Teoría general del empleo; John Maynard Keynes

Volumen de empleo. Paro. Demanda global. Efectiva. Keynes a los ojos de Milton Friedman. Gran depresíón

  • Enviado por: Igak
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Habilidades gerenciales para el pequeño empresario
Habilidades gerenciales para el pequeño empresario
BIENVENIDOS a nuestro Curso Manual del Pequeño Empresario. El curso fue producido en la Fundación para el...
Ver más información

Educación Financiera
Educación Financiera
Con el curso de Educación Financiera tienes al alcance de un video la experiencia y conocimiento del experto en...
Ver más información


Keynes, John Maynard (1883-1946), economista británico.

John Keynes:

  • Realiza un análisis macroeconómico.

  • Analiza todos los niveles de empleo.

  • Propicia la intervención del Estado a través de la inversión pública y la reglamentación.

  • Da tres funciones al dinero obtenido como renta:

La de medio de cambio.

La de unidad de cuenta.

La de acumulador de valor.

LA TEORIA GENERAL

En el título de su libro, Keynes pone acento en la palabra general. Su teoría se ocupa de todos los niveles de empleo, en contraste con los clásicos que se limitan al empleo total.

El propósito de su teoría es explicar qué determina el volumen de empleo en un momento dado, ya sea éste el empleo total, el paro amplio o algún nivel intermedio.

Intenta demostrar que la situación normal en el capitalismo del Laissez faire no es el pleno empleo, sino que se pueden presentar en ella fluctuaciones que recorren toda la gama que va del empleo total hasta el paro amplio. Lo que con más vigor objetaba Keynes al razonamiento clásico es la idea de que el paro desaparece si los obreros aceptan tipos de salario más bajos a los pretendidos.

En un primer sentido Índica que las uniones obreras son una parte integrante de la economía democrática moderna, y la legislación de protección social surgen formando parte de ella. Por consiguiente es mala política, aun cuando se considere buena teoría, poner objeciones a los sindicatos y a la legislación protectora del trabajo

Otro aspecto general de su teoría es la explicación que da sobre la inflación y el paro, y la dependencia de éstos con la demanda efectiva. Cuando la demanda es deficiente se produce el paro; cuando la demanda es excesiva se produce inflación.

El punto de partida de la teoría de Keynes es el principio de la demanda efectiva. El empleo total depende de la demanda total, y el paro es el resultado de una falta de demanda total.

La demanda efectiva se manifiesta al analizar el gasto de la renta. Cuando la renta de una comunidad aumenta, también aumenta el consumo, pero en menor proporción al aumento de la renta: veamos un ejemplo numérico:

aumento de la renta = 15%

5%

aumento del consumo = 10 %

Para que haya una demanda suficiente que garantice un aumento del empleo, tiene que haber un aumento en la inversión igual a la diferencia entre la renta y la demanda del consumo procedente de esa renta (para nuestro ejemplo un 5%). La medula del principio de la demanda efectiva esta en que el empleo no puede aumentar a no ser que aumente la inversión.Vamos a explicar el concepto de demanda efectiva a través del siguiente gráfico:

P o I Z

E D

D punto de la demanda efectiva

Z

o n

Empleo

En el gráfico podemos observar dos curvas:

D = Demanda total

Designa la demanda total del conjunto del sistema económico. Ante la variedad de bienes existentes en un sistema económico, lo que dificultaría la tarea de homogeneizar los mismos para una correcta medición, Keynes utiliza como medida, para poder trazar la curva de demanda total, la cantidad de trabajo empleado y el total de ingresos que se espera de la venta del volumen de producción alcanzado con cada nivel de empleo. La curva de demanda total representa los ingresos esperados de la venta de la producción resultante de diversas cantidades de empleo. Los ingresos (precio de la demanda) aumentan a medida que aumenta la cantidad de empleo.

Z = Oferta total

Representa las cantidades mínimas de rendimientos requeridos para inducir a las diversas cantidades de empleo. A medida que aumenta la cuantía del rendimiento será mayor la cantidad de empleo que se ofrezca a los obreros. Habrá cantidades de empleo para las que los rendimientos esperados sobrepasarán el rendimiento necesario para inducir un volumen dado de empleo y habrá cantidades de empleo para las que los rendimientos esperados no serán suficientes para inducir aquella cantidad de empleo.

El punto de intersección entre las curvas de demanda total y oferta total, es lo que Keynes denomina demanda efectiva, punto crucial de su teoría del empleo, donde los empresarios obtienen el máximo de beneficios esperados.

