Sistemas politico sociales

Corrientes económicas. Historia económica. Imperialismo. Colonialismo. Capitalismo. Liberalismo. Globalización. Socialismo. Comunismo. Estatismo. Corporativismo

  • Enviado por: CATALINA ESPINOSA RODRIGUEZ
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 52 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE SAN LUIS POTOSI

FACULTAD DE DERECHO

SOCIOLOGIA JURIDICA

CAPITULO XVIII: LOS SISTEMAS POLITICO-SOCIALES

REFLEXION:

EPIGRAMA

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:

Yo porque tú eres lo que yo mas amaba,

Y tú porque yo era quien te amaba mas.

Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:

Porque yo podré amar a otras como te amaba a ti,

Pero a ti no ta amarán como te amaba yo.

Ernesto Cardenal.

DEDICATORIA: Con cariño pera mis hijos:

INDICE

INTRODUCCION

Desde el principio de los tiempos, el hombre ha buscado la mejor manera de organizarse para resolver sus problemas económicos.

Muchos años y hombres han pasado para llegar al sistema económico de hoy en día. Este trabajo es un pequeño estudio de los principales sistemas de producción que el hombre ha adoptado en su historia así como de los hombres cuyo pensamiento inspiro a la formación de dichos sistemas.

Los Sistemas Históricos de Organización Económica y las Corrientes Económicas

La comunidad primitiva es precisamente la primera forma en que los hombres se organizaron para satisfacer sus necesidades. La comunidad primitiva surge con el hombre.

El hombre fue nómada en un principio porque dependía directamente de lo que la naturaleza le proporcionaba. Se dedicaba a la recolección de frutos y a la caza y pesca, siguiendo el curso de los ríos, ya que también era necesaria el agua.

Al no existir la propiedad privada de los medios de producción, tampoco existen las clases sociales y, por tanto, las relaciones sociales de la producción de la comunidad primitiva son de cooperación y ayuda mutua, relaciones armónicas por no existir la explotación del hombre por el hombre.

Los instrumentos de producción van desde la simple piedra en estado natural, luego tallada y pulida. Posteriormente se utilizan metales: cobre, bronce y hierro, hasta llegar a elaborar hachas, arcos, cuchillos y otros instrumentos. Al mejorarse los instrumentos de producción se crean la división natural del trabajo determinada por el sexo y la edad.

La mujer juega un papel importante en esta sociedad ya que es la encargada de la distribución de la producción, lo que le de una importancia económica y también política. Y esto nos lleva al matriarcado, característica decisiva y fundamental en los asuntos de la sociedad.

Esta sociedad sigue su desarrollo hasta que aparece la primera división social del trabajo: los que se dedicaban a la caza y las pesca y los que se dedicaban a la agricultura y el pastoreo, aunque siguen siendo nómadas por lo cual la agricultura es rudimentaria. Sin embargo, esto permitió un aumento en la productividad.

El problema de la disponibilidad de agua se resuelve al crear vasijas de barro para almacenarla y nace así la segunda división del trabajo, ya en la transición de la comunidad primitiva al esclavismo.

Al continuar la sociedad su desarrollo, se va produciendo más de lo que esta necesita para su subsistencia y se crea así el excedente económico. Esto va ha hacer posible el intercambio o trueque y surgen los mercaderes que representan la tercera división social del trabajo. Al mismo tiempo, la propiedad colectiva de los medios de producción va evolucionando y pasa a ser propiedad familiar para llegar hasta la propiedad privada.

En las comunidades que vivieron bajo el modo asiático de producción se da la propiedad común de la tierra y otros instrumentos de producción. Sin embargo el modo de producción asiático no se confunde con la comunidad primitiva, puesto que su funcionamiento implica y desarrolla la explotación del hombre por el hombre, la formación de una clase dominante y aparece mas bien como una forma de evolución y de disolución de las comunidades primitivas ligadas a nuevas formas de producción como la agricultura sedentaria, la intensificación de la ganadería, el uso de metales, etc.

Después de la desintegración del esclavismo debido a la descomposición interna y a las invasiones de los bárbaros al imperio romano, los jefes militares de los pueblos conquistadores fueron repartiendo la tierra a sus súbditos leales, a sus incondicionales que en esta forma llegaron a dominar importantes porciones de tierra. Al mismo tiempo muchos pequeños campesinos se fueron reuniendo alrededor de un señor para que les brindara protección. Así surgen el feudo y la servidumbre.

El feudo es una porción de tierra más o menos amplia que le pertenece hereditariamente a un señor a cambio de que preste servicios militares al rey o a los jefes de más alta jerarquía. El señor entrega porciones de tierra a los siervos para que la cultiven a cambio de una renta.

La servidumbre es una relación diferente al esclavismo. Si bien el siervo no es un hombre completamente libre, tampoco es un esclavo. Más que pertenecer al señor feudal, el siervo esta sujeto a la tierra y cuando las tierras pasan a un nuevo señor, el siervo sigue allí. La forma que asume la explotación es la renta de la tierra que se puede dar de tres maneras.

8.1 GENERALIDADES

La historia del pensamiento cristiano, que se inicia ya con anterioridad a la formación del canon bíblico, manifiesta un gran pluralismo de valoraciones frente a los varios sistemas socio-políticos que encuentra en el decurso de los siglos.

La historia de las ideas político-sociales, se centra en la atención en el juicio pronunciado sobre los regímenes y sistemas socio-políticos. Además nos limitaremos sólo a las tres posiciones clásicas más representativas de la tradición cristiana (San Agustín, Santo Tomás y Martin Lutero), pasando luego a las posiciones más recientes de la enseñanza social de la Iglesia, teniendo muy clara la distancia que existe en cuanto al contenido entre el concepto de sistema socio-político, tal como lo comprende hoy la investigación politológica, y los juicios éticos expresados por los sistemas políticos de su tiempo. San Agustín subraya ante todo que la esfera de lo político no es el lugar en que el hombre tiene la posibilidad de autodeterminarse verdaderamente; y mucho menos tiene el hombre la posibilidad de escoger el sistema sociopolítico. Al contrario: "el corazón del rey está en las manos de Dios" y "Dios lo conduce a donde él quiere". En otras palabras, el hecho político es la manifestación de una estrategia secreta de Dios sobre la historia humana. Para Agustín, el soberano no tiene siempre moralmente la razón o que esté constantemente legitimado, sino sólo que el cristiano está llamado a seguir los designios de Dios incluso cuando se manifiestan a través del soberano pecador o de un régimen injusto. El llamado pesimismo político de San Agustín está estrechamente relacionado con esta visión suya teológica de la historia y de los regímenes socio-políticos. En efecto, para el obispo la autoridad política, es un sistema sociopolítico, que no puede ejercer poder alguno sin la ayuda permisiva, tolerante y gratuita de Dios. Además, para el cristiano la vida está en continua tensión escatológica, por lo cual en primera instancia está llamado no tanto a realizar un orden político, aunque éticamente fundado, cuanto más bien a utilizar los acontecimientos y las instituciones políticas como ocasión para hacer sitio al crecimiento e instauración de la ciudad de Dios, que todavía no puede identificarse con la Iglesia empíricamente visible, pero que será su cumplimiento al fin de los tiempos.

Algunos elementos de esta visión de los regímenes políticos llevan en sus diversas expresiones el agustinismo político, donde las varias formas de gobierno serán juzgadas basándose en su función respecto a la Iglesia. Así, el emperador se convertirá en custos ecclesiae, y las dos ciudades se transformarán en las dos espadas.

La superación del horizonte agustiniano en la reflexión acerca de los sistemas socio-políticos será posible en el medievo sólo partiendo de un nuevo enfoque teórico capaz de provocar un cambio paradigmático. Es lo que ocurrirá con la aceptación de la filosofía política de Aristóteles en la obra de santo Tomás de Aquino.

Para santo Tomás, los fines últimos del individuo y de la sociedad son íntimamente coherentes entre sí y, al menos idénticos. Esta coherencia tiene raíces éticas, ya que el fin de ambos es vivir según la virtud, además de que toda la humanidad está llamada al goce de Dios en la vida bienaventurada. Por este motivo el problema de la necesidad de una autoridad en la comunidad política no es contemplado como problema técnico-organizativo, presidido quizá por necesidades de tipo material y económico, sino como problema específicamente moral. Así como el médico debe proveer a que la vida de los hombres se conserve sana, así el príncipe está llamado a presidir la vida racional y virtuosa de los ciudadanos. En esta perspectiva hay que juzgar la preferencia del Aquinate por el sistema de gobierno monárquico. Se trata de una preferencia que no tiende ciertamente a legitimar cualquier despotismo, sino a privilegiar la forma mejor de gobierno de representación. El jefe político personifica, por así decir, al Estado, si bien por motivos prácticos es más realista una forma de gobierno mixta. En cualquier caso, independientemente del tipo de régimen político que un pueblo escoge, el Estado es un modelo de sociedad en sí perfecto y completo. La distinción entre sociedad y Estado, en el sentido moderno en que hoy se entiende, no está aún presente en Tomás de Aquino.

Con la reflexión de Lutero sobre el régimen político se produce otro cambio paradigmático en la tradición cristiana de Occidente. La valoración ético-teológica de los sistemas políticos es del todo interna a la distinción exquisitamente teológica entre ley y evangelio. La distinción sólo puede experimentarse en el ámbito de la fe. Esta diversidad radical entre la relación qué el cristiano mantiene con las leyes éticas y jurídicas, por una parte, y con el mensaje gratuito de salvación que es Cristo, por otra, no lo ve Lutero como falta absoluta de nexo entre las dos realidades. Los sistemas políticos pertenecen a la realidad de la ley, por lo cual asumen las funciones propias de la ley: ante todo, la función civil de pacificación mínima del convivir humano, que por su naturaleza tiende al conflicto generalizado; en segundo lugar, al menos para el creyente, la ley (y por tanto también las instituciones políticas a ella ligadas) recuerda constantemente la insuficiencia de las capacidades humanas para cumplirla. Así pues, los sistemas políticos carecen de importancia a nivel salvífico y son necesarios a nivel ético. El creyente se mueve en esta dialéctica de necesidad y de inutilidad. (1)

1 Introducción a la Sociología, Fernández García Manuel

Pp.123-149

8.2 CAPITALISMO

Sistema que proclama la primacía del capital en el proceso de producción.

El término kapitalism fue acuñado a mediados del siglo XIX por el economista alemán Karl Marx. Otras expresiones sinónimas de capitalismo son sistema de libre empresa y economía de mercado, que se utilizan para referirse a aquellos sistemas socioeconómicos no comunistas. Algunas veces se utiliza el término economía mixta para describir el sistema capitalista con intervención del sector público que predomina en casi todas las economías de los países industrializados.

De existir un fundador del sistema capitalista, éste es el filósofo escocés Adam Smith, que fue el primero en describir los principios económicos básicos que definen al capitalismo. En su obra clásica Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones (1776), Smith intentó demostrar que era posible buscar la ganancia personal de forma que no sólo se pudiera alcanzar el objetivo individual sino también la mejora de la sociedad. Los intereses sociales radican en lograr el máximo nivel de producción de los bienes que la gente desea poseer. Con una frase que se ha hecho famosa, Smith decía que la combinación del interés personal, la propiedad y la competencia entre vendedores en el mercado llevaría a los productores, "gracias a una mano invisible", a alcanzar un objetivo que no habían buscado de manera consciente: el bienestar de la sociedad.

