Sistema de calificaciones

Pedagogía. Corrientes teóricas de la didáctica. Escala de medición. Regímenes de promociones por logros mínimos exigidos, examen final y puntajes derivados. Evaluación de portafolios

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Sistemas de calificación y regímenes de promoción.

*La calificación y la promoción de los estudiantes.

Los sistemas de C empleados en la E de los aprendizajes y los regímenes de promoción de los alumnos constituyen un componente esencial de los sist de E que se emplean en le educ formal. Ambos son producto de un conjunto de decisiones prácticas adoptadas en virtud de la adhesión a una u otra entre las diversas corrientes teóricas de la didáctica, y tienen además un fuerte efecto sobre las acciones de ens y aprend.

Si se resuelve producir modificaciones en los sistemas de calificación y promoción, éstos tienden a desarrollar una influencia sobre las estrategias de enseñanza de los docentes y sobre las estrategias de aprendizaje de los alumnos, con un efecto denominado “validez retroactiva”.

La importancia que tienen los sistemas de calificación y los regímenes de promoción, sea evaluándolos en un sentido positivo o sea éste negativo, obliga a efectuar un estudio cuidadoso de las características de cada uno de los modelos, de manera de seleccionar los más apropiados para los propósitos de la programación didáctica, de la planificación de la institución y del sistema escolar.

Sistemas de Calificación:

Dos cuestiones básicas con respecto a la constitución de un sistema de calificación:

  • relacionado con la construcción y la fijación de una escala de medición.

  • La decisión relativa a la adopción de sólo una o más de estas escalas en el sistema de Calificación que se diseña.

  • Escalas de medición: pueden ser clasificadas en 4 grupos a partir de las características que presentan respecto de la rel de ordenamiento progresivo u horizontal de las categorías que las constituyen, de la distancia igual o desigual que existe entre los diferentes grados de las escala y de la existencia o no de un punto de partida (cero absoluto) que permita operar de manera particular con tramos parciales de la escala.

    Tipos de escalas

    Nominales.

    • no hay grados superiores o inferiores, todos se encuentran en el mismo nivel.

    • se emplean para medir la frecuencia con la que los ejemplares evaluados se incluyen en cada una de las clases que la escala presenta

    • La construcción de una escala nominal requiere: que las categorías se determinen en función del n° indispensable de clases que permitan dar cuenta del universo que se estudia; el n° debe ser el mínimo posible, sin que se pierda información útil. La escala debe ser completa: es decir debe hacer posible la inclusión en alguna categoría de la escala de todos los ejemplares analizados. Por otra parte, todas las categorías deben ser excluyentes entre sí, lo que implica que ningún ejemplar podría ser incluido simultáneamente en más de una categoría, por ello la definición de las categorías debe ser clara para que no haya error de clasificación.

    • La escala se construye ad hoc. Por ej para clasificar a las personas según su nacionalidad, el n° de categorías para incluir en la escala dependerá de la utilización que se quiera dar a las informaciones que se recojan. Puede contar con 2 grados ( Argentino, extranjero) o con 3 etc.

    Ordinales

    Deben cumplir los mismos requisitos de las escalas nominales, a los que se suma:

    • la definición del criterio de ordenamiento de la serie (ej de menor a mayor o de mejor a peor.

    • Se caracterizan porque las distancias entre los pares de categorías o grados consecutivos no deben ser necesariamente iguales. Así el intervalo entre “muy bueno y bueno” no tiene que ser igual al intervalo entre “bueno y regular”.

    • No deben ser usadas como escalas universales, sino son escalas específicas y se usan para medir aspectos determinados.

    De intervalos

    Responden a los mismos requisitos que las escalas ordinales, con la particularidad de que:

    • los intervalos entre pares de grados consecutivos deben ser iguales, este rasgo permite operar con las mediciones en las que se han utilizado las unidades medidas por estas escalas efectuando operaciones aritméticas que no pueden utilizarse con las escalas ordinales. Entre ellas es posible obtener la media aritmética (promedio) de las mediciones.

    • Un ejemplo de las escalas de intervalos son Las escalas numéricas, siempre que estén definidas sin ambigüedad de tal modo que aseguren la igualdad de los intervalos.

