Tartufo; Molière

Literatura universal del siglo XVII. Teatro barroco francés. Comedia. Hipocresía. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Rps
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas

publicidad

MOLIÉRE.

Seudónimo de Jean Baptiste Poquelin (1622-1673), dramaturgo y actor francés. Sus personajes cómicos resultan familiares a todos los aficionados al teatro, pues sus obras se siguen representando y han sido traducidas a numerosas lenguas.

Los comienzos

Molière nació en París el 15 de enero de 1622, hijo de un rico tapicero. Desde pequeño se sintió fascinado por el teatro. En 1643 se unió a la compañía creada por los Béjart, una familia de actores profesionales; en 1662 se casó con una joven de la familia, Armande Béjart. La compañía, a la que Molière dio el nombre de Illustre Théâtre, actuó en París hasta 1645 e inició un recorrido por Francia durante trece años, hasta que regresó a París en 1658. Luis XIV le prestó su apoyo y le permitió utilizar ocasionalmente el Petit-Bourbon e incluso, en 1661, el teatro del Palacio Real. Con la protección de la corte, Molière se consagró por completo a la comedia como escritor, actor, productor y director.

En 1659, estrenó Las preciosas ridículas. Escrita en un estilo similar al de las farsas antiguas; la obra satiriza las aspiraciones de dos jovencitas de provincias. La comedia impresionó tanto que desde entonces hasta su muerte se representó en París todos los años, al menos, una de las obras de Molière.

Las grandes comedias

La escuela de las mujeres (1662) constituye un cambio de rumbo con respecto a la tradición de la farsa. Considerada como la primera gran comedia seria de la literatura francesa, analiza el papel de las mujeres en la sociedad y su preparación para él. La obra constituye una gran sátira de los valores materialistas de la época y, como tal, fue acusada de impía y vulgar.

En Tartufo (primera versión, 1664; tercera y definitiva versión, 1669) Molière creó uno de sus personajes cómicos más famosos, el del hipócrita religioso. De la audacia de esta obra da testimonio el hecho de que el rey prohibiera su representación pública durante cinco años, pese a que él personalmente la consideraba divertida, pero tenía buenas razones para creer que la comedia, con el hipócrita y avaricioso Tartufo vestido de cura y con cilicio, ofendería al poderoso alto clero francés.

El misántropo (1666) introduce un nuevo tipo de necio: un hombre de elevados principios morales, que critica constantemente la debilidad y estulticia de los demás y, sin embargo, es incapaz de ver los defectos de Célimène, la muchacha de la que se ha enamorado y que encarna a esa sociedad que él condena.

Otras obras de Molière (escribió en torno a 33) son El avaro (1668), una ácida comedia vagamente inspirada en una obra de Plauto, y El médico a palos (1666), una sátira sobre la profesión médica. El burgués gentilhombre (1670), una comedia-ballet con música del compositor favorito del rey, Jean Baptiste Lully, ridiculiza a un rico e ingenuo comerciante, Monsieur Jourdain, que aspira a ser recibido en la corte. Aparece un timador que lo embauca con falsas promesas, el futuro caballero se prepara para la ocasión tomando clases de música, baile, esgrima y filosofía. Estas escenas se encuentran entre las más divertidas que escribiera Molière a lo largo de su vida.

La última comedia de Molière, El enfermo imaginario (1673), en torno a un hipocondríaco que teme la intervención de los médicos, sigue la tradición de aquellas sátiras de la medicina tan populares en la literatura de los siglos XVI y XVII. Irónicamente, pocos días después del estreno, en plena representación, Molière se sintió indispuesto y murió al cabo de unas horas, el 17 de febrero de 1673.

El estilo de Molière

Las sátiras de Molière, dirigidas contra las convenciones sociales y las debilidades de la naturaleza humana, son, como retrato de la sociedad francesa de la época, más fieles que los dramas de sus contemporáneos Pierre Corneille y Jean Baptiste Racine. Pese a que sus estereotipos y argumentos se inspiraron en tradiciones más antiguas —en las comedias de Aristófanes, Terencio y Plauto, y en la commedia dell'arte italiana— Molière confirió profundidad psicológica a sus demagogos, avaros, amantes, hipócritas, cornudos y escaladores sociales.

