Siete saberes necesarios para la educación del futuro; Edgar Morin

Educación. Error. Ilusión. Ëtica. Tolerancia. Egocentrismo. Racismo. Igualdad. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

LOS 7 SABERES NECESARIOS PARA LA EDUCACIÓN DEL FUTURO

Para explicar lo que me ha aportado personalmente el libro de Edgar Morin, primero resumiré cada capítulo, para luego llegar a una conclusión final.

*CAPÍTULO I

Este capítulo nos habla del error y de la ilusión; que son dos conceptos que influyen en el conocimiento, va a depender de la percepción que haga el que trata de conocer. Él se ve influenciado por su propia afectividad (amor, sentimientos, miedos) y por sus deseos (puede provocarle un error que le ciegue o no le deje conocer, o incluso que llegue a "poseer" la idea a su creador).

*CAPÍTULO II

En este capítulo, el autor nos explica que para que la educación tenga éxito (pertinente), se debe organizar, primero, el objeto que vamos a conocer, teniendo muy en cuenta:

-El contexto: Para que los datos tengan sentido.

-Lo global: Los datos forman un todo, y ambos sirven para conocer.

-Lo multidimensional: El todo no puede dividirse porque se pierde información.

-Lo complejo: Cuando las partes de un todo son indivisibles, aparece la complejidad.

Por tanto, la educación del futuro debe buscar "una inteligencia general", que aglutine estos cuatro conceptos y olvidar "una inteligencia parcelada" que provoca que aparezca la ilusión y el error del capítulo I.

*CAPÍTULO III

En este capítulo, el autor nos dice que para concer es imprescindible conocernos primero a nosotros mismos, conocer la naturaleza humana.

La educación del futuro debe organizar y unir todos los conocimientos fragmentados y formar una idea común, de lo que es la condición humana. Diferenciar identidad compleja de identidad común.

*CAPÍTULO IV

En este capítulo, el autor utiliza términos relativos a la Tierra y su unidad ("era planetaria", "problema planetario"...). Nos dice que no debemos olvidar nuestro pasado, ni nuestro presente para no cometer los mismos errores en el futuro, y como esperanza nos ofrece la educación, que debe aspirar a la supervivencia de la humanidad.

*CAPÍTULO V

Este capítulo habla de la incertidumbre que nos causa a los hombres el futuro y el progreso.

La educación del futuro debe implicarse y curtirse para afrontar la incertidumbre. Tenemos que reconocer que nos es imposible predecir el destino, el futuro es incierto, no es lineal, tiene variaciones o desviaciones.

*CAPÍTULO VI

En este capítulo el autor nos habla exclusivamente de la comprensión, ya que él cree que es sumamente importante para la educación del futuro, porque no puede haber comunicación sino se han comprendido ante, los aspectos objetivos y subjetivos (los más importantes) de dicha comunicación. La educación debe ir encauzada a enseñar, a comprender y a tolerar.

*CAPÍTULO VII

Este capítulo habla del tema de la democracia y la política, pero encaminada a la solidaridad y a la igualdad. Morin dice que el gobierno debería tener más en cuenta la opinión de los ciudadanos, y que debería olvidarse de tanta especialización.

Éste es el último capítulo y para terminar el autor primero nos dice que el futuro evoluciona y nos lo dice con una frase de Antonio Machado ("se hace camino al andar") y para terminar nos lanza una pregunta al aire ("¿no debería ser ésa la misión de una verdadera ONU?").

Morín ha plasmado la realidad y nos ha dado unas soluciones o pauta y termina con una pregunta, para que reflexionemos y reaccionemos. Nos recuerda que la ONU fue creada para organizar un mundo que sea demócrata y solidario, aunque a veces parece que sólo se ocupa de las guerras.

