Sociología de la educación

Conocimiento. Lenguaje sociológico. Instituciones y movimientos sociales

  • Enviado por: Natalia Chaiman
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Primer parcial de Sociología de la Educación

1.a.

Una epistemología fundada en principios durkheimianos le formularía a Woods una crítica:I)Sobre el objeto de estudio, puesto que Woods al afirmar que: “La vida social (...) opera en diferentes niveles. Berger(1966) comenta que la realidad social tiene “muchos estratos de significados. El descubrimiento de cada uno de ellos cambia el significado del todo.””(1998:56), se contradice con lo que Durkheim en su texto escribe: “La vida no podría descomponerse así; es una y, por lo tanto, no puede tener por asiento más que la sustancia viva en su totalidad. Está en el todo y no en las partes.”(Durkheim;1987:22). Por lo tanto sería posible que esta corriente pudiese oponerse a Woods en tanto que no consideraría posible analizar diferentes niveles. Para ellos la realidad social sería una sola, un todo orgánico: la sociedad. II)Sobre el papel de los sujetos investigados en la producción de conocimiento, ya que Durkheim sostiene que el sujeto se encuentra determinado por lo social y que tiene que adaptarse a la imposición de las instituciones sociales con existencia propia y con una realidad exterior a él. El individuo, para Durkheim, puede desarrollar un papel dentro de ellas, pero estas se hallan ya formadas antes que él, por lo que el individuo “está muy obligado a tenerlas en cuenta y le es bastante difícil modificarlas cuanto que, en diversos grados, participan de la supremacía material y moral que la sociedad tiene sobre sus miembros. Sin duda, el individuo desempeña un papel en su génesis. Pero para que haya hecho social, es preciso por lo menos que varios individuos hayan mezclado sus acciones y que esta combinación haya producido algo nuevo. Y como esta síntesis tiene lugar fuera de cada uno de nosotros puesto que entra en ella una pluralidad de conciencias, tiene necesariamente por efecto fijar, instituir fuera de nosotros ciertas formas de obrar y ciertos juicios que no dependen de cada voluntad particular considerada por separado”. (Durkheim;1987:28).III)Sobre el papel de quien investiga en la producción de conocimiento, pues en esta corriente tienen como regla fundamental estudiar los hechos mentales desde el exterior, o sea, como cosas (objetos de conocimiento no naturalmente penetrables para la inteligencia; aquello que no se puede comprender más que a condición de salir de sí mismo por vía de la observación y de la experimentación, pasando progresivamente de los caracteres más exteriores y más accesibles inmediatamente a los menos visibles y más profundos) (Durkheim; 1987:18/9). Además Durkheim sostiene que: “Nuestra regla (...) reclama que el sociólogo se ponga en el estado de ánimo en que se ponen los físicos, los químicos, los fisiólogos, cuando se adentran en una región, todavía inexplorada, de su campo científico. Debe al penetrar en el mundo social, tener conciencia de que se penetra en lo desconocido.” (Durkheim;1987:20). Asimismo donde Woods dice: “... el observador debe intentar considerar esos símbolos desde el punto de vista de la cultura...”, esta corriente particularmente diría: “El observador debe considerar esos símbolos desde el punto de vista de la cultura...”1.b.

Anthony Giddens coincidiría con las afirmaciones de Woods en el sentido en que ambos creen que los sujetos son activos, transformadores y constructores. Giddens considera que la sociedad es creada y recreada por los participantes, que ponen aquí en juego su sentido común. Woods, en tanto, cree que los investigadores construyen su investigación debido a que deben involucrarse en ellas, interpretando lo que ven o escuchan.También en la interpretación del objeto ambos creen que la neutralidad es imposible ya que el sujeto es activo y es él también quien interpreta a su forma el objeto de conocimiento. (Giddens; 1993)

1.c.