Características del capitalismo

1.- los medios de producción —tierra y capital— son de propiedad privada, este contexto el capital se refiere a los edificios, la maquinaria y otras herramientas utilizadas para producir bienes y servicios destinados al consumo.

2.- la actividad económica aparece organizada y coordinada por la interacción entre compradores y vendedores o productores que se produce en los mercados.

3.-tanto los propietarios de la tierra y el capital como los trabajadores, son libres y buscan maximizar su bienestar, por lo que intentan sacar el mayor partido posible de sus recursos y del trabajo que utilizan para producir; los consumidores pueden gastar como y cuando quieran sus ingresos para obtener la mayor satisfacción posible. Este principio, que se denomina soberanía del consumidor, refleja que, en un sistema capitalista, los productores se verán obligados, debido a la competencia, a utilizar sus recursos de forma que puedan satisfacer la demanda de los consumidores; el interés personal y la búsqueda de beneficios les lleva a seguir esta estrategia.

4.-bajo el sistema capitalista el control del sector privado por parte del sector público debe ser mínimo; se considera que si existe competencia, la actividad económica se controlará a sí misma; la actividad del gobierno sólo es necesaria para gestionar la defensa nacional, hacer respetar la propiedad privada y garantizar el cumplimiento de los contratos. (2)

8.2.1 IMPERIALISMO

Práctica empleada por las naciones o pueblos poderosos para ampliar y mantener su control o influencia sobre naciones o pueblos más débiles. Los estudiosos suelen utilizar este término de forma más específica para referirse únicamente a la expansión económica de los estados capitalistas; otros eruditos lo reservan para caracterizar la expansión de Europa que tuvo lugar después de 1870. Aunque imperialismo y colonialismo tienen un significado similar y pueden aplicarse indistintamente en algunas ocasiones, conviene establecer ciertas diferencias entre ellos. El imperialismo, tiene un sentido más amplio que remite al control o influencia ejercido sobre otra región, sea o no de forma oficial y directa, e independientemente de que afecte al terreno económico o político.

    El origen del imperialismo se remonta a la antigüedad y ha adoptado distintos modelos a lo largo de la historia, siendo algunos de ellos más frecuentes que otros dentro de un periodo histórico concreto. En el mundo antiguo, la práctica del imperialismo daba como resultado una serie de grandes imperios que surgían cuando un pueblo, que generalmente representaba a una determinada civilización y religión, intentaba dominar a todos los demás creando un sistema de control unificado. El imperio de Alejandro Magno y el Imperio romano son destacados ejemplos de esta modalidad.

  A mediados del siglo XIX, apareció el imperialismo del librecambio. Esta modalidad perduró en este periodo pese a que el mercantilismo y la creación de imperios oficiales estaban disminuyendo de forma significativa. El poder y la influencia de Europa, y sobre todo de Gran Bretaña, se habían extendido de manera oficiosa, esto es, haciendo uso de vías diplomáticas y medios económicos, en lugar de seguir canales oficiales como la creación de colonias. Sin embargo, el imperialismo basado en el librecambio desapareció pronto: hacia finales del siglo XIX, las potencias europeas habían vuelto a practicar el imperialismo consistente en la anexión territorial, expandiéndose en África, Asia y el Pacífico.

  Desde que terminó la II Guerra Mundial y la mayoría de los imperios reconocidos se disolvieron, ha prevalecido lo que podríamos calificar como el moderno imperialismo económico, donde el dominio no se manifiesta de manera oficial. Por ejemplo, Estados Unidos ejerce un considerable control sobre determinadas naciones del Tercer Mundo debido a su poder económico y su influencia en algunas organizaciones financieras internacionales, tales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Del mismo modo, las potencias europeas han seguido interviniendo de forma significativa en la vida política y económica de sus antiguas colonias, por lo que han sido acusadas de practicar el neocolonialismo, que consiste en ejercer la soberanía de una nación sin que exista un gobierno colonial oficial. (3)

2 Roberto Monsivais S., Santiago Zorrilla A.

Dinámica social.322-329

3 Roberto Monsivais S., Santiago Zorrilla A.

Dinámica social.172-189

8.2.2 COLONIALISMO


Sistema económico en virtud del cual el Capitalismo se adueña de los mercados de la metrópoli.


Concepto que hace referencia a los territorios ocupados y administrados por un gobierno anteriormente ajeno a éstos mediante la conquista o asentamiento de sus súbditos, y en el que por lo general se impone una autoridad extranjera. Puede hablarse de colonialismo cuando un pueblo o gobierno extiende su soberanía y establece un control político sobre otro territorio, o pueblo, como fuente de riqueza y de poder. Esta relación concluye cuando el pueblo subyugado alcanza su soberanía o cuando se incorpora a la estructura política de la potencia colonial en igualdad de condiciones.



El colonialismo ha llegado a suscitar un intenso debate moral y político en nuestra época, especialmente a partir de la II Guerra Mundial. Pese a que algunos estados han intentado justificar la creación de imperios coloniales en el pasado, muchas antiguas colonias han definido el colonialismo como un sistema de explotación que las potencias más fuertes imponían a las más débiles y que ocasionaba una situación de atraso económico, así como conflictos raciales y culturales, en las zonas colonizadas. Las relaciones coloniales han cambiado considerablemente a lo largo de la historia. Algunas colonias han recibido la afluencia de numerosos habitantes del país colonizador, mientras que apenas ha llegado población nueva a otras. Las hay que han sido sometidas a un control riguroso por parte de sus colonizadores; sin embargo, en otras sólo se ha realizado un control somero y extraoficial. Unas se han fundado en ultramar, y otras se han establecido en un territorio adyacente al de la nación colonizadora.

El colonialismo ha existido desde la antigüedad. Egipto, Babilonia y Persia son algunos de los imperios más importantes del mundo antiguo. Fenicia, constituida por un pueblo de exploradores y mercaderes, es considerada generalmente como la primera nación colonizadora; los fenicios establecieron sus asentamientos a lo largo de la costa del Mediterráneo en el 1100 a.C. Su espíritu colonizador estaba guiado principalmente por su deseo de expandirse y controlar el comercio. Hacia el siglo VIII a.C. muchas de las ciudades-estado griegas iniciaban su rápida expansión por las costas del norte del Egeo, el mar Negro y el sur de la península Itálica. Les movía la necesidad de encontrar suelo cultivable para sustentar a una población en aumento y el afán por mejorar el comercio. Las dos ciudades-estado más famosas de Grecia, Esparta y Atenas, fueron potencias coloniales hacia los siglos VI y V a.C.; la primera se expandió por la zona continental de Grecia; la segunda principalmente por ultramar.

La ciudad de Cartago (actualmente en Túnez) fue en un principio una colonia fundada por los fenicios, pero acabó convirtiéndose en una importante potencia colonial. Los cartagineses también tenían interés en controlar el comercio en el Mediterráneo y, de este modo, establecer un imperio marítimo que comprendiera las colonias de hispana y el oeste de Sicilia. Roma desafió al Imperio cartaginés y, finalmente, lo derrotó en las Guerras Púnicas (siglos III-II a.C.); los romanos, a su vez, gobernaron en la mayor parte de Europa y Oriente Próximo.

El periodo de la edad media que siguió a la caída del Imperio romano, ocurrida en el siglo V, no fue una época de importantes colonizaciones en ultramar. No obstante, los vikingos escandinavos ampliaron sus dominios considerablemente a lo largo de los siglos IX y X; controlaron grandes áreas de las islas Británicas y fundaron colonias en Islandia y Groenlandia.(4)

8.2.3 EMPRESAS TRASNACIONALES.

Se les denomina así a las empresas comerciales que tienen actividades y capitales repartidos en otros países.

Las empresas trasnacionales controlan ya 85% del mercado mundial de alimentos el poder de esas compañías amenaza soberanías de varios países, según expertos advierten sobre el aliento mercantil de la promoción de los productos transgénicos empresas trasnacionales, en su mayoría de capital estadounidense, detentan el control de 85 por ciento del mercado mundial de alimentos, en el marco de una "guerra" que se ha desatado a escala internacional por el dominio de la producción y distribución de víveres, cuyos primeros resultados son la pérdida de soberanía de diversas naciones, que dependen de otras para completar sus abastos y la imposición, por parte de las grandes corporaciones, de los productos transgénicos. El panorama del mercado internacional de alimentos fue dibujado por Nettie Wiebe, de la National Farmers Union de Canadá; Frei Sergio Gorgen, del Movimiento de los Sin Tierra de Brasil, y María José Guazzelli, de Brasil, una de las pioneras en la lucha contra los transgénicos, durante un foro realizado ayer en la Casa Lamm. David Brooks, corresponsal de La Jornada en Estados Unidos, indicó que en México el resultado más dramático de la crisis del agro es la enorme exportación de campesinos hacia Estados Unidos.

Advirtió además sobre el gran laboratorio experimental que ha representado el libre comercio, el cual presenta enormes desafíos para México, y dijo que la actuación de Estados Unidos en el plano internacional ha dejado clarito que cualquier relación económica que establezca una nación con el gobierno de Washington es de subordinación, porque éste no busca equidad, su objetivo es uno solo: el dominio. Llamó la atención sobre un tema fundamental, que es la ligazón de las guerras que promueve Estados Unidos con los intereses de las grandes corporaciones empresariales y financieras. Nettie Wiebe planteó que la guerra por el control de los alimentos a escala mundial ha sido operada por las grandes corporaciones internacionales y en ello han contribuido instituciones como la Organización Mundial de Comercio (OMC), cuyas reuniones han servido para fijar textos que convienen sólo a las grandes empresas mundiales y no para equilibrar el intercambio en el planeta. A su vez, Frei Sergio Gorgen, uno de los fundadores y líder del Movimiento de los Sin Tierra, señaló que sólo un puñado de empresas trasnacionales, en su mayoría de Estados Unidos, controlan 85 por ciento de los alimentos del mundo. Denunció que desafortunadamente está creciendo en forma considerable la agricultura empresarial y la producción de transgénicos, y que esto tiene un alto costo social porque las naciones están perdiendo soberanía alimentaría y porque a los gobiernos no les interesa alimentar a su población, sino responder a los intereses corporativistas.

Ahora, añadió, grandes corporaciones mundiales tienen el poder de la fabricación y distribución de alimentos, y esto se ha convertido en un riesgo económico, pero también político. Asimismo llamó a defender la seguridad alimentaría y todo lo que ello conlleva, como la protección de la biodiversidad, el rechazo a la producción de transgénicos y recuperar el sentido social del abasto. Otra participante en el foro, María José Guazzelli. "Las empresas buscan rentabilidad antes que salud, y no se logra un compromiso de ningún gobierno y ninguna institución de no permitir la producción de estos alimentos hasta tener la seguridad de sus consecuencias en el ser humano", indicó. Los ponentes propusieron como soluciones a esta problemática la lucha social, la resistencia civil y la unificación de organismos en contra del avance de las trasnacionales y sus prácticas depredadoras. Y la principal: utilizar el poder de compra para modificar las tendencias del mercado. Comer alimentos producidos localmente, dijo una de las participantes, que no es otra cosa que apoyar a los productores nacionales y, sobre todo, comer sano, porque en las practicas que están llevando a cabo para abastecer el mercado internacional .(5)

4 CORNFORTH MAURECE, Materialismo histórico,

Pp138-146

5 La Jornada
miércoles 7 de mayo de 2003

8.2.4 NEOCAPITALISMO

Se caracteriza por el predominio de varias empresas enormes de sociedades anónimas que buscan la aparición de una clase dirigente que no que no sea la propietaria del capital.

