Sudáfrica

África. Población. Economía. Recursos naturales. Potencial económico

  • Enviado por: Francesco Cassinelli
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas

publicidad

SUDÁFRICA

1.- Estructura de la población

Suráfrica, República de, república situada en África meridional que limita al norte con Namibia, Botswana, Zimbabwe, Mozambique y Swazilandia, al este y sur con el océano Índico, y al oeste con el océano Atlántico. Lesotho forma un Estado independiente en la parte occidental del país. Suráfrica tiene 1.221.037 km2 de superficie.

Sudáfrica tiene una población (según estimaciones para 1994) de 40.436.000 habitantes, de los que el 75% son negros africanos, el 13,6% blancos, el 8,6% mestizos (llamados coloureds) y el 2,6% asiáticos. La población negra cuenta con nueve grupos étnicos: zulú, xosa, tswana, venda, sotho, ndebele, tsonga, swazi y pedi. Los zulúes constituyen el grupo más numeroso, con un 20% de la población total. Los blancos son en su mayoría descendientes de colonos británicos, holandeses, alemanes y franceses hugonotes (protestantes). La población de ascendencia holandesa, los afrikáners o bóers, forman alrededor del 60% de la población blanca. La población mestiza, que se concentra principalmente en las ciudades de la provincia de El Cabo, está compuesta sobre todo por descendientes de negros y afrikáners. Los asiáticos son mayoritariamente de ascendencia india y viven fundamentalmente en la provincia de KwaZulu-Natal. Entre la población asiática se engloba un pequeño grupo de malayos residentes en la provincia de El Cabo.

-Hasta 1994, Suráfrica estuvo dividida en cuatro provincias (El Cabo, Natal, el Estado Libre de Orange y el Transvaal), además de diez bantustanes para la población negra. En 1994 entró en vigor un texto constitucional con carácter provisional, al tiempo que se celebraron las primeras elecciones plenamente democráticas, por el que se estableció la división de Suráfrica en nueve provincias (con su respectiva capital entre paréntesis): Gauteng (Johannesburgo), Provincia del Norte o Septentrional (Pietersburg), Mpumalanga (Nelspruit), Provincia del Noroeste (Mmabatho), Estado Libre (Bloemfontein), KwaZulu-Natal, El Cabo Oriental (Bisho), El Cabo Septentrional (Kimberley) y El Cabo Occidental (Ciudad de El Cabo). La elección de algunas de estas capitales, como por ejemplo la de KwaZulu-Natal, sigue siendo hoy motivo de serios debates. Los antiguos bantustanes como Transkei, Bophuthatswana, Venda y Ciskei, fueron disueltos y reincorporados a Suráfrica cuando entró en vigor la Constitución

-Las mayores aglomeraciones urbanas (áreas metropolitanas) de Suráfrica (según el censo de 1991) son: Johannesburgo, la ciudad más grande (1.916.063 habitantes), Ciudad de El Cabo (2.350.157 habitantes), en cuyas proximidades se encuentran los principales yacimientos auríferos, Durban (1.137.378 habitantes), un destacado puerto marítimo, Pretoria (1.080.187 habitantes), la capital administrativa, Port Elizabeth (651.993 habitantes en 1985), ciudad industrial y puerto principal, Bloemfontein (232.984 habitantes en 1985), centro comercial de ganado vacuno y ovino, Germiston (116.718 habitantes en 1985) donde se encuentra la mayor refinería de oro del mundo, y por último Springs (68.235 habitantes en 1985), centro industrial.

Alrededor del 60% de la población de Suráfrica vive en ciudades. Más del 25% de la población vive en el área metropolitana de Gauteng, que se extiende en un radio de 70 km alrededor de Johannesburgo. Las tres áreas metropolitanas de Gauteng, Ciudad de El Cabo y Durban, representan el 38% del total de la población urbana.

