Racismo

Sociología. Cultura. Rechazo. Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Discriminación

  • Enviado por: Paula Pena
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

El Racismo

Concepto y Evolución a lo largo de la historia

El racismo, por definición, es una exacerbación del sentido racial de un grupo étnico, especialmente cuando convive con otro u otros. También se la denomina a la doctrina antropológica o política basada en ese sentimiento y que en ocasiones ha motivado la persecución de un grupo étnico considerado como inferior.

Es la teoría fundamentada en el prejuicio según el cual hay razas humanas que presentan diferencias biológicas que justifican relaciones de dominio entre ellas, así como comportamientos de rechazo o agresión. El término 'racismo' se aplica tanto a esta doctrina como al comportamiento inspirado en ella y se relaciona frecuentemente con la xenofobia y la segregación social, que son sus manifestaciones más evidentes.

La evolución de las culturas muestran que el fenómeno del racismo tiene como base la idea de que hay diferentes seres humanos. Esto se demuestra con el gran número de luchas étnicas o tribales que se han producido a lo largo de la historia.

En la Grecia antigua los ejemplos que había eran que los habitantes de las ciudades llamaban 'bárbaros' a aquéllos que vivían fuera de los límites del mundo griego.

La antigua práctica de la esclavitud y de la servidumbre demuestra igualmente las relaciones de dominio que han existido en el curso de la historia en etnias y pueblos diferentes, o incluso dentro de sociedades y grupos culturales. Señores y esclavos podían pertenecer a un mismo origen étnico, pero las diferencias sociales estaban claramente marcadas: los esclavos no tenían derechos, ni siquiera el de ciudadanía. La misma regla se aplicó a los pueblos vencidos en la guerra y reducidos a la esclavitud.

Las primeras colonizaciones marcan el principio de la servidumbre de etnias específicas que iban a convertirse en pueblos dominados, forzados a inclinarse ante una voluntad externa. Al extenderse el colonialismo, Europa se atribuyo una misión cultural, adoptando como vocación ideológica la educación social y religiosa de los pueblos llamados 'salvajes', cuya cultura fue sistemáticamente ignorada y dirigida a la desaparición.

La colonización de América del Norte y del Sur, así como la de Australia entre los siglos XVII y XVIII, la política colonialista de Japón a comienzos del siglo XX o el Holocausto en Europa, son otros tantos ejemplos de racismo.

Vivien Leigh y Hattie Mac Daniel en la película "Lo que el viento se llevó". Un ejemplo de la obliga que tenían ciertas razas a someterse a otras.

Racismo

Opinión:

Ideologías. Las ideologías sólo son ideas que alguien ha inventado por alguna extraña o desconocida razón. Pero solo eso. Ideas.

No es normal, ni justo, ni coherente, ni humano, que alguien muera o sea víctima de la violencia de otro ser humano, que es capaz de pensar por sí mismo y de diferenciar lo k es moralmente bueno o incorrecto. Porque viendo como actúan algunas personas, uno a veces se pregunta dónde esta la diferencia entre los animales y nosotros. ¿Pensar? Lo dudo, ya que si lo pensasen no actuarían tal y como lo hacen. En todo caso deberíamos, creo yo, que seria justo incluso hacer una pequeña subdivisión para agrupar a este tipo de “seres vivos crueles” y dejar de insultar a los animales, ya que ellos no tienen culpa de nada. Una vez incluso leí en un libro una cosa que he de recordar siempre: “El único ser vivo que se auto-destruye somos los humanos y las ratas, pero aún así, nosotros somos incluso más estúpidos, ya que por encima nosotros construimos monumentos a quienes realizan semejantes atrocidades”. Lo importante no es lo que dice, sino que si te paras en pensarlo, lamentablemente es cierto.

Todos tenemos derecho a elegir quien nos cae bien o quién no. Cualquier persona tiene la suficiente libertad como para decir que no se encuentra a gusto con tal persona. Todo depende de los parámetros que tomemos de referencia. Con esto digo que habrá quien de forme ilógica elija tomar de referencia el color de la piel o su origen como otros podrían coger el color de su pelo, las compañías que tiene o el nivel económico que posee. Ilógica en ambos casos, porque yo considero tan sinrazón el buscar diferencia dónde realmente no las hay. De todos modos, aunque no lo comprendo, lo respeto, de la misma forma que quiero que respeten las mías, en el supuesto de que las tuviere.

Lo que ya no respeto es que alguien por sus ideas, esté matando, mutilando o atemorizando a otro igual que según él es diferente.

Un ejemplo claro de estas absurdas (pero mortíferas) actuaciones fue lo sucedido durante la dictadura de Adolf Hittler, en Alemania y la de Benito Mussolini en Italia.

Ambos personajes crearon en un principio unos partidos políticos fascistas, basadas en el racismo: consideraban que la mala situación de sus países venía dadas por la existencia de otras razas inferiores a la suya. Prometían que mejoraría la situación si llegaban al poder, y como la plebe quería resultados y era mayoritariamente de “esa raza superior” (creían en la raza Aria y odian a todos los que no eran como ellos: negros, judíos...), democráticamente llegaron al poder ambos partidos. Éstos, poco a poco, fueron consiguiendo el poder hasta que al final acabaron por instaurar una dictadura en ambos países (Alemania e Italia). Realmente, para algunos la situación mejoró, pero ¿a costa de que?. No fue a costa de un par de “negros o judíos”, sino que se calculan entre 6 y 7 millones de judíos, por no hablar del resto de razas. Algo realmente inconcebible pensando sobre todo en el momento que sucedió, durante el siglo XX. Es algo que no se puede comprender.

