San Cristóbal de la Laguna

Europa. España. Tenerife. Historia. Patrimonio artístico. Lugares de interés

  • Enviado por: Yuyo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad

  • Portada........................................................ Pág. 1

  • Índice........................................................... Pág. 2

  • Introducción del trabajo........................... Págs. 3 - 6

  • Plaza de Adelantado, Casa del Corregidor

y Plaza de la Catedral..................................... Pág. 7

  • Ayuntamiento de La Laguna..................... Pág. 8

  • Teatro Leal.................................................. Pág. 9

  • Casa Salazar................................................ Pág. 10

  • Universidad de San Fernando.................. Pág. 11

  • Casa Nava y Casa del Adelantado............ Pág. 12

  • Convento de Santa Catalina de Siena....... Pág. 13

  • Iglesia Convento Sto. Domingo.................. Pág. 14

  • Plaza y ermita de San Cristóbal................. Pág.15

  • Opinión Personal.......................................... Pág. 16

  • Bibliografía................................................... Pág. 17

  • Historia de La Laguna

Alonso Fernández de Lugo, a la postre Adelantado, vence en julio de 1496 la última resistencia guanche en el Realejo, dando por concluida la conquista de Tenerife e incorporándola desde ese preciso momento a la corona de Castilla. Atrás quedaban tres años de duras batallas e intentos varios de pacificación; luchas intestinales entre conquistadores, escaramuzas y emboscadas, y un sinfín de hazañas de una y otra parte que han pasado a la Historia bajo el epígrafe de conquista realenga, por ser la Corona quien sufraga los costes de la empresa.

La Laguna aparece en la historia desde la fecha temprana, ya que en Agüere, topónimo de aborigen, donde se enfrentó el grueso de la tropa castellana contra los aborígenes de los bandos guerreros del norte de la isla. Por tal motivo se erigen la Cruz de Piedra y la ermita de San Cristóbal en el lugar donde más cruenta fue la batalla que acabó con la vida del Mencey Bencomo o de su hermano Tnguaro ( la historia no ha podido corroborarlo, aunque siempre han mantenido los historiadores que fue el segundo) y por sucederse esta en el día de San Cristóbal de cuyo santo tomó nombre la Ciudad.

Tras la definitiva rendición guanche en el Realejo, Alonso Fernández de lugo dirige sus tropas hacia Aguere, donde tenía pensado instalarse y fundar una población. Tres razones principales han aducido algunos historiadores para justificar dicha elección: la primera apunta ineludiblemente a su lejanía desde la costa, salvaguarda de los frecuentes ataques de piráticos de la época; la segunda razón nos conduce al la propia ubicación insular de La Laguna, siendo paso inevitable para quienes se trasladan de una vertiente a otra de la isla; la tercer y última razón se fundamentan en el clima y suelo de Aguere, ya que este factor permitía el desarrollo de cultivos cerealísticos y buenos pastos de la ganadería. Además, estaba la presencia de la laguna de agua potable.

El primer asentamiento tuvo lugar en la zona donde hoy se eleva la iglesia de la Concepción, edificándose casas y una pequeña capilla consagrada a la virgen de la Concepción con materiales muy pobres y perecederos. Estas efímeras construcciones dieron paso progresivamente a otras más duraderas, requeridas en los acuerdos tomados por el Cabildo de la isla para evitar los asiduos incendios y desastres que se producían por le empleo de materiales combustibles(adobe, maderas y cubiertas de paja).

Las construcciones de este primer asentamiento adolecen de planificación, dispersándose las casas de modo arbitrario por toda la zona. Pronto cambió esta situación, propiciada por un repentino traslado del Adelantado hacia lo que será la Villa Abajo, motivado según la tradición, por un altercado entre los vecinos y el hijo de este, quien supuestamente pereció por tal hecho. La historia ha demostrado la falsedad de este acontecimiento y por tanto, sólo nos resta pensar que fue una decisión personal del Adelantado, promoviendo las construcciones ordenadas según la planimetría que imperaba en Europa en es momento, y que no era otra que el plano de cuadrícula o damero. Cabe la posibilidad de que esta decisión tuviese que ver con los problemas que empezaba a originar el agua de la laguna en los edificios. Esta decisión del Adelantado se recoge en los Acuerdos con fecha del 24 de IV de 1500, en las que dice: “Yten ordenaron y mandaron que ninguna persona de ninguna condición que sea osado de hazer casa en la casa en la Vylla de Arriba ni hagan ninguna cosa en las que que tyenen fechas en las de adobar, so pena que lo derrocarán todo lo que hiziera y le llevarán dos mill mrs. de pena, y las casa que ovyeren de hazer que las hagan desde l´espital de Santespiritus hazia el logar de Abaxo, so la dicha pena” (Acuerdo nº 178. Casas y penas).