Características de la población

El sistema del apartheid, dejó una profunda impronta en la sociedad surafricana. Los blancos gozan de un nivel de vida comparable al de los países más desarrollados del mundo, pero no ocurre lo mismo con la población no blanca, en especial con los negros. Aunque éstos constituyen más del 75% de la población, sólo obtienen el 28% de los ingresos totales del país; el caso de la población blanca es justo a la inversa pues constituyen el 13% de la población y, sin embargo, disfrutan del 61% de la renta nacional. En cuanto a los asiáticos y los mestizos, los niveles de ingresos son del 4 y el 7% respectivamente, lo cual está más en proporción con su número. Esta enorme diferencia económica entre blancos y negros (unas doce veces más a favor de los primeros) es una de la mayores del mundo, y establece otras muchas diferencias; más de la mitad de los negros viven en situación de miseria y el desempleo está en torno al 45%. Uno de cada cuatro negros vive en infravivienda o no dispone de ningún tipo de vivienda, y el 40% no tiene acceso a agua corriente; además, sólo un tercio de las viviendas de este sector de la población tienen electricidad. La esperanza de vida es de 73 años para las mujeres y 57 para los varones. La mortalidad infantil es del 13‰ en los niños blancos, mientras que en los niños negros es del 57‰. Estas diferencias se agudizan en las zonas rurales. Los granjeros blancos son propietarios de más del 87% de la tierra y generan algo más del 90% de la producción agrícola de Suráfrica.

Como consecuencia de las antiguas leyes de segregación, la mayoría de la población blanca se agrupa en el centro de las áreas urbanas más importantes y cerca de las zonas de negocios, mientras que los negros viven en municipios de la periferia. Como resultado, la mayor parte de los negros que trabajan en los centros de las ciudades recorren diariamente grandes distancias entre sus casas y sus puestos de trabajo. El recorrido medio es de 37 km, y no es raro pasar de dos a cuatro horas en los distintos transportes.

A partir de 1975, ha aumentado el poder adquisitivo de algunos grupos de la población negra hasta acercarse a un nivel de vida similar al de los blancos. No obstante, durante este mismo periodo ha descendido también de una forma significativa el nivel de renta correspondiente al 40% del sector más deprimido de población negra, con lo cual la diferencia con el resto de la población se ha agudizado.

2.- Economía, principales importaciones y exportaciones.

Hasta la I Guerra Mundial (1914-1918), la economía surafricana estuvo basada principalmente en la minería (diamantes y oro) y en la agricultura. A partir de entonces, y en particular tras la II Guerra Mundial, en 1945, la industria se desarrolló rápidamente y hoy es un sector fundamental de la economía del país. El presupuesto nacional estimado para los primeros años de la década de 1990 establecía unos ingresos de unos 20.200 millones de dólares y unos gastos de unos 25.600 millones.

A principios de la década de 1990, las exportaciones anuales de Suráfrica, eran mayores que las importaciones, por las enormes ganancias que suponía la venta de oro al extranjero. Las exportaciones anuales se estimaron en 23.100 millones de dólares y las importaciones en 16.900 millones. El oro supone el 30% del valor anual de las exportaciones, entre las que también se encuentran metales y productos derivados, productos alimenticios, diamantes y otras piedras preciosas, hierro, acero y compuestos químicos. Las importaciones se centran principalmente en maquinaria, equipamientos eléctricos y de transporte, compuestos químicos y artículos alimenticios. Entre sus socios comerciales destacan Japón, Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania, Suiza, Italia, Canadá y los Países Bajos.

