Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero; John M. Keynes

Teorías económicas. Pensamiento keynesiano. Keynesianismo. Inflación. Demanda. Paro. Efectos aceleradores

  • Enviado por: Carla
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 11 páginas
publicidad

INDICE

CONTENIDO___________________ PÁGINA

Contexto Histórico.................................................…......................................... 2

Biografía del Autor...................................................…........................................ 3

Eje Principal y Secundarios de la Obra.............................................................. 4

Síntesis…………………………………………………….…………………………. 5

Conclusión.......................................................................................................... 9

Bibliografía........................................................................................................ 10

Contexto Histórico

La "Teoría General” se gesto durante el periodo de depresión y desempleo que sufrió Inglaterra en los años posteriores en la crisis de 1929. Esta se desencadenó en Estados Unidos, extendiéndose al resto del mundo capitalista. Cuando los precios de las acciones se desmoronaron en Wall Street los bancos estadounidenses empezaron a exigir el pago de los prestamos que habían concedido a otros países, al igual que a personas individuales que no podían devolverlos. Al mismo tiempo, aquellas personas que tenían depositado el dinero en los bancos perdieron la confianza y empezaron a retirarlo. Al no tener dinero para devolver los depósitos, muchos bancos empezaron a quebrar. La escasez de dinero implicaba que había menos de este para invertir en las industrias y menos para comprar productos agrícolas e industriales.

Predominaba entonces en Inglaterra, la teoría de Laissez Faire, una explicación del proceso económico fundamentada en el libre juego de las fuerzas del mercado que, políticamente, solo requería una acción gubernamental promotora de la libertad de comercio y de mantenimiento de un presupuesto publico equilibrado. Si nadie interfería, las fuerzas del mercado mantenían o restablecía, según las circunstancias, la economía a un nivel de pleno empleo.

Esta teoría, colapsó con la crisis de 1929 y la consiguiente emergencia de ahorros y capitales instaladas inactivos, grandes cantidades de desocupados, caídas en las inversiones y consumos, y expansión de las áreas de pobreza y marginalidad.

Biografía

Keynes, John Maynard (1883-1946), economista británico.

Keynes nació en Cambridge y asistió al Eton College, licenciándose en la Universidad de Cambridge. Empezó a trabajar en la Oficina de la India del gobierno británico y escribió un libro muy reconocido, La moneda y las finanzas de la India (1913). Durante la I Guerra Mundial trabajó para el Tesoro británico y fue representante de su país en la Conferencia de Paz de París (1919). Se opuso a los términos económicos del Tratado de Versalles y dimitió como representante para después escribir Las consecuencias económicas de la paz (1919), en el que predijo con acierto que las enormes indemnizaciones de guerra impuestas a Alemania la empujarían hacia un nacionalismo económico y a una reaparición del militarismo. Durante la década siguiente acumuló una fortuna especulando con distintas unidades monetarias, impartió clases en Cambridge y escribió el Tratado de probabilidades (1921), un libro sobre matemáticas, y Tratado sobre el dinero (1930).

Keynes analizó en profundidad los problemas relativos a las largas recesiones en su obra más famosa, La Teoria General sobre el Empleo, el Interés y el Dinero (1936). Poco después de que Inglaterra entrara en la II Guerra Mundial, Keynes publicó Cómo pagar la guerra (1940), en el que proponía que una parte de todos los salarios fuera invertida en bonos del gobierno. En 1942 recibió el título de barón, y dos años más tarde dirigió la delegación británica para la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, la Conferencia de Bretton Woods, en la que promocionó la creación del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional.

Las ideas de Keynes han influido de forma determinante en el diseño de la política económica de muchos países desde la II Guerra Mundial, sustrajo de una nueva escuela de pensamiento económico denominada keynesianismo; muchos economistas consideran que su Teoría general sobre el empleo, el interés y el dinero es una de las obras teóricas más importantes del siglo XX.

