Sondaje vesical

Sondas. Información. Colocación. Intimidad. Procedimiento

  • Enviado por: Alberto Rio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Ejercicios resueltos de introducción a la Física
Ejercicios resueltos de introducción a la Física
Serie de ejercicios resueltos de de introducción a la Física

Este curso va ligado al curso...
Ver más información

Curiosidades Matemáticas
Curiosidades Matemáticas
En realidad más que un curso, esta una serie de videos sobre algunos trucos matemáticos útiles...
Ver más información


SONDAJE VESICAL

1 - Material

Las diferencias entre la sonda permanente y la no perma­nente son:

Las sondas permanentes son de caucho y tienen más de una luz, por ejemplo, la sonda Foley tiene 2 luces, una para hinchar el balón de seguridad y otra que pone en contacto directo a la vejiga con el exterior o con el sistema de drenaje escogido y la sonda Foley Alcock tiene 3 luces, una para hinchar el balón de seguridad y las otras dos ponen en contacto directo a la vejiga con el exterior.

Se utilizan tanto en hombres como en mujeres. Se utilizan sobre todo para realizar lavados con irriga­ciones o drenar la orina.

Las sondas vesicales no permanentes son de goma (blanda, rígida o semirígida), con una sola luz. Por ejemplo, la sonda de Nelaton no lleva incorporado balón de seguridad (como todas las que no son perma­nentes) y se utiliza para la extracción de orina (recogida de muestras, descompresión de la vejiga o bien para inyectar sustancias).

Un tipo de sonda no permanente, es la sonda Beguille, utilizada para hombres normalmente y que en su parte distal presenta una acodadura que hace que la sonda entre mejor en casos de estenosis uretral; en cambio la sonda vesical femenina como su nombre indica se utiliza en mujeres y no presenta una acodadura en su parte distal.

2 - Información

Antes de realizar un sondaje vesical hay que informar al paciente sobre la finalidad del procedimiento. Primero le explicaremos que le vamos a realizar la higiene de los genitales. Luego pediremos su colaboración a la hora de realizar la técnica y le tranquilizaremos, ya que si el paciente está nervioso la técnica será más difícil de realizar.

Le explicaremos paso a paso lo que estamos haciendo. Cuando hallamos introducido la sonda un poco pediremos al paciente que respire profundamente para facilitar la entrada de la sonda.

3 - Intimidad

Para que una mujer de 50 años no esté violenta o lo esté poco a la hora de realizarle un sondaje vesical, debemos ante todo informarle correctamente y con cuidado (utili­zar un lenguaje apropiado que ella entienda).

Preservaremos su intimidad lo máximo posible cerrando ventanas y puertas, poniendo un cartel en la puerta que especifique que se está realizando un sondaje vesical y no se puede entrar. En el caso de que la habitación sea compartida, correr las cortinas o colocar un biombo.

También desnudaremos a la persona, no entera sino solamen­te la parte que necesitemos descubrir.

4 - Procedimiento

Informar al paciente.

Lavado higiénico de manos.

Colocación de un protector debajo de los glúteos del paciente.

Colocación de guantes de un solo uso.

Lavado genital.

Coger todo el material necesario para el sondaje vesical.

Lavarse las manos con jabón antiséptico.

Colocación de guantes estériles.

Colocación de tallas estériles, delimitando así el campo de acción. En el campo estéril podemos colocar el material estéril (entre las piernas del paciente).

Comprobar el balón de seguridad de la sonda, introducien­do 10 ml. de aire, esperar unos segundos y sacar el aire.

Poner en la jeringa 10 ml. de suero fisiológico.

Lubricar la sonda con vaselina anestésica procurando no obstruir los orificios proximales.

Introducir la sonda sin forzar unos centímetros.

Pedir al paciente que respire profundamente para facili­tar la entrada de la sonda.

Coger con firmeza la sonda cuando empiece a fluir la orina y conectarla a la bolsa colectora.

Hinchar el balón de seguridad y comprobar que está bien fijada.

Retirar el material y colocar cómodamente al paciente.

Fijar la sonda al muslo del paciente y a la cama.

Diferencias entre el sondaje masculino y el femenino:

En la mujer debido a la proximidad de la uretra y la vagina, se puede cometer el error de introducir la sonda en la vagina en vez de en el orificio uretral. En tal caso, cogeríamos otra sonda y empezaríamos de nuevo.

También hay que tener en cuenta la longitud de la uretra; la uretra femenina mide de 4-6,5 cm. y la masculina 14-16,5 cm.

En el hombre es importante, que al principio el pene esté en posición vertical, cuando se hayan introduci­do unos 7 cm. se hará descender el pene para que pase bien la sonda por la próstata.

5 - Mantenimiento

Características de la bolsa de diuresis para prevenir infección:

Que la bolsa sea estéril.

Que tenga una válvula antirreflujo.

Que tenga una válvula de vaciado.

¿Cómo recogerías una muestra de un paciente sondado para realizar un urinocultivo?

Realizando la técnica en condiciones de asepsia, con guantes estériles.

Se pincha la goma ya aseptizada de la sonda por la luz que drena la orina.

Hay sondas que ya tienen un dispositivo para recogi­da de orina para urinocultivo.

Mantenimiento de un paciente con sondaje permanente

Realizar la higiene de los genitales del paciente con agua y jabón varias veces al día y lavar la parte distal de la sonda con solución antiséptica.

Fijar la sonda de forma que no esté tirante y permita la movilización del paciente.

Cambiar la bolsa una vez al día, y siempre que sea oportuno.

Que la bolsa no toque el suelo.

Que la bolsa esté a una altura inferior a la vejiga.

Tras 7 días de permanencia de la sonda, controlar la posible aparición de infección.

Precauciones al movilizar a un enfermo sondado:

Pinzar la sonda.

Procurar que la bolsa quede siempre por debajo de la vejiga.

6 - Registro

Después de haber efectuado el sondaje vesical se anotará:

La hora de colocación de la sonda.

La razón del procedimiento.

El tipo de sonda utilizada y el calibre.

Si se ha realizado alguna prueba con la orina emitida, el color de la misma y su aspecto.

La cantidad de orina evacuada.

Las molestias que manifieste el paciente tales como dolor o escozor.