Romanticismo y Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Siglo XIX. Vida y obras. Lírica y prosa becqueriana romántica. Temas románticos

  • Enviado por: José Peña
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Gustavo Adolfo Bécquer

romanticismo por excelencia

Trabajo de Investigación

Introducción

La obra de Gustavo Adolfo Bécquer ocupa un lugar muy singular en

la literatura española. Todas sus obras fueron publicadas después de su muerte,

y a pesar de los más de 100 años transcurridos desde su aparición,

aún produce admiración como, por ejemplo en Rimas y Leyendas, composiciones tan sencillas, están llenas de sentimientos. Para un lector imaginativo y sensible, es fácil entender el mensaje lírico expuesto en cada verso.

En este trabajo pretendo hablar de este escritor,

conocer su obra, encontrar rasgos románticos en ella,

y dar mi humilde opinión.

Índice

Página Contenido

Uno Introducción

Dos Índice

Tres Biografía

Cuatro Rima 7

Cinco Rasgos Románticos. Opinión personal

Seis Conclusión

Siete Bibliografía

Biografía

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida nación en Sevilla (Andalucía), el año 1836, en el seno de una familia honorable, pero de modesta situación económica. Su padre fue don José Domínguez Isausti Bécquer, un pintor de cierto prestigio, y su madre, doña Joaquina Bastida y Vargas. El matrimonio ya tenía un hijo, Valeriano. Ambos hermanos fueron conocidos más tarde por el apellido Bécquer.

Su padre falleció cuando solo tenía 5 años, y apenas 4 años más tarde murió su madre. Luego de un paso por la escuela Náutica de San Telmo, se fue a vivir con su madrina, doña Manuela Monahay, una dama culta y de gran fortuna. En esa época se pensaba que los dos hermanos heredarían los dotes artísticos de su padre. En 1854 ambos hermanos desean fama y fortuna, y para eso deciden conquistar Madrid.

Al principio colabora con varias publicaciones periódicas, hasta fundó la revista España Artística, de corta vida. En 1857 se le declara la hemeoptisis, mal que lo acompañara hasta el fin de sus días. Desde un monasterio donde está para recuperarse, envía a algunas periódicos sus célebres Cartas desde mi celda”.

De regreso en Madrid, conoce una muchacha, Julia Espín, hija del profesor del Conservatorio y organista del palacio real. Sintió un amor arrebatador por ella, pero duró poco, en desmedro de su enfermedad. Por eso recurre a los servicios del doctor Francisco Esteban. Luego se casa con la hija del facultativo, Casta, con quién tiene un hijo. Debido a su salud deciden trasladarse a Cádiz, pero se llevan al hermano de Gustavo. Esto produce que luego de un tiempo, Casta y Gustavo se separen.

Luego de fallecer su hermano, en 1870, la pareja vuelve a juntarse, pero por poco tiempo. Gustavo muere en Madrid el 22 de diciembre de 1870.

Poema

Rima VII

No digáis que agotado su tesoro,

de asuntos falta, enmudeció la lira.

Podrá no haber poetas; pero siempre

habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso

palpiten encendidas,

mientras el sol las desgarradas nubes

de fuego y oro vista,

mientras el aire en su regazo lleve

perfumes y armonías,

mientras haya en el mundo primavera,

¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance

las fuentes de la vida,

y en el mar o en el cielo haya un abismo

que al cálculo resista;

mientras la humanidad, siempre avanzando,

no sepa a do camina;

mientras haya un misterio para el hombre,

¡habrá poesía!

Mientras sintamos que se alegra el alma,

sin que los labios rían,

mientras se ore sin que el llanto acuda

a nublar la pupila,

mientras el corazón y la cabeza

batallando prosigan;

mientras haya esperanzas y recuerdos,

¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen

los ojos que los miran;

mientras responda el labio suspirando

al labio que suspira;

mientras sentirse puedan en un beso

dos almas confundidas;

mientras exista una mujer hermosa,

¡habrá poesía!

Rasgos románticos

El mismo nos dice donde esta la fuente de inspiración, o sea, sus temas preferidos. Hay que hacer notar que para el tiempo de Bécquer el Romanticismo se estaba agotando, y muchos pensaron que las fuentes de inspiración se habían acabado. Pero Bécquer disiente se esta postura. Al contrario, en esta rima, el escritor presenta ideas que hacen permanecer en el tiempo al estilo. Se ve claramente la presencia del idealismo. En el poema se denota sentimiento de melancolía, o sea, que Bécquer recuerda el romanticismo y se aferra a él, aunque ya haya pasado. También rebeldía por la misma sociedad. Pero predomina el hombre sensible, la intimidad del yo, donde el amor y la mujer pasa a ser actor preponderante.

Opinión personal

Para mi este poema es una luz de esperanza en cualquier parte. A veces damos por perdidas ciertas situaciones o condiciones y nos dejamos llevar por los demás. En el tiempo de Bécquer, otros intelectuales dejaron de ser románticos. Pero no indicaría de ninguna manera que todos hicieran lo mismo. Eso se refleja en la rima 7, pues Bécquer grita a todos los vientos que el romanticismo sigue intacto y con más fuerza.

Conclusión

Al concluir este breve trabajo, no puedo

Dejar de mencionar un detalle importante: Bécquer fue un post-romantico.

Eso indica la genialidad de él, pues ya casi todos los temas

Románticos estaban muy repasados.

Pero la poesía de Bécquer es diferente a todo lo visto antes, pero

Conservando esa característica del hombre romántico: el amor, el yo mismo, etc.

Al principio no tenía idea quién era Bécquer, pero ya se

Que fue uno de los grandes románticos y que como tal,

Merece nuestro respeto y admiración.

Bibliografía

  • Biblioteca de Oro del Estudiante, tomo 24

  • Diccionario Espasa-Calpe, Bécquer, G. A.