Tecnologia primitiva y moderna

Prehistoria. Metales. Agricultura. Edificios: Babilonia, Egipto. Ciudad. Castillo medieval. Revolución industrial. Automóvil

  • Enviado por: Dngerpoint
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 25 páginas

publicidad
publicidad

Tecnología primitiva

El hombre de hoy trabaja arduamente para defender su vida. Construye viviendas, proyecta ciudades, lucha con el agua, el calor, la nieve, siembra los campos, organiza industrias y diseña grandes aviones supersónicos para el trasporte.

Sin embargo, hace medio millon de años las condiciones de vida fueron más difíciles. Y mucho más hace un millón de años, cuando el hombre surge como un animal raro y recolector de alimentos, que vivía como cualquier otro animal de rapiña, recogiendo y reuniendo los alimentos que por casualidad le brindaba la naturaleza. Esta economía recolectora proporcionó la única fuente de subsistencia accesible a toda sociedad humana durante casi el 98 por ciento de lo que los arqueólogos llaman Edad de Paleolítica o Antigua Edad de Piedra.

Durante el Paleolítico, las condiciones de vida fueron extremadamente duras. El planeta sufrió grandes cambios, especialmente climáticos; se sucedieron cuatro glaciaciones, donde inmensas masas de hielo cubrieron gran parte de los continentes, afectando el entorno físico, la flora y la fauna. La piedra y el fuego

La armas y utensilios que existen en este período en que el hombre fue ante todo un cazador, son muy toscas.
Además de tallar la piedra, el hombre aprendió a aprovechar los huesos para hacer agujas, puntas de lanzas y arpones.

Los artefactos humanos más antiguos que se conocen son las hachas manuales de piedra encontradas en África, en el este de Asia y en Europa. Datan, aproximadamente, del 250.000 a.C., y sirven para definir el comienzo de la edad de piedra. Los primeros fabricantes de herramientas fueron grupos nómadas de cazadores que usaban las caras afiladas de la piedra para cortar su comida y fabricar ropa y tiendas. Alrededor del 100.000 a.C., las cuevas de los ancestros homínidos de los hombres modernos contenían hachas ovaladas, rascadores, cuchillos y otros instrumentos de piedra que indicaban que el hacha de mano original se había convertido en una herramienta para fabricar otras herramientas.

El más importante descubrimiento realizado por el hombre en el Paleolítico fue el fuego; primero lo tomó de la naturaleza y luego lo produjo por sí mismo. Alrededor de una hoguera se podía enfrentar el frío, cocinar los alimentos y ahuyentar a los animales.

Golpeando piedras contra piritas para producir chispas es posible encender fuego y liberarse de la necesidad de mantener los fuegos obtenidos de fuentes naturales. Además de los beneficios obvios de la luz y el calor, el fuego también se usó para cocer cacharros de arcilla, fabricando recipientes resistentes que podían utilizarse para cocinar cereales y para la infusión y la fermentación.

Los metales

La tecnología primitiva no estaba centrada solamente en las herramientas prácticas.

Se pulverizaron minerales de color para obtener pigmentos, que se aplicaban al cuerpo humano, a utensilios de arcilla, a cestas, ropa y otros objetos. En su búsqueda de pigmentos, descubrieron en mineral verde, rico en cobre, llamado malaquita y otro azul denominado azurita. Cuando los golpeaban no se convertían en polvo, sino que se doblaban; se podían pulir, pero no partir. Por estas cualidades, el cobre en trozos pequeños se introdujo muy pronto en la joyería.

Estos pueblos también aprendieron que, si este material era forjado repetidamente y puesto al fuego, no se partía ni se agrietaba. Este proceso de eliminación de tensiones del metal, llamado recocido, fue introducido por las civilizaciones de la edad de piedra, sobre todo cuando hacia el año 3000 a.C. se descubrió también que la aleación de estaño y cobre producía bronce. El bronce no es sólo más maleable que el cobre, sino que también proporciona una mejor arista, una cualidad necesaria para objetos como hoces y espadas.

La metalurgia comenzó a desplazar el uso de la piedra en la confección de las herramientas agrícolas y las armas; también, se utilizó para fabricar utensilios y adornos. Las piedras se gastaban y quebraban con facilidad, en cambio, los metales eran más resistentes y más fáciles de trabajar.

La agricultura

Sin duda una de las innovaciones más sorprendentes fue la agricultura. En cierto sentido, toda la historia humana gira alrededor de dos Revoluciones: el paso neolítico de la caza a la agricultura y el moderno paso de la agricultura a la industria.

Cuando llegó la edad del bronce, las distintas sociedades distribuidas por cada continente habían conseguido ya varios avances tecnológicos. Se desarrollaron arpones con púas, el arco y las flechas, las lámparas de aceite animal y las agujas de hueso para fabricar recipientes y ropa. También se embarcaron en una revolución cultural mayor, el cambio de la caza y la recolección nómada a la práctica sedentaria de la agricultura.

Este hecho significó para la humanidad algo cuya importancia solo puede compararse con el descubrimiento del fuego.

Con el se inició una nueva etapa, en la que el hombre comenzó a producir su propio alimento. Mientras el ser humano fue recolector y cazador, se vio obligado a ser nómade, porque debía trasladarse a los lugares en los cuales hubiera abundancia de frutos y de caza.

La agricultura, en cambio, le permitió establecerse en un lugar determinado y se formaron así las primeras aglomeraciones de población, creándose las bases para el desarrollo de las culturas superiores.

La actividad agropecuaria permitió guardar excedentes de producción, con lo que se pudo alimentar a un mayor grupo de población, produciéndose un aumento importante de esta.

A consecuencia del desarrollo de la agricultura y de la domesticación de animales se desarrolló la textilería, obteniéndose en forma más o menos constante fibras como algodón y lino, además de lana para ser hilada y trabajada en telares. Con la vida desarrollándose en comunidades mayores, surgieron nuevas necesidades de organización.

La rueda

Hoy no podríamos imaginar la civilización contemporánea sin la rueda: ella está presente, con sus mil variaciones, en cada elemento de la técnica moderna: desde el reloj, la locomotora, la turbina, hasta las grandes máquinas industriales.

Para el hombre constituía un problema trasladar cargas pesadas y con el invento de la rueda esta tarea se vio facilitada.

Las primeras ruedas conocidas son las de Ur y Hassuna, en la Mesopotamia, y se remontan a más o menos 4.500 años antes de Cristo.

Medios de transporte

Los medios de transporte más utilizados fueron los barcos de juncos y las balsas de madera, que surgieron primero en Mesopotamia y Egipto. Un resultado importante del mercado de la cerámica, los metales y las materias primas fue la creación de una marca o sello, que se usaba para identificar a los creadores o propietarios particulares.

Efectos de la tecnología primitiva

La tecnología también comenzó a manifestar otro de sus efectos, una alteración mayor del entorno por la introducción de nuevas prácticas: por ejemplo, la demanda de leña condujo a la deforestación, y el pastoreo excesivo de ovejas y de ganado vacuno provocó que crecieran menos árboles nuevos en las tierras pobres de la región. Así, la doma de animales, la agricultura de monocultivo, la deforestación y las inundaciones periódicas llevaron a la aparición gradual de áreas desérticas.

Desarrollo de las ciudades

Después del año 4000 a.C. apareció una de las creaciones más complejas de la humanidad: la ciudad. Desde este punto de vista, la tecnología no puede describirse sólo en términos de herramientas simples, avances agrícolas y procesos técnicos como la metalurgia, ya que la ciudad es en sí misma un sistema tecnológico.

A medida que la población fue aumentando, el hombre tuvo que organizarse mejor y conseguir alimento suficiente para todos. Esto llevó al descubrimiento de la agricultura, que le permitió una alimentación más estable y completa.

La agricultura obligó al ser humano a permanecer cerca de los sembradíos. Por eso, tuvo que instalarse en un lugar y construir lugares de habitación más sólidos, originándose, paulatinamente, las ciudades.

Así, comenzó a cultivar su espiritualidad, su inteligencia y su capacidad para organizarse. Las primeras civilizaciones (Mesopotamia, Egipto, China y la India) son un claro resultado de esto.

La aparición de la ciudad hizo posible un excedente de alimentos y una abundancia de riqueza material que posibilitó la construcción de templos, tumbas y amurallamientos. La acumulación de metales preciosos, la construcción de murallas defensivas, y el control de los ejércitos y los sacerdotes aseguraron la ascendencia del rey, al que puede denominarse el primer tecnólogo urbano.

Los zigurats de Mesopotamia y las pirámides de Egipto o México simbolizan el poder organizativo y la magnitud tecnológica de los primeros asentamientos urbanos.