Bourdieu, Chamboredon y Passeron podrían mostrar que el conocimiento “se conquista” y “se construye” a partir de la siguiente parte de la cita de Woods: “...Así, es típico que una escuela presente una “fachada pública” a los que son ajenos a ella. (...) Es necesaria una estancia más larga y mucho trabajo para desarrollar los conocimientos, las habilidades y la confianza que nos permitirán el acceso a esas zonas restringidas y a esos comentarios privados que necesitamos para entender del todo la situación.”, ya que para ellos “... la familiaridad con el universo social constituye el obstáculo epistemológico por excelencia para el sociólogo, porque produce continuamente concepciones o sistematizaciones ficticias, al mismo tiempo que sus condiciones de credibilidad.”(Bourdieu, Chamboredon y Passeron; 1975:27). Es también así como conciben a las opiniones primeras, y sobre las que consideran que todas las técnicas de objetivación deben ser aplicadas sobre ellas para realizar una ruptura (que la mayoría de las veces no se efectúa)(Bourdieu, Chamboredon y Passeron; 1975::28), puesto que para poder descubrir es necesaria una ruptura con lo real y las configuraciones que éste propone a la percepción. O sea, para poder descubrir consideran necesario romper con las relaciones más aparentes, con las más familiar, y así poder hacer surgir las reales relaciones entre los elementos.

Una de las primeras rupturas epistemológicas con los objetos preconstituidos de la sociología espontánea que se pueden efectuar es construir denominaciones especificas que, aunque estén compuestas por palabras del vocabulario común, construyen nuevos objetos al establecer nuevas relaciones entre los aspectos de las cosas. Es de esta manera que ellos afirman que una investigación seria en sociología conduce a ver lo opuesto de lo que se ve vulgar o familiarmente.

El científico debe entonces constantemente cuestionarse sobre los principios mismos de sus propias construcciones; debe someter la práctica científica a una reflexión que se aplique sobre la ciencia que está haciendo, y así poder descubrir en ella las condiciones en las cuales se puede discernir lo verdadero de lo falso. La reflexión es una condición necesaria para la invención. El objeto de la investigación debe de ser construido en función de una problemática teórica que permita someter a un sistemático examen todos los aspectos de la realidad puestos en relación por los problemas que le son planteados. (Bourdieu, Chamboredon y Passeron; 1975:54), y la ciencia ha de ser construida a partir de la construcción de su objeto contra el sentido común, abandonando los objetos preconstituidos, los hechos sociales demarcados, percibidos y calificados por la sociología espontánea.

“El lenguaje sociológico que, incluso en sus usos más controlados, recurre siempre a las palabras del léxico común tomadas en una acepción rigurosa y sistemática, y que, por este hecho, se vuelve equívoco en cuanto deja de dirigirse sólo a los especialistas, se presta, más que cualquier otro, a utilizaciones falsas...”. “Por no someter el lenguaje común, primer instrumento de la “construcción del mundo de los objetos”, a una crítica metódica, se está predispuesto a tomar por datos, objetos preconstruidos en y por la lengua común.” (Bourdieu, Chamboredon y Passeron; 1975:38)

3.

Tanto Jelin como Bourdieu sostienen que la expansión de la economía de mercado y del neoliberalismo implican una tendencia hacia el individualismo y hacia relaciones sociales definidas en términos de mercados, siguiendo una pura lógica de intereses en desmedro de acciones y movimientos colectivos, estando en pérdida estos últimos y también la solidaridad colectiva además de estarse dejando de lado las demandas sociales, las políticas de equidad y la justicia social. Con el tiempo cada vez más se ha ido individualizando la sociedad.

Como manifiesta Bourdieu, la máquina infernal del neoliberalismo hace que cada vez haya una fracción mayor de miseria en las sociedades más avanzadas económicamente, y esto se convierte en un problema aún mayor cuando se argumenta en respuesta al individualismo neoliberal que los derechos económicos son una condición para los derechos humanos, (Jelin;1996) lo que lleva a la existencia de un sector relativamente poco regulado y cada vez más privatizado para los niños más acomodados, y para el resto, escuelas fuertemente reguladas y normatizadas, con limitaciones presupuestarias, y desligadas de empleos con salarios decentes.(Apple; 1997) “Así, el acceso a un recurso privado de la sociedad depende ampliamente de la capacidad para pagar. Mientras que los recursos públicos de la sociedad dependen de la necesidad.”(Apple; 1997:158) Lo “público” constituye el centro de todo mal y lo “privado” el centro de todo aquello que es bueno. Los neoliberales pretenden reducir toda la política a la economía, a una ética de la “elección” y del “consumo”, y se le asigna, de esta manera, un carácter de mercancía al conocimiento para aprovechamiento privado, siendo por consiguiente la educación simplemente un proveedor de “capital humano” para el sector privado. “Las universidades están atrapadas en una contradicción entre la misión de distribuir conocimiento y la de maximizar su producción.”. “De esta manera, en este proceso se le asigna cada vez más el aval institucional a aquello que es percibido como económicamente útil”, (Apple; 1997:167) dándose una estrecha relación entre la acumulación de capital cultural y económico, y haciendo que no resulte esencial que todo el mundo adquiera el mismo conocimiento. (Apple; 1997)

