Sistemas Económicos. Un problema multidimensional; Assar Lindbek

Elección sistema económico. Centralización. Descentralización. Procesos administrativos. Propiedad privada. Internacionalización

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

Sistemas Económicos.

Un problema multidimensional.

Assar Lindbek.

Por Luis Lorz López. 5º A

Introducción.

La elección del sistema económico constituye un problema muy complicado. Resulta también que los conceptos de capitalismo y socialismo son instrumentos muy vagos y poco afiliados para analizar estos problemas. “Sistema económico“: las instituciones y mecanismos que sirven para la adopción de decisiones referentes a la producción, inversión, y consumo en una economía social.

La elección de un sistema económico constituye, por lo tanto, un problemas “multidimensional” en alto grado.

La primera dimensión se refiere a la elección entre la descentralización y centralización en los procesos de decisión económica y unidades productivas

La segunda dimensión se refiere a la elección entre mercados y procesos administrativos como métodos de difusión de la información y de la asignación de los recursos.

La tercera dimensión se refiere al contraste entre propiedad privada y colectiva, pudiendo ambas presentarse bajo formas muy variadas.

La cuarta y quinta dimensiones se refieren al uso de incentivos y órdenes.

La sexta y séptima dimensiones se refieren a la utilización de la competencia entre unidades de decisión independientes, ya se trate de individuos o empresas.

Finalmente, la octava dimensión se refiere a la elección de integrarse a un sistema multinacional, y a la alternativa de la autosuficiencia, es decir, la autarquía.

Esta división en ocho dimensiones no es, por supuesto, exhaustiva ni está libre de objeciones.

El tradicional enfoque “unidimensional” quizá se debe a que, consciente o inconscientemente, se supone que existe una correlación unívoca entre todas estas ocho dimensiones.

1.- Descentralización-Centralización

Por un sistema económico descentralizado se entenderá aquí una sociedad en la que: 1. El consumidor decide pos sí mismo la elección entre trabajo y ocio, el lugar de residencia, los bienes de consumo y los ahorros. 2. La empresa individual, en una sociedad compuesta por muchas empresas independientes, decide por sí misma el lugar de localización, las inversiones, y el “destino” de los bienes y servicios por ella producidos.

Por un sistema económico centralizado se entenderá una sociedad en la que todas las decisiones las toma una autoridad central. Si todas estas decisiones centralizadas están coordinadas por la autoridad central, podremos afirmar que el sistema se caracteriza por la “planificación central de la producción”.

Ventajas de la descentralizacn

I.- Los conocimientos acerca de las relaciones económicas se representan en la sociedad de forma muy fragmentaria y dispersa, es decir, descentralizada, resultando además caro y difícil centralizarlos sin que tenga lugar grandes pérdidas de información importante. Las razones son las siguientes : 1.- La capacidad de recepción de los “receptores” es mucho menor que la capacidad de enviar información de los “emisores”. 2.- La capacidad de los receptores de comprender el verdadero significado de los mensajes emitidos, por regla general, disminuye considerablemente a medida que aumenta la distancia entre los individuos y los procesos productivos y asignativos. 3.- Para que en un sistema en que las decisiones de producción residen en las empresas individuales pueda considerarse “descentralizado”, evidentemente no es suficiente que los consumidores adopten las decisiones de consumo y las empresas las decisiones productivas; como ya insinuamos, es preciso también que exista un número considerable de empresas independientes entre sí.

II.- La descentralización tiene otro argumento que con frecuencia se suele utilizar en su favor, reside en el hecho que hace posible la competencia entre empresas e individuos. La competencia implica la existencia de varias unidades activas independientes entre sí.

III.- En los sistemas descentralizados es fácil recurrir a incentivos económicos y de otro tipo como medio para estimular a empresas e individuos para que contribuyan con buenas prestaciones al sistema productivo.

IV.- Los sistemas descentralizados ofrecen buenas posibilidades de utilizar la creatividad y la iniciativa existente en muchísimas personas. En la mayor parte de las veces son las personas distintas de los gobernantes desde las cumbres de las pirámides de la sociedad, quienes con mayor frecuencia toman nuevas iniciativas y saben escapar de las viejas rutinas. Un ejemplo lo encontramos en el importante papel de las empresas pequeñas y, con frecuencia de reciente creación.

