Sexualidad

Parafilias sexuales. Travestismo. Travestis. Fetichismo. Exhibicionismo. Homosexualidad. Colectivos Gay en Chile. Transexuales

  • Enviado por: Maquita
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 13 páginas
publicidad

Travestismo

El travestismo es la conducta que conlleva a una persona a vestir ropas del sexo opuesto.

Sentir goce y satisfacción al hacerlo.

Hoy en día, se desvirtúa mucho el termino TRAVESTI, confundiéndolo con las prostitutas que trabajan en la calle o aquellas personas que ejercen, con la ayuda de la ciencia, cirugías para adoptar su cuerpo al sexo “deseado” o toman un comportamiento cotidiano del sexo opuesto, tratando de mimetizarse con el mismo. E incluso, adoptan el nuevo roll sexual en la cama. Estas conductas no son exactamente lo que la palabra o concepto TRAVESTI define. Se mezclan transexuales, transgenero, travestís, etc.

La mujer en nuestras culturas, adoptaron una postura travestí, la cual pasa desapercibida, vistiendo ropas de hombre.

El travestí es un hombre feliz de serlo y no reniega de si mismo. No tiene idea de cambio de sexo, convertirse en mujer y menos operarse.

El travestí esposo

El travestí esposo, no tiene nada que envidiarle al hombre común. Trabajan a la par y se desenvuelven en forma similar dentro de la sociedad.

El travestí esposo, puede ser un excelente esposo o un terrible marido como cualquier otro hombre, cumple la función masculina dentro de la pareja y corre con la ventaja de poder comprender mejor a las mujeres, ya que parte de su interior se siente identificada con ellas y admira su genero. El travestismo puede ser mas cariñoso, mas compresivo y mas compañero de su esposa, por conocer y valorar la calidad femenina de una mujer.

Paternidad travestista

Algunos travestís optan por confesarles sus comportamientos a sus hijos. Esta conducta se guarda para la privacidad propia o de la pareja como cualquier otro comportamiento erótico que mantiene a los hijos excluidos de la pareja misma. Y esta es la diferencia entre “familia” y “pareja”.

Los hijos de travestís, pueden admirar a su padre e identificarse con él, ya que es un hombre.

La homosexualidad en el travestismo

Hombres travestistas, en un 70% son padres y conviven con mujeres que conocen o desconocen sus comportamientos íntimos.

Erróneamente se tiende a confundir el comportamiento de vestir ropas femeninas con la homosexualidad. El homosexual, busca un semejante, o sea otro hombre y no uno que vista de mujer en su intimidad.

El hombre travestista con conductas homosexuales, son una minoría, ya que la persona que tiene claras necesidades de tomar el roll sexual o social femenino, dará un paso al cambio de sexo, ya sea cirugía e implantes o sin ellos, para diluir sus componentes masculinos y darle paso a su nuevo y deseado roll femenino.

¿Es realmente inofensiva la actividad travestista?

Es casi imposible imaginarse a un travestí haciendo daño a un tercero, pero puede hacerlo sin querer, cuando por ejemplo le informa a su mujer u otro familiar sobre su condición, y esta tiene un shock emocional.

El travestí sufre y no es victimario en el otro por ser tal, sino que el mismo es la victima. La no posibilidad de encausar correctamente el travestismo, puede ocasionar trastornos en el dormir, comer e Inter-relacionarse con su propia mujer y con terceros.

Fetichismo

-Son varios los juegos sexuales que le dan un toque especial a las relaciones sexuales. Cada uno de en su medida, para que no se conviertan en comportamientos que traen problemas sociales, delictivos o simplemente sicológicos.

-Un componente muy fuerte en el travestí, es su fetichismo. Es la depositacion en un objeto u objetos de un alto contenido erótico. La depositacion en algún objeto puede ser simplemente la solicitud a su amada de que vista una determinada ropa para que lo “excite”. La utilización de zapatos de taco alto u otro objeto ligado a lo femenino, como la minifalda, medias con portaligas, objetos femeninos fetichistas para el hombre y la mujer.