En 1929 se inicio en Estados Unidos una gran crisis. Las causas desencadenantes de esta, fueron la superproducción y la especulación en la Bolsa. La industria producía más de lo que se podía consumir, lo que produjo grandes stocks. Además muchos inversores se arruinaron en la Bolsa porque, cuando se detectó el inicio de la crisis, hubo una verdadera avalancha para vender las acciones. Las características y el alcance de la crisis produjeron una transformación en el sistema económico, a lo que se llamó neocapitalismo o nuevo modelo económico.

El primero de los cambios fue la intervención del Estado, con medidas legislativas y como inversor. Economistas como Keynes defendían que el Estado debía de proporcionar un nivel de vida suficiente y aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores.

Las nuevas medidas tomadas impulsaron una etapa de reactivación económica y de mejora de las condiciones de vida, que conocemos como estado de bienestar. Los Estados generalizaron servicios como la educación, la sanidad, las prestaciones por desempleo o por las del paro. Esto tuvo como consecuencia la creación de un sector público.

A principios de la década de 1970 se inició una nueva etapa de crisis, la llamada crisis del petróleo que tuvo su origen en la gran subida de los precios del petróleo impuestos por los países productores.

A consecuencia se produjo una estanflación (una situación de estancamiento de la producción y de inflación, subida generalizada y persistente de los precios). Los Estados iniciaron un recorte en los gastos sociales para controlar el déficit presupuestario (más gastos que ingresos) y, así, comenzó la crisis del Estado del bienestar. (6)

6 CORNFORTH MAURECE, Materialismo histórico,

Pp151-163

8.2.5 LIBERALISMO

Es una doctrina politica y económica que defiende la primacía del individuo frente al estado y garantiza del ejercicio de su libertad dentro de la organización gubernativa. Hoy en día se considera que el objetivo político del neoliberalismo es la democracia, pero en el pasado muchos liberales consideraban este sistema de gobierno como algo poco saludable por alentar la participación de las masas en la vida política. A pesar de ello, el liberalismo acabó por confundirse con los movimientos que pretendían transformar el orden social existente mediante la profundización de la democracia. Debe distinguirse pues entre el liberalismo que propugna el cambio social de forma gradual y flexible, y el radicalismo, que considera el cambio social como algo fundamental que debe realizarse a través de distintos principios de autoridad.

El desarrollo del liberalismo en un país concreto, desde una perspectiva general, se halla condicionado por el tipo de gobierno con que cuente ese país. Por ejemplo, en los países en que los estamentos políticos y religiosos están disociados, el liberalismo implica, en síntesis, cambios políticos y económicos. En los países confesionales o en los que la Iglesia goza de gran influencia sobre el Estado, el liberalismo ha estado históricamente unido al anticlericalismo. En política interior, los liberales se oponen a las restricciones que impiden a los individuos ascender socialmente, a las limitaciones a la libertad de expresión o de opinión que establece la censura y a la autoridad del Estado ejercida con arbitrariedad e impunidad sobre el individuo. En política internacional los liberales se oponen al predominio de intereses militares en los asuntos exteriores, así como a la explotación colonial de los pueblos indígenas, por lo que han intentado implantar una política cosmopolita de cooperación internacional. En cuanto a la economía, los liberales han luchado contra los monopolios y las políticas de Estado que han intentado someter la economía a su control. Respecto a la religión, el liberalismo se ha opuesto tradicionalmente a la interferencia de la Iglesia en los asuntos públicos y a los intentos de grupos religiosos para influir sobre la opinión pública.

Hacia mediados del siglo XIX, muchos liberales desarrollaron un programa más pragmático que abogaba por una actividad constructiva del Estado en el campo social, manteniendo la defensa de los intereses individuales. Los seguidores actuales del liberalismo más antiguo rechazan este cambio de actitud y acusan al liberalismo pragmático de autoritarismo camuflado. Los defensores de este tipo de liberalismo argumentan que la Iglesia y el Estado no son los únicos obstáculos en el camino hacia la libertad, y que la pobreza también puede limitar las opciones en la vida de una persona, por lo que aquélla debe ser controlada por la autoridad. (7)

8.2.6 NEOLIBERALISMO

El neoliberalismo, llamado también institucionalismo neoliberal, surgió en la década de 1980 como una respuesta liberal al realismo. Los neoliberales creen que la ONU y otras instituciones internacionales pueden jugar un papel decisivo en la resolución de conflictos, conseguir que tenga más sentido la cooperación internacional y que el trabajo a largo plazo sea más positivo que el enfoque hacia los logros individuales a corto plazo. Los neoliberales coinciden con los realistas en que los países actúan sólo por su propio interés, pero no comparten el pesimismo realista sobre la inviabilidad de la cooperación internacional. Por el contrario, los neoliberales creen que las naciones pueden cooperar, porque hacerlo es positivo para la consecución de sus intereses y objetivos.

El neoliberalismo surgió después de la Segunda Guerra Mundial, en América del Norte y una parte de Europa. Fue un movimiento teórico y político contra el Estado de bienestar. Se origina desde un texto llamado Camino a la Servidumbre de Friedrich Hayerk, el cual es un ataque contra cualquier limitación del mercado por parte del Estado, denunciada como una amenaza a la libertad económica y política. (8)

7 ROLL Eric, teoría de las doctrinas económicas, 246-261

8 CORNFORTH MAURECE, Materialismo histórico,

Pp160--162

8.2.7 GLOBALIZACION

Concepto que pretende describir la realidad inmediata como una sociedad planetaria, más allá de fronteras, barreras arancelarias, diferencias étnicas, credos religiosos, ideologías políticas y condiciones socio-económicas o culturales. Surge como consecuencia de la internacionalización cada vez más acentuada de los procesos económicos, los conflictos sociales y los fenómenos político-culturales.

En sus inicios, el concepto de globalización se ha venido utilizando para describir los cambios en las economías nacionales, cada vez más integradas en sistemas sociales abiertos e interdependientes, sujetos a los efectos de la libertad de los mercados, las fluctuaciones monetarias y los movimientos especulativos de capital. Los ámbitos de la realidad en los que mejor se refleja la globalización son la economía, la innovación tecnológica y el ocio.

Globalización significa que todos dependemos de todos, y que lo que suceda en un lugar del mundo, tiene consecuencias mundiales .No es un proceso ideológico, aunque haya sido utilizado por la ideología neoliberal. Es un proceso multidimensional, no sólo económico. Consiste en la interdependencia global de los mercados financieros, permitida por la nuevas tecnologías de información, comunicación y favorecida por la liberación de dichos mercados.

Globalización del comercio, de la ciencia y la investigación, y de la comunicación, a través de sistemas como Internet, a nivel global. El problema es que cuando las sociedades no encuentran cauces de información y de participación, salen a la calle. Frente a la pérdida de control social y político, surge el movimiento antiglobalización, que rechaza la exclusión social, denuncian que el avance tecnológico ha venido acompañado de enfermedades y epidemias, defienden la universalidad de los derechos humano.

El hecho es que ahora vivimos en un mundo altamente interconectado e el cual el comercio, la contaminación, el crimen, las enfermedades, la comunicación no conocen fronteras. La globalización ha producido enromes beneficios para algunos, desastres para otros, y ha pasado de largo para muchos. Ha generado enormes brechas todavía más grandes entre quienes tienen y quienes no tienen: aquellos que tienen acceso a la información, la tecnología, y los recursos naturales, y aquellos que no tiene influencia en absoluto sobre los factores que afectan a su modo de vida.

La palabra globalización está profundamente introducida en nuestra vida cotidiana, ya que es costumbre escucharla, ni siquiera nos damos cuenta de que en la mayoría de los diccionarios la palabra globalización no existe con un significado exacto. Global, etimológicamente, se deriva de globo, haciendo referencia al Globo Terráqueo, en el sentido de que lo abarca todo.

Con ello, globalización la defino como, una generalización, un intento de hacer un mundo que no esté dividido, sino que este generalizado, en el, que la mayor parte de las cosas sean iguales o signifiquen lo mismo. Un mundo, sin fronteras geográficas, sociales, culturales, económicas y políticas.

Entonces "Globalización" es el proceso político, económico, social, cultural y ecológico que está teniendo lugar actualmente a nivel mundial, gracias al cual cada vez existe una mayor relación económica entre los diferentes países, por alejados que estos estén, siempre bajo el control de las grandes empresas transnacionales. Estas empresas, formadas o construidas por los países primer mundistas, pretenden crear un mundo a su imagen, creando instituciones propias para inculcar su ideología, y apoderarse de las riquezas de los países dominados (tercer mundistas). (9)

8.3 TOTALITARISMO

Doctrina política que concibe el Estado como valor absoluto. El totalitarismo se caracteriza por eludir las normas básicas del moderno Estado de Derecho y no contemplar la separación de poderes. El Estado totalitario ejerce un control total de la población y de todas las instituciones mediante la propaganda y la policía. Como procedimiento de legitimación, adopta todos aquellos elementos que Max Weber señaló en el poder carismático: liderazgo único, centralizado y absoluto, ritualismo, mesianismo y seudo-utopismo.

A lo largo de la historia han existido muchas manifestaciones de regímenes totalitarios, pero el concepto en sí mismo fue “definido” y puesto en práctica por Benito Mussolini. El Estado fascista configurado por éste en Italia desde 1922 hasta 1943 motivó que frecuentemente se identifiquen los términos fascismo y totalitarismo. Tanto el régimen fascista italiano de Mussolini como el nacionalsocialista alemán de Adolfo Hitler fueron expresiones del totalitarismo, pero no las únicas. (10)

8.3.1 INTERVENSIONALISMO

Intervención sobre los asuntos privados de un estado sobre otro.

Desde las ataques del 11 de septiembre (11-S), las previsiones que emergieron entonces como posibles se han cumplido en su más brutal expresión como el peor de los vaticinios. Amparada en la sombra gigante que proyectaron los atentados de Nueva York y Washington, la Administración Bush ha puesto en marcha a gran escala toda su capacidad mediática, económica y militar para imponerse al mundo instaurando, primero en Afganistán, y desarrollando después, con el anuncio de un asalto final contra Irak, la lógica de la barbarie y de la guerra mediante el discurso de la "guerra global contra el terrorismo".

Desde el 11-S, EEUU ha elevado el unilateralismo a las cotas de un imperialismo atroz que, suprimiendo por su efecto los referentes de la legalidad internacional y de las instituciones que lo representan, como Naciones (NNUU), no ha dejado escapar de su influencia a los gobiernos occidentales la UE, particularmente y todos aquellos otros que, como en el caso de los regímenes árabes, han aceptado la lógica del conmigo o contra mi, determinada por Bush en este último año.

Si el Nuevo Orden Internacional inaugurado por Bush-padre en 1991 contra guerra contra Irak sentó las bases del intervencionismo multifacético estadounidense en todos los escenarios internacionales Mundo Árabe, Latinoamérica, Asia y Europa la "campaña contra el terrorismo" viene oportunamente a promulgar y ejercer la doctrina de la fuerza en aquellos escenarios donde los pueblos más que sus regímenes se han negado a aceptar el imperativo hegemónico y la subyugación. Ello es así, especialmente y después de Afganistán, en el Oriente Medio árabe, donde las dimensiones adquiridas por la aplicación de la "guerra global contra el terrorismo" han sido determinantes. Posteriormente, sin duda, otros serán los escenarios.