Si se ofreciese más o menos empleo, los beneficios sería menores. Esto no significa que sea el punto de pleno empleo, puede o no coincidir.

Según Keynes, la demanda de inversión típica será insuficiente para compensar la diferencia entre la cantidad de renta correspondiente al empleo total y la demanda de consumo procedente de dicha renta; por lo tanto el punto de demanda efectiva se encontraría siempre por debajo del punto de pleno empleo.

La esencia de la teoría de Keynes se encuentre en el análisis de la curva de demanda total; veamos más en profundidad su significado, para ello tengamos en cuenta las siguientes premisas:

  • El empleo depende de la demanda.

  • La demanda total es igual a la renta total.

  • El empleo da como resultado la elaboración del volumen total de producción, por una parte, y la creación de la renta, por otra.

  • De acuerdo al ítem anterior: el volumen total de producción es igual a la renta total.

  • El volumen total de producción está integrado por la producción de bienes de consumo y la producción de bienes de inversión.

Si partimos de un empleo inferior al total, todo aumento en el empleo tiene que dividirse entre la producción para el consumo y la producción para la inversión, de una manera tal que se corresponda con la forma como lo perceptores de la renta deciden dividir su aumento de renta entre el gasto para el consumo y el ahorro.

Resumiendo podemos decir que, en la Teoría General, el empleo está determinado por la demanda total, la cual depende, a su vez, de la propensión al consumo y de la cantidad de inversión en un momento dado.

Keynes denomina propensión al consumo al porcentaje de la renta que se destina al consumo. La curva del consumo representa la relación permanente que Keynes supone que existe entre el volumen de la renta nacional y la cantidad que será gastada por el público en el consumo.

Realicemos el análisis a través del siguiente gráfico

V 200 f

.

P 175 e cuantía de la inversión

R

O 150

D a b c

U 125

C

C 100 propensión al consumo

I c

Ó 75

N

50

25

25 50 75 100 125 150 175 200

RENTA

Esta curva sigue la máxima fundamental de que cuando la renta se eleva, el consumo también se eleva, pero en menor proporción que la renta. En el gráfico se han utilizado los siguientes valores:

Renta 100 125 150 175 200

Consumo 100 120 137,5 150 160

En él hemos graficado la curva de la renta y la de consumo. La línea AE me indica la cuantía de la inversión (diferencia entre renta y consumo a un momento dado), correspondiéndose con la producción total más lucrativa para los empresarios (175). Esta producción constará de dos partes: una producción para el consumo (150); más una producción para la inversión (25). La renta total, en este punto será de 175.

Otro significado importante asociado al término general, es que sus teorías se refieren al sistema económico en su conjunto (macroeconomía), en contraste con los clásicos que se refieren primordialmente a la economía de la empresa y la industria (microeconomía).

Hacía ya tiempo que Keynes había desechado el laissez faire. Deseaba la acción del gobierno porque veía la necesidad de una reglamentación que a todos beneficie y sin la cual la gente se interpone en el camino de los otros.

DEMANDA GLOBAL

La oferta global genera un movimiento en el mismo sentido y proporción en la demanda global: principio de equilibrio estable. Aquí puede admitirse una situación sin necesidad de que la producción se halle al máximo deseado por la voluntad de trabajo de la población y en consecuencia hay un equilibrio en la desocupación.

La demanda global, capaz de restaurar la igualdad de la oferta y de la demanda a niveles de empleo.

Keynes sostiene que el volumen de empleo está determinado por la demanda efectiva.

El término Demanda Total o Global, tal como lo utiliza Keynes, significa el total de los ingresos esperados de la venta de la producción resultante de utilizar diferentes cantidades de mano de obra (empleo).

Vamos a graficar la curva de demanda global y de oferta global tal como la entendía Keynes:

P O D

N

D = Demanda global: (ya definida).

O = Oferta global: Para inducir a los empresarios a ofrecer una cantidad dada de empleo, será necesario que estos obtengan cierta cantidad mínima de beneficios. La curva de oferta total representa esas cantidades mínimas de beneficio requeridas frente a los diferentes niveles de empleo.

P = Precio a) Para la demanda global representa la suma total de ingresos que se espera obtener con la venta del volumen total de los productos producidos.

b) Para la oferta global es el precio mínimo o el mínimo beneficio o rendimiento que se espera obtener.

N = Nivel de Empleo

Comportamiento de las curvas:

  • Demanda Global: A medida que se emplea mayor cantidad de trabajadores es mayor el volumen de la producción, por lo tanto la curva tiene sentido ascendente.