-El travestismo y el fetichismo van fuertemente ligados, llegando a ocasionar trastornos emocionales en su propia persona, sentimientos de culpa, vergüenza, etc.…. ya que la imagen de un hombre vestido de mujer se le relaciona con la falta de hombría y la homosexualidad.

-El hombre trasvestista cuando viste de hombre, no es amanerado ni afeminado. Conlleva su roll activo, masculino y esta orgulloso de el. Exteriorizando sus componentes femeninos únicamente en el momento de la practica trasvestista.

¿Por qué un hombre se viste de mujer?

Estos operan motivos individuales a la sicología de cada travestista, así se puede entender que el travestismo como un termino sicológico y encontrar una respuesta global a este tema.

En el ropaje femenino, el hombre encuentra la imagen de la madre, recurriendo a su memoria infantil, la madre lo llena de amor y de elementos esenciales para la vida. Le da seguridad, comprensión, entendimiento y armonía. Esto puede ser bien, unos de los primeros rasgos del travestista, encontrar la protección materna en el uso de la ropa femenina.

El travestista heterosexual encuentra en la mujer el objeto de su deseo y hace un desplazamiento a su ropa, cargando a estos elementos con alto contenido erótico fetichista en su anhelo por poseer a la mujer. La admiración por ella y el deseo desplazado, convierten a su vestimenta en el objeto deseado.

Las faldas

Si bien travestís se limitan a usar solo ropa interior femenina, la falda pasa a tener un protagonismo esencial en la vida de un travestí.

Crossdresser

Hay gran confusión acerca del travestismo y similares.

Crossdresser como:

Cross = tras y dress = vestido vestimenta

Crossdreser es el uso de la Ropa del género opuesto, sin importar la inclinación sexual del individuo.

Por la idiosincrasia de nuestra sociedad, el crossdresser, es el que mantiene sus gustos en absoluta reserva, mucho más que el travestí y el transexual.

El crossdresser:

No es una persona que intenta similar su cuerpo al sexo opuesto.

No trata de copiar a las mujeres.

No implica que sea homosexual por eso.

Busca su propio estilo, alguna forma de trasgresión o solo placer al lucir las prendas femeninas.

Los crossdresser's no dejan de ser hombres por eso, ni menos masculinos. Aunque estando vestidos, exteriorizan aspectos de su feminidad.

Homosexualidad

INTRODUNCCION  

La Homosexualidad es la preferencia y atracción sexual por personas del mismo sexo, en contraposición a heterosexualidad (preferencia por el sexo opuesto) y bisexualidad (atracción por ambos sexos). Las mujeres homosexuales reciben el apelativo de lesbianas. En los últimos años el término gay se viene aplicando a mujeres y hombres homosexuales.

La homosexualidad ha sido perseguida, tolerada o incluso reconocida, como sucedía en la Grecia Clásica. En la actualidad, Occidente todavía muestra cierto rechazo hacia las prácticas gays, aunque más de la mitad de las culturas del mundo las admite.

El concepto de gay surgió a partir de los años sesenta.

Por ejemplo, según la mitología egipcia, Thoth, el dios de la sabiduría, era hijo del dios Min, quien penetró analmente a un enemigo que quedó embarazado de él.

Amor Griego

La forma de verla ha cambiado en el tiempo y según las culturas. Los aztecas castigaban a quien la practicara. Los sirios, hititas y sumerios tenían ritos de contacto homosexual dentro del contexto religioso. Un código hitita del 1400 a. De C. Una ley autorizaba el matrimonio entre hombres.

En la Grecia Clásica se apreciaba la belleza masculina y la pederastía fue una institución aceptada sin problemas hasta comienzos del siglo III d. De C., aunque para los griegos el amor entre hombres era un complemento al sexo procreativo con una mujer. Por su parte, en la Antigua Roma se toleraba la utilización de esclavos con fines sexuales y, hubo famosas relaciones amorosas entre emperadores y sus jóvenes favoritos, como la de Nerón y Esporo, o la de Adriana y Antínoo.

