Psicosis y Esquizofrenia

Salud. Medicina. Salud mental. Enfermedades mentales. Psicosis. Esquizofrenia. Alucinaciones. Delirios. Diagnóstico. Tratamiento. Hospitalización. Cuidados de Enfermería

  • Enviado por: Maria Teresa
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 22 páginas
publicidad
cursos destacados
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Transformada de Laplace
Transformada de Laplace
En este curso aprenderás todo lo relacionado con la transformada de Laplace. Los temas a grandes rasgos son: 1....
Ver más información

publicidad

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DE EDUCACIÓN SUPERIOR

INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA JUAN PABLO PÉREZ ALFONSO.

ENFERMERÍA III SEMESTRE

SECCIÓN “U” TURNO NOCHE

Martes, Enero 23 de 2007

INDICE

  • Introducción ----------------------------------------------------------------------------------- 3

  • Psicosis, clasificación, etiología, síntomas ------------------------------------------- 4

  • Esquizofrenia --------------------------------------------------------------------------------- 5

  • Criterios diagnosticos ----------------------------------------------------------------------- 6

  • Síntomas positivos y negativos --------------------------------------------------------- 6

  • Subtipos clínicos de la esquizofrenia -------------------------------------------------- 7

  • Pronóstico ------------------------------------------------------------------------------------ 10

  • Esquizofrenia como enfermedad ------------------------------------------------------- 12

  • Como se diagnostica ---------------------------------------------------------------------- 12

  • El mundo de las personas con esquizofrenia --------------------------------------- 13

  • Causas de la esquizofrenia -------------------------------------------------------------- 16

  • Objetivos a corto y largo plazo ---------------------------------------------------------- 18

  • Plan de cuidados de Enfermería -------------------------------------------------------- 18

  • Conclusiones --------------------------------------------------------------------------------- 21

  • Bibliografía ----------------------------------------------------------------------------------- 22

INTRODUCCIÓN

 

La esquizofrenia y la psicosis son enfermedades mentales serias que ocasionan una gran perturbación en las relaciones sociales, familiares y labores de las personas que la sufren, que se inicia generalmente en la adolescencia, que tiene tendencia a evolucionar hacia la cronicidad y para la cual, no existe un tratamiento curativo en la actualidad, lográndose únicamente una remisión de los síntomas con el uso de antipsicóticos.

Si tomamos en cuenta que aproximadamente el 2% de la población general las sufre,  vemos que constituye un problema de salud pública importante. La mayor parte de estos pacientes no logran alcanzar un nivel profesional elevado ni tampoco llegan a tener experiencia laboral debido a que cambian frecuentemente de trabajo, porque renuncian o porque los despiden debido a un bajo rendimiento. Esto hace que, con frecuencia, que dependan económicamente de sus familiares y que cuando sus padres fallecen, pasan a depender de las instituciones del estado.

El término psicosis procede del griego psyché, alma, y es aplicado generalmente a los trastornos mentales de etiología psíquica u orgánica en los cuales se presentan alteraciones profundas de la realidad y de la respuesta a estímulos. Este tipo de patología médica produce grandes desórdenes en las familias, sobre todo en los casos en los que no existe una causa orgánica (tumor, hemorragia cerebral, etc.), debido a la incomprensión de tales procesos.

 La esquizofrenia en cambio, es un trastorno fundamental de la personalidad, una distorsión del pensamiento. Los que la padecen tienen frecuentemente el sentimiento de estar controlados por fuerzas extrañas. Poseen ideas delirantes que pueden ser extravagantes, con alteración de la percepción, afecto anormal sin relación con la situación y autismo entendido como aislamiento.

La presencia de un enfermo mental en la familia, trae consigo en un primer orden la dedicación de gran cantidad de tiempo a esta persona. Asimismo, la familia debe de armarse de paciencia, pues ante todo, este tipo de enfermos requiere de la comprensión de sus familiares para poder salir adelante, si bien, el apoyo médico suele ser esencial.

 

DESARROLLO

Psicosis:

Los primeros trastornos orgánicos y afectivos, engloban el concepto antiguo (y retirado) de "Psicosis" como aquellas alteraciones del aparato psíquico que involucran un severo trastorno del juicio de realidad. La psicosis se dividía en dos subgrupos:

1.- Psicosis exógena (somática, orgánica o no hereditaria) que se clasificaba en aguda o crónica dependiendo de que tan rápidamente actúa el desencadenante orgánico, ejemplo, el abuso de substancias o la degeneración neuronal (como en la enfermedad de Alzheimer). se describen como trastornos orgánicos.

2.- Psicosis endógena ("hereditaria") que se clasificaba en aquellos cuadros de naturaleza esquizofrénica  y aquellos de naturaleza afectiva o psicosis maniaco-depresiva (Trastorno afectivo

Clasificación:

El DSM (Manual Estadístico y Diagnóstico de los Trastornos Mentales; American Psychiatric Association) reconoce varios tipos de psicosis que en realidad engloba a muchas otras enfermedades mentales como veremos a continuacion:

  • Paranoia.

  • Esquizofrenia (y esquizotípicos).

  • Borderline o 'caso límite'.

  • Breve

  • Compartida

  • Debida a una condición médica

  • Inducida por sustancias

  • No diferenciada

Etiologías de las psicosis:

Hacia fines de S. XX con el auge del avance en genética se ha pretendido encontrar siempre una etiología genética en las psicosis lo cual parece reintroducir "criterios" semejantes a los que Lombroso utilizaba a fines de S. XIX e inicios de S.XX. Por lo contrario, el psicoanálisis considera que las psicosis se deben a factores exógenos al afectado, factores ambientales. Lacan explica la génesis de la psicosis (tras estudiar muchos casos) en un proceso llamado forclusión.

¿Qué teoría sería la correcta?, estadísticamente parece existir psicosis "congénitas", pero hasta ahora dista de estar verificado, en cambio es evidente que situaciones de distrés (estrés negativo), pueden ocasionar psicosis.

En castellano a la psicosis vulgarmente y peyorativamente, se le llama " locura" pero téngase en cuenta que "locura" es toda actitud "anormal" sin que por ello se trate realmente de una psicosis (los 'rituales' de un neurótico obsesivo compulsivo pueden parecer "ejemplos típicos" de "locura", si bien nada tienen que ver con una psicosis). Ciertas fobias pueden hacer creer al inexperto que se trata de "locuras", más aún: el ataque de pánico le provoca muchas veces a la misma persona afectada la sensación de que se está volviendo "loca".

Por otra parte muchas veces también se confunden las demencias, de etiología orgánica, con las psicosis. De modo que se debe tener especial cuidado al hablar de estas enfermedades ya que son entidades muy diferentes y su evolución es, también, muy diferente.

