Sócrates. Platón

Filosofía griega. Pensamiento socrático y platoniano. Vida y obra de ambos autores. Diálogos: el Fedón. Inmortalidad del alma

  • Enviado por: Millonety
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
publicidad

Biografía de Sócrates

Sócrates (470-399 a. C.)

-Fue un filósofo griego fundador de la filosofía moral, o axiología que ha tenido gran peso en la filosofía occidental por su influencia sobre Platón. Nacido en Atenas, hijo de Sofronisco, un escultor, y de Fenareta, una comadrona, recibió una educación tradicional en literatura, música y gimnasia. Más tarde, se familiarizó con la retórica y la dialéctica de los sofistas, las especulaciones de los filósofos jonios y la cultura general de la Atenas de Pericles. Al principio, Sócrates siguió el trabajo de su padre; realizó un conjunto de estatuas de las tres Gracias, que estuvieron en la entrada de la Acrópolis hasta el siglo II a. C. Durante la guerra del Peloponeso contra Esparta, sirvió como soldado de infantería con gran valor en las batallas de Potidaea en el 432-430 a. C., Delos en el 424 a. C., y Anfípolis en el 422 a. C.

-Sócrates creía en la superioridad de la discusión sobre la escritura y por lo tanto pasó la mayor parte de su vida de adulto en los mercados y plazas públicas de Atenas, iniciando diálogos y discusiones con todo aquel que quisiera escucharle, y a quienes solía responder mediante preguntas. Un método denominado mayeútica, o arte de alumbrar los espíritus, es decir, lograr que el interlocutor descubra sus propias verdades.

-No escribió ningún libro ni tampoco fundó una escuela regular de filosofía. Todo lo que se sabe con certeza sobre su personalidad y su forma de pensar se extrae de los trabajos de dos de sus discípulos más notables: Platón, que atribuyó sus propias ideas a su maestro Jenofonte, un escritor prosaico que quizá no consiguió comprender muchas de las doctrinas de Sócrates. Platón describió a Sócrates escondiéndose detrás de una irónica profesión de ignorancia, conocida como ironía socrática, y poseyendo una agudeza mental y un ingenio que le permitían entrar en las discusiones con gran facilidad.

Biografía de Platón

Platón (428-347 a.C.)

-Fue un filósofo griego, uno de los pensadores más creativos e influyentes de la filosofía occidental. Platón nació en el seno de una familia aristocrática en el año 428 a. C.

-Su padre, Aristón, era al parecer, descendiente de los primeros reyes de Atenas. Perictione, su madre, estaba emparentada con el legislador del siglo VI a.C. Solón. Su padre murió cuando aún era un niño y su madre se volvió a casar con Pirilampes, colaborador del estadista Pericles.

De joven, Platón tuvo ambiciones políticas. Más tarde se proclamó discípulo de Sócrates, aceptó su filosofía y su forma dialéctica de debate.

-Platón fue testigo de la muerte de Sócrates durante el régimen democrático ateniense en el año 399 a. C. Temiendo tal vez por su vida, abandonó Atenas algún tiempo y viajó a Italia, Sicilia y Egipto.

-En el año 387 a. C. Platón fundó en Atenas la Academia. Ofrecía un amplio plan de estudios, que incluía materias como astronomía, biología, matemáticas, teoría política y filosofía. Aristóteles fue su alumno más destacado.

Platón viajó a Sicilia en el año 367 a.C. para ser tutor del nuevo gobernante de Siracusa Dionisio el joven. El experimento fracasó. Platón regresó a Siracusa en el año 361 a.C. Pasó los últimos años de su vida dando conferencias en la Academia y escribiendo. Murió próximo a los 80 años en Atenas en el año 348 o 347 a.C.

RESUMEN DEL ARGUMENTO

Uno de los diálogos escritos por el universal sabio griego Platón, es del cual vamos a hablar, El Fedon , este basa su argumento en el filósofo Sócrates, quién ha sido condenado a muerte en Atenas (399 a.C.) por despreciar a los dioses del Estado, introducir nuevas deidades y tambien fue acusado de corromper a la juventud. En sus últimos días de vida, sus discípulos sé habian reunido para visitarlo y hacerle compañía. Pero ya era la última vez, pues la hora de muerte ya ha sido fijada, y será esa misma noche. Así los amigos, tristes, entraron a la prisión dispuestos a apoyar maestro, pero su sorpresa no pudo ser mayor cuando encontraron a su maestro sereno y tranquilo, cual fue la sorpresa de sus discípulos ante semejante actitud, entonces Sócrates les explica por qué su actitud, hablándoles sobre su seguridad de la existencia de una vida después de la vida, y que esta será eterna y mejor. Comienzo de esa forma una disputa acerca de la existencia e inmortalidad del alma, donde los discípulos plantearon sus dudas, y Sócrates aclara en forma brillante todo cuanto se le dice.

En los comienzos les habla de por qué lo incorrecto del suicidio, argumentando que si los dioses son los que protegen al hombre, lo correcto es que los dioses decidieran cuándo ellos deben morir; y lo que sucede cuando uno de ellos se da muerte a sí mismo: los dioses se enfadarían con él y le darían algún castigo.

Después de esto explica de forma más pausada, el porqué de su serenada actitud que algunas veces se convierte en ansias, frente a la muerte que se le aproxima, exponiendo que como filósofo llevó una existencia en lo posible en participación con el alma, y separado del cuerpo, pues la única forma de alcanzar la sabiduría es a través del alma, mientras que el cuerpo nos aleja cada vez más de esta. Por eso, Sócrates afirma haber renunciado a los placeres corpóreos, anulando así los sentidos; única forma de obtener los verdaderos conocimientos. Entonces explica que si luchó siempre por alejar su alma de su cuerpo, ¿por qué temerle a la muerte, que es donde esta separación deseada se da por completo y donde se conoce al fin la sabiduría y la realidad en su totalidad?. Las virtudes, por su parte, van de la mano de la sabiduría, por lo que el filósofo, quien más se acercó a ésta, es quien en cierto grado las experimentó más vívidamente.