Sin embargo, muchas de estas formas de relación no se pueden comparar con el concepto actual de homosexualidad, ya que sólo es posible entenderlas dentro del contexto de su cultura. Según explica el historiador Héctor Zamudio López:

“en la antigua Gracia, en el siglo XII a. De C., la homosexualidad masculina estaba circunscrita a una competencia entre los hombres pertenecientes al ejército, y no a una forma de libertad sexual.”

Esto no significa, ni mucho menos, que las sociedades de la Grecia Clásica o la Roma Imperial fueran un ejemplo de libertad sexual. “Aunque era una práctica generalizada en algunos sectores de la sociedad, no era correcto que los nobles mantuvieran relaciones homosexuales con gente de su misma clase, como era el caso del Imperio Romano”. Explica Zamudio López. Además, en estas culturas el hombre que practicaba el papel activo o de penetrador en el sexo anal no se consideraba homosexual, mientras que en las culturas anglosajonas y del norte del continente europeo bastaba con estar involucrado en una relación homosexual para ser considerado como tal.

Censura Divina

El nuevo pensamiento moral que comenzó a imponerse en Europa a principios de esta época, promovido por teólogos como Tomás de Aquino, condenaba toda forma de placer sexual que no tuviera el fin de procrear. Tanto las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo como la masturbación o el sexo oral pasaron a ser considerados ilegítimos.

De pecado a enfermedad

Cuando aparece la noción de homosexualidad como categoría clínica, con una connotación de desviación, y surgen distintas teorías que intentan explicar, desde el punto de vista médica, el concepto de orientación sexual. Paralelamente, las culturas homosexuales europeas florecen. En Berlín y París se abren docenas de bares y se celebran bailes travestís. A principios del siglo XX también comienzan a hacerse más visibles algunas subculturas lésbicas.

Gracias a la revolución sexual, se derogan las leyes que discriminan a los homosexuales y poco a poco el colectivo gay va abriendo un nuevo espacio político en la sociedad. Se gesta un auge en las diversiones y del hedonismo hasta que en los años ochenta aparece el sida, que acaba con personajes famosos como el actor Rock Hudson, Freddie Mercury, líder del grupo Quee, o el bailarín Rudolf Nureyev. El mundo gay internacional se fortalece al desplazar su atención a la solidaridad y la lucha contra la enfermedad.

Sigue la intolerancia

A pesar de esto, en muchos países prevalece aún la tortura y el asesinato a homosexuales -en Arabia Saudita, por ejemplo, son ejecutados en público-. Sudáfrica fue la primera nación del mundo en prohibir la discriminación pro la orientación sexual en su Constitución de 1996 -la legislación mexicana tampoco permite la discriminación por raza, sexo, religión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social-. Los nórdicos han sido pioneros a favor de los homosexuales y otros países europeos, como Francia y Bélgica, tienen diversas leyes en las que se reconocen ciertos derechos civiles y legales a estas parejas.

La homosexualidad ha desaparecido de los códigos penales como delito y ya no se trata como una enfermedad que necesite cura: la llamada terapia de aversión, que se aplicaba a aquellos que demostraban conductas homosexuales y que consistía en aplicar descargas eléctricas al paciente cuando se excitaba con la imagen de una persona de su mismo sexo.

Subyace el problema del cambio de mentalidad: “Se dan casos de gente que es molestada o despedida injustificadamente al saberse que es homosexual”.

Las apariencias engañan

Aún se dan casos de intolerancia difíciles de creer, como fue el caso del balneario `El ojo caliente', ubicado en Aguascalientes, al que el gobierno panista dio autorización de que se colocara un letrero en que se prohibía la entrada a “perros y homosexuales”. Con todo, la actitud de tolerancia por parte de la mayoría suele ser la norma.

El problema es más grave de lo que suele reconocerse. Según una investigación realizada por la Comisión Ciudadana Contra los Crímenes de Odio por Homofobia, cada tres días un homosexual es asesinado en México. El estudio revela que de enero de 1995 a junio de 2000, se registraron 631 crímenes, la mayoría violentos. Tres de cada diez víctimas son abandonadas en los servicios médicos por sus familiares a pesar de que los cuerpos hayan sido reconocidos.

