Riesgos eléctricos

Electricidad estática. Corriente eléctrica. Campo electromagnético. Tipos de accidentes. Electrocución. Efectos físicos. Primeros auxilios

  • Enviado por: Battiato
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
MBA Executive
Escuela Europea de Negocios - Sede Galicia
Avanza al siguiente nivel con este MBA Executive para profesionales con experiencia de al menos 5 años. A través de...
Solicita InformaciÓn

MBA Postgrado
Escuela Europea de Negocios - Sede Galicia
Uno de los 5 MBA más reconocidos del país. ¿Acabas de finalizar tus estudios de licenciatura y necesitas darle un...
Solicita InformaciÓn

publicidad

RIESGOS ELÉCTRICOS

ÍNDICE

El riesgo de electrocución 2

Tipos de accidentes por electrocución 2

Factores que intervienen en el riesgo por electrocución 3

Efectos físicos del choque eléctrico 4

Efectos negativos derivados de los campos electromagnéticos 6

Riesgos derivados de la electricidad estática 7

Primeros auxilios en caso de electrocución 8

Bibliografía utilizada 9

EL RIESGO DE ELECTROCUCIÓN

Definimos riesgo de electrocución como la posibilidad de que una corriente eléctrica circule a través del cuerpo humano. Partiendo de esta premisa, podemos considerar o tener en cuenta los siguientes aspectos:

Factores necesarios para la circulación de una corriente eléctrica :

    • La existencia de un circuito eléctrico compuesto por elementos conductores

    • Que el circuito esté cerrado o pueda cerrarse

    • La existencia en dicho circuito de una diferencia de potencial mayor que cero

Factores necesarios para la circulación de una corriente eléctrica a través del cuerpo humano:

    • Que el cuerpo humano sea conductor. El cuerpo humano, no aislado, es conductor debido a sus fluidos internos, es decir, a la sangre, la linfa, etc.

    • Que dicho circuito esté formado en parte por el propio cuerpo humano.

    • La existencia entre dos puntos de entrada y salida de la corriente en el cuerpo de una diferencia de potencial distinta de cero.

Si estos requisitos se cumplen, estamos en condiciones de afirmar que existe o puede existir un riesgo de electrocución.

TIPOS DE ACCIDENTES POR ELECTROCUCIÓN

Existe una clasificación según la cual podemos distinguir entre dos tipos principales de accidentes eléctricos. Así diferenciamos entre:

Accidentes directos: Son los provocados por un choque eléctrico, es decir, las consecuencias que se derivan del tránsito, a través del cuerpo humano, de una corriente eléctrica . Algunas de estas consecuencias pueden ser las siguientes:

    • Asfixia o paro respiratorio.

    • Fibrilación ventricular o paro cardíaco.

    • Tetanización muscular.

Accidentes indirectos: Son los que, aun siendo la causa primera un contacto con la corriente eléctrica, tienen distintas consecuencias derivadas de:

    • Golpes contra objetos, caídas, etc., ocasionados tras el contacto con la corriente, ya que aunque en ocasiones no pasa de crear una sensación de chispazo desagradable o un simple susto, esta puede ser la causa de una pérdida de equilibrio y una consecuente caída o un golpe contra un determinado objeto. A veces la mala suerte hace que este tipo de accidentes se cobren la vida de personas en contacto con tensiones aparentemente seguras.

    • Quemaduras debidas al arco eléctrico. Pueden darse quemaduras desde el primer al tercer grado, dependiendo de:

a) La superficie corporal afectada por el arco eléctrico.

b) La profundidad de las lesiones.

FACTORES QUE INTERVIENEN EN EL RIESGO DE ELECTROCUCIÓN

Los efectos negativos de una electrocución dependen directamente de los siguientes factores o parámetros:

  • El valor de la intensidad que pasa por el circuito. Estos valores no son constantes ya que dependen de cada persona, del tipo de corriente, etc. Por ello el riesgo que supone una determinada intensidad se evalúa a partir de datos estadísticos, para que sean válidos para un alto porcentaje de la población.

  • La resistencia eléctrica del cuerpo humano (piel y tejidos) . El valor medio se sitúa alrededor de los 1000 W aunque ésta depende en gran medida del grado de humedad de la piel.

  • La resistencia del propio circuito. Esta resistencia es nula en casos de contacto directo con el circuito.

  • La tensión o voltaje. El Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión fija unos valores de tensión de seguridad (tanto para corriente alterna como para continua) de 24 V para locales mojados y de 50 V para locales secos a la frecuencia de 50 Hz. Hay que recordar que la resistencia del cuerpo humano depende de la tensión así como de la humedad.