  • Oferta Global: A medida que aumenten los beneficios o rendimientos mayor será la cantidad de empleo que se ofrezca a los obreros, por consiguiente la curva de 0G también tiene sentido ascendente aunque no tiene la misma trayectoria que la de DG.

  • Esto se debe a que habrá momentos en que la cantidad de rendimientos obtenidos no serán atractivos para inducir a los empresarios a contratar mano de obra, y viceversa.

    Demanda Efectiva

    El punto de intersección de las curvas de Oferta y Demanda es lo que Keynes llama "demanda efectiva".

    En este punto los empresarios obtienen el máximo de beneficios esperados. Si ofrecieran más empleos los beneficios serian menores.

    La esencia de la teoría keynesiana se encuentra en el análisis de la curva de Demanda Global, ya que postula que el nivel de empleo está dado por la demanda total.

    El volumen total de producción está integrado por la producción de bienes de consumo y de bienes de inversión. Si a ese volumen medido en unidades físicas, le ponemos precio, obtenemos la renta total.

    Cuando el empleo aumenta, aumenta el volumen de producción y por consiguiente aumenta la renta. Si aumentan los ingresos aumenta el consumo, pero en menor proporción que la renta. Esto es así porque las necesidades humanas tienen un límite, la satisfacción de las mismas, si mi renta se incrementa voy a consumir sólo hasta ese limite.

    Para que exista un aumento en el empleo tiene que haber un aumento en la inversión, este aumento es igual a la diferencia entre la renta y el consumo. Veamos un ejemplo en números:

    Ingreso = Consumo + Inversión

    Momento 1 Momento 2 (aumento renta)

    Ingreso: $ 1.000 Ingreso: $ 1.500 (+ 50%)

    Consumo: $ 600 Consumo: $ 840 (+ 40%)

    Inversión: $ 400 Inversión: $ 660

    400 = 1.000 - 600 660 = 1.500 - 840

    Otro concepto importante incorporado por Keynes es la "propensión al consumo". Se denomina propensión al consumo a la relación existente entre el consumo total y la renta total.

    Si la renta global de un país es de $ 200.000 y sus habitantes gastan en bienes de consumo $ 160.000, significa que la propensión al consumo de ese país es de 80%. Algunos gastaran más y otros menos, pero el promedio será del 80%.

    TEORÍA DE LA INVERSIÓN

    La inversión: Se denomina inversión a los gastos realizados por los empresarios en fabricas maquinarias y otras formas de bienes de producción. La decisión de invertir surge de la expectativa de que tal inversión resultará lucrativa.

    El aliciente para la inversión, según Keynes, está determinado por el análisis que realizan los empresarios acerca del beneficio que esperan obtener de la inversión en relación con el tipo de interés que deben pagar por los fondos prestados para tal inversión. El beneficio previsto de la nueva inversión se denomina "eficacia marginal del capital".

    La inversión se realizará en tanto que el tipo de rendimiento esperado exceda al tipo de interés.

    Si el costo de construir un nuevo bien de capital (suponiendo que pagamos una tasa de interés por el préstamo solicitado para adquirirlo) es menor que el precio del mismo bien comprado en el mercado, será lucrativo construir uno nuevo.

    LA INVERSION COMO IMPORTANTE FACTOR

    DETERMINANTE DEL EMPLEO

    En una sociedad caracterizada por una gran desigualdad de la riqueza y la renta, la capacidad económica de la comunidad para consumir es limitada. Los ricos tienen más renta que la que desean consumir, y los pobres tienen tan poca renta que su capacidad de consumo está restringida. Como consecuencia de esta situación hay un exceso potencial de recursos superiores a los necesarios para producir bienes de consumo. Este exceso debe canalizarse, para poder ser utilizado totalmente, a la producción de bienes que no sean de consumo habitual. Esta producción, que excede lo que se consume habitualmente, es lo que Keynes llama inversión. La inversión comprende actividades tales como: construir nuevas fábricas, casas, ferrocarriles, maquinarias; y otros tipos de bienes que no han de ser consumidos con tanta rapidez como se producen.

    La distinción entre consumo e inversión es fundamental para Keynes. Su teoría afirma que el empleo depende de la cantidad de inversión, o, lo que es lo mismo, el paro es originado por una insuficiencia de inversión. No sólo obtienen empleo los obreros encargados de la construcción de nuevas fábricas, casas, ferrocarriles, etc.; sino que los obreros, así empleados gastan su dinero en los productos de las fábricas ya construidas, pagan el alquiler de las casas ya construidas, viajan en ferrocarril, etc. En resumen, podemos decir que el empleo en la actividad de inversión ayuda a mantener la demanda de la producción existente de bienes de consumo y servicios.