V.- Parece ser una condición necesaria para la existencia de una sociedad pluralista, es decir, una sociedad con muchos centros de poder, el sistema económico descentralizado. La descentralización implica el que las decisiones económicas de una sociedad reflejen la distribución de los conocimientos, expectativas, y juicios de valor de muchísimas personas.

Ventajas de la centralización

I.- Un primer argumento se basa en las imperfecciones de las decisiones descentralizadas. Los ejemplos clásicos son : 1. La oferta de bienes colectivos o públicos (defensa, policía, tribunales, etc.) exige con frecuencia decisiones centralizadas. 2. La producción de bienes son costes variables muy pequeños en comparación con los costes fijos (puentes y demás componentes de la infraestructuras) tiende a ser muy baja. 3. Economías externas. 4. La distribución de la renta.

Los argumentos anteriores en favor de la centralización no suponen necesariamente una centralización de las mismas decisiones de producción, excepto hasta cierta medida por lo que representa a los bienes colectivos y la infraestructura pública. También constituyen unas razones muy fuertes para traspasar algunas decisiones de nivel nacional a organismos supranacionales.

II.- Otro argumento en favor se representa en el caso de que un país desee una rápida readaptación de los recursos “a cualquier precio” o que desee llevar a cambio unos cambios institucionales drásticos, con particular importancia para los países subdesarrollados.

III.- Puede resultar muy ventajoso coordinar determinadas decisiones de inversión ya en la fase de programación (ex ante) y no sólo ex post.

A nivel nacional este problemas se solventa en Suecia mediante la denominada planificación indicativa. Es un método de reunir y difundir información sobre planes de inversión descentralizados. A nivel local este intercambio tiene lugar en gran medida mediante el contacto personal entre empresarios y políticos municipales.

IV.- Una cuarta razón es la estabilidad de precios. Estas dificultades para resolver la estabilidad de precios en sistemas descentralizados han inspirado algunas propuestas de sistemas económicos en los que las autoridades centrales fijen los precios y salarios, mientras que las unidades descentralizadas (empresas e individuos) determinan individualmente las cantidades y cualidades de los inputs y outputs en los procesos productivos. Esta variante en la combinación centralización-descentralización es característica del modelo de “socialismo de mercado”.

Deben citarse dos problemas de difícil solución para un sistema de precios y salarios centralmente determinados. El primero consiste en lo difícil que ha demostrado ser en la práctica convencer a los políticos y administradores para que los precios por ellos determinados sigan un cierto criterio de “racionalidad” desde la perspectiva de algún principio exógenamente determinado, excepto posiblemente la consideración a las próximas elecciones generales. El otro problema consiste en que el control de los precios a largo plazo tampoco resulta efectivo, a no ser que la calidad de los productos esté también centralmente controlado lo que en la práctica exige la centralización

V.- Algunas personas, simplemente, no les gusta una sociedad pluralista; en su lugar desean que la sociedad esté dominada por una voluntad, una única dirección de movimiento.

2.- Mercados-procesos administrativos

El mercado es el único método conocido de coordinar decisiones descentralizadas en economías con una división avanzada del trabajo. Ello implica que se plantean unos problemas de coordinación y consistencia terriblemente complicados entre inputs y outputs tanto dentro del sector empresarial como entre las empresas y los consumidores. De forma algo más concreta puede decirse que: 1. El mercado ofrece información e incentivos a los empresarios para que ajusten su producción de bienes y servicios de acuerdo con los deseos de los consumidores. 2. Asigna trabajo y capital a los sectores que lo necesitan para producir dichos bienes y servicios. 3. Coordina millones de decisiones económicas individuales de modo que asegure la consistencia del sistema.

A través de un proceso “darwinista” de supervivencia, basado en la acción recíproca entre la iniciativa de la empresa y la respuesta del consumidor y de las demás empresas se determina sucesivamente el surtido de la producción mediante un proceso de mercado. El mercado funciona, por lo tanto, como un mecanismo de “doble dirección” para la información, los incentivos y la coordinación: de la empresa al consumidor y de éste a la empresa de nuevo.

La fuerte centralización de la Unión Soviética constituye una necesidad lógica derivada del hecho de que la Unión Soviética se ha abstenido de recurrir a los mercados en un grado considerable.

Si desea alcanzar un sistema económico relativamente descentralizado es preciso basar la economía en el mercado en un grado considerable.

3.- Propiedad privada, propiedad colectiva.