El discurso utilitario de la "guerra global contra el terrorismo", asociado a la retórica de la "seguridad mundial amenazada", sirven ahora a la Administración Bush-hijo para imponer a la comunidad internacional el ordenamiento regional que desde hacía diez años EEUU estaba intentando ejecutar infructuosamente en la región árabe con el apoyo de Israel y de sus socios occidentales tras la Guerra del Golfo.

El fracaso que imprimió la Intimada Palestina contra la ocupación israelí y la resistencia iraquí a diez años de sanciones y guerra echaron por tierra ese Nuevo Orden Regional ideado por Bush-padre y que el presidente Clinton procuró desarrollar a los largo de sus dos Administraciones. Las premisas del control energético mediante la destrucción estratégica de Irak; el intervensionismo económico (con la imposición de ajustes estructurales de brutales consecuencias para las poblaciones árabes) y el ordenamiento político favorable a la hegemonía regional de Israel a través de los fraudulentos Acuerdos de Oslo y el proceso de normalización árabe- israelí, no han logrado imponerse plenamente en estos últimos diez años. La resistencia iraquí han puesto punto final a un proceso que, utilizando interesadamente los resortes de la economía globalizada y los mecanismos de coerción política y diplomática, fue rechazado por los pueblos árabes, víctimas primeras del intervensionismo a ultranza de EEUU y de la cobardía de sus dirigentes políticos, plegados al dictado del imperio para asegurar sus posiciones de poder interno a costa de represión.

En respuesta, la Administración Bush ha sabido aprovechar oportunamente el 11-S para ejecutar sin dilación y sin complejos, esta vez por la fuerza militar y de la guerra, su proyecto hegemónico en Oriente Medio. El discurso de "guerra global contra el terrorismo" ha resultado extraordinariamente útil para EEUU, pues bajo su cobertura y una vez controlados Afganistán y su población militarmente, la Administración Bush puede ejecutar el proyecto más ambicioso del imperialismo estadounidense desde la década de los años 20: el efectivo control territorial y de los recursos naturales del conjunto de Oriente Medio. Para ello, y tras el fracaso que han supuesto los diez años de proceso de paz árabe-israelí y la incapacidad de neutralizar Irak a pesar del apoyo recibido por Occidente y por los regímenes árabes EEUU ha dispuesto una resolución manu militari de los impedimentos que impidieron la imposición del Nuevo Orden Regional, pretendiendo ahora un reforzamiento del orden postcolonial que garantice el retorno de la región a un sistema de protectorado bajo el control unilateral de EEUU.

Para ello, al falso discurso de la paz promovido en la Conferencia de Madrid (1991) y en los Acuerdos de Oslo (1993) se superpone ahora la luz verde al gobierno de Ariel Sharon para que resuelva militarmente la cuestión Palestina. E, igualmente, al referente del Consejo de Seguridad de NNUU y de la comunidad internacional que legitimó la intervención de 1991 contra Irak y ha permitido durante 12 años aplicar a este país un régimen inédito de sanciones y control estratégico (comercial, financiero y tecnológico), se superpone ahora la determinación de la guerra para deponer militarmente a un gobierno y liquidar definitivamente el principio histórico de la soberanía nacional y el derecho internacional.

Tras la manifiesta oposición de la oficialidad árabe a un asalto final contra Irak, EEUU ha dado carta blanca a Israel frente al pueblo palestino, al considerarle como su exclusivo aliado regional frente a los regímenes hasta reconocidos igualmente como tales por Washington —muy particularmente Arabia Saudita. El discurso pronunciado por el presidente Bush sobre Oriente Medio el 25 de junio constituyó la más clara formulación de esta estrategia de "guerra global contra el terrorismo" aplicada a la región árabe. La aplicación en Palestina del discurso antiterrorista de Bush ha permitido al Estado de Israel identificar como terrorismo el derecho legítimo a la resistencia Palestina frente a la ocupación. Con el respaldo de EEUU, Israel ha aplicado en el último año la más basta y dramática represión contra los Territorios Ocupados palestinos y contra su población, reocupando las Áreas Autónomas e imponiendo a la Autoridad Palestina (AP) la lógica perversa de represión contra su propio pueblo a cambio de una muy precaria supervivencia política, que incluye el declive definitivo del presidente Arafat como líder y representante de su pueblo. Tras ello, EEUU se afana en formalizar en áreas de Cisjordania y Gaza de un Estado palestino tutelado, que no sería más que un protectorado estadounidense, pretendiendo con ello satisfacer a los dirigentes árabes y acallar las protestas populares cuando se produzca el ataque, invasión y ocupación de Irak.(11)

9 Anthony Gilddens, sociología 100

10 CORNFORTH MAURECE, Materialismo histórico p.204

11 La Jornada
miércoles 16 de abril de 2003

8.3.2 ESTATISMO

Los estatistas empobrecen a todos los individuos que no están dentro del aparato del estado, para incrementar el poder, los privilegios y los capitales de los que si están adentro. El Estatista es cualquier forma de organización política cuyo resultado sea un traslado de recursos de la población al estado, por encima de aquellos indispensables para garantizar la protección de las vidas y propiedades, la aplicación de leyes de carácter general y el mantenimiento de obras públicas indispensables.
No todos los colectivismos se proclaman estatistas, los anarquistas de siglos pasados y gran parte de la nueva izquierda posmodernista tienden a propugnar la destrucción del estado, pero no pasan de proclamarlo. Cada vez que llegan al poder, terminan por fortalecer el estado en perjuicio de la sociedad, ya que no es posible despojar a las personas de gran parte, o la totalidad, de sus propiedades, sin la un sólido aparato represivo para obligarlos.
No todos los estatismos vienen de la izquierda muchos dictadores amigos de las iglesias establecidas, defensores de la moral y las buenas costumbres y exterminadores deficientísimos de cuanto izquierdista se les atravesó en el camino. Aplicaron la planificación centralizada de la economía, nacionalizaron empresas, y crearon regulaciones y reglamentos, dignos del camarada Stalin, el que por cierto siempre defendió públicamente la moral y las buenas costumbres. Claro que pretendía cambiar la religión cristiana por la marxista.
Lo que tienen en común todas las formas de estatismo, es que exigen el sacrificio de los intereses individuales en nombre de un ideal superior de signo colectivista y carácter de apariencia seudo trascendente. Cada grupo de estatistas tiene su ideal superior y lo opone a los de los otros grupos.
liberalismo ha probado más allá de toda duda racional que el estado únicamente puede ser eficiente proveyendo a la sociedad de aquellos servicios de los que no se puede excluir a los que no pagan. Directamente por los mismos, sin afectar negativamente a los que los pagan .Si un grupo de personas pagan impuestos, y otros no, los que no pagan no podrían excluir a los no pagadores de los servicios que les prestan:

Un sistema de libre mercado necesita tres cosas para crear riqueza para Un sistema de libre mercado necesita tres cosas para crear riqueza para todos:

Un Estado poderoso y eficiente, pero limitado exclusivamente a las áreas que le son propias. Un conjunto de leyes de carácter general que no interfieran las conductas que no produzcan daño a terceros. Un sustrato cultural (de aceptación mayoritaria) que soporte en respeto de la libertad individual y la propiedad privada.

Bajo tales condiciones, la única forma de enriquecerse, es proveyendo a los demás de los bienes y servicios que desean, a menor precio, con mayor calidad, o ambas cosas. Así, el enriquecimiento de los más eficientes, se traduce en un constante y acelerado incremento del nivel de vida de los miembros más pobres de la sociedad.

 

Los pobres son perfectamente capaces de trabajar, ahorrar, invertir y mejorar sus vidas con su propio esfuerzo. No necesitan la ayuda de ningún grupo de iluminados estatistas que pretendan proveerlos gratuitamente de bienes y servicios estatales que terminaran pagando en mucho más de lo que valen, por mediodeimpuestoseinflaciones.

Todos los estatismos pretenden convertirnos en serviles forzados de un gobierno tiránico que algunos sustentan en mayorías desinformadas y temporalmente engañadas, y otros simple y llanamente en la fuerza bruta de ejércitos y policías políticas.

Serviles por voluntad, son quienes defienden esos ideales esclavizantes. Los liberales, siempre nos hemos opuesto y siempre nos opondremos a los serviles.

El liberalismo es la única respuesta racional a todos los estatismos. (12)

8.3.3 MARXISMO

Marxismo, doctrina y teoría social, económica y política basada en la obra de Karl Marx y sus seguidores, indisolublemente unida a dos ideologías y movimientos políticos: el socialismo y el comunismo.

La obra de Marx puede dividirse entre sus primeros escritos filosóficos (Manuscritos filosóficos y económicos, 1844; La ideología alemana, 1845-1846), sus panfletos (Manifiesto Comunista, 1848), sus análisis de acontecimientos contemporáneos (El 18 brumario de Luis Bonaparte, 1852; La guerra civil en Francia, 1871) y los escritos fundamentales de su madurez (Contribución a la crítica de la economía política, 1859; y, sobre todo, El capital, Vol. 1, 1867; Vols. 2 y 3, publicados póstumamente). Las ramificaciones de la doctrina marxista podemos encontrarlas en ámbitos filosóficos, económicos, históricos, políticos y de la mayoría de las ciencias sociales. Ningún otro teórico ha sido tan estudiado y tan discutido durante el siglo XX como Karl Marx. La razón de este interés está lejos de ser exclusivamente académica. Ningún otro pensador moderno ha tenido tanta influencia sobre los movimientos políticos y sociales.

Marx pretendía desvelar las leyes inherentes al desarrollo del capitalismo. Creía que cada época histórica se caracterizaba por un modo de producción específico que se correspondía con el sistema de poder establecido y, por lo tanto, con una clase dirigente en perpetuo conflicto con una clase oprimida. Así, la sociedad medieval estuvo caracterizada por el modo de producción feudal, en el que la clase poseedora de la tierra obtenía una plusvalía del campesinado que trabajaba aquélla. Las sucesivas transiciones del sistema de esclavitud al feudalismo, y del feudalismo al capitalismo, se produjeron cuando las fuerzas productivas (es decir, los grupos relacionados con el trabajo y los medios de producción como las máquinas) no podían seguir desarrollándose con las relaciones de producción existentes entre las distintas clases sociales.

Así, la crisis que afectó al feudalismo cuando el capitalismo necesitaba una creciente clase trabajadora conllevó la eliminación de las bases legales e ideológicas tradicionales que ataban a los siervos a la tierra.

La relación fundamental del capitalismo, basada en salarios, parte de un contrato entre partes jurídicamente iguales. Los propietarios del capital (capitalistas) pagan a los trabajadores (el proletariado, poseedor únicamente de su fuerza de trabajo) salarios a cambio de un número de horas de trabajo acordado. Esta relación disfraza una desigualdad real: los capitalistas se benefician de parte de lo producido por los trabajadores y no remunerado en sus salarios. Esta plusvalía generada en favor de la clase capitalista proporciona a los propietarios del capital una gran riqueza y el control sobre el desarrollo económico de la sociedad. De esta manera se están apropiando no solamente de la riqueza, sino también del poder. La compleja superestructura política, el conjunto de leyes e ideologías, regula y refuerza este tipo de relaciones sociales. En efecto, al poseer la plusvalía, los capitalistas pueden acumular riqueza y poder, determinando la dirección que seguirá la sociedad.