Síntomas:

Los siguientes son síntomas que sugieren la presencia de un trastorno de tipo psicótico:

  • Cambios bruscos y profundos de la conducta.

  • Replegarse sobre sí mismo, sin hablar con nadie.

  • Creer sin motivos que la gente le observa, habla de él o trama algo contra él.

  • Hablar a solas creyendo tener un interlocutor ( 'Psicosis y Esquizofrenia'
    soliloquio
    ), oír voces, tener visiones (alucinaciones visuales, auditivas) sin que existan estímulos.

  • Tener períodos de confusión mental o pérdida de la memoria.

  • Tener ideas de grandeza.

  • Experimentar sentimientos de culpabilidad, fracaso, depresión.

Algunos de estos síntomas también pueden experimentarse en condiciones no psicóticas: abuso de sustancias, trastornos de personalidad, eventos estresantes -distresantes-, lo que Jaspers ha denominado 'situaciones límite', momentos graves de neurosis -por ejemplo ciertas neurosis del tipo histeria, de conversión. Sin embargo, pueden tener una estructuración diferente a la de una psicosis, por lo que el tratamiento debe ser muy diferente, de modo que los síntomas mencionados no constituyen ninguna evidencia concluyente. Si tiene dudas acuda a un especialista.

En cuanto al autismo y al síndrome o trastorno bipolar -antes llamado psicosis maníaco-depresiva- muchos autores durante el Siglo XX los han incluido entre las psicosis pero aun parece apresurado considerar a tales afecciones como psicosis 

 ESQUIZOFRENIA:

  La esquizofrenia es un trastorno fundamental de la personalidad, una distorsión del pensamiento. Los que la padecen tienen frecuentemente el sentimiento de estar controlados por fuerzas extrañas. Poseen ideas delirantes que pueden ser extravagantes, con alteración de la percepción, afecto anormal sin relación con la situación y autismo entendido como aislamiento.

El deterioro de la función mental en estos enfermos ha alcanzado un grado tal que interfiere marcadamente con su capacidad para afrontar algunas de las demandas ordinarias de la vida o mantener un adecuado contacto con la realidad. El psicótico no vive en este mundo (disociación entre la realidad y su mundo), ya que existe una negación de la realidad de forma inconsciente. No es consciente de su enfermedad.

    La actividad cognitiva del esquizofrénico no es normal, hay incoherencias, desconexiones y existe una gran repercusión en el lenguaje, pues no piensa ni razona de forma normal. 

     El comienzo de la enfermedad puede ser agudo, es decir, puede comenzar de un momento para otro con una crisis delirante, un estado maníaco, un cuadro depresivo con contenidos psicóticos o un estado confuso onírico. También puede surgir de manera insidiosa o progresiva.

    La edad de inicio promedio es en los hombres entre los 15 y los 25 años, y en las mujeres entre los 25 y los 35 años. No obstante puede aparecer antes o después, aunque es poco frecuente que surja antes de los 10 años o después de los 50 años.

    La prevalencia de esta enfermedad se sitúa entre el 0'3% y el 3'7% dependiendo de la zona del mundo donde estemos. Se ha observado una cierta prevalencia hereditaria, si uno de los padres padre padece esquizofrenia el hijo tiene un 12% de posibilidades de desarrollar dicho trastorno y si ambos son esquizofrénicos el niño tiene un 39% de probabilidades. Un niño con padres sanos tiene un 1% de posibilidades de padecer este trastorno, mientras que un niño con un hermano con este desorden tiene un 8% de probabilidades. Por tanto las causas de la esquizofrenia son tanto bioquímicas como ambientales.

    La esquizofrenia se puede presentar principalmente asociada a los Trastornos Relacionados con Sustancias. Del 30 al 40 % de los esquizofrénicos presenta problemas de abuso de alcohol; el 15-25 % problemas con el cannabis; del 5 al 10 % abusa o depende de la cocaína. También se incluye el abuso de nicotina, muy frecuente en estos pacientes. Las drogas y el alcohol permiten reducir los niveles de ansiedad y la depresión provocados por la esquizofrenia.

Criterios diagnónticos

    No existe un cuadro clínico único, sino que hay múltiples síntomas característicos; síntomas emocionales, cognitivos, de personalidad y de actividad motora. 

    La sintomatología debe estar presentes durante al menos 1 mes y persistir durante al menos 6 meses.

Síntomas positivos: exceso o distorsión de las funciones normales como:

  • Alucinaciones: percepciones que no existen que pueden ser auditivas, visuales, táctiles, olfativas o gustativas (las 2 primeras son las más comunes).

  • Ideas delirantes: alteraciones del pensamiento, ideas falsas e irreductibles al razonamiento argumental.

  • Lenguaje desorganizado e incoherente (suelen ser ideas de persecución, de grandeza, religiosos, de celos e hipocondríacos).

  • Comportamiento gravemente desorganizado (agitación, incapacidad de organizarse y de mantener la higiene personal) o catatónico (con una disminución de la actividad psíquis¡ca y motora hasta llegar a una falta total de atención y rigidez).

Síntomas negativos: parecen reflejar una disminución o pérdida de las funciones normales. Los síntomas negativos comprenden restricciones:

  • Embotamiento afectivo: no reacción ante estímulos emocionales.

  • Pobreza del habla (alogia).

  • Abulia o apatía: falta de voluntad, incapacidad para persistir o para iniciar una actividad.

  • Anhedonia: incapacidad para disfrutar de los placeres.

    Los síntomas negativos alteran la capacidad de funcionar en la vida diaria de los pacientes, son personas que se acaban aislando y perdiendo a los amigos.

    El curso de la enfermedad se caracteriza por fases de agudización y fases de remisión de los síntomas, aunque algunos enfermos presentan un curso estable. A medida que pasa el tiempo, los síntomas negativos se acentúan más, mientras que los positivos van remitiendo.

    También se produce una despersonalización donde los fenómenos psíquicos como la percepción, la memoria o los sentimientos aparecen como extraños a uno mismo: síndrome del espejo.

    Otra característica es la desrealización o sensación de extrañeza frente al mundo externo, que por su proximidad y cotidaniedad debería resultar reconocido. El entorno aparece como nebuloso, irreal, extraño e insólito.

   Fisiológicamente se puede observar un aumento del tamaño de los ventrículos cerebrales en los enfermos esquizofrénicos. Hay también un exceso de la actividad de los neurotransmisores dopaminérgicos.

    La esquizofrenia afecta a las personas en el área social y laboral. Suelen tener problemas en las relaciones interpersonales, en el trabajo e incluso presentan dificultades en el cuidado de sí mismos.

