Psicosis

Psiquiatría. Enfermo psicótico. Diagnóstico. Trastornos personalidad asociados. Personas propensas

  • Enviado por: Mirka
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 28 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de Integrales Múltiples
Curso de Integrales Múltiples
En este curso aprenderás integrarles dobles sobre funciones de dos variables e integrales triples sobre...
Ver más información

Lógica y Demostraciones para la Universidad
Lógica y Demostraciones para la Universidad
El curso de "Lógica y demostraciones"  es un curso básico que debe conocer cualquier...
Ver más información

publicidad

LA PSICOSIS

Es importante hablar de una enfermedad así, ya que por lo regular, se cree que es algo muy malo y que la persona que tiene esa enfermedad está loca.

Informar desde un punto médico hace mas entendible lo que le sucede al cuerpo cuando una persona sufre de esa enfermedad, y desde una perspectiva psicológica nos ayuda a comprender las medidas que la familia de esta persona tienen que tomar para ayudarla a salir adelante.

La persona psicótica necesita ayuda, es un problema que tiene solución.

Para hablar de este tema, necesitamos varias fuentes; necesitamos bibliografía, tenemos también recursos humanos; contamos con la ayuda de dos psicólogos.

OBJETIVOS

General: La psicosis.

Específicos:

  • Reconocer las características diagnósticas

  • Reconocer los síntomas y transtornos asociados

  • Identificar los síntomas dependientes de la cultura

  • Reconocer el diagnóstico diferencial

Todo esto desde el punto de vista médico.

Nuestro tipo de estudio es documental, académico-informativo, queremos informar a la gente acerca de las posibles causas y consecuencias de esta enfermedad, así como de sus síntomas y los criterios de diagnóstico que se deben tomar en cuenta para tratar con pacientes de este tipo.

  • Trastorno psicótico breve

  • Trastorno psicótico compartido

  • Trastorno psicótico debido a una enfermedad médica

  • Trastorno psicótico inducido por sustancias

  • Trastorno psicótico no especificado

Las posibles causas de un trastorno psicótico breve son:

  • Debido a una enfermedad médica

  • Puede ser inducido por alguna intoxicación

Las posibles causas de un trastorno psicótico compartido son:

  • Debido al desarrollo de una idea delirante en el sujeto en el contexto de una relación estrecha con otra que ya tiene una idea delirante establecida

  • La idea delirante es parecida en su contenido la de la persona que ya tenía la idea delirante.

Las posibles causas de un trastorno psicótico debido a una enfermedad médica son:

  • Debido a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica

Las posibles causas de un trastorno psicótico inducido por sustancias son:

  • Intoxicación de algún medicamento o por una droga

  • Un periodo de abstinencia de la sustancia o droga

Las posibles causas de un trastorno psicótico no especificado son:

  • Situaciones en las que el clínico ha llegado a la conclusión de hay un trastorno psicótico, pero en las que es incapaz de determinar si es primario, debido a una enfermedad médica o inducido por sustancias

TRANSTORNO PSICÓTICO BREVE

Características diagnósticas

La característica esencial del trastorno psicótico breve es una alteración que comporta el inicio súbito, por lo menos, de uno de los siguientes síntomas psicóticos positivos: ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado (p. Ej. Disperso o incoherente) o comportamiento catatónico o gravemente desorganizado (Criterio A). Un episodio de esta alteración dura por lo menos un día, pero menos de 1 mes, y el sujeto acaba recuperando por completo el nivel previo de actividad (Criterio B). La alteración no es atribuible a un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos, a un trastorno esquizoafectivo o a esquizofrenia y no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., un alucinógeno) o a enfermedad médica (p. ej., hematoma la subdural) (Criterio C).

Especificac¡ones

Para el trastorno psicótico breve pueden utilizarse las siguientes especificaciones en base a la presencia o ausencia de factores estresantes precipitantes:

Con desencadenante(s) grave(s). Se asigna esta especificación si los síntomas psicóticos se presentan poco después y en aparente respuesta a uno o más acontecimientos que, en- solos o en conjunto, serían claramente estresantes para cualquier persona en circunstancias parecidas y en el mismo contexto cultural. En el DSM-111-R este tipo de trastorno psicótico breve se denominaba «psicosis reactiva breve». El o los acontecimientos precipitantes pueden ser de cualquier estrés importante, como la pérdida de un ser querido o el trauma psicológico de el- un combate. Algunas veces es clínicamente difícil determinar si un estrés específico fue un precipitante o una consecuencia de la enfermedad. En estos casos, la decisión dependerá de factores relacionados como la relación temporal entre el estrés y el inicio de los síntomas, de la información adicional acerca del nivel de actividad previo al estrés facilitada por el cónyuge o algún allegado y de la historia de respuestas similares a los acontecimientos estresantes en el pasado. .

Sin desencadenante(s) grave(s), Esta especificación se asigna si los síntomas psicóticos no parecen ser una respuesta a acontecimientos que serían claramente estresantes para cualquier persona en circunstancias parecidas y en el mismo contexto cultural. De inicio en el posparto. Esta especificación se asigna si el inicio de los síntomas psicóticos se produce en las primeras 4 semanas del posparto.

Síntomas y trastornos asociados .

Es típico que los sujetos con un trastorno psicótico breve experimenten un gran desorden emocional o una confusión abrumadora, con rápidas alternancias entre distintos estados afectivos. Aunque breve, el nivel de deterioro puede ser grave y puede ser necesaria la supervisión del sujeto para asegurar que se cubren sus necesidades nutricionales e higiénicas, y que está protegido de las consecuencias del empobrecimiento del juicio, del deterioro cognoscitivo o de los comportamientos derivados de las ideas delirantes. Parece haber un riesgo de mortalidad aumentado (con un riesgo especialmente alto de suicidio), en particular entre los sujetos más jóvenes. Los trastornos de la personalidad previos (p. ej., trastornos paranoide, histriónico, narcisista, esquizotípico o límite de la personalidad) pueden predisponer al sujeto al desarrollo del trastorno.