    De razones o proporciones

    A los requisitos de las escalas de intervalos se le suma que:

    * deben poseer un cero absoluto. Esta característica permite efectuar operaciones en las que se suman mediciones obtenidas independientemente o en las que se comparan mediciones.

    Tipos de escalas de calificación:

    Las escalas de medición son la matriz básica a partir de la cual se pueden conceptualizar las escalas de calificación de los aprendizajes escolares.

    La norma gral que se ha de aplicar en la construcción de una escala de calificación es que El n° de grados de la escala debe ser elegido de acuerdo con la posibilidad real que tiene el evaluador de operar con una técnica apropiada y disponible para él, discriminando los diferentes grados de calidad de aquello (rasgo, conducta, realización) que ha de ser evaluado con dicha escala.

    Las escalas de calificación pueden presentarse en diversas formas:

    Escalas de calificación

    Numérica

    • Consiste en un cierto n° de categorías a las que se atribuye de antemano valores numéricos convencionales. El n° de grados comprendidos por la escala puede variar. Con fines escolares se han utilizado escalas de muchos grados y escalas de pocos grados.

    • las escalas integradas por un gran n° de grados no permiten una discriminación rigurosa y clara de cada una de las categorías de calidad correspondientes. Por esta razón, lejos de mejorar la medición, contribuyen a acrecentar la imprecisión asignadas por los docentes.

    • Desde el punto de vista práctico, trabajar con una escala de pocos grados facilita la tarea del docente ya que disminuye la posibilidad de error o injusticia y la ansiedad en la elección de la calificación. Por otro lado, ayuda a lograr consensos en los criterios de calificación empleados por diferentes docentes.

    • Las escalas numéricas, según la calidad de la definición de cada uno de los grados que las componen, aplicando la categorización que antes se presentó con respecto a los tipos de escalas de medición, pueden ser ordinales, intervalares o de razones.

    Conceptuales o descriptivas.

    • Al igual que la escala numérica presentan un escalonamiento de la calidad de lo que es evaluado desde un grado mínimo a un grado máximo.

    • Se distinguen, empero, porque la escala numérica, al ser formalmente siempre la misma, sin importar el carácter sustantivo de lo que se evalúa, es mucho menos descriptiva que la escala conceptual, se presta a distintas interpretaciones e induce a que rasgos heterogéneos sean tratados como equivalentes o equiparables. Una vez asignada una calificación, la frialdad de los números no permite discernir el tipo de rasgo, producto o comportamiento evaluado.

    • Las escalas conceptuales se ajustan a las necesidades de cada instancia evaluativo. Varían su forma según las características de aquello de lo que se desea evaluar. Por ejemplo para evaluar la frecuencia, la intensidad, la calidad y cantidad de conocimientos. Se hallan muchas categorías.

    • Las escalas conceptuales son básicamente escalas ordinales. con frecuencia suele establecerse una correspondencia a cada grado conceptual con uno numérico o alfabético, pero si esto ocurre, la escala conceptual se convierte en una escala numérica y presenta los mismos problemas que adolece este tipo de escalas.

    Gráfica.

    • consiste en representar, sobre referencias lineales, categorías descriptivas determinadas.

    • Tiene la característica de presentar la intensidad de un rasgo como un continuo desde un grado mínimo hasta un grado máximo. La intensidad deseable del rasgo puede encontrarse señalada y definida en cualquiera de los puntos de la línea de evaluación, en ambos extremos y en un n° determinado de puntos intermedios.

    • Cada uno de los grados de la escala, cuyo n° se recomienda que no supere los siete para no disminuir la confiabilidad de la evaluación, debe estar especificado en términos de los que el docente está en condiciones de observar, conceptualizar e inferir realmente.

    • al igual que las escalas ordinales, las escalas gráficas se construyen ad hoc, no son universales o formales sino escalas específicas.

    Elección de una escala de calificación.

    Para determinar cuál ha de ser la escala que se ha de emplear en un programa de evaluación se deben tomar en consideración 3 aspectos:

    • el tipo de escala.

    • el número de grados de las escala.

    • Y la definición que se dará a cada uno de los grados.