En cuanto a su agricultura, las escasas precipitaciones y el suelo estéril hacen que las áreas aptas para el cultivo sean muy limitadas. Como resultado, alrededor del 85% de la superficie agrícola está dedicada a la ganadería, en especial ganado ovino, caprino, vacuno, porcino y avícola. No obstante, el país produce casi todo lo necesario para autoabastecerse. Los blancos generalmente dirigen grandes y modernas granjas, mientras que la mayoría de la población no blanca cuenta con granjas pequeñas y métodos tradicionales poco productivos. El balance agrícola anual de Suráfrica (según estimaciones para 1990) era de 18,7 millones de t de caña de azúcar, 9,4 de maíz, 1,8 de trigo, 1,4 de uva, 1,3 de patatas (papas), 650.000 de cítricos, 400.000 de sorgo y 450.000 de manzanas. En el sector ganadero las cantidades estimadas (en millones) son: 29,8 de ovino, 11,8 de vacuno, 5,8 de caprino, 1,5 de porcino y 37 de aves de corral.

En relación a su producción maderera en Suráfrica, procede principalmente de las distintas especies de pinos, eucaliptos y zarzos plantados siguiendo programas gubernamentales de forestación. La corteza del zarzo, utilizada en la industria maderera, es una de las más destacadas exportaciones. La tala estimada en los últimos años de la década de 1980 fue de 27 millones de metros cúbicos.

La pesca costera tanto para el mercado interior como para el de exportación es una de las industrias más importantes. La mayor parte de la pesca se procesa para su consumo. A principios de la década de 1990, el volumen de captura pesquera fue de unas 536.400 t. Entre las especies destacaban la merluza, el boquerón, la sardina, el arenque y la caballa.

La industria minera ha sido el sector más importante de la economía surafricana desde el siglo XIX, cuando comenzó la producción de oro y diamantes a gran escala. A principios de la década de 1990, los productos más importantes de las minas sudafricanas eran oro, carbón, platino, mineral de hierro, diamantes, cromo, manganeso, vanadio, vermiculita, antimonio, piedra caliza, amianto, fluorita, uranio, cobre, plomo y cinc. No se conocen grandes depósitos de petróleo, pero sí de aceite y gas, producidos de forma sintética a partir del carbón. La mayoría de los trabajadores negros de las fábricas y minas tienen contratos de carácter temporal, y algunos de estos trabajadores son de países vecinos

Antes de la I Guerra Mundial, el sector fabril era de menor importancia que la minería y la agricultura. A partir de la II Guerra Mundial, tuvo lugar una sustancial expansión de la industria, de manera que a principios de la década de 1990 este sector contribuyó aproximadamente al 25% del producto interior bruto (PIB). La mayor parte del capital invertido era privado tanto nacional como extranjero, aunque el gobierno también desempeñó un papel importante. Las industrias más importantes son las de productos químicos, petróleo y productos derivados del carbón, tabaco, alimentos procesados y bebidas, equipamiento de transporte, hierro y acero, productos de metal, maquinaria, papel y textil. Los principales centros industriales son Ciudad de El Cabo, Johannesburgo, Durban y Port Elizabeth.

Casi toda la energía de Suráfrica se produce en plantas térmicas, muchas de las cuales son incineradoras de carbón. A finales de la década de 1980, el país contaba con una capacidad generadora de electricidad de unos 25,47 millones de kW, y una producción anual de unos 152.000 millones de kWh.

En cuanto a la banca, el Banco de Reservas Sudafricano (1920) es el único banco emisor de moneda, aunque el país cuenta con otros muchas entidades bancarias de comercio, de ahorro y de inversión. La Bolsa de Johannesburgo desempeña un papel financiero muy importante. El rand es la moneda oficial de Sudáfrica.

Otro servicio es el transporte, el sistema de transporte ferroviario une los principales centros y está controlado por la Agencia Gubernamental de Servicios de Transportes de Suráfrica, de carácter estatal. A principios de la década de 1990, esta agencia instaló cerca de 24.000 km de líneas férreas. El país estaba también comunicado por unos 185.000 km de carreteras, de las que cerca del 30% estaban completamente pavimentadas y había casi 3,4 millones de utilitarios. La compañía aérea más importante es la South African Airways, aunque también operan otras compañías extranjeras. El aeropuerto de mayor actividad es el de Johannesburgo y los principales puertos marítimos son los de Ciudad de El Cabo, Mossel Bay, Port Elizabeth, East London, Durban, Saldanha y Richards Bay. Las vías de comunicación interior no son de gran importancia comercial.

