Teatro

Arte dramático. Escenario. Vestuario. Representación teatral. Director de escena. Productor

  • Enviado por: Fabiola Jara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Funciones y características del teatro


Desde que Aristóteles estudió el origen y la función del teatro en su famosa
Poética (c. 330 a.C.), el propósito y características de éste han sido
debatidas extensamente. A lo largo de los siglos, el teatro ha sido
utilizado;aparte de como pura expresión artística; como
entretenimiento, ritual religioso, enseñanza moral, persuasión política y
para formar opinión. Se mueve desde la presentación realista de cuentos
hasta el movimiento y el sonido abstractos. La producción teatral implica el
uso de accesorios, decorados, iluminación, vestuario, maquillaje o máscaras,
así como un espacio para la representación (el escenario) y otro para el
público (el auditorio), aunque ambos puedan coincidir, sobre todo en las
producciones que se realizan en la actualidad. El teatro es, por tanto, una
amalgama de arte y arquitectura, literatura, música y danza, y tecnología.
Presentación y representación teatral
El teatro de representación se apoya, por el contrario, en la ilusión. La
mayor parte del teatro occidental desde el renacimiento ha sido
fundamentalmente representacional: las obras tienen tramas posibles, los
personajes parecen reales, el decorado tiende o, cuando menos, sugiere la
realidad.
La mayoría de las representaciones no se encuadran, desde luego, en modo
rígido en uno u otro grupo, sino que contienen elementos de las dos
fórmulas.
Tipos de teatro occidental
Aparte de la intención estética, el teatro occidental puede ser clasificado
por criterios económicos y por las distintas fórmulas de producción
utilizadas. Así obtendremos categorías como teatro subvencionado, comercial,
no comercial;frecuentemente denominado experimental;
comunitario y académico.
Teatro subvencionado
El teatro subvencionado está apoyado económicamente por el gobierno o por
una organización o fundación filantrópica. Dado el considerable gasto que
conlleva una producción teatral, el limitado aforo de la mayoría de los
teatros y, a menudo, lo poco atractivo de muchas obras para la población en
general, muchos teatros sólo pueden permitirse una situación financiera
solvente y unas producciones de calidad con la ayuda de subvenciones para
complementar los ingresos de taquilla.
Teatro comercial

El teatro comercial atrae a un gran público y se produce con la intención de
obtener ganancias. La base del teatro comercial es el entretenimiento; su
impacto social y los valores artísticos y literarios son consideraciones de
segundo orden.


Teatro no comercial
Los intentos de evitar las cuestiones financieras propias del teatro
comercial desde finales del siglo XIX han dado como resultado la evolución
del teatro no comercial. Conocido como teatro de arte en Europa y América
antes de la I Guerra Mundial, y más tarde como teatro experimental, el
objetivo de este teatro es presentar obras más serias, literarias, activas
políticamente, artísticas y de vanguardia. Experimenta con nuevas formas de
producción, interpretación y diseño, dando voz a nuevos dramaturgos, actores
y directores.
El teatro no comercial tiende a funcionar con presupuestos limitados, a
convertir la falta de recursos en una virtud y a despreocuparse del
beneficio comercial. Aquellas compañías que pueden conseguir la ayuda
adecuada deben enfrentarse a la bancarrota tras un corto periodo o bien se
ven forzadas a renunciar a sus ideales para sobrevivir. De hecho, las que
sobreviven se vuelven casi tan comerciales como el teatro contra el que se
rebelaban en un principio. Éste ha sido un patrón repetitivo en la historia
del teatro del siglo XX.
Teatro comunitario y académico
El teatro comunitario lo forman aficionados, y se trata de miembros de una
determinada comunidad o grupo que practican el teatro por distracción o
pasatiempo. El teatro académico, tal y como su nombre sugiere, es el
realizado en instituciones educativas, sobre todo en universidades y
escuelas superiores. El objetivo educativo de este teatro está consolidado
en un repertorio apoyado en los clásicos y en lo experimental.