Más sobre leyes

Muchos autores declaran que México el silencio ha sido y es el mayor problema del movimiento homosexual. Su lucha, independientemente de que haya o no una intención política, es abanderada por algunos partidos, como es el caso de la reciente iniciativa de ley -bautizada como Unión Solidaria- del PRD, para que se legalice el matrimonio entre homosexuales. El Partido de la Revolución Democrática pretende continuar con el proyecto buscando el apoyo de distintos organismos civiles de gays y lesbianas. De esta manera, al mostrar claramente sus objetivos, los movimientos sociales de homosexuales buscan eliminar la opresión que padecen.

Otras muestras de visibilidad que ayudan a avanzar en la aceptación social en logros políticos son la salida a la luz pública de personas que se identifican como homosexuales, además de la presencia reconocible de locales comerciales gays en las calles de ciudades grandes, como las de la Zona Rosa, en la Ciudad de México. Sin embargo, no es tan fácil para todos comprometerse de esa manera. Una cosa es hacerlo en una ciudad grande y otra en un pueblo o ciudad de provincia, donde mostrar abiertamente la homosexualidad supone como mínimo la marginación social.

El capitalismo ha ayudado a la consolidación del movimiento gay. Un ejemplo de ello es que en Estados Unidos, mientras el gobierno se opone al matrimonio gay, empresas como American Express ofrecen beneficios a los trabajadores homosexuales que conviven con su pareja, según un reciente artículo publicado en el Wall Street Journal.

A medida que la existencia de una identidad gay se ha normalizado en la sociedad, sus manifestaciones se han hecho más visibles: un estilo de vida, una estética o unas tendencias artísticas. El sicólogo Oscar Guash escribe que “la cultura gay es una forma de expresión de su identidad”.

Sosteniendo una supuesta identidad común se encuentra el mito, expresado en la literatura y en el arte, que ha servido a esta comunidad como imaginario común sobre el cual construir su identidad. Aunque no es totalmente real, la frecuente soltería, una nueva definición de lo masculino -radical en el afeminamiento y en lo viril-, el gueto, el modelo norteamericano, el libre cambio de orgasmos por orgasmos, el culto al cuerpo, el mito de la juventud y una interacción social en medio de la orgía son los elementos visibles.

La mujer invisible

Entre los tópicos atribuidos a la sociedad gay están el egoísmo, la superficialidad y la frivolidad. ¿De dónde surge el estereotipo del gay como una loca que se pinta la boca, y se pone zapatos de tacón, se arregla y es “amanerado”? Muchos varones homosexuales adoptan expresiones femeninas durante su temprana adolescencia y, con el paso de los años, las van abandonando. Algunos experimentan una sensación tan liberadora al actuar así que lo transforman en un estilo de vida que, en algunos casos, pudiera transitar hasta el travestismo.

La mayoría de estos rasgos se asocian a la homosexualidad masculina, ya que la femenina no es tan visible.

Marcando moda

En todo caso, los lugares de ambiente, el look, las artes plásticas o el cine gay ocupan un lugar cada vez mayor y la sociedad heterosexual participa más en esta cultura. El colectivo homosexual ofrece propuestas nuevas que la sociedad acoge con curiosidad o interés, ya que no hay muchos grupos que de innovación.

Por ejemplo, el cuidado de la piel y del cabello se ha extendido a todos los hombres. Pero esto no significa que la aceptación social se haya conseguido. Actualmente, es sólo una curiosidad, que a largo plazo, derivará en respeto a la diferencia.

El hecho de que los estilos de vida homosexuales sean presentados a través de los medios masivos de comunicación con pretendida naturalidad, es el reconocimiento de una realidad a la que nadie puede escapar; esta es una visión más fácil de aceptar por la sociedad.

Causas de la homosexualidad.

No hay seguridad hasta ahora de que exista una realidad genética o biológica que sea suficiente como para considerar que la homosexualidad pueda ser transmitida por herencia, o que haya podido ser adquirida antes del nacimiento por una insuficiente aportación de andrógeno al feto.