Los egipcios destacaron en el campo de varias ciencias

Sus conocimientos de Astronomía se evidencian en la creación de un calendario muy perfecto de 365 días, con 12 meses de 30 días cada uno y cinco días sobrantes al final. En Matemática llegaron a importantes niveles. La construcción de obras hidráulicas para el aprovechamiento de las aguas del Nilo, las mediciones agrícolas, y la precisión de las grandes construcciones de su arte funerario.

Llegaron a conocer con exactitud el valor del pi -símbolo matemático-, idearon una ingeniosa tabla de multiplicar, desarrollaron la agrimensura y la trigonometría, aunque desconocían el símbolo cero.

Las prácticas de embalsamiento y momificación les hacen progresar en Medicina y Química. Prosperaron en los conocimientos anatómicos, incluso fueron frecuentes las operaciones quirúrgicas. El llamado papiro quirúrgico de Seth describe hasta 48 casos de lesiones. Fueron además, capaces de elaborar productos curativos que actuaban eficazmente sobre órganos específicos.

Unas tablillas de barro encontradas en Tell el Amarna, dan cuenta de que los médicos egipcios se desplazaban a Siria y Mesopotamia.

Los egipcios además, inventaron el reloj solar y la fabricación del papel y del vidrio.

El crecimiento de las ciudades también estimuló una necesidad mayor de escribir. Los egipcios mejoraron la tabla de arcilla, que era difícil de manejar, con la fabricación de un material similar al papel sobre el cual escribían con jeroglíficos. Este material se fabricaba utilizando la planta del papiro. Además, la ciudad provocó una nueva división del trabajo: el sistema de castas. Esta estructura proporcionaba seguridad, estatus social y ocio a la clase intelectual de los escribas, médicos, profesores, ingenieros, magos y adivinadores. Sin embargo, el ejército contaba con los mayores recursos.

Mesopotamia: genios de la Antigüedad

¿Alguna vez has oído hablar de Mesopotamia? Si lo has hecho, ¿recuerdas su importancia? En esta zona del Asia Menor se desarrollaron nada menos que las civilizaciones más prolíficas en invenciones de la Antigüedad, cuyas creaciones siguen tan vigentes como hace 5.000 ó 4.000 años.

Los inventores más célebres de Mesopotamia fueron los sumerios, a quienes debemos, entre otras cosas, la invención de la escritura cuneiforme, fechada alrededor del 3.100 a.C. Hito que marca el término de la Prehistoria y el inicio de la Historia.

Mesopotamia, que significa país o región entre ríos, está ubicada entre los ríos Éufrates y Tigris, rodeada al nordeste por los montes de Anatolia y los Zagros de Irán, y al oeste por el desierto árabe. Los ríos que la delimitan nacen en las montañas Antitauro, en el Asia Menor, y cerca de su desembocadura en el golfo Pérsico forman un único curso fluvial llamado Shat-al-Arab. En esta región actualmente encontramos parte de Siria y Turquía y casi todo Irak.

Las excavaciones arqueológicas, que comenzaron en el siglo XIX, revelan la existencia de asentamientos humanos en Mesopotamia a partir del 10.000 a.C. La presencia del hombre en épocas tan remotas demuestra que las características geográficas y climáticas eran favorables para que sus habitantes dejaran la vida nómada, basada en la caza y la recolección, por el sedentarismo, apoyado en la agricultura.

Al igual que los egipcios, los habitantes de Mesopotamia descubrieron que podían aprovechar el agua para sus cultivos, obteniendo grandes beneficios. Pero a diferencia del Nilo, el Tigris y el Éufrates se desbordaban con gran violencia, lo que los obligó a crear un sistema de canales y diques para encauzar el agua. Incluso construyeron grandes represas para almacenarla, desde donde era conducida por una red de canales hacia los campos de cultivo, en los que plantaban trigo, palmeras de dátiles, higueras, vid, sésamo, granadas y olivos. Además, criaban cerdos, asnos, bovinos y cabras.

Es importante recalcar que en esta región no se desarrolló una sola civilización llamada Mesopotamia, sino que se sucedieron diferentes pueblos -sumerio, acadio, asirio y babilónico, principalmente-, que fueron adoptando los adelantos de sus predecesores. Esto, porque a diferencia del valle del Nilo, Mesopotamia carecía de defensas naturales, por lo que periódicamente era invadida por pueblos guerreros, provenientes de las zonas montañosas y los desiertos circundantes, que buscaban mejores condiciones de vida.

Geográficamente, esta zona se encuentra dividida en dos: al norte, la alta Mesopotamia, de llanuras altas, montañosas y frías, donde se instalaron los asirios y acadios; y al sur, la baja Mesopotamia, formada por llanuras fértiles de clima cálido que fueron habitadas por sumerios y babilónicos.

La tecnología en Egipto

En medio del desierto del nordeste de África surgió Egipto, una de las civilizaciones más espléndidas de la historia, cuyo desarrollo cultural dejó, entre otras cosas, monumentales obras arquitectónicas que hasta hoy se mantienen como el símbolo más distintivo de lo que fue la vida a orillas del Nilo.

Los egipcios fueron indudablemente un pueblo adelantado, que junto con desarrollar un considerable poderío territorial se anticipó a muchas actividades que conocemos hoy en día, como el arte, los cultivos o la astronomía. Desde los inicios de su historia crearon una sociedad basada en la agricultura, aprovechando las bondades del río Nilo, que de no existir habría hecho imposible la existencia humana en ese lugar. Por lo mismo, el gran historiador griego Herodoto se refería a Egipto como el “don del Nilo”.

Este caudal nace en los lagos Victoria, Alberto y Eduardo, en el centro de África, donde el clima tropical provoca lluvias abundantes que hacen que el río sea caudaloso hasta su desembocadura en el mar Mediterráneo.

En los meses de junio y octubre se producen las lluvias tropicales más abundantes, por lo que el caudal del río aumenta enormemente. Cuando a finales de septiembre las aguas empiezan a descender, depositan el légamo fertilizante en las riberas del río, que los egipcios aprovechaban como zonas de cultivo. Ellos, luego de sucesivas observaciones, descubrieron que existía un ciclo que se repetía periódicamente, y que existía una notable relación entre la crecida del Nilo y el movimiento de los astros, lo que dio origen al año solar de 365 días.

Para que las crecidas del Nilo fueran bien aprovechadas, los egipcios tuvieron que construir sistemas de canales de regadío y barreras de contención, cuyo trabajo exigía de una gran disciplina colectiva que sólo un gobierno fuerte podía imponer. Esta es la razón por la cual se dice que el río Nilo determinó la formación del Estado y la organización política del Antiguo Egipto.

  • Culto a los muertos y la construcción de pirámides

vPara los egipcios, la preocupación religiosa se extendía después de la muerte. De aquí el culto sumamente especial y fervoroso que rendían a los difuntos. Este pueblo creía firmemente que, después de morir, el alma del hombre viviría feliz sólo si se daba un tratamiento especial al cadáver para preservarlo de la corrupción. De esta manera, perfeccionaron el proceso de conversión llamado embalsamamiento, por el cual convertían los cadáveres en momias que colocaban en sarcófagos. Estos se decoraban con mayor o menor suntuosidad, dependiendo de la jerarquía social del muerto.

En la tumba se depositaban diversos objetos que, se creía, el difunto podría necesitar o echar de menos en la otra vida. Aves y gatos, entre otros animales, eran también embalsamados para servir de compañía a los hombres en su viaje al otro mundo. No podía faltar la inclusión de un papiro en el que se enumeraban las virtudes y buenas obras del difunto, con la finalidad de que fuera juzgado indulgentemente por Osiris, el dios de la otra vida, en el tribunal de los muertos.

Las pirámides constituían las tumbas más fastuosas e imponentes, pues en ellas se daba sepultura a los faraones. Las más importantes son las de Keops, Kefrén y Micerinos.

Participar en la construcción de estos monumentos y de los templos era para los egipcios un acto de profundo significado. Toda la tierra de Egipto y su pueblo pertenecían a los dioses, y en particular a Horus, a quien, según se creía, el faraón representaba sobre la tierra en el transcurso de su vida. Las funciones de Horus consistían en mantener el orden total del universo, establecido en el momento de la creación, y que abarcaba no solamente la estructura social y política de Egipto, sino también las leyes de la naturaleza, el movimiento de los cuerpos celestes, la sucesión de las estaciones y la inundación y estiaje (nivel mínimo de un río) anuales del Nilo.

