Segmentación del mercado

Comercialización. Marketing. Mercadeo. Empresas. Consumidores. Variables. Posicionamiento

  • Enviado por: Carlos Monroy
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
No hay mejor forma de aprender que al lado de EXPERTOS que ya son consistentes en el mercado. Esa es la...
Ver más información

Habilidades gerenciales para el pequeño empresario
Habilidades gerenciales para el pequeño empresario
BIENVENIDOS a nuestro Curso Manual del Pequeño Empresario. El curso fue producido en la Fundación para el...
Ver más información


TRABAJO DE INVESTIGACION DE COMERCIALIZACION

¿Qué es la segmentación?

La segmentación del mercado es el arte y la ciencia de separar a las personas o cosas en distintos grupos. Cada grupo no solo será distinto, sino que idealmente los grupos serán colectivamente exhaustivos. La gene dentro de cada grupo será mas o menos similar y, al revés, la gente a través de los grupos será diferente.

Estos grupos se denominan segmentos de un mercado y se pueden definir como un conjunto de clientes potenciales que son similares en la forma que perciben el producto y lo valoran en sus esquemas de una conducta de compra y en las formas que ellos usan el producto.

La segmentación puede ser usada para encontrar nichos de mercado, competidores apartados y proveer una base para el diseño de un producto.

Podemos crear segmentos sobre las bases de diferentes características. También podemos crear segmentos basados en las cosas que la gente hace al comprar productos.

El desafío para los negocios es segmentar en la forma más útil. No es suficiente agrupar a las personas o cosas en grupos distintos basados solamente en la similitud de esos miembros del grupo.

Necesitamos redefinir el grupo, un proceso que toma tiempo considerable. Hay una negociación entre cuan refinado nuestro grupo llega a ser y cuanto de los recursos de una empresa serian necesarios para definir un segmento y diseñar un producto y servicio para él.

Para ser útiles, los grupos deben responder en forma diferente a las varias acciones desplegadas por la empresa. Los grupos pueden responder diferentemente a como le ponemos precio al producto, la calidad del producto, o como lo promovemos o distribuimos. Examinando estas reacciones podemos definir más precisamente nuestro diseño, precio, publicidad, distribución del producto, etc.

¿Cuáles son las variables a considerar en la segmentación del mercado?

No existe una manera única de segmentar un mercado. El mercadólogo debe probar diferentes variables para segmentarlo, solas y combinadas, y así encontrar la mejor forma de examinar la estructura del mercado. Las principales variables son las siguientes:

La segmentación geográfica: requiere dividir el mercado en diferentes unidades geográficas, como países estado, regiones, condados, ciudades o barrios. La empresa puede optar por operar en una o varias zonas geográficas o por operar en todas las zonas, aunque prestando atención a las diferencias de necesidades y preferencias en las zonas geográficas.

La segmentación demográfica: Consiste en dividir el mercado en grupos, a partir de variables como la edad, el sexo, el tamaño de la familia, el ciclo de vida de la familia, los ingresos, la ocupación, el grado de estudios, la religión, la raza y la nacionalidad. Los factores demográficos son la base más popular para segmentar los grupos de clientes. La explicación de esto es que las necesidades, las preferencias y las tasas de uso varían de acuerdo con las variables demográficas o a esta. Otra es que las variables demográficas se pueden medir con mayor facilidad que las otras variables.

La segmentación psicográfica: Divide a los compradores en diferentes grupos con base en las características de su clase social, estilo de vida y personalidad. Las personas dentro del mismo grupo demográfico pueden tener composiciones psicográficas muy diferentes.

La segmentación conductual: Divide a los compradores en grupos, con base a sus conocimientos sobre un producto, su actitud ante al mismo, el uso que le dan o la forma en que responden a un producto. Muchos mercadologos piensan que las variables conductuales son el mejor punto de partida para segmentar el mercado. Dentro de la segmentación conductual encontramos:

La segmentación por ocasiones: Que son un grupo de compradores de acuerdo a las ocasiones en que piensan comprar cuando efectúan la compra o cuando el artículo es adquirido

La segmentación por beneficios: Es una forma poderosa de segmentación que consiste en formar grupos de compradores de acuerdo con los diferentes beneficios que pretenden obtener del producto. Esto requiere que se averigüen los beneficios que la gente pretende obtener de una clase de producto, los tipos de personas que quieren recibir cada uno de los beneficios y las marcas principales que ofrecen cada uno de ellos.