Se tiende a creer que son causas de tipo psicológico las que se encuentran en el verdadero origen de la homosexualidad. El tipo de afectividad que en ese tiempo se lleve a cabo es el que, al parecer, va marcando la inclinación sexual de las personas a través de su desarrollo.

Las causas psicológicas la de la homosexualidad creen que algo ha sucedido en la infancia o adolescencia de las personas homosexuales que las llevó a sentir un especial rechazo o cierta aversión (salvo en caso de los bisexuales) por el encuentro heterosexual. Antecedentes, que pueden ser de cualquier tipo, pero que apuntan hacia vivencias poco felices en la relación de pareja de los padres o de otras personas significativas: violencia intrafamiliar, madre muy posesiva como reacción a su situación de víctima ante el marido, humillación de las mujeres por parte de los hombres, testimonios de experiencias heterosexuales traumáticas, etc. El hecho es que en los homosexuales ha existido un proceso psico-afectivo que los ha llevado a no sentirse complementados con las personas del otro sexo, mientras que el encuentro con las del mismo sexo suscita en ellos una atracción especial y una seguridad afectiva mucho más plena.

Pero tampoco esa relación con los padres justificaría sola y por sí misma la inclinación homosexual; hay que tomar en cuenta otros factores de aprendizaje social que influyen mucho en el comportamiento sexual. El origen o causa de la homosexualidad no es el mismo en todos los individuos; dependerá de la biografía de cada persona.

Problemas psicológicos.

La relación sexual entre personas del mismo sexo no crea problemas a los que la practican; por eso, cada vez son más hoy día las personas y colectivos que promueven campañas a favor del respeto a los hombres y mujeres homosexuales.

Nuestra sociedad chilena, el ambiente que ha rodeado el tema de la homosexualidad ha sido de gran incomprensión y censura generalizada. Los distintos colectivos políticos, religiosos, culturales, recreativos de Chile, no han estado a la altura requerida por un verdadero respeto a los derechos humanos de las mujeres y hombres homosexuales. Nuestra sociedad ha sido inhumana y cruel con hombres y mujeres que viven esta inclinación de minoría; las actitudes de los demás con respecto a estas personas.

Algunas personas, víctimas de sus prejuicios y mitos, creen que los homosexuales tienen tendencias paidofilicas (seducción de menores), y por lo mismo, no se atreven a pensar que un hombre homosexual o una mujer lesbiana pueda dedicarse a la educación o cuidado de menores. En los últimos casos policiales más llamativos que hemos conocido en Chile respecto al abuso de menores, sabemos que los agresores han sido adultos heterosexuales.

Los problemas psicológicos que presentan los homosexuales que acuden a la consulta clínica, son siempre por reacción al mal ambiente que encuentran a su alrededor: ambiente de rechazo y desaprobación de sus sentimientos, deseos y conductas. La homosexualidad no es considerada hoy dentro de las patologías sexuales, y desde el año 1973 empezó a ser eliminada de las listas y catálogos de trastornos psicológicos y enfermedades psiquiátricas.

Educación sexual de la sociedad.

El objetivo fundamental de una buena educación sexual general sobre la homosexualidad, es conseguir que todo ser humano viva en forma integrada y armoniosa la propia sexualidad, y en el caso del homosexual (hombre o mujer) pueda asumir ante sí y ante los demás su propia identidad de manera natural y lo menos traumática posible. Es lo que se conoce con la expresión salir del armario.

Consideraciones de género  

La identidad y el papel que desempeña el género son generalmente fenómenos aprendidos y no constituidos genéticamente ni constitutivamente determinados. Las características sexuales anatómicas masculinas o femeninas se establecen en el momento de la concepción, pero factores del entorno influyen en la posterior aceptación individual del género.

Relaciones y actitudes 

Algunos homosexuales mantienen relaciones monógamas que se asemejan a los matrimonios heterosexuales. En algunas sociedades como la de los arunta o aranda de Australia, la homosexualidad está prácticamente generalizada. En algunos países de Europa, como Países Bajos y Dinamarca, el matrimonio legal ya ha sido aprobado. En Alemania y Gran Bretaña existe la posibilidad de que las parejas de homosexuales se registren como parejas de hecho, y en los Países Bajos, además, algunas parejas estables han conseguido el derecho legal para adoptar niños.


