Psicología de la conducta

Psicosociología. Conducta refleja. Respuesta operante. Aprendizaje. Reforzamiento. Desarrolo. Genética. Modificación conductual. Reforzadores

  • Enviado por: María Polaina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Perspectivas de Género y su Aplicación a las Ciencias Sociales y Jurídicas
UNED
La teoría feminista y los estudios e investigaciones de género se han ganado un lugar en las universidades...
Solicita InformaciÓn

La resolución de conflictos en el aula
Asociación de Enfermería
1. Concepto de mediación 2. Habilidades y técnicas en la mediación 3. La figura del...
Solicita InformaciÓn

publicidad



PSICOLOGÍA DE LA CONDUCTA

Estudia las interacciones entre el organismo y el ambiente.
El niño al nacer presenta dos tipos de conductas:
· De naturaleza no refleja
· De naturaleza refleja
Son reflejos relacionados con la visión, la zona bucal, las extremidades,
etc.., como consecuencia de estímulos concretos y que guardan relación con
mecanismos básicos de defensa y supervivencia.
A la respuesta que da el niño en estos casos, lo llamamos respondiente,
éstas están controladas por los estímulos que la preceden. Se presenta un
estímulo y hay una respuesta. Esto es así cuando el niño es física y
psicológicamente normal. Cuando ante un estímulo no se produce la respuesta,
el niño tiene algún tipo de deficiencia.
La respuesta operante es distinta a la respondiente, ya que la respuesta
operante no es provocada por un estímulo. Están controladas por los
estímulos que la siguen, que hacen que se fortalezca o debilite la
respuesta. No se crea ninguna respuesta, sino que se fortalezca la que ya
existe.
El aprendizaje se entiende como una serie de modificaciones o cambios
comportamentales de un organismo, que dan lugar a la adquisición de
determinados conocimientos o habilidades.
El condicionamiento operante refuerza o extingue la respuesta, y ello se
consigue empleando estímulos positivos o negativos , que seguiran a la
respuesta según deseemos aumentarla o disminuirla. Mientras que el castigo
(retirada de un estímulo positivo o presencia de uno negativo) probablemente
disminuirá la respuesta.
Mediante programas de reforzamiento se pueden reforzar conductas débiles en
niños deficientes y/o extinguir las que sean patológicas. Los programas
visuales se dividen en:
· Simples è Puede ser continua ( cada respuesta es reforzada) o intermitente
( de razón o intervalo, para ambos de un modo fijo o variable).
· Compuestosè Combinación de programas simples.
Para estos niños deficientes ocurre a menudo que una respuesta que ya
debería de haberse dado, no ha aparecido, por lo que es imposible
reforzarla, por lo que se aplica lo que se conoce como " moldeamiento por
aproximaciones sucesivas". Se trata de ir reforzando sucesivamente
respuestas que se acerquen a la conducta que se desea que aparezca , hasta
que ésta se de y se refuerza.
Cuando el niño ha aprendido una determinada conducta, el refuerzo deja de
ser necesario y se puede ir eliminando progresivamente.
Hay estímulos que para algunos niños tienen valor de recompensa y para otros
no. Existen unos que se consideran primarios ( hambre, sed..) y otros
secundarios. De lo que se trata es de descubrir los reforzadores
potenciales, es decir, los que son efectivos, concretamente para el niño y
para la conducta que queremos reforzar. Los reforzadores primarios e deben
utilizar cuando el niño es pequeño, y los secundarios cuando el niño es algo
mayor.
Un refuerzo sigue temporalmente a la respuesta que se desea reforzar por lo
que el factor tiempo es de gran importancia. Puesto que como abundan los
estímulos diversos previos a la respuesta es posible que sin querer, estemos
reforzando un tipo de conducta distinta a la que queremos establecer. Por
ello, el refuerzo debe ir lo más próximo posible a la respuesta que se desea
reforzar.
Otra complicación  al respecto es la generalización, que se produce cuando
reforzamos una respuesta, e indirectamente se refuerzan otras parecidas.
Para estos casos se deben estudiar programas capaces de establecer la
diferencia, esto puede conseguirse de diversos modos. Uno de ellos podría
ser por medio del condicionamiento de una respuesta incompatible.
Algunas veces parece que un estímulo es el que provoca una conducta, pero no
es así. Los estímulos que preceden a una respuesta (y al principio eran
neutrales) al estar presentes antes de producirse la respuesta reforzada,
hay más probabilidad que se produzca la respuesta ante ellos que ante otros.
Éstos son los estímulos discriminativos.
El programa de reforzamiento regular o continuo se suele usar al principio
de una situación de aprendizaje, y consiste en reforzar la respuesta cada
vez que el sujeto la emita.
El reforzamiento variable o intermitente se usa cuando el sujeto ha
adquirido una respuesta, y sirve para mantener la conducta.
Podemos encontrar conductas indeseables que están muchas veces reforzadas
por los adultos. Es el ejemplo de de la típica pataleta para llamar la
atención, y para ello los niños se ponen insoportables. Siendo la respuesta
de los adultos variable, unas veces de condescendencia y otras de castigo,
teniendo así un reforzamiento intermitente que dificulta más a la hora de
extinguir esa conducta que si fuera continua, ya que cuando se sabe cual es
el reforzador que mantiene una conducta inadecuada, suspendiendo ese
reforzador, la conducta inadecuada se puede extinguir.
Cuando ese método no da resultado, se emplea la pérdida de atención (no
prestarle atención durante un tiempo, se retiran los estímulos y se intenta
volver a la tarea inicial).
Por último otro método que podemos señalar es el reforzamiento de conductas
incompatibles": el castigo para eliminar conductas indeseables, muchas veces
produce el efecto contrario, ya que se convierte en reforzador en lugar de
debilitador.














PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO

También se conoce como psicología genética.
Es el estudio del origen y evolución de la conducta a través de las
diferentes etapas por las que pasa el organismo humano.
Desarrollo: Proceso continuo que va evolucionando a través de etapas
escalonadas.
El estudio del niño desde la psicología del desarrollo es para comprenderlo
y afecta a la conducta posterior.
Desde la psicología se pretende dar información para comparar a cada niño/a
con la media obtenida y poder diagnosticar problemas psicológicos
individuales.
Arnold Gessell è La evolución va oscilando, partiendo desde una
inestabilidad inicial hacia objetivos más superiores. Estudió principalmente
el primer año de vida, dándole mayor importancia a lo biológico. Se puede
dividir en:
a) Control postural y desarrollo psicomotor
b) Coordinación visomotriz
c) Conducta adaptativa
d) Lenguaje
e) Conducta social
Henri Wallon è Desarrollo global. Habla de estadíos o momentos en los que
hay una conducta dominante o preponderante. Valora sus estadíos desde una
perspectiva emocional y social. Estadíos:
a) Impulsivo puro (0-3 meses)
b) Emocional (3-9 meses)
c) Sensoriomotor (9-18 meses)
d) Proyectivo (18 meses-2,3 años)
e) Personalismo (3-6 años)
f) Pensamiento categorial (6-11 años)
g) Pubertad y adolescencia (11-12 años)
Piagetè Se centra en el aspecto intelectual. Da mucha importancia a la
adaptación en la que se distinguen dos aspectos:
- Asimilación: Integrar nuevos elementos del medio a las propias
estructuras.
- Acomodación: Poner en juego las propias estructuras en función de lo
nuevo.
  Establece cuatro grandes periodos:
a) Sensoriomotor (0-2 años)
b) Preoperatorio (2-6 años)
c) Operaciones concretas (6-11 años)
d) Operaciones formales (11 años-adolescencia)

