Tenis

Deportes de raqueta. Tennis. Historia. Reglamento. Grandes tenistas

  • Enviado por: Lord Shaved
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

1º Bachillerato Tecnológico

Grupo:2

Deporte practicado entre dos o cuatro jugadores, situados a ambos lados de una pista rectangular dividida por una red, que se lanzan una pelota de caucho con ayuda de unas raquetas.

Reglamento

La superficie del campo en el que se practica este deporte presenta características diferentes en función de los torneos. Las más habituales son la tierra batida, la hierba y la sintética pero también pueden ser madera, asfalto o nuevos materiales como el Grasstez. El juego se desarrolla en un terreno rectangular de 23,77 m de largo por 8,23 m de ancho para los partidos individuales y 10,97 m para los de dobles. El campo está dividido en dos partes iguales por una red de 0,915 m de alto, fijada a dos palos de 1,06 m de alto que distan 12,90 m entre ellos. A una distancia de 6,4 m de la red se traza la línea de saque o servicio paralela a la misma.

La pelota es de caucho forrado de tela y tiene un diámetro de 6,35 cm; el peso mínimo es de 53,15 g y el máximo de 56,7. Aunque existe un tipo de raqueta (de madera o metálica) casi universalmente aceptado, ésta debe adaptarse a las características físicas de cada jugador.

Los partidos pueden ser individuales (entre dos jugadores) o dobles (por parejas). En el primer caso se disputan en categoría masculina y femenina y en el segundo los encuentros pueden ser mixtos o entre jugadores del mismo sexo. El árbitro es asistido por los jueces de línea. Se realizan competiciones para profesionales y para aficionados y existe una categoría junior.

Los partidos no están limitados por una duración determinada sino que esta varía en función de un número de sets a conseguir. Normalmente, los encuentros en categoría masculina se juegan a cinco sets (gana quien consigue tres) y los de categoría femenina a tres (gana quien consigue dos).

El jugador encargado de sacar la pelota, la lanza al aire y la golpea con su raqueta antes de que llegue al suelo, para que supere la red y caiga en el correspondiente cuadro del contrario; para ello dispone de dos oportunidades. Si las falla (doble falta), el contrario se anotará un punto. Si el saque es correcto, el adversario debe devolver la pelota al campo opuesto, superando la red, a volea o después del primer bote. Los golpes más usuales en este deporte son el «drive» (con la cara anterior de la raqueta al llegar la pelota por el lado derecho), el revés (impulsando la pelota por el lado opuesto al de la mano que empuña la raqueta), la volea (devolver la pelota antes de que ésta toque al suelo), la dejada (tocar muy suavemente la pelota y colocarla en el campo contrario de modo que no pueda ser devuelta antes de que bote dos veces) y el «smash» (remate a volea, de arriba abajo, de una pelota alta).

Cuando uno de los jugadores envía la pelota fuera de los límites de la pista, no alcanza a golpearla o lo hace cuando ésta ya ha botado dos veces, comete una falta y el contrario se apunta un tanto. El primer tanto que consigue un jugador vale 15 puntos, 30 el segundo y 40 el tercero. El cuarto tanto, superando en dos a los del contrario, equivale a la obtención de un juego. Cuando acaba el primero de ellos, cambia el servicio y los jugadores cambian de campo. El servicio continúa alternándose al final de cada juego pero el cambio de campo se efectúa cada dos juegos a partir de ese momento. El primero en conseguir seis juegos, siempre con una ventaja de dos sobre su oponente, gana el «set».

Historia

Los juegos de pelota con raqueta han sido muy numerosos a lo largo de la historia. En 1292 existían en París trece campos de «jeu de paume», modalidad relativamente similar al tenis actual y que gozó de gran popularidad en aquella época. En el s. XVI se produjo la difusión de este juego en Inglaterra. En aquel momento existían hasta 24 denominaciones distintas para el mismo deporte y éste se configuraría en forma parecida al tenis moderno entre 1859 y 1877. En ese último año, el mayor Walter Clopton Wingfield, del Marylebone Club, propuso sus reglas e hizo que se jugara al aire libre. Desde ese fecha comenzó a disputarse el torneo de Wimbledon, cuyo primer campeón fue el británico Spencer William Gore.