    En cuanto al n° de grados, la escala debe estar compuesta por el n° mínimo de categorías que resulte suficiente para que la evaluación no pierda sensibilidad ante las diferencias individuales. Un n° razonable es, por lo gral 4 o 5 grados, con uno o dos para la desaprobación y tres para la aprobación. Las escalas con diferencias entre diversos grados de calidad en la aprobación en primer lugar proveen info más precisa acerca de los resultados obtenidos y, en segundo lugar, influyen fuertemente sobre la motivación de los estudiantes frente a los requerimientos de estudio. Ambos efectos, más y mejor info recibida por el alumno respecto de su aprendizaje y mayor motivación, actúan entre los determinantes más importantes del

    rendimiento. El n° de grados de la escala debe elegirse muy cuidadosamente. Requiere justificación explícita y la adopción de medidas complementarias que permitan un uso confiable de la escala elegida.

    En cuanto a la definición de cada grado, debe se clara y comprensible para todos los implicados en los procesos de evaluación y en el uso de la info que ella provee. Todos -docentes, alumnos directivos, padres y público en general- deben poder interpretar las calificaciones de la misma manera. Cuando se emplea una escala numérica debe explicarse previamente qué significado se atribuye a cada uno de los símbolos numéricos que integran la escala. De otro modo, la evaluación estaría impedida de cumplir con sus funciones orientativas.

    Se sugiere completar la calific numérica con descripciones que sirvan de guía a alumnos y docentes para el diagnóstico de logros y dificultades y para la orientación del tratamiento adecuado para solucionar estas últimas. Una calif numérica que no especificara en qué consisten los logros y los yerros no tendría utilidad para el alumno más que como pauta simbólica de su éxito o fracaso. No es de extrañar que con este tipo de calificaciones, la evaluación suela quedar al margen de los procesos de enseñanza y aprendizaje y pierda, en consecuencia sus funciones educativas. La calificación debe enriquecerse mediante la localización de errores y el señalamiento aprobatorio en el trabajo evaluado.

    Toda calificación lleva implícito un conflicto básico en las funciones de la E. Hay dos maneras de calificar que responden a diferentes criterios: según se contrasten las realizaciones del estudiante con sus propias posibilidades o con un patrón ajeno a él, sea el rendimiento de sus compañeros (una norma) o una pauta establecida por el docente como el objetivo de alcanzar (un estándar).

    El éxito y el fracaso pueden tener dos tipos de interpretación: y este conflicto de funciones se refleja en un pregunta común entre los docentes ¿debemos calificar al alumno por su esfuerzo o debemos hacerlo en función de sus realizaciones efectivas?

    • pueden tener una realidad subjetiva: cuando se refieren al acuerdo o desacuerdo entre el nivel de desempeño del alumno con su nivel de aspiración (lo que para un alumno es un éxito para otro es un fracaso).

    • Y pueden tener una realidad objetiva cuando se compara ese nivel de desempeño con el patrón de rendimiento esperado y que ha sido adoptado a priori por el docente en su programación didáctica.

    Ante este conflicto puede responderse que el rendimiento del alumno puede ser apreciado de 3 maneras diferentes:

    • según se lo compare con los logros realmente alcanzados por otros alumnos. Podemos establecer una relación entre el rendimiento de un alumno en una asignatura determinada y el rendimiento medio de un grupo representativo de alumnos de edad similar en el mismo nivel, ciclo y año de enseñanza de la asignatura. Con este fin se han acuñado las nociones de edad educativa y de cociente educativo. De la misma manera que se deriva el cpto de “edad mental” de un test de inteligencia, se deriva la edad educacional de un test de rendimiento…..???

    • Con una pauta fijada a priori por el docente, es una modalidad de evaluación “referida a criterios”. Aquí el verdadero problema a resolver es la determinación de los niveles de logro deseados por el docente, ya que ellos deben encontrarse entre los niveles posibles de alcanzar para los alumnos. El mecanismo que se utiliza para determinarlos es producto por lo general, de la experiencia anterior del docente como alumno, de los niveles de aspiración del docente, de la cultura organizacional de la institución escolar en que se desarrolla la enseñanza y de las tradiciones académicas de la disciplina que se enseña. ¿??