Otros países el hecho de ser homosexual puede ocasionar la pérdida del trabajo, la discriminación en el alquiler de una vivienda, el rechazo social e, incluso, la cárcel. Durante los últimos años, los grupos a favor de los derechos de los gays han luchado para conseguir una mayor aceptación de la homosexualidad por parte de la opinión pública y por la modificación, supresión o creación de leyes que defiendan sus derechos. El nivel de aceptación alcanzado en la década de 1970 disminuyó en la década siguiente debido a la reacción pública que ocasionó la propagación del SIDA, que afectó en mayor proporción al colectivo homosexual masculino. Este hecho condujo al rechazo social y al aumento de los prejuicios en contra de la homosexualidad.


Opusgay”

Lanzan primer periódico gay en chile

Según el director de la publicación, Alberto Roa, la iniciativa cuenta con el apoyo del movimiento de integración y liberación homosexual y de un grupo de notables de la vida política, cultural y las ciencias.

En su primera edición Opusgay trae un amplio reportaje sobre la primera encuesta sociocultural, religiosa y política efectuada a los homosexuales chilenos. En ella la mayoría de los gays se declaro católico y un alto porcentaje dice simpatizar con la derecha.

Lesbianismo

El Lesbianismo es la homosexualidad femenina, atracción sexual o emocional entre las mujeres.

Historia  

Durante siglos y en muy diversas culturas el lesbianismo no ha sido reconocido como tal, aunque se han aceptado las relaciones íntimas entre mujeres.


En el siglo XIX, se declara ilegal la homosexualidad en Inglaterra. En el siglo XIX muchas mujeres de China fueron expulsadas a Singapur por negarse a contraer matrimonio. También la censura religiosa ha intervenido: existen ejemplos de castigos a monjas católicas por mantener una amistad muy estrecha o por establecer relaciones lésbicas entre ellas. En épocas más recientes ha habido movimientos dentro del cristianismo en los que se ha empezado a discutir la posibilidad de reconocer y aceptar el lesbianismo como una forma de vida.


Activismo moderno  

Desde comienzos de la década de 1970 las mujeres lesbianas de Estados Unidos, Europa occidental y Australia han adoptado una postura activa para reclamar sus derechos legales para defender su reconocible identidad. La campaña por los derechos de las lesbianas comenzó en Estados Unidos con el auge del feminismo y con el movimiento de liberación gay. Muchas activistas pensaban que el movimiento gay estaba dominado exclusivamente por hombres y empezaron a formar organizaciones sólo de mujeres. Las más radicales, las separatistas, conciben la forma de vida del lesbianismo como una opción política y un modo de oposición al poder masculino, por lo que optan por vivir en comunidades sólo de mujeres para evitar todo contacto con el sexo contrario.

Derechos legales 

Aunque en algunos países como Dinamarca, Noruega, Suecia y los Países Bajos se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, las parejas de lesbianas no tienen los mismos derechos que las parejas heterosexuales, casadas o de hecho, en cuanto a herencia o custodia de los hijos.

La discriminación también se ha hecho patente en el terreno laboral y las lesbianas tienen posibilidades muy limitadas de obtener indemnizaciones legales. En muchos países, entre los que se incluyen Estados Unidos y el Reino Unido, se les impide pertenecer a las Fuerzas Armadas.

Chat de lesbianas

Además de buscar información sobre las lesbianas, decidimos meternos en un Chat solo de lesbianas, para saber más de ellas y poder conversar con ellas.

Nos hicimos pasar por lesbianas y nos metimos en un Chat, al principio empezaron a hablar lentamente ya que ahí todas se conocían, así que fuimos de apoco ganando la confianza. Al principio nos hablaron muy poco, mas bien nosotras nos metimos en sus conversaciones.

Nos preguntaron de que parte éramos (país), la edad, si teníamos pareja y cuanto habíamos durado con ellas.

Entre ellas se tiraban piropos, se declaran, hacían citas, hablaban de lugares que iban a ir juntas, se escribían poemas, hablaban de las relaciones entre ellas, de fiestas, de música, etc.