La edificación de las pirámides ha sido objeto de admiración para todas las generaciones posteriores. Consideradas como una de las siete maravillas del mundo antiguo, representan una obra de ingeniería que aún hoy constituiría un reto tratar de igualar.

Contexto social

vLogros tecnológicos de Grecia

Los logros, tanto científicos como técnicos, son innumerables. Entre los técnicos se encuentran los siguientes:

- Arquímedes, Herón de Alejandría, Ctesías y Tolomeo escribieron sobre los principios de sifones, poleas, palancas, manivelas, bombas contra incendios, ruedas dentadas, válvulas y turbinas.

- Algunas contribuciones prácticas importantes de los griegos fueron el reloj de agua de Ctesías, la dioptra (un instrumento de topografía) de Herón de Alejandría y el tornillo hidráulico de Arquímedes.

- Tales de Mileto mejoró la navegación al introducir métodos de triangulación y Anaximandro dio forma al primer mapa del mundo. No obstante, los avances tecnológicos de los griegos no fueron a la par con sus contribuciones al conocimiento teórico.

- Arquímedes inventó el tornillo sin fin y la catapulta.

- Herón de Alejandría realizó la eolípila (esfera que contiene agua a ebullición que da salida al vapor produciéndose un movimiento en sentido contrario), precursora de la máquina a vapor, así como los vasos comunicantes.

Tecología militar en el mundo antiguo

La tecnología militar del mundo antiguo de desarrolló en tres etapas.

1.- En la primera etapa, surgió la infantería con sus cascos de piel o de cobre, arcos, lanzas, escudos y espadas.

2.- La segunda etapa siguió con el desarrollo de los carros, que al principio fueron vehículos pesados para el uso de los comandantes. La inclusión posterior de radios en las ruedas para aligerarlas, y un bocado y una brida para el caballo, hizo del carro una máquina de guerra ligera que podía aventajar a la infantería enemiga.

3.- En la tercera fase se incrementó la movilidad y la velocidad de la caballería. Los asirios, con su conocimiento del armamento de hierro y sus espléndidos jinetes, dominaron la mayoría del mundo civilizado entre el 1200 y el 612 a.C.

Con la introducción del estribo en Asia, aproximadamente en el siglo II a.C., los jinetes eran capaces de obtener mejor estabilidad en la lucha con espada, e hicieron que los carros de guerra quedaran obsoletos. Las unidades de caballería de ataque rápido, que se observaron primero en Egipto y Persia, se convirtieron en las principales fuerzas militares. Con su aparición surgió la necesidad de mejores transportes y sistemas de comunicación. Los persas fueron los primeros en desarrollar una red de carreteras y estaciones de parada para recorrer su vasto imperio, que se extendía desde el Punjab al mar Mediterráneo.

  • Cronología de algunos inventos y descubrimientos con fines bélicos en la antigüedad

1800 A.C. Con la domesticación del caballo aparece el carro de guerra, que transportaba a un solo soldado y era muy liviano. Uno o varios caballos tirando de una carga tan liviana podían correr con mucha mayor rapidez que un soldado. Con sólo dos ruedas, el carro de guerra era casi tan manejable como el propio caballo, y podía variar su dirección sin dificultad.

1000 A.C. Para esta fecha se comenzó a fabricar armas y herramientas con una aleación de hierro (el cual se comenzó a utilizar hacia el 1500 A.C. por los hititas) y carbono que llamamos acero. El advenimiento del hierro modificó el equilibrio bélico. Ya que éste mantenía más el filo y el acero es mucho más duro que el bronce.

Siglo V A.C. En este siglo se comenzaron a utilizar las famosas naves de guerra Trirremes en Grecia, que se utilizaron para vencer a la flota persa en el 480 ac. Las trirremes eran naves largas y angostas, permitían alcanzar una gran velocidad, con sus 170 remeros (y de 30 a 40 soldados) dispuestos en tres niveles diferentes, ubicándose así tres palas de remo en el mismo lugar. Y estaba dotado de un gran espolón de bronce en la proa (adelante) debajo de la línea de flotación (línea del agua).

400 A.C. Los especialistas griegos de Siracusa, en la costa oriental de Sicilia, idearon la catapulta (del griego que significa arrojas abajo, llamada balista por los romanos. En sus primeras formas, se asemejaba a un arco gigantesco e inmóvil, que precisaba de muchos hombres para tensarlo. Cuando se lo soltaba estrellaba contra la muralla una gran piedra.

100 A.C. Estribos: Los ejércitos griegos y romanos se basaban en la infantería, la caballería se reducía entonces a funciones auxiliares. El caballo de tiro y el carro de guerra fueron perdiendo importancia a medida que se criaban caballos de silla que podían cargar el peso de un soldado armado. Las sillas de montar facilitaron el acomodo del jinete en el lomo del caballo, pero cabalgar seguía siendo algo precario, y la operación de alancear resultaba peligrosa, ya que si el ataque era esquivado, el jinete podía caerse fatalmente de la montura. Era pues más seguro disparar flechas a distancia. Hacia el 100 A.C., en la India, se adopto un lazo de cuero suspendido de la silla, en los que se podían introducir los dedos gordos del pie para mantener al jinete en su lugar. Los chinos, que tenían un clima más frío e iban calzados, necesitaban un lazo más ancho en el que poder introducir el pie. Hacia el 300 D.C., esos estribos (de una palabra germánica que significa cuerda para trepar) se hicieron de metal y lo suficientemente anchos como para retirar con rapidez el pie en caso necesario. El estribo hizo que el jinete se mantuviera firme en su silla, y golpeara fuertemente al enemigo con una lanza o espada sin caer del caballo. A partir de aquí la caballería iría adquiriendo cada vez más importancia. De los chinos lo aprendieron los nómadas del Asia central y de allí pasó a Occidente.

673 D.C. En esta época un alquimista llamado Calínico inventó una mezcla que contenía nafta, nitrato potásico y oxido de calcio, que tal vez (no se posee la formula exacta) no solo ardía, sino que continuaba ardiendo en el agua, incluso con mayor fuerza. Este "fuego griego" era expelido por los bizantinos mediante tubos contra los barcos de madera de los árabes que estaban sitiando la ciudad. El temor a quemarse y la visión horrible del agua ardiendo forzó a la flota árabe a retirarse, y Constantinopla (o Bizancio) se salvó.

770 D.C. Empieza a utilizarse la herradura para proteger los delicados cascos de los caballos de las piedras.

Logros tecnológicos de Roma

Tecnologia primitiva y moderna
Los logros, tanto científicos como técnicos, son innumerables. Entre los técnicos se encuentran los siguientes:

Los romanos tomaron de la ciencia aquello que pudiese tener una aplicación utilitaria, perfeccionando los logros de los griegos:

Los romanos fueron grandes tecnólogos en cuanto a la organización y la construcción.

  • Elaboraron mapas del Imperio.

  • Reformaron el calendario.

  • Los acueductos constituyeron, sin embargo, un retroceso si se comparan con las tuberías griegas y asiáticas a presión (quizá porque no supieron construir tuberías que aguantasen las grandes presiones que necesitaban para su consumo).

  • Aprovecharon la energía hidráulica para mover norias con el consiguiente ahorro de energía animal.
    La utilización de energías animales trajo consigo la complicación de los mecanismos de transmisión de movimientos, que multiplican los engranajes.

  • En la agricultura se perfeccionó el arado.

  • Con el uso de cemento resistente al agua y el principio del arco, los ingenieros romanos construyeron miles de kilómetros de carreteras a través de su vasto imperio.

  • Construyeron numerosos circos, baños públicos y cientos de acueductos, alcantarillas y puentes.

  • Fueron responsables de la introducción del molino de agua

  • Diseñaron ruedas hidráulicas con empuje superior e inferior, que se usaron para moler grano, aserrar madera y cortar mármol.

  • En el ámbito militar, los romanos avanzaron tecnológicamente con la mejora de armas, como la jabalina y la catapulta.

Tecología militar en el mundo antiguo

La tecnología militar del mundo antiguo de desarrolló en tres etapas.

1.- En la primera etapa, surgió la infantería con sus cascos de piel o de cobre, arcos, lanzas, escudos y espadas.

2.- La segunda etapa siguió con el desarrollo de los carros, que al principio fueron vehículos pesados para el uso de los comandantes. La inclusión posterior de radios en las ruedas para aligerarlas, y un bocado y una brida para el caballo, hizo del carro una máquina de guerra ligera que podía aventajar a la infantería enemiga.

3.- En la tercera fase se incrementó la movilidad y la velocidad de la caballería. Los asirios, con su conocimiento del armamento de hierro y sus espléndidos jinetes, dominaron la mayoría del mundo civilizado entre el 1200 y el 612 a.C.