    Existen ciertas drogas que pueden inducir a la psicosis en personas con una especial vulnerabilidad a padecer esquizofrenia: anfetaminas (la más común), cannabis, alucinógenos (LSD), cocaína y alcohol.

    Para su diagnóstico requiere de una exploración clínica y neurológica completa.

 

Esquizofrenia: Subtipos clínicos.

Las alteraciones de las funciones psiquiátricas en la esquizofrenia generan una serie de síntomas. Todos los cuadros esquizofrénicos tienen en mayor o menor grado algunos de los síntomas de las diferentes alteraciones psíquicas. En virtud de las manifestaciones preponderantes, se pueden clasificar los cuadros esquizofrénicos en tres subtipos clínicos:

1.- Esquizofrenia de tipo paranoide.

En este caso lo más importante está en la presencia de delirios más o menos sistematizados. Estas ideas, sistemas, percepciones y ocurrencias delirantes pueden ser de distintos tipos:

  • Tipo persecutorio: por organizaciones o grupos conocidos (más o menos importantes) o desconocidos como gobiernos, la CIA, la KGB, los judíos, los masones, etc.

  • Tipo grandioso: Presencia de capacidades extrañas como predecir el futuro, descubrimiento de cosas, ideas geniales, etc.

  • Tipo somático: ideas delirantes acerca del cuerpo como que le corazón ya no late, los intestinos están vacíos o podridos, le sacaron el cerebro por la nariz, etc.

  • Tipo religioso-místico: El paciente se cree el hijo de Dios, elegido de Dios, ser dios mismo, ser el diablo, que organiza el juicio final, etc.

  • Tipo sexual: Ideas delirantes de naturaleza sexual como que todos saben de su sexualidad, violaciones permanentes, que es convertido sexual, invertido sexual, cambio de órganos sexuales, que es de un sexo cuando siempre ha sido de otro, etc.

  • Tipo nihilista: Cree que le mundo es una farsa, se sabe muerto, sabe que nada existe,etc.

  • Estas ideas delirantes se acompañan frecuentemente de pseudoalucinaciones auditivas y todos los síntomas son típicamente positivos con poca tendencia a síntomas negativos.

    En general este subtipo clínico tiene un comienzo más tardío (20-25 años), con una personalidad más madura y mantenida, que es más estable y permite que el delirio se mantenga durante mucho tiempo o cambie muy poco luego de instalarse.

    Se da muchas veces la doble contabilidad como una alteración de la unidad del yo, donde el sujeto puede vivir el mundo real (por ejemplo, la pobreza del hospital) y al mismo tiempo sin que tome contacto alguno, puede vivir el mundo delirante (como que es el hijo de Dios o que es el rey de algún país).

    Este tipo de esquizofrenia puede llegar a ser tan grave que constituya por sí mismo un trastorno delirante.

    2.- Esquizofrenia hebefrénica o desorganizada.

    Es un cuadro que comienza más tardíamente (14-16 años), por lo tanto, la personalidad del sujeto no está formada y el pronóstico es mucho más malo. Es una esquizofrenia francamente desorganizada en donde los rasgos del comienzo se parecen a la "edad del pavo" en la adolescencia. Los pacientes hacen bromas pesadas, son pueriles, hacen comentarios inadecuados y desubicados, con una conducta que parece desinhibida o desajustada. Hay fuertes alteraciones de la volición con pérdida el sentido de la vida y pasando años sin hacer nada luego de dejar el colegio o el trabajo.

    Los pacientes tienen alteraciones significativas del curso del pensamiento más que del contenido como el esquizofrénico paranoide, y rápidamente llegan a disgregarse. Además se asocia a una afectividad fuertemente alterada, inapropiada, plana e incluso autista, con poco contacto con las personas y consigo mismo, apareciendo lejano y pobre afectivamente.

    El aspecto general frecuentemente es bizarro, desgarbados y francamente sucios y desaseados, exageradamente cochinos en relación a su ambiente social.

    En suma, en estos pacientes son más predominantes los síntomas negativos o defectuales.

    3.- Esquizofrenia de tipo catatónico.

    Predominan los síntomas catatónicos de la esfera psicomotora o síndrome catatónico. Tiene un comienzo más tardío que el hebefrénico. Además tienen mejor pronóstico, aún con el riesgo vital al que están sometidos durante las crisis. Estos pacientes oscilan entre la inhibición y la excitación, y así puede un paciente cursar con un cuadro clínico (más bien raro) llamado catatonía periódica con tendencia a producirse el síndrome catatónico el forma periódica. Los más importantes de los signos del síndrome catatónico son:

  • Estupor catatónico: Inmovilidad absoluta del sujeto, no obedece ni resiste órdenes y está como retraído inmóvil. En esta situación pueden pasar horas o días, lo que constituye una situación de urgencia, por la falta de alimentación y de ingestión de líquidos, o bien por la retención urinaria y de las deposiciones, todo lo cual lleva a complicaciones médicas potencialmente mortales. El pseudo-estupor es un estado menos acentuado en que le paciente puede seguir con la mirada o moverse lentamente, pero sigue siendo grave.

  • Catalepsia: El sujeto se mantiene fijamente en una posición durante ratos más menos largos (varios minutos). Hallazgos posibles son la presencia de una "almohada psíquica" (cabeza apoyada en una almohada inexistente, o sea, con la cabeza en el aire) y la flexibilidad cérea donde los músculos están como cera debido a que hay hipotonía muscular agonista y antagonista que permite que el paciente mantenga posiciones muy incómodas sin agotarse.

  • Obediencia automática: El paciente acepta sin oposición alguna todas las órdenes del examinador. Como muchas veces el paciente está conciente de este hecho, puede aceptar las cosas que él desee y no debe extrañar que no obedezca algunas órdenes. Por ello, esta obediencia es bizarra y muy caprichosa.

  • Conductas en eco o de imitación: Como la ecolalia que asemeja la conducta de payaseo de un adolescente, pero que no despierta en el examinador la sensación de que el paciente se divierte con hacerlo y también la ecopraxia donde la persona hace los movimientos o gestos igual que los que realiza el examinador.

  • Negativismo en la conducta: Hay resistencia a cuanto se le solicite al paciente que haga. En este caso, no se entiende de dónde proviene tal resistencia, a diferencia del oposicionismo (propio de los cuadros neuróticos y no de la esquizofrenia) donde hay una intención evidente de oponerse a lo que el examinador le solicite al paciente con un motivo más o menos aparente. Hay distintos tipos de negativismo: 1.- Negativismo activo donde el paciente hace exactamente lo inverso a lo que se le pide, como,por ejemplo, sentarse cuando se le solicita que se ponga de pie. 2.- Negativismo pasivo, cuando el paciente simplemente se rehusa a hacer lo que se le pide. 3.- Negativismo interno, cuando el paciente se niega a sus propias funciones internas como retención de heces u orina, negarse a consumir alimentos o líquidos, que puede conducir a un cuadro grave y de manejo de urgencia.