Muy pronto comienzan las construcciones civiles destinadas a proporcionar elementos indispensables para el bienestar de la ciudadanía como el agua, traída desde las Mercedes por caños y canales desde 1521, molinos de viento, el matadero, etc. Las casas Consistoriales se empiezan a construir en 1526, reuniéndose hasta entonces el Cabildo en la ermita de San Miguel, sita en la plaza del Adelantado.

Desde 1510 la reina Doña Juana “La Loca” concede por Real Cédula de 23 de marzo el escudo de armas a la ciudad, representándose al arcángel San Miguel dominando una peña que simula el Teide. En 1514 el Ayuntamiento solicita el titulo de Ciudad por considerarla “muchos más poblada e mejor que ningún pueblo de las otras islas de Canarias, e que de la ciudad de Las Palmas”. Ante el silencio de la Corte el 21 de julio de 1521 el Ayuntamiento se autoconcede el titulo de Ciudad, que fue corroborado por la Corte de Carlos V en 1531. Posteriormente, se le añade el título de Noble el 8 de septiembre 1534. Actualmente ostenta los títulos de Muy Noble, Leal, Fiel y de ilustre Historia, ciudad de San Cristóbal de La Laguna.

Simultáneamente a esta eclosión constructiva se suceden las edificaciones de lugares religiosos destinados al culto o al albergue de quienes dedican su vida a la fe. Ejemplos de arquitectura religiosa podemos encontrar en cada esquina de la ciudad, en cada calle, sembradas de ermitas, capillas de cruces, calvarios, testigos mudos del devenir histórico de la ciudad. Edificios apenas transformados en los siglos transcurridos desde que este se originaron.

A partir del siglo XVII se produce un notable estancamiento, tanto en materia constructiva como poblacional, aunque son muchos los historiadores que afirman que este hecho es fruto de la dispersión de la población por la periferia. No es ésta una afirmación muy veraz, ya que si analizamos los datos censales podemos comprobar que en 1561 habían 7220 vecinos en La Laguna, y que en 1805 habían aumentado en tan solo hasta los 9672, o sea, que en los casi dos siglos y medio habría aumentado en tan solo 2452 vecinos. Este estancamiento se manifiesta en la morfología de la Ciudad, comprobable a través del análisis visual de los planos de Torrinani (1588) y de Peryra Pacheco (1831).

Este periodo de crisis económica y política del siglo XVII contrasta con el florecimiento de las artes y la cultura en la Ciudad en el siglo XVIII. La Laguna del Dieciocho, es la ciudad de las tertulias de poetas, escritores y artistas que bajo el mecenazgo de las más notables familias (Nava y Grimón, Saviñon, Román etc. ) discuten sobre las corrientes artísticas y políticas europeas que van arribando en las islas. Es la ciudad de las brillantes fachadas, es en definitiva “la capital de todo cuanto se refiere a las formas más elevadas de la vida urbana, a la sociedad, al arte, al movimiento intelectual”.

En el siglo XIX se acelera el proceso de decadencia de La Laguna, testigo imponente de su pérdida de privilegios y poder frente a Santa Cruz, en otro tiempo pequeño puerto pesquero, que cobra auge tras la destrucción, por el volcán del puerto de Garachico en 1706, asumiendo tempranamente las labores administrativas y sirviendo de sede a las nuevas instituciones creadas por la administración Estatal. A este proceso decadente contribuye la emancipación administrativa de muchas poblaciones dependientes has ahora de La Laguna. Fruto de esta rivalidad por detentar el poder es el suceso, si se quiere anecdótico, de desobediencia de La Laguna a La Diputación Provincial creada en Santa Cruz en 1813.