    • Con el rendimiento que podría esperarse de él en condiciones conocidas (consigo mismo).Es decir comparar la realización del estudiante con lo que según sus posibilidades

    podría esperarse de él. Por lo tanto será necesario usar una fórmula que combine una evaluación de sus aptitudes con la evaluación de sus logros efectivos. Para esto se utiliza el cociente de rendimiento (CR) obtenido dividiendo el CE por el CI. El CE se obtiene dividiendo EE por EC. Y el CI se obtiene dividiendo EM por EC. Los conceptos de CE y de CR se encuentran con frecuencia en la literatura de habla inglesa sobre el tema, en ellos se advierten la influencia de corrientes conductistas de la medición en la evaluación, que se manifiestan por su esfuerzo por generar fórmulas que permitan construir indicadores “exactos” y confiables para expresar los resultados de la medición, pero estos conceptos permiten estudiar la rel entre aspectos que en la E de los aprendizajes con enfoques no conductistas también deben ser tomados en consideración.

    Hemos visto entonces que la construcción de un sist de calif implica la elección entre algunos de los siguientes criterios: la calif por las dotes que el alumno manifiesta poseer para la realización de tareas en dominios determinados, la calif por sus logros efectivos en comparación con los logros de sus compañeros de su grupo de clase o de una población seleccionada. Cada uno marca una dirección distinta en la evaluación. Por ej:

    *al calificar al alumno con referencia a sus dotes y a su esfuerzo, se utiliza una noción de CR. Un alumno voluntarioso, que logra superar sus propias dificultades, se vería mejor calificado que otro alumno inteligente, pero indolente. Las calificaciones de ambos estudiantes no serían semejantes en el caso de realizaciones iguales, sino que el alumno esforzado obtendría mejor calificación.

    *para calificar al alumno por su rendimiento efectivo en rel a una pauta predefinida, es menester expresar la pauta en términos mensurables o apreciables para el docente. Se trata, entonces, de establecer previamente una descripción ajustada del rendimiento deseado. A este fin responderían los llamados objetivos operacionales que tendrían como función principal facilitar una medición numérica ajustada. Esos objetivos pueden ser expresados desde un marco teórico diferente, por la descripción cualitativa de los logros esperados.

    Se recomienda adoptar un sistema de doble calificación, en el se complementan dos calificaciones: una, referida a los progresos realizados por el escolar en relación con una norma preestablecida previamente, y la otra, referida a sus progresos contrastados con sus aptitudes consideradas individualmente. Este sistema permite combinar las ventajas de ambos criterios y permite manejar simultáneamente los dos sentidos, objetivo y subjetivo. Por ejemplo alumno A: 4 (muy bueno) alumno B: 4 (regular. Aquí se utiliza dos escalas: para el rendimiento efectivo en términos de una pauta predefinida: escala numérica del 1 al 5. Para el rendimiento en términos de capacidad y esfuerzo, escala conceptual con grados con definición clara: malo, bueno, muy bueno, excelente. La primera calificación resulta ser objetiva, la segunda, más subjetiva.

    Regimenes de promoción

    • Es una tarea delicada, ya que los riesgos de adoptar decisiones equivocadas son grandes.

    • El régimen elegido debiera hacer imposible que:

    • Se impida la promoción de un alumno al curso siguiente si éste se encuentra en condiciones de proseguir sus estudios porque ha realizado ya los aprendizajes necesarios.

    • Tampoco debiera permitir la promoción de un alumno que no posee los conocimientos básicos indispensables para realizar los aprendizajes correspondientes al curso superior o que no ha alcanzado las competencias que la acción escolar debe garantizar ente el propio individuo y la sociedad.

      • Elección de un régimen de promoción presenta entre sus principales dificultades: requerir que se asocien de manera previsible las calificaciones provenientes de diferentes instancias, lo cual implica encontrar una forma de conjunción de lo diverso.

      Régimen de promoción por calificación promedio

      • Emplea una de las medidas estadísticas de tendencia central como base para la determinación de la promoción.

    • Media aritmética:

      • Régimen de promoción por promedio, donde se determina el promedio mínimo que debe alcanzar el alumno.