Síntomas dependientes de la cultura

Es importante distinguir los síntomas del trastorno psicótico breve de los patrones de respuestas culturalmente admitidos. Por ejemplo, en algunas ceremonias religiosas un sujeto puede manifestar que oye voces, pero éstas generalmente no persisten y no son consideradas como anormales por la mayoría de los miembros de la comunidad a que pertenece esa persona.

Prevalencia

Los escasos datos de que se dispone sugieren que el trastorno psicótico breve es poco frecuente.

Curso

El trastorno psicótico breve puede aparecer en la adolescencia o el principio de la edad adulta, con una media de edad de inicio situada alrededor de los 30 años. Por definición, un diagnóstico de trastorno psicótico breve exige la remisión total de todos los síntomas y un retorno al nivel premórbido de actividad dentro del mes de inicio de la alteración. En algunos sujetos la duración de los síntomas psicóticos es muy breve (p. ej., unos pocos días).

Patrón familiar

Algunos datos sugieren que el trastorno psicótico breve puede estar relacionado con los trastornos del estado de ánimo, mientras que otros datos apuntan a que puede ser distinto tanto de esquizofrenia como de los trastornos del estado de ánimo.

Diagnóstico diferencial

Una gran variedad de enfermedades médicas pueden presentarse con síntomas psicóticos corta duración. Se diagnostica un trastorno psicótico debido a enfermedad médica o un delirium cuando en la historia clínica, la exploración física o los análisis de laboratorio hay datos sugerentes de que las ideas delirantes o las alucinaciones son un efecto fisiológico directo de una enfermedad médica específica (p. ej., síndrome de Cushing, tumor cerebral). El transtorno psicótico inducido por sustancias, el delirium inducido por sustancias y la intoxicación por sustancias se distinguen del trastorno psicótico breve por el hecho de que la sustancia (p.ej.: una droga, un medicamento o la exposición a un tóxico) se considera etiológicamente relacionada con los síntomas psicóticos. Para llegar a esta conclusión son útiles los análisis de laboratorio, como la detección de drogas en la orina o la alcoholemia, y una historia pormenorizada del consumo de sustancias, con atención especial a las relaciones temporales entre la toma de la sustancia y el inicio de los síntomas y a la naturaleza de la sustancia que se haya consumido.

No puede realizarse el diagnóstico de trastorno psicótico breve si los síntomas psicóticos son atribuibles aun episodio afectivo (p. ej., los síntomas psicóticos se presentan exclusivamente durante un episodio depresivo mayor, maníaco o mixto). Si los síntomas psicóticos persisten durante 1 mes o más, el diagnóstico será trastorno esquizofreniforme, trastorno delirante, transtorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos o trastorno psicótico no especificado, dependiendo de los demás síntomas del cuadro.

El diagnóstico diferencial entre el trastorno psicótico breve y el trastorno esquizofreniforme es difícil cuando los síntomas psicóticos han remitido antes de mes en respuesta aun tratamiento farmacológico. Puesto que los episodios recidivantes de que un trastorno psicótico breve son raros, hay que prestar atención a la posibilidad de que un trastorno recidivante (p. ej., trastorno bipolar, exacerbaciones agudas recidivantes de la esquizofrenia) sea la causa de cualquier episodio psicótico recidivante.

Un episodio de trastorno facticio, con predominio de signos y síntomas psicológicos, puede parecerse a un trastorno psicótico breve, pero en estos casos hay pruebas de que los síntomas son producidos intencionadamente. Cuando la simulación implica síntomas aparentemente psicóticos, generalmente hay pruebas de que la enfermedad fue fingida con una finalidad comprensible.

En algunos sujetos con trastornos de la personalidad los factores psicosociales estresantes pueden provocar períodos breves y de síntomas psicóticos.

Éstos suelen ser transitorios y no tributarios de un diagnóstico independiente. Si los síntomas psicóticos persisten durante por lo menos l día, puede ser adecuado realizar el diagnóstico adicional de trastorno psicótico breve.

Relación con los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-1O

La CIE-1O propone un sistema bastante complicado para tipificar los trastornos psicóticos breves. Esta clasificación contiene criterios diagnósticos distintos para cuatro trastornos psicóticos breves específicos que difieren entre sí en el tipo de síntomas (p. ej.. con o sin síntomas de esquizofrenia) y en el curso (p. ej.. si los síntomas psicóticos «varían rápidamente de tipo e intensidad» o no lo hacen. Además, la máxima duración de estos episodios psicóticos breves varía en función del tipo de síntomas (es decir, 1 mes para los síntomas parecidos a los de la esquizofrenia y 3 meses para los síntomas predominantemente delirantes). En cambio, el DSM-IV propone un único conjunto de criterios diagnósticos y una duración máxima de 1 mes.

Criterios para el diagnóstico de F23.8x Trastorno psicótico breve:

A. Presencia de uno (o más) de los síntomas siguientes:

(1) ideas delirantes

(2) alucinaciones

(3) lenguaje desorganizado (p. ej.. disperso o incoherente)

(4) comportamiento catatónico o gravemente desorganizado

Nota: No incluir un síntoma si es un patrón de respuesta culturalmente admitido.

B. La duración de un episodio de la alteración es de al menos 1 día, pero inferior a 1 mes, con retorno completo al nivel premórbido de actividad.

C. La alteración no es atribuible a un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos, a un trastorno esquizoafectivo o a esquizofrenia y no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej.. una droga, un medicamento) o de una enfermedad médica.

Codificación basada en tipo:

Con desencadenante(s) grave(s) (psicosis reactiva breve): si los síntomas psicóticos se presentan poco después y en aparente respuesta a uno o más acontecimientos que serían claramente estresantes

para cualquier persona en circunstancias parecidas y en el mismo contexto cultural.