Con la introducción del estribo en Asia, aproximadamente en el siglo II a.C., los jinetes eran capaces de obtener mejor estabilidad en la lucha con espada, e hicieron que los carros de guerra quedaran obsoletos. Las unidades de caballería de ataque rápido, que se observaron primero en Egipto y Persia, se convirtieron en las principales fuerzas militares. Con su aparición surgió la necesidad de mejores transportes y sistemas de comunicación. Los persas fueron los primeros en desarrollar una red de carreteras y estaciones de parada para recorrer su vasto imperio, que se extendía desde el Punjab al mar Mediterráneo.

  • Cronología de algunos inventos y descubrimientos con fines bélicos en la antigüedad

1800 A.C. Con la domesticación del caballo aparece el carro de guerra, que transportaba a un solo soldado y era muy liviano. Uno o varios caballos tirando de una carga tan liviana podían correr con mucha mayor rapidez que un soldado. Con sólo dos ruedas, el carro de guerra era casi tan manejable como el propio caballo, y podía variar su dirección sin dificultad.

1000 A.C. Para esta fecha se comenzó a fabricar armas y herramientas con una aleación de hierro (el cual se comenzó a utilizar hacia el 1500 A.C. por los hititas) y carbono que llamamos acero. El advenimiento del hierro modificó el equilibrio bélico. Ya que éste mantenía más el filo y el acero es mucho más duro que el bronce.

Siglo V A.C. En este siglo se comenzaron a utilizar las famosas naves de guerra Trirremes en Grecia, que se utilizaron para vencer a la flota persa en el 480 ac. Las trirremes eran naves largas y angostas, permitían alcanzar una gran velocidad, con sus 170 remeros (y de 30 a 40 soldados) dispuestos en tres niveles diferentes, ubicándose así tres palas de remo en el mismo lugar. Y estaba dotado de un gran espolón de bronce en la proa (adelante) debajo de la línea de flotación (línea del agua).

400 A.C. Los especialistas griegos de Siracusa, en la costa oriental de Sicilia, idearon la catapulta (del griego que significa arrojas abajo, llamada balista por los romanos. En sus primeras formas, se asemejaba a un arco gigantesco e inmóvil, que precisaba de muchos hombres para tensarlo. Cuando se lo soltaba estrellaba contra la muralla una gran piedra.

100 A.C. Estribos: Los ejércitos griegos y romanos se basaban en la infantería, la caballería se reducía entonces a funciones auxiliares. El caballo de tiro y el carro de guerra fueron perdiendo importancia a medida que se criaban caballos de silla que podían cargar el peso de un soldado armado. Las sillas de montar facilitaron el acomodo del jinete en el lomo del caballo, pero cabalgar seguía siendo algo precario, y la operación de alancear resultaba peligrosa, ya que si el ataque era esquivado, el jinete podía caerse fatalmente de la montura. Era pues más seguro disparar flechas a distancia. Hacia el 100 A.C., en la India, se adopto un lazo de cuero suspendido de la silla, en los que se podían introducir los dedos gordos del pie para mantener al jinete en su lugar. Los chinos, que tenían un clima más frío e iban calzados, necesitaban un lazo más ancho en el que poder introducir el pie. Hacia el 300 D.C., esos estribos (de una palabra germánica que significa cuerda para trepar) se hicieron de metal y lo suficientemente anchos como para retirar con rapidez el pie en caso necesario. El estribo hizo que el jinete se mantuviera firme en su silla, y golpeara fuertemente al enemigo con una lanza o espada sin caer del caballo. A partir de aquí la caballería iría adquiriendo cada vez más importancia. De los chinos lo aprendieron los nómadas del Asia central y de allí pasó a Occidente.

673 D.C. En esta época un alquimista llamado Calínico inventó una mezcla que contenía nafta, nitrato potásico y oxido de calcio, que tal vez (no se posee la formula exacta) no solo ardía, sino que continuaba ardiendo en el agua, incluso con mayor fuerza. Este "fuego griego" era expelido por los bizantinos mediante tubos contra los barcos de madera de los árabes que estaban sitiando la ciudad. El temor a quemarse y la visión horrible del agua ardiendo forzó a la flota árabe a retirarse, y Constantinopla (o Bizancio) se salvó.

770 D.C. Empieza a utilizarse la herradura para proteger los delicados cascos de los caballos de las piedras.

Tecnología en la Edad Media

El periodo histórico transcurrido entre la caída de Roma y el renacimiento (aproximadamente del 400 al 1500) se conoce como Edad Media. La tecnología en la Edad Media no se redujo a fabricar y mejorar las armas de fuego. La ciencia y la filosofía estaban al servicio de la Iglesia, que además tenía el control de las escuelas y universidades de la época y se proponía formar doctores en teología, derecho y medicina. Los ingenieros y los técnicos no contaban con el apoyo y patrocinio de las universidades, a pesar de lo cual la técnica se desarrolló y tuvo avances importantes.

Por otra parte los "bárbaros" de esa época no eran tan primitivos como se pensaba; poseían una civilización propia e introdujeron en Europa diversos artículos como las pieles, los pantalones, la construcción de casas más adecuadas para el clima que las de tipo romano de patio, la elaboración de fieltro, la joyería esmaltada, los esquíes, el uso del jabón y de la mantequilla, la elaboración de toneles, tinas y el cultivo de nuevos cereales como la avena y el centeno.

Muchos eruditos, especialmente ingleses, estudiaron en las universidades españolas y empezaron a traducir obras arábigas, judías y hebreas. Se descubrieron obras griegas o sus traducciones al árabe, importadas de Bizancio.

Los árabes establecieron el comercio directamente con Suecia y otras regiones a través de Rusia, debido a que contaba con ríos navegables, esto permitía un intercambio activo y productivo, circunstancias que permitieron también a los bizantinos comerciar con esa zona y con el Mediterráneo oriental.

La necesidad del ser humano de contar con instrumentos o herramientas que le ayudaran en los trabajos más arduos y pesados, impulsó la creatividad en la Edad Media y se desarrollaron inventos que favorecieron el avance de la técnica aplicada a la construcción, a la agricultura para regar los campos, a los molinos para aprovechar la fuerza del viento y de las corrientes de los ríos, entre otras.

La energía animal utilizada en la Edad Media pudo aprovecharse aún mejor desde fines del siglo IX y principios del X con la invención de la collera que permitió a los caballos desarrollar toda su fuerza de tracción; se inventó el sistema de enganchados uno tras otro con los que se sumó la fuerza de varios animales al mismo tiempo y se inventaron las herraduras, para impedir que sus pezuñas se quebraran e inutilizaran al animal. La carreta de tiro sustituyó a la de brazos, que el campesino utilizaba para el transporte de cargas pesadas. Desde entonces empezaron a herrarse los cascos de bueyes y caballos.

Esos inventos también fueron significativos en el proceso deliberación de los esclavos, pues las cargas pesadas dejaron de moverse por medio de energía humana.

La introducción del arado nórdico de ruedas, con una reja o cuchilla para cortar la hierba, una reja horizontal para abrir el surco y una vertedera para voltear la tierra propició un aumento notable de la producción agrícola.

La rueda hidráulica, que probablemente había sido inventada desde el siglo I a. C., durante la Edad Media cobró auge y se arraigó, especialmente en el Norte de Europa.

El molino movido por agua fue utilizado para moler trigo, mover la sierra del carpintero y los fuelles del forjador de hierro, lo que propició el avance de la metalurgia.

Las ruedas hidráulicas también tuvieron una importante aplicación en la industria textil, surgida prácticamente en esta época. La rueda de hilar inventada en el siglo XIII fue el primer paso en el camino de la hilatura mecanizada medieval, financiada por los grandes banqueros y comerciantes.

Llevado de Oriente, el molino de viento fue utilizado en Europa, con tan buenos resultados que se sigue usando actualmente en Holanda. Ese aparato, que utiliza la fuerza del viento para funcionar, sustituyó y superó a la rueda hidráulica, además de que ahorró la construcción de los diques y estanques que esta última requería.

Hubo un avance técnico medieval muy importante, en el campo de la metalurgia: la producción de hierro colado que podía ser vaciado en moldes y que surgió como resultado del lento progreso del horno de fundición.

El hierro colado fue decisivo en la construcción de máquinas de guerra que complementaban la invención de la pólvora.

Los castillos medievales

Los castillos son las construcciones más emblemáticas del feudalismo.

El denominado proceso de encastillamiento de la Europa medieval se realiza en tres fases a las que corresponden tres tipos de fortaleza:

  • Los castrum, o formaciones rocosas para refugio del pueblo (siglos VI al VII).