Sólo algunas y esporádicas construcciones de la burguesía santacrucera en La Laguna calman el clima desolador en el que vive inmersa la ciudad, a la vez que se asiste a la ubicación de algunas instituciones culturales, como la Universidad de San Fernando, o eclesiásticas como el Obispado (1818), que tratan de inyectar savia nueva en la centenaria ciudad.

En la primera mitad del siglo actual se produce una expansión del perímetro urbanizado, incrementándose considerablemente la población lagunera, que alcanza los 50000 habitantes en los sesenta cuando el crecimiento se hace más patente, a la vez que comienza producirse un giro de la población activa. Tanto las profesiones liberales, como los sectores administrativos y servicios (transportes, bancos, comercios...) deben a gran medida su dedicación a la Universidad, al ayuntamiento o al juzgado, que atraen hacia este centro urbano un importante número de consecuencias nefastas para algunos edificios históricos, sustituidos por nuevos inmuebles que no guardan relación alguna con el conjunto Histórico de la Ciudad. El mayor impacto destructivo se produce en las calles Herradores y Carrera.

La Laguna con 127.743 habitantes actualmente, es la segunda ciudad en importancia de Tenerife y de la provincia. Capital, igualmente, cultural y religiosa, porque aquí se encuentran la Universidad de San Fernando y el obispado de Tenerife. Su trazado urbanístico sorprende por su exactitud y precisión. Toda la ciudad está salpicada de notables construcciones, palacios y mansiones señoriales de los siglos XVII y XVIII.

Entre sus edificios religiosos destacan la Santa Iglesia Catedral, Santo Domingo y la Iglesia de la Concepción monumento histórico artístico, la Iglesia del Santísimo Cristo de La Laguna y la ermita de San Miguel.

La historia y el arte de La Laguna se recogen en los museos de la Casa Ossuna, de la Sociedad Económica de Amigos del País, de la Iglesia de la Concepción y de la Catedral.

El término municipal de La Laguna es muy amplio y, en él, se hallan enclavados Tejina y Valle de Guerra, ricos en agricultura, así como Bajamar y Punta del Hidalgo, zonas turísticas, con hoteles, piscinas, playas, y magníficos paisajes. También pertenecen a La Laguna zonas como La Cuesta y Taco, donde se ha concentrado, en los últimos años, parte del desarrollo industrial de la isla.

  • Plaza del Adelantado.

La plaza del Adelantado toma su nombre del primer conquistador de La Palma y Tenerife, Alonso Fernández de Lugo, quien puso su residencia en un extremo de esta plaza, en una parte del solar que ocupa el convento de Santa Catalina, pero además también se le conoce como “Plaza Real”, “Plaza de la Constitución”, “Plaza de la Villa” y “Plaza de Abajo”. Se creó para cumplir las funciones de Plaza Mayor de la Villa, tanto por sus dimensiones como por la importancia de la villa tanto por sus dimensiones como por la importancia de los edificios que la rodeaban. En esta hasta el siglo pasado se celebraban los actos públicos más relevantes como; las fiestas, los mercadillos, corridas de Toros, ejecución de penas etc...

La plaza originariamente era de tierra pero más tarde fue enlozada por primera vez en 1798 y urbanizada en 181.En 1843 fue redistribuida colocándose árboles y bancos. La fuente central de mármol es de Carrara de estilo Romántico y procedente de Marsella, datan de 1807, y los jardines de 1912.

Casa del Corregidor

Ubicada en el núcleo de las antiguas casas del Cabildo, orienta su fachada hacia la calle la carrera, albergando parte de las dependencias del ayuntamiento. De la primitiva construcción sólo se conserva la portada de cantería roja, con el alfiz de estilo plateresco, que es el más antiguo de Canarias. A pesar de los efectos devastadores del tiempo se ha conservado la fecha de 1545, labrada en el lado superior derecho. Las reformas de este edificio fueron bastante frecuentes, de ahí que sólo haya llegado a nuestros días la puerta únicamente.