    TEORÍA DE UNA ECONOMÍA MONETARIA

    Al comienzo de su carrera Keynes era ante todo un especialista en teoría monetaria y en política monetaria.

    Cuando salió del campo de la teoría monetaria al campo más amplio de la teoría económica general, Keynes no se desentendió del dinero.

    Denominaba a su análisis la "teoría de una economía monetaria". El dinero desempeñaba tres funciones: la de medio de cambio, la de unidad de cuenta y la de acumulador de valor. De estas tres, la función de acumular valor es la más importante para la economía monetaria que define Keynes.

    Los que tienen más renta y riqueza de la que consumen de ordinario pueden acumular exceso de varias formas, entre las que se cuentan atesorar dinero, prestar dinero e invertirlo en algún tipo de bien de capital. Si optan por acumular su riqueza en forma de dinero, no obtienen renta; si prestan su dinero; perciben interés y si adquieren un capital de inversión, esperan percibir beneficios. Como el dinero en cuanto acumulador de riqueza es estéril y las otras formas de riqueza producen rendimientos en forma de interés o beneficio, tiene que haber una explicación especial de por qué la gente prefiere, a veces, acumular riqueza en la forma estéril de dinero. Keynes nos dice que el dinero puede ser la forma más segura para acumular riqueza. En prestar dinero y en comprar propiedad rentable hay incertidumbre. Los poseedores de dinero tienen un tipo de seguridad de que no gozan los poseedores de otras especies de riqueza.

    Cuando los poseedores de riqueza expresan en general una preferencia por atesorar dinero la producción de riqueza social real está en desventaja.

    Esta preferencia por la posesión de dinero sólo existe en un grado importante en un mundo donde el futuro económico es incierto. Sólo el carácter sumamente incierto del futuro económico explica por qué hay una preferencia por la acumulación de riqueza en la forma de dinero no rentable.

    Al respecto Keynes dice "Es un barómetro del grado de nuestra desconfianza en nuestros propios cálculos y convenciones relativas al futuro. La posesión de dinero efectivo mitiga nuestra inquietud, y el premio que exigimos por desprendernos de nuestro dinero es la medida del grado de nuestra inquietud.

    EL INTERES COMO PREMIO POR NO ATESORAR DINERO

    El deseo por acumular no es absoluto, ya que puede ser superado pagando un premio en forma de interés. El interés es la recompensa por transferir la disposición sobre la riqueza en su forma liquida. El tipo de interés depende de la intensidad del deseo de atesorar, o de lo que Keynes llama la preferencia de liquidez. Cuando mayor es dicha preferencia, más elevado es el tipo de interés que hay que pagar.

    Keynes carga el acento, no sobre el atesoramiento efectivo de dinero, sino sobre el deseo de atesorar.

    El atesoramiento es uno de los fenómenos que aparecen de una manera completamente diferente cuando se miran desde la posición del individuo a cuando se miran desde el punto de vista de la economía en toda su amplitud. Por tanto, un aumento de los tipos de interés tiende a reducir la demanda efectiva y, en tiempos normales, a originar paro.

    Aunque la noción del interés como recompensa por no atesorar dinero puede parecer muy vulgar, es insólita desde el punto de vista de la línea económica tradicional. El interés como una recompensa al ahorro es como lo consideran los economistas, es decir, una recompensa por posponer el consumo, mas bien que como un premio a la liquidez. La importancia del interés y el dinero en la teoría de KEYNES se advierte por su inclusión en el título.

    Aunque el titulo indica una consideración teórica destacada hacia el interés y el dinero como base de la explicación fundamental del paro, desde el punto de vista de la política práctica KEYNES concede aún mayor importancia a la inestabilidad de la demanda de bienes de capital que surge de la irracionalidad del mercado de inversión privada.

    EL PAPEL DEL DINERO

    Al comienzo de su carrera, Keynes era, ante todo, un especialista en teoría monetaria

    En su obra le dio un lugar de gran importancia al dinero en la determinación del empleo y la producción.

    Su teoría, a la que denomina Teoría de una Economía Monetaria, le asigna al dinero el desempeño de tres funciones:

  • medio de cambio.