  • Construcciones más reducidas en estos mismos lugares o en motas creadas por movimientos de tierras con gran capacidad defensiva (siglos X al XIII).

  • Reductos de defensa menos altaneros, pequeñas motas señoriales o casas fortificadas (siglos XIV y XV).

La multiplicación de castillos se produce a partir del siglo X y hasta el siglo XV, y muchos de ellos no están relacionados directamente con la defensa. Estos pertenecen al rey, condes, obispos, etc., en los que poseen un guarnición (milites castri). Estas estructuras guerreras no tienen como único fin el asegurar la paz en la región, sirven también al señor para extender su dominio y hacerlo más provechoso.

Las fortalezas juegan un papel muy importante en las guerras medievales. En realidad estas consistían en una sucesión de asedios y unas pocas batallas más solemnes y sangrientas.

Los primeros castillos fueron simples torres rodeadas por empalizadas. En las fortificaciones había mucha madera que fue sustituyéndose por piedra a partir del siglo XII. Las murallas se fueron haciendo más gruesas y altas, reforzándose con taludes. Se crean barabacanas, torres cubiertas, matacanes, puentes levadizos, etc. Se construían más torres distribuidas por las cortinas de muros cada vez más robustas e independientes como la torre albarrana (destacada del muro) y fosos más profundos.

vArmas de fuego en la Edad Media

Durante la Edad Media las guerras entre los señores feudales eran frecuentes. Se usaban armas como la espada y el escudo, que eran muy pesadas, y los caballeros protegían su cuerpo con armaduras de bronce o de hierro, formadas por yelmo, coraza y perneras. Comparadas con las actuales, aquellas armas eran poco efectivas, aun la catapulta que arrojaba piedras, hasta de más de cien kilos, o la ballesta que lanzaba flechas. Por eso cuando empezaron a usarse las armas de fuego causaron gran impacto e importantes efectos.

Con el transcurso del tiempo, y de los conflictos, las armas de fuego fueron evolucionando; se hicieron más ligeras, apareció la culebrina y más tarde el arcabuz, parecido al fusil. Los lombardos (habitantes de Lombardía, en Italia) crearon un cañón pesado, lento y de poco alcance. Las bombardas eran una especie de cañones primitivos, a las que se les colocaba la pólvora y luego una gran piedra. Después se le prendía fuego y al impactarse hacían enormes boquetes en los muros de los castillos. Las armas de fuego resultaron más destructivas que las medievales, y causaban gran mortandad entre los combatientes.

El invento chino de la pólvora fue llevado a Europa por los árabes. Pero se supone que como mezcla inflamable de carbono y nitro finamente divididos (a la que se agregó posteriormente azufre) se inventó en el Bajo Rin entre 1320 y 1330. En 1331 se usaron armas de fuego durante el sitio de Cividale, Italia, por los soldados alemanes. Durante el sitio de Terni, en 1340, se utilizaron por primera vez morteros (que con el tiempo dieron origen a los cañones modernos), en batallas como las de Cahors y Tournai (1345) y tuvieron un éxito notorio, lo cual condujo a la concentración de la manufactura de cañones en centros famosos como Augsburgo, después de 1370.

Las armas medievales como el escudo, lanza, arco y flecha, las catapultas, arietes, ballestas, etc., fueron reemplazadas rápidamente por las armas de fuego.

La tecnología en la edad moderna

Hitos históricos del período Tiempos Modernos

Los tiempos modernos suelen definirse como el período que parte con las grandes invenciones, continúa con los descubrimientos marítimos y culmina con los establecimientos coloniales.

En esta misma época figuran momentos históricos como el Renacimiento, la Reforma, la Guerra de los 30 años, la monarquía francesa, el Absolutismo, las revoluciones en Inglaterra hasta llegar al "Siglo de las Luces" , nombre con el que se conoció al siglo XVIII. Fue justamente en el siglo XVIII la época en que tuvo lugar la Revolución Francesa, la Independencia de los Estados Unidos, la Revolución Industrial y la Científica.

Contexto social

Durante el período comprendido entre los años 1500 y 1750, Europa vivió una época de profundos cambios. La riqueza aumentó, las finas maderas permitieron construir cómodos muebles, arcones, armarios y sillas, que reemplazaron a los taburetes.

El vidrio era escaso y caro, por lo que la gran mayoría de las casas, e incluso los castillos, sólo tenían orificios en las paredes a modo de ventanas, las cuales eran cubiertas con gruesas telas o con pieles de animales. Posteriormente, los avances tecnológicos ayudaron a que el vidrio, se popularizara.

Las alfombras, papel en las murallas, camas con plumas, almohadas y espejos adornaron los espacios de las viviendas, haciéndolas confortables y modernas.

Los precios de las telas bajaron, dejando al alcance de todos el lino y el algodón. Situación que permitió que la gente comenzara a utilizar ropa interior y pañuelos. Al mismo tiempo aparecen los tenedores, servilletas y porcelana fina, provocando otro importante cambio en las costumbres y en el cuidado de la higene.

El rápido crecimiento del comercio, los bancos, las compañías de seguros y las sociedades anónimas, señalan el nacimiento del capitalismo moderno.

La Revolución industrial

Al iniciarse el siglo XVIII, los recursos de capital y sistemas bancario estaban lo suficientemente bien establecidos en Inglaterra, como para invertir en las técnicas de producción en serie.

Sin embargo, la transformación económica principal fue la llamada Revolución Industrial que abarca el período comprendido desde finales del siglo XVIII hasta el último tercio del siglo XIX, época en que se desarrolla la economía capitalista.

La Revolución Industrial es el período histórico donde se registró un proceso de honda transformación en los métodos de producción, comunicación y transporte.

Se entiende por Revolución Industrial a la serie de descubrimientos científicos y la aplicación práctica de ellos. Este último logro permitió intensificar la producción que a su vez incentivó el consumo.

El invento y desarrollo del motor a vapor reemplazó a la energía muscular proveniente del hombre y las fuerzas del agua y el viento, con lo cual el trabajo manual pasó a convertirse en mecánico.

Esta revolución en el modo de hacer y producir las cosas fue producto de la maduración progresiva de muchos factores ya latentes en el Renacimiento y abarcó no sólo a la industria, sino también a la agricultura, comercio, finanzas, estructura social, educación y al campo del pensamiento vinculado al trabajo.

La Primera Revolución Industrial se caracterizó por el nacimiento de la industria textil, la máquina a vapor, la invención de la locomotora, la revolución agraria y el crecimiento de la población y comprende los años 1760 a 1860. La segunda etapa de cambios se vivió a partir de 1860, época donde se registran avances en la evolución de la ciencia y la tecnología, producido por el desarrollo de las ciencias naturales. Este segundo periodo es denominado Nueva Revolución Industrial o Segunda Revolución Industrial, caracterizado por la aplicación de la tecnología a todos los aspectos de la existencia humana.

La industrialización y el capitalismo se localiza entre las sociedades occidentales, iniciándose primeramente en Inglaterra, para expandirse luego, durante la segunda mitas del siglo XIX a Francia, Bélgica, Suiza y Estados Unidos.

Este cambio necesitaba de fuertes sumas de capital, que se obtuvieron por el aumento de la masa monetaria y el desarrollo de la Banca. Los bancos comenzaron a emitir papel moneda con la obligación de tener una reserva de oro y plata. Las entidades bancarias entonces, comenzaron a controlar el capital junto a las industrias, ya que estas últimas necesitaban de créditos para funcionar.

Con todos los cambios económicos la sociedad estamental se transformó en una sociedad de clases. La aristocracia y el clero, que basaban su poder en la tradición y en la posesión de tierras, comenzaron a compartir su exclusivo lugar con un grupo más numeroso que controlaría las actividades económicas: la industria, el comercio, la Banca, en definitiva, con todo el mundo de la producción.

La burguesía se transformó en la clase dominante, formada por banqueros, industriales, comerciantes y altos funcionarios. La pequeña burguesía o clase media, estaba constituida por pequeños comerciantes, industriales y propietarios modestos.

Los campesinos y obreros formarían las clases populares. Ambos grupos continúan sometidos, sin posibilidades de surgir y duramente explotados.

vLa revolución agraria

  • La agricultura se vio fuertemente beneficiada al introducirse nuevos tipos de cultivos como la rotación de cosechas, abonos y la mecanización de los trabajos agrícolas. La utilización de la cosechadora aumentó considerablemente el rendimiento de las tierras.