  • El tipo de corriente (alterna o continua). La corriente continua actúa por calentamiento, aunque puede dar lugar a un efecto electrolítico en el organismo que puede generar riesgo de embolia o muerte por electrólisis de la sangre. La corriente alterna, sin embargo, produce una alteración en la frecuencia del ritmo nervioso y cardíaco que se ocasiona espasmos y fibrilación ventricular.

  • La frecuencia. Las altas frecuencias son las menos peligrosas llegando a ser prácticamente inofensivas para valores superiores a 100000 Hz. (a esta frecuencia solo se registran leves calentamientos), mientras que para 10000 Hz. la peligrosidad es similar a la corriente continua.

  • El tiempo de contacto. Como resulta lógico pensar, los efectos se agravan conforme va aumentando el tiempo de contacto entre el individuo y la corriente eléctrica.

  • El recorrido de la corriente a través del cuerpo. Las consecuencias más graves se manifiestan cuando la corriente eléctrica pasa a través del sistema nervioso central o de otros órganos vitales como el corazón o los pulmones. En la mayoría de los accidentes eléctricos la corriente circula desde las manos a los pies. Debido a que en este camino se encuentran los pulmones y el corazón, los resultados de dichos accidentes son normalmente graves. Los dobles contactos mano derecha- pie izquierdo (o inversamente), mano- mano, mano- cabeza son particularmente peligrosos. Si el trayecto de la corriente se sitúa entre dos puntos de un mismo miembro, las consecuencias del accidente eléctrico serán menores.

EFECTOS FÍSICOS DEL CHOQUE ELÉCTRICO

Vamos a distinguir entre los efectos físicos inmediatos a raíz de un choque eléctrico y los efectos físicos no inmediatos.

Efectos físicos inmediatos

Dependen, como ya hemos señalado con anterioridad y entre otros factores, del tiempo de exposición y del recorrido de la corriente a través del cuerpo. Aquí tenemos una tabla que nos ilustra acerca de los efectos en el organismo , tanto para un hombre como para una mujer, frutos del paso de distintas intensidades por el cuerpo humano , haciendo una distinción entre corriente continua y corriente alterna:

INTENSIDAD (mA)

EFECTOS SOBRE EL ORGANISMO

c.c.

c.a. (50Hz)

HOMBRE

MUJER

HOMBRE

MUJER

1

0.6

0.4

0.3

Ninguna sensación

5.2

3.5

1.1

0.7

Umbral de percepción

76

51

16

10.5

Umbral de intensidad límite

90

60

23

15

Choque doloroso y grave (contracción muscular y dificultad respiratoria)

200

170

50

35

Principio de fibrilación ventricular

1300

1300

1000

1000

Fibrilación ventricular posible en choques cortos: Corta duración (hasta 0.03 segundos)

500

500

100

100

Fibrilación ventricular posible en choques cortos: Duración 3 segundos

  • La asfixia se produce cuando la corriente eléctrica atraviesa el tórax. La caja torácica queda contraído, por una tetanización del diafragma torácico. De este modo los pulmones son incapaces de aceptar o expulsar aire. Este efecto se produce a partir de 25-30 mA.

  • El paro cardíaco se produce cuando la corriente pasa por el corazón. Los músculos se contraen como respuesta a estímulos eléctricos del sistema nervioso. Así los músculos del corazón se contraen anormalmente al paso de una corriente eléctrica intensa, produciéndose como consecuencia una parada de este órgano y ,naturalmente, de la corriente sanguínea por el organismo.

  • Tetanización: O contracción muscular. Consiste en la anulación de la capacidad de reacción muscular que impide la separación voluntaria del punto de contacto (los músculos de las manos y los brazos se contraen sin poder relajarse). Normalmente este efecto se produce cuando se superan los 10 mA.

  • Quemaduras que pueden ser internas o externas por el paso de la intensidad de corriente a través del cuerpo por Efecto Joule o por la proximidad al arco eléctrico. Se producen zonas de tejidos muertos denominadas también de necrosis , y las quemaduras pueden llegar a alcanzar órganos vecinos profundos, músculos, nervios e inclusos a los huesos. La considerable energía disipada por efecto Joule, puede provocar la coagulación irreversible de las células de los músculos estriados e incluso la carbonización de las mismas.