Nosotras para que nos contaran sobre su Chat les dijimos que era la primera vez que nos metíamos a un Chat de lesbianas, su respuesta fue mmmmm, después nos dijeron que este Chat era de mujeres serias y que era mejor que un Chat ordinario porque no había hombres.

También nos preguntaron algo que no entendimos ¿si habíamos ido a los 4 lugares? Como no supimos que era, preferimos no responder. Una de ellas pidió que todas se describieran físicamente para que nosotras las conociéramos mejor. Algunas se describieron (su color de ojos, sus medidas, su color de piel, su peso y estatura).

Después de harto rato una de ellas nos hablo en privado. Nos pregunto de donde éramos y le contestamos de chile, y su respuesta fue que las chilenas tenían la fama de culonas y si nosotras lo éramos, y que ella si lo era. Para ver su forma de responder le preguntamos que como era ella y nos respondió rápidamente que era tetona. También nos pregunto si éramos lesbianas o bisexuales. Nosotras le respondimos que eramos lesbianas y nos dijo que ella igual y si queríamos tener sexo con ella y que nosotras empezáramos. No supimos que hacer, no teníamos idea que decirle, así que nos sacamos los pillos diciendo que éramos tímidas que mejor ella empezara. Nos dijo les lamo los pezones, mmmm que rico son duritos.

No supimos que decir, además nos empezó a ser preguntas extrañas y preferimos salirnos del Chat.

Bisexualidad

Introducción

La Bisexualidad es la atracción sexual por ambos sexos.

Las personas bisexuales son capaces de tener fantasías y disfrutar tanto de las relaciones físicas heterosexuales como de las homosexuales, aunque algunos muestren mayor preferencia por uno de esos dos tipos de relaciones. La bisexualidad no debe confundirse con el travestismo y la transexualidad. Eso no quiere decir que los transexuales o los travestís no sean bisexuales.

Antecedentes

En la década de 1940, el biólogo estadounidense Alfred Charles Kinsey examinó patrones de conducta sexual y comprobó que un 37% de hombres en Estados Unidos había alcanzado un orgasmo con personas de su mismo sexo y que un 25% había tenido relaciones homosexuales esporádicas (en el caso de las mujeres, un 13%). Sin embargo, puesto que sólo entre un 5 y un 10% de los consultados se consideraban homosexuales.

Transexualidad

Identificación con el rol de género asociado al sexo opuesto y que conduce al individuo a modificar su anatomía.

Los transexuales adoptan las formas de vestir, las conductas sociales y, normalmente, las preferencias sexuales típicas del sexo opuesto. También utilizan hormonas y desean someterse a una operación de cambio de sexo para modificar su apariencia física. Esta cirugía se aplica en algunos países a transexuales masculinos y femeninos, y cada vez son más las personas que la solicitan.

En el hombre biológico se eliminan el pene y los testículos, se crea una vagina funcional, se administran estrógenos para aumentar el volumen del pecho y, mediante electrólisis, se elimina el vello de la piel. Por su parte, la mujer biológica puede someterse a una mastectomía, a la reconstrucción de los genitales masculinos

En algunos países, los transexuales que desean someterse a una operación quirúrgica son tratados previamente con psicoterapia y se les anima a adoptar el género de su futuro sexo durante un tiempo de prueba para asegurar su decisión.

Carta publica

Esta carta es enviada a la II cumbre de las ameritas en la celebración del 50 aniversario de la declaración universal de los derechos humanos.

Esta carta lleva por titulo “los derechos humanos de gays, lesbianas, bisexuales y trasgenero en América.

Resumidamente les puedo contar que las instituciones y personas que suscriben esta carta, relatan de cómo son testigos del gran interés de los pueblos y sociedades por los derechos humanos y la aceptación del derecho de las personas a desarrollar su personalidad, identidad y sexualidad libres de toda discriminación, ya que es una parte fundamental de los derechos económicos, sociales y culturales. Por lo que condenan la discriminación y opresión que existe en muchos estados que han ratificado tanto los convenios internacionales sobre derechos civiles y políticos como los económicos, sociales y culturales.