  • Estereotipias: deben distinguirse de los tics, ya que corresponden a movimientos repetitivos activamente ejecutados por el sujeto, monótonos y que no corresponden a alguna razón o motivo que se pueda entender en su producción. Generalmente (a diferencia de los tics) son movimientos complejos e inútiles que no sirven a ninguna finalidad, como movimientos de ciertas partes del cuerpo, gestos permanentes de la cara, de las manos.

  • Las estereotipias de lenguaje son dos o tres palabras que se repiten frecuentemente en el discurso del paciente y sin ningún motivo aparente para decirlas, lo cual ayuda a la disgregación del curso del pensamiento.

  • La estereotipia de lugar consiste en que el paciente se va a cierto lugar y hacen el mismo gesto o movimiento repetidamente.

    Todas estas estereotipias son incomprensibles y no se entiende el significado.

  • Hiperkinesia psicomotora: es todo lo contrario del estupor. Se produce una agitación psicomotora que puede comenzar lenta o bruscamente con intensa intranquilidad, inquietud, ausencia de reposo o descanso y varios días sin dormir. Cadavez son más incontrolables conduciendo a daño al medio ambiente (terceros o cosas) y a sí mismos. Puede llevar a estados de agotamiento con riesgo vital del paciente, además de que puede conducir a actos brutales por lo que son muy peligrosos para los familiares y su entorno. Otro peligro importante (y que es indicación de hospitalización) es la posibilidad de suicidio y automutilación.

  • 4.- Esquizofrenia indiferenciada.

    No se puede adscribir el cuadro clínico a ninguno de los subtipos descritos, ya que presenta una mezcla mayor o menor de los diferentes tipos de esquizofrenia.

    ¿Cuándo hospitalizar?. Criterios:

  • Primer brote de esquizofrenia, dado que se requiere hacer estudio (examen físico) completo, descartando toda la patología orgánica similar o acompañante del cuadro.

  • Cuando se necesita estabilizar las dosis de neurolépticos. Mala administración, no toma de medicamentos.

  • Cuando hay conducta agresiva o impulsiva (peligro para el paciente o terceros).

  • Cuando hay riesgo de suicidio importante.

  • Cuando es incapaz de cuidarse a sí mismo (ej. comer, ingerir agua o alimentos).

  • Frente a ciertos procedimientos (ej. electroshock, inyecciones intramusculares cada cierto tiempo, otros).

  • Efectos colaterales muy graves de los medicamentos (ej. Sd. Neuroléptico - maligno, parkinsonismo muy importante, otros).

  •  

    Pronóstico

        Del 20 al 30% de los pacientes logran llevar una vida relativamente normal. El otro 20-30% experimenta síntomas moderados. Y el 40-60% restante lleva una vida perturbada por el trastorno.

    Factores de buen pronóstico

    ð Edad tardía de comienzo.

    ð Comienzo agudo de la enfermedad.

    ð Existencia de factores precipitantes: drogas.

    ð Ausencia de embotamiento afectivo.

    ð Factores precipitantes de la enfermedad claramente identificables.

    ð Si la persona presentaba buena adaptación social, sexual y laboral antes de la aparición de la enfermedad.

    ð Ambiente social y familiar favorable.

    ð Buen cumplimiento del tratamiento.

    ð Antecedentes familiares de trastornos de humor.

    ð Confusión y síntomas atípicos.

    ð El subtipo de mejor pronóstico es la Esquizofrenia Paranoide.

    Factores de mal pronóstico:

    • Inicio en edad temprana.

    • Comienzo progresivo o insidioso de la enfermedad.

    • Prevalencia de síntomas negativos.

    • Aislamiento social o pocos sistemas de apoyo social.

    • Trastorno previo de la personalidad.

    • Embotamiento afectivo.

    • Historia familiar de esquizofrenia.

    • Larga evolución antes del primer contacto médico.

    • Abuso de drogas.

    • Presencia de anomalías cerebrales claras (ventrículos dilatados).

    • Cuando la enfermedad no remite en tres años y hay múltiples recaídas.

    • La esquizofrenia de tipo Desorganizado es la de mayor gravedad.

     ¿Qué es?

    La esquizofrenia es una enfermedad del cerebro crónica, grave e incapacitante. El uno por ciento de la población es afectada por esta enfermedad en algún momento de su vida. Cada año más de dos millones de estadounidenses desarrollan esta enfermedad. La esquizofrenia afecta al hombre y a la mujer con la misma frecuencia. Esta enfermedad tiende a producirse en una edad más temprana en el hombre, generalmente entre los dieciséis y veinticuatro años, mientras que en la mujer generalmente se produce entre los veinte y treinta y cuatro años.

    Las personas con esquizofrenia a menudo sufren síntomas aterradores tales como escuchar voces, estar convencido que otras personas pueden leer su mente, controlar sus pensamientos o están conspirando en contra de ellos. Estos síntomas causan temor y retraimiento. El habla y el comportamiento son afectados y pueden tornarse hasta incomprensibles. Hoy hay tratamientos que alivian varios de los síntomas pero, aún con tratamiento, muchos enfermos continúan sufriendo durante toda su vida. Se estima que sólo uno de cada cinco pacientes con esquizofrenia se recupera completamente.

    Actualmente existe más esperanza para los enfermos de esquizofrenia y para sus familias. Gracias a los estudios de investigación, se están descubriendo medicinas con menos riesgos. También, se está empezando a entender mejor qué causa la enfermedad. Para continuar realizando avances, los científicos utilizan diversos métodos como la genética molecular, y la epidemiología (estudios de cómo se manifiesta esta enfermedad en la población) lo que va permitiendo entender mejor porqué ciertas personas son afectadas. Las técnicas que permiten obtener imágenes de las estructuras y funciones del cerebro también prometen avanzar el entendimiento de esta enfermedad.

    La esquizofrenia como enfermedad

    La esquizofrenia se da en todas las partes del mundo. La gravedad de los síntomas y la larga duración de la enfermedad tienden a causar un alto grado de discapacidad. Los medicamentos y otros tratamientos usados para la esquizofrenia sirven para reducir y controlar los síntomas, solo si se siguen de la manera indicada por el médico. A pesar de todo, algunas personas no se benefician mucho con los tratamientos disponibles. Otras los suspenden de manera prematura. Una de las razones por lo que esto sucede es la presencia de efectos secundarios en la medicación, los cuales pueden ser desagradables e inconvenientes. Inclusive cuando el tratamiento en si es moderadamente efectivo, la capacidad de funcionamiento de algunos enfermos es afectado por la falta de oportunidades de trabajo, el estigma que se asocia con esta enfermedad y los síntomas que no mejoran con la medicación.

