Rousseau

Racionalismo Ilustrado. Ideas sobre el habla. Crítica de De Ridá

  • Enviado por: Gabriela Fábrega
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Crítica que realiza De Ridá a Rousseau

 

El lenguaje y la escritura

De De Ridá critica la idea que tiene Rousseau sobre el habla, ya que dice que Rousseau tiene una desconfianza en ella; dice a demás que el habla, como la plantea Rousseau se encuentra elevada por sobre la escritura, sin embargo ese habla es como debería ser o como debería haber llegado a ser, y no es el habla presente, el que se encuentra en la actualidad. Por lo tanto De Ridá nos dice que el habla a la cual postula Rousseau es algo que se aleja de la realidad y algo que no tiene nada que ver con la actualidad; siendo esta una de las principales críticas que le realiza este autor a J.J.Rousseau.

El Habla disloca al sujeto que construye, impidiéndole de un modo u otro estar presente en los signos, por ello tiende a la reconstitución del habla, valorizándola y descalificándola a la vez. Es a sí como lo podemos ver en la siguiente cita : "...Rousseau condena a la escritura : como destrucción de la presencia y como enfermedad del habla. La rehabilita en la medida en que ella promete la reapropiación de lo que el habla había dejado desposeer...·"

Como podemos ver en la anterior cita textual Rousseau piensa que la escritura destruirá el habla, como si fuera una enfermedad mortal; sine embargo plantea también que sin la escritura habríamos perdido muchas cosas que por el habla no podemos obtener, pero que por medio de la escritura sí. La escritura es la única manera de poder retomar el habla, ya que el habla se organiza en una serie de signos. Entonces, Rousseau se mantiene en un movimiento dividido, pero coherente.

Se puede hacer la siguiente analogía con respecto al habla y a la escritura "...la operación que sustituye al habla por la escritura reemplaza también a la presencia por el valor..." El acto de la escritura es el mayor sacrificio que apunta a una reapropiación de manera simbólica a la presencia. Se dice que es simbólica porque la escritura utiliza signo, los que son fundamentales para concretar el acto de la escritura. Para Rousseau la muerte no significa la simple vida fuera de la vida, sino que la muerte por la escritura inaugura la vida. Para De Ridá la muerte es el movimiento de la diferencia en cuanto necesariamente finito. Es decir que la diferencia posibilita la oposición entre la presencia y la ausencia. (la presencia se encuentra sin la posibilidad de la posibilidad; esto indicaría que el deseo lleva intrínsecamente unido la insatisfacción). La diferencia produce lo que prohibe, pero a la vez hace posible lo que mismo hace imposible.

Rousseau propone a la literatura, entonces como, la reapropiación de la presencia, es decir de la naturaleza. Se ve a la escritura como algo peligroso, un auxiliador amenazador. "Cuando al habla fracasa en la protección de la presencia, la escritura se torna necesaria" .Y del lado de la teoría, se cree en la negatividad de la letra.

Cuando a la forma más natural del habla se le suma la escritura, obtendremos la institución más natural para significar al pensamiento. Se le adjunta como una representación, lo que provoca que la representación y la imaginación tienen una presencia inmediata del pensamiento en el habla. Esto es algo artificial, lo que se utiliza para hacer presente el habla, cuando está ausente. Esto es peligroso y es "...una violencia cometida contra el destino natural de la lengua..."

Con la siguiente frase se puede entender un poco más el recorrido, algo confuso, por el cual el texto se guía. "Las lenguas están hechas para ser habladas, la escritura no sirve más que de suplemento al habla...El habla representa al pensamiento por signos convencionales, y la escritura representa del mismo modo al habla. Así, el arte de escribir no es sino una representación mediata del pensamiento" . Para de De Ridá la escritura es peligrosa desde el momento en que la representación quiere poder hacerse pasar por la presencia y el signo hacerse pasar por la cosa misma. El suplemento se añade una plenitud que enriquece otra plenitud, el colmo de la presencia. Colma y acumula la presencia. Todo se produce como una manera de un suplemento ce la naturaleza. (Naturaleza y Cultura). Pero el suplemento suple y no ase añade más que para reemplazar. Aquí podemos agregar "que el signo es siempre el suplemento de la cosa misma", el signo la mejor forma de expresión; los gestos sólo explican nuestra inquietud natural.

Para Rousseau la negatividad del mal siempre se encontrará de la forma de suplementaridad, ya que el mal es exterior a una naturaleza, ya que todo por naturaleza es bueno e inocente. "El Hombre nace bueno, es la sociedad la que lo corrompe", esta es una frase muy típica del planteamiento de Rousseau.