CONCLUSIÓN FINAL

El libro me ha parecido muy interesante, porque Edgar Morín da un repaso a todo lo que deberíamos dar importancia y no se la damos. La educación debería ser algo muy importante para todo el mundo, ya que no hay nada mejor que una persona bien educada, con buenos valores y principios, pero nadie le presta atención. Al igual que el autro, creo que una sociedad sin una educación que se base en estos 7saberes, es una sociedad vacía, una sociedad anticuada, que se estanca y que no avanza.

Yo nunca me había planteado que la eduación se basase en tantos saberes, la veía como algo más sencillo; y supongo que como yo pensará la inmensa mayoría, y es justamente ésto lo que falla. Todo el mundo, desde el gobierno, pasando por las escuelas, profesores... y terminando por los padres, deberían plantearse cómo se está educando ahora a los niños, a las generaciones del futuro y seguramente todos llegarían a la conclusión de que debemos cambiar. Actualmente la educación se está basando en la tolerancia, en el mestizaje (que es enriquecedor)... pero aún así no se debe olvidar la comprensión, el no tener miedo a las incertidumbres, la ilusión, los errores y la ética.

Para mí los siete saberes que enumera Morín en el libro son importantísimos y que si no fuera porque los he leído en este libro no hubiera sido consciente de ellos, ya que yo creo que pueden llegar a pasar desapercibidos. Y por ello, ya que Morín los ha definido tan bien, se deberían aplicar en el futuro de la educación, pero en el futuro inmediato, no dejar que acaben en "saco roto".

Morín ha hecho un libro, a mi parecer, muy completo y muy compacto. Aunque creo que en algunos momentos utiliza demasiados tecnicismos que hacen que te pierdas y debas volver a leer ese trozo. Aún así nos da mucha información, nos remite a otros libros y compara con otros autores. En muy poquitas líneas nos ha resumido lo más importante de la educación, sin olvidar que ha criticado la educación del pasado y la del presente, para pasar a dar unas soluciones muy posibles y realizables para nuestro futuro. Las soluciones que nos plantea pueden parecer utópicas o al menos pueden parecer difíciles de realizar, pero creo que si todos pusieramos de nuestra parte, se podría llegar a tener una mejor educación.

Está claro que la educación debe ser algo que se nos enseñe desde pequeñitos, porque ya desde pequeños nos vamos haciendo una idea, vamos formando la personalidad, nuestros principios, valores y cuando se es más mayor es mucho más difícil cambiar nuestras concepciones del mundo y de nosotros mismos, por eso en los colegios la educación debe ser comprensiva, tolerante, democrática para que esos niños se conviertan luego en hombres tolerantes, comprensivos y democráticos que vivan en una sociedad con esas mismas características.

De todo el libro, el capítulo que más me ha gustado es el número seis, titulado "enseñar a comprender". En él Morín nos habla de la comprensión, de la tolerancia y del mestizaje. Es el que más me gusta, porque es el aspecto de la educaicón que veo más importante y que creo que menos se valora y se explota. Habla del egocentrismo, etnocentrismo y racismo. Creo que una comunicación sin comprensión, se reduce a palabras, y lo mismo le pasa a la educación, se debe comprender al otro y a uno mismo. Cuando lleguemos a comprendernos todos, se habrá llegado a la verdadera mundialización, ahora sólo hay una unión de todos, pero por interés.

Para terminar diré que me encantaría vivir en un mundo donde todos nos entendieramos, todos nos escuchásemos y no hubiera problemas de racismo, sino que hubiera una gran tolerancia entre las distintas culturas y sociedades. Este es un mundo utópico o fantástico, pero espero que con el cambio en la educación podamos alcanzar la máxima perfección en nuestro mundo, un mundo de lo más tolerante y de lo más mestizo. No debemos pensar que nuestra cultura, lengua y costumbres son las mejores, lo mejor es que nos mezclemos todos y se llegue a una unidad mestiza, escogiendo lo mejor de cada cultura y eliminando lo peor, eso siempre enriquece y gratifica.