Romanticismo: origen y autores

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Novela y lírica romántica

  • Enviado por: Angel Fernandez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

El romanticismo

Marco histórico del romanticismo:

El siglo XIX empieza con la invasión las tropas de Napoleón, en 1808; el levantamiento del pueblo contra los invasores franceses, y la guerra de la independencia (1808-1814) El rey Fernando VII, que estuvo fuera de España durante la guerra, regresa al país y restaura la monarquía absoluta. Las disputas entre los absolutistas (partidarios del rey con plenitud de poderes) y los liberales (defendían la soberanía nacional y las libertades ciudadanas) eran constantes. Muchos intelectuales tuvieron que exiliarse a Europa, principalmente en Francia e Inglaterra. Cuando murió el rey, los emigrados volvieron a España y contribuyeron decisivamente al éxito del romanticismo en España. Más tarde, durante el reinado de Isabel II, triunfa el pensamiento liberal, que a su vez se divide en dos tendencias, los liberales moderados y los liberales progresistas. Sus enfrentamientos dieron lugar a multitud de conflictos como guerras, pronunciamientos militares...

El origen del sentir romántico y su actitud ante la vida

El origen del pensamiento y del sentir románticos está en el descontento con el presente, y en la convicción de que en el pasado se encuentran los auténticos valores de los pueblos. Así, se vuelve la mirada a épocas que habían sido rechazadas en la ilustración; la Edad Media y el Barroco. Este pasado histórico es visto de forma distinta por los autores; los conservadores, exaltaron las tradiciones nacionales y religiosas, en cambio, a los progresistas, la rebeldía contra la realidad del presente en el que vivían, les condujo a plantearse críticamente el pasado para favorecer el progreso. Se denominan estas posturas como Romanticismo tradicional y Romanticismo liberal. El romanticismo, supone también una determinada actitud ante la vida. El ser humano, en descontento con todo lo que le rodea, se refugia en su propio yo, indaga en su intimidad y en sus sentimientos, en sus emociones y sueños. No acepta ningunas normas que coarten su libertad, y se resiste a poner límites a su curiosidad y a su imaginación, que cree, que junto a lo corriente y lo habitual, existen lo excepcional y lo extraordinario, por lo que no les basta la sola razón para explicar la complejidad de la vida.

El resultado de esta filosofía de vida es una lucha interna constante, debido a que el romántico no encuentra su lugar en el mundo, ya que la realidad que vive no se corresponde en nada con sus deseos e ilusiones. El profundo desengaño y pesimismo, le causan un estado de gran confusión que en muchas ocasiones conduce al suicidio, que será denominado como "el mal del siglo" o "enfermedad romántica del alma", ya que no son pocos los casos en los que se llega hasta este extremo.

Rasgos más importantes del romanticismo

  • Individualismo y subjetivismo

  • Búsqueda de la originalidad, y de los rasgos distintivos de las naciones (identidad nacional) y también de la figura del creador como genio individual

  • Defensa de la libertad desde todos los puntos de vista del arte, lo que lleva a una actitud de rebeldía ante cualquier norma o limitación

  • Se exaltan los sentimientos, la sensibilidad y la imaginación

  • Se va en contra de la razón y se tiene especial fascinación por lo misterioso, lo oculto, lo inexplicable de la naturaleza humana...

  • Necesidad de evadirse en el tiempo, con leyendas y temas históricos, y también en el espacio (exotismo)

  • Presencia de paisajes abruptos, silvestres, que en muchos casos quieren reflejar los sentimientos de los artistas.

El teatro

El teatro tiene gran importancia en España sobre todo a partir de 1830. Sus características principales son:

  • Dejan de respetarse las normas neoclásicas y la regla de las tres unidades.

  • Los temas predominantes son: los amores apasionados e imposibles, el destino adverso, los conflictos del ser humano, y el anhelo frustrado de un mundo mejor y más feliz.

  • En los escenarios y localizaciones, hay una tendencia a la noche oscura, cuevas, cementerios, ruinas, lugares misteriosos, tempestades, ambientes terroríficos a la luz de los relámpagos, el reino de los muertos...

  • En cuanto a su forma, se mezclan la prosa y el verso, y prácticamente todas las combinaciones están permitidas.

Todos estos rasgos son el reflejo de la estética del romanticismo en el teatro; la imaginación, el individualismo... Pero el gusto por provocar en el espectador emociones intensas a través de cualquier medio, dio lugar a fuertes críticas tanto entre sus contemporáneos como en la actualidad.

Autores y las obras que escribieron

  • Alejandro Dumas: Los tres Mosqueteros y El conde de Montecristo (novela histórica) (Francés)

  • Duque de Rivas: Don Álvaro o la fuerza del Sino

  • Estébanez Calderón: Escenas andaluzas

  • García Gutiérrez: El trovador (teatro)

  • Gustavo Adolfo Bécquer: Cartas desde mi celda (prosa) leyendas(prosa) Rimas(verso)

  • José de Espronceda: Canción del pirata, El verdugo, El mendigo... (verso, poesías cortas) El estudiante de Salamanca (Poema narrativo) El diablo mundo (verso)

  • José Zorrilla: Don Juan Tenorio (teatro)

  • Juan E. Hartzenbusch: Los amantes de Teruel (teatro)

  • Mariano José Larra: Macías (teatro)

  • Martínez de la Rosa: La conjuración de Venecia (teatro)

  • Mesonero Romanos: Escenas matritenses (prosa: cuadro de costumbres)

  • Rosalía de Castro: Cantares Gallegos y Hojas nuevas (libros de poesía en gallego) En las orillas del Sar (libro de poesía en castellano) El caballero de las botas azules (relato en prosa, en castellano)

  • Víctor Hugo: Nuestra señora de París (prosa: novela histórica)

  • Walter Scott: Ivanhoe (prosa: novela histórica)