De Ridá plantea que lo único que no se suple es la solicitud materna, eso se puede entender observando desde la siguiente percepción, la solicitud materna se suple a sí misma y no tiene para que ser suplida por algo más, es decir basta y se basta. Pero se puede mirar desde la siguiente manera también, la solicitud materna es irremplazable, si algo quisiera reemplazarla, esto no sería suficiente, jamás la igualaría. Con esto De Ridá quiere decir que la Naturaleza no se suple, y su suplemento no procede desde ella misma.

El pensamiento de Rousseau difiere absolutamente del pensamiento de De Ridá, ya que para Rousseau toda educación, por ejemplo, es descrita y prescripta como un sistema de suplencias, el que tiene como fin la reconstitución, lo que más se pueda, de la Naturaleza. Y aquí sería bueno agregar, que esto lo haría la Cultura, quién debe suplir a una Naturaleza deficiente, deficiencia que por naturaleza no puede ser más que un accidente. Es entonces, la naturaleza una necesidad, insuficiente. (La naturaleza se vuelve el suplemento del arte y de la sociedad. La botánica se vuelve el suplemento de la sociedad, esto último sería una verdadera catástrofe, porque la planta es lo más natural.).

Para Rousseau, el origen de la sociedad es la metalurgia. Entonces, según él, el enceguecimiento produce lo que nace al mismo tiempo que la sociedad, como las lenguas. El enceguecimiento para el suplemento es la ley.

El suplemento es la imagen y la representación de la naturaleza. Pero su imagen no se encuentra ni fuera ni dentro de la naturaleza; esto se convierte en un peligro para la razón. Es así como Rousseau le dice Peligroso Suplemento a un "estado casi inconcebible para la razón"

De Ridá plantea en este texto que, le palabra suplemento unida a su concepto, no es una producción realizada por Rousseau y la originalidad de su funcionamiento no es definida por él, ni por la historia, ni por la lengua. Según De Ridá, querer hablar de la escritura de Rousseau supone intentar escapar a esas categorías de pasividad y de actividad, de enceguecimiento y de responsabilidad. Para De Ridá lo que Rousseau llama suplemento, es lo mismo que llamarlo la diferencia. Él plantea (De Ridá) que el suplemento engaña a la naturaleza maternal y esto se produce porque opera de la misma manera que lo hace la escritura, y como ella es peligrosa para la vida. Ese peligro se debe a la imagen y representación de la naturaleza.

El peligroso suplemento destruye las fuerzas que la naturaleza ha constituido y acumulado. Quema las etapas y consume la energía irrecuperable. "El peligroso suplemento rompe con la naturaleza"

Para Rousseau existe una restitución de la presencia por medio del lenguaje, restitución que es, a la vez, simbólica e inmediata; esto sería una contradicción em los postulados de Rousseau según De Ridá. Existe la experiencia de restitución inmediata porque se abstiene, en tanto que es experiencia y conciencia, de pasar por el Mundo.

La aute-afección (que es insuficiente) se presenta como pura especulación. "El signo, la imagen, la representación, que vienen a suplir la presencia ausente son ilusiones que hacen pasar una cosa por otra" Este haber pasar una cosa por otra, describe el recurso del suplemento.

De Ridá nos dice que lo simbólico es lo inmediato, la presencia es la ausencia, lo no diferido está diferido, el goce es la amenaza de muerte. Todo esto se logra por medio del suplemento, ya que es el suplemento el que tiene el poder de procurar una presencia ausente por medio de su imagen, y esto se logra por medio de la procuración de signo.

Lo que Rousseau a intentado decir y manifestar es que la escritura nos sobre pasa; y que dentro de este mundo de vivos no hay otra cosa que escritura, suplementos, significaciones. Todo se ha sustraído desde el principio y lo que abre el sentido y el lenguaje, es la escritura como desaparición de la presencia natural.

No podemos dejar de decir que la obra de J.J.Rousseau, tiene un sin fin de nuevas concepciones e ideas; propone una serie de ideas innovadoras, que van a ser importantes aportes para el entendimiento de la sociedad y del funcionamiento de esta. Sin embargo, existen ciertas ideas con las que De Ridá no se encuentra de acuerdo, ya que Rousseau puede llegar a ser demasiado radical, y a veces, deja poco claros los límites de sus ideas, provocando choques con las ideas de De Ridá.