Resulta difícil analizar las consecuencias de distintas estructuras de la propiedad, deriva del hecho de que la propiedad no es algo absoluto, es algo relativo. Cuando se habla de “la propiedad” es preciso partir de un sistema dado de leyes y decretos que determinen las funciones de la propiedad.

La propiedad privada es compatible con un sistema descentralizado de mercado, siempre que la propiedad no se encuentre en unas pocas manos. La razón reside evidentemente en que una propiedad privada relativamente dispersa es fácil de compatibilizar con un sistema de empresas independientes dentro del marco del mercado.

El problema difícil y repleto de controversias, como es el bien sabido, es el de si la propiedad colectiva es compatible con los principios de un sistema descentralizado.

Por otra parte estos modelos no dejan posibilidad alguna a la iniciativa empresarial de los individuos privados que no quieran subordinarse a una colectividad. Otro de los temas clásicos de la propiedad es el de si un sistema de propiedad colectiva es compatible con la democracia política; no conocemos la respuesta.

4.5. Incentivo-órdenes

Por lo que respecta a los individuos los incentivos, al parecer, desempeñan tres funciones básicas : 1. Estimulan a que los individuos contribuyan con prestaciones de trabajo útiles a la sociedad. 2. Distribuyen el trabajo entre distintos sectores y tareas y 3. Ofrecen al individuo un estímulo para superarse incluyendo aquí el estímulo para efectuar inversiones en educación.

Los problemas y motivos de los incentivos económicos aplicables a la empresa son aproximadamente los mismos. O se ofrece a la empresa incentivos para producir efectivamente de acuerdo con determinadas preferencias o se tiene que ordenar a la empresa que se comporte así.

6-7. Competencia

Un método de selección para averiguar quien puede desempeñar una determinada prestación de la forma más selectiva es posiblemente la definición de la competencia.

La competencia entre empresas se considera, en general, que desempeña tres funciones principales 1. Estimular u obligar la eficiencia en la empresa, y a que tenga en cuenta los deseos de los consumidores. 2. Estimular a que las empresas desarrollen y lancen productos nuevos y mejores desde la perspectiva de los consumidores. 3. Reducir los precios de modo que se aproximen a los costes unitarios.

La competencia entre individuos tiene como argumento en favor que la competencia estimula las prestaciones individuales. Como argumentos en contra tiene que la competencia “deforma” la personalidad de los individuos y, particularmente, que muchos de los que fracasan en la competencia pueden sufrir heridas psíquicas hasta el punto de realizar a largo plazo prestaciones menores de las que hubieran podido llevar a cabo en un ambiente menos competitivo.

El argumento principal en favor reside, probablemente, en el hecho de ser el único método conocido que conservando la libertad de acción entre los individuos puede distribuir los puestos de trabajo de una sociedad de acuerdo con las cualidades individuales.

8. Internacionalización-autarquía

El argumento principal en favor de la integración en el sistema económico internacional se basa en aspectos de eficiencia, como es la utilización de las ventajas derivadas de la división del trabajo, y la rápida obtención de la técnica y el know-how de otros países. Sin embargo estas ventajas deben pagarse con mayor dependencia del país en cuestión de la evolución en el resto del mundo.

Una internacionalización de la vida económica de un país, significa entre otras cosas que el poder de las empresas del país es menos que en los sistemas autárquicos en los que por lo general el número de competidores es mucho menor.

Los países con sistemas de mercado descentralizados y empresa privada tienen una fuerte tendencia hacia la internacionalización.

9. Problemas de consistencia

Un primer criterio elemental en la elección de sistemas económicos reside en la necesidad de evitar combinaciones institucionales y de mecanismos difíciles de compatibilizar entre sí y con los requisitos exigidos al funcionamiento del sistema económico.

Análisis.

La multidimensionalidad que el autor propone para la elección del sistema económico apropiado no debe obviar la relación que existe entre sistema descentralizado y de mercado así como la existencia de propiedad privada.

La exposición de las diferentes dimensiones de elección, salvo por las implicaciones entre algunas, hace de la elección un proceso de descarte del mal menor, ya que cualquier elección en pro de unas ventajas puede descartar otras, como por ejemplo la retroalimentación de la asignación de las economías basadas en el mercado.

La consecución de una ventaja en la elección de un sistema económico puede llevar a descartar la de otro, y si este está ligado o la de otros , como en el ejemplo anterior las ventajas descartadas serán mayores que las deseadas.

Sistemas Económicos. Un problema multidimensional 9

Luis Lorz López