Servicio militar obligatorio en Chile

Deberes militares. Objeción de conciencia. Oportunismo político. Prestación de servicios sociales. Fuerzas Armadas

  • Enviado por: Max
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO.

PERSPECTIVA SOCIAL:

Partiendo de la premisa que la legislación de un país demarca los patrones sobre los cuales la sociedad se torna organizada y dinámica, cabe destacar que tal objetivo, es un anhelo periódico del hombre en la sociedad, el cual como todos sabemos se plantea dentro de su esfera como un ser sociable por naturaleza, no obstante a ello tal concepto es un paso intermedio entre la mundanidad y politicidad del ser humano, entendiendo por esta última el anhelo o necesidad de darse un organización, política, cultural, económica etc; Tal cualidad es urgentemente necesaria, aunque implique ciertas medidas que muchas veces no van acordes ha principios democráticos, pero sin embargo, responden a un factor social, por ello el Estado aspira indudablemente ha de crear las condiciones sociales que permitan al hombre un desarrollo pleno de sus capacidades, pero siempre circunscribiendo tal asunto a un contexto de grupo o comunidad. En necesario decir que la paz es un valor supremo de convivencia, pero como tal debe ser alcanzada obviamente en una renuncia a parte de nuestras posturas y en el entendimiento y aceptación de otras. Ello no es ajeno a los Estados, dónde la fuerza como medio de expresión siempre esta latente y de ahí, que este fenómeno de resguardo lo encontramos en todos los sistemas políticos sean de índole liberal o no, capitalistas o comunistas, dictaduras de derecha o izquierda, democracias de una u otra tenencia.

En síntesis, la convivencia del ser humano en sus distintas organizaciones mantiene un sesgo de intolerancia tanto espiritual como material, que atávicamente son pesadas cadenas que arrastra desde su paso en las cavernas hasta nuestros días, y que debemos asumir en forma civilizada y responsable al conocer nuestras particulares limitaciones de tolerancia.

Las leyes, nos demarcan nuestro campo de acción, con el objeto de servir como un medio garantizador de principios o criterios de toda índole, no obstante, ello hay que aclarar que el derecho (entendido como norma jurídica) se va creando y modificando acorde a los hechos de un país, nación, grupo etc, por ello, la ley jurídica, aparte de establecer los patrones mismos de organización de un Estado, se plantea el propósito de aportar al bien común de las personas y por esto se dota de ciertos principios sólidos e inamovibles los cuales sirvan de línea matriz para tal propósito.

En lo que respecta, a la politicidad cabe decir que se ha ido modificando a través del tiempo, llegando a constituir organizaciones estructuradas y dinámicas como hoy las conocemos, dentro ellas el Estado, en lo que atañe a este último concepto, han brotado ciertos elementos característicos de tal organización, tales como el elemento humano, el elemento territorial, el elemento final, el elemento del poder, etc., los cuales quiera el hombre social o no, son parte de su medio y por ello debe estar dispuesto ha defenderlos, con el objeto de prestar un servicio social, que considere lo que conocemos como principio de solidaridad, el cual se traduce en colocar de todos un poco de nuestra capacidad para contribuir a la satisfacción de ciertas metas, empero, para lograr aquello es necesario una capacitación, la cual permita que tal contribución por parte de del ciudadano sea eficiente y por consiguiente efectiva, y para ello se necesitan de ciertos medios obligatorios que presten y a la vez formen, tanto la mentalidad como capacidad del hombre a conducirse de acuerdo a ciertos patrones que son necesarios y beneficiosos tanto para él como para la sociedad.

SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO .

En lo que respecta al servicio militar obligatorio, a nuestro juicio es un medio apropiado para que el hombre se desarrolle plenamente sus potencialidades, y lo que es mas este dispuesto a velar por su país en tiempos de crisis, lo cual va ha provocar que su actitud frente al Estado sea una acumulación de solidaridad y patriotismo, entendiéndolo en su grado mínimo como un compromiso de organización defensiva y eventualmente de fuerza, en cuanto a la identidad de dichos valores, con la organización social, económica y cultural que un país soberanamente determine frente a los demás Estados

También el servicio militar obligatorio puede ser planteado hacia en interior del Estado, como una salida alternativa para los jóvenes que realmente vivan en un mundo personal y social reducido a calamidades, infortunios o desdichas, ya que tal servicio o prestación entrega una formación que pretende influir en forma considerablemente en el futuro de sus integrantes, en resumen es necesario establecer y aclarar que el servicio militar es un indispensable medio de formación en toda su esfera, ya que no sólo adiestra a sus integrantes en el camino de las armas, sino también entrega valores y principios muy adecuados, ha una realidad que debe plantearse como beneficiosa para la formación misma del individuo y la sociedad.