Sin desencadenante(s) grave(s): si los síntomas psicóticos no se presentan poco después o no parecen una respuesta a acontecimientos que serían claramente estresantes para cualquier persona en circunstancias parecidas y en el mismo contexto cultural.

Especificar si:

De inicio en el posparto: si se produce en las primeras 4 semanas del posparto.

TRASTORNO PSICÓTICO COMPARTIDO

Caracterlsticas diagnósticas

La característica esencial del trastorno psicótico compartido (folie a deu.x) consiste en una idea

delirante que se desarrolla en un sujeto implicado en una relación estrecha con otra persona (que suele le denominarse «inductor» o «caso primario») que padece un trastorno psicótico con ideas delirantes (Criterio A). .El sujeto pasa a compartir las creencias delirantes del caso primario en parte o en su totalidad (Criterio B). La idea delirante no se explica mejor por la presencia de otro trastorno psicótico (p. ej., esquizofrenia) ni de un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos y no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., anfetamina) o a una enfermedad médica (p. ej., tumor cerebral) (Criterio C). Probablemente, el diagnóstico más frecuente del caso primario es esquizofrenia, aunque otros posibles diagnósticos son un trastorno delirante o un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos. El contenido de las creencias delirantes compartidas dependerá del diagnóstico del caso primario y puede incluir creencias delirantes relativamente extrañas (p. ej., que una potencia extranjera hostil está introduciendo radiaciones en casa del sujeto, lo que le produce indigestión y diarrea), ideas delirantes congruentes con el estado de ánimo (p. ej que el caso primario va a recibir próximamente un contrato de 2 millones de dólares para hacer una película, lo que va a permitir que la familia se compre una casa mucho mayor y con piscina), a las ideas delirantes no extrañas características del trastorno delirante (p. ej., el FBI ha intervenido el teléfono y sigue a los familiares cuando salen de casa). Normalmente, el caso primario en el trastorno psicótico compartido es el dominante en la relación y, gradualmente, impone el sistema delirante a la segunda persona, más pasiva e inicialmente sana. Con frecuencia, los sujetos que llegan a compartir las creencias delirantes son familiares o el cónyuge y han vivido durante largo tiempo con el caso primario, algunas veces en un relativo aislamiento social. Si la relación con el caso primario e interrumpida, las creencias delirantes del otro sujeto suelen disminuir o incluso llegan a desaparecer.

A pesar de que lo más corriente es que se den en relaciones entre sólo dos personas, el trastorno psicótico compartido puede presentarse en un número mayor de individuos, especialmente en situaciones familiares en las que uno de los padres es el caso primario y los hijos adoptan las creencias delirantes del progenitor en grado variable. Es raro que los sujetos afectados por este trastorno busquen tratamiento y suelen llamar la atención de los clínicos cuando recibe tratamiento el caso primario.

Síntomas y trastornos asociados .

Al margen de las creencias delirantes, en el trastorno psicótico compartido no suelen dan otros aspectos

raros o inhabituales en el comportamiento. El deterioro suele ser menor en el sujeto con el trastorno psicótico compartido que en el caso primario.

Prevalencia

Hay muy poca información sistemática disponible sobre la prevalencia del trastorno psicótico compartido. Este trastorno es raro en el marco clínico, aunque se ha señalado que algunos casos pasan desapercibidos. Algunos datos sugieren que el trastorno psicótico compartido es algo más frecuente en las mujeres.

Curso

No se sabe demasiado acerca de la edad de inicio habitual en el trastorno psicótico compartido, pero parece que es muy variable. Si no se interviene, el curso acostumbra a ser crónico, porque este trastorno es más frecuente que se presente en relaciones prolongadas y resistentes al cambio. Con la separación del caso primario, las creencias delirantes de los sujetos van desapareciendo, unas veces con rapidez y otras más lentamente.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico del trastorno psicótico compartido sólo se establece cuando la idea delirante no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia o a una enfermedad médica. El diagnóstico diferencial no suele ser un problema, porque la historia de una estrecha relación con el caso primario y la similitud de las ideas delirantes entre los dos individuos sólo se da en el trastorno psicótico compartido. En la esquizofrenia, el trastorno delirante, el trastorno esquizoafectivo y el trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos no hay una relación estrecha con una persona dominante que tenga un trastorno psicótico y comparta creencias'delirantes parecidas, o, si hay tal persona, los síntomas psicóticos normalmente preceden el inicio de cualquier idea delirante compartida. En casos raros un sujeto puede presentarse con lo que parece ser un trastorno psicótico compartido, pero las ideas delirantes no desaparecen cuando el sujeto es separado del caso primario. En este caso probablemente sea adecuado pensar en el diagnóstico de otro trastorno psicótico.

Relación con los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-1O

Las definiciones de la CIE-lO y del DSM-IV para este trastorno son idénticas, En la CIE-1O, esta entidad viene recogida con el nombre de trastorno delirante inducido.

Criterios para el diagnóstico de F24 Trastorno psicótico compartido

A. Se desarrolla una idea delirante en un sujeto en el contexto de una relación estrecha con otra(s) persona(s) que ya tiene(n) una idea delirante establecida.

B. La idea delirante es parecida en su contenido ala de la persona que ya tenía la idea delirante.

C. La alteración no se explica mejor por la presencia de otro trastorno psicótico (p. ej.,.esquizofrenia) o de un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos, y no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) o a una enfermedad médica.

