De acuerdo a muchos métodos educativos de aquel entonces, y quizás actuales también, la inteligencia obedece a las leyes del modelo del learning (aprendizaje), el cual describe al conocimiento como una construcción de cadenas de asociaciones que proporcionan una "copia fundamental", a partir de la consolidación de repeticiones que han sido motivadas por las primeras respuestas del organismo a estímulos externos. Pero Piaget refuta ésta concepción ya que establece que los conocimientos derivan de la acción "(...) como la asimilación de lo real a las coordinaciones necesarias y generales de la acción"2. Además, concluye que, la inteligencia en todos sus niveles es una asimilación de lo dado a estructuras de transformaciones, y que estas estructuras consisten en organizar lo real, en acto o en pensamiento, y no simplemente en copiarlo.

Entonces, el aporte de la teoría psicogenética a partir de las concepciones de inteligencia y, ligado a la misma, de conocimiento, produce un esencial cambio de perspectiva de la pedagogía de la enseñanza en el siglo XX. Porque, al ser el objeto de la investigación de éste psicólogo, el niño, comienza a adquirir un valor social que sobrepasa al dado al adulto. Por consiguiente, se reconoce que los aportes de Piaget han sido adoptados por la enseñanza primaria; teniendo en cuenta también, esta nueva metodología del aprendizaje del niño según la forma nombrada en la que capta e incorpora los conocimientos. Cabe destacar que si bien la contribución que Piaget hizo sobre el niño fue principalmente adoptada por la pedagogía, sus planteos no estuvieron especialmente ni primordialmente dirigidos a la misma, teniendo en cuenta que el no fue pedagogo, siendo su intención totalmente desinteresada con respecto a la misma.

APORTES SIGNIFICATIVOS DE PIAGET HACIA LA PEDAGOGÍA DEL SIGLO XX

Desde la teoría psicogenética, Piaget hizo aportes tomados desde la pedagogía que influyeron específicamente en el ámbito educativo. Las investigaciones que llevó a cabo, se aplicaron en forma primordial a la educación primaria.

Sostenía sin duda, que las nociones incluidas en el aprendizaje deben basarse en la presencia de cierta idea en el espíritu del alumno y en el mecanismo del pensamiento infantil. Como dice Piaget: "Habíamos pensado siempre que los materiales que nos ha sido posible recoger con ayuda de numerosos colaboradores, así como las interpretaciones a las cuales estos hechos nos han conducido, podrían dar lugar a una utilización pedagógica y en particular didáctica. Pero no corresponde a los psicólogos mismos, cuando no son otra cosa que psicólogos, deducir tales consecuencias de sus trabajos, pues, si bien ellos conocen al niño, les falta la experiencia de la escuela."3

Para la pedagogía esto significó, por una parte, la latente necesidad de reconocer la existencia de una evolución, "(...) en el sentido que todo alimento intelectual no es bueno igualmente para cualquier edad (...)"4, esto debe contextuarse a partir de los intereses y necesidades de cada estadio. Significó también que el medio en el que se encuentra el niño puede desempeñar un papel decisivo en el desarrollo del espíritu, que el desenvolvimiento de los diversos períodos no queda determinado en lo referente a las edades ni a los contenidos mentales; que métodos apropiados pueden aumentar el rendimiento de los alumnos y acelerar el crecimiento espiritual sin perjudicar su consolidación.

A pesar de que Piaget no consideraba que su experiencia de psicólogo era suficiente para intervenir en la enseñanza del niño, postula que la posición de los educadores se encuentra siempre frente al gran problema de la "no comprensión" de los modos de explicación del adulto por parte de los alumnos, mientras que los mismos no se hacen idea de los modos de explicación del niño.

APORTES SIGNIFICATIVOS DEL PEDAGOGO HANS AEBLI DESDE LA PSICOLOGÍA GENÉTICA

Como punto de partida, Aebli toma la teoría psicogenética de Piaget, aplicándola en la pedagogía. Según Aebli, el objetivo del didacta, es provocar en situaciones escolares concretas, de una manera consciente y sistemática, los procesos de formación intelectual que la psicología genética estudia al lado de la actividad espontánea del niño. Gracias a los descubrimientos desarrollados por Piaget, se abrieron nuevos caminos educativos al escolar, que bajo la dirección de un maestro-psicólogo, forma nociones, se inicia en las representaciones complejas y en las operaciones formando sistemas de conjunto.