La condición del usuario: Se puede segmentar en grupos de no usuarios, exusuarios, usuarios en potencia, usuarios por primera vez y usuarios consuetudinarios de un producto.

La tasa del uso: También se pueden segmentar por grupos de usuarios que usan un producto poco, regular y mucho.

Lealtad de marca: Se pueden dividir en grupos en base a la lealtad de los consumidores, como también los compradores.

La etapa de disposición del comprador: Algunas personas no tienen conocimiento del producto, otras si lo tienen, algunas están informadas, otras están interesadas, algunas quieren el producto y otras tienen la intención de comprarlo. Las cantidades relativas correspondiente a cada etapa, hacen la diferencia de cada grupo.

La actitud ante el producto: Las personas de un mercado pueden asumir una actitud entusiasta, positiva, indiferente, negativa u hostil ante un producto.

¿Por qué hay que segmentar?

Cada negocio quiere más consumidores que compren más de sus productos y servicios. Desafortunadamente, ningún negocio puede darse el lujo de salpicar el mercado con variantes de productos exhaustivas; en cambio, las empresas deben crear ofertas precisamente dirigidas cada vez.

Cuando se están buscando nuevas oportunidades de crecimiento la pregunta es si existe una demanda adecuada para un nuevo concepto de producto en un nicho en el cual la empresa no opera actualmente. Aún cuando sementemos el mercado, tenemos que tener en mente el costo de alcanzar varios segmentos y los costo que significa implementar nuestros planes.

Así, diseñar producto o servicios y definir los segmentos de mercado son las 2 caras de una misma moneda. Para un segmento dado, queremos diseñar un producto óptimo con distribución y precio óptimo. Además, queremos crear el mensaje y estrategia de publicidad adecuados. El otro lado de esta moneda es que para un producto dado queramos encontrar los segmentos más atractivos y diseñar planes de marketing apropiados.

¿Cuáles son las características para elegir un segmento?

Aunque existen muchas maneras de segmentar un mercado no todas las segmentaciones son eficaces. Para que los segmentos de mercado sean realmente útiles deben tener las siguientes características:

Mensurabilidad: El poder adquisitivo, el tamaño y los perfiles de segmentos se pueden medir, pero hay ciertas variables de la segmentación que son difíciles de medir.

Accesibilidad: Es importante que los segmentos de mercado se puedan alcanzar y atender de manera eficaz.

Sustanciabilidad: Un segmento debe ser un grupo homogéneo lo más grande posible o rentable para que valga la pena atenderlos y crear un programa de marketing que conlleve a la venta del producto o servicio satisfaciendo las necesidades del cliente,

que es el objetivo final.

Accionamiento: Se pueden diseñar programas efectivos para traer y atender los segmentos.

¿Qué es posicionamiento?

El posicionamiento de un producto es ala maneras en que los consumidores definen un producto a partir de sus atributos importantes, es decir, el lugar que ocupa el producto en la mente de los clientes en relación con los productos de la competencia.

Los consumidores están saturados con información sobre los productos y de los servicios. No pueden revaluar los productos cada vez que toman la decisión de compra. Para simplificar la decisión de compra, los consumidores organizan los productos en categorías, es decir, posicionan los productos, los servicios y las empresas dentro de un lugar en su mente. La posición de un producto depende de la compleja serie de percepciones, impresiones y sentimientos que tienen los consumidores con respecto al producto y en comparación con los productos de la competencia. Los consumidores posicionan los productos, con o sin ayuda de los mercadologos. No obstante, los mercadologos no quieren dejar el posicionamiento de sus productos al azar. Estos hacen planes para sus posiciones, con objeto que sus productos tengan gran ventaja en los mercados meta seleccionados y diseñan mezclas de mercadotecnia para crear las posiciones planeadas.