Según aumenta la edad cronológica, es más compleja la realidad psíquica de
la persona.
En cada etapa, el resultado del desarrollo depende de la herencia y de las
experiencias provenientes del medio. La herencia, lo genético o endógeno,
constituye en cada persona el potencial de crecimiento con el que viene al
mundo, y los procesos a los que da lugar se llaman maduración.
No se podría dar una determinada conducta por mucho que estimulemos al niño,
si los sistemas sensorial y neuromuscular no están preparados para ello. Las
adquisiciones se van dando sucesivamente.
El paso de una etapa a otra, es muy rápido en el primer año de vida, siendo
más lento en el segundo y va creciendo en intensidad en los años siguientes.
En estudios con niños en el área afectiva, destaca la importancia de una
buena figura materna tanto a nivel físico como mental.
El ejercicio es algo necesario. Tiene mucha importancia un entrenamiento
adecuado para acelerar el curso del desarrollo.
El potencial de inteligencia es enorme al nacer y hay niños con lesiones
cerebrales que pueden curarse. Es fundamental darle a todos los niños la
posibilidad de desarrollar todas sus potencialidades cuanto antes.



CASO PRÁCTICO DE UNA MODIFICACIÓN DE CONDUCTA

El caso que vamos a tratar es el de un niño de 6 años y 8 meses que se ha
quedado retrasado en el colegio en la tarea de recortar con tijeras; no
sabe.
El maestro acude al despacho del psicólogo escolar a pedir asesoramiento. Le
cuenta el problema a la profesional, que le asigna el papel de co-terapeuta
con el fin de que el niño no tenga que asistir a consulta y pueda aprovechar
las horas de clase para realizar el programa.
Acuerdan que la conducta que desean instaurar en el niño es que aprenda a
recortar correctamente con tijeras figuras complejas como círculos y
semicírculos. Para conseguirlo el psicólogo le explica al profesor que
necesita conocer las prioridades y los gustos del niño con el fin de emplear
esos objetos o conductas predilectas como reforzadores. Para averiguar esto
se podrían emplear distintas técnicas (entrevista, cuestionarios,...), pero
en este caso como el profesor pasa muchas horas con el niño y le presta
especial atención debido a su retraso, consideramos que podría facilitarnos
toda la información necesaria.
Una vez conseguidos los datos, se escogieron 2 tipos de reforzadores:
* Sociales:
- Halagos verbales, ánimos, enhorabuenas : en programa de refuerzo
contingente y continuo, es decir, el sujeto recibe siempre e inmediatamente
después de realizar bien la conducta, el refuerzo.
- Responsabilidad de recortar las figuras en un mural: se trata de un
reforzador interno, el niño lo recibirá en distintos momentos en función de
su satisfacción personal por el desempeño realizado y de las alabanzas de
sus compañeros, profesor...,.
* Tangibles:
- Papeles más atractivos para recortar: refuerzo continuo.
- El balón en el recreo (salir de capitán): programa de intervalo variable,
al principio se le da todos los días que realiza la tarea correctamente,
luego solo se le da 3 veces por semana, luego 2.



Luego procedemos a la calendarización del programa, el tiempo en semanas
establecido es meramente orientativo, ya que el programa avanzará en función
de la respuesta y desempeño del niño en las distintas tareas.



Calendarización del programa

* 1ª Semana: Rellenar una hoja de pedazos de papel de revista, recortados
con sus propias manos.
* 2ª  y 3ª Semana: Se limita el espacio de la hoja donde se deben pegar
trozos de papel también cortados a mano.
* 4ª Semana: Experimentar con tijeras cortando unas hojas por la mitad
* 5ª y 6ª Semanas: Debe recortar siguiendo las líneas punteadas
* 7ª y 8ª Semanas: Recortar figuras de líneas rectas (como cubos y
triángulos)
           * 9ª y 10ª Semanas: Recortar figuras complejas, para terminar con
recorte de