La aplicación a la didáctica de la psicología de Piaget, se origina a partir de su tesis fundamental sobre el pensamiento, donde formula que: "(...) no es un conjunto de términos estáticos, una colección de contenidos de conciencia, de imágenes, etc., sino un juego de operaciones vivientes y actuantes. Pensar es actuar, trátase de asimilar los datos de la experiencia sometiéndolos a los esquemas de actividad intelectual o de construir nuevas operaciones mediante una reflexión en apariencia abstracta (...), operando interiormente sobre objetos imaginados."5

ENTREVISTAS

Cuestionario:

  • _ ¿Qué corriente pedagógica o psicológica ha adoptado para desarrollar su tarea educativa?

  • _ ¿Tiene algún conocimiento de la teoría psicogenética de Piaget?

  • _ ¿Está de acuerdo con ella? De ser así, ¿qué aportes le brinda en su actividad educadora?

  • _ ¿Qué aportes hizo ésta teoría a la pedagogía del siglo XX?

  • Entrevista 1

    Nombre y apellido: María Inés García

    Edad: 35 años

    Años de enseñanza o docencia: 3 años

    Lugar de enseñanza (actual): Instituto María Auxiliadora

    Respuestas:

  • Quiero adherir a la corriente constructivista en la cual fui formada pero muchas veces debido a tanta escolaridad se entrecruza el conductismo.

  • Sí.

  • 3-4) Creo que esta corriente nos aporta el enseñar desde el alumno y todos sus conocimientos como el proceso que media en él.

    Nos aportó aspectos psicológicos, sociales, culturales que se filtran en el proceso enseñanza-aprendizaje.

    Nos aportó la práctica de la auto-evaluación y reflexión de nuestra práctica educativa.

    El constructivismo no dio la teoría del aprendizaje significativo, la teoría de los organizadores previos y la teoría de la asimilación.

    Entrevista 2:

    Nombre y apellido: Viviana Polino

    Edad: 38 años

    Años de enseñanza o docencia: 7 años

    Lugar de enseñanza (actual): Instituto María Auxiliadora

    Respuestas:

    1-2) La psicogénesis siempre.

  • Estoy totalmente de acuerdo, hace seis años que trabajo como maestra de primer grado aplicando la propuesta. No concibo hasta el momento otra, ya que esta cumple con mis expectativas.

  • Muchísimos:

    • Coloca al alumno en un lugar dinámico; participativo.

    • Toma en cuenta el proceso de aprendizaje.

    • Enriquece los vínculos (trabajos en grupo).

    • Permite que aquel que esté más adelantado continúe creciendo; le otorga a cada alumno el tiempo que éste necesita.

    • Rescata lo actitudinal.

    • Rescata los saberes previos.

    • Otros.

    CONCLUSIÓN

    De acuerdo a lo presentado desde el marco teórico, y lo obtenido a partir de las entrevistas, se visualiza que las conclusiones de Piaget, siguen aún vigentes. Esto significa, que la idea de una inteligencia como fenómeno de adaptación y de un conocimiento obtenido a partir de la organización de la realidad según esta concepción de inteligencia, es uno de los más significativos aportes adoptados por la pedagogía.

    Si bien en un principio resultaba un tanto conflictivo, por la nueva perspectiva que se instaura en la sociedad sobre el niño, se reconoce a nivel social que esta concepción es la que promueve que la educación y también el aprendizaje del niño evolucionen y demuestren que los resultados a obtener serán favorables.

    En conclusión, se podría sintetizar tanto sus aportes como su (en definitiva) participación en la pedagogía, con la siguiente afirmación: " Reafirmando la primordialidad de un conocimiento científico del niño, condición previa y necesaria para la eficacia de toda enseñanza, [Piaget] se inscribe así en la línea de los que a partir de Claparède estiman que la pedagogía `debe reposar en el conocimiento del niño, del mismo modo que la horticultura se basa en el conocimiento de las plantas'."6

    CITAS

  • Juif Paul - Legrand Louis, Grandes orientaciones de la pedagogía contemporánea, Ediciones Narcea S.A., Madrid, 1.980, pág. 273.

  • Ob. Cit., pág. 274.

  • Planchard Émile, Orientaciones actuales de la pedagogía, Troquel, Buenos Aires, 1.972, pág. 49.

  • Avanzini Guy, La pedagogía del siglo XX, Ediciones Narcea S.A., Madrid, pág. 116.

  • Juif Paul - Legrand Louis, Grandes orientaciones de la pedagogía contemporánea, pág. 276.

  • Avanzini Guy, La pedagogía del siglo XX, pág. 116.

  • BIBLIOGRAFÍA

    • Avanzini Guy, La pedagogía del siglo XX, Ediciones Narcea S.A., Madrid.

    • Juif Paul - Legrand Louis, Grandes orientaciones de la pedagogía contemporánea, Ediciones Narcea S.A., Madrid, 1.980.

    • Planchard Émile, Orientaciones actuales de la pedagogía, Troquel, Buenos Aires, 1.972.