  • b) unidad descuenta.

    c) acumulador de valor: la considera la más importante. Los que tienen mayores ingresos (renta) y riqueza de la que consumen, pueden acumular ese excedente de varías formas:

    1) Atesorar dinero: es una forma estéril de acumulación, ya que no se obtiene ningún beneficio. Keynes se plantea que debe existir algún motivo que lleve a la gente, en algunas ocasiones, a acumular dinero de esta forma. Responde a esto explicando que el dinero es, para los particulares, la forma más segura de acumular riqueza. En prestar a terceros o invertir en bienes de capital existen riesgos, hay incertidumbre. Esta situación se plantea en altos niveles, fundamentalmente en aquellos países donde el futuro económico es incierto." El deseo de acumular riqueza en forma de dinero es un barómetro del grado de nuestra confianza en nuestros propios cálculos y en lo predecible que puede ser el futuro económico

    2) Prestarla: Con lo que se obtendrá, como recompensa, el cobro de intereses.

    El deseo de poseer riqueza acumulando dinero no es absoluto, puede ser superando pagando al poseedor una recompensa por transferir la disposición de su riqueza, lo que denominamos interés.La tasa de interés depende de la intensidad del deseo de atesorar que tengan los particulares, lo que Keynes denomina Preferencia a la Liquidez. Hay varias razones por la que la gente puede tener riquezas en forma de dinero, clasificadas de acuerdo al motivo", podemos hablar de:

    Motivo de transacción: Para realizar transacciones ordinarias como pagar el alquiler, comprar alimentos, pagar los servicios, etc.

    Motivo precaución: para hacer frente a situaciones de urgencia. Motivo de especulación: Especula sobre la posibilidad de que las condiciones del mercado cambien, de forma que pueda convertir su dinero en capitales. productivos en una fecha posterior. Esta especie de preferencia por el dinero es causada principalmente por la incertidumbre relativa al tipo futuro de interés

    El atesoramiento es uno de los fenómenos que aparecen de una manera completamente diferente cuando se miran desde la posición del individuo, a cuando se miran desde el punto desvista de toda la economía. Un poseedor individual de riqueza sólo puede aumentar ésta a expensas de algún otro, sin que por esto aumente la oferta total de dinero de toda la economía. Cuando el conjunto del publico quiere más dinero (aumenta la demanda) y no puede obtenerlo, surge la necesidad de pagar un premio más elevado (interés) a los que se desprenden de su dinero. Esto beneficia a una parte de la sociedad, pero, cuando la tasa de interés sube, muchos negocios nuevos, que necesitan del crédito para realizarse, no se pueden concretar. Por lo tanto, un aumento en la tasa de interés tiende a reducir la demanda efectiva y, en tiempos normales, a originar paro.

    3) Invertirlo en bienes de capital: esperando percibir beneficios futuros.

    TEORÍA GENERAL DEL EMPLEO

    El principio de la demanda efectiva: "Efectiva" alude a la diferencia entre el mero deseo de comprar, y ese deseo sumado a la posibilidad de comprar. El empleo total depende de la demanda total. La demanda efectiva se manifiesta en el gasto de la renta. Aumenta el empleo, aumenta la renta.

    Pero el empleo no aumenta a no ser que aumente la inversión (es como una cadena).

    Demanda total y oferta total: el termino demanda, como lo usa Keynes, designa la demanda total del conjunto del sistema económico.

    Como el volumen de producción de todo el sistema económico no puede ser medido en ninguna unidad física simple (Ej.: tonelada), Keynes usa como medida del volumen total de producción la cantidad de trabajo empleado.

    La curva de demanda total es una curva de los ingresos esperados. A medida que se emplea mas trabajo, se realiza mayor volumen de producción, y los ingresos totales son mayores. El precio de la demanda total aumenta a medida que aumenta la cantidad del empleo.

    En la figura 1 el precio de la demanda total o ingresos esta representado en el eje vertical, y la cantidad de empleo sobre el eje horizontal. La curva de la demanda total se inclina en sentido ascendente hacia la derecha, indicando que la demanda aumenta con en empleo. Esto contrasta con una curva de demanda de una industria que desciende hacia la derecha, indicando que la cantidad vendida aumentara a medida que el precio baje. En una economía de empresa en la que el móvil de producción es el lucro, cada hombre de negocios empleará el número de empleados que le rindan el mayor beneficio. El numero total de hombres empleados por todos los empresarios. Para inducir a los patronos en su conjunto a ofrecer una cantidad total dada de empleo será necesaria cierta cantidad mínima de rendimiento. Este precio mínimo se llama el precio de la oferta total de dicha cantidad mínima de empleo. La función de la oferta total es una curva que representa las cantidades mínimas de rendimientos requeridas.

    La curva de la oferta total, lo mismo que la curva de la demanda total, se eleva inclinándose hacia la derecha a medida que aumenta la cantidad de empleo.