Mucho antes de que el ruido de la máquinas estremeciera la tranquila vida de los europeos, en los campos de Inglaterra, y más tarde en los de Francia, se desarrollaba un importante proceso agrario. Los predios comenzaron a cercarse, se vieron las ventajas de la rotación de la tierra, se mejoraron las empastadas y la crianza del ganado se perfeccionó.

En los años iniciales del siglo XVII se inició el empleo de nuevos métodos y técnicas que permitieron intensificar el cultivo y aumentar la productividad. A la vez, el transporte adquirió mayor importancia y las comunicaciones abrieron otros mercados a los productos agrícolas.

Algunos inventos

Hasta avanzada la Edad Media, el arado era lo más sobresaliente que se había inventado para trabajar la tierra. A comienzos de 1700, el agricultor inglés Jetro Tull creó una máquina sembradora que distribuía la semilla en forma regular por hileras y luego la cubría de tierra, sistema que permitió apurar las siembras y reducir la cantidad de granos que había que sembrar.

Pero las mejoras técnicas no fueron tan espectaculares. La agricultura ofrecía poca oportunidad para la especialización, y el empleo intensivo de la maquinaria en el campo llegó tan sólo en el siglo XX. Alrededor del 1780, nuevos tipos de arados se introdujeron al mercado, y un constructor de molinos de Escocia inventó una trilladora más eficiente. El aumento de la producción de hierro ayudó a sustituir la madera por el metal en la confección del arado y, en 1803, un arado de acero se puso a la venta en el mercado inglés.

A fines de 1770, un ganadero inglés logró producir ganado vacuno que daba mayor cantidad de carne, caballar con más fuerza y lanar de mayor tamaño y peso. Se introdujeron nuevas variedades de pastos y abonos. El inglés Charles Townshend descubrió que había ciertas plantas, como el trébol y los nabos, que enriquecían el suelo y evitaban que éste perdiera fertilidad. Haciendo una rotación adecuada de los cultivos, se podía aprovechar la tierra todos los años, sin tener que dejar buena parte en barbecho o descansando(en la imagen, la evolución del arado).

Gracias a esta revolución agraria se pudo alimentar a una masa humana cada vez más creciente, que empezó a concentrarse en los centros urbanos, industriales y mineros.

Aumenta la población

A la par con los procesos de industrialización, expansión del comercio y mejoramiento de los sistemas agrarios, en casi toda Europa explotó la llamada revolución demográfica o aumento masivo de la población, que pasó a ser uno de los fenómenos más interesantes de la historia contemporánea.

En Inglaterra, el número de habitantes se elevó de cuatro millones con que contaba en 1600, a seis millones en 1700; a fines del siglo XVIII alcanzó nueve millones. La población francesa subió de 17 millones a 26 millones entre 1700 y 1800.

Un clérigo inglés, Thomas Malthus, que dedicó gran parte de su tiempo a estudiar este fenómeno, llegó a la conclusión, en 1798, que la población aumentaba en progresión geométrica (1,2,4,8,16, 32...), mientras que la producción de los medios de subsistencia sólo crecía en progresión aritmética (1,2,3,4,5...) Como Malthus pensó que esta ley era inalterable, el futuro de la Humanidad estaría señalado por el hambre y la miseria.

Las causas

Los historiadores consideran que esta explosión demográfica no fue el resultado de un cambio sustancial en la tasa de natalidad (índice de nacimientos). Entre 1740 y 1830, la tasa de natalidad varió muy poco. Fue un descenso de la mortalidad lo que hizo que se incrementara la población. Muchas influencias actuaban en ese entonces para reducir este índice. Al introducirse el cultivo de tubérculos, se pudo alimentar mayor cantidad de ganado durante los meses de invierno y así se pudo surtir a la gente de carne fresca durante todo el año. La sustitución de algunos cereales inferiores por el trigo, y el aumento en el consumo de legumbres, aumentó la resistencia contra las enfermedades. Niveles más altos de limpieza personal, aunados a más jabón y ropa interior de algodón más barata, disminuyeron los peligros de infección. El uso de ladrillos, pizarra y piedra como materiales de construcción, en lugar de paja y madera de chozas y casas de campo, redujo el número de epidemias.

Otro factor en la disminución de la mortalidad fueron los grandes logros de la medicina, especialmente el descubrimiento de vacunas como la del médico inglés Edward Jenner que permitió controlar enfermedades mortales como la viruela.

Se perfeccionó la cirugía y los diagnósticos médicos eran cada vez más acertados.

El alemán Fahrenheit inventa el termómetro al observar que el mercurio se dilataba en forma regular según las variaciones de la temperatura.

El aumento de la población permitió a la industria nutrirse de la mano de obra que necesitaba, formándose una corriente migratoria que llenó de colonos europeos América, Australia y algunas regiones de África.

Las ciudades más importantes, que comenzaban a recibir grandes cantidades de campesinos atraídos por la mecanización de algunas actividades, vieron sus calles pavimentadas, fueron dotadas de alcantarillado y de agua; se desarrolló la medicina, aumentaron los hospitales y se puso más atención a la destrucción de basuras y al adecuado entierro de difuntos.

Revolución o Nueva Revolución Industrial

Los progresos industriales, que se iniciaron en Inglaterra en el siglo XVIII para luego propagarse por todo el mundo, han continuado sin interrupción hasta nuestros días. Pero, a partir de 1860, se observa un nuevo avance en la evolución de la ciencia y la tecnología, producido por el desarrollo de las ciencias de la naturaleza. A este periodo se le conoce con el nombre de Nueva Revolución Industrial o Segunda Revolución Industrial, caracterizado por la aplicación de la tecnología a todos los aspectos de la existencia humana.

Avance científico y tecnológico

La Segunda Revolución fue precedida por tres acontecimientos de enorme trascendencia: el proceso Bessemer para producir acero, inventado en 1856; el perfeccionamiento de la dínamo, más o menos en 1873, y la invención del motor de combustión interna, en 1876.

Características de la II Revolución

Entre las características de este período se pueden citar 6 grandes etapas:

1. El acero reemplazo al hierro

Los métodos para fabricar el acero se conocen desde hace siglos, pero las técnicas eran muy lentas y llenas de dificultades por lo que el producto resultaba caro. Henry Bessemer, en 1856, inventó un procedimiento para producir acero: descubrió que si entraba un poco de aire a un alto horno con hierro candente, se eliminaba hasta el último vestigio de carbón y el hierro se transformaba en acero.

Con este descubrimiento, a partir de 1878 se pudo explotar una vasta escala de hierro de las minas de Inglaterra, Lorena, Bélgica y los Estados Unidos.

2. La electricidad y el transporte a petróleo

La electricidad comenzó a competir con el vapor a fines del siglo XIX, al inventarse la dínamo, máquina que permitió transformar el movimiento mecánico en corriente eléctrica, y ésta en movimiento. Así surgieron, en 1879, el tranvía eléctrico y en 1895 la locomotora eléctrica. El uso de la electricidad revolucionó los medios de transporte; también los de comunicación gracias al telégrafo y al teléfono (en la fotografía, uno de los primeros modelos).

En 1879, Thomas Alva Edison desarrolló el más revolucionario de todos los inventos, la ampolleta eléctrica, que rápidamente desplazó a las demás fuentes de luz. Otro de los grandes creaciones fue la aparición del cinematógrafo.

El segundo cambio revolucionario consistió en la utilización de los derivados del petróleo. En un comienzo, éste era considerado una curiosidad. Conocido con el nombre de aceite de la India o aceite de Séneca, se vendía en Estados Unidos por sus propiedades medicinales. Era muy escaso hasta que, en 1859, Edwin Drake perforó el primer pozo cerca de Titusville, en Pennsylvania, solucionando el problema del abastecimiento.

En 1876, Nikolaus Otto inventó el primer motor de combustión interna, punto de partida de la era motorizada. Años después se sustituyó el gas natural por la gasolina y Karl Benz equipó los motores de combustión interna con una chispa eléctrica que encendía el combustible. Siguiendo con estas invenciones, Rudolf Diesel creó el motor a petróleo, que se aplicó en las locomotoras y en el transporte marítimo y terrestre.

3. Producción en serie

Todo este adelanto tecnológico provocó una serie de cambios en la industria y trajo aparejado el trabajo especializado.

La maquinaria automática estimuló la producción en serie y el volumen de mercaderías industrializadas se multiplicó con el uso de la banda transportadora.

La producción en serie hizo posible que se fabricara un número indefinido de ejemplares de un mismo artículo en forma ininterrumpida, y que la producción se regulara no de acuerdo con la demanda, sino a lo que era capaz de hacer la máquina automática. A la vez, la fabricación en masa exigió de los obreros un trabajo especializado, en que el individuo se dedica todo el día a una tarea simple, y monótona, que lo automatiza y convierte en un servidor de la maquinaria.