“El énfasis en la norma de la igualdad refuerza una concepción basada en el derecho universal natural: reafirma que todos los seres humanos son iguales por naturaleza. Es efectivo políticamente en tanto permite combatir ciertas formas de discriminación, afirmar la individualidad y poner límites al poder. Sin embargo, la otra cara de la realidad social se impone: los individuos y los grupos no son todos iguales. Mantener la ilusión de la igualdad y plantearla en términos de derechos universales tiene sus riesgos: puede llevar a una formalización excesiva de los derechos, aislándolos de las estructuras sociales en que existen y cobran sentido; el pasaje desde lo universal hacia lo social, histórico y contingente, se torna entonces difícil”. (Jelin; 1996:71) La política comprometida en “liberar a los individuos para fines económicos, a la vez que los controla para fines sociales” conduce a la acentuación de las desigualdades y a la incrementación de la necesidad de control social. (Apple; 1997:156)

El fin de la educación intenta “alcanzar las condiciones educacionales consideradas como necesarias tanto para incrementar la competitividad internacional, la ganancia y la disciplina, como para volvernos a un pasado romantizado del hogar, la familia y la escuela ideales”, (Apple; 1997:154) dejando de lado a los grupos minoritarios. (sucede lo mismo con el dinero disponible para las investigaciones de temática sociales, hay mayor presupuesto para las de interés para las empresas e industrias)

Al instaurar el neoliberalismo el reinado absoluto de la flexibilidad y de la competencia entre filiales autónomas, entre equipos y entre individuos mediante la individualización de la relación salarial, se hace más difícil la realización de movimientos sociales puesto que casi no hay existencia de actores colectivos ni de recursos ni de capacidades. (Jelin; 1996:61) Es entonces que los grupos subalternos desarrollan formas ocultas de acción (pasividad, apatía), creando y defendiendo un espacio social propio donde poder expresar la disidencia del discurso de dominación. Estas prácticas de resistencia son, de algún modo, la manifestación de un mínimo de autonomía y reflexión del sujeto que se fueron convirtiendo en acciones políticas.

Frente a toda esta situación uno se podría preguntar si es posible hablar de democracia en un lugar donde cada vez es menor la participación social, donde quienes dirigen son un grupo minoritario con gran fuerza política y económica, y donde cada vez queda más gente fuera del sistema, donde cada vez hay más marginados?.

“Una economía avanzada necesita la producción de altos niveles de conocimiento técnico/administrativo, a causa de la competencia económica nacional e internacional, y para volverse más sofisticados en la maximización de oportunidades para el control y racionalización comunicacional y cultural, etc. ... Lo que se necesita es maximizar su producción”(Apple; 1997:163/4)

“El control de la producción de capital técnico/cultural, constituía un aparte esencial de la estrategia industrial. El capital necesitaba el control, no sólo de los mercados y de las plantas y equipamientos productivos, sino también el de la ciencia.”(Apple; 1997:164)

“El neoliberalismo tiene la perspectiva del Estado débil. Una sociedad que permite a la “mano invisible” del libre mercado guiar todos los aspectos de sus formas de interacción social, es percibida como eficiente y democrática. (Apple; 1997:155)

Los límites internacionales del Estado han llegado ha ser permeables a la globalización de la producción, el comercio, la cultura, las finanzas, de lo cual resulta una pérdida de control de los Estados sobre sus destinos; (Jelin; 1996:64) subordinándose los Estados nacionales a las exigencias de la libertad económica.

Cuando el Estado mismo ha sido el violador de los derechos, las víctimas no tienen a quién apelar ni frente a quién reclamar justicia. Es aquí donde los movimientos solidarios juegan un papel central: legitimando la demanda de la víctima, promoviendo la resignificación de la acción estatal en términos de violación de derechos. (Jelin; 1996:77) Pero esto puede ser un dilema cuando el neoliberalismo ha llevado a la individualización de los actores.