Pese a ser un maestro de la bufonada, logró mantener un tono de patetismo. Al igual que las compañías italianas que actuaban habitualmente en París en el siglo XVII, la de Molière sabía extraer todo el potencial de los estereotipos que retrataba. La interpretación incluía el estudio de las expresiones faciales, los gestos y los chistes. Por ello, las comedias de Molière sólo se disfrutan plenamente cuando son interpretadas por un elenco de actores y actrices brillantes y disciplinados, como el de la famosa Comédie-Française, el teatro nacional de Francia, que se creó en 1680 como resultado de la fusión del Illustre Théâtre con otras compañías rivales, y que se conoce familiarmente como el Teatro de Molière.

DESCRIPCIÓN FÍSICA Y MORAL DEL CONTEXTO.

No existe mucha descripción del contexto pero se sabe lo siguiente:

La comedia se desarrolla en parís.

Se lleva a cabo en la casa de Orgón. La cual tenía una sala, una galería, un comedor, una estancia etc.

Se tenían criados que servían a la gente de buena posición.

Eran comunes los lacayos.

Se le tenía mucho miedo a los castigos que pudiera imputar Dios o el cielo si se hacía algo malo.

Era común que los padres decidieran el hombre con quien su hija se casaría.

La gente era muy apegada a su religión, había muchos devotos.

Existían los coches, las diligencias y las postas.

Al entrar en “el gran mundo” se les hacían honores en asientos plegables; en el carnaval, se les daba un baile con una gran banda, con cornamusas, Fagotín y marionetas.

Existían los magistrados y funcionarios de alta y mediana clase.

Existía la Compañía del Santísimo Sacramento los cuales visitaban a la gente necesitada como los presos para repartirles limosnas.

Los caballeros siempre llevaban un pañuelo en el bolsillo.

DESCRIPCIÓN FÍSICA Y MORAL DE LOS PERSONAJES.

PROTAGONISTA:

ELMIRA: esposa de Orgón, nuera y amiga de la Sra. Pernelle, discreta, manirrota, con vestiduras suaves de princesa, con compostura, de encantadores atractivos, mirada dulce, bondadosa y con desagrado al escándalo.

AYUDANTE:

DAMIS: Hijo de Orgón y Elmira, hermano de Mariana, memo de cuatro letras, aspecto de granuja, que no da mas que tormentos, enojón y vengativo

CLEANTO: de alma corrompida, cuñado de Orgón, decía lo que pensaba, sabio, junto a él cualquier hombre era necio y sabía distinguir entre lo falso y lo verdadero.

SR. LEAL: antes era criado del padre de Orgón, nativo de Normadía y blando con las personas de bien.

VALERIO: enamorado de Mariana, con inclinación al juego, no frecuentaba mucho la Iglesia, de pasión extrema, se ofendía fácilmente, de sentimiento noble y elevado, con ardor por la pasión que sentía por Mariana, con despecho, enamorado generoso y sincero.

MARIANA: hija de Orgón y Elmira, hermana de Damis, enamorada de Valerio, de espíritu tierno y tímida.

TARTUFO: Según algunos: dichoso, hombre de bien a quien hay que escuchar, crítico celoso, buen controlador, metiche, entrometido, pordiosero, con un traje que valía a lo mucho 6 denarios, piadoso, hipócrita, claridoso, devoto, regañón, prudente, bien portado, gordo y graso, de fresca tez, de bermeja boca, pobre hombre, sencillo, animoso, creyente, santurrón, mendigo, de miseria honrada, gentilhombre, vanidoso, orgulloso, himeneo, impregnado de dulzuras y placeres, noble, amoroso, fatuo, traidor, bribón, pérfido, malvado, culpable, desdichado, pecador, infame, perdido, ladrón, homicida, pícaro, hipócrita, ingrato, miserable, impostor y desleal.

SRA. PERNELLE: madre de Orgón, abuela de Mariana y Damis, muy franca, decía lo que pensaba, se irritaba fácilmente, de carácter fuerte y encaprichada con Tartufo.

ORGÓN: esposo de Elmira, padre de Mariana y Damis, hijo de la Sra. Pernelle, obsesionado con Tartufo, lo mimaba, lo abrazaba, era tierno con él, le cedía los mejores lugares, era su héroe, su todo, estaba loco por él, con aspecto de hombre prudente, de gran barba, con honor, devoto, padre tirano, de gran carácter, con mucho imperio, encaprichado, hacer rabiar al mundo era su mayor alegría y débil de mente.