Espacio teatral

También se puede hablar de teatro teniendo en cuenta el espacio en el que se
produce. Los escenarios y auditorios han tenido distintas formas en cada
época y en cada cultura. Los teatros de hoy tienden a ser flexibles y
eclécticos en el diseño, incorporando elementos de diversos estilos; se les
conoce como salas múltiples o multiuso.
Una representación teatral, sin embargo, no tiene por qué tener lugar en una
estructura diseñada a tal efecto, ni siquiera en un edificio. El director
inglés Peter Brook habla de la creación teatral en un "espacio vacío".
Muchas de las primeras fórmulas teatrales se desarrollaban en las calles,
espacios abiertos, plazas de mercado, iglesias, habitaciones sin más, o
edificios no construidos para uso teatral.
A través de la historia, la mayoría de los teatros han empleado tres tipos
de escenario: de proscenio, de corbata y circular o arena.
Escenario de proscenio
Desde el renacimiento, el teatro occidental ha estado dominado por la
variante escénica llamada teatro de proscenio. El proscenio es la zona que
separa el escenario del auditorio o patio de butacas. El arco del proscenio,
que puede tener diversas formas, es la abertura del muro a través de la cual
el público ve la representación. Un telón que, o bien eleva o bien se abre
hacia los laterales, puede ocupar este espacio. El proscenio fue
desarrollado en respuesta al deseo de enmascarar el escenario, esconder la
maquinaria y crear un espacio fuera del escenario para las entradas y
salidas de los intérpretes. El resultado aumenta la ilusión de la escena al
eliminar todo aquello que recuerde la artificialidad de la representación y
también anima al público a imaginar que aquello que no ve es una
continuación de lo que ve.
Escenario de corbata
Un escenario de corbata, conocido también como de tres cuartos, es una
plataforma rodeada de público por tres partes. Esta fórmula fue la utilizada
por el teatro griego antiguo, el teatro isabelino, el teatro clásico
español, el teatro inglés de la restauración, el teatro clásico chino y
japonés y gran parte del teatro occidental del siglo XX. La plataforma que
sobresale hacia el patio puede estar respaldada por un muro o ser
simplemente la prolongación de un escenario de proscenio de algún tipo. Dado
que no existen barreras entre los intérpretes y el público, este tipo de
escenario crea una mayor intimidad, como si la representación tuviera lugar
en medio del patio de butacas, permitiendo la creación del efectos a través
del uso del fondo escénico y de los espacios adyacentes al escenario.
Escenario circular o arena
La arena o escenario circular es un espacio escénico totalmente rodeado por
el auditorio. Esta disposición ha sido puesta en práctica en diversas
ocasiones durante el siglo XX, pero sus antecedentes históricos se
encuentran en formas no dramáticas como el circo y tiene un uso limitado. La
necesidad de proveer a todos los espectadores con igual posibilidad de
visión crea unas circunstancias especiales sobre el tipo de escenario y los
movimientos de los actores, ya que en cualquier momento una parte del
público podría estar viendo a un actor por la espalda.
Auditorios
Los auditorios del siglo XX son en su mayoría variantes del auditorio
construido (1876) por el compositor Richard Wagner para su famoso teatro de
la ópera de Bayreuth, Alemania. Estos auditorios por lo general tienen forma
de abanico y una inclinación hacia arriba empezando desde la primera fila,
los asientos se disponen de forma alterna para no obstruir la visión.
Algunos tienen una sección superior o anfiteatro, y otros, como los de la
ópera, poseen palcos;asientos en secciones abiertas o cerradas a lo
largo de los muros del auditorio; que son una herencia de la
arquitectura teatral del barroco.
Personal del teatro
El personal puede dividirse en administrativo, creativo (artístico) y
técnico.


Productor
El productor es el responsable de toda la administración: búsqueda y
distribución de fondos, contratación de personal y supervisión de todos los
aspectos de la producción, entre otros.


Director
El director toma todas las decisiones creativas o artísticas y es el
responsable de la unidad armónica de una producción. En coordinación con los
diseñadores (y quizás el productor) decide sobre conceptos, motivos o
interpretación del guión o argumento; selecciona el reparto, y supervisa
audiciones y ensayos; también tiene un papel definitivo en lo referente a
decorados, vestuario, iluminación y sonido.
El concepto moderno de director se remonta al siglo XVIII con el
actor-gerente David Garrick, aunque Jorge II, duque del principado de
Saxe-Meiningen, sea citado generalmente como el primer director, en gira por
Europa con su compañía durante las décadas de 1870 y 1880.
Actores

La interpretación implica imitación, personificación. La mayoría de las
obras requieren la creación de complejos personajes con atributos físicos y
psicológicos específicos. En el sentido más estricto del término, un actor
es alguien que hace algo ante un público; por tanto, la interpretación puede
ir desde la ejecución de simples tareas hasta la exhibición de destrezas sin
personificación alguna, pasando por la recreación creíble de personajes
históricos o ficticios.
Aunque a menudo se piensa que ser actor es una profesión lucrativa, ha de
decirse que esto es sólo cierto para unos pocos, las estrellas. Los salarios
mínimos para los actores y bailarines son más bajos que en otras
profesiones. Además, el teatro no proporciona empleo de modo estable.
Escenografía

El diseño de escenario es la organización del espacio teatral; el decorado,
o escenario, es el entorno visual en donde se desarrolla la obra. Su
objetivo es sugerir un lugar y un momento determinados y crear el ambiente o
atmósfera adecuados. Los escenarios pueden clasificarse de modo general en:
realista, abstracto, sugerente o funcional.