Otro de los servicios son las comunicaciones, los servicios postales, telegráficos y telefónicos son controlados por el Estado. Las estaciones de radio están también bajo dirección estatal y emiten muchos programas en las lenguas africanas nativas. Las emisiones televisivas comenzaron en 1976. El país cuenta con más de veinte periódicos, la mayoría de los cuales se publican en inglés; los más importantes son el Die Burger (afrikaans) de Ciudad de El Cabo, The Star (inglés) de Johannesburgo y The Sowetan (inglés) distribuido entre los municipios de población negra mayoritaria.

3.- Recursos naturales.

Suráfrica es muy rica en recursos minerales, en especial oro, carbón y diamantes; el primero se explota sobre todo en Witwatersrand (lugar de las minas auríferas más ricas del mundo); se descubrió en 1886, aparece en forma de pepitas muy pequeñas y en lechos de guijarros llamados bankets que se explotan a profundidades superiores a los 3.000 m. También se extrae de aquí uranio con fines comerciales. Los vastos y accesibles yacimientos de carbón se encuentran en todo el noreste, entre Lesotho y Swazilandia. Los diamantes constituyen otro importante recurso de la riqueza mineral del país; la mayor parte de los yacimientos están localizados cerca de Kimberley y fueron descubiertos en 1870; las capas externas se agotaron rápidamente, pero los diamantes fueron aislados de la misma roca y explotados de forma masiva. Otros minerales importantes con que cuenta el país son cobre, níquel, platino, amianto, cromita, fluorita, fosfatos, vanadio, estaño, titanio y menas de manganeso y hierro.

Las praderas de la meseta central de Suráfrica están formadas por suelos de oscuros a negros (llamados chernozems). En las zonas occidentales que reciben menor cantidad de agua, estos suelos dan paso a otros más pobres de color pardo. Al sur el espesor de los suelos es menor y son de color rojo. Al noreste adoptan un color rojizo y amarillento; la erosión del suelo constituye un grave problema en la mayor parte del país.

El relieve de Suráfrica está definido por una gran meseta que ocupa alrededor de dos tercios de la superficie total del país. Esta meseta alcanza sus cotas más elevadas a lo largo del extremo suroriental, en Drakensberg, cordillera que forma parte de la gran cadena montañosa y que separa la meseta de las zonas costeras. El pico más alto es el Castillo de Champagne (3.375 m). Dentro de la meseta hay tres regiones destacadas: High Veld (Meseta Alta), Bush Veld (Meseta de Arbustos) y Middle Veld (Meseta Media). La primera, que abarca la mayor parte de la región de la Meseta y está por encima de los 1.524 m de altitud, se caracteriza por su terreno ligeramente ondulado; su límite septentrional está marcado por una estribación de relieve rocoso llamada Witwatersrand, en la que se localiza la ciudad de Johannesburgo. Al norte de Witwatersrand está la región de Bush Veld o cuenca del Transvaal; esta sección queda rota en su mayoría por estribaciones rocosas que la convierten en una cuenca cuya vertiente se extiende de este a oeste hacia el río Limpopo. La región de Bush Veld tiene unos 1.220 m de altitud. La sección occidental de la Meseta, conocida como Middle Veld, también se caracteriza por estar inclinada en dirección oeste, y tiene una altitud de 915 m de promedio.

Los ríos más importantes de Suráfrica son el Orange, el Vaal y el Limpopo. En general los ríos del país tienen un caudal bastante irregular. Muchos están secos durante gran parte del año, lo que hace que sean de escaso valor, tanto para la navegación como por su potencial hidroeléctrico, aunque sí son importantes para el regadío.

