Regionalización en Sudamérica

Regiones. Orden territorial. División del territorio de un Estado. Geografía económica. División administrativa. Planeación regional. Descentralización

  • Enviado por: Jalil
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

Materia: INAE V

Idea principal

Las distintas ideas y planteamientos que surgen dentro del concepto de regionalización, demuestran que no es fácil definir que es exactamente, pero sobre todo cuales son las características que nos permiten definir esto que esta en abstracto y aterrizarlo de manera que nos sea útil para la aplicación del análisis económico que vamos a llevar a cabo.

En cuanto a teoría se refiere encontramos una diversidad importante de autores pertenecientes a distintas disciplinas que aportan cada uno de ellos elementos que son significativos como puede ser el concepto geográfico, o el matemático de espacio, es decir no podemos quedarnos con lo que una sola teoría nos diga sino que debemos tomar e cuenta cada una de ellas para llegar un concepto claro de lo que es la regionalización.

Resumen

Definir espacio es un concepto que ha evolucionado en el tiempo, caracterizándose por el predominio de diferentes filosofías, sintetizándose en dos concepciones opuestas:

El espacio absoluto se mide físicamente mediante el sistemas de coordenadas (latitud y longitud) entra puntos diversos mediante líneas rectas en unidades métricas, el espacio y región absoluta distingue el espacio por su homogeneidad interna y por la continuidad que presenta, a diferencia de la región el espacio es heterogéneo y no contiguo.

La región según Harstone es un área con una localización especifica y en ciertos aspectos diferente de otras áreas. Estas unidades espaciales son objetos concretos con características únicas. La estructura regional tiene la característica de un mosaico de piezas individuales a través de las cuales son homogéneas.

El concepto de espacio absoluto cambio con el tiempo surgiendo una nueva interpretación de espacio relativo que se concibe como un campo de fuerzas cuyas relaciones e intensidades están dadas por las actividades y objetos del espacio las cuales a su vez se caracterizan por las funciones que realizan.

La región relativa se define como un área continua con cierta homogeneidad interna, en la cual las relaciones que establece le dan cierta cohesión, dichas relaciones se basan en la interrelación funcional entre fenómenos que lleva a la creación de estructuras funcionales.

La localización corresponde a enfoques de corto plazo, su orientación principal es determinar la localización de la actividad económica y las fuerzas económicas que regulan la actividad espacial de la economía.

La localización de la producción agrícola permite mostrar las relaciones económicas y las implicaciones espaciales entre los costeó de transporte, la intensidad en el uso del capital en el espacio y los usos de suelo agrícola.

La localización industrial plantea la separación geográfica entre productores y consumidores e la forma de organización de las áreas de mercado involucradas.

La teoría del lugar central establece que el crecimiento de una ciudad depende de su especialización en las funciones de servicio urbano, considerándose una primera función actuar como un centro de servicios para la región que la circunscribe, proveyéndole bienes y servicios centrales, tales como ventas, servicios bancarios profesionales.

La propuesta de explicación se basa en dos conceptos. El umbral de la demanda que se define como el tamaño mínimo de de población requerido para sustentar cada funcion urbana, asi como el rango del producto o servicio de que se trate, definido cmo el limite exterior del area de mercado que le corresponda.

La jerarquía urbana se refiere al tamaño de los centros urbanos y, de acuerdo a la teoría del lugar central, existe una relación directa entre los bienes y servicios de orden superior y los centros urbanos de mayor tamaño.

Dentro de lo que es la dinámica urbana solo puede ser explicada a través del análisis de las sucesivas épocas histéricas, a través de las cuales la economía evoluciona originando la dinámica interna de los cambios y de las actividades que promueven el crecimiento.

En consecuencia la ciudad es producto de la especialización espacial motivada por la economía de recursos tiempo distancia, que son las bases de su alta productividad y eficiencia.

La transformación económica y el papel del funcionamiento de los servicios, se plante, debe de ser concebida como un proceso dual, en lo que se debe distinguir la contribución de los servicios al proceso productivo industrial, así como contribución a la distribución y venta de los mismos.

En este planteamiento se sostiene la tesis de que la creación y desarrollo de las economías metropolitanas depende, en gran medida, del surgimiento de complejos corporativos; bancarios, seguros, publicidad etc, y servicios como insumos del proceso productivo y mediante la aparición del sector publico y no lucrativo, principalmente en educación.

La economía global ha propiciado la aparición de ciudades mundiales o globales por la diferenciación internacional de funciones generalmente de grandes ciudades, favorecidas por las decisiones de localización de los organismos internacionales.

La relación de las ciudades mundiales con los centros urbanos bajo su influencia crea las megarregiones, donde el nodo central depende en gran parte del conocimiento o información que posee. Las megaciudades mundiales, por la sinergia que establecen a través de la interacción entre medio ambiente (tecnología) y los componentes de un complejo sistema socioeconómico, están redefiniendo la evolución del tipo de funciones urbanos.

La teoría de la base económica urbana pretende distinguir dos tipos de actividades, por lo que postula que las exportaciones de una ciudad son la fuerza dinámica que produce un nuevo ingreso monetario, estimulando su crecimiento, ya que sus industrias básicas requieren servicios de soporte de la economía local. Un punto de vista contrario es el de Blumenfield, quien argumenta que el sector de servicios local es el principal determinante, a largo plazo, de los niveles de actividad económica urbana y de la vitalidad del sector exportador.