Romancero

Literatura española de la Edad Media. Lírica y poesía medieval. Romances épicos. Amor y honor

  • Enviado por: Gusoin
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


ARGUMENTO:

Esta obra contiene un conjunto de romances agrupados según su temática en cuatro capítulos distintos. Estos capítulos no ofrecen una relación argumental propia entre ellos puesto que su demarcación responde a su temática.

Su relación es fundamentalmente formal porque todos presentan la misma estructura aunque sus temas también tienen relación y según ésta aparecen en uno u otro capítulo como hemos señalado.

Los romances seleccionados forman parte de todo un grupo de temas que suponían las principales preocupaciones de la sociedad caballeresca de la edad media. Su disposición cronológica está ordenada en el tiempo pero debemos hacer constar la dificultad de datar el principio y el fin de esta colección al tratarse de una literatura de transmisión oral.

Tanto el principio como el desenlace de los romances es bastante previsible puesto que normalmente nos resulta que para los mismos problemas se ofrecen las mismas soluciones, pero aún así nos es muy difícil comprender la línea argumental al tratarse de temas que no conseguimos captar con la precisión debida.

En los romances predomina la acción, porque están dirigidos al entretenimiento del público que los oye, y en ellos suelen aparecer un cierto aire dramático sobre todo en las soluciones ofrecidas a los problemas.

PERSONAJES:

Debido a la escritura del libro que debemos de analizar no podemos realizar una valoración de los personajes que aparecen en todo el Romancero. Cada romance cuenta con uno o varios personajes principales mientras que la aparición de personajes secundarios es bastante limitada debido a su brevedad. Casi todos los romances están dedicados a uno dos personajes que serían personas consideradas como un ejemplo de la sociedad medieval. Es decir los personajes en su mayoría no responden a un nombre determinado sino que en su piel podríamos colocar varias personas que estuvieran en su misma situación.

En la primera parte (Romance novelescos y de aventura) Cada romance está dedicado a un personaje principal el cual está definido y descrito mucho más por sus sentimientos que por su aspecto físico. En esta primera parte destacan la figura del prisionero, el enamorado y la muerte y toda una serie de personajes femeninos que de una u otra forma aparecen relacionadas con el tema del amor (infidelidad, amor no correspondido, desesperación, soledad…….) También destaca en esta primera parte la existencia de personajes en su mayoría nobles (Conde Arnaldos, la infantina, la gentil dama, Don Manuel de León…) Son personajes cortados por el mismo talante y que presentan las mismas características esenciales.

En la segunda parte, que corresponde a los romances épicos y literarios. Aparecen personajes con un valor fundamentalmente histórico y de nueva mente es la figura del noble y el caballero la que cuenta toda la extensión del romancero en este episodio. Estos personajes están muy influidos por las “normas” existentes en la sociedad medieval( honor, amor, lealtad, destino….)

En esta tercera parte (Romances históricos) Destaca la figura del cristiano frente al moro en cuanto a un problema fronterizo y religioso. La figura del moro aunque negativa por pecadora también presenta en la narración destacadas virtudes que son alabadas en esta parte del Romancero. Tras los romances históricos, fronterizos llegamos a los noticieros donde parece el personaje del rey la de la reina y la persona que tenía que darle hijos al mismo. Después aparecen los romances de la antigüedad clásica que caracterizan a emperadores romanos, o figuras que para nosotros son mucho más cercanas en su conocimiento.

Por último en los romances de tradición de la tradición moderna, destacamos dos personajes fundamentales, uno que es la mujer que disfrazada de hombre aprende una actitud típica de un valiente varón y por otro lado el de una mujer de similares características en la que afloran los sentimientos cuando el marido vuelve de la guerra tras mucho tiempo sin haberse visto. Finalmente destacamos que en el último romance aparecen personajes de la naturaleza que no abundan en la totalidad de Romancero.

TEMA Y AMBIENTE:

El primer capítulo son los romances novelescos y de aventuras: cuestiones de amor y honor.

El segundo capítulo son los romances épicos y literarios: de señores feudales y caballeros que andan luchando y defendiendo las fronteras.

El tercer capítulo son los romances históricos: trasmiten noticias hechos importantes hechos en las fronteras.

El cuarto y último romances de tradición oral o moderna: tratan sobre temas más contemporáneos a su aparición y que son de un carácter menos trascendente.

El lugar y la época de los romances es de difícil datación por su manera de transmisión, pero sin duda responden a hechos reales que se convierten el leyendas para el deleite del público.

Presentan una serie de datos y costumbres que nos sirven para conocer algunos aspectos de la vida en la edad media. Están escritos en un tono optimista en su mayoría i cada uno responde a un tipo distinto dependiendo de la temática que plantea.

TÉCNICA Y LENGUAJE:

Los romances son cantados por un juglar que esta fuera de aquello que relata, pero que lo conoce todo lo que sucede en ellos. Normalmente están escritos en tercera persona, no suelen estar divididos en partes y su desarrollo suele ser bastante rápido, utilizando un tipo de relato lineal.

En los romances predomina la narración aunque también cuenta con partes descriptivas o dialogadas. El narrador seguramente manifestaría sus opiniones acerca de lo contado pero estas no aparecen reflejadas en aquello que se conserva por escrito.

Dependiendo del tema que se trate en el romance contaremos con un tipo de lenguaje distinto aunque en su mayoría el estilo es culto pero comprensible y su carácter simbólico es muy importante puesto que en ocasiones servían de ejemplo para el modo de actuar de la época.

PALABRAS:

Cuitado: apesadumbrado.

Monacillo: monaguillo.

Albor: amanecer.

Adamé: amé con pasión.

Chapirón. Capucha.

Cachas.empuñadura.

Fitas: bordes.

Hacello: hacerlo.

Ginovés: genovés.

Lejas: lejanas.

Ropón: especie de capa.

Morón: desprendimiento.

Quedo: quieto.

Do: donde.

Ides: vais.

Malato: leproso.

Malatía: lepra.

Colodrillo: nunca.

Corcovada: contrahecha.

Gatuñas: Plantas espinosas que crecen frecuentemente el los sembrados.

Sanara: terreno de cultivo.

Alcaria: al ataque.

CONCLUSIÓN Y CRÍTICA PERSONAL:

El libro está escrito en un lenguaje antiguo y difícil de entender, si a esto añadimos la escritura en verso y una temática repetitiva en torno a cuatro temas, resulta en mi opinión difícil su lectura.

Me ha supuesto una lectura de una literatura nueva diferente a la novela, que me ha dado a conocer personajes y ambientes sociales de la época en que se escribió.

El libro es bueno y puede resultar interesante por su contenido histórico, pero a mí personalmente no me ha gustado porque este tipo de lectura no está dentro de mis intereses, pues prefiero temas actuales, de intriga, aventura………

Mi puntuación del Romancero es de un 5.