TRASTORNO PSICÓTICO DEBIDO A ENFERMEDAD MÉDICA

Características diagnósticas

Las características esenciales del trastorno psicótico debido a enfermedad médica son las alucinaciones y las ideas delirantes que se consideran debidas a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica (Criterio A). En la historia clínica, la exploración física o los hallazgos de laboratorio deben existir pruebas de que las ideas delirantes o las alucinaciones son la consecuencia fisiológica directa de una enfermedad médica (Criterio B). La alteración psicótica no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., los síntomas no son una respuesta psicológica a una enfermedad médica grave, en cuyo caso el diagnóstico apropiado sería trastorno psicótico breve, con desencadenante grave) (Criterio C). No se establece el diagnóstico si la alteración aparece exclusivamente en el transcurso de un delirium (Criterio D). Tampoco se establece el diagnóstico de trastorno psicótico debido a una enfermedad médica si las ideas delirantes aparecen exclusivamente en el transcurso de una demencia tipo Alzheimer o en una demencia vascular, en cuyo caso se diagnostica una demencia tipo Alzheimer o una demencia vascular del subtipo con ideas delirantes.

Las alucinaciones pueden ser de cualquier modalidad sensorial (p. ej., visuales, olfativas, gustativas. táctiles o auditivas), pero es probable que ciertos factores etiológicos desencadenen fenómenos alucinatorios específicos. Las alucinaciones olfativas, especialmente las que implican el olor de goma quemada u otros olores desagradables, son muy sugerentes de epilepsia del lóbulo temporal. Las alucinaciones pueden ser simples o amorfas, o muy complejas y organizadas dependiendo de los factores etiológicos, las condiciones ambientales, la naturaleza y la localización de la lesión causada al sistema nervioso central y de la respuesta reactiva al deterioro. En general, no se establece el diagnóstico de trastorno psicótico debido a enfemedad médica si el sujeto conserva el juicio de realidad para la alucinación y se da cuenta de que las experiencias perceptivas son causadas por la enfermedad médica.

Las ideas delirantes pueden ser de temas muy diversos, incluidos los somáticos, grandiosos, religiosos y, lo que es más frecuente, persecutorios.

En algunos casos, las ideas delirantes religiosas se asocian específicamente con la epilepsia del lóbulo temporal. Los sujetos con lesiones cerebrales parietales derechas pueden desarrollar un síndrome de omisión contralateral, en el que pueden no reconocer partes de su propio cuerpo hasta un extremo delirante.

No obstante, las asociaciones entre ideas delirantes y enfermedades médicas concretas parecen ser menos específicas de lo que lo son en el caso de las alucinaciones.

Para determinar si el trastorno psicótico es debido a una enfermedad médica, el clínico tiene en primer lugar establecer claramente la presencia de dicha enfermedad médica. Además, hay que establecer que la alteración psicótica está etiológicamente relacionada con la enfermedad médica a través de un mecanismo fisiológico. Para poder hacer esta afirmación es necesario efectuar una evaluación cuidadosa y completa de múltiples factores. Aunque no hay normas infalibles para determinar cuándo es etiológica la relación entre el trastorno psicótico y la enfermedad médica existen algunas orientaciones que sirven de orientación.

Una consideración es la presencia de una asociación temporal entre el inicio, la exacerbación o la remisión de la enfermedad médica y la del trastorno psicótico. Una segunda consideración es la presencia de síntomas atípicos en un trastorno psicótico primario (p. ej., edad de inicio atípica o presencia de alucinaciones visuales u olfativas). En la evaluación de una situación determinada, puede ser de ayuda la bibliografía que trata de los tipos de asociación directa entre la enfermedad médica y el desarrollo de los síntomas psicóticos. Además, el clínico debe considerar si la alteración se explica mejor por la presencia de un trastorno psicótico primario, un trastorno inducido por sustancias u otro trastorno mental primario (p. ej., trastorno adaptativo).

Subtipos

Puede usarse uno de los siguientes subtipos para indicar los síntomas predominantes. Si hay ideas delirantes y alucinaciones, se codificará lo que predomine:

F06.2. Con ideas delirantes. Se usa este subtipo si predominan las ideas delirantes.

FO6.0 Con alucinaciones. Se usa este subtipo si predominan las alucinaciones.

Procedimiento de tipificación

Al registrar el diagnóstico de un trastorno psicótico debido a enfermedad médica, el clínico debe anotar en primer lugar la existencia de un trastorno psicótico, luego ha de identificar la enfermedad médica que se considera causa del trastorno y, finalmente, el código adecuado para indicar el síntoma predominante de presentación en el Eje I (p. ej., trastorno psicótico debido a tirotoxicosis, con alucinaciones). El código diagnóstico en el Eje I se selecciona basándose en el subtipo: F06.2 para el trastorno psicótico debido a enfermedad médica, con ideas delirantes y F06.O para el trastorno psicótico debido a enfermedad médica, con alucinaciones.También hay que anotar en el Eje III el código de la enfermedad médica (p. ej., EO5.9 Tirotoxicosis).

Enfermedades médicas asociadas

Son diversas las enfermedades médicas que pueden causar síntomas psicóticos, entre las que se incluyen enfermedades neurológicas (p. ej., neoplasias, enfermedad vascular cerebral, enfermedad de Huntington, epilepsia, lesión del nervio auditivo, sordera, migraña, infecciones del sistema nervioso central), enfermedades endocrinas (p. ej., hiper e hipotiroidismo, hiper e hipoparatiroidismo, hipofunción suprarrenal), enfermedades metabólicas (p. ej., hipoxia, hipercapnia, hipoglucemia), alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico, enfermedades hepáticas o renales y trastornos autoinmunes con afectación del sistema nervioso central (p. ej.. lupus eritematoso sistémico).

Las enfermedades neurológicas que más se asocian a la aparición de ideas delirantes son las que afectan las estructuras subcorticales o del lóbulo temporal. Los hallazgos de la exploración física o las pruebas de laboratorio son reflejo de la enfermedad médica causante del cuadro.