    Los primeros síntomas de la esquizofrenia generalmente son cambios peculiares del comportamiento. Estos síntomas pueden causar desconcierto y confusión en los familiares del enfermo. La presencia de estos síntomas es especialmente chocante para los familiares más cercanos que conocían como era el paciente antes de enfermarse. Resulta extremadamente difícil comprender cómo una persona que era tan saludable y llena de vida puede tener un cambio tan drástico. La aparición súbita de síntomas psicóticos se conoce como la fase "aguda" de la esquizofrenia. La "psicosis", un estado común en la esquizofrenia, representa un deterioro mental marcado. Las alucinaciones, como el oír voces que no son reales, son un trastorno de la percepción muy común. También son comunes los delirios, es decir el desarrollar creencias falsas que surgen como consecuencia de la incapacidad para distinguir lo real de lo imaginario. Otro síntoma menos obvio es el aislamiento social, es decir, el evitar el contacto social con familiares, amigos y otras personas. Dicho aislamiento puede presentarse antes, al mismo tiempo, o después de los síntomas psicóticos.

    La evolución de la esquizofrenia es variable. Algunas personas sufren un solo episodio psicótico y se recuperan. Otras tienen muchos episodios de psicosis en el transcurso de su vida, pero entre dichos períodos llevan una vida normal. Otras personas sufren de esquizofrenia "crónica", la que se manifiesta en forma continua o recurrente. Éstas generalmente no se recuperan del todo y típicamente requieren tratamiento con medicamentos a largo plazo.

     ¿Cómo se diagnostica?

    Es necesario descartar otras enfermedades para llegar a un diagnóstico correcto. Algunas veces síntomas mentales graves e incluso psicosis se deben a trastornos médicos que no han sido detectados. Por esta razón, el médico obtiene el historial médico del paciente, incluyendo la historia de la evolución de la enfermedad. Con este fin también, el médico conduce un examen físico y obtiene análisis de laboratorio. Estos procedimientos son necesarios para descartar otras causas posibles antes de concluir que se trata de esquizofrenia. Además, dado que el uso de drogas ilegales es común y que algunas pueden causar síntomas parecidos a los de la esquizofrenia, a veces el médico pide análisis de sangre u orina para detectar la presencia de drogas. Dichos análisis pueden ser pedidos tanto en el hospital como en el consultorio médico.

    Varias enfermedades psiquiátricas se pueden presentar en forma parecida. Por esto inicialmente a veces es difícil distinguir la esquizofrenia de otros trastornos mentales. Por ejemplo, algunas personas con síntomas de esquizofrenia también presentan una alteración extrema y prolongada de su estado de ánimo. Es decir, tienen un estado afectivo muy elevado o bajo, y esta alteración persiste por mucho tiempo. Es necesario determinar si dichos pacientes tienen esquizofrenia, o si se trata de un trastorno maniaco-depresivo (o bipolar) o de un trastorno depresivo mayor. Las personas cuyos síntomas no pueden clasificarse claramente a veces reciben el diagnóstico de "trastorno esquizoafectivo".

    ¿Pueden sufrir de esquizofrenia los niños?

    Los niños mayores de cinco años pueden desarrollar esquizofrenia, pero es muy raro que esta enfermedad se presente antes de la adolescencia. Algunos niños que desarrollan esquizofrenia tienen peculiaridades de personalidad o comportamiento que preceden la enfermedad. Los síntomas comunes en los adultos, las alucinaciones y los delirios, son extremamente raros antes de la adolescencia.

     El mundo de las personas con esquizofrenia

    Percepciones distorsionadas de la realidad

    El enfermo de esquizofrenia puede tener percepciones de la realidad muy diferentes a las que comparten las personas que lo rodean. El enfermo puede sentirse asustado, ansioso y confundido debido a que vive en un mundo distorsionado por alucinaciones y delirios.

    En parte debido a la realidad inusual que experimenta, el enfermo de esquizofrenia puede comportarse de manera diferente en distintos momentos. A veces puede parecer distante, indiferente o preocupado. A veces puede mantener una pose fija, por ejemplo se sienta rígido, sin moverse ni emitir sonido durante horas. Otras veces puede estar completamente alerta, moverse constantemente y hacer algo sin parar.

    Alucinaciones e ilusiones

    Las alucinaciones e ilusiones son trastornos de percepción comunes en las personas que sufren de esquizofrenia. Las alucinaciones son percepciones que no se basan en la realidad, pueden ocurrir a través de todos los sentidos, audición, vista, tacto, gusto u olfato. Sin embargo, el escuchar voces que otras personas no escuchan es el tipo más común de alucinación en la esquizofrenia. Las voces a veces describen las actividades del paciente, mantiene una conversación entre ellas, o advierten al paciente de peligros inminentes e incluso le dan órdenes. Las ilusiones son diferentes de las alucinaciones. Mientras que las alucinaciones ocurren sin un estímulo sensorial, las ilusiones son la distorsión de un estímulo sensorial. Cuando la persona experimenta una ilusión está interpretando incorrectamente algo que ocurre en la realidad.

     Delirios

    Los delirios son creencias falsas que no responden a la razón ni a la evidencia y que no son compartidas por las personas que rodean al enfermo. No se consideran delirios las creencias culturales que son compartidas por los miembros de una cultura. Los delirios pueden ser acerca de temas diferentes. Por ejemplo, los pacientes que sufren de esquizofrenia de tipo paranoica, aproximadamente un tercio de todos los que sufren de esquizofrenia, generalmente tienen delirios de persecución, por lo que creen ser engañados, acosados, envenenados y a veces creen que otras personas conspiran en contra de ellos, sin que estas cosas estén realmente sucediendo. Estos pacientes pueden creer que ellos, un miembro de su familia o alguien muy cercano, es víctima de una persecución por otra persona u organización. Otro tipo de delirio que se puede dar en la esquizofrenia es el de grandeza. El enfermo cree ser una persona famosa o importante. Algunas veces los delirios experimentados por las personas con esquizofrenia son insólitos. Por ejemplo, el enfermo cree que un vecino controla su comportamiento con ondas magnéticas, que las personas que aparecen en televisión le están enviando mensajes, o que sus pensamientos están siendo transmitidos por ondas radiales y son captados por otros. Otros, simplemente sienten que su cuerpo ha sido invadido por algo y que ese algo lastima sus tejidos y carcome parte de su cuerpo. En fin, diversos tipos de delirio, dependiendo del paciente y de lo que este atraviesa. Por lo general tiene relación directa con cualquier enfermedad que padece el paciente al momento de presentársele el primer episodio.

