Roma

Etruscos. Etruria. Organización gubernamental romana. República. Esclavismo. Instituciones políticas romanas

  • Enviado por: Hash
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

La república romana.

Los etruscos.

Roma
Civilización creada y desarrollada en la península Itálica por el pueblo etrusco durante el I milenio a.C., cuyo centro fundamental fue la antigua región de Etruria. En la época de su mayor poder, entre los siglos VII y V a.C., Etruria probablemente abarcaba toda Italia, desde los Alpes hasta el río Tíber. El carácter de su arte y muchos rasgos distintivos de su religión aclaran que los primeros etruscos eran un pueblo oriental o de Oriente Próximo. Por tanto, la conclusión de la mayoría de los arqueólogos es que los etruscos emigraron desde una región de Asia Menor, aunque no precisamente de Lidia, como supuso Heródoto, sino probablemente de algún lugar entre Siria y Helesponto (Dardanelos).

Los etruscos habitaron en la costa noroccidental de la península Itálica, antes de aparecer la civilización romana. Probablemente procedían de Asia Menor y llegaron a Italia hacia el 800 a.C. Los reyes etruscos, influidos por la cultura griega, gobernaron Roma en el siglo VI a.C., hasta que Etruria quedó eclipsada por el poder y la influencia romana hacia el año 200 a.C.

Desde tiempos remotos, la sociedad etrusca estuvo dominada por una aristocracia sólidamente aferrada que ejerció un estricto control político, militar, económico y religioso. Hacia el siglo VI a.C. varias ciudades-estado, incluidas Tarquinia y Veyes, dominaban sus regiones geográficas respectivas y enviaban sus colonos a las áreas adyacentes. Algunos de sus líderes, incluidos los semilegendarios reyes etruscos de Roma, como los Tarquinos (Lucio Tarquino Prisco y Lucio Tarquino el Soberbio), quizá alcanzaran su posición porque eran expertos guerreros. Continuamente aliaban sus ciudades independientes con cualquier otra para obtener ganancias económicas y políticas. Los reyes guerreros también fraguaban lazos económicos a través del matrimonio.

La forma característica de organización gubernamental en Etruria era la confederación de ciudades. En cierto momento, parece ser que hubo tres confederaciones etruscas distintas —la del norte, la del sur y la central—, cada una formada por doce ciudades. La única confederación de importancia histórica fue la confederación central, una organización política y religiosa que se reunía cada año en el santuario de la deidad Voltumna, dominando el lacus Volsiniensis (el actual lago Bolsena) en el Lacio. Sin embargo, su desarrollo fue mediocre, ya que probablemente les preocupaba más la religión que los asuntos políticos.

Los etruscos, en el periodo de mayor poder, poseían una fuerza militar impresionante, aunque probablemente no existía coordinación entre las ciudades-estado. La infantería parece haber sido el pilar de su Ejército. Su flota era extraordinariamente poderosa y prácticamente dominó el Mediterráneo durante casi dos siglos.

Los etruscos fueron influidos por los comerciantes del este del Mediterráneo que se dirigían hacia la península Itálica. Hay pruebas de que los fenicios fueron los primeros en llegar, posiblemente en el siglo VIII a.C. Buscaban materias primas, tales como metales no refinados y quizá madera y cuero, los cuales intercambiaban por productos elaborados de Oriente Próximo. Con el tiempo, los comerciantes griegos, establecidos en Pithekoussai, comenzaron a desafiar la supremacía mercantil fenicia. Hacia el 625 a.C. vasijas fabricadas en Corinto llenaron los mercados etruscos. A finales de los siglos VI y V a.C. las vasijas áticas eclipsaron los artículos de Corinto, lo que incluye obras maestras reconocidas de vasijas pintadas griegas, posiblemente intercambiadas por utensilios etruscos de bronce que los atenienses creían valiosos.

En el siglo VI a.C., la red mercantil etrusca incluía intercambios con la Galia, así como con la región de Tartessos y con Ampurias, en la península Ibérica. Muchas de las guerras y alianzas llevadas a cabo por las ciudades etruscas después del siglo V a.C. se realizaron por razones económicas.

El arte etrusco revela su relación con el griego (tanto en Grecia como en el sur de Italia), y con el de Egipto y Asia Menor. También muestra elementos itálicos y refleja de forma distintiva creencias religiosas etruscas. El arte etrusco tuvo gran influencia sobre posteriores estilos romanos. La mayoría de los conocimientos actuales proceden de tumbas etruscas.

La fundación de Roma.

Existen varias leyendas de la fundación de Roma, la mas conocida dice que el rey de Alba Longa fue destronado por su hermano. Este consagró a Rea Silvia hija del destronado como vestal, lo cual la obligaba a virginidad perpetua, pero Rea tuvo del dios Marte dos gemelos, entonces el rey los mando ahogar pero un esclavo los puso en una canasta en el río, ahí una loba los cuido, después un pastor se encargó de ellos y los nombró Rómulo y Remo. Cuando los gemelos crecieron se enteraron de lo que había pasado y destronaron al rey regresando el poder a su abuelo. Por su parte pidieron permiso para fundar una cuidad, pero en el momento de la fundación se enojaron y Rómulo mató a Remo, así Rómulo fue el primer rey de Roma.