Los bienes producidos mediante el sistema capitalista deben tener valor de uso, ya que, de no tenerlo, no se podrían encontrar compradores; pero, para el capitalista, tienen que tener valor de cambio: no se producen para el consumo del propio capitalista, sino para que éste pueda intercambiarlos por dinero. Así, la producción capitalista es esencialmente una producción dirigida al intercambio y no a la satisfacción de necesidades. La competencia hace que las empresas capitalistas ineficaces vayan a la quiebra, y se tienda a la concentración de empresas y la creación de monopolios, al tiempo que los mercados no dejan de crecer, pues las técnicas productivas y las medios de intercambio están continuamente cambiando y mejorando.

Las crisis son un fenómeno inherente al capitalismo. Los capitalistas intentan aumentar la intensidad de la jornada laboral y, en consecuencia, la productividad del trabajo. Por su parte, los trabajadores, si están organizados, resistirán. Los capitalistas intentarán ampliar los mercados, pero al mismo tiempo pagarán a sus trabajadores el mínimo posible. Si lo consiguen, tanto el consumo como la demanda de los trabajadores disminuirán, los mercados se reducirán y el capitalismo entrará en crisis.

Las teorías de Karl Marx aportaron doctrinas alternativas al realismo y al liberalismo. Marx se centró en las desigualdades entre ricos y pobres en la sociedad y en la tendencia al enriquecimiento de las clases más poderosas por la explotación de las más pobres y débiles. Los marxistas ven las relaciones internacionales como una prolongación de la lucha de clases, países ricos que explotan a países pobres y débiles. Los marxistas estudian ampliamente el imperialismo, práctica de los países más fuertes para controlar o influir en los más débiles. Se fijan en aspectos como la explotación o la desigualdad entre países para la comprensión de las relaciones internacionales. Este enfoque tuvo sus raíces en la teoría del imperialismo desarrollada por Lenin en su obra El imperialismo, fase superior del capitalismo, publicada un año antes de la Revolución Rusa. Los marxistas tienden a ver en las relaciones económicas la causa y potencial solución al problema de la guerra. (13)

12 doctrinas económicas, Rene Gonnard pp. -129-135

13 doctrinas económicas, Rene Gonnard pp454-461

8.3.4 COMUNISMO

Trata de establecer una sociedad sen clases aboliendo la propiedad privada y suprimiendo el Estado. En la etapa del imperialismo y la revolución proletaria , se acentúa la importancia de los escritos y discursos de Lenin durante la Primera guerra Mundial y después de la Revolución Comunista en Rusia en 1971, las revisiones de Lenin Fueron provocadas por evolución del capitalismo europeo después de la publicación de el capital (1867), especialmente su expansión colonial y por lo tanto su supuesta responsabilidad por la guerra de 1914, donde se refería a otra interpretación del la filosofía ; que era un adaptación del marxismo a la situación en Rusia Rechazada por Stalin por que reducía al Leninismo a una simple adaptación ideológica local de Marx .(14)

Comunismo, ideología política cuya principal aspiración es la consecución de una sociedad en la que los principales recursos y medios de producción pertenezcan a la comunidad y no a los individuos. En teoría, estas sociedades permiten el reparto equitativo de todo el trabajo en función de la habilidad, y de todos los beneficios en función de las necesidades. Algunos de los conceptos de la sociedad comunista suponen que, en último término, no se necesita que haya un gobierno coercitivo y, por lo tanto, la sociedad comunista no tendría por qué tener legisladores. Sin embargo, hasta alcanzar este último estadio, el comunismo debe luchar, por medio de la revolución, para lograr la abolición de la propiedad privada; la responsabilidad de satisfacer las necesidades públicas recae, pues, en el Estado.

El concepto comunista de la sociedad ideal tiene lejanos antecedentes, incluyendo La República de Platón y las primeras comunidades cristianas. La idea de una sociedad comunista surgió, a principios del siglo XIX, como respuesta al nacimiento y desarrollo del capitalismo moderno. En aquel entonces, el comunismo fue la base de una serie de afirmaciones utópicas; sin embargo, casi todos esto primeros experimentos comunistas fracasaron; realizados a pequeña escala, implicaban la cooperación voluntaria y todos los miembros de las comunidades creadas participaban en el proceso de gobierno.

Posteriormente, el término `comunismo' pasó a describir al socialismo científico, la filosofía establecida por Karl Marx y Friedrich Engels a partir de su Manifiesto Comunista. Desde 1917, el término se aplicó a aquellos que consideraban que la Revolución Rusa era el modelo político ideal, refundido el tradicional marxismo ortodoxo con el leninismo, creador de una verdadera praxis revolucionaria. Desde el inicio de aquélla, el centro de gravedad del comunismo mundial se trasladó fuera de la Europa central y occidental; desde finales de la década de 1940 hasta la de 1980, los movimientos comunistas han estado frecuentemente vinculados con los intentos de los países del Tercer Mundo de obtener su independencia nacional y otros cambios sociales, en el ámbito del proceso descolonizador.

En sus obras, Marx y Engels intentaron analizar la sociedad capitalista. Pusieron de manifiesto las contradicciones existentes en el seno de la sociedad contemporánea: los derechos fundamentales no habían abolido la injusticia; los gobiernos constitucionales no evitaban ni la mala gestión ni la corrupción; la ciencia posibilitaba el dominio de la naturaleza pero no el de las fluctuaciones de los ciclos económicos; y la eficiencia de los modernos modos de producción no evitaba la existencia de barrios marginales en medio de la abundancia.

Describían la historia de la humanidad como el intento, de hombres y mujeres, por desarrollar y aplicar su potencial creativo con el fin de controlar las fuerzas de la naturaleza para poder mejorar la condición humana. Al realizar este esfuerzo para desarrollar y controlar las fuerzas productivas, la humanidad ha logrado grandes éxitos; la historia consiste en la historia del progreso. No obstante, al buscar el desarrollo de la productividad se han creado varias instituciones que han provocado una explotación, dominación y muchos otros males; el precio que la humanidad tiene que pagar por el progreso es el tener una sociedad injusta.

Según Marx, todos los sistemas sociales del pasado habían sido un medio para que unos pocos, ricos y poderosos, pudieran vivir a costa del trabajo y la miseria de una mayoría pobre. Por eso, todo sistema está amenazado por un posible conflicto surgido de cada contradicción histórica. Además, cada modo de producción que se sucede en el tiempo tiene fallos que, antes o después, terminarán por destruirlo, bien por su propia desintegración, bien por una revolución alentada por la clase oprimida. Engels y Marx pensaban que el sistema capitalista también tenía fallos y, por lo tanto, estaba condenado a su autodestrucción. Intentaron demostrar que cuanto más productivo fuera el sistema, más difícil sería que funcionara: cuantos más bienes fuera acumulando menos utilidad marginal se obtendría de esos bienes; cuanto más preparada estuviera la población, menos podrían utilizar sus capacidades. En definitiva, el capitalismo acabaría ahogándose en su propia riqueza.

Se creía que el colapso de la economía capitalista culminaría en una revolución política en la que el proletariado se rebelaría contra la clase opresora y acabaría con la propiedad privada de los medios de producción. Dirigida por y para el pueblo (tras un breve periodo de dictadura proletaria), la economía produciría, no en virtud del lucro y la rentabilidad, sino de las necesidades de la sociedad, con lo cual, una vez satisfechas éstas, las desigualdades desaparecerían a la par que los gobiernos coercitivos. Este proceso ocurriría, según las previsiones de Marx y Engels, en los estados más industrializadas de Europa occidental, donde el capitalismo había creado las condiciones necesarias para que estos cambios tuvieran lugar.

El capitalismo, aunque ha estado en peligro en ocasiones, no se ha colapsado; en los países autodenominados comunistas siguen produciéndose desigualdades y persisten tanto la escasez como los gobiernos coercitivos; por otra parte, los seguidores de Marx han alcanzado el poder en países que no reunían las condiciones que Marx y Engels consideraban esenciales. El primer país que instauró un sistema comunista fue Rusia, un Estado de gran extensión, pobre y relativamente atrasado, que iniciaba a principios del siglo XX su proceso de industrialización pero en el que no existía una auténtica clase burguesa autóctona que protagonizara la transición de una sociedad del Antiguo Régimen a otra capitalista. El pueblo ruso, mayoritariamente analfabeto, no tenía ninguna experiencia en cuanto a participación política. En 1917, la Revolución Rusa puso fin al gobierno zarista y, tras un periodo de inestabilidad política, convirtió a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en el primer Estado regido por un partido comunista, concretamente el bolchevique dirigido por Lenin.(15)

14Roberto Monsivais S., Santiago Zorrilla A.

Dinámica social.Pp266-269

15 Eric Roll, Teoría de las doctrinas económicas, pp57-62

8.3.5 SOCIALISMO

Término que, desde principios del siglo XIX, designa aquellas teorías y acciones políticas que defienden un sistema económico y político basado en la socialización de los sistemas de producción y en el control estatal parcial o completo de los sectores económicos, lo que se oponía frontalmente a los principios del capitalismo. Aunque el objetivo final de los socialistas era establecer una sociedad comunista o sin clases, se han centrado cada vez más en reformas sociales realizadas en el seno del capitalismo. A medida que el movimiento evolucionó y creció, el concepto de socialismo fue adquiriendo diversos significados en función del lugar y la época donde arraigara.

Si bien sus inicios se remontan a la época de la Revolución Francesa y los discursos de Francois Noel Babeuf, el término comenzó a ser utilizado de forma habitual en la primera mitad del siglo XIX por los intelectuales radicales, que se consideraban los verdaderos herederos de la Ilustración tras comprobar los efectos sociales que trajo consigo la Revolución Industrial. Entre sus primeros teóricos se encontraban el aristócrata francés conde de Saint-Simon, Charles Fourier y el empresario británico y doctrinario utópico Robert Owen. Como otros pensadores, se oponían al capitalismo por razones éticas y prácticas. Según ellos, el capitalismo constituía una injusticia: explotaba a los trabajadores, los degradaba, transformándolos en máquinas o bestias, y permitía a los ricos incrementar sus rentas y fortunas aún más mientras los trabajadores se hundían en la miseria. Mantenían también que el capitalismo era un sistema ineficaz e irracional para desarrollar las fuerzas productivas de la sociedad, que atravesaba crisis cíclicas causadas por periodos de superproducción o escasez de consumo, no proporcionaba trabajo a toda la población (con lo que permitía que los recursos humanos no fueran aprovechados o quedaran infrautilizados) y generaba lujos, en vez de satisfacer necesidades. El socialismo suponía una reacción al extremado valor que el liberalismo concedía a los logros individuales y a los derechos privados, a expensas del bienestar colectivo.

Sin embargo, era también un descendiente directo de los ideales del liberalismo político y económico. Los socialistas compartían con los liberales el compromiso con la idea de progreso y la abolición de los privilegios aristocráticos aunque, a diferencia de ellos, denunciaban al liberalismo por considerarlo una fachada tras la que la avaricia capitalista podía florecer sin obstáculos.