      • Para que las calificaciones promedio sean confiables debe cumplirse la condición de que la escala empleada sea una escala de intervalos o una escala de razones. Si los intervalos no son iguales no tiene sentido la pretensión de realizar operaciones aritméticas que pretenden dar cuenta exacta de resultados de aprendizaje traducidos en Nº.

      • En la práctica, en las escalas con calificaciones promedio mínima exigida para la aprobación es común que la distancia // esa calificación y la inmediata inferior sea mayor que la que existe // el promedio mínimo exigido y la calificación inmediata superior a él. El D suele exigir mayor rendim! Relativo para pasar de la calificación inmediata inferior al promedio mínimo que se exige para promover a un alumno.

      • La calificación promedio no es suficientemente descriptiva del nivel de aprendizaje de los alumnos. Conjunción de varios factores: *variación de las distancias entre los grados consecutivos en las escalas de calificación que se utilizan habitualm´ en la esc; y *la combinación de este sistema de promoción con escalas que poseen un número relativam´ grande de grados.

      • Desventajas:

      • Excesiva discriminación cuanti // valores asignados a conj. de aprendizajes no es válidam´ descritiva de éstos ni de las diferencias existentes // los aprendizajes de distintos alumnos.

      • Un alumno que ha hecho un trabajo excelente y uno muy malo obtendrá la misma calificación promedio que otro que ha hecho dos trabajos pobres. No puede servir de base ni para una tarea de diagnóstico ni de pronóstico.

      • Por este sistema de promoción adquieren el mismo valor, respecto de la calificación promedio, trabajo de naturaleza heterogénea: orales, escritos, prácticos, teóricos, breves, extensos, etc.

      • Marca un tope de rendimiento para los alumnos. La calificación promedio mínima para la promoción se convierte en el objetivo perseguido y en el símbolo del nivel de aspiración de una gran cantidad de alumnos, incluso de muchos estudiantes que podrían alcanzar mejores logros.

      • Crea en el docente una tendencia a cuantificar todos los comportamientos de los alumnos en clase, estereotipando las

      • características de observación.

        f) Se presta a la especulación de los alumnos con respecto a la calidad de los trabajos que presentan, funcionalizándolos en relación con la necesidad de lograr sólo el puntaje necesario para obtener el promedio requerido para la promoción.

      • El régimen de promoción por promedio facilita que la ignorancia en un tema o el mal desempeño en una tarea sea compensado por el conocimiento de otro tema o la realización de otra tarea diferente.

        • Algunas de estas características no deseas son propias de la naturaleza del sistema, otra en cambio, nacen de su mala utilización cuando no se adoptan los recaudos necesarios.

        • Su amplia aplicación se debe a su practicidad, porque facilita el manejo de gran cantidad de calificaciones y de decisiones de promoción o no promoción de los alumnos.

      • La mediana:

        • Presenta la desventaja de no tener en cuenta los puntajes extremos.

      • El modo

        • Es el puntaje que se presenta con mayor frecuencia en una serie de calificaciones de un alumno, sólo sería realm´ representativo si el estudiante tuviera un nº grande de calificaciones, lo cual no es muy habitual.

        • Se podría interpretar que el modo es más descriptivo del nivel de aprendizaje típico alcanzado por el alumno que la media aritmética o la mediana.

      • La media ponderada

          • Un régimen que permite paliar algunas de las diferencias del promedio (media aritmética) y que conserva la practicidad de éste, permitiendo, a su vez, tomar en cuenta todos los puntajes obtenidos

          • Establece previamente una categorización de las producciones del alumno, según su carácter, extensión e importancia, y luego, una ponderación numérica para cada tipo de trabajo o instancia de evaluación.

          • Debe ser comunicado a los alumnos. Cada calificación se multiplica por la ponderación correspondiente.

        • De Ketele atribuye la evaluación la función de certificar que la persona evaluada posee los conocimientos suficiente para pasar al próximo año, al curso siguiente o a la vida profesional. Se toman en cuenta dos aspectos:

        • “Este tipo de evaluación se refiere a los objetivos terminales, es decir, a los macroobjetivos que integran un Nº importante de objetivos intermedios o microobjetivos, la evaluación terminal no se refiere a estos últimos, sino que su integración es lo que interesa.”