Su compatriota y también jugador W. Renshaw modificó en 1881 las viejas tácticas (consistentes en golpear la pelota únicamente desde el fondo del campo, lo que hacía interminables los partidos) y subió hasta la red, lo cual dio movilidad y emoción al tenis, a la vez que creaba el golpe básico del juego: el «drive», al que sus rivales contestarían ideando el «lob» (consistente en golpear muy suavemente la pelota de abajo arriba de forma que describa una parábola en el aire y rebase la estatura del contrario) o el «passing-shoot» («drive» más apoyado que se utiliza para rebasar la posición del contrario cuando éste ha subido a la red para atacar).

En el año 1900 comenzó a disputarse la Copa Davis, creada por el jugador norteamericano Dwight Filley Davis y disputada en principio entre Gran Bretaña y Estados Unidos. En la primera década del s. XX los internacionales de Australia y el Open de Estados Unidos se equipararon en importancia a las anteriores competiciones. En 1923 se creó la Wightman Cup, en la que se enfrentaban equipos femeninos británicos y estadounidenses. Dos años más tarde, los dirigentes franceses abrieron las puertas de sus campeonatos internacionales (Roland Garros, organizado desde 1891) al resto de países.

En 1938 el estadounidense Don Budge consiguió ganar en 1938 la prueba individual de los cuatro torneos más importantes del mundo: Wimbledon, Roland Garros, Forest Hill (llamado Flusing Meadows a partir de 1978) y Australia. La proeza fue bautizada con el nombre de «Grand Slam». La también norteamericana Mauren O'Conolly lo consiguió en 1953, el australiano Rod Laver en 1962 y 1969, la australiana Margaret Court en 1969 y la estadounidense de origen checo Martina Navratilova en 1984.

En 1963 se fundó la Copa Federación, para equipos femeninos internacionales. Cinco años después el tenis se abrió a los profesionales: el torneo de Bournemouth fue el primero en el que éstos se unieron a los amateurs. En los años 70 el tenis movía ya importantes cantidades de dinero y los jugadores crearon la ATP y la WTA para la defensa de sus propios intereses. En 1971 aparece la norma del «tie-break» (muerte súbita, que se aplica resolviendo el set en el juego que sigue al empate a seis).

El tenis fue deporte olímpico desde 1896 (Atenas) a 1924 (París), año en que se incorporó la categoría femenina. En 1924 dejó de formar parte del programa oficial, en 1984 (Los Ángeles) fue deporte de exhibición y hasta 1988 (Seúl) no volvió a integrarse totalmente.

The Lawn Tennis Association, creada en 1888, fue el primer organismo internacional de este deporte. En 1913 Australasia (denominación bajo la que se reunía una selección de los mejores jugadores del continente australiano), Austria, Bélgica, Gran Bretaña, Dinamarca, Francia, Alemania, Rusia, Suráfrica, Suiza y Suecia fundaron The International Lawn Tennis Federation.

El tenis en España

El tenis comenzó a jugarse en España a mediados de la última década del siglo XIX y su primer Concurso Internacional se celebró en 1903 en Barcelona. La primera asociación española de tenis surgió en 1909 con el nombre de Asociación de Lawn Tennis de España, por acuerdo de los delegados de San Sebastián, Madrid y Barcelona. En 1957 ésta pasó a denominarse Real Federación Española de Tenis.

Grandes tenistas

Entre las grandes figuras surgidas de la práctica de este deporte se encuentran el norteamericano William T. Tilden (Bill «Big» Tilden) y la francesa Suzanne Lenglen (grandes triunfadores de los años 1920-25); a los que siguieron los llamados «mosqueteros franceses« (R. Lacoste, J. Brugnon, J. Borotra y H. Cochet); la estadounidense H. Wills, los británicos Fred Perry y Don Budge, en los años 30; los estadounidenses John A. Kramer, Pancho González, M. Osborne y L. Brough en los 40; el peruano Alejandro Olmedo, los australianos Ashley Cooper y Neil Fraser y la estadounidense Mauren O'Connolly, en los 50 o el mexicano Rafael Osuna y la norteamericana Billie Jean King, en los 60.

En España el tenis fue popularizado gracias a los éxitos de Manuel Santana, vencedor, entre otros campeonatos, del Roland Garros en 1964, en Forest Hill (Open de Estados Unidos) en 1965, en 1966 en Wimbledon y finalista en la Copa Davis en 1965 y 1967.