  • Fibrilación ventricular. Se produce cuando la corriente pasa por el corazón y su efecto en el organismo se traduce en un paro circulatorio por rotura del ritmo cardíaco. El corazón comienza a funcionar de un modo extraño, ajeno a su coordinación normal . Ello es particularmente grave en los tejidos del cerebro donde es imprescindible una oxigenación continua de los mismos por la sangre. Si el cerebro se queda sin oxígeno es incapaz de funcionar correctamente y , por tanto, los órganos vitales cuyo funcionamiento dependen de las señales que éste envía sufren también lesiones. Algunas de estas lesiones pueden llegar a ser irreversibles. En ocasiones puede aplicarse una reanimación cardiaca y, en el mejor de los casos, pueden no sufrirse secuelas graves. Se presenta con intensidades del orden de 100 mA. y es reversible si el tiempo es contacto es inferior a 0.1 segundo.

La fibrilación se produce cuando el choque eléctrico tiene una duración superior a 0.15 segundos, el 20% de la duración total del ciclo cardíaco medio del hombre, que es de 0.75 segundos.

Pueden darse también otros efectos físicos graves producidos por la destrucción de partes del SNC (Sistema nervioso central).

Efectos físicos no inmediatos

Se manifiestan pasado un cierto tiempo después del accidente. Aquí vamos a enumerar algunos de los más habituales:

  • Trastornos nerviosos:

Es habitual que la víctima de un choque eléctrico sufra trastornos nerviosos relacionados con pequeñas hemorragias fruto de la desintegración de la sustancia nerviosa ya sea central o medular. En la mayor parte de las ocasiones el choque eléctrico simplemente pone de manifiesto un estado patológico anterior. Por otra parte, es muy frecuente también la aparición de neurosis de tipo funcional más o menos graves, pudiendo ser éstas transitorias o permanentes.

  • Trastornos cardiovasculares:

Una descarga eléctrica puede de provocar pérdida del ritmo cardíaco y de la conducción aurículo- ventricular e intraventricular, manifestaciones de insuficiencias coronarias agudas que pueden desembocar en el infarto de miocardio, además de otros trastornos únicamente subjetivos como taquicardias, vertigo, cefaleas rebeldes, etc.

  • Manifestaciones renales:

Los riñones corren el riesgo de quedar bloqueados como consecuencia de las quemaduras debido a que se ven obligados a eliminar la gran cantidad de mioglobina y hemoglobina que les invade después de abandonar los músculos afectados, así como las sustancias tóxicas que resultan de la descomposición de los tejidos destruidos por las quemaduras. Esto último puede combatirse mediante tratamientos adecuados.

  • Trastornos sensoriales, oculares y auditivos:

Los trastornos oculares observados a continuación de la descarga eléctrica son debidos a los efectos luminosos y caloríficos del arco eléctrico producido. Mayormente se traducen en manifestaciones inflamatorias del fondo y segmento anterior del ojo. Los trastornos auditivos comprobados van desde pequeñas pérdidas auditivas hasta la sordera total y se deben generalmente a un traumatismo craneal, a una quemadura grave de alguna parte del cráneo o a trastornos nerviosos.

EFECTOS NEGATIVOS DERIVADOS DE LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

Los circuitos eléctricos así como la maquinaria cuyo funcionamiento tiene su base en la utilización y aprovechamiento de la energía eléctrica, generan campos electromagnéticos. Estos campos, a diferencia del campo geomagnético natural, pueden tener consecuencias dañinas sobre el organismo, si bien es cierto que existen numerosas aplicaciones terapéuticas fundamentadas en la utilización de los mismos. Así por ejemplo, encontramos que los campos electromagnéticos se utilizan para estimular el crecimiento celular y como ayuda a la consolidación de huesos rotos. No obstante no podemos obviar la incidencia negativa que este fenómeno tiene sobre los seres vivos.

El campo electromagnético ambiental creado por el hombre, está producido principalmente por la transmisión local de la potencia eléctrica y la red de distribución y es el nivel de la fuerza del campo al que estamos expuestos constantemente. Este campo está presente dentro y fuera de nuestras casas y es casi imposible evitarlo. Lógicamente los efectos producidos por estos campos tienen mayor contundencia, generalmente, en aquellas personas cuyo trabajo requiere la utilización de maquinaria eléctrica. Es por esto que resulta interesante analizar este aspecto en este trabajo, cuyo objetivo es mostrar algunos de los riesgos que pueden existir en los laboratorios y que se derivan de la manipulación de la energía eléctrica.

Hay grandes estudios epidemiológicos sobre los efectos de los campos electromagnéticos. La asociación más consistente se encuentra en los trabajadores eléctricos, los niños (particularmente para cáncer del cerebro y leucemia) y en la tasa de aborto, la cual, es más alta entre las usuarias de sábanas eléctricas.

Un dato a tener en cuenta es este que nos proporciona la Oficina de Evaluación Tecnológica (OTA) que en 1989 publicó un descubrimiento clave que indica que los campos electromagnéticos de 60 Hz y otras bajas frecuencias pueden interactuar con los órganos y las células individuales produciendo cambios biológicos.