    Trastorno del pensamiento

    La esquizofrenia generalmente afecta la capacidad de pensar. A veces los pensamientos surgen y desaparecen rápidamente. Muchas veces el paciente no parece prestar atención a las cosas, no se puede concentrar en un tema y se distrae fácilmente.

    En ciertas situaciones las personas con esquizofrenia no pueden determinar lo que es o no relevante, pierden la capacidad de hilar los pensamientos en una secuencia lógica de manera que se presentan desorganizados y fragmentados. Esta pérdida de continuidad lógica llamada "trastorno del pensamiento", puede dificultar mucho la conversación. En general, cuando las personas alrededor del paciente no entiende lo que este dice, se sienten incomodas y tienden a evitarle, contribuyendo a su aislamiento social.

    Expresión emocional

    Las personas que sufren de esquizofrenia generalmente sufren de una limitación en su capacidad de expresión afectiva. Es decir, la capacidad para expresar sentimientos y estados emocionales está disminuida. El enfermo puede mostrar una apariencia de no sentir emociones, puede hablar con la voz monótona y mantener una expresión facial apática. Puede aislarse socialmente y evitar el contacto con otros. Cuando el enfermo es forzado a interactuar con otros, parece no tener nada que decir y su capacidad de pensamiento parece empobrecida. El interés en hacer cosas puede disminuir marcadamente. También puede disminuir la capacidad para gozar de los aspectos placenteros de la vida. En casos graves, el enfermo puede pasarse días enteros sin hacer nada, e inclusive ignorar la higiene personal más básica. Estos problemas de expresión emocional y de motivación, que pueden ser muy preocupantes para los familiares y amigos, son síntomas de esquizofrenia y no deben ser considerados como defectos de personalidad o debilidades de carácter.

     La diferencia entre lo normal y lo anormal

    Ocasionalmente, las personas normales pueden sentirse, pensar, o actuar de maneras que se asemejan superficialmente a la esquizofrenia. Por ejemplo, a todas las personas normales les puede suceder en algún momento que no pueden pensar claramente por ansiedad extrema como cuando tienen que hablar frente a grupos de personas. En una situación que produce ansiedad marcada, uno puede sentirse confundido e incapaz de coordinar los pensamientos u olvidarse lo que quería decir. Esto no es esquizofrenia. De igual modo, las personas con esquizofrenia no siempre actúan de manera anormal. De hecho, algunas personas esquizofrénicas pueden parecer completamente normales y perfectamente responsables aún cuando están experimentando alucinaciones y delirios. La condición del paciente puede variar marcadamente a través del tiempo mostrando períodos de empeoramiento, especialmente cuando los medicamentos son suspendidos, y períodos en los que vuelve casi a la normalidad, generalmente cuando está recibiendo el tratamiento apropiado.  ¿Los actos de violencia son comunes en las personas que sufren de esquizofrenia?

    La prensa, radio y televisión muchas veces presentan a la violencia criminal como si fuera el resultado de enfermedades mentales. Sin embargo, la realidad es otra. Los estudios de investigación indican que las personas con esquizofrenia no tienen una predisposición a la violencia, excepto aquéllas que tienen antecedentes de violencia criminal antes de enfermarse, y aquéllas con problemas de drogas o alcohol. La mayoría de personas que sufren de esquizofrenia no son violentas. Lo habitual es que prefieren estar solas y se aíslan. La mayoría de los crímenes violentos no son cometidos por personas con esquizofrenia, y la mayoría de personas con esquizofrenia no cometen crímenes violentos.

    El abuso de drogas eleva significativamente la probabilidad de cometer actos de violencia en las personas con esquizofrenia, pero lo mismo sucede con las personas sin enfermedad mental. Las personas que sufren de síntomas paranoicos y psicóticos, los cuales tienden a empeorar si se suspenden los medicamentos, también tienen un riesgo más alto de cometer actos violentos. Es común que éstos sean dirigidos a familiares y amigos, y generalmente ocurren en el hogar.

     Abuso de drogas

    El abuso de sustancias a menudo es un motivo de preocupación para los familiares y amigos de pacientes esquizofrénicos. Hay varios aspectos del consumo de sustancias psicoactivas que deben ser consideradas. Algunas de las personas que usan este tipo de sustancias pueden mostrar síntomas similares a los de la esquizofrenia. La mayoría de los expertos opinan que el abuso de estupefacientes no causa esquizofrenia. Sin embargo muchos de los pacientes que padecen este tipo de trastorno abusan del alcohol o de las drogas, lo que puede llevar a complicaciones serias. Por un lado, se puede reducir la eficacia de los medicamentos usados para el tratamiento de la enfermedad. Por otro lado, sustancias estimulantes como las anfetaminas, la cocaína, la marihuana y PCP pueden agravar los síntomas del paciente.

    La esquizofrenia y la nicotina

    La adicción a la nicotina causada por el consumo de cigarrillos es la adicción más común en las personas con esquizofrenia. El índice de fumadores en los EE.UU. es aproximadamente el veinticinco al treinta por ciento de la población general y pacientes con esquizofrenia es aproximadamente el triple. Estudios de investigación han demostrado que la relación entre el consumo de cigarrillos y la esquizofrenia es compleja. En algunos casos el fumar es una forma de automedicarse. Paradójicamente, el consumo de cigarrillos disminuye la efectividad de los medicamentos antipsicóticos. Varios estudios han demostrado que los pacientes esquizofrénicos fumadores requieren dosis más altas de medicamentos antipsicóticos. Dejar de fumar puede ser especialmente difícil para estas personas, ya que usualmente los síntomas de abstinencia empeoran temporalmente los síntomas de esquizofrenia. Los métodos para dejar de fumar, incluyendo los productos de reemplazo de nicotina (goma de mascar, inhaladores o parches cutáneos de nicotina), pueden ser eficaces. El médico debe supervisar cuidadosamente las dosis de los medicamentos que el enfermo toma cuando los pacientes con esquizofrenia comienzan o dejan de fumar.sic

     

     ¿Cuál es la relación con el suicidio?

    El suicidio es un peligro grave para las personas que sufren de esquizofrenia. Si una persona trata de suicidarse o indica que lo va a hacer, debe obtenerse ayuda profesional inmediatamente. La proporción de personas con esquizofrenia que se suicidan es más alta que la de la población general. Aproximadamente el diez por ciento de personas con esquizofrenia (especialmente hombres jóvenes) cometen suicidio. Desdichadamente, es muy difícil predecir el suicidio en personas con esquizofrenia.

    ¿Cuál es la causa de la esquizofrenia?