Una tradición más antigua remonta la ascendencia de los romanos a los troyanos y a su líder Eneas, cuyo hijo Ascanio o Julo, fue el fundador y primer rey de Alba Longa. Los relatos sobre el reinado de Rómulo destacan el rapto de las sabinas y la guerra contra los sabinos, dirigidos por Tito Tacio, y señalan también la unión de los pueblos latino y sabino. La referencia a los tres pueblos en la leyenda de Rómulo (ramnes o ramneses; titios, equiparados a los sabinos; y lúceres, los etruscos), que formaban parte de un nuevo Estado, sugiere que Roma fue creada por una amalgama de latinos, sabinos y etruscos.

La monarquía Romana.(a.C. 753-510 a.C.)

Periodo de la historia de Roma en el que confluyen numerosas leyendas e historias simbólicas, sobre el que los historiadores de este periodo crearon relatos incompletos respecto de su origen y evolución. Con frecuencia se contrastó la decadencia del periodo monárquico con el idealismo de la República de Roma.

Aunque los nombres, fechas y sucesos del periodo real se cree que pertenecen a la ficción, existen pruebas sólidas de la existencia de una antigua monarquía, del crecimiento de Roma y sus luchas con los pueblos vecinos, de la conquista etrusca de Roma y del establecimiento de una dinastía de príncipes etruscos, simbolizada por el mandato de los Tarquinos, de su derrocamiento y de la abolición de la monarquía. También es probable la existencia de cierta organización social y política, como la división de los habitantes en dos clases: de un lado, los patricios, los cuales poseían derechos políticos y formaban el populus o pueblo, y sus subordinados, conocidos como clientes, y, de otro, la plebe, que en un principio no tenían categoría política. Al rex o rey lo elegía el Senado o Consejo de Ancianos de entre los patricios que ocupaba el cargo de por vida.

En Roma cada ciudadano tenía que obtener armas a su costa, pero solo la clase superior podía adquirir mas centurias en la milicia, de tal forma mantenían privilegios políticos ya que cada centuria poseía un voto.

Cerca del s VI a. d. C. Una revuelta política expulsó al último rey de los Tarquinos por su forma de gobierno de tiranía, estos sucesos y un triunfo contra el dominio de la dinastía etrusca propiciaron la república romana que duró muchos años.

La república romana.

Los patricios y los plebeyos.

Periodo de la historia de Roma caracterizado por el régimen republicano como forma de gobierno, que se extiende desde el 510 a.C., cuando se puso fin a la monarquía con la expulsión del último rey, Lucio Tarquino el Soberbio, hasta el 27 a.C., fecha en que tuvo su inicio el Imperio.

En sustitución del rey, el conjunto de la ciudadanía elegía anualmente a dos magistrados, conocidos como pretores (o jefes militares), que más tarde recibieron el título de cónsules. La participación dual en el ejercicio del poder supremo y la limitación a un año de permanencia en la magistratura evitaban el peligro de la autocracia. El carácter del Senado, órgano asesor ya existente durante la monarquía, fue modificado al poder ingresar en él los plebeyos, conocidos como conscripti, por lo que desde entonces la denominación oficial de los senadores fue la de patres conscripti (padres conscriptos). Inicialmente sólo los patricios podían ocupar las magistraturas, pero el descontento de la plebe originó una violenta lucha entre los dos grupos sociales y la progresiva desaparición de la discriminación social y política a la cual los plebeyos habían estado sometidos.

Patricios, miembros de las familias hacendadas de la antigua Roma que formaban un orden social propio definido por la pertenencia a una misma gens. En un principio se decía que los patricios habían sido sabinos que conquistaron un pueblo ligur ya establecido en el emplazamiento de Roma; según esta teoría la plebe o plebeyos, que componían el otro elemento del pueblo romano libre, eran los ligures conquistados cuya organización familiar estaba mucho menos desarrollada que la de los sabinos. Todos los cargos políticos y religiosos se reservaban para los patricios, y el matrimonio mixto con plebeyos estaba prohibido. Una larga lucha entre las dos clases, que comenzó en el siglo VI a.C., terminó con la obtención de igualdad política para los plebeyos y el establecimiento de una nueva aristocracia, de nobiles, formada por familias dirigentes de ambas clases. Desde el 300 a.C., las viejas distinciones políticas entre los patricios y los plebeyos ya no tuvieron significado real, excepto que los patricios no podían acceder al tribunato o al consejo de plebeyos. Desde principios del siglo IV d.C. en adelante, patricius se convirtió más bien en un título personal que en un título hereditario y era otorgado con grandes honores y privilegios.

Plebe, orden social de la antigua Roma cuyos miembros eran aquellos ciudadanos que no eran patricios, incluía a los pobres y a aquéllos que carecían de tierras. Por extensión el término ha venido usándose para referirse al pueblo. El origen de la plebe es incierto. Algunos eruditos creen que eran personas de origen inferior, que llegaron a la ciudad como empleados, ociosos o clientes de las familias patricias, y cuyo número creció constantemente debido al sometimiento de las ciudades y estados circundantes. Otros eruditos mantienen que la plebe llegó desde Liguria, y que estaban entre los colonos más antiguos de Roma, más tarde conquistados por los sabinos.