En los años 70 se situaron entre los grandes de este deporte el sueco Bjorn Borg y los norteamericano Jimmy Connors, John McEnroe y Chris Evert Lloyd. El español Andrés Gimeno consiguió el Roland Garros en 1972 y Manuel Orantes venció en el Open de Estados Unidos en 1975.

En los años 80 se consagraron, entre otros, Martina Navratilova, Ivan Lendl y Boris Becker a quienes siguieron Matts Vilander, Jim Courier, Mónica Seles y Steffi Graf ya en los 90. Arantxa Sánchez Vicario triunfó en el Roland Garros de 1989 y 1994. Sergi Bruguera lo hizo en 1993 y 1994 y ese año se convirtió en el de los grandes triunfos españoles con la victoria de Conchita Martínez en Wimbledon ante la mítica Navratilova.

Terminología

El deporte del tenis tiene una serie de términos técnicos específicos. Los más característicos son: ace: palabra con la que se designa el punto que un jugador obtiene directamente con su servicio; cuarenta: tercer punto ganado en un juego por un jugador o una pareja; dejada: golpe consistente en tocar muy suavemente la pelota y colocarla en el campo contrario de modo que no pueda ser devuelta antes de que bote dos veces; deuce: puntos iguales; drive: golpe dado con la cara anterior de la raqueta al llegar la pelota por el lado derecho; net: en el tenis, servicio en el que la pelota golpea o toca la red y entra en el área de saque del jugador que resta (es un servicio nulo y, por lo tanto, debe repetirse); lob: golpe consistente en impulsar muy suavemente la pelota de abajo arriba de forma que describa una parábola en el aire y rebase la estatura del contrario; match-ball: punto que da la victoria de un partido a un jugador o a una pareja; passing-shot: golpe de ataque ejecutado cuando el adversario se encuentra en la red, de manera que la pelota le pasa por el lado y no la puede devolver; quince: primer punto ganado en un juego por un jugador o una pareja; revés: golpe dado a la pelota por el lado opuesto al de la mano que empuña la raqueta; smash: remate a volea, de arriba a abajo de una pelota alta; tie-break: sistema que consiste en la resolución del set en el juego que sigue al empate a seis; treinta: segundo punto ganado en un juego por un jugador o una pareja; volea: devolución de la pelota antes de que ésta toque el suelo.

Donde practicarlo en el Prat

Este deporte se puede practicar en el polígono deportivo “Sagnier” que está a las afueras del Barrio de Sant Jordi.

Y también en el club de tenis del Mercabarna.

Opinión personal

Este trabajo que he hecho del tenis, uno de los deportes más importante en el ámbito internacional. Me ha enseñado a varias estrellas de dicho deporte que ni si quiera sabia que existían, la normativa vigente de este deporte y algo de su historia, que no es pequeña.

Biografía

Enciclopedia Multimedia

El tenista estadounidense Jim Courier (1970) durante el transcurso de un partido en 1992, año en que se proclamó campeón de Roland Garros y del Open de Australia.

Dimensiones de una pista de tenis. Posiciones A= Línea de fondo. B= Línea de saque. C= Línea lateral de saque. D= Línea para jugar a dobles. E= Línea lateral para individual. F= Zona de servicio o saque.

Martina Navratilova (1956), tenista checoslovaca nacionalizada estadounidense. Se retiró de la competición oficial en 1994 con el récord de triunfos individuales en los grandes torneos.

El tenista sueco Bjorn Borg (1956) conecta un revés a dos manos, golpe que popularizaría, en el transcurso de un torneo disputado en Mónaco.

Tenis

El tenista alemán Boris Becker (1967) durante un encuentro del Open de Estados Unidos. En 1985, con sólo diecisiete años, se proclamó el más joven campeón de Wimbledon. Con él se iniciaba la era del tenis-fuerza.

El tenista sueco Stefan Edberg (1966) alza la copa que lo acredita como campeón de Wimbledon en 1989, título que revalidaría al año siguiente.

La tenista alemana Steffi Graf (1969) levanta la copa que la acredita como ganadora del torneo parisino de Roland Garros de 1993, que ya había obtenido en 1987 y 1988.

El tenista estadounidense John McEnroe (1959) muestra la raqueta de oro y diamantes, premio otorgado al campeón de un torneo especial que se organiza en diferentes ciudades europeas.

Michael Chang (1972), tenista estadounidense. Tuvo un brillante comienzo como jugador profesional y llegó a ganar el torneo parisino de Roland Garros, en 1989.

Tenis