Relleno sanitario: eliminación de residuos sólidos en el suelo

Riesgos ambientales. Salud humana. Enfermedades. Basuras. Vertederos. Métodos: Trinchera y Área. Nivel freático. Celdas

  • Enviado por: Alejandro Robledo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


¿QUÉ SON?

El relleno sanitario es una técnica final de eliminación de los residuos sólidos en el suelo, que causan peligros a la salud y riesgos ambientales. Los rellenos sanitarios surgieron como metodología para el control de los riesgos de la disposición final de los residuos hace mas de treinta años. Originalmente, la metodología contemplaba el uso de barrancas u oquedades para rellenarlas de basura hasta obtener la nivelación del terreno. Posteriormente, dicha metodología fue sufriendo modificaciones, debido a que en muchos lugares, dichos cuerpos de barranca o eran escasos, o eran cuerpos importantes en las cuencas de algunos ríos o cauces de agua. Al paso de los años se empezaron a conocer mas cosas acerca de la relación que hay con los cuerpos de agua, entonces se conformaron dos metodologías para la construcción de rellenos sanitarios.

¿CÓMO SE HACEN?

Las condiciones ideales que debe reunir el sitio para utilizarlo

como relleno sanitario son las siguientes:

- Ser de fácil y rápido acceso para los camiones recolectores.

- Permitir su utilización por largo plazo, de preferencia superior

a diez años.

- Contar con la topografía tal que permita un mayor volumen

aprovechable por hectárea.

- Tener condiciones y características tales, que se protejan los

recursos naturales.

- Estar localizado de modo que el relleno sanitario no sea rechazado

por la población, debido a molestias por la operación del mismo.

- Ofrecer tierra para cobertura, en cantidad y calidad adecuada,

dentro de las cercanías del sitio.

- Tener en regla todo lo relacionado con el uso y tenencia de la

tierra.

Rara vez se encuentran en un terreno todas estas condiciones,

entonces el técnico debe clasificar los terrenos que reúnan buenas

características, analizando sus inconvenientes y estableciendo un

orden de preferencias para cada sitio.

Existen dos metodologías básicas para la construcción de un relleno

que es el método de Trinchera o Zanja y el de Área.

METODO DE TRINCHERA: Se utiliza principalmente en regiones

planas y consiste en excavar periódicamente zanjas de dos a tres

metros de profundidad con una retro excavadora o tractor de oruga.

La tierra que se extrae se coloca a un lado de la zanja para

utilizarla como material de cobertura, y los deshechos sólidos se

depositan dentro de la trinchera para luego compactarlos y

cubrirlos con una capa de no menos de 30 cm de tierra.

La excavación de las zanjas exige condiciones favorables tanto en

lo que respecta a la profundidad del nivel freático como al grosor

de las capas de suelo. Los terrenos con nivel freático alto o muy

próximo a la superficie del suelo no son apropiados por el riesgo

de contaminar el acultardo. En la actualidad, se ha introducido un

sistema, que ayuda a prevenir la contaminación de los acuíferos,

mediante la colocación de una capa de cobertura gravosa y luego

mediante membranas (que es material plástico de especificaciones

determinadas y de muy altos costos) que en alguna medida impiden

el paso de los contaminantes al suelo.

METODO DE AREA: Este sistema se emplea en áreas

relativamente planas, donde no sea factible excavar fosas o

trincheras para enterrar la basura. Estos pueden depositarse

directamente sobre el suelo original, elevando el nivel algunos

metros; en estos casos, el material de cobertura debe ser traído

de otros lugares, lo que significa un incremento en los costos de

disposición. Este tipo de relleno también sirve para rellenar

depresiones naturales o canteras abandonadas de algunos metros

de profundidad, el material de cobertura se excava de las

laderas del terreno o en su defecto se debe procurar traer lo mas

cerca posible para evitar el encarecimiento de los costos de

transporte.

La operación de construcción de las celdas debe iniciarse desde

el fondo hacia arriba.

El relleno se construye apoyando las celdas en la pendiente natural

del terreno, es decir, la basura se vacía en la base del talud, se

extiende y apisona contra el, y se recubren diariamente con una

capa de tierra no menor a 10 cm y de preferencia de 30.

Se trabaja conservando una pendiente no menor a treinta grados en

el talud y de uno a dos grados en la superficie.

Ambas técnicas se pueden combinar, logrando un mejor

aprovechamiento del terreno del material de cobertura y

rendimientos en la operación.

¿CÓMO QUEDAN?