Casi toda Suráfrica goza de un clima de moderado a templado. A excepción del extremo suroccidental, la mayor parte del país está bajo la influencia de los vientos alisios del este que soplan desde el océano Índico; vienen cargados de humedad y aportan unos 890 mm de las precipitaciones anuales de las Lowveld y las Uplands orientales, así como del distrito occidental de Drakensberg; la zona de High Veld recibe en promedio entre 380 y 760 mm de precipitaciones anuales, aunque este valor desciende rápidamente hacia el oeste.

La vegetación autóctona de Suráfrica varía de una región a otra dependiendo del índice de precipitaciones. En el Eastern Lowveld, donde la lluvia es de carácter torrencial, se encuentran selvas tropicales en las que existe una gran cantidad de palmeras; a lo largo de la costa meridional de esta región hay bosques formados por especies de árboles de madera dura como el cedro. En las Uplands orientales, el suelo soporta un exuberante crecimiento de hierba y árboles aislados. La mayor parte de la meseta está cubierta por formaciones herbáceas que en el High Veld se asemejan a praderas desprovistas de árboles; sin embargo, la pradera de Bush Veld se parece más a la sabana, con árboles y arbustos dispersos. En el Middle Veld, donde las precipitaciones son escasas, la pradera es muy pobre; la vegetación consiste en vastas formaciones herbáceas características del desierto que crecen a modo de matas y que sólo se vuelven verdes con la lluvia. El Pequeño Karroo está cubierto por maleza.

Las especies autóctonas de Suráfrica más características dentro de la clase de los mamíferos son el león, el elefante, la cebra, el leopardo, el papión, el hipopótamo y diversos antílopes; la mayor parte habitan en cotos de caza; una de las más importantes reservas es la del Parque nacional Kruger, situado en el noreste del país a lo largo de la frontera con Mozambique; se fundó en 1926, ocupa una extensión de 19.485 km2 y cuenta con casi todas las especies salvajes autóctonas. Otro parque importante es el Gemsbok Kalahari, próximo a Cradock. Las especies de aves son abundantes y engloba entre las especies mayores el avestruz, el francolín, la codorniz y la pintada; es muy corriente encontrar serpientes en todo el país y las aguas costeras albergan gran cantidad de peces.

4.- Clasificación del país.

Sudáfrica es un país sub desarrollado debido a los diversos problemas que hay, el más destacado es el social, las diferencias entre negros y blancos ; “...más de la mitad de los negros viven en situación de miseria y el desempleo está en torno al 45%. Uno de cada cuatro negros vive en infravivienda o no dispone de ningún tipo de vivienda, y el 40% no tiene acceso a agua corriente; además, sólo un tercio de las viviendas de este sector de la población tienen electricidad. La esperanza de vida es de 73 años para las mujeres y 57 para los varones. La mortalidad infantil es del 13‰ en los niños blancos, mientras que en los niños negros es del 57‰. Estas diferencias se agudizan en las zonas rurales...”. . A principios de la década de 1990 el índice de desempleo era del 45% entre la población negra.

Con esto nos damos cuenta que no hay un progreso y que concuerda casi exactamente con la definición de sub desarrollo.

5.- Ventajas comparativas y posibles negocios.

El potencial económico del país se basa en los recursos mineros que exporta en bruto o procesa en el mismo país. Por su extención territorial y sus recursos este país domina económicamente a los países vecinos. Botswana, Lesotho, Namibia y Swazilandia son en general proveedores de mano de obra para las minas y las industrias sudafricanas. Por lo que se podría decir que las ventajas comparativas de este país son el sector primario, en especial la minería.Pero no sólo posee la minería, también tiene buenas tierras, posee árboles de madera dura, para la industria maderera, también posee gran cantidad de vida acuática lo que hace posible que se pueda aprovechar en la pesca.

Uno de los negocios que podría hacer Sudáfrica es que como es un país rico en recursos naturales, debería hacer lo que hace Corea del Sur, pide dinero prestado a otros países, para que así se convierta en país industrial, lo que sería muy positivo para el progreso de éste.