Diagnóstico diferencial

Las alucinaciones y las ideas delirantes son habituales en el contexto de un delirium; sin embargo, no se realiza un diagnóstico independiente de trastorno psicótico debido a enfermedad médica si la alteración aparece exclusivamente en el transcurso de un delirium. En el caso de que las ideas delirantes aparezcan en el transcurso de una demencia tipo Alzheimer o de una demencia vascular, se establece el diagnóstico de demencia tipo Alzheimer o demencia vascular del subtipo con ideas delirantes y no se establece un diagnóstico independiente de trastorno psicótico debido enfermedad médica. Normalmente, si el cuadro incluye una mezcla de tipos diferentes de síntomas (p. ej., psicóticos y de ansiedad), el diagnóstico es trastorno psicótico debido a enfermedad médica, porque en estos casos habitualmente predominan los xisíntomas psicóticos en el cuadro clínico.

Si hay pruebas de consumo reciente o prolongado de alguna sustancia (incluyendo medicamentos con efectos psicotrópicos), o de abstinencia de sustancias, o de exposición a un tóxico (p. Ej.: intoxicación por LSD, abstinencia de alcohol), hay que considerar el posible trastorno psicótico inducido por sustancias. Puede ser útil realizar una detección de drogas en la orina o la sangre u pruebas de laboratorio adecuadas. Los síntomas que se presentan durante o poco después (en un período de 4 semanas) de una intoxicación o abstinencia de alguna sustancia pueden ser muy sugerentes de un trastorno psicótico inducido por sustancias, dependiendo del tipo, la duración o la cantidad de la sustancia que se haya usado. Si el clínico se ha cerciorado de que la alteración es debida tanto a enfermedad médica como al consumo de alguna sustancia, pueden realizarse ambos diagnósticos (trastorno psicótico debido a enfermedad médica y trastorno psicótico inducido por sustancias)

El trastorno psicótico debido a enfermedad ha de distinguirse de un trastorno psicótico primario (p. ej., esquizofrenia, trastorno delirante, trastorno esquizoafectivo) o de un trastorno primario del estado de ánimo con síntomas psicóticos. En el trastorno psicótico primario y en el trastorno primario del estado de ánimo con síntomas psicóticos no puede demostrarse la existencia de ninguna enfermedad médica asociada de una forma etiológica directa a través de mecanismos fisiológicos. La edad tardía de inicio (p. ej., la aparición de ideas delirantes por primera vez en sujeto de más de 35 años) y la ausencia de antecedentes personales o familiares de esquizofrenia de trastorno delirante sugieren la conveniencia de una evaluación completa para descartar el diagnóstico de un trastorno psicótico debido a enfermedad médica. Las alucinaciones auditivas que implican voces que pronuncian frases complejas son más características de la esquizofrenia que del trastorno psicótico debido a enfermedad médica. En cambio, otros tipos de alucinaciones (visuales, olfatorias) indican normalmente la existencia de un trastorno psicótico debido a enfermedad médica o de un trastorno psicótico inducido por sustancias.

Se diagnostica trastorno psicótico no especificado cuando el clínico no puede determinar la alteración psicótica es primaria, inducida por sustancias o debida a enfermedad médica. Las alucinaciones hipnagógicas e hipnopómpicas pueden presentarse en sujetos sin ningún mental, pero sólo se dan al dormirse o al despertarse.

Relación con los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-1O

Este trastorno viene recogido en la CIE-1O como alucinosis orgánica o trastorno delirante orgánico, dependiendo del tipo de presentación clínica.

Criterios para el diagnóstico de FO6.x Trastorno psicótico debido a (indicar enfermedad médica)

A. Alucinaciones o ideas delirantes acusadas.

B: A partir de la historia clínica, la exploración física o las pruebas de laboratorio hay pruebas de que la alteración es un efecto fisiológico directo de una enfermedad médica.

C. La alteración no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental.

D. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un delirium.

Código basado en el síntoma predominante:

.2 Con ideas delirantes: si predominan las ideas delirantes

.O Con alucinaciones: si predominan las alucinaciones

TRASTORNO PSICÓTICO INDUCIDO POR SUSTANCIAS

Características diagnósticas

La característica esencial del trastorno psicótico inducido por sustancias es la presencia de alucinaciones o ideas delirantes (Criterio A) que se consideran efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga, medicamento o exposición a un tóxico) (Criterio B). No se incluyen las alucinaciones cuando el sujeto es consciente de que son provocadas por una sustancia, ya que éstas deben diagnosticarse como intoxicación por sustancias o abstinencia de sustancias, con la especificación de que si hay o no alteraciones perceptivas. La alteración no se explica mejor por la presencia de un trastorno psicótico no inducido por sustancias (Criterio C).

No se establece el diagnóstico si los síntomas psicóticos sólo aparecen en el transcurso de un deliriurn (Criterio D). Este diagnóstico debe realizarse en lugar del de intoxicación por sustancias o abstinencia sólo si los síntomas son excesivos en relación con los habitualmente asociados con el síndrome de intoxicación o de abstinencia, y cuando los síntomas son de suficiente gravedad como para merecer atención clínica independiente.

El trastorno psicótico inducido por sustancias se distingue de un trastorno psicótico primario teniendo en cuenta el inicio, el curso y otros factores. En cuanto a las drogas de abuso, tiene que haber pruebas de intoxicación o abstinencia en la historia clínica, la exploración física o los hallazgos de laboratorio. Los trastornos psicóticos inducidos por sustancias sólo se producen en asociación con estados de intoxicación o abstinencia, mientras que los trastornos psicóticos primarios pueden preceder el inicio del consumo de la sustancia o pueden producirse tras largos períodos de abstinencia. Una vez iniciados, los síntomas psicóticos pueden continuar mientras continúe el