Socialismo adoptó numerosas formas en sus comienzos. Tras la muerte de Marx en 1883 muchos socialistas disentían sobre el modo de alcanzar la utopía. Karl Kautsky (izquierda), Rosa Luxemburg (centro) y Eduard Bernstein (derecha), mantuvieron ideas diferentes respecto a la implantación del socialismo. Rosa Luxemburg viajó a Varsovia (entonces bajo control ruso) para participar en la Revolución Rusa de 1905. Bernstein creía que el comunismo podría evolucionar sin necesidad de una revolución. Kautsky, aunque partidario en un principio de métodos revolucionarios, adoptó criterios más liberales en su intento de mantener la pureza del marxismo.

Características

1.-La búsqueda del máximo beneficio y la acumulación de capital. Explotando a la clase trabajadora, favoreciendo la innovación tecnológica, controlando territorial y económicamente a otros países, protegiendo la producción del país, controlando el mercado.

2.- La propiedad es privada, es de los que realizan las inversiones para iniciar el proceso de producción

3.- La sociedad se divide en capitalistas y obreros. Éstos venden su fuerza de trabajo a los primeros a cambio de un salario.

4.- Los productos se distribuyen en un mercado de libre competencia que es el gran regulador de la economía. La producción y distribución se rigen por la ley de la oferta y la demanda. (16)

16 RNFORTH MAURECE, materialismo histórico, pp9-15

8.3.6 COLECTIVISMO

Doctrina politica que propone la propiedad colectiva de los medios de producción; practicados por los anarquistas, socialistas y comunistas. Ha sido objeto de los análisis de los socialistas utópicos de Fourier y Owen. (17)

Hace colectiva la propiedad de los medios. (18)

8.3.7 MARXISMO-LENISMO

La filosofía del comunismo es una versión revisada del marxismo a la obra de Lenin.

El marxismo tuvo siempre dos significados para Lenin, en uno de esos significados el marxismo era para Lenin una especie de credo o símbolo religioso, el objeto de una creencia no sujeta a ninguna duda, un dogma, en este sentido, el marxismo aporta al comunismo la fuerza adhesiva de un fe o un ideal común. Lenin apoyo frecuentemente a determinada política citando a una frase o una tesis de Marx que pudiera servir de lema y que podía adaptar una política por una especie de exégesis escolástica, pero condenaba frecuentemente la política de un opositor sosteniendo que era contraria a algún aspecto de mar, así como algunos religiosos utilizan textos de la Biblia (18)

17 diccionario enciclopédico océano

18 compendio de Sociología jurídica, Medina Sánchez

Miguel Jerónimo

18 Roberto Monsivais S., Santiago Zorrilla A.

Dinamica social.Pp266-269

8.3.8 MAOISMO

Sistema político instaurado en China durante el gobierno de Mao caracterizado por una tendencia comunista.

- Importancia del campesinado (sector agrario)

- Separación con la URSS, negación de liderato comunista por parte de la URSS

Los dos problemas de China eran que tenía mucha población y que vivía en un retraso económico (agricultura en vez de fábricas).La tierra era propiedad de una minoría de grandes propietarios y era trabajada por campesinos bajo un régimen de tipo feudal. En 1911 se proclama la república, que estaba en manos de las fuerzas nacionalistas dirigidas por Chiang Kal - Chek, que orientara el país hacia una vía conservadora. También existía un fuerte partido comunista, dirigido por Mao Zedong, muy influyente entre los campesinos y que defendía la necesidad de un reparto de la propiedad. Durante la II Guerra Mundial, China fue invadida por Japón. Los comunistas chinos desempeñaron un papel muy importante en la lucha contra los japoneses gracias al apoyo de los campesinos. La guerrilla comunista había llevado a cabo, en algunas zonas, la repartición de tierras, el aplazamiento de deudas y la limitación de impuestos. Tras la derrota de Japón, los comunistas estaban en poder de una gran parte de China y después de unos intentos de negociación, estalló la guerra civil (1945 - 1949) con dos bandos: el nacionalista, apoyado por EEUU y el comunista apoyado por la URSS. En 1919 ganan los comunistas por lo que queda al mando de la república Mao Zedong instaurando el “Maoísmo” (cuya principal característica es la importancia por el campesinado), mientras que los dirigentes nacionalistas se marchan al exilio a Taiwán.

El 1 de Octubre se proclamó en Pekín el nacimiento de la Republica Popular Chinesa. Mao optó por solicitar ayuda a la URSS y en 1950 se firma el tratado de amistad y cooperación chinés soviético. Se produce en China la colectivización de la tierra y una economía que se interesaba en la industria pesada. Los resultados no fueron buenos y se creó un descontento por lo que Mao rompe con la URSS y se encaminó hacia el desenvolvimiento del socialismo. (19)

19 pp.508-519 Historia de las doctrinas económicas

8.3.9 FACISMO

Mussolini fundador

Es una concepción religiosa que concede al hombre una relación inminente con una ley superior, una voluntad objetiva, que trasciende al individuo particular y lo eleva a la calidad de miembro conciente en una sociedad espiritual, es el “ Estado mas que la nación el que crea y encarna esta sociedad espiritual..

El fascismo ahora y siempre, cree en al santidad y en el heroísmo, el acciones no influidas por motivos económicos directos o indirectos. Tras la I Guerra Mundial, hay un profundo descontento en Italia por el incumplimiento de los acuerdos pactados en Versalles. Hay un sentimiento de frustración. En el periodo de 1919 hasta 1923 hay una crisis que afectó al pueblo llano: aumento de los precios, reducción de los salarios, la burguesía y el empresario se separan del proletariado a causa de la organización sindical. Hay constantes enfrentamientos entre los fascios (es una organización de empresarios) y los sindicatos. Esta situación es la adecuada para la aparición del fascismo. Se trata de un movimiento político y social, organizadas bajo las fasces. Está basado en la dictadura de un partido único, la exaltación nacionalista y el corporativismo creado por Mussolini en 1919.

Ideología:

Se apoya en el nacionalismo alemán.

Omnipotencia del estado.

Poder en manos de una sola persona.

Sin división de poderes.

Se antepone el sentimiento a la razón.

Militarismo: el hombre perfecto es el militar por su obediencia y disciplina. La mujer está subordinada al hombre.

Social-nacionalismo.

Un partido único, organización sindical horizontal.

Sin libertades ni democracia.

Autarquía.

Evolución política:

El fascismo surge tras la crisis de 1919. En ese año hay elecciones y el partido socialista consigue la mayoría, durante este periodo se inician revueltas obreras en las fábricas. Ante esta situación, Giolitti (político retirado) vuelve al poder, hay una recuperación económica.

En las elecciones de 1921 los socialistas pierden escaños, mientras que los fascistas consiguen 30. En 1922 ante la crisis, hay huelgas, los fascios intentan evitarlas amenazando al gobierno con un golpe de estado; mientras tanto Mussolini prepara la Marcha a Roma.

Fascismo en el poder:

En Octubre, 25 mil camisas negras llegan a la capital italiana, el rey Víctor Manuel III tiene que ceder ante las exigencias de Mussolini y le entrega la presidencia.

En 1924 se convocan elecciones, los fascistas consiguen mayoría y los socialistas abandonan el parlamento. Mussolini pone en marcha su política: prohíbe todos los partidos, desaparecen los sindicatos, Mussolini pasa a controlar la prensa, educación, en economía se tiende al colectivismo, la autarquía y a superar la crisis.

Política Interior:

Mientras el fascismo intenta llegar al poder, va tomando poco a poco todas las instituciones. Tras el asesinato de Matteoti y el abandono del parlamento por parte de la oposición, Mussolini instaura su dictadura, el Gran Consejo Fascista se convierte en el verdadero organismo gubernamental.

El Gran Consejo Fascista fue creado por Mussolini, en un principio se trataba de un organismo paralelo al gobierno existente, pero acabó superponiéndose al mismo. Con éste consejo dirige todo desde el partido. Es el encargado de dar las listas de candidatos a la diputación, la nominación de secretario y la dirección del Partido Fascista.

El estado Fascista es considerado como el heredero del Imperio Romano. Gracias a la propaganda y a las agrupaciones ciudadanas se garantizaba la obediencia de los ciudadanos, se crea la OVRA (policía política) y un tribunal especial para delitos contra el estado.

Política Económica:

La política económica que practicó el fascismo fue autoritaria, interesada sobre todo en las grandes realizaciones y obras públicas, con un fuerte impulso de las industrias químicas, textiles y automovilísticas. Cabe destacar:

Batalla del trigo (1925): su objetivo es el autoabastecimiento para frenar la pérdida de divisas de la importación. Se cultivan tierras marginales, se secan pantanos y marismas y se usan cultivos más modernos. La parte negativa es que se perdió mercado en otros productos.

Batalla de la lira: Consistió en establecer una cotización excesivamente alta para la moneda italiana, estableciendo una ecuación entre moneda fuerte y prestigio internacional, pero tal cotización redujo la competitividad de los productos italianos en el mercado exterior y produjo la quiebra de las empresas pequeñas.

Obras públicas: Construyeron autopistas monumentales en Roma desecando zonas pantanosas. Aumentaron los salarios a la vez que el consumo y la producción.

Relaciones con la Iglesia:

Antes de proclamar la dictadura de Mussolini, la iglesia simpatizó con el nuevo movimiento; pero tras la Marcha de Roma las relaciones se rompieron hasta la firma del Tratado de Letrán (11/febrero/1929).

Este tratado reconoce la soberanía del Estado Vaticano, la exención de impuestos, una convención financiera para atajar las pérdidas de la iglesia tras el proceso de unidad italiana y un concordato que reconocía la autonomía de la iglesia dentro del estado, siendo obligatoria la enseñanza religiosa en las escuelas.

Tras la firma del tratado, la religión católica fue la religión oficial de Italia, controlando además los matrimonios entre católicos.

Política Exterior:

Se practicó una expansión ultramarina desproporcionada para las capacidades del país. Se intervino en Libia (1922-1933), Etiopía (1935-1936), Albania (1939), en la Guerra Civil Española y en la II Guerra Mundial (1940-1945) al lado de Hitler. La derrota militar provocó la caída del régimen.

Mussolini soñaba con conquistas territoriales que dieran prestigio al régimen fascista, no podía ver a Italia como una potencia de segundo orden.

En 1935 lanza sus tropas hacia Etiopía, la victoria devolvería el prestigio militar a Italia. La Sociedad de Naciones condenó su acción, pero el 5 de julio de 1936, sus tropas entraban en Addis-Abeba y era anexionada a Italia.

Alemania y Japón la reconocieron enseguida, y Francia acabó cediendo en 1938.

Estimulado por su triunfo y el de su amigo Hitler, Italia decide pasar a la acción directa en Europa. El 7 de abril de 1939, Albania es invadida.

En 1940 hubo un intento de anexionar una parte de Francia, pero las tropas italianas no pudieron con las fortificaciones francesas de los Alpes y su empeño se desvaneció. (20)

.

Roberto Monsivais S., Santiago Zorrilla A.

Dinamica social.

pp., 301-304

8.3.10 NACIONAL SOCIALISMO

Llamado también Nazismo, fue ideado por Adolfo Hitler, en Alemania a partir de 1933 para acabar con la anarquía y proclama la absoluta e indiscutible autoridad del Estado. El nacional-socialismo es una ideología que compagina el socialismo con el nacionalismo, como su propio nombre indica.