A lo mejor las circunstancias políticas y sociales hoy en día no son lo mas adecuadas para la compatibilizar con la obligación de cumplir con el servicio militar, sin embargo nunca esta demás plantear que tal institución, no sólo vela por la seguridad misma del país sino también por una serie de objetivos, que convergen hacia un mismo punto, ya que todo poder dentro del Estado, independiente de sus metas particulares, directa o indirectamente, en su accionar contribuye a la satisfacción de ciertos objetivos nacionales, los cuales son necesarios y ha la vez beneficiosos en su gran mayoría para la satisfacción de un sin números de necesidades, de un determinado país; Y por ello se torna necesario, en el sentido de que todo debe mantener un equilibrio, perfecto, o si no se suceden ciertos hechos que desvían el Estado de sus propósitos.

El concepto, mas que de un servicio militar propiamente tal, sino de las Fuerzas Armadas en general, se ha tornado turbio y discutible, por las transgresiones hechas a los Derechos Humanos en lo que se conoció como el gobierno militar, aquí en Chile, hechos sin dudas reprochables, cuyo juicio histórico hay que dejarlo para generaciones más futuras. Sin embargo, y ello es reconocido por los distintos factores políticos como un cambio radical, que pudo ser justo o injusto, necesario o no, pero dónde la disciplina y organización militar del Estado en el respectivo período, determinó como sea una conducta, una manera y forma de hacer las cosas que provocó un crecimiento del país en todas sus esferas, lo que ha permitido que Chile se mantenga en buen nivel de crecimiento como país, y diferenciarse absolutamente en sus resultados frente a los demás regímenes militaristas fracasados de América. particularidad dada en los siguientes gobiernos que mantienen los niveles de eficiencia orden y responsabilidad ahora en democracia participativa. No obstante ello hay que considerar que las opiniones vertidas sobre tal gobierno, con todo afectan considerablemente la postura de los jóvenes frente a la obligación misma que tienen con el Estado, y ello principalmente por que se ha tergiversado la discusión de forma colosal por parte de los medios de prensa y las mismas personas que vivieron dicha experiencia histórica.

En resumen, la sociedad con el objeto de concretar determinadas metas, que favorecen tanto al ser personal, como social, se tiene que dar una estructura, impuesta por un gobierno democrático o no, lo cual va a converger en la formación de un sistema legal, que comparta tales ideas y establezca ciertos derechos y obligaciones, que apunten hacia ello, deberes y derechos, que garanticen su cumplimiento, ya que el Estado no planifica el proyectos destinados ha satisfacer una necesidad, netamente personal sino también social.

PERSPECTIVA ECONÓMICA:

Hablar en esta área se torna a veces un trabajo incierto, y poco esperanzador, la economía eje de nuestro desarrollo, es tal vez una de las ciencias mas importantes que se han desarrollado a través de la historia del hombre. El actual modelo económico imperante hoy en día, es fruto de un depurado paso del tiempo el cual nos ha enseñado el camino más fructífero y seguro a seguir y que tiene a nuestro país en la vanguardia de esta América Latina convulsionada .

El problema de un servicio militar obligatorio en función a las expectativas económicas que pueda tener la población, se ha traducido en una multitud de preguntas, dentro de las cuales podemos indicar, la interrogante de las inversiones mismas del Estado, y si estas son eficientemente destinadas, dilema que mantiene ocupado a un número considerable de profesionales en la materia, a ello se suman los resultados inmediatos reclamados por la gente, la cual se quiera o no necesita de una especie de ayuda por parte del Estado, pero siempre sosteniendo la premisa de que la riqueza se obtiene en su gran mayoría con trabajo y sacrificio, para ello el Estado a implantado una serie de subsidios, que apuntan hacia esa idea.