consumo de la sustancia. Debido a que en algunas sustancias el síndrome de abstinencia puede aparecer con relativo retraso, el inicio de los síntomas psicóticos puede darse hasta 4 semanas después del abandono de la sustancia. Otra consideración es la referente a la presencia de características atípicas para un trastorno psicótico primario (p, ej., edad de inicio o curso atípicos). Por ejemplo, la aparición por primera vez de ideas delirantes en una persona mayor de 35 años, sin una historia conocida de un trastorno psicótico primario, debe aleterar al clínico sobre la posibilidad de que se encuentre ante un trastorno psicótico inducido por sustancias. Incluso la historia previa de un trastorno psicótico primario no descarta la posibilidad de un trastorno psicótico inducido por sustancias. Se ha sugerido que 9 de cada 10 alucinaciones no auditivas son producto de trastorno psicótico inducido por sustancias o de un trastorno psicótico debido a enfermedad médica. Por el contrario. los factores que sugieren que los síntomas psicóticos son atribuibles aun trastorno psicótico primario incluyen la persistencia de los síntomas psicóticos durante un período sustancial de tiempo (p. ej.. alrededor de 1 mes) tras el final de la intoxicación o la abstinencia de la sustancia, la aparición de síntomas que son claramente excesivos en relación con lo que cabría esperar por el tipo o la cantidad de la sustancia utilizada o la duración del uso, o una historia de trastornos psicóticos primarios recidivantes.

Incluso en una persona con intoxicación o abstinencia se han de tener en cuenta otras posibles causas de síntomas psicóticos, ya que los problemas por consumo de sustancias no son raros entre las personas con trastornos psicóticos (presumiblemente) no inducidos por sustancias.

Subtipos y especificaciones

Pueden emplearse los siguientes subtipos para indicar el síntoma predominante en el cuadro, Si hay ideas delirantes y alucinaciones, se debe codificar lo que predomine:

Con ideas delirantes. Este subtipo se emplea si predominan las ideas delirantes.

Con alucinaciones. Este subtipo se emplea si predominan las alucinaciones.

El contexto en el que se hayan iniciado los síntomas psicóticos puede indicarse utilizando las especificaciones siguientes:

De inicio durante la intoxicación. Se debe usar esta especificación si se cumplen los criterios para la intoxicación por la sustancia y si los síntomas aparecen durante el síndrome de intoxicación.

De inicio durante la abstinencia. Se debe usar esta especificación si se cumplen los criterios para la abstinencia de la sustancia y si los síntomas aparecen durante o poco después del síndrome de abstinencia.

Procedimiento de tipificación

En cada caso de trastorno psicótico inducido por sustancias se indica el nombre de la sustancia específica (p. ej.. cocaína, metilfenidato, dexametasona) que presuntamente está provocando los síntomas psicóticos. El código diagnóstico se selecciona a partir de la relación de suslancias que se proporciona con los criterios. Para las sustancias que no encajen en ninguna de las clases (p. ej.. dexametasona), se debe utilizar el código para «otras sustancias». El código para cada uno de los trastornos psicóticos inducidos por sustancias depende del tipo de sustancia y de si el cuadro está dominado por las ideas delirantes o las alucinaciones. El nombre del trastorno (p. ej.. trastorno psicótico inducido por cocaína, trastorno psicótico inducido por metilfenidato) va seguido por el subtipo que indica el tipo de presentación sintomática predominante y de la especificación que indica el contexto en el que aparecen los síntomas (p. ej.. F14.51 Trastorno psicótico inducido por cocaína; con ideas delirantes, de inicio durante la intoxicación [292.11); F19.52 trastorno psicótico inducido por fenciclidina, con alucinaciones. de inicio durante la intoxicación [292.12)).

Cuando se considera que hay más de una sustancia que desempeña un papel significativo en el desarrollo de los síntomas psicóticos, debe registrarse cada una de ellas por separado. Si se conside- que una sustancia es el factor etiológico, pero no se sabe de qué sustancia o clase de sustancias se trata, a, se utilizará la categoría F19.51 Trastorno psicótico inducido por una sustancia desconocida, con ideas delirantes [292.11], o F19.52 Trastorno psicótico inducido por una sustancia desconocida, con alucinaciones [292.12].

Sustancias especificas

Los trastornos psicóticos pueden presentarse en asociación con la intoxicación por las siguientes clases de sustancias: alcohol; aIucinógenos; anfetaminas y sustancias de acción similár; Canabis; cocaína; fenciclidina y sustancias de acción similar; inhalantes; opiáceos (meperidina); sedantes, hipnóticos y ansiolíticos, y otras sustancias o desconocidas. Los trastornos psicóticos pueden presentarse en asociación con la abstinencia de las siguientes clases de sustancias: alcohol; sedantes, hipnóticos y ansiolíticos, y otras sustancias o desconocidas. El inicio del trastorno varía considerablemente dependiendo de la sustancia. Por ejemplo, fumar una dosis alta de cocaína puede producir psicosis al cabo de pocos minutos, mientras que son necesarios varios días o incluso hasta semanas de consumo de dosis altas de alcohol o sedantes para producir psicosis. Las alucinaciones pueden presentarse en cualquier modalidad. En el trastorno psicótico inducido por el alcohol, con alucinaciones, de inicio durante la abstinencia, las alucinaciones vívidas, persistentes y desagradables aparecen poco después del cese o la reducción de la ingesta de alcohol (en 48 horas). Este trastorno sólo se presenta después de ingestas prolongadas e intensas de alcohol en personas que aparentemente tienen una dependencia del alcohol. Las alucinaciones auditivas son las habituales voces, pero también pueden haber alucinaciones visuales o táctiles.