        • “La certificación es una decisión dicotómica: el alumno tiene o no la competencia mínima; interesa definir bien los criterios.”

          • En el modelo de la Pedagogía de la Integración propuesto por De Ketele, la evaluación certificativa final toma como objeto para evaluar el objetivo terminal de integración, en tanto los objetivos intermedios son evaluados por evaluaciones formativas o diagnósticas.

          Régimen de promoción por logros mínimos exigidos

          • Rendimiento mínimo preestablecido en todas las competencias determinadas como significativas para la promoción.

          • La decisión de la promoción resultan del análisis del cumplimiento de cada tarea considerada por sí, en tanto indicadora del logro de la o las competencias correspondientes, las cuales no pueden ser sustituidas por otras competencias distintas.

          • El propósito es garantizar que el estudiante haya alcanzado todos los saberes que se consideran necesarios.

          • Ventajas: sobre el de promoción por promedio ya que asegura un mejor trabajo del alumno a lo largo de todo el curso y hace inútiles las especulaciones con la calificación que son típicas de ese régimen.

          • Desventajas: tiende al igual que la promoción por promedio, a fijar un tope muy bajo de rendimiento, al nivel del que se ha fijado como rendimiento mínimo aceptable. Así, éste se convertirá en el objetivo de aprendizaje de muchos alumnos. Los grados superiores de la escala podrían ser percibidos como superávit no necesarios por algunos estudiantes. Además, se corre el riesgo de que un alumno que hubiera fracasado n un de las tareas iniciales del curso, en el entendimiento de que la promoción para él sería imposible, perdería interés y abandonara ese curso sin hacer el esfuerzo necesario para remontar los resultados negativos del comienzo.

          • Los estándares deben estar definidos con la mayor claridad posible. No deben ser demasiado bajos porque anularían la eficacia del sistema. Pero tampoco excesivamente altos porque se convertirían en exigencias imposibles de alcanzar. En ambos casos, los niveles de aspiración de los alumnos sufrirían un descenso, generando un nivel correlativo menor de calidad del aprendizaje.

          Régimen de promoción por examen final

          • Se requiere para obtener su promoción, que el estudiante apruebe una instancia de evaluación escrita, oral o de actuación, o una combinación. El examen debe estar diseñado de manera tal que permita apreciar en síntesis el aprendizaje logrado por el alumno a lo largo de todo el curso.

          • Debe tener un alto grado de validez de contenido y de validez predictiva.

          • Puede utilizarse de =/= maneras:

          • Como criterio único para decidir la promoción de los alumnos, en cuyo caso el trabajo a lo largo del curso tiene como objetivo principal preparar al estudiante para la aprobación de la instancia de evaluación final. Las calificaciones parciales sirven de orientación al aprendizaje y a la enseñanza.

          • Combinado con otras formas de promoción, el examen final provee calificaciones que se computan en la calificación que decide la promoción.

          • Como supletorio de otras formas de promoción cuando el alumno no ha obtenido ésta por medio del sistema regular establecido en primer término.

            • Desventajas: se originan en el uso del examen como técnica de evaluación y otras en la adopción del examen como criterio definitivo para la promoción. En lo que respecta a la validez predictiva de los exámenes, ésta requiere que permita un pronóstico de las competencias de los alumnos en un período extenso y en situaciones escolares y extraescolares. Además, el examen de una extensión temporal acotada no puede ser utilizado como único criterio ya que describe sólo la actuación del alumno en una situación de breve duración; es muy limitada y están viciadas por la emergencia de factores circunstancial.

            • Su validez y confiabilidad son mayores cuando se emplea complementariam´ a otros instrumentos de evaluación o de manera supletoria.

            • Tiene un valor que lo hace irremplazable en un programa de evaluación: ya que permite ev. De manera completa, no parcelada, el dominio alcanzado por el alumno s/ el universo de los contenidos de la asignatura, área, etc.

            • =/= con los sistemas de promoción por promedio y de logros mínimos: se emplean evaluaciones parciales, por lo que en los queda siempre el riesgo de que falte la apreciación global del aprendizaje del universo de contenidos que se debe tomar como unidad. El efecto retroactivo de la modalidad de la ev. elegida es negativo, porque induce a los alumnos a un estudio que puede ser muy serio y riguroso en un enfoque analítico pero pobre desde una perspectiva del establecimiento de rel. // las partes y del desarrollo de la capacidad de construir una visión integral de los contenidos estudiados.