El terreno donde se construye uno de estos rellenos está dividido en secciones llamadas celdas. En cada celda se deposita una capa de basura de dos metros de espesor y se cubre con 20 o 25 cm de tierra, de preferencia, compuesta por 50% de arena y 50% de arcilla, o limo. Cuando una celda se llena, se deposita en la siguiente. Entre celda y celda debe de haber un espacio de 15 cm. Cuando todas las celdas han sido ocupadas, se cubren con una capa superficial de tierra, de un mínimo de 60 cm de espesor. Finalmente, se puede sembrar pasto y hacer un área recreativa. Esto es una alternativa excelente, ya que se le está sacando provecho a algo que por mucho tiempo nos ha perjudicado. Es importante tomar en cuenta que después de un tiempo se producen fermentaciones, y para evitar la filtración de los productos resultantes de la descomposición de algunos componentes de la basura es indispensable que la capa inferior del relleno sea impermeable y, además, esté situada por lo menos a 1 m de las capas acuíferas subterráneas. En algunos países se logra un aislamiento mayor agregando en el fondo del relleno una capa aislante sintética de 2 a 4 mm de espesor, prensada en combinación con una capa aislante de tierra. Además, los rellenos deben tener tubos que lleven a la superficie los gases, producto de la descomposición de la basura.

BENEFICIOS

LA BASURA

Introducción

Llamamos basura a los residuos de distinto origen, entre otros:

desperdicios del hogar, oficinas, calles e industrias. También

consideramos como basura los objetos de los que nos deshacemos

porque dejaron de prestarnos utilidad, tales como grabadoras,

cámaras fotográficas, licuadoras y muchos mas que, de hecho no

son basura, porque podrían ser usados nuevamente, en forma

total o parcial.

Orígenes de la basura

Las formas de vida características de nuestra tiempo, dan

lugar a la producción y acumulación de esa basura.

Numerosos productos de uso diario llegan a nuestros hogares,

a las escuelas, o a los sitios de trabajo en latas, envolturas

de plástico, envases de papel, botellas, vasos y otros

recipientes de vidrio.

Después de que los productos son consumidos, necesitamos

deshacernos de los objetos que los contienen, generalmente,

los arrojamos a un recipiente de basura.

El incremento de la población y el consumismo, esto es, el

consumo exagerado de objetos innecesarios, desechados casi

siempre en un periodo corto, acarrea la demanda cada vez mayor

de bienes de consumo, muchos de los cuales se presentan

envueltos en papel, cartón o plástico; a estos se suma la

abundante propaganda y publicidad impresa en papel repartida

en la vía pública y que, casi siempre, es arrojada a la calle.

El comercio, las escuelas y otras instituciones tiran

diariamente enormes cantidades de papel (hojas, cuadernos,

sobres, tarjetas de computadoras, etc.).

La proporción de los distintos materiales varía, pero,

en nuestros días, siempre predominan el papel y los plásticos.

De estos últimos se calcula que sólo en el DF, se desechan

más de 15 toneladas diariamente.

La basura es clasificada en dos grandes grupos:

Origen orgánico: desechos humanos y de animales, restos de

comida, hojas y pasto de jardines, telas de algodón, lana o

lino, papel y cartón.

Origen inorgánico: vidrio, plásticos, latas y otros objetos

metálicos (hierro, acero, aluminio), asbesto, acumulador y

aerosoles.

La mayor parte de esta basura proviene de los hogares, las

oficinas y las escuelas, que desechan grandes cantidades de

papel. De varios de estos desechos se desprenden olores

desagradables y en varios se desarrollan bacterias y otros

organismos nocivos para la salud humana.

Casi en su totalidad, estos desechos orgánicos son degradables,

esto es, se debilitan gradualmente.

A diferencia de los orgánicos, los inorgánicos tardan largo

tiempo en degradarse, o, como en el caso de los metales, no se

degradan, lo que significa que este tipo de basura persiste por

largo tiempo. A este problema contribuye el Servicio de Limpia

porque no cuenta con suficiente personal, ni con el número de

camiones necesarios para cubrir las necesidades de una población

en aumento constante y que rebasa ya, en el DF, los 20 millones

de habitantes.

En 1989 el DF contaba con 2, 000 vehículos recolectores; 227

barredoras; 11 estaciones de transferencia; 2 sitios de

disposición final con oficinas; 114 tractocamiones; 3 líneas

de incineración; 1 planta de tratamiento; más de 25, 000

empleados sindicalizados, alrededor de 10, 000 voluntarios

y maquinaria para la construcción de rellenos sanitarios.

Además de la basura doméstica, gentes irreflexivas que consumen

bebidas o alimentos en las calles y otros lugares, tiran al

suelo latas, botellas, envolturas y restos de comida

contribuyendo así a la contaminación del ambiente.

El máximo de partículas dañinas que puede contener una

atmósfera para ser respirada sin peligro alguno es de 175

microgramos (milésimos de gramo). La Ciudad de México alcanza

220 microgramos por metro cúbico y un porcentaje elevado de

esas partículas proceden de la basura abandonada al aire libre.