4. La ciencia al servicio de la industria

La invención de estas intrincadas maquinarias no sólo trajo cambios en los métodos de producción, sino que hizo que los sabios y laboratorios de las grandes universidades prestaran su colaboración a la industria. Los más importantes descubrimientos salieron de los centros científicos y se pusieron a disposición de la industria.

En 1856, William Henry Perkin fabricó la primera anilina que marcó el comienzo de la era de la química sintética. De esta tintura se derivan la aspirina, sacarina y el ácido fénico. Con el correr de los años se idearon nuevos procedimientos para obtener papel de pulpa de madera, y para producir seda artificial con las fibras de madera.

5. Auge de los transportes

Lo más importante de la II Revolución Industrial fue, sin duda, el vuelco que experimentaron los transportes y las comunicaciones.

A partir de 1860 se ve un auge en la construcción de los ferrocarriles. Los nuevos avances, como el freno automático, la instalación de coches dormitorios y comedores y la señalización automática, contribuyeron a que el ferrocarril llegara a ser el primer y más importante medio de transporte. Con anterioridad a 1860, las locomotoras no desplegaban gran velocidad, por lo que el recorrido de largas distancias era tedioso y cansador. Sin embargo, con la utilización de las locomotoras Diesel, la velocidad llegó a más de 100 kilómetros por hora y el desplazamiento de una ciudad a otra o de un país a otro se convirtió en períodos de atractivo descanso.

  • El automóvil

Aunque no se sabe a ciencia cierta quién fue el inventor del automóvil, se ha podido determinar que Gottlieb Daimler y Charles Federic Benz idearon coches de gasolina alrededor de 1880 y que, más tarde, el francés Levassor fue el primero que aplicó a un automóvil el principio de combustión interna.

Paralelamente, Henry Ford fue quien impulsó la fabricación masiva del auto y quien se propuso ponerlo al alcance de personas de más bajos recursos económicos. Con anterioridad, este medio de transporte era considerado solamente como un "juguete para ricos".

  • El avión

A pesar de que el hombre, desde hace miles de año trató de elevarse al igual que los pájaros, esta idea sólo se concretó en 1890. Más o menos en esa época, Otto Lilienthal, Samuel Langley y otros comenzaron a hacer experimentos con máquinas más pesadas que el aire. La obra de Langley la llevaron adelante los hermanos Orville y Wilbur Wright (en la fotografía, el avión que pilotó Orville Wright), quienes, en 1903, realizaron el primer vuelo en un avión impulsado por un motor. En 1910, Luis Bleriot cruzó el Canal de la Mancha en un monoplano inventado por él y en 1911 otro francés, apellidado Prier, voló sin etapas entre París y Londres. Alberto Santos Dumont, de nacionalidad brasileña, es considerado el pionero en la construcción y vuelo de naves aéreas con motor a gasolina.

  • Nuevos inventos

Entre las creaciones que destacan de la II Revolución Industrial está el teléfono, aparato ideado por Graham Bell. Además, la telegrafía sin hilos fue otro de los instrumentos que significó un notable desarrollo en las comunicaciones. Fue inventado por Guillermo Marconi a partir de los experimentos de Heinrich Hertz y de otros, relacionados con la transmisión de ondas electromagnéticas a través del aire. El telégrafo, a su vez, allanó el camino de la radiotelefonía y de la televisión. Esta última fue inventada por John Logie Baird en 1926.

Otro de los productos que nacieron en esta época fue la fotografía, creada en 1833 por Daguerre. En tanto, la máquina de coser es atribuida al mecánico estadounidense Elías Howe, en 1845.

Inventos como el fonógrafo, cuyo primer ejemplar funcionó en 1878, corresponden a una de las mil y más invenciones que registró durante años Edison.

Finalmente, la refrigeración fue obra del ingeniero francés Charles Albert Tellier, quien en 1876 construyó una máquina que producía frío por compresión. Este fue el origen de la cámara frigorífica, que en nuestro siglo comenzó a fabricarse también para el uso familiar.

6. El capitalismo financiero

Junto con la aparición de la cadena de inventos mencionados, en el último tercio del siglo XIX surge un nuevo periodo, catalogado como capitalismo financiero. Este tuvo sus comienzos en Estados Unidos y luego se extendió a Inglaterra, Francia y Alemania.

Las grandes empresas industriales y comerciales representan la etapa financiera de la evolución del capitalismo contemporáneo, cuyos rasgos más característicos son:

  • Control de la industria por las inversiones bancarias

  • Formación de inmensos capitales

  • Separación entre la propiedad y la administración, a través de las sociedades por acciones

El capitalismo se adaptó, así a las nuevas condiciones que aparecían a medida que el progreso tecnológico avanzaba a un ritmo cada vez mayor.

Se apreciaron cambios en la agricultura, con el uso de los abonos y el empleo de la maquinaria especializada para el cultivo de la tierra. Por sus elevados costos, éstos obligaron a los agricultores a recurrir al crédito bancario. Los propietarios medianos y pequeños debieron formar cooperativas para poder comprar los elementos necesarios para el cultivo y para vender los productos de la tierra.

El comercio también aprovechó los cambios en los medios de transporte, los que distribuían en gran escala la producción industrial y agrícola. Se formaron los grandes almacenes, que ofrecían al público una enorme variedad de mercaderías. La propaganda se encargó de fomentar el consumo masivo de los diferentes productos.

Las relaciones comerciales se extendieron por todos los países y continentes y el mundo se convirtió en un gran mercado. Los países europeos abolieron las aduanas proteccionistas y se estableció el libre comercio, el que se practicó durante 20 años hasta que, a fines del siglo XIX, una crisis económica provocada por la baja del precio del trigo, obligó a los países continentales europeos a restablecer el proteccionismo aduanero. Sólo Gran Bretaña se mantuvo ajena a esta medida y fiel a su tradición librecambista.

Resultados de la Revolución

Hasta comienzos del siglo XIX Europa era un continente agrícola, no preparado para afrontar una rápida industrialización, ni para enfrentarse a sus consecuencias negativas. Fábricas insalubres e inseguras, exceso de horas de trabajo, niños obreros, explotación de la mujer, bajos salarios, viviendas miserables, cesantía, condiciones en que se desarrolló en sus comienzos la nueva Era, fueron considerados los "Siete Pecados Capitales de la Revolución Industrial".

Las ciudades crecieron desordenamente a fin de dar cabida a la gente que emigraba de los campos y se instalaba allí para trabajar en las fábricas. La mayor parte de las calles no tenían pavimento, y la luz, el agua y los alimentos eran escasos. Las viviendas se amontonaban en estrechos y malolientes callejones, y cada barrio era un basural. No fue extraño, entonces, que bajo tan tristes condiciones la tuberculosis y las epidemias hicieran estragos en barrios populares. Hombres, mujeres y niños trabajaban de 12 a 15 horas cada día, en locales insalubres y con escaso salario. Algunas fábricas empleaban niños huérfanos, menores de 14 años.

vAvances tecnológicos en la época conteporánea

Tecnologia primitiva y moderna

El mayor logro de este tiempo es sin lugar a dudas el vertiginoso desarrollo que experimentó la astronáutica que llevó al hombre al espacio.

La Época Contemporánea está marcada por un sin fin de avances tecnológicos que han sido tanto beneficiosos como dañinos para el hombre. Entre los siglos XIX, XX y comienzos del XXI, la tecnología ha sido capaz de satisfacer la gran mayoría de las necesidades del ser humano, además de contribuir a crear una civilización y una cultura. Sin embargo, a esos enormes beneficios sólo han podido acceder algunos sectores generando diferencias sociales y económicas en todo el mundo. Colateralmente, el período antes señalado, ha generado innumerables problemas y daños irreversibles en el ecosistema, como es el daño en la capa de ozono, la contaminación ambiental, la destrucción de millones de hectáreas de bosques y el exterminio de la flora y fauna.

Pero los beneficios son incuestionables. La tecnología con sus aportes ha permitido el aumento y masificación en la producción de bienes materiales y de servicios.

Las máquinas fabricadas en las épocas anteriores, se perfeccionaron a tal punto que los costos productivos han bajado considerablemente, las máquinas han permitido producir el doble de bienes en un menor tiempo y con un mínimo de esfuerzo, abaratar costos y permitir que los trabajadores puedan tener más tiempo libre.

Un área que ha experimentado el desarrollo más notable es la medicina. Gracias a sus modernos métodos de diagnósticos, el descubrimiento y elaboración de nuevos fármacos y terapias, se han erradicado del planeta enfermedades mortales y la esperanza de vida es mayor que en ningún otro tiempo.