Y como expresa Jelin “el proceso de globalización está produciendo transformaciones importantes en la conformación de movimientos sociales. La expansión de organizaciones internacionales intergubernamentales ha transformado el escenario”. (Jelin; 1996:66) “A partir de los años 70, hacen su aparición en el escenario público y van cobrando creciente importancia formas de articulación de intereses y agrupamientos que dirigen sus demandas al estado, pero que no se canalizan a través de los partidos políticos.”. (Jelin; 1996:73)

“ En los años 90, frente al predominio de políticas económicas neoliberales que limitan el papel de Estado benefactor, las organizaciones no gubernamentales se han ido convirtiendo en intermediarios entre los desposeídos y el poder o las organizaciones compensadoras de lo que el Estado no provee. A menudo, al hacerse cargo de los excluidos, de los que no tienen voz, estas redes de organizaciones se convierten en voceras de las víctimas, representándolas frente al poder” (Jelin; 1996:75).

“En la actualidad, el discurso hegemónico neoliberal, que promueve la contracción de la esfera de acción estatal, considera al Tercer Sector dentro de la lógica del “fortalecimiento de la sociedad civil”” (Jelin; 1996:76), pero de esto surge un riesgo: el de identificar al Tercer Sector con la sociedad civil, y es que el este no corresponde a ninguna base social ni debe someterse a ninguna forma de fiscalización ni control.

En la transición a la democracia se crea confusión ya que hay un doble discurso en el cual el económico contradice al democrático: hay un discurso de participación política institucional y un no-discurso de la exclusión económica (realidad de opresión).

La “democratización con ajuste” está dejando fuera a masas sociales enormes intensificando la marginalización estructural. (Jelin; 1996:60)

Para Jelin la salida ha de buscarse elaborando el tema de la igualdad de derechos en contextos de relaciones sociales en los que se planteen y manifiesten las diferencias, inclusive las de poder y de marginalización. (Jelin; 1996:72)

“Los políticos conservadores son actualmente, en gran medida, los políticos del cambio.”(Apple; 1997:153)

“el conservadurismo, de hecho, ha significado diferentes cosas según las épocas y lugares. en ciertas épocas va a implicar acciones defensivas; en otras, va a implicar tomar iniciativa contra el status quo. Actualmente estamos presenciando ambos.”(Apple; 1997:153)

“los objetivos en la educación incluyen el libre mercado, la drástica reducción de la responsabilidad del gobierno en lo referente a las necesidades sociales, el refuerzo de estructuras de movilidad muy competitivas, la baja de las expectativas de la gente en cuanto a la seguridad económica, y la popularización de lo que constituye claramente una forma de pensamiento darwinista social”(Apple; 1997:155)

La restauración conservadora se caracteriza por la privatización, la centralización, la profesionalización y la diferenciación, siendo estas características el resultado de la diferencia entre el neoliberalismo y el neoconservadurismo (alianza). (Apple; 1997:155)

“si la industria pretendía expandir sus mercados, productos y consumo, debía garantizar una acumulación de capital económico y cultural. Estas necesidades requerían una influencia mucho mayor sobre el ámbito en que se producían tanto los agentes como el conocimiento: la universidad.”(Apple; 1997:165)

“El dinero disponible para la investigación de temáticas sociales de interés para las empresas y la industria, es micho mayor que el dinero disponible para la investigación de cuestiones locales de interés para los negros, hispanos y blancos de la clase trabajadora.”(Apple; 1997:166)

“Los mismos estudiantes son posicionados como consumidores, convertidos en mercancías y comprados como audiencia cautiva para corporaciones deseosas de gastar dinero en comerciales para Channel One.” “nuestras instituciones educativas se están construyendo como un ámbito para la generación de ganancia.

Bibliografía:

  • APPLE, M. (1997) “Lo que olvidan los post-modernistas: capital cultural y conocimiento oficial”. En: Torres, C. y Gadotti, M., Teoría, crítica y educación, Miño y Dávila, Bs. As.

  • Bourdieu, P., Chamboredon, J.C. y Passeron, J.C. (1975) El oficio del sociólogo. Siglo XXI, México

  • Durkheim, Emile (1987) Las reglas del método sociológico. La Pléyade, Bs. As. (Prefacio de la segunda edición)

  • Giddens, Anthony. Las nuevas reglas del método sociológico. Amorrotu, Bs. As.

  • jelin, e. (1996) “ciudadanía emergente o exclusión? Movimientos sociales y ONG en América Latina en los años ´90”. En: Revista Sociedad, Facultad de Ciencias Sociales. UBA. Bs. As.

  • Karabel, J y Halsey, A.H. (1976) “La investigación educativa: Una revisión e interpretación”. En: Poder e ideología en educación. Nueva York, Oxford University Press.

  • mc laren, p. (1994) Vida en las escuelas (cap. 4 y 5). Editorial Longman. Londres.