Eje principal y secundarios:

Keynes en su obra analiza el sistema económico en su conjunto, la llamada macroeconomía, en nuestra opinión este es el eje principal.

Los ejes secundarios:

  • Demanda

  • Empleo

  • Ingreso, Ahorro e Inversión

  • Interés y Dinero

  • Ciclos económicos

Síntesis:

El propósito de su teoría es explicar qué determina el volumen de empleo en un momento dado, ya sea éste el empleo total, el paro amplio o algún nivel intermedio.

Intenta demostrar que la situación normal en el capitalismo del Laissez Faire no es el pleno empleo, sino que se pueden presentar en ella fluctuaciones que recorren toda la gama que va del empleo total hasta el paro amplio. Lo que con más vigor objetaba Keynes al razonamiento clásico es la idea de que el paro desaparece si los obreros aceptan tipos de salario más bajos a los pretendidos.

Otro aspecto general de su teoría es la explicación que da sobre la inflación y el paro: cuando la demanda es deficiente se produce el paro, cuando la demanda es excesiva se produce inflación.

En una sociedad caracterizada por una gran desigualdad de la riqueza y la renta, la capacidad económica de la comunidad para consumir es limitada. Los ricos tienen mas renta que la que desean consumir y los pobres tienen tan poca renta que su capacidad de consumo esta restringida. Como consecuencia de esta situación hay un exceso potencial de recursos superiores a los necesarios para producir bienes de consumo. Este exceso debe ser utilizado en la producción de bienes que no sean de consumo habitual, Keynes llama a esto inversión. La inversión comprende actividades tales como: construir nuevas fábricas, casas, ferrocarriles, maquinarias y otros tipos de bienes que no han de ser consumidos con tanta rapidez como se producen.

El interés es la recompensa por transferir la disposición sobre la riqueza (ahorro). El tipo de interés depende de la intensidad del deseo de atesorar, lo que Keynes llama la preferencia de liquidez. Cuando mayor es dicha preferencia, mas elevado es el tipo de interés que hay que pagar. Un aumento de los tipos de interés tiende a reducir la demanda y en tiempos normales a originar paro.

Keynes propone medidas para afrontar la recesión producto de la crisis del ´29. Así cuando crecen los empleos e ingresos, se expanden los ahorros y consumos, si así también lo hacen las inversiones, la economía nacional mejora sus niveles de actividad y empleo. Su teoría afirma que el empleo depende de la cantidad de inversión o, lo que es lo mismo, el paro es originado por insuficiencia de inversión y escasa demanda.

Keynes sugiere la actuación del gobierno al reducir los impuestos o a aumentar el gasto publico, y así conseguir que la economía vuelva a una posición de pleno empleo.

En un ciclo económico pueden identificarse cuatro fases:

1) Contracción

2) Recesión

3) Expansión

4) Auge

Cuando una economía entra en una fase de contracción la actividad económica empieza a mostrar signos de haber aminorado su ritmo de actividad, al llegar al fondo de dicha fase estará atravesando una recesión, que es el punto mas bajo de el ciclo económico en que la actividad es tan baja que provoca serios trastornos en la sociedad, allí es donde la contracción desemboca en una expansión durante la cual se recobra el ritmo hasta que alcanza el punto mas alto y llega a su auge, donde arriba el máximo de su nivel de actividad, luego de lo cual comienza el ciclo.

Durante el periodo de auge se hace patente el aumento de la producción. El nivel de empleo, los salarios y los beneficios crecen a su vez. Los directivos de las empresas muestran su optimismo mediante la inversión para aumentar la producción. Sin embargo, a medida que continúa el auge empiezan a surgir obstáculos que impiden que éste se prolongue. Por ejemplo, crecen los costes de producción y la falta de materias primas puede también limitar la producción; se elevan los tipos de interés, así como los precios y los consumidores reaccionan al alza comprando menos. A medida que el consumo se queda por debajo del nivel de producción, aumenta el número de productos almacenados, lo que provoca una caída de los precios. Las empresas productoras empiezan a ahorrar y despiden a los trabajadores. Estos factores conducen a un periodo de recesión. Los empresarios se vuelven pesimistas según van cayendo los precios y los beneficios y deciden ahorrar el dinero en vez de invertirlo, con lo que se suceden los cortes de producción y el cierre de fábricas, hasta que el desempleo se generaliza. Estamos en una fase de depresión.