            Régimen de “promoción sin examen”

            • No es un régimen del que se pueda ofrecer una def. unívoca.

            • En muchos casos se incluye una instancia de ev. final integradora que ocupa el lugar de una ev. parcial más y, a la vez, de examen final por el papel que desempeña en el proceso de aprendizaje del alumno.

            • Una modalidad que puede adoptar es la correspondiente a un programa de ev. continua basado s/ el análisis, interpretación y apreciación de los riesgos sistemáticos de las obs. efectuadas por el docente respecto de las conductas, los procesos y las producciones realizadas por el alumno en sit. no puntuales de ev. Son sit. de trabajo no diferenciadas de la tarea de aprendizaje.

            • Trabajo de carácter clínico, muy individualizado, que se puede llevar a cabo cuando se trabaja con grupos pequeños.

            Régimen de promoción por puntajes derivados

            • Los puntajes derivados son normas resultantes del procedimiento estadístico de los puntajes brutos obtenidos efectivamente por los alumnos del grupo que se toma como referencia.

            • Las normas no representan niveles deseables de rendimientos definidos apriorísticam´, sino construcciones de los evaluadores que indican los niveles que se ha demostrado que los alumnos pueden alcanzar de manera efectiva.

            • Se ocupa de corregir el nivel de logro establecido en los objetivos de aprendizaje propuestos a priori, a las posibilidades reales de aprendizaje que tuvieron los alumnos y que pudieron demostrar en las pruebas de ev. como resultado de la enseñanza que recibieron.

            • Críticas: está de acuerdo con ppios conductistas, ya que el criterio de conducta específica provee un estándar absoluto con respecto del cual se compara el logro de aprendizaje de un individuo. En virtud de que es este estándar de criterio más que la posición relativa en un grupo de norma, es el que es empleado para describir el rendimiento en una prueba, estas interpretaciones son denominadas “referidas a criterios”.

            • En el enfoque de la ev. referida a normas en las que se emplean los puntajes derivados, los tipos de normas de uso más frecuente son:

            • Rangos percentiles.

            • Normas de edad.

            • Normas de grado.

            • Normas de puntaje estándar.

              • El uso de pruebas estandarizadas se apoya en la necesidad de permitir la compatibilidad de las calificaciones y garantizar su confiabilidad.

              • Criticas: es innegable que contribuyen a acrecentar la competencia y el conflicto // los estudiantes porque las altas calificaciones de los alumnos de mejor puntaje bruto incrementan el puntaje de la media y, por tanto, aumentan las posibilidades de desaprobación de un mayor Nº de estudiantes.

              Es el supuesto básico s/ el que se construye esta escala el que merece las critica más negativas porque es incorrecta la concepción de que los puntajes, y las personas según la calidad de sus aprendizajes o en rel. con sus talentos, se distribuyen en la forma de una curva normal.

              Evaluación de portafolios

              • Se realiza s/ las producciones de los alumnos. El alumno selecciona sus mejores trabajos y los pone a disposición del análisis del docente. Parta el docente y para el alumno, esta carpeta o portafolios de trabajos tiene la función de representar los aprendizajes que el alumno ha realizado a lo largo de su curso.

              • Los trabajos son los que se han ido produciendo durante el transcurso de todo el curso; el alumno hace una ev. de sus propios trabajos, debiendo analizarlos en sus logros, sus errores y sus dificultades.

              • Ventaja: no genera los niveles de ansiedad típicos de las situaciones de examen, el valor que se da a la responsabilidad del alumno, su papel en la puesta en juego de los mecanismos de autoev. que acompañan a todo el proceso de producción y la autoestima que contribuye a desarrollar en el alumno al reconocerlo como participante necesario y no como objeto del proceso de ev. Es insustituible a la hora de ev. la producción de los alumnos, ya que requiere que los mismos cuenten con trabajos realizados por ellos, lo cual estimula la adopción de un modo de ens. y aprender en tareas productivas y no rutinarias.