    No se ha identificado una causa única para la esquizofrenia. Muchas enfermedades, tales como las cardíacas, son el resultado de la interacción de factores genéticos, del comportamiento y otros. Es posible que ese sea también el caso en la esquizofrenia. Los científicos todavía no han descubierto qué factores son necesarios para que se produzca. Hoy día, se están utilizando todas las herramientas de la investigación biomédica moderna para aclarar que papel juegan los genes, cuáles son los momentos críticos del desarrollo cerebral y qué otros causas contribuyen en el desarrollo de la enfermedad.

    ¿La esquizofrenia es hereditaria?

    Se sabe desde hace tiempo que la esquizofrenia viene de familia. Las personas que tienen un pariente cercano con esquizofrenia tienen una probabilidad mayor de desarrollar la enfermedad que las personas que no tienen parientes enfermos. Por ejemplo, el gemelo monocigótico (idéntico) de una persona con esquizofrenia tiene una probabilidad más alta, cuarenta a cincuenta por ciento, de desarrollar la enfermedad. Una persona que tiene padre o madre enfermo tiene aproximadamente una probabilidad del diez por ciento. Comparativamente, el riesgo de esquizofrenia en la población general es de aproximadamente el uno por ciento.

    Los científicos están estudiando los factores genéticos de la esquizofrenia. Es probable que múltiples genes estén implicados en la predisposición a la enfermedad. Además, es posible que factores tales como dificultades prenatales, malnutrición intrauterina, infecciones virales durante la gestación, complicaciones peri natales y otros factores contribuyan a que se produzca la enfermedad. Aún no se conoce cómo se transmite la predisposición genética y no se puede predecir si una persona en particular desarrollará o no la enfermedad.

    Actualmente se están investigando varias regiones del genoma humano para identificar los genes que confieren susceptibilidad a la esquizofrenia. La evidencia más sólida hasta la fecha indica que los cromosomas 13 y 16 pueden estar implicados, pero esto aún no se ha confirmado. La identificación de los genes específicos que participan en el desarrollo de esta enfermedad proporcionará información importante sobre qué es lo que deja de funcionar en el cerebro y permitirá el desarrollo de tratamientos mejores. ¿La esquizofrenia se asocia con un defecto químico en el cerebro?

    El conocimiento básico de la química cerebral y su vinculación con la esquizofrenia se está expandiendo rápidamente. Desde hace tiempo se cree que los neurotransmisores, sustancias que permiten la comunicación entre las células nerviosas, están implicados en el desarrollo de la esquizofrenia. Es probable, aunque no se sabe con certeza, que el trastorno se deba a un desequilibrio de los sistemas químicos complejos e interrelacionados del cerebro. También es probable que los neurotransmisores dopamina y glutamato estén implicados. Esta área de investigación es prometedora.

    ¿La esquizofrenia es causada por una anormalidad física del cerebro?

    Las técnicas de imágenes del sistema nervioso permiten a los científicos estudiar la estructura y función del cerebro en personas vivas. Esta tecnología ha avanzado significativamente en los últimos tiempos. En varios estudios se han descubierto anormalidades en la estructura del cerebro. Por ejemplo, una dilatación de las cavidades llenas de fluido llamadas ventrículos, y un encogimiento de ciertas regiones. También se han descubierto anormalidades en las funciones. Por ejemplo, una reducción de la actividad metabólica en ciertas regiones del cerebro. Debe enfatizarse que éstas son anormalidades sutiles y no se observan en todas las personas con esquizofrenia. Tampoco ocurren únicamente en las personas que sufren la enfermedad. Los estudios microscópicos del tejido cerebral obtenidos después de la muerte del paciente muestran cambios menores en la distribución y el número de las células cerebrales. Aparentemente muchos de estos cambios, aunque probablemente no todos, se producen antes que la persona se enferme.

    Se cree que la esquizofrenia puede ser, en parte, un trastorno del desarrollo del cerebro. Los neurobiólogos patrocinados por el National Institute of Mental Health (NIMH) que estudian el desarrollo del sistema nervioso han descubierto que la esquizofrenia se produce cuando las neuronas forman conexiones incorrectas durante el desarrollo del feto. Estos defectos pueden no manifestarse hasta la pubertad, cuando los cambios cerebrales que ocurren normalmente durante esta etapa de maduración interactúan adversamente con las conexiones defectuosas. Estos estudios de investigación han motivado esfuerzos para identificar los factores prenatales que producen estas anormalidades en el desarrollo cerebral.

    En estudios con técnicas de imágenes cerebrales, los investigadores han hallado evidencia de cambios bioquímicos tempranos que pueden ser anteriores a la presentación de los síntomas de la enfermedad. Estos hallazgos sugieren que es necesario examinar los circuitos de neuronas que probablemente estén implicados en la producción de esos cambios. Por otro lado, los científicos que trabajan en el aspecto molecular están explorando la base genética de las anormalidades en el desarrollo cerebral y de los sistemas neurotransmisores que controlan la función cerebral.

    Conductas problemas:

    • Alucinaciones (auditivas, visuales, táctiles u olfatorias)

    • Miedo e inseguridad

    • Agitación

    • Agresión hacia sí mismo, hacia los demás o hacia los objetos)

    • Incapacidad para discriminar entre percepciones reales e irreales

    • Culpa, remordimiento o vergüenza al reconocer experiencias alucinatorias

    • Conducta manipuladora (por ejemplo, evitar actividades u otras responsabilidades a causa de las "alucinaciones")

    • Ideas delirantes

    • Rehusarse a comer

    Objetivos a corto plazo:

    • Proporcionar seguridad al paciente y a los demás.

    • Disminuir los estímulos del medio ambiente.

    • Interrumpir el patrón de alucinaciones; colocarlas de nuevo con interacciones reales y actividades con otras personas.

    • Disminuir el miedo, la ansiedad o la agitación del enfermo.

    Objetivos a largo plazo:

    • Establecer relaciones satisfactorias con los demás.

    • Establecer patrones de trabajo para disminuir miedo, ansiedad e ira en una forma que el paciente las sienta como seguras y aceptables, independientes de las alucinaciones u otros síntomas psícóticos.

    • Comprender el proceso alucinatorio.

    • Planear la posible recidiva de las alucinaciones.

    PLAN DE CUIDADOS DE ENFERMERIA
     

    1.- Evitar que el paciente se dañe a sí mismo, a los demás o a los objetos.
     

    Proporcionar supervisión para proteger al enfermo, pero evitar estar "encima" de él.

    Buscar datos que indiquen que el paciente se encuentra alucinando (por ejemplo, intentos de escuchar sin razón maniíiesta, hablar con "alguien" cuando no hay nadie presente, mutismo, expresión facial inapropiada).
     