La recuperación de la depresión puede estar provocada por varios factores, incluyendo la reaparición de la demanda de consumo, la liquidación de los inventarios o una acción gubernamental para estimular la actividad económica. A pesar de que la recuperación suele ser lenta y desigual al principio, inmediatamente gana fuerza. Los precios suben más rápido que los costes. El nivel de empleo crece, proporcionando un mayor poder adquisitivo. La inversión en las industrias de bienes de consumo aumenta. El optimismo invade la economía, el deseo de aventurarse en nuevos negocios reaparece. Se ha iniciado un nuevo ciclo.

De hecho, el ciclo económico no siempre se produce de una forma tan clara como en el modelo que acabamos de exponer, y no hay dos ciclos iguales, sino que varían considerablemente de uno a otro, tanto en lo que respecta a la dureza como a su duración.

Efectos aceleradores y multiplicadores

Una relación fundamental en todas las teorías de las fluctuaciones cíclicas económicas es la que se da entre la inversión y el consumo. Las nuevas inversiones tienen lo que se denomina un efecto multiplicador es decir, el dinero invertido en pagar a los proveedores y a los asalariados se convierte en el ingreso de éstos, que a su vez se convierte en el ingreso de terceros a medida que los asalariados y los proveedores gastan la mayor parte de sus ingresos. De esta forma se pone en marcha una onda expansiva.

Análogamente, el creciente nivel de ingresos gastado por los consumidores tiene un efecto acelerador sobre la inversión. Una mayor demanda crea mayores incentivos para aumentar la inversión en la producción, con el fin de responder a esta demanda. Estos dos factores también pueden operar negativamente, cuando una menor inversión disminuye aún más el ingreso total y la menor demanda de consumo reduce la cantidad de gasto en inversión.

Conclusión:

Durante los 25 años siguientes a la segunda posguerra mundial se evitaron recesiones recurriendo a dicha política, gastando en armamentos, en la expansión de complejos militares y en programas para romper estancamientos o recuperar áreas deprimidas.

A dicha actitud contribuyo el grupo de economistas denominados poskeneynesianos con su pretensión de extender los supuestos de la “Teoría General” a largo plazo, a efectos de lograr el crecimiento sostenido de las economías y del bienestar de sus poblaciones. Recalcando que la construcción de Keynes solo era aplicable a una situación de corto plazo en la cual los recursos, población y tecnología permanecían constantes y parcialmente desocupados, y olvidando que únicamente se proponía reocupar los factores desempleados y recuperar el crecimiento perdido por depresión, colaboraron en la difusión de la idea de que el crecimiento resolvería todos los problemas socioeconómicos y que no había que temer a la expansión del gasto y del endeudamiento públicos con tal finalidad.

La realidad demostró, en los últimos 30 años con sus transformaciones políticas, económicas, tecnológicas y financieras, que el crecimiento económico sostenido, de ser factible, no resuelve todos los problemas sociales y que la expansión incontrolada del gasto publico y del endeudamiento gubernamental son de temer, tanto por la inflación que pueden provocar como por la secuela de efectos degradantes que esta suele difundir fuera de los supuestos keynesianos.

Bibliografía:

  • “Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero” Autor: John Maynard Keynes (1936)

  • Enciclopedia Microsoft Encarta (1999)

  • Economía en el Pensamiento, la Realidad y la Acción” Autor: Daniel Pérez Enrri

  • Economía Principios y Aplicaciones” Autor: Francisco Mochón y Victor A. Beker

7