Plaza de la Catedral

Llamada antiguamente Plaza de Santa María o Plaza de los Remedios. En ella hubieron plantaciones de plátanos procedentes del Líbano hasta el año 1888 que fue pavimentada. En 1908 fue construido el estanque de los patos y los jardines que decoran la plaza.

Ayuntamiento de La Laguna

(Obispo Rey Redondo, 1 Carrera)

La fachada principal del Ayuntamiento de la Laguna esta formada por un frontis con un peristilo de cinco arcos, desde donde se hacían las proclamas y pregones, sin embargo, este frontis desapareció en 1822 debido a algunas modificaciones de la ciudad. Posteriormente, esta parte del salón fue reedificada en el periodo 1860-1866, sobre unos planos de D. Manuel Oraá. Ya en el siglo XX esta fachada sufre dos nuevas reformas, una en 1934 y la última en 1963.

Por esta fachada principal se accede a la escalera principal del Ayuntamiento que conduce hasta el piso alto. En este recorrido podemos observar los frescos realizados en 1764 por Carlos Acosta, y que dispuesto en tres tramos de la escalera representan “La aparición de Nuestra Señora de Candelaria a los Guanches” coronada por los patronos de la ciudad “San Miguel y San Cristóbal”; “ La Rendición de los Menceyes Guanches a Alonso Fernández de Lugo”, “La Presentación de los Menceyes ante los Reyes Católicos”. Estas pinturas han sido recientemente restauradas.

Antiguamente fue el Cabildo de la isla hasta el siglo XIX, y actualmente está formado por varias casas:

“Antiguo Colegio de las Dominicas”; en el que se encuentran actualmente ubicado uno de los archivos más importantes y completos del archipiélago, en este se guardan documentos, escritos, y acuerdos que datan desde el siglo XV. Este edificio fue construido entre los siglos XIX-XX, por los arquitecto Mariano Estanga con estilos góticos y renacentistas.

“Antiguo Cabildo”; es del siglo XIX ya que fue reformado en 1822 por Juan Neporruceno y de estilo Neoclásico-Civil. Su fachada es de cantería azul procedente de Tegueste y formando un pórtico de cinco aros, encima del cual campea el escudo de la ciudad.

“Casa Corregidor”; es del siglo XVI, con fachada de estilo Plateresco en cantería roja, en el frontispicio se encuentran los escudos de Carlos V en el centro y el de Gobernador Jerónimo de Sotomayor y el de La Laguna a ambos lados. Conserva en su interior el habitáculo que fue la cárcel de en el siglo XVIII (dependencia rectangular con techo en bóveda de cañón).

Casa Alhóndiga”; es del siglo XVIII y antiguamente fue utilizado como almacén y como cárcel de los 200 prisioneros franceses que llegaron a la isla el 7 de junio de 1809.

Teatro Leal

Fue construido por orden de D. Antonio Leal en 1915, con planos del arquitecto Antonio Pintor. Era el centro de todas las actividades culturales, representativas, cinematográficas y recreativas de la ciudad, incluso funcionó como cine hasta los años sesenta. Se construyó con un estilo Ecléctico y Modernista, destacando una determinada libertad interpretativa una moderada decoración.

Su fachada es de dos plantas simétricas, con un balcón central de balaustrada de cemento dos laterales de hierro, rematados con una barandilla de madera. El edificio posee una base sólida, pero una gran pobreza en los materiales de acabado, destacando una ausencia de materiales nobles(maderas, mármoles etc.). La decoración de la fachada fue obra de López Ruiz, utilizando para ello motivos florales, animales y personajes que se sitúan a ambos lados del cuerpo principal de la segunda parte. En 1974, corrió el rumor de que iba a ser derribado, lo que originó un importante movimiento ciudadano que consiguió evitar la desaparición del Teatro.

Actualmente está en un proceso de rehabilitación y restauración a través de un proyecto del Ayuntamiento encaminado a su original función como punto de encuentro cultural y artístico de esta ciudad.