Realista
Un escenario realista intenta recrear un lugar específico.
Abstracto
El escenario abstracto, el de más éxito en los inicios del siglo XX, recibió
la influencia del diseñador suizo Adolphe Appia y el diseñador inglés Gordon
Craig. Sus teorías han influido no sólo en el diseño de escenarios en
general sino en gran parte del teatro contemporáneo. Un escenario abstracto
no recoge un momento o lugar específicos. Con frecuencia, consta de
plataformas, escaleras, cortinas, paneles, rampas, u otros elementos sin
determinar. Muy utilizado en la danza moderna, el escenario abstracto
funciona mejor en producciones en las cuales el tiempo y el espacio donde se
desarrolla la acción es irrelevante, o bien donde se persigue, por parte del
director y el diseñador, crear una sensación de atemporalidad y
universalidad. Los escenarios abstractos ponen más énfasis en el lenguaje,
el intérprete y estimulan la imaginación del espectador. El vestuario juega
un papel significativo y la iluminación cobra una gran importancia.
Sugerente
Gran cantidad de escenarios en el teatro comercial de hoy en día son
sugerentes y proceden del denominado nuevo arte escénico de la primera mitad
del siglo XX. A veces llamado realismo simplificado, su efecto escénico se
logra al eliminar elementos no esenciales o al combinar fragmentos de un
decorado realista con elementos abstractos, como una ventana suspendida
frente a unas telas negras. Se pretende universalidad e imaginación a través
de la ausencia de detalle, aunque se imbuye una cierta especificidad
temporal y espacial. Estos escenarios pueden parecer oníricos,
fragmentarios, rígidos o surrealistas.
Funcional
Los escenarios funcionales derivan de las necesidades específicas de una
determinada fórmula teatral. Aunque se utilizan raramente en funciones
dramáticas, son esenciales en determinados tipos de representación. Un
ejemplo excelente es el circo, en el que los elementos escénicos básicos
quedan fijados por las necesidades de los intérpretes.

Vestuario

Se entiende por vestuario lo que lleva puesto el actor. Los diseñadores de
vestuario se concentran principalmente en ropas y accesorios, pero también
han de encargarse de pelucas, máscaras y maquillaje. El vestuario ofrece
información sobre el personaje y ayuda a crear el ambiente adecuado para la
producción.
Como el vestuario puede indicar factores como clase social y rasgos de
personalidad, e incluso puede simular características físicas como la
obesidad o la deformidad, un actor recibe una gran ayuda en su trabajo si el
diseño es el adecuado. En gran parte del teatro oriental, como en el teatro
clásico griego, el vestuario es un elemento formal.
Máscaras

Un elemento especial del vestuario es la máscara. Aunque pocas veces
utilizada en el teatro occidental contemporáneo, las máscaras eran
esenciales en el teatro griego y romano, y hoy día son utilizados en la
mayoría del teatro africano y oriental. Las máscaras de la tragedia y la
comedia, tal y como se usaban en el antiguo teatro griego, son de hecho
símbolos del teatro. Las máscaras obvian la expresión facial para la
comunicación y, por tanto, acercan al actor a la marioneta; la expresión
depende exclusivamente de la voz y del gesto. La máscara traslada el centro
de atención del actor al personaje y clarifica, de ese modo, distintas
partes del tema y la trama, dando al personaje una mayor universalidad.
Maquillaje
El maquillaje también puede funcionar como máscara, especialmente en el
teatro oriental, donde se pintan las caras con colores muy elaborados e
imágenes que exageran y distorsionan los rasgos faciales. En el teatro
occidental, el maquillaje es utilizado con dos propósitos: resaltar y
reforzar los rasgos faciales que podrían perderse bajo los focos o en la
distancia, y alterar la apariencia de la edad, el tono de la piel, o la
forma de la nariz.
Producción técnica
Los aspectos técnicos de una producción pueden dividirse en preproducción y
producción. El trabajo técnico de preproducción es supervisado por el
director técnico en coordinación con los diseñadores. Durante esta fase se
realizan los decorados, los accesorios, el vestuario a cargo del personal
especializado en los talleres del teatro o, como es el caso de la mayor
parte del teatro comercial, se encarga el trabajo a un estudio profesional.
Sonido y efectos de sonido
En la actualidad el sonido, si es necesario, se graba durante la fase de
preproducción. Desde los primeros tiempos, la mayoría de las
representaciones teatrales han sido acompañadas por música que, hasta hace
poco, se producía en directo. Los sonidos son utilizados en la mayoría de
los casos para dar realismo, pero también podrían servir para crear un
determinado ambiente o ritmo.
Dirección de escena
El director de escena sirve de enlace entre el personal técnico y el
personal creativo, supervisa ensayos, coordina todos los aspectos de la
producción y controla la representación durante la función, pero sobre todo
aporta su concepción estética al montaje de la obra.