Los trastornos psicóticos inducidos por la intoxicación por anfetamina y cocaína comparten ca racterísticas clínicas. Las ideas delirantes de persecución pueden aparecer poco después del consumo de anfetamina o de simpaticomiméticos de acción similar. La alucinación de larvas o gusanos que pululan por la piel o debajo de ésta (formicación) puede conducir al rascado y a producir extensas escoriaciones de la piel. El trastorno psicótico inducido por Cannabis puede aparecer poco después del consumo de Cannabis y normalmente implica la presencia de ideas delirantes de persecución. Aparentemente, este trastorno es poco frecuente. Puede haber una marcada ansiedad, la bilidad emocional, despersonalización y amnesia posterior para el episodio. Normalmente, el trastorno remite en l día, pero a veces dura algunos días. Las alucinaciones asociadas con la intoxicación por Cannabis son poco frecuentes excepto cuando se alcanzan niveles sanguíneos altos.

A veces, los trastornos psicóticos inducidos por sustancias no se resuelven con rapidez al retirar el agente que los causa. Se ha comprobado que sustancias como las anfetaminas, la fenciclidina y la cocaína provocan estados psicóticos temporales que algunas veces persisten durante semanas o incluso más, a pesar de retirar el agente causal y de instaurar un tratamiento con neurolépticos. Inicialmente, estos casos pueden ser difíciles de diferenciar de los trastornos psicóticos no inducidos por sustancias.

Algunos medicamentos provocan síntomas psicóticos, y entre ellos se incluyen anestésicos y analgésicos, agentes anticolinérgicos, anticonvulsivantes, antihistamínicos, antihipertensivos y medicamentos cardiovasculares, antimicrobianos y antiparkinsonianos, agentes quimioterápicos (p. ej., ciclosporina y procarbacina), corticosteroides, medicamentos gastrointestinales, relajantes musculares, antiinflamatorios no esteroideos, medicamentos de libre dispensación (p. ej.; feniletrina, seudoefedrina), antidepresivos y disulfiram. Los tóxicos que se han relacionado con la producción de síntomas psicóticos incluyen anticolinesterasa, insecticidas organofosforados, gases nerviosos, monóxido de carbono, di óxido de carbono y sustancias volátiles como combustibles o pintura.

Diagnóstico diferencial

Únicamente se debe realizar un diagnóstico de trastorno psicótico inducido por sustancias en lugar de un diagnóstico de intoxicación por sustancias o de abstinencia de sustancias cuando los síntomas psicóticos sean excesivos en relación con los habitualmente asociados a los síndromes de intoxicación o abstinencia, y cuando los síntomas sean de suficiente gravedad como para merecer atención clínica independiente. Los sujetos intoxicados por estimulantes, Cannabis, el opiáceo meperidina o la fenciclidina, o bien quienes estén realizando una retirada de alcohol o sedantes, pueden experimentar percepciones alteradas (luces centelleantes, sonidos, ilusiones visuales) que reconocen como efectos de la droga. Si el juicio de realidad de estas experiencias permanece intacto (p, ej" el sujeto reconoce que la percepción está inducida por la sustancia y no la cree cierta ni actúa en base a ella), el diagnóstico no es trastorno psicótico inducido por sustancias. En su lugar, el idagnóstico será intoxicación por o abstinencia de sustancias, con alteraciones perceptivas (p, ej., intoxicación por cocaína, con alteraciones perceptivas), Los flashbacks alucinatorios que pueden aparecer largo tiempo después de haber dejado de usar alucinógenos son diagnosticados como trastorno perceptivo persistente por alucinógenos . Además, si los síntomas psicóticos inducidos por sustancias aparecen exclusivamente en el transcurso de un delirium, como ocurre en algunas formas de abstinencia de alcohol, los síntomas psicóticos son considerados un síntoma asociado al delirium y no se diagnostica por separado.

El trastorno psicótíco inducido por sustancias se diferencia de un trastorno psicótico primario por el hecho de considerar que hay una sustancia que está etiológicamente relacionada con los síntomas.

Un trastorno psicótico inducido por sustancias debido a un tratamiento prescrito por una enfermedad mental o médica general debe iniciarse mientras el sujeto está tomando la medicación (o durante la retirada si es que hay un síndrome de abstinencia asociado a dicha medicación). Una vez que el tratamiento ha sido interrumpido, los síntomas psicóticos normalmente remiten al cabo de unos días o de algunas semanas (dependiendo de la vida media de la sustancia y de la existencia de un síndrome de abstinencia). Si los síntomas persisten más allá de 4 semanas, hay que considerar otras posibles causas de los síntomas psicóticos.

Puesto que los sujetos con enfermedades médicas suelen tomar medicamentos para estas enfermedades, el clínico debe considerar la posibilidad de que los síntomas psicóticos estén causados por las consecuencias psicológicas de la enfermedad médica más que por la medicación, en cuyo caso se diagnostica trastorno psicótico debido a enfermedad médica. Frecuentemente, la historia clínica proporcional la principal base para llegar a esta conclusión.

A veces es necesario un cambioen el tratamiento de la enfermedad médica (p, ej., cambio o interrupción del medicamento) para determinar si el medicamento es el agente causal, Si el clínico ha comprobado que la alteración es debida tanto a enfermedad médica como al consumo de una sustancia, deben realizarse ambos diagnósticos (p. ej" trastorno psicótico debido a enfermedad médica y trastorno psicótico inducido por sustancias). Cuando no hay datos suficientes para determinar si los síntomas psicóticos son inducidos por sustancias (incluido un medicamento) o debidos a enfermedad médica, o si son primarios (p. ej., no inducidos por sustancias ni debidos a enfermedad médica), se hablará de trastorno psicótico no especificado.

Relación con los criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-lO

La CIE-lO divide este trastorno en dos categorías: Fl x.5 (trastorno psicótico debido al consumo de sustancias psicoactivas) si los síntomas psicóticos aparecen durante las primeras 2 semanas de consumo), y Flx.75 (trastorno psicótico de inicio tardío debido al consumo de sustancias psicoactivas) si éstos aparecen entre las 2 y las 6 semanas de haberse iniciado el consumo. Además, los Criterios diagnósticos de Investigación de la CIE-lO para el Flx,5 exigen una duración máxima de 6 meses.