Durante la República romana (siglo VI a.C.-segunda mitad del siglo I a.C.) la plebe adquirió gradualmente distintos derechos y, después de una larga lucha con los patricios, tuvo acceso a todos los cargos civiles y religiosos. Se estableció entonces una nueva aristocracia de nobiles, basada en la riqueza y el cargo, compuesta por patricios y plebeyos. Desde entonces el termino plebe se usó de forma imprecisa para referirse a la muchedumbre, en oposición a los senadores y los caballeros.

Las guerras púnicas.

Fueron los conflictos bélicos que enfrentaron a Roma y Cartago en los siglos III y II a.C. El adjetivo púnico (del latín, punicus) se deriva de poeni, el nombre con el que los romanos conocían a los cartagineses de descendencia fenicia. La causa de las guerras fue el dominio del mar Mediterráneo y Roma fue la vencedora en las tres.

Como consecuencia para los de Cartago perdieron mucho al pagar contribuciones de guerra, así como territorios de los que se apoderó el imperio romano, además de la devastación de su ciudad.

Roma ganó mucho, ganó dinero en monedas de plata y oro, obtuvo control del mediterráneo y zonas aledañas, de donde extraía muchas riquezas, logró un gran crecimiento de su fuerza militar.

Al expandir sus dominios se incrementó de gran forma el esclavismo, lo cual dio paso a inevitables contradicciones en la sociedad romana que sostuvieron una lucha entre clases.

El esclavismo romano.

Conforme Roma obtenía nuevos dominios, la afluencia de esclavos creció rápidamente y con una gran magnitud, comenzaron a formarse mercados en donde se vendían esclavos de diferentes características, pero en su mayoría se ocupaban para la agricultura en las tierras de los ricos, de tal manera que los campesinos fueron perdiendo terreno poco a poco ya que no podían competir contra la producción de los grandes terratenientes que ocupaban una gran cantidad de esclavos. Los campesinos buscaron alternativa en las ciudades, pero la ruina de los campesinos y el hecho de que abandonaran las tierras se convirtió en uno de los hechos más graves de la historia interior del estado romano.

El movimiento de los hermanos Gracos.

Fue un vasto movimiento democrático encabezado por Tiberio y Cayo Graco.

Tiberio, elegido tribuno de la plebe presentó una ley agraria que consistía en poner limites a la propiedad, a proponer esta ley se proponía ayudar a los campesinos y mantener el poder militar romano siendo la base los campesinos, pero los senadores que eran grandes latifundistas no estuvieron de acuerdo.

La ley se aprobó con dificultades y trabajó un año haciendo crecer el odio de los senadores, y al buscar la reelección la perdió y fue asesinado junto a trescientos de sus seguidores.

Después su hermano Cayo fue electo y siguió fundando una ley frumentaria mostrándose en contra del senado.

Con esta y más leyes que permitieron una nueva distribución de tierra agrícola Cayo logró lo que su hermano no pudo, fue reelegido por la simpatía que tenia al ayudar a las clases bajas, mas tarde fue perdiendo poder por desfavorecidas leyes que planteo para los romanos.

Con esto se formaron dos grupos, a favor y en contra, los simpatizantes de Graco fueron reprimidos y Cayo murió.

El movimiento fue reprimido pero eso fue el inicio de una idea revolucionaria que se expandió entre los itálicos.

Las revueltas de los esclavos en Roma.

La lucha de clases causo el inicio de las revueltas de esclavos, fue en Sicilia una isla de grandes terratenientes y de numerosa población esclava en donde se dio un conflicto.

La sublevación comenzó en las posesiones de un terrateniente que se caracterizaba por tratar muy mal a sus esclavos, ahí incendiaron la villa y lo mataron.

Esto fue el ejemplo para los demás para comenzar un movimiento masivo que se corrió a otras ciudades ganado poder que derrotaría varias veces a las fuerzas militares romanas. Hasta que se mandaron más efectivos se logró el control, pero unos años mas tarde surgió otra rebelión que de igual manera fue muy difícil de acabar.

Las guerras de las Galias.

En Roma existía un triunvirato formado por Pompeyo, Craso y Cesar este último no tan famoso todavía, hasta que formo leyes que lo fueron subiendo de puesto, y gracias a su ambición consiguió un ejército para conquistar las Galias, y las tribus que no pertenecían al imperio todavía.

Fue avanzando derrotando a su paso a los ocupantes de la actual Suiza, los helveicos.

Cesar fue ganando terreno pero al llegar a la zona gala de Bélgica y Francia tuvo mas dificultades para lograr vencer, ya que estaban muy bien organizados y tenían un gran caudillo, después de algunos años de enfrentamiento Roma se pudo adjuntar esos territorios que les dieron muchas ganancias económicas.

Bibliografía: texto de clase

Enciclopedia Microsoft encarta 1995.