El nacional-socialismo abrazó las siguientes tesis socialistas:

1.- La creación de una empresa automovilística por la cual todos los obreros con capital medio podía tener un coche, la empresa se llamaba wolkswagen (coche del pueblo).

2.- Mientras en la Francia del frente popular se decretó una semana de descanso para los obreros con los gastos pagados, en la Alemania nacional-socialista de 1933 ya disfrutaban de 3 semanas.

3.- Se creó un sindicato único y vertical, el cual tenía lo que podíamos llamar un ejercito de obreros (cumplían con sus labores sindicales y aparte se encargaban de ayudar a los obreros en sus respectivos trabajos. Recolección de la fruta) ese ejército se llamaba Frente Obligatorio del Trabajo, el sindicato nacional-socialista, se encargó de la creación de un seguro de vida e hizo aplicar una enseñanza básica (para los obreros que no sabían ni leer ni escribir).

En cuanto a las tesis nacionalistas, enlazó de esta ideología su sentido romántico y espiritual (en el sentido romántico, exaltación de la belleza y el arte, en el espiritual, espíritu de las cruzadas, guardando la esencia de la orden teutónica), entre las principales reivindicaciones nacionales se encuentran:

Supresión del tratado de Versalles, el cual humillaba el sentimiento nacional alemán, poniéndole un yugo económico y social.

Reorganización del ejército y fortalecimiento del mismo.

Recuperación de las regiones de Ruhr y de Alsacia-Lorena.

Reivindicación de la región de los Sudetes y de la ciudad de Danzing

Anexión de Austria.

Tras la derrota de los imperios centrales en la primera guerra mundial, las potencias aliadas, impusieron el tratado de Versalles, en el cual, desmembraba a los imperios centrales y debilitaba la economía y el ejército de las potencias derrotadas. Los soldados que participaron en la conflagración mundial se sintieron ofendidos e insultados por los políticos que declararon el armisticio con las potencias aliadas, ya que estos políticos fueron los grandes beneficiados de la república de Weimar mientras que el pueblo de los que ellos formaban parte (ya que el ejército había sido reducido material, y humanamente) había sido humillado por el tratado de Versalles. Esto provoco el crecimiento de posturas extremistas, tanto extrema izquierda como derecha (partido comunista alemán y el partido alemán de los trabajadores). Este extremismo cuajo muy pronto entre la clase obrera, la principal clase social que sufrió los estragos de la guerra junto con la clase media. (21)

8.3.11 SOCIALISMO CRISTIANO

Al interpretar el Nuevo Testamento se llega a concluir que el socialismo y el cristianismo siguieron caminos paralelos a la igualdad de los hombres; durante la Revolución Industrial se proporcionó la desigualdad hombres contradiciendo los predicamentos de Cristo. Durante el siglo XIX, Laplay Inicia un movimiento para atraer las masas de trabajadores; a la Iglesia se le consideraba debería estar con los desposeídos para fundamentar su teoría y contestar a los publicados de Marx. Se crean las doctrinas fundamentales:

Reruum Novarum (1891)

Cuadragésimo Anno (193)

Magistra (1961)

Recopilación (1991). (22)

21 Historia de las doctrinas económicas Rene Gonnard, pp. 403-4012

22 Historia de las doctrinas económicas Rene Gonnard p.487

8.4 CORPORATIVISMO

Se utiliza el adjetivo corporate como sinónimo de empresa, ya que se complementan.

El campo semántico de empresa está marcado de inmediato por el acto de emprender, que es de naturaleza institucional, porque sienta las bases de la empresa en una vocación de desarrollo.

Por otro lado, el campo semántico de “corporación”, “corporativo”, está marcado por el corporate anglosajón. Hay que considerar este término desde dos puntos de vista: el económico-administrativo, que lo define como holding, grupo de empresas o gran compañía multinacional

El etimológico: Corporativismo proviene del latin corpus; significa una realidad total, una unidad hecha de partes, una totalidad inseparable e irreducible: así concebimos la empresa. Esta actitud es claramente holística: holos significa total, totalidad.

Origen e historia del corporativismo: El concepto corporativo nació tres siglos antes que el de empresa. Nace en la Edad Media y es el paso del feudalismo a la artesanía de producción como nueva ordenación del sistema social.

El corporativismo es uno de los términos más antiguos en la organización social, porque reposa en la originalidad del tratamiento al que está sometido el derecho de la propiedad, que funda todo orden en la organización social.

Con la industrialización, la propiedad se extiende a todos los bienes materiales, y se funda el capitalismo. La contestación de las desigualdades que de ella descuellan explica el advenimiento del colectivismo. Así, el sistema social deja de obedecer las leyes de un capitalismo puro para responder a las exigencias y a los objetivos de un corporativismo que aparece como uno de los cuatro modos de organización entre propiedad privada y propiedad pública (corporativismo, capitalismo, colectivismo, socialismo).

Su objetivo fue asegurar el orden social y la prosperidad nacional. El orden empieza dentro de la comunidad de trabajo.

Los historiadores concuerdan en datar el nacimiento del corporativismo en el siglo XI. Así, las comunidades de artesanos se fundan a principios de dicho siglo, en la conciencia de su contribución al bienestar social. Hasta la segunda mitad del siglo XVII, loas corporaciones experimentan una evolución dominada por conflictos incesantes. Éstos se multiplican, y su solución desemboca en un particularismo y una reglamentación creciente que prefigura la burocracia contemporánea.

El siglo XVIII marca el apogeo de los oficios. A mediados del siglo XVII, las corporaciones reunían pequeñas empresas artesanales, de una dimensión que las predispusieron a desarrollarse en un núcleo familiar.

En 1791, el corporativismo desaparece del campo social de la Europa occidental, engullido por la Revolución Francesa, pues fue abolido por aquellos que habían hecho de él el mayor uso

Sin embargo, los programas corporativistas renacieron en la última década del siglo XIX: neocorporativismo, que resucitó una doctrina y un sistema económico caracterizado por la rígida intervención del estado capitalista y liberal en las relaciones productivas a través de la constitución de asociaciones profesionales de empresas y trabajadores, en contra del sindicalismo de clase, marxista y anarquista.

El “corporate” contemporáneo: Se refiere a planificación. (23)

23 Historia de las doctrinas económicas, Rene Gonnard, p.619

8.5 COOPERATIVISMO

Cooperativismo significa tendencia o doctrina favorable a la cooperación en el orden económico y social.

También significa la teoría y el régimen jurídico de las cooperativas.

También se puede decir que el cooperativismo es el resultado de la interrelación de los 3 elementos siguientes:

Ideológico: Principios que componen la doctrina cooperativa.

Social: Conjunto de individuos y/o personas jurídicas que se asocian para constituir una cooperativa.

Económico: Constituido por la actividad empresarial de la cooperativa.

La cooperación desde un punto de vista político donde cooperación significa el deber de colaborar con los demás.

La cooperación desde un sentido socio-económico significa toda acción conjunta de actividad y/o trabajo y capital para satisfacer necesidades humanas a través de una organización típica.

La cooperación en un sentido supranacional equivale a las acciones entre comunidades políticas y/o económicas dirigidas a unir propósitos o esfuerzos.

Definiciones doctrinales y descriptivas.

Cooperativa: Es toda agrupación de personas que realizan conforme a derecho y a principios y valores propios una actividad económica y organizada a fin de satisfacer una necesidad o interés común a todos sus miembros.

Cooperativa (definición doctrinal): Es un colectivo de personas que se agrupan a un fin determinado por una causa común y se constituye al efecto por declaración legal en un nuevo sujeto derecho al objeto de realizar una actividad económica organizada en el ámbito de unos principios propios.

Cooperativa (definición descriptiva): Las cooperativas son entidades asociativas con personalidad jurídica y naturaleza propias constituidas por quienes voluntariamente se unen e integran en ellas. Para atender necesidades o intereses económico-sociales homogéneos mediante una organización societaria y empresarial con capital variable y adecuada al objeto social y actividad para la que se constituye, sometida a su normativa especial y a los principios y valores de voluntariedad y libre adhesión, gestión, democracia y participación, limitación al interés, ayuda mutua y solidaridad, fondos sociales y retornos y educación e integración a favor inmediato de los socios y armónicamente de la comunidad.

Características.

Entidades asociativas con personalidad jurídica y naturaleza propia. El elemento esencial y básico para la constitución de la cooperativa es el grupo humano.

Desde los nacimientos a su extinción, la voluntariedad en el ejercicio de su libertad es una constante esencial en los socios.

Las cooperativas tienen como fundamento satisfacer necesidades homogéneas de los socios.

Las cooperativas en su unidad tienen un doble aspecto, de un lado societario y de otro empresarial.

Las cooperativas se rigen por una legislación especial, de ahí que se denominen sociedades típicas.

La naturaleza jurídica de las cooperativas es de carácter privado pero de interés público. (24)

24 Historia de las doctrinas económicas, Rene Gonnard p.624

8.6 LIBRE EMPRESA

La eterna canción de los liberales ha sido libre mercado, libre empresa, libre contratación y libre cambio. La de los no liberales, por ejemplo, de los socialdemócratas y muy especialmente de los socialistas, ha sido siempre control de mercado, control de empresa, control de contratación y control de cambio.

Expuestas así las tesis de ambos se caía en el descontrol de los primeros o en el abuso de los segundos. Y todo, por empeñarse unos y otros en sostener tesis sin rigor alguno y sin medir los daños que podían causar. Por supuesto, en el caso de los socialistas y socialdemócratas se incurría en el vicio de querer controlar todas las actividades humanas sin dejar espacios de libertad e iniciativa para que los seres humanos pudieran realizarse como personas. Claro que, al menos, el exceso de control podía evitar un absoluto descontrol. Pero no es menos cierto que al sustituir sistemáticamente el libre por el control se limitaba la libertad en el mercado, en la empresa, en la contratación y en el cambio.

En el caso de los liberales, que lo dejaban todo en manos de la iniciativa privada, permitían y permiten que el descontrol beneficie a las personas más despabiladas y en perjuicio del bien común o ignorando el bien común. No porqué tenga que ser así sino porqué aplican el mercado libre en lugar del libre mercado, la empresa libre en lugar de la libre empresa, la contratación libre en lugar de la libre contratación y el cambio libre en lugar del libre cambio. Es decir en lugar de defender la tesis de libertad para...aplican el precepto de todo libre. Y no es lo mismo: la primera permite hacer, pero lo segundo sólo permite al más poderoso.

El liberalismo actual semeja una cueva de ladrones.

Bueno, de hecho, se trata de dos empresas tan libres que han tenido libertad hasta para robar a sus propios accionistas ¡que ya es el colmo! Como el caso del BBVA que llegó a contratar planes de pensiones para sus grandes gestores y, para colmo, en paraísos fiscales. Nada, que en el sistema liberal únicamente paga lo que debe el desgraciado que espera fin de mes para cobrar su salario que ese sí que cotiza, y por adelantado.

En cualquier organización sea esta grande o pequeña deben existir elementos de planificación y control. En el caos nada puede realizarse pero el control por el control mismo es estático, falto de vida y resulta no solo ineficiente sino inmoral.

Centralización es control, descentralización es libertad para la Asunción del riesgo sobre el resultado impredicho e impredecible de la idea creativa, no hay dudas de que la descentralización del poder estatal es el camino para la reconstrucción de la sociedad cubana pero…esta nuestro pueblo preparado para entender y asumir estas responsabilidades después de cuarenta años de indoctrinamiento comunista y negativa constante de valores éticos a las actividades que forman el tejido empresarial de un sistema de libre empresa. Puede abrigar esperanzas de participación real en un sistema de libre empresa un compatriota que no posee ahorros ni dispone de otros bienes que escasos artículos personales y del hogar.