Luego cobran protagonismo Cebes y Simias, que comienzan a plantearle sus dudas frente a la existencia e inmortalidad del alma. Así, tras contar una breve historia sobre “el Hades” como residencia de las almas después de la vida, (terrenal) y de donde volverán para vivir nuevamente; plantea la idea de que "todo nace de su contrario". De esta forma, lo mayor nace de lo menor, lo fuerte de lo débil y la muerte de la vida; y viceversa, como avanzando en un movimiento circular.

Según Sócrates si este proceso fuera rectilíneo, todo concluiría por estar muerto y nada viviría. Por esto es necesario “El Hades”, para volver, mas tarde, a nacer.

Después, Sócrates comienza a desarrollar otro argumento sobre la inmortalidad del alma, que consiste en que "aprender no es otra cosa que recordar algún conocimiento pasado". De este modo el aprender se basa en la semejanza, pues al presentársenos algo, lo comparamos con alguna idea que guardamos en la mente y que entonces se nos viene a la memoria y que es necesario conocerlo de antes, y que nos parece superior a la igualdad. Estos conocimientos fueron adquiridos antes de nacer, y al nacer los olvidamos para luego ir "recordándolos" en el transcurso de nuestra vida. Por eso es necesario que el alma exista antes del nacimiento, pues es cuando adquirimos estos conocimientos.

De este modo Sócrates dejó en claro a sus fieles amigos la preexistencia del alma; pero aún quedaba un aspecto de sus incógnitas sin explicación: la inmortalidad de ésta.

El primer argumento respecto a esto se refiere a que existen dos clases de seres, visibles e invisibles. Del mismo modo, el hombre está formado por estos dos tipos, siendo lo visible el cuerpo, y lo invisible, y puro el alma. Debido esto, el alma es semejante a lo divino, e inmortal, siempre idéntico a sí mismo. El cuerpo en tanto es semejante a lo humano y mortal e idéntico a sí mismo. Por eso el cuerpo desaparece tras la muerte, y el alma persiste y continua su camino hacia lo divino; y por eso también el alma es equivalente con aquello inmaterial e invisible, que se mantiene igual y puede ser percibida solo por el pensamiento alejado de lo corporal. Entonces afirma que dependiendo del comportamiento en la vida terrenal, las almas recibirán una nueva vida; por lo tanto solo las almas puras, las de los amantes del saber, pueden participar de lo divino.

Sin embargo, las dudas aún persisten, y Simias compara el alma con una armonía, por las características incorpórea, invisible, bella y divinas. El cuerpo sería la lira. Plantea que el alma es una combinación y armonía de los diversos factores existentes en el cuerpo; y que por lo tanto en la muerte, ésta muere primero. Luego toma la palabra Cebes y plantea que el alma, tras pasar por múltiples cuerpos, se agota y concluya finalmente pereciendo en una de aquellas muertes, la última.

Sócrates, sereno y pensativo, se prepara para responder estas preguntas. A Simias aclara primero que el alma es algo superior y más divino que la armonía, porque mientras la armonía sigue a la lira, es el alma la que conduce al cuerpo. Además, el alma es bella y divina, buena y grande por sí misma, por ser inmortal, y es el cuerpo quien participa de la belleza del alma.

Entonces se dirige a Cebes, y le explica que el alma es inmortal e imperecedera. Plantea la idea que los contrarios en sí no se aceptan, sino que al venírsele a uno su contrario, perece o se retira. De este modo la vida, al venírsele la muerte, no la acepta. En el caso del alma, ésta no acepta la muerte ya que ésta se opone a lo que ella siempre lleva, que es la vida. Así, cuando al ser humano le sobreviene la muerte, lo mortal en él muere, y lo inmortal en él se aleja cediendo el lugar a la muerte.

Tras terminar estas sabias respuestas, Sócrates corona lo expuesto contando y hablando de la creencia mitológica griega de lo que sucede tras la muerte a las almas, que van a un nuevo mundo, extraño, donde las almas puras disfrutarán, mientras que aquellas que no se lo merecen sufrirán; pero todos volverán, excepto aquellos que se han purificado suficiente a través de la filosofía, quiénes vivirán sin cuerpos por el resto del porvenir.

Así termina Sócrates de hablar, antes de que llegue su hora y con la alegría y templanza de siempre, se disponga a morir y comprobar personalmente todo aquello recientemente hablado.

OPINIÓN PERSONAL

Es un libro que me ha gustado bastante en mi opinión debido a que los enigmas que se plantean en el libro (399 a.C.) son aun en el siglo XXI aun los mismos; Quizá lo que pasa es que se me ha hecho un poco largo, pero creo que es un libro del cual se pueden sacar muchas cosas pero que te plantean otras muchas.

-Su belleza radica en el tema que trata, la inmortalidad del alma. Este es un tema muy místico y del cual se habla poco en las conversaciones

-Es expresivo en tanto a como nos refleja las ideas principales utilizando ejemplos que se entienden con facilidad. Ejemplos que son cotidianos los cuales a veces sorprenden

-La persuasión es la insistencia de Sócrates acerca de la inmortalidad del alma.

-Su claridad es la forma de expresar sus ideas de una forma sencilla y limpia.

-El recurso literario más utilizado él la comparación o símil, ya que con esta consigue explicar las cuestiones comparándolas con otros casos.