Medidas adoptadas para el control y tratamiento de la basura

La destrucción de la basura es imposible ya que de acuerdo con

la ley de conservación de la materia, si esta se entierra o se

quema no desaparece, sólo adopta otras formas y queda como parte

del ambiente, por tanto, lo mas aconsejable es tratar de disminuir

la cantidad de basura producida y buscar métodos mecánicos,

químicos o biológicos para transformar la que existe en otro

tipo de material que pueda ser utilizado como materia prima.

Tiraderos al aire libre y rellenos sanitarios

Los tiraderos de basura a cielo abierto son terrenos extensos

donde la basura es depositada, después de un largo proceso.

Este se inicia con el servicio de barrido de las calles y con

la recolección de esa basura y la de los hogares, en camiones

recolectores que llevan el producto a las estaciones de

transferencia. En éstas, la basura es vaciada en vehículos

dotados de cajas de gran capacidad, la que es transportada a

tiraderos o rellenos sanitarios. Antes de que la basura sea

depositada, es conveniente seleccionarla.

Llamamos pepenadores a las personas que seleccionan, separan

y clasifican aquella parte de la basura de la que pueden

obtener alguna utilidad. En nuestro país y otros, los

pepenadores realizan su trabajo en condiciones poco higiénicas

y sin protección alguna, ya que no emplean guantes, calzado

especial ni mascarillas para protegerse del contacto directo

con los desechos, de los gases desagradables, y, en ocasiones,

dañinos.

Estas personas seleccionan, entre otras cosas, botellas y otros

objetos de vidrio, papel, cartón, trapo y latas. Esos objetos

son adquiridos por algunas industrias que, después de someterlos

a un proceso llamado reciclaje, los utilizan en diversas formas.

En otros países hace años se comenzó a clasificar la basura en

distintos recipientes, desde los sitios donde se origina, sea el

hogar, la escuela o la oficina. En México ha comenzado esta

selección, que facilita el uso y reciclaje de parte de los

desechos.

Como la basura es desechada diariamente, esos tiraderos son ya

insuficientes, y cada día es más difícil encontrar lugares para

instalar otros, entre otras razones porque ninguna persona desea

tener cerca de su casa una de esas montañas de desperdicios que

atraen ratas, ratones, moscas y otros animales transmisores de

enfermedades y, que además desprenden malos olores. La

necesidad de resolver ese problema creó los rellenos sanitarios.

Si el relleno se lleva a cabo en una barranca o una zanja, pueden

colocarse otras capas de basura sobre las anteriores, hasta

alcanzar el nivel del suelo.

Los rellenos sanitarios tienen varias ventajas, entre otras:

- Se evitan malos olores en las inmediaciones.

- Se impide la presencia de roedores, moscas y otros insectos.

- Los terrenos, una vez llenos, pueden ser utilizados como

campos de juego o parques. Actualmente en varios países,

incluyendo el nuestro, existen estos rellenos sanitarios.

Como ya sabemos, en resumen, son lugares donde la basura, en

especial la orgánica, es compactada (prensada) con maquinaria

especial para que ocupe menos espacio y se puedan hacer lugares

como parques recreativos, ya que como la basura no se puede

compactar totalmente, nos es posible hacer construcciones

pesadas encima ya que se hundiría la tierra y se destruirían.

EN EL MUNDO

Los residuos sólidos no se consideraron un problema sino hasta

este siglo. Al crecer las ciudades, el uso de contenedores y

empaques desechables incrementó y la disposición de los desechos

sólidos se volvió un problema serio. En muchas ciudades de

E.U.A. se fomentó la quema doméstica de basura, para reducir el

volumen de desechos sólidos.

Después de la Segunda Guerra Mundial las leyes de construcción

indicaban la instalación de trituradores de basura en casas

nuevas. Las ciudades como Miami, que simplemente no tenían

tiraderos construyeron incineradores de desechos sólidos.

La creciente preocupación sobre contaminación en aire y agua ha

resultado en una prohibición general de quema doméstica,

inclusive de hojas y pasto, y la incineración municipal de basura

no ha sido promovida. Incendios espontáneos de basura y

esparcimiento de enfermedades ha llevado a la sustitución de los

tiraderos por Rellenos sanitarios. El relleno sanitario se

convirtió en el método aceptado, ya que se considera

ecológicamente adecuado y con un costo razonable.

A partir de 1980 en EEUU se prohibieron los tiraderos al aire

libre y se limitó el material que se puede utilizar para rellenos

sanitarios.

Desafortunadamente, el relleno sanitario no siempre es exitoso y

se ha hecho cada vez más caro y existía una preocupación bien

fundamentada sobre el desecho de materiales reciclables. En

consecuencia, surgió la idea de procesamiento de desechos para

reciclar material y energía.