Casa Salazar

Localizada en la calle San Agustín, 28, antigua calle real, junto con la casa de Nava una de la más bella manifestaciones de casas particulares del archipiélago, conservándose en perfecto estado a pesar de su antigüedad, ya que se comenzó a construir en 1664 y se concluyó en 1682, salvo el remate de la puerta principal que es posterior. Fue mandada a construir por D. Salazar de Frías, realizada por maestros canteros en el siglo XVII y está considerada una de las mejores fachadas de estilo Manterista y Barroco que se conservan en Canarias. Inspirada en la casa de Nava con balcones de rejería, columnas de mármol con las 13 estrellas de los Salazar.

La portada de esta casa es una copia clara de la desarrollada por Benítez para la casa de Nava, pues aparecen las mismas columnas apareadas, a ambos lados de la puerta, de estilo corintio y fuste estriado que se ubican sobre un plinto común, decorado con rombos y delante de las pilastras cajeadas.

En el segundo piso se repite la misma distribución que en la casa de Nava: las columnas, el frontón curvo, el balcón con rejería, y la quebrada del frontón en su parte central, por último y como elemento más destacable tiene el remate central, realizado por el mismo alarife. No cabe duda que esta fachada es uno de los más claros elementos Manieristas y Neoclásicos, que desembocan en el Eclecticismo.

En su interior hay un hermoso claustro con columnas de piedra y frente a la entrada un arco carpanel de piedra, con una escalera de tres cuerpos que conduce a las habitaciones del obispo. En el siglo XIX fue ocupado por el casino “El Porvenir” y actualmente es la sede del Obispado desde finales del siglo pasado (por bula del Papa frita de Pío VII en 1918), de la que aparece en la puerta de hierro que da acceso al patio y donde se refleja el escudo del Obispo Ramón Torrijos, quien adquirió la casa para residencia obispal.

Casa de los Jesuitas - Real Sociedad Económica del País Antigua Universidad de San Fernando

Ubicada en la calle San Agustín, 23 esquina Tabares de Cala se empezó a construir en 1733 en los solares cedidos por Juan Botino a los Jesuitas. Las obras se interrumpieron en1734 y se reanudaron el 4 de Abril de 1735; en 1737 los Jesuitas se mudan, ya que se habían concluido las obras de los aposentos y el oratorio, desde esta fecha lo habitan hasta 1767, fecha en que son expulsados de las Islas por Carlos III. Posteriormente se establece en el edificio Real Sociedad Económica Amigos del País (1778) y en 1792 pasó a convertirse en el embrión de lo que sería la actual universidad, con aulas de Química y Derecho, surgiendo así, la Universidad de San Fernando la cual empezó a funcionar en 1817.

Este edificio tiene planta en L, con una portada que presenta un escudo central y remates en bola, muy parecida a la casa de los Jesuitas de las Palmas. En la parte baja del edificio, hay una importante biblioteca formada por una colección muy importante de los archivos del Marqués Alonso Nava y Grimón del siglo XVII y una colección de manuscritos y documentos canarios del historiador José Rodríguez Moure así como en sus paredes hay algunas colecciones de monedas antiguas y restos guanches.

La puerta es de dos grandes hojas que enmarcan otras dos más pequeñas. El patio interior ha sido modificado totalmente, aunque en la parte baja se conserva un arco de cantería que daba entrada al antiguo oratorio. En las ventanas bajas podemos encontrar asientos curvos al nivel del suelo, a las que se accedía mediante escaleras móviles.

De todo el edificio destaca su portada de cantería, rematada en el dintel con una inscripción donde versa “Reinado Felipe V, siendo corregidor y capitán general de esta isla don José Antonio de Ayala y Roxas, comisarios de la obra de Gonzalo de Ocampo y Pedro Colón”. En la misma fachada y como remate encontramos un gran frontón que oculta las cubiertas.

Casa Nava

También conocida como palacio de Nava, se encuentra situado en la calle Nava y Grimón, más conocida como la calle del agua, y frente a la Plaza del adelantado. Se comenzó a construir en 1585, por orden de Tomás Grimón, regidor de Tenerife.