    Entre unas y otras habrá cantidades de empleo para las que los rendimientos esperados sean exactamente iguales a los necesarios para hacer lucrativo el empleo para los empresarios. En este punto se verifica la intersección de la función de la demanda total con la función de la oferta total, y el punto de intersección determina la cantidad efectiva de empleo en cualquier momento. Este es el punto crucial de la teoría del empleo, de Keynes. En el se representa la demanda efectiva, y aquí los empresarios obtienen el máximo de beneficios esperados. No hay razón para suponer que este punto se ha de corresponder con el empleo total. El mercado del trabajo no es, por lo general, un mercado de vendedores. El empleo total es importante tan solo como caso limite. Puede ser definido como una cantidad de empleo mas allá de la cual los aumentos ulteriores de la demanda efectiva no aumenta el volumen de producción ni el empleo. Aunque es verdad que más empleo creara mas renta, de la que algo se gastara en bienes de consumo, toda ella no será gastada en dichos bienes, y no hay razón para pensar que la diferencia será aplicada a gasto de inversión. Los empresarios reducirán el empleo a un nivel en el que el precio de oferta total exceda a la demanda de consumo en la cantidad efectiva de inversión.

    Como en esta función de la oferta total hay poco de novedad, la esencia de la teoría de Keynes se encuentra en el análisis de la función de la demanda total. Puesto que el empleo depende de la demanda y la demanda total es igual a la renta total, la teoría general del empleo es también una teoría de la demanda total o de la renta total. Como el valor del volumen total de producción es igual a la renta total, de una parte, y la creación de la renta, de otra parte.

    El volumen total de producción esta integrado por la producción de bienes de inversión. La renta total se obtiene de la producción de bienes de consumo y de la producción de inversión. Como el empleo se supone que se corresponde exactamente con la renta, podemos representar la renta sobre el eje horizontal, en lugar del empleo que se representaba en la figura 1. El valor de la producción total se representa sobre el eje vertical. La demanda efectiva se encuentra en la línea de 45 grados, en el punto en que el volumen de inversión es igual a la distancia entre esta línea y la curva de consumo. Esta curva representa la relación permanente que Keynes supone que existe entre el volumen de la renta nacional y la cantidad que será gastada por el publico en el consumo.

    Esta curva sigue la máxima fundamental de que cuando la renta se eleva el consumo se eleva también, pero menos que la renta. El empleo no puede aumentar, a menos que aumente la inversión. Este principio descansa en el supuesto de que la propensión al consumo permanece inalterada.

    RESUMEN DE LA TEORIA GENERAL DEL EMPLEO

    Presupuestos:

    - La renta total depende del volumen del empleo total.

    - Con arreglo a la propensión al consumo, la cuantía del gasto para el consumo, la cuantía del gasto para el consumo depende del nivel de la renta y, por lo tanto, del empleo total.

    - El empleo total depende de la demanda efectiva total, que se compone de dos partes: a) gasto para el consumo; b) gasto para la inversión.

    - En estado de equilibrio, la demanda total es igual a la oferta total. El volumen de empleo depende: a) de la función de la oferta total; b) de la propensión al consumo; c) del volumen de la inversión (y este ultimo depende de la eficacia marginal del capital y del tipo de interés)

    El tipo de interés depende de la cantidad de dinero y del estado de preferencia de liquidez.

    El empleo depende de la demanda efectiva, la cual esta determinada por la propensión al consumo y por el aliciente para la inversión.

    Aunque el aumento de la inversión ira normalmente acompañado de un aumento del empleo, esto no necesita suceder así si disminuye la propensión al consumo. Por otra parte, el empleo puede aumentar, sin un aumento de la inversión, si se eleva la propensión al consumo. Por regla general, la propensión al consumo es estable a corto plazo.

    Finalmente, los aumentos de la inversión dan lugar a aumentos de la renta, y de una renta mayor surge una demanda mayor de consumo. Lo cual conduce a otros aumentos de la renta. Una vez puestos en marcha los movimientos de la renta, y del empleo, tienden a ser acumulativos. Estos movimientos acumulativos explican el carácter fluctuante del empleo.

    TEORÍA DEL CONSUMO

    La relación de la inversión con el consumo: La renta nacional es creada por la producción para el consumo, por una parte, y por la producción para la inversión, por la otra. El volumen de la inversión depende del aliciente para invertir.

    La propensión al consumo: Para todo nivel de renta nacional hay una proporción bastante estable se gasta por el publico en bienes de consumo. De acuerdo a esto se saca la propensión media al consumo. Algunos gastaran mas, y otros menos (así se mantiene el promedio). La propensión al consumo es una relación funcional que indica como varia el consumo cuando varia la renta. Tal relación puede mostrarse para una unidad de consumo individual o familiar, pero en la teoría de Keynes lo que interesa es la relación entre el consumo total de la comunidad y la renta total de la misma.