Entre los efectos negativos más comunes derivados de la presencia de estos campos se encuentran la aparición y desarrollo de procesos cancerígenos y otras enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Además de las máquinas y equipos de trabajo eléctricos presentes en instalaciones industriales y laboratorios, existen multitud de focos de riesgo en determinados objetos cotidianos como pueden ser la televisión, los hornos microondas, los teléfonos móviles, o las mantas eléctricas.

Cada vez son más los gobiernos que toman acción concreta en informar a la ciudadanía sobre los efectos de los campos magnéticos. Por ejemplo, el Departamento de Servicios de Salud del Estado de California publicó un estudio llamado Los campos magnéticos y eléctricos: mediciones y posibles efectos en la salud humana.

RIESGOS DERIVADOS DE LA ELECTRICIDAD ESTÁTICA

La electricidad estática da lugar al conjunto de fenómenos asociados con la aparición de una carga eléctrica en la superficie de un cuerpo aislante o en cuerpo conductor aislado. Es un fenómeno que muchas personas hemos experimentado alguna vez en forma de descarga al acercarse a tocar un elemento conductor como la manilla o el pomo metálico de una puerta después de haber andado sobre un suelo aislante. Es fuente de molestias y en determinadas situaciones puede ocasionar accidentes graves

Para generar electricidad estática es suficiente el contacto o fricción y la separación entre dos materiales generalmente diferentes y no necesariamente aislantes, siendo uno de ellos mal conductor de la electricidad. Esta primera forma de generación de electricidad estática es la más corriente y ocurre en multitud de ocasiones.

'Riesgos eléctricos'
Un ejemplo gráfico de esta primera forma de generación de la electricidad estática nos la proporciona la siguiente ilustración:

'Riesgos eléctricos'
Otra segunda forma de generación, puede surgir a partir de la carga originada con antelación en la superficie de un material aislante, la cual induce la formación y distribución de cargas eléctricas en un cuerpo conductor que le esté próximo. Este fenómeno físico se denomina inducción y su secuencia la podemos observar en la siguiente ilustración:

Algunos de los peligros que puede ocasionar la electricidad estática son los siguientes:

  • Molestias derivadas de descargas electrostáticas entre las personas y entre las mismas y otros objetos cercanos conductores.

  • Riesgo de incendio y de explosión si la descarga ocurre en la presencia de una atmósfera inflamable (niebla, vapor o gas inflamable, polvo combustible en el aire).

Sin extendernos mucho en este aspecto, simplemente explicar que existen distintos tipos de descargas de electricidad electrostática. Vamos a citar los siguientes: descarga en chispa, descarga en abanico, descarga corona, descarga en abanico propagante, y descarga en cono. Cada una de ellas se caracteriza por las situaciones y/o elementos materiales que las propician.

PRIMEROS AUXILIOS EN CASO DE ELECTROCUCIÓN

  • No debemos tocar el cuerpo del afectado ni el alambre o elemento eléctrico hasta que no lo hayamos retirado del circuito eléctrico. De hacerlo seguramente pasaríamos a formar parte del circuito eléctrico con lo que solamente conseguiríamos agravar el problema.

  • Aflojar su ropa.

  • En los casos graves, la víctima presenta una sensible palidez y su pulso es débil. Se impone masaje cardíaco externo y reanimación respiratoria.

  • Tratamos las quemaduras que pudieron haberse producido con abundante agua (nunca cremas) así como fracturas o golpes.

  • Lo trasladamos urgentemente al Centro Médico, acostado y con los pies elevados para favorecer la circulación encefálica (siempre y cuando no podamos o hallamos podido solicitar la ayuda de los profesionales de la salud) Esta posición se mantendrá aún cuando el accidentado se encuentre consciente.

  • Una fuerte descarga puede producir heridas internas, por lo que moveremos a la víctima lo menos posible ya que podríamos agravar en gran medida sus lesiones. Por ello es necesario repetir que en la mayor parte de las ocasiones la mejor ayuda que podemos hacer es solicitar la presencia de una ambulancia o una unidad de cuidados intensivos (dependiendo de la gravedad del accidente)

  • Aún si la descarga ha sido pequeña, observaremos al damnificado durante los días siguientes al accidente. 

Son comunes los siguientes síntomas:

  • Dolores de cabeza.

  • Zumbido de oídos.

  • Molestias ante la luz (fotofobia).

  • Somnolencia.

Si se manifiestan resulta imprescindible trasladar al accidentado a un Centro Médico u hospital para observarlo y tratarlo.

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA

  • Póster. XII Congreso Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Valencia 20-23 de noviembre de 2001. (Emilio Turmo Sierra)