También relatan las actitudes de rechazo y discriminación que se hallan en el continente, impidiendo el desarrollo integral como asimismo mantiene a la sociedad segregada y dividida, contradiciendo la aspiración de igualdad en dignidad y derechos de toda la humanidad.

También se comenta que hay países como chile, nicaragua y puerto rico que en donde la homosexualidad es aun penalizada. Donde suelen detener a estas masivamente con malos tratos en recintos policiales, multas y extorsiones, aunque usualmente son puestos en libertad sin cargos por no haber un recurso leal para ello.

Por todos estos puntos exigen igualdad ante la ley con respecto a la libre orientación sexual y el reconocimiento de los derechos sexuales de todas las personas. Así mismo exigen leyes que prohíban la discriminación. También piden tener contrato matrimonial, el acceso a salud entre otras cosas.

Identidad sexual.

Desde el nacimiento, y especialmente desde la adolescencia se van definiendo en nosotros una serie de características físicas que nos ayudan a convertirnos en la persona que somos y que marcarán nuestra diferencia de cualquier otra persona (sexo, color del pelo y de la piel, de los ojos, estatura, manera de caminar, timbre de voz, etc).

Juntas todas estas características, físicas y psíquicas, forman ese aspecto tan importante de nuestra personalidad que conocemos con el nombre de identidad sexual. Consiste en un largo proceso de definición que parte desde el nacimiento y que termina cuando la identidad personal se ha logrado por completo.

La identidad sexual, por lo tanto, viene a ser definida como el conjunto de características sexuales que nos hacen genuinamente diferentes a los demás: nuestras preferencias sexuales, nuestros sentimientos o nuestras actitudes ante el sexo. Esta identidad se relaciona con los sentimientos de masculinidad o feminidad que nos acompañarán a lo largo de la vida, y no siempre irá de acuerdo con nuestro sexo biológico o genital.

. A medida que va desarrollando su cuerpo, el individuo va descubriendo también sus sentimientos, emociones, gustos, y preferencias afectivas. Al terminar la adolescencia, algunos jóvenes ya tienen claro que sus preferencias sexuales no son las de la mayoría: no sienten atracción especial por las personas del otro sexo, sino por alguien del propio sexo.

Hay personas que no sienten atracción sexual ni desean relaciones sexuales con miembros del sexo opuesto, sino con personas de su mismo sexo. Estas conductas se agrupan hoy día con el nombre de Variantes sexuales o inclinación sexual minoritaria. Los homosexuales, igual que los heterosexuales, pueden no tener ninguna dificultad psíquica y actuar de manera enteramente normal en el trabajo, en las relaciones sociales, en los grupos de pares.

Algunos homosexuales no sienten deseo alguno hacia personas del otro sexo, sus fantasías eróticas son casi siempre de tipo homosexual y no se imaginan la posibilidad de un proyecto de vida permanente en comunidad de vida y amor con alguien del sexo opuesto. Toda su principal imaginación erótica, y sus planes de vida, se proyectan en torno a una relación de pareja junto a alguna persona amada de su mismo sexo. Estamos hablando de los homosexuales verdaderos, que se sienten adaptados a su realidad, y nunca han pensado cambiar de actitud o inclinación

Cuando algunas personas se sienten atraídas tanto hacia las personas del mismo sexo como del opuesto, estaríamos hablando no de homosexuales, sino de bisexuales.

No siempre que existen prácticas homosexuales se es homosexual, pues estas prácticas pueden ocurrir también entre heterosexuales.

Puede ser interesante advertir que ha sido más estudiada la homosexualidad masculina que la femenina, y esto, no porque la femenina sea menos frecuente que la de los hombres, sino porque en general, hasta hace poco tiempo, la sexualidad de la mujer no había sido casi tomada en cuenta, y ha sido pobremente valorada. Dada la forma en que culturalmente la mujer muestra su afectividad, por medio de expresiones mucho más explícitas y espontáneas que el hombre, le es más fácil ocultar su tendencia homosexual, y por lo mismo, las lesbianas suelen tener menos conflictos de integración social que los hombres homosexuales.