    PREFERENCIA POR LA LIQUIDEZ

    La preferencia de liquidez se eleva y desciende con arreglo a la cambiante actitud del público con respecto al futuro económico y político. Aunque el publico no regule la cantidad del dinero, la regula el sistema bancario. Lo único que el publico puede hacer cuando quiere tener mas dinero del que hay es ofrecer un precio mas alto. Es crucial para la posición de Keynes que las autoridades monetarias sean bastante fuertes y puedan adoptar durante las depresiones una política monetaria fácil que haga descender los tipos de interés y les permita mantenerse bajos.

    La especie de preferencia de liquidez que tiene importancia en relación con el tipo de interés es la que surge en conexión con el motivo especulación. Keynes define el motivo especulación como el intento de obtener un beneficio por conocer mejor que el mercado lo que el futuro traerá consigo. Cuando la preferencia de liquidez por el motivo especulación se debilita, descenderá el tipo de interés.

    LA EFICACIA MARGINAL DEL CAPITAL

    Es el tipo de rendimiento más elevado sobre el costo para producir una unidad más de un upo particular de bien capital.

    La eficacia marginal de un bien de capital es el tipo de rendimiento más elevado sobre el costo previsto para producir una unidad más de un tipo particular de bien de capital.

    Supongamos que se toma la decisión de construir un edificio que costará $ 20.000, el cual me brindará, una vez construido, una renta de $ 1.200 por año. A este beneficio deberemos restarle $ 200 anuales por depreciación; dando por lo tanto un rendimiento neto de $ 1.000 al año.

    El tipo de interés en el mercado es del 4%, mientras que yo estoy recibiendo por mi inversión un 5 % (rendimiento neto anual $ 1.000); por lo tanto es beneficioso tomar un crédito para la construcción pagando un 4%. La eficacia de este tipo de bien es del 5%; si ese porcentaje es el tipo de rendimiento más elevado que puede asegurarse para cualquier clase de inversión, la eficacia marginal del capital será del 5%.

    KEYNSE A LOS OJOS DE MILTON FRIEDMAN

    Estracto de entrevista realizada a Milton Friedman

    Milton Friedman divide con Keynes el título de mayor economista del siglo.

    ¿Qué podría decir sobre Keynes?

    R: Keynes fue un gran economista, por el cual tengo una enorme admiración. Creo que su mayor contribución fue el libro publicado en los años '20, llamado Programa para una Reforma Monetaria. El mostró que el banco central debe optar entre controlar los precios internos y la tasa de cambio. No puede hacer las dos cosas al mismo tiempo. En ese aspecto, estamos totalmente de acuerdo. Su libro más famoso, claro está, es la Teoría General del Empleo, del Interés y del Moneda, publicado en 1936.

    Ese libro fue estimulado por la depresión mundial de los años '30. Las fábricas vacías producían poco, mientras el pueblo tenía hambre y necesitaba de ropas y techos. ¿Cómo explicar esa contradicción? Keynes la explicó por el lado de la demanda y es por eso que el gasto público juega un papel vital. La hipótesis Keynesiana era muy imaginativa e inteligente, pero la evidencia empírica no la comprobó.

    ¿Y cuál es su mayor contribución a la teoría económica?
    R: Considero mi mejor libro Teoría de la Función de Consumo, pero el más influyente fue Una Historia Monetaria de los Estados Unidos, escrito con Anna Schwartz. En ese libro ofrecemos una explicación alternativa a la crisis de los años '30. Para nosotros, la severa recesión se debió a fallas en la política monetaria adoptada por el Federal Reserve, el FED, el banco central americano. El FED permitió que la cantidad de dinero fuese reducida a un tercio. Creo que nuestra hipótesis se demostró mucho mejor que la Keynesiana. Nuevamente, la prueba vino con el tiempo.

    En los años '60, yo predije que si alguien intentaba mantener el desempleo bajo, gastando más y produciendo inflación, el resultado sería un fracaso en la reducción del desempleo y un éxito en el estímulo de la inflación. Lo que sucedió en los años '70 confirmó esa predicción. La combinación entre inflación y desempleo de los años '70 no es consistente con la teoría Keynesiana.

    ¿Keynes estaba totalmente equivocado?

    R: Si él hubiera vivido más, habría estado de acuerdo en que su explicación no fue buena. No se puede decir que su teoría era medianamente correcta, pues no lo era. Pero él fue fundamental para la economía. Los fracasos son tan importantes como los éxitos en el desarrollo de cualquier ciencia.