A primera vista, el cumplimiento de un Servicio Militar podría crear una imagen de poca incidencia en el proceso laboral futuro de sus integrante, sin embrago es necesario aclarar que la economía se vale de elementos tanto inmediatos como mediatos los cuales influyen en mayor o menor medida en una real situación de hechos, tanto presentes como futuros. Por ello es necesario comprender que el Servicio Militar puede ser mirado como una inversión, la cual podría rendir frutos en ese sector, en el sentido en que la formación misma que entrega puede incidir tanto en el desarrollo de actitudes como aptitudes, por parte de sus integrantes que le permitan desarrollarse plenamente en el ámbito profesional o técnico, adquiriendo muchas veces si no es el conocimiento pleno de una carrera, ciertos atisbos inspiradores que posibiliten el ingreso al mercado de tales personas.

El Servicio militar, puede ofrecer un medio laboral para muchos jóvenes los cuales haciendo carrera dentro de la institución, cumpliendo y siendo disciplinados pueden una vez ya cumplido el Servicio, incorporarse a una de las Ramas correspondientes a las fuerzas Armadas o de Orden, las cuales al brindar una capacitación en diferentes áreas, permiten que sus funcionarios reciban una remuneración digna de percibir y una pensión de jubilación que les permita vivir dignamente, una vez ya cumplido un tiempo de servicio.

Tal situación podría ser mirada con mucho escepticismo, principalmente sobre los beneficios que pudiera entregar el desarrollo de una carrera en el ámbito militar, no obstante, a ello es menester decir que tanto el escepticismo, como el relativismo, independientemente que hayan servido considerablemente al desarrollo de las ciencias y por ende de la humanidad a lo largo de la historia, no tienen que plantearse en una esfera absoluta, ya que sólo esto va ha permitir que la solidez de opinión de merme y termine desapareciendo, por consiguiente un escepticismo parcial, va ha posibilitar todo lo contrario, que la rigidez misma de la opinión se mantengan, independiente de que se cambie, y tal situación va a permitir que le camino mismo de un sociedad se pueda formar de manera serie e indubitable, considerando por sobre todo los principio fundamentales de la sociedad.

Pues bien, dentro de esta área es necesario entender que el servicio militar, podría servir como un medio a largo plazo, tanto para la seguridad misma del país como la de los individuos que prestan servicios profesionales o técnicos, para que puedan desarrollar sus potenciales y a la vez, colocarlos al servicio tanto de la institución respectiva y la nación.

PESPECTIVA MORAL:

La obligatoriedad del Servicio Militar, es sin duda un tema que es digno de un análisis moral o ético, ya que para muchos implica una tanto una restricción a la libertad del ser humano como la propuesta de ciertas actitudes, que son consideras reprochables, prácticamente por el común de la gente.

Hay que advertir que tanto, el sentido y conceptualización del término libertad es y va ser siempre un término sujeto a discusión, sin embargo hay un punto en el cual la gran mayoría esta de acuerdo, que el término de libertad esta limitado. La limitación misma de aquella, responde a una serie de factores, que nacen de nuestro entorno tanto personal, como social, tales como por ejemplo: La tridemencionalidad del hombre, las leyes implícitas en todas nuestras esferas de la vida, nuestro cuerpo y mente etc. La confusión comienza si, en determinar en que consiste tal libertad, empero hay que entender que nunca nosotros la alcanzaremos en su gran totalidad.

En lo que respecta a la obligatoriedad, parece ser un limitador de nuestra supuesta libertad la cual centrada, en términos netamente teóricos se destruye y sucumbe, frente a nuestras narices, pero en lo que hay que tener consenso es que sin obligaciones no hay derechos, y viceversa, lo cual permite y a la vez crea un entorno ordenado y dinámico, el cual pretende ser beneficioso tanto para el ser personal, como social del hombre.

Las líneas matrices planteadas en todo estado temporal o permanente de las cosas permiten que haya un equilibrio en la naturaleza, y por lo tanto una armonía en ella. Por ello, en lo que respecta a al actuar del hombre es necesario un esquema que pretenda lograr tal objetivo, y dentro de los medios destinados a realizarlo se encuentra la legislación misma del Estado, el cual es el punto en donde se mezclan todos esos valores y criterios morales, sociales y religiosos que se han elaborado y depurado a través del tiempo, llegando ha establecer máximas universales que han servido como patrones para conducir la sociedad en conjunto a todas sus ramificaciones y así pretender lograr un equilibrio, armonía y dinamismo, del hombre en sus dos esferas; Para ello como ya se dijo en un momento el Estado y organización de este mismo ha procurado concretar tal meta, creando un derecho acorde a los hechos que se suceden en la sociedad, recordemos que el aparato estatal legisla, en su gran mayoría a un criterio fáctico social, por ello se puede entender también que las medidas tomadas por el gobierno responden a cuestiones necesarias, entendiendo tal asunto en un criterio perecedero o perpetuo, según de lo que se trate. Por ello es necesario que dentro de la sociedad hayan ciertas obligaciones las cuales tengan un principio de perpetuidad en razón de prestar una prevención presente y futura a ciertos hechos que afligen a diario nuestra convivencia como país, entendiendo tal situación tanto desde una perspectiva tanto interna como externa.