La razón de este holocausto o aniquilamiento era como ya he dicho, el no pertenecer a esa “supuesta” raza superior.

Véase la siguiente ley promulgada el 1 de Septiembre de 1935 en el Reichstag (Parlamento Alemán):

[...] I- Los matrimonios entre judíos y ciudadanos de sangre alemana están prohibidos, y en el caso de suceder, nulos, [...] mismo si para aludir esta ley la celebrasen en el extranjero[...]

[...] IV- Se le prohibe a los judíos llevar la bandera nacional Alemana o los colores nacionales [...]

Otro ejemplo de la premeditación de estos actos inhumanos es también este texto escrito por Hans Frank, gobernador de Polonia en Septiembre de 1941:

[...] Mis señores, les debo rogar que se defiendan de cualquier tipo de conmiseración. Debemos aniquilar a los judíos cuando y donde los encontremos[...] En nuestro territorio tenemos calculados unos 3'5 millones de judíos[...] No podemos envenenarlos, pero podemos tomar medidas que permitan alcanzar de algún modo su exterminio [...].

Y como estos textos se podrían citar miles, pero lo peor no es esto, sino más bien el siguiente escrito por A. Krupp, un industrial alemán, cuando se encontraba frente el Tribunal de Nuremberg, dispuesto a ser juzgado por el cargo de ser nazi en 1945-1946:

[...]La economía necesitaba un desarrollo sano y progresivo[...] Nosotros, los de la firma Krupp, no somos idealistas sino más bien realistas. Teníamos la impresión de que Hitler nos daría lo que necesitábamos. Por lo demás, lo hizo[...].

Al principio habíamos votado por el Partido Populista, pero los conservadores no podían gobernar el país: eran demasiado débiles. [...] Por el contrario necesitábamos otro partido con más “mano dura y fuerte” y el de Hittler ciertamente lo era. Después de dos años bajo su mando estábamos muy a gusto. Queríamos un sistema que funcionase bien y que nos diese los medios para trabajar tranquilamente. [...]

[...] Dije que ignoraba todo sobre el exterminio de los judíos, y ahora añado: Cuando se compra un buen caballo, uno no se para en ver algún pequeño defectillo que tenga[...]

Para mí, aunque haya gente que diga que el fascismo no tiene nada que ver con el racismo, yo le pediría que leyera los anteriores fragmentos, mas otros tantos que tengo en mi poder y que luego me dijera si realmente no tiene nada que ver.

En la actualidad, tras la II Guerra Mundial todas las naciones civilizadas admitieron lo absurdo de las doctrinas racistas, que solo pueden desembocar en menosprecio, odio, discriminación y luchas raciales. Consecuentemente, la ONU en su Declaración Universal de los Derechos del Hombre (I0 diciembre 1948), condenó explícitamente todo tipo de discriminación racial. Esta condena puede hallarse en la inmensa mayoría de las constituciones y leyes fundamentales de diferentes países; pero lo cierto es que falla en ¿algunos casos concretos! : En EEUU, donde toda la buena voluntad del gobierno federal no puede evitar la persistencia de prácticas discriminatorias. Por otra parte, aun existen países que basan su política en la diferencia racial: los ejemplos más conocidos son la Unión Sudáfrica, que desafió las decisiones de la ONU al respecto (1953-55), e incluso introdujo su política de apartheid en África Sudoccidental (febrero 1965); y Rhodesia, donde, desde la declaración unilateral de independencia(II noviembre 1965), 2780000 europeos detentan el poder político y económico en una nación con 6420000 de habitantes.

“AMERICAN HISTORY X”

Durante las clases en los inicios de la primera evaluación, hemos visto una película llamada “American History X”.

Esta película me ha gustado muchísimo: es una de las películas que más me han marcado.

Gracias a ella pudimos ver, a través de la historia de la vida de un chico y su hermano, el fascismo que existió en el mundo durante el siglo XX.

De forma fascinante nos propone ponernos en la perspectiva de los intolerantes, para que incluso cuando conozcamos sus ideas, nos resulten más absurdas y las critiquemos con mas ansias.

En resumen, la película es una crítica contra el racismo y la insolidaridad, nos demuestra que en realidad no somos dueños de nuestras vidas, ya que estamos condicionados por los demás y que la vida, aunque nosotros nos paremos, continuara y tarde o temprano tendremos que pagar por todo lo que hayamos hecho mal, por muy arrepentidos que estemos.

  • Luther King: Dijo “quiero que mis niños vivan en un país donde no sean juzgados por el color de su piel, sino por su carácter”, es decir que aceptaba que históricamente han habido injusticias, favoritismos y discriminación. Y su solución era dejar de hacer todas esas cosas, y que todo el mundo fuera igual ante los ojos de la ley, uniéndose como país y sociedad para cumplir ese principio. Buscaba una sociedad donde la raza no importara.

  • Franz Fernán: Dijo que en ultima instancia cada victima solo quiere cambiar lugares con su opresor, así pues un ejemplo es que si “el blanco nos lo hizo, nosotros se lo hacemos”. Su principio es que el hombre quiere ser tratado de una forma igual. Pero el efecto de esto es que nunca se participa, y se alejan.

  • “Y creo Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creo; varón y hembra los creo”. vers.27