El mayor logro de este tiempo es sin lugar a dudas el vertiginoso desarrollo que experimentó la astronáutica que llevó al hombre al espacio.

La época contemporánea le ha brindado al hombre una mejor calidad de vida, una alimentación más equilibrada, abrigo, vivienda, salud y educación. Sin embargo, hay un enorme grupo de personas que aún hoy en pleno siglo XXI no pueden cubrir las más mínimas necesidades para poder subsistir.

vLa medicina

El rápido desarrollo tecnológico de la medicina, en las últimas décadas, ha permitido la creación de diversos sistemas para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Junto con esto se han creado nuevos fármacos, nuevas técnicas y métodos quirúrgicos.

La medicina es una ciencia que cura y la previene enfermedades, así como también se preocupa de mantener la salud de organismo.

Durante el transcurso del siglo XIX la medicina se vio favorecida por muchos descubrimientos que permitieron importantes avances en el dignóstico de enfermedades. En 1819, el médico francés René Théophile Hyacinthe Laënnec inventó el fonendoscopio, el instrumento más usado por los médicos en la actualidad. Thomas Addison descubrió el trastorno de las glándulas adrenales conocido como enfermedad de Addison; Richard Bright diagnosticó la nefritis o enfermedad de Bright; Tomas Hodgkin describió enfermedad de Hodgkin que afecta al sistema linfático; el cirujano y paleontólogo James Parkinson describió la enfermedad de Parkinson; y el médico irlandés Robert Jaes Graves diagnosticó el bocio exoftálmico. Charles Darwin expone su teoría de la evolución, Gregor Mendel realiza experimentos que estimularon los estudios sobre genética humana y herencia. Louis Pasteur demostró la teoría de los gérmenes como causantes de enfermedades y desarrolló vacunas contra varias enfermedades, incluida la rabia.

En poco tiempo las investigaciones permitieron aislar las causas y desarrollar terapias para enfermedades como la difteria, la tuberculosis, la lepra y la peste.

La cirugía se benefició significativamente con la teoría de los gérmenes. Es así como el cirujano inglés Joseph Lister, propuso la utilización del ácido carbólico como agente antiséptico. El resultado fue el descenso de la mortalidad por infección de las heridas y la implementación de la esterilización del instrumental médico. Se entró a la era de la cirugía antiséptica.

Otro gran avance de este período fue el descubrimiento de los anestésicos. En 1850, en casi todos los países se empleaba la anestesia quirúrgica con éter o cloroformo.

Los rayos X constituyen un salto sorprendente para la medicina, fue descubiertos de manera accidental por el físico alemán Wilhelm Conrad Roentgen. Después, los físicos franceses Pierre y Marie Curie dieron con el radio.

En 1900, el médico, cirujano y bacteriólogo Walter Reed y sus colaboradores, trabajaron con la idea del biólogo cubano Carlos Juan Finlay, demostrando que el mosquito era el vector de la fiebre amarilla.

Los logros alcanzados durante el siglo XX, permiten prolongar la vida de las personas hasta límites imposibles de imaginar. La ciencia, la tecnología y la abnegada labor de científicos de todo el mundo han logrado vencer muchas enfermedades infecciosas gracias a las vacunas, los antibióticos y la mejoría de las condiciones de vida.

Fundamental es el conocimiento adquirido durante el siglo XX sobre las transmisión de los caracteres hereditarios. El avance se realizó en la década del cuarenta cuando Oswald Theodore Avery y sus colaboradores del Instituto Rockefeller cuando mostraron que algunos caracteres podían pasar desde una bacteria a otra a través de una sustancia denominada ácido desoxirribonucleico, ADN. Luego en 1953 el físico inglés Francis Harry Compton Crick y el biólogo estadounidense James Dewey Watson propusieron una estructura química del ADN que explicaba cómo se transportaba la información genética y, el bioquímico estadounidense Har Gobind Khorana fue el primero en emplear estos hallazgos para sintetizar un gen en 1970. Estas aplicaciones han permitido desarrollar disciplinas la ingeniería genética o clonación génica.

Los microscopios quirúrgicos han permitido tal nivel de precisión en la cirugía que ahora los médicos pueden unir dedos amputados. Las prótesis, los transplantes de órganos vitales como el corazón o el riñón, los rayos láser, los antibióticos sulfamidas, el descubrimiento sorprendente de la penicilina por parte de Alexander Fleming, el tratamiento de la tuberculosis, las vacunas que previenen la fiebre tifoidea, la viruela, la difteria, el tétanos, la hepatitis B, herpes simple, varicela, malaria, son sólo alguno de los ejemplos de los enormes logros de la medicina durante el siglo XX.

Según la publicación médica "New England Journal of Medicine", los grandes hitos del milenio son:

  • La comprensión de la anatomía y fisiología

  • El descubrimiento de las células, gracias a la invención del microscopio

  • La Bioquímica

  • La teoría del Germen de Louis Pasteur y Robert Koch

  • El modelo de ADN de James Dewey Watson y Francis Crick

  • Aparición de las vacunas

  • El descubrimiento de los rayos X y su posterior uso en medicina

  • Los antibióticos

Además hay que destacar:

El Riñón Artificial (1942): Willen Johan Kolff dio a conocer en un aparato para diálisis. Permitía a los pacientes que sufrían insuficiencia renal crónica, filtrar y limpiar su sangre.
Desfibrilador (1947): En norteamericano Paul Zoll construyó un aparato de corriente alterna para restablecer el ritmo cardíaco.
Ecografía, diagnóstico por Ultrasonido (1947): El norteamericano Douglas Howry inició en 1947 una investigación para aplicar los ultrasonidos en el estudio de los tejidos blandos humanos.
Se inventa el Marcapasos (1952): En 1952 el doctor norteamericano Paul Zoll implantó un marcapasos en el pecho de un paciente con problemas de arritmia cardíaca.
Los Primeros Transplantes (1954): El primer transplante con éxito fue realizado por un equipo quirúrgico de Boston (EE.UU.) en 1954. El 3 de diciembre de 1967 el doctor sudafricano Christian N. Barnard realizó la primera operación de transplante cardíaco.
La Vacuna contra la Poliomielitis (1954): Jonas Edward Salk, trabajaba en una vacuna contra la gripe en la década de 1940, investigación que llevó a él y a sus colegas a desarrollar una vacuna contra la polio en 1952. Tras ser comprobada con éxito en todo el mundo en 1954, la vacuna fue distribuida en los Estados Unidos.
Nuevas Técnicas Quirúrgicas: Criocirugía (Irving Cooper, 1960); utilización del microscopio en cirugía (1963) éxito total.
La Quimioterapia
La Resonancia Magnética (década de los 80)

Los electrodomésticos

Llamamos electrodomésticos a todos aquellos aparatos de uso casero que funcionan accionados por electricidad y que producen un efecto mecánico (lavadoras, licuadoras, picadoras), un cambio de estado (refrigeradores, calentadores de agua), efectos químicos (horno microondas) o cualquier otra acción orientada a facilitar la vida en el hogar.

No existe una fecha precisa para determinar el momento exacto de la irrupción de la tecnología eléctrica en la vida hogareña. Sin embargo, podemos contarte que en 1890 en Inglaterra aparecen las primeras estufas eléctricas, que cambiaron radicalmente el concepto de calefacción. Posteriormente se fabricarían modelos más eficientes.

El mundo de la limpieza también se benefició de la tecnología: se fabrican aspiradoras y lavadoras.

La informática

La informática ha sido una de las áreas del conocimiento que mayor desarrollo ha adquirido en los últimos tiempos. Casi la totalidad de las disciplinas científicas requieren de ella.
La vida moderna, sin la informática, es muy difícil de imaginar.

La informática es una disciplina formada por un conjunto de técnicas y conocimientos, que hacen posible el tratamiento automático de la información por medio de computadoras. Con ellas podemos manejar y procesar datos e información.

La informática combina aspectos teóricos y prácticos de la ingeniería, electrónica, matemáticas y lógica. Además cubre desde la programación hasta la inteligencia artificial y la robótica.

El lenguaje universal que utiliza para estandarizar la transferencia de información, es el código binario, que se basas en la representación de cualquier número, palabra o símbolo o dato mediante una serie, con la adecuada combinación de 0 y 1. La computadora procesa la información a gran velocidad, traduciendo cada dato a una secuencia de 0 y1. El 1 corresponde a impulsos electrónicos producidos por la activación de un circuito lógico, que equivale al encendido de una ampolleta cuando apretamos el interruptor y los 0 equivalen a la interrupción del circuito o apagado de la ampolleta.