    ¿Qué quiso decir con la frase "somos todos keynesianos”?
    R: Sólo la mitad de mi frase se hizo famosa. Yo dije que, por un lado, somos todos keynesianos, pero por el otro, ya nadie lo es. Somos todos keynesianos porque usamos los términos que Keynes introdujo, como pleno empleo, propensión a consumir o eficiencia marginal de la inversión. Pero nadie ya es keynesiano porque su conclusión de que para crear empleo es necesario gastar ya no es aceptada.

    Biografía de Keynes

    Con John Maynard Keynes (1883-1946) aparece la respuesta del siglo XX, a las grandes figuras que habían dado forma y dirección a la ciencia económica durante los siglos XVIII y XIX. Su trabajo ha sido ampliamente criticado pero su influencia se dejó sentir muy pronto, proporcionó respuesta a las cuestiones candentes de la época que la economía política convencional dejaba en gran parte sin resolver. En los libros de texto escritos en la década de 1930 no se encuentra un tratamiento sistemático de la macro que trate de la determinación de los grandes agregados de la renta y el empleo. En los textos de 20 años después, este tratamiento ocupa un lugar destacado junto al de la microeconomía, la teoría monetaria, la política pública, tributación, los gastos del gobierno y el comercio internacional y las finanzas. Su influencia no se limitó a los países de habla inglesa, sino que se extendió por  todo el mundo no comunista, más, por los países muy desarrollados que se enfrentaban a problemas similares de estabilización económica. Pero también por los países subdesarrollados en tanto en cuanto se iban preocupando por el comportamiento de sus rentas dentro del marco del crecimiento económico. Aunque la teoría del crecimiento es muy poskeynesiana, procede del modelo de pensamiento macro relacionado con Keynes.

        Keynes realizó su obra él solo, su pensamiento era algo más que una extensión lógica del legado científico del pasado y proporcionó soluciones para las necesidades de aquella época, en mayor medida de los que podría decirse al respecto, en cuanto a los que realizaron la revolución marginalista.

    Gran Depresión

    Es la crisis económica mundial iniciada en octubre de 1929, a causa del conocido como crac de 1929, y que se prolongó durante los primeros años de 1930, extendiéndose geográficamente desde Estados Unidos al resto del mundo capitalista. Durante la década de 1920, cuando los negocios prosperaban en Estados Unidos, la agricultura entraba en recesión. En lo que respecta a la situación europea, la hiperinflación se apoderó de la economía alemana, no pudiendo pagar las enormes reparaciones de guerra impuestas tras la I Guerra Mundial. En otros países los conflictos sociales iban en aumento.

    Cuando los precios de las acciones se desmoronaron en Wall Street en 1929, los bancos estadounidenses empezaron a exigir el pago de los préstamos que habían concedido a otros países, al igual que a personas individuales que no podían devolverlos. Al mismo tiempo, aquellas personas que tenían depositado el dinero en los bancos perdieron la confianza y empezaron a retirarlo. Al no tener dinero para devolver los depósitos, muchos bancos empezaron a quebrar. La escasez de dinero implicaba que había menos dinero para invertir en las industrias y menos dinero para comprar productos agrícolas e industriales. En 1932 la mayor parte de los bancos de Estados Unidos habían tenido que cerrar.

    La crisis provocó grandes tasas de desempleo y desocupación: catorce millones de personas en Estados Unidos, seis en Alemania y tres en el Reino Unido. En Australia la tasa de desempleo era incluso mayor que en Estados Unidos y el Reino Unido juntos. Se estima que la quinta parte de la población británica vivía por debajo del umbral de pobreza a mediados de la década de los años 30.

    La elección para presidente de Franklin D. Roosevelt y el establecimiento del New Deal en 1932 permitió recuperar la confianza en Estados Unidos y marcó el principio del fin de la Depresión. Sin embargo, en Alemania, la desaparición de la financiación exterior, a principios de la década de 1930, y el consiguiente aumento de las dificultades económicas, dieron lugar a la aparición del nazismo y la llegada al poder de Adolf Hitler. En otros países, aparecieron grupos políticos de tendencia fascista o totalitaria que acabaron por triunfar amparados relativamente en la estela de la Gran Depresión.

    En muchos países la Gran Depresión provocó un cambio en las actitudes políticas y en la actuación de los gobiernos a favor de medidas promotoras del estado del bienestar. Pero la Gran Depresión también creó las condiciones para que estallara la II Guerra Mundial

    5