    2.- Interrumpir el patrón de alucinaciones del enfermo.

    Percatarse de todos los estímulos del ambiente, incluyendo los sonidos que proceden de otros cuartos (por ejemplo, la televisión o el sonido de aparatos de radio procedentes de áreas vecinas).

    Tratar de disminuir los estímulos o pasar al enfermo a otra áreas.

    Evitar conducir al paciente a que crea que sus alucinaciones son reales.

    No conversar con "voces" o de alguna otra forma reforzar la creencia del paciente de que sus alucinaciones son parte de la realidad.

    Comunicarse verbalmente con el enfermo en términos directos, concretos y específicos. Evitar la festiculación, las ideas abstractas y darle oportunidad de elegir.

    3.- Animar al enfermo a que tenga contacto con personas reales, interactúe con las mismas y desempeñe actividades. 'Psicosis y Esquizofrenia'

     

    Responder verbalmente a todo lo que el paciente hable que sea acorde a la realidad; reforzar su conversacion cuando se refiere a la realidad actual.

    Animar al enfermo a hacer que los miernbros del equipo de trabajo se percaten (le las alucinaciones —cuando éstas acaecen o interfieren con la capacidad del enfermo para conversar o efectuar actividades.

    Si el paciente tiene el aspecto de estar alucinando ganar su atención y proporcionar una conversación o una actividad concreta de interés.

    Mantener una conversación con temas sencillos y básicos para proporcionar una base en la realidad.

    Brindarle la posibilidad de llevar a cabo actividades fáciles de ejecutar y con cumplimientos realistas (por ejemplo, proyectos de tejido o de fabricación de objetos de artesanía).

    Si el paciente lo tolera, utilizar medios táctiles (palmear su espalda) en una forma que no parezca una amenaza, a fin de darle también una base de apoyo en la realidad; permitirle tarnbién que toque el brazo o la mano de la enfermera.
     

    4.- Disminuir el miedo, la ansiedad o la agitación del enfermo.

    Brindar un ambiente estructurado con la mayor cantidad de actividades sistemáticas en cuanto sea posible. Explicar cuando se tengan que llevar a cabo cambios inesperados. Hacer clara la exposición de las expectativas del cuerpo de enfermería para que el paciente las entienda en términos sencillos y directos.

    Permanecer alerta en busca de signos de incremento del miedo, ansiedad o agitación para intervenir oportunamente e impedir que el paciente se lesione, lastime a otros o destruya objetos.

    Intervenir en forma personal o con aislamiento y medicación por razón necesaria (si es que ha sido prescrito por su médico) en forma apropiada.

    Evitar "acorralar al paciente" ya sea en forma física o verbal.

    Permanecer realista en las expectativas del paciente; no esperar más (ni menos) de lo que éste puede dar.

    Fomentar una relación de confianza.
     

    5.- Ayudar al paciente a expresar miedo, ansiedad o cualquier otro sentimiento que perciba.
     

    Animar al paciente a que exponga sus sentimientos; primero, en forma personal, después en pequeños grupos y más adelante en grupos mayores según lo tolere.

    Ayudar al enfermo a que busque y conozca formas de aliviar su ansiedad cuando pueda verbalizar dichos sentimientos.
     

    6.- Ayudar al paciente a aliviar su culpa, remordimiento o vergüenza cuando recuerde su  conducta psicótica.
     

    Animarlo a exponer sentimientos; mantener  una actitud de apoyo.
     
    Mostrar aceptación de la conducta del enfermo, del paciente como persona; no hacer  bromas ni juzgar su conducta.
     

    7.- Ayudar al paciente a anticipar formas mediante las cuales encare posibles recidivas de las alucinaciones.
     

     

     

    CONCLUSIONES

     

    Se entiende por  psicosis a cualquier desorden grave mental que tiene un origen físico o emocional y caracterizado por la pérdida de contacto con la realidad.

    Una definición estricta  de psicótico se limita a ideas delirantes o alucinaciones prominentes, en ausencia de conciencia acerca de su naturaleza patológica. Una definición algo menos restrictiva también incluiría alucinaciones significativas que el individuo acepta como experiencias alucinatorias. Todavía es más amplia una definición que incluya asimismo otros síntomas positivos de esquizofrenia (esto es, habla desorganizada, comportamiento intensamente desorganizado o catatónico). Finalmente, el término ha sido definido conceptualmente como una pérdida de los límites del yo o una importante alteración de la verificación de la realidad. 

    La psicosis es una condición mental severa caracterizada por la pérdida de contacto con la realidad . La neurosis es un estado similar pero más leve -una persona neurótica sabe que está enferma , mientras que una persona psicótica usualmente no se da cuenta que no puede pensar , percibir o juzgar claramente . La psicosis es lo que comúnmente se considera como comportamiento "demente" o "loco".

    En la Psicosis se incluyen:

    • paranoia

    • esquizofrenia

    • psicosis alcohólica

    • desorden maníaco-depresivo, desorden bipolar

    • síndrome Wernicke-Korsakoff

    • desorden afectivo

    • demencia senil / Tipo Alzheimer

     Esto quiere decir que la esquizofrenia como tal tambien esta englobada dentro de lo que se conoce como psicosis, y por ende estan estrechamente relacionadas. estas enfermedades tienen grandes repercusiones negativas en el paciente afectado, quien es incapaz de llevar una vida normal, teniendo conflictos severos con su entorno y consigo mismo. otra parte que hay que tomar en cuenta es  el entorno familiar a quienes se les hace dificil aceptarlo (y sobre todo cuando es de paricion repentina) y no saben como ayudar por desconocer la enfermedad y tener muy pocas orientaciones sobre el tema.

    En esta sociedad llena de vicios, tabues, drogas, represiones, las enfermedades mentales son mas frecuentes de lo esperado. es ahi donde la enfer,era pone su granito de arena y haciendo uso de sus conocimientos, le da la orientacion a esos pacientes y a los familiares que lo necesitan: la aceptacion y el apoyo son valores fundamentales; o para la recuperacion, o al menos pra llevar una convivencia pacible cuando la enfermedad es irreversible.

    BIBLIOGRAFIA

     

    • CENTRUN/OCÉANO, “Enciclopedia de Enfermería” Océano grupo. Editorial, S.A. Barcelona-España (1991)

    • CENTRUM/OCÉANO, “Manual de practicas de Enfermería” Océano grupo. TOMO I. Ellen Baily, y otros (1998)

    • SPENCER, RICHARD. “Temas de psiquiatria y salud mentall” Editorial Columbia.. capítulo II disponible desde la pag. 407- 489.

    • Enciclopedia multimedia ENCARTA (2004). Atlas e investigador.

    2