Por su marcado carácter culto es uno de los ejemplos más insólitos de la arquitectura doméstica canaria, donde se combinan elementos Manieristas, barroco y Neoclásicos, esta riqueza omamental es reflejo de los distintos momentos constructivos del edificio, ya que en 1617 Claudio Grimón reforma enteramente la casa, cuando habían transcurrido tan sólo 20 años desde su construcción. En 1776 se vuelve a reformar por completo, añadiendo elementos neoclásicos a los ya existentes. Así, con Tomás Nava Grimón y Porlier (1734-1779), quinto Marqués de Villanueva del Prado se impulsan las famosas tertulias que tanto aportaron a la cultura y en la que participaron los más celebres personajes de la época.

Casa del Adelantado

Es la casa terrera situada en la esquina de las calles Los Bolos y Adelantado figura una placa conmemorativa indicando que en dicha casa vivió el Adelantado Alonso Fernández de Lugo; nada más lejos de la realidad, ya que las primeras casas que se fabricaron eran de madera y paja, y además se ubicaban al lado de la primigenia iglesia de la Concepción, más arriba de su actual solar al que fue trasladada en 1511. Sabemos que el Adelantado se traslada a la Villa de Abajo hacia 1500, construyendo sus casas en un solar frente a la plaza del Adelantado, quedando incorporadas al convento de las catalinas tras su ampliación. Los únicos datos de que disponemos se refieren al año 1506, citando a los alarifes Juan Yanes y Diego Rodríguez y al arquitecto Pedro de Llerena, que había trabajado en las obras de la catedral de Las Palmas y en la ermita de San Miguel, fundada precisamente frente a las casas del Adelantado. Estas casas posteriormente abandonadas, ya a finales del siglo XVI volvemos a tener noticias “todo despojo de cantería blanca que al presente ay en la plasa e casas del Adelantado” es reutilizado en la casa de Nava en 1590.

En 1605 se donan las casas a las monjas dominicas, quienes fundían al convento de Santa Catalina y la iglesia anexa a dicho solar. Se ha sugerido que determinadas partes del convento aprovechan la fábrica de dichas ruinas, así como las columnas toscanas del claustro principal que tal vez pertenecieran a las citadas casas, tal y como ocurre en las existentes en el patio del antiguo convento de San Agustín, construido en 1530-1560.

Convento de Santa Catalina de Siena

Desde 1524 los dominicos se manifiestan a favor de la construcción de un convento para las monjas de la orden de La Laguna. Sin embargo, hasta principios del siglo XVII no se logra tal objetivo.

En 1600 Juan Cabrejas compra la casa de los adelantados, desocupada y en ruinas para cederla a los dominicos, tras una vertiginosas obras el convento se inaugura el veintitrés de Abril de 1611.

El crecimiento paulatino del número de monjas conllevó el incremento de las rentas, el edificio fue adaptándose al incremento de su congregación, y la ampliación de sus muros se realiza a costa de las casas contiguas, hasta ocupar la manzana entera, tal y como podemos verlo hoy.

En el interior destacan el claustro principal con columnas de piedra en su planta baja y soportes de madera en la superior, aparte de un rico ajuar artístico, descrito exhaustivamente por A. Cioranescu en su “Guía Histórica y Monumental de La Laguna”.

Desde el exterior se pueden observar los altos muros y dos ajimeces (miradores de madera con celosías que permiten ver sin ser visto), elementos muy característicos de las construcciones conventuales femeninas canarias.

Adosada al convento esta la iglesia, de una sola nave, donde destaca el retablo principal que data de la segunda mitad del siglo XVIII y altar de plata con su sagrario. En el exterior sobresale a la frialdad de los muros las portadas de cantería roja y los escudos realizados en la misma piedra.

Casa Lercaro (Palacio Lercaro) Museo de Historia de Tenerife.

Esta casa en ubicada en la calle San Agustín, antigua calle real, nº 22 fue construida en 1593por D. Francisco de Lercaro de León, comerciante italiano casado con Dña Catalina Justiniani, hija de Gaspar Justiniani, escribano que había edificado una casa en dicho solar.

Destaca la portada de cantería de estilo manierista, donde podemos apreciar la cornisa sobresaliente sostenida por pequeñas ménsulas con decoración de aros y el escudo de la familia Lercaro en el centro. El patio central con una profusa decoración sobre todo en las pilastras y la escalera principal realizada en la misma piedra que la portada son otros elementos dignos de resaltar.