Criterios para el diagnóstico de trastorno psicótico inducido por sustancias

A. Alucinaciones o ideas delirantes. Nota: No incluir las alucinaciones si el sujeto es consciente de que son provocadas por la sustancia.

B. A partir de la historia clínica, la exploración física o los exámenes de laboratorio, hay pruebas de (I) 0 (2): ( I) los síntomas del Criterio A aparecen durante o en el mes siguiente a una intoxicación por o abstinencia de sustancias.

(2) el consumo de un medicamento está etiológicamente relacionado con la alteración.

C. La alteración no se explica mejor por la presencia de un trastorno psicótico no inducido por sustancias. Las pruebas de que los síntomas no son atribuibles a un trastorno psicótico no inducido por sustancias pueden ser las siguientes: los síntomas preceden al inicio del consumo de la sustancia (o al consumo del medicamento); los síntomas persisten durante un período sustancial de tiempo (p. ej.. al- rededor de I mes) tras la abstinencia aguda o la intoxicación grave, o son clara mente excesivos en relación con lo que cabría esperar por el tipo o la cantidad de la sustancia utilizada o la duración de su uso, o hay otros datos que sugieren la existencia de un trastorno psicótico no inducido por sustancias (p. ej.. una historia de episodios recidivantes no relacionados con sustancias).

D. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un delirium.

Nota: Debe realizarse este diagnóstico en lugar del diagnóstico de intoxicación por sustancias o abstinencia de sustancias únicamente si los síntomas son excesivos en relación con los habitualmente asociados al síndrome de intoxicación o abstinencia y cuando los síntomas son de suficiente gravedad como para merecer atención clínica independiente. .

Especificar si:

De inicio durante la intoxicación: si se cumplen los criterios para la intoxicación por la sustancia y los síntomas aparecen durante la intoxicación.

De inicio durante la abstinencia: si se cumplen los criterios para la abstinencia de la sustancia y los síntomas aparecen durante o poco tiempo después del síndrome de abstinencia.

TRASTORNO PSICÓTICO NO ESPECIFICADO

Esta categoría incluye una sintomatología psicótica (p. ej., ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado, comportamiento catatónico o gravemente desorganizado) sobre la que no se dispone de una información adecuada para establecer un diagnóstico específico o acerca de la cual hay informaciones contradictorias, o trastornos con síntomas psicóticos que no cumplen los criterios para alguno de los trastornos psicóticos específicos.

Algunos ejemplos serían los siguientes:

I. Psicosis posparto que no cumple los criterios para un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos, trastorno psicótico breve, trastorno psicótico debido a enfermedad médica o trastorno psicótico inducido por sustancias.

2. Síntomas psicóticos que han durado menos de l mes, pero que aún no han remitido y, por tanto, no cumplen los criterios para un trastorno psicótico breve.

3. Alucinaciones auditivas persistentes en ausencia de otras características.

4. Ideas delirantes no extrañas persistentes, con períodos de episodios afectivos superpuestos que han .aparecido durante una parte sustancial de la alteración delirante.

5. Situaciones en las que el clínico ha llegado a la conclusión de que hay un trastorno psicótico, pero en las que es incapaz de determinar si es primario, debido a una enfermedad médica o inducido por sustancias.

PERSONAS PROPENSAS A LA PSICOSIS

Se han hecho muchos estudios en los años recientes para intentar encontrar relaciones entre los trastornos psicóticos y otros factores como la edad, el sexo, la inteligencia y la ocupación. Por estos estudios sabemos que la edad promedio de la primera admisión a los hospitales mentales es aproximadamente de 46 años. Sin embargo, existen amplias variaciones respecto a la edad en que inician las psiconeurosis.

Sabemos también que las primeras admisiones a los hospitales mentales, y que las enfermedades mentales no tienen relación alguna con el grado de inteligencia. Estudios ulteriores indican que las personas casadas no tienen las mismas probabilidades de desarrollar psicosis que los solteros o los divorciados, y que las reacciones psicóticas se encuentran en todos los grupos de ocupaciones o trabajos.

La frecuencia de las reacciones psicóticas es aproximadamente dos veces mayor entre las personas que viven en las zonas urbanas que entre los habitantes de las regiones rurales, y todos los grupos étnicos y raciales se ven sujetos a estos trastornos.

Es común distinguir entre dos tipos generales de reacciones psicóticas: las funcionales y las orgánicas.

Orgánicas: existe alguna lesión orgánica cerebral que explica la reacción psicótica, mientras que no existe ninguna alteración anatomopatológica demostrable en el cerebro en la relación con las psicosis funcionales. Estas se dividen en tres tipos principales:

  • Trastornos esquizofrénicos

  • Trastornos paranoides

  • Trastornos afectivos.

  • HIPÓTESIS

    • Los sujetos con lesiones cerebrales apriétales derechas pueden desarrollar un síndrome de omisión contralateral, en el que pueden no reconocer partes de su propio cuerpo hasta un extremo delirante.

    • Las asociaciones entre ideas delirantes y enfermedades médicas concretas, son menos específicas de lo que lo son las alucinaciones.

    • El juicio de realidad de experiencias permanece intacto solo si el sujeto reconoce que la percepción está inducida por la sustancia y no la cree cierta ni actúa en base a ella.

    • Si la relación con un caso primario de psicosis es interrumpida, entonces las creencias delirantes del otro sujeto suelen disminuir o incluso desaparecer en los trastornos psicóticos compartidos.

    • El diagnóstico del trastorno psicótico se establece solo si la idea delirante no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia o a una enfermedad médica.

    BIBLIOGRAFÍA

    Linda L. Davidoff

    “Introducción a la Psicología”

    3ra Edición

    Mc Graw Hill México 1997

    Allen rances, Harold Alan Pincus

    “Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales”

    Masson Comité Elaborador del DSM-IV España 1994