La vida es otro valor fundamental que se coloca en juego al momento de hablar de la obligatoriedad del servicio militar lo cual nos lleva a reflexionar sobre el tema preguntándonos ¿ una capacitación armamentista, tiene como objeto la destrucción, o preservación del ser humano?. Tal interrogante admite una especie de respuesta bipolar, en función de los efectos que pueda provocar la intervención de la Fuerzas armadas con su poder belicoso. La postura adscrita por nosotros se traduce en que la destrucción de un enemigo permite la conservación del grupo humano, en el sentido de proteger tanto la integridad social en su gran plenitud, como también la personal del hombre, por ello no ha de entenderse que tal asunto sea una justificación a todas las muertes y desgracias que se originan por los conflictos tanto internos como externos del país, ya que ninguna masacre humana puede ser concebida como un acto digno de alabanza, por el sólo hecho que la vida es un bien preciado antes los ojos de Dios y la Moral, sin embargo lo que se quiere rescatar de este asunto es que necesariamente, en determinadas circunstancias el Estado o el grupo de individuos se ve obligado a utilizar la fuerza para sobreponerse a ciertos intereses, que puedan provocar un detrimento en la estructura del grupo.

La postura que se presenta, tal vez no puede ser la mas adecuada y consecuente con nuestros principios, pero muchas veces es necesario recurrir a tales medios para proteger ciertos aspectos de la sociedad, sin embargo cabe hacer una advertencia, tal asunto no debe ser entendido como un anhelo patriótico o nacional, sino como una respuesta a un instinto innato en el hombre, la conservación de la especie. El soldado que va a la guerra no precisamente pelea por su país o por un efervescente sentimiento patriótico, sino para proteger su vida, y con ello indirectamente también proteger la del ser social que representa

Por ello es necesario contar con ciertos elementos que estén destinados a proteger y resguardar, la esencia misma del núcleo social, ya que sin ello tal núcleo se volvería vulnerable a todo tipo de acciones destinadas a provocar su destrucción, y por ello se deduce que la vida al ser un bien preciado, necesita ser cuidado y protegido a la vez con ciertos medios que garanticen eficacia y profesionalismo.

La postura requerida en este momento por la sociedad es a lo mejor, conservar y no destruir, lo cual constituye un principio exclusivamente utópico, idealizando una esfera de convivencia altamente quimérica de alcanzar. Por ello la realidad siempre va a ser un contexto en permanente conflicto, dada la naturaleza de las cosas y más aun la esencia misma del hombre, por consiguiente la sociedad, va a tener que buscar los medios adecuados para proteger sus elementos frente a este mundo de conflictos y consensos.

Ciertas reminiscencias por parte del mundo en los casos de trasgresión a los derechos humanos, a provocado que actualmente la postura de los jóvenes y de la gente en general se vuelva renuente a cumplir ciertas obligaciones para con las Fuerzas Armadas, situación la cual puede ser un tanto problemática al momento de analizar, ya que las circunstancias políticas, económicas, sociales y morales han tenido una diversificación colosal que permiten contextualizar tal problema desde varias perspectivas, provocando una cierta especie de inconsistencia al momento de plantearse sobre el asunto, tal situación ha provocado que surjan determinadas posiciones las cuales mantienen entre ellas un constante odio y rencor, presentando fundamentos correctos y serios al momento de plantearse sea para atacar o defender sus propósitos, por ello es muy arduo y complejo trazar un análisis objetivo sobre un tema tan delicado, como son los derechos humanos, pero ello no justifica el incumplimiento de una obligación para con las Fuerzas Armadas y por ende para con el país.

OBJECIÓN DE CONCIENCIA .

Sobre ello es necesario distinguir, si ella apunta al servicio militar mismo, o a la obligatoriedad. que se le imprime en algunos países dónde no es posible por razones económicas contar con una fuerza armada profesional y permanente.