El edificio fue restaurado y rehabilitado por le cabildo Insular como Museo de Historia de Tenerife, albergando en varias salas temáticas de nuestro devenir histórico desde la Conquista hasta la actualidad.

Iglesia - Convento Santo Domingo

(C/ Sto. Domingo 7 y 9 respectivamente)

Del siglo XVI, pero la iglesia ha sufrido muchas transformaciones: las nuevas baldosas han hecho desaparecer algunas de las lápidas sepulcrales, espadaña con campanas del siglo XVIII que descansa sobre la pared del antiguo convento. En el interior de la sacristía existen cinco lienzos importantes de Quintana “La Sagrada Familia”, “San Miguel”, “San Pío V”, “San Jerónimo” y “San Juan Bautista”, todos del siglo XVII-XVIII.

En la capilla de la Dolores se encuentra la imagen de San Miguel, talla de madera adobada y policromada en 1577 que procede de la antigua ermita San Miguel y que ha sido recientemente restaurada.

Destaca su artesano mudéjar y el mural de Pedro de Guazala (representa la predicación Dominica la cual quedó sin terminar, debido a su muerte en 1960) y dentro la imagen del Señor del siglo XVII, la cual es sacada en procesión los Viernes Santos.

En el retablo de la Inmaculada se encuentra la talla original se San Cristóbal del siglo XVI, perteneciente a la Ermita del mismo nombre.

Los frescos de Cosslo, de 1948, representan diferentes temas: Milagros de la virgen de Candelaria, triunfo de la Batalla de Lepanto, Virgen del Rosario...

La casa contigua a la iglesia fue el convento Dominico hasta 1832 pasó a ser Seminario Diocesano y actualmente es un centro de educación para adultos, conservando únicamente su planta conventual.

En el interior hay una huerta con un drago de considerable edad, que se dice, las monjitas utilizaban su sabia para curar las encías.

Ermita y plaza de San Cristóbal

Antiguamente la plaza estaba ocupada por un barranco por donde corrían las aguas de la ciudad y atravesado por un puente de hierro. Hoy se llama plaza de los Milagros, en honor a la Virgen de mármol que hay en ella la cual fue traída de la península en 1929.

Sin embargo la ermita fue fundad en el siglo XVI en honor al Santo Patrono de la Ciudad de La Laguna. Fue levantada aquí por ser el lugar donde más cruenta fue la batalla y por suceder ésta en el día de San Cristóbal. Su fábrica actual es del siglo XVII conservándose únicamente en su interior, un arco de cantería roja del siglo XVI posteriormente ha sufrido varias reformas durante los siglos XIX-XX.

Según la tradición, en su interior se encuentran los restos mortales de D. Fernando Guanarteme “el converso”, último rey aborigen de Gáldar, quien ayudó a Fernández de Lugo en la conquista de Tenerife. En la fachada hay una lápida que lo refleja.

La imagen de San Cristóbal se encuentra actualmente en la Iglesia de Sto. Domingo.

En mi opinión, este trabajo me ha parecido un tanto interesante, pues es de vital importancia conocer la historia de nuestras ciudades. Pero igualmente he de resaltar mi desagrado con las calificaciones de los trabajos pues no tienen importancia en las notas finales, por lo que no nos incentiva a mejorar los trabajo tanto en contenido como en presentación. Sólo la tenéis en cuenta si los trabajos no son entregados, por lo que la nota de este trabajo solo serviría en tal caso para bajar la nota. Por lo que sería de mi agrado que en futuras ocasiones se tuviera en cuenta auque posiblemente no realicemos más trabajos.

Este trabajo ha sido trabajo ha sido realizado a partir de información obtenida en:

  • San Cristóbal de La Laguna, 5 siglos de historia

  • Ermitas de San Cristóbal de La Laguna

  • Lugares de interés en el Casco de La Laguna

  • Direcciones de Internet; (varias)

  • Guía Turística de La Laguna

  • Enciclopedias de Arte Sacro de La Laguna.