RAZÓN DE LA CLASIFICACIÓN DE LOS PERSONAJES.

PROTAGONISTA:

ELMIRA: Para mí ella es la protagonista porque cumple con su deseo de desenmascarar a Tartufo.

AYUDANTES:

VARIOS: Para mí todos estos personajes son ayudantes, ya que de una u otra forma y por más insignificante que sea le ayudan al protagonista a cumplir con el objetivo de desenmascarar a Tartufo.

ANTAGONISTAS:

VARIOS: Aquí clasifiqueé a esos tres personajes ya que ellos se oponían a que Elmira lo desenmascarara ya sea creyendo en él o bien contradiciéndola.

TESIS.

Aprendí que la verdad por más que la tratemos de esconder siempre sale a la luz tarde o temprano y que es imposible que nunca se enteren de ella.

Otra cosa que aprendí es que las apariencias engañan y que nunca debemos dejarnos llevar por la primera impresión o la impresión que nos dan cotidianamente las personas, sino que debemos conocer a las personas para saber así de lo que estamos hablando y si no las conocemos del todo no debemos meter las manos al fuego por ellas.

Una cosa más es que nunca hay que confiar plenamente en las personas por más confianza que uno crea tenerles pues uno nunca sabe cuando nos pueden defraudar y darnos la espalda.

CINCO EJEMPLOS TEXTUALES QUE CONFIRMAN LA OBRA.

UN MAL PRINCIPIO Y BUEN FIN: “ SRA. PERNELLE: Es que no puedo ver toda esta confusión y que nadie atienda mis quejas. Sí, salgo de vuestra casa muy poco edificada: se han contrariado todas mis lecciones; no se respeta nada...” “CLEANTO: Sí, eso está bien dicho: vayamos a postrarnos a sus pies con júbilo, a congratularnos de las bondades que su corazón nos propicia. Después, cumplido este primer deber, será justo ocuparse de coronar en Valerio con un dulce himeneo la llama de un enamorado generoso y sincero.” PAG. 109

AL MARGEN DEL DESTINO: “ ELMIRA: Escondeos debajo de esta mesa. Dejadme hacer; tengo mi designio, ya lo juzgaréis. Meteos ahí, os digo y cuidad que no se nos vea ni se os oiga.” PAG. 99

AL MARGEN DE TODA ÉTICA, COMO QUIERE Y ES: “SRA. PERNELLE: En cuanto a vos, su señor hermano... si yo fuera mi hijo, os rogaría que no entraseis en nuestra casa. Os hablo con demasiada franqueza, pero ése es mi carácter, y no digo sino lo que pienso.” PAG. 40

DEFECTOS DEL HOMBRE: “ORGÓN: ¿Has olvidado que mi mano caritativa te sacó, ingrato, de un estado miserable?. Pues bien aquí estás traidor.” “DORINA: Él es quien lo dice, y esa vanidad, ¿para qué ese orgullo?” PAG. 96

DESCRIBE CLASE BAJA Y ALTA: “DORINA: ... Además, ¿qué os aporta semejante alianza? ¿Por qué razón ir a buscar un yerno mendigo; con toda vuestra fortuna?” “SR. LEAL: Vuestra casa me ha sido siempre querida, pues yo era criado de vuestro señor padre.” PAG. 106

TEMAS COMO MATRIMONIO: “DORINA: ¿ Yambos deséais por igual veros casados el uno con el otro?” PAG. 60

COMENTARIO U OPINIÓN PERSONAL.

Creo que de todos los libros que leímos este fue el que se me hizo más pesado, de leer y de analizar, ya que no había una característica bien especificada, y se me hizo muy difícil encontrarlas, a parte de que no se me hizo muy interesante pues es una comedia corta respecto al trama pero está muy desarrollada y se hace un tanto tediosa.

Otra cosa que se me hizo un tanto difícil de encontrar fue el contexto ya que no hay mucha descripción de éste, y pues me desesperé un poco.

BIBLIOGRAFÍA.

MOLIERE, El Tartufo, Edivisión, España, 1999, pp 109.