Pese a todas las dificultades el tejido empresarial que remplace la centralización comunista tiene que surgir con la participación de las nuevas generaciones cubanas para que se logre lo que John Stuart Mill denomino como un sentimiento de tarea común básico en todo sistema democrático.

La legitimizacion de la institución de la libre empresa es básica para la estabilidad politica del sistema democrático y seria esta muy difícil de lograr si las oportunidades económicas quedaran solo abiertas a extranjeros o cubanos del exilio por tener estos la gran ventaja de poseer los recursos necesarios para su identificación, financiamiento y explotación. (25)

8.7 CATOLISISMO SOCIAL

El catolicismo social fue la respuesta dada por la iglesia, a partir de la encíclica Rerum novarum (1891), al auge del sindicalismo obrero laico. A las reivindicaciones económicas en favor de las clases trabajadoras unía el propósito de impulsar la recristianización de esos mismos sectores. El movimiento tuvo eco especial en el medio rural, donde se conservaba mejor la mentalidad tradicional y la iglesia tenía mayor influencia. Además, este catolicismo social se vinculó con políticas conservadoras, y a menudo se presentó como un adalid de la lucha antisocialista y contrarrevolucionaria.

En la España más agraria que industrial a finales del siglo XIX era más fácil que el catolicismo social calara en el medio rural que en el urbano y obrero. En relación con este último tardó en entenderse y difundirse la necesidad de un asociacionismo obrero puro capaz de reivindicar mejores condiciones laborales. Pero la reflexión sobre la crisis del mundo rural, la ruina de las exportaciones agrarias, los problemas de la emigración y del crédito rural, junto a la preocupación por las agitaciones campesinas revolucionarias en el sur eran temas comunes del debate finisecular sobre la regeneración de España.

Para ello no es sorprendente que el punto de partida del catolicismo social rural y del futuro sindicalismo católico agrario tuviera lugar en 1899 en medio de la reflexión general sobre el desastre y en Burgos, en el corazón de la España agraria cerealista. En efecto, el quinto Congreso Católico Nacional, que se celebró en Burgos en agosto de 1899, dedicó la sección de asuntos sociales al estudio de los problemas del campo, preferentemente la emigración y la usura, y a las posibles alternativas, en especial la creación de cajas rurales del crédito según modelo ya ensayados en Europa. La expresa invitación del Congreso del clero rural a partir de la fundación y difusión de estas iniciativas modernizadoras de las explotaciones agrarias constituyó el punto de partida del movimiento que culminó en 1917 en la constitución de la Confederación Nacional Católico-Agraria (CONGA). (26)

25 CORNFORTH MAURECE, Materialismo histórico, pp343-367

26, Teoría de las doctrinas económicas. Eric Roll, pp516-522

CONCLUSIONES

En la sociedad medieval la producción estaba destinada al consumo propio. Y allí donde subsistían las relaciones personales de vasallaje, contribuía también a satisfacer las necesidades del señor. No se producía pues, intercambio alguno, ni los productos revestían el carácter de mercancías. La familia producía casi todo lo que se necesitaba.

En el feudalismo se fomento poco a poco la producción mercantil simple: producción que se basaba en la propiedad privada de los medios de producción y el trabajo personal. Entre los productores de mercancías había lugar una encarnizada lucha de competencia, que producía diferenciación entre pobres y ricos, tanto en la ciudad como en el campo. Al ampliarse el mercado, los productores más o menos importantes pasaron a emplear más y más campesinos y artesanos arruinados.

El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido una importancia de primer orden la exportación del capital, ha empezado el reparto del mundo por las trasnacionales y ha terminado el reparto de todo el territorio del mismo entre los países capitalistas mas importantes.

En la fase imperialista los monopolios dominan la vida económica, con lo cual se incrementa la concentración del capital y el dominio de las fuentes de materia prima. Al mismo tiempo, las inversiones extranjeras y la deuda externa siguen creciendo. Esto implica una nueva forma de dominación que se puede definir como neocolonialismo.

Fueron los gobiernos de Margaret Tatcher, en Gran Bretaña, y Ronald Reagan en Estados Unidos los que aplicaron con éxito el neoliberalismo, y luego casi todos los países de Europa Occidental. Se implemento el neoliberalismo para salir de la crisis del modelo económico posguerra en 1973, cuando el capitalismo avanzado entro en recesión, con altas tasas de inflación y bajas tasas de crecimiento. Se buscaba un Estado firme, capaz de romper el poder sindical y de mantener la estabilidad monetaria. Los años 80 vieron el triunfo del neoliberalismo en Europa y América del Norte sobre el capitalismo avanzado.

La primera experiencia neoliberal sistemática del mundo fue en Chile, bajo la dictadura de Pinochet, una década antes de Tatcher. El cual aplicó su programa de una manera dura, con desregulación, desempleo masivo, represión sindical, redistribución de la renta en favor de los ricos, privatizaciones de los bienes públicos. El neoliberalismo chileno presuponía la abolición de la democracia y el establecimiento de una dictadura. A diferencia de las economías del capitalismo avanzado bajo los regímenes neoliberales en los 80, la economía chilena creció rápidamente bajo el régimen de Pinochet y siguió creciendo con los gobiernos pospinochetistas de los últimos años. América latina suministró la experiencia piloto del neoliberalismo del Este pos-soviético, como el caso de Bolivia, en 1985, Jeffrey Sachs, perfecciono su tratamiento de shock, aplicado luego en Polonia y en Rusia. En Bolivia la puesta en marcha de la experiencia no tenía necesidad de quebrar a un movimiento obrero poderoso, como en Chile, sino parar la hiperinflación. El cambio continental del neoliberalismo no comenzó hasta la presidencia de Salinas en México, en 1988 y de la llegada al poder de Menem, en Argentina, en 1989, de la segunda presidencia de Carlos Andrés Pérez, en Venezuela, y la elección de Fujimori, en Perú, en el 90. Ninguno de estos gobiernos confeso al pueblo los programas que iban a implementar, es más, Menem, Carlos Andrés y Fujimori prometieron lo opuesto, y Salinas no fue ni siquiera electo, robó fraudulentamente las elecciones. México, Argentina y Perú lograron éxito en corto plazo pero Venezuela fracasó. La diferencia es significativa, la condición política de la delación de la desregulación del desempleo de la privatización de las economías mexicana, argentina y peruana fue una concentración del poder ejecutivo formidable, algo que siempre existió en México, un régimen de partido único, pero Menem y Fujimori tuvieron que innovar con una legislación de emergencia, autogolpes y reforma de la Constitución

CONSIDERACIONES

El capitalismo es un sistema económico por medio del cual las personas adquieren lo que creen necesario para el sostenimiento económico de su familia; entendiendo a la familia como el núcleo esencial de la sociedad.

Por lo tanto encontramos que en el sistema capitalista la preferencia es producir bienes y servicios mas que satisfacer las necesidades primarias; de esta forma encontramos que en el núcleo familiar se ven reflejadas la falta de satisfacción de estas necesidades , pero encontramos un sin fin de de bienes y servicios. Es así como vemos reflejada la Sociología desde el `punto de vista económico puesto que las necesidades primarias no son satisfechas, creando así otro tipo de necesidades realmente necesarias.

El Socialismo , por el contrario pretende la supresión de la propiedad privada con esto además de planear centradamente la economía, su producción se basa primordialmente para la satisfacción de necesidades primarias ; la agricultura ocupa un lugar destacado en este sistema de esta forma se ve reflejada la Sociología. La idea se satisfacer las necesidades primarias de la sociedad reflejando una comunidad bastos de fragualidad, con miras a la superación no personal si no colectiva.

Con lo dicho pretendo que se defienda al máximo la libertad para lo que sea pero que al mismo tiempo los poderes públicos controlen más las actividades libremente iniciadas en beneficio de la norma. Es justo que así sea y siempre debió haber sido así. Pero algunos liberales, jugando con la transposición de los términos, dejaban el camino libre al fraude, al engaño y a la estafa, cuando en ese campo no es aplicable el todo vale. Sobre el primero cabe decir poco más de lo que se ha venido diciendo y sobre el segundo, por ser actual, puede ponerse como ejemplo de lo que es una estafa sin paliativos. Se ocultan gastos por valor de varios miles de millones de dólares y con ello arrastran la bolsa a una inevitable caída. Claro, ¿quién va a creer en las grandes empresas y los grandes holdings que cotizan en bolsa? Eso es lo que sale a la luz pero ¿quién garantiza que todo lo grande no sea corrupto?

BIBLIOGRAFÍA

CORNFORTH Maurece, Materialismo histórico, Primera edición, ed. Nuestro Tiempo, México, 1980

FERNÁNDEZ Antonio, Historia del Mundo Contemporáneo, segunda edición, Editorial, Porrua

FERNÁNDEZ García Manuel, Introducción a la Sociología, segunda edición ed, Porrua, México. 1992

GONNARD René, Historia de las doctrinas económicas, ed. Aguilar S.A, cuarta edición, Madrid, 1947.

LA JORNADA
miércoles 7 de mayo de 2003

.

MONSIVAIS S. Roberto., ZORRILLA A. Santiago Dinamica social. Tomo 1 Editorial Limusa México 1980

ROLL Eric, Teoría de las doctrinas económicas, CFE, primera edición, México 1942

GLOSARIO

Autarquía.-Condición o calidad de ser que no necesita de otros para su subsistencia o desarrollo.

Exégesis.- explicación o interpretación de las sagradas escrituras.

Fragualidad.- Fenómeno químico que consiste en el endurecimiento de una mezcla.

Politológica.- Método armónico que consiste el la mezcla de varias tonalidades.

Pragmático.- Referente a la doctrina filosófica surgida en Estados Unidos a finales del S. XIX, bajo la influencia de Pierce y que tuvo a W. James como su máximo exponente.

Proletaria.- El que carece de bienes.

Utópicas.- Refiérase a proyecto del sistema social Halagüeño pero inalcanzable.

Anexos

Benito Mussolini (1883-1945):

Nace el 25 de julio de 1883 en Verano dei Costa, su familia es rural burguesa. Estudia magisterio, pero ejercía muy esporádicamente. Trabaja en el periódico Avanti, que luego dirige en 1912.

Ingresa en el Partido Socialista en 1900, siendo posteriormente nombrado director de su órgano oficial. Es expulsado del partido durante la I Guerra Mundial.

En 1919 crea los Fascios di Combatimento, que darán lugar al Partido Nacional Fascista (PNF), en 1921.

En 1922 organiza la Marcha a Roma y tras la dimisión del gabinete, el rey le encarga que forme gobierno. Cuando esto ocurre modifica las leyes electorales, suprime los partidos, firma los pactos de Letrán con la Iglesia, anexiona Albania y Etiopía.

Durante la II Guerra Mundial es aliado de Hitler, de régimen similar. Al invadir los aliados Italia, Mussolini es arrestado por el Gran Consejo Fascista, pero los alemanes le rescatan en 1943 y estableció la República de Saló, iniciando una brutal represión.

En 1945, al quedarse sin la protección alemana, trata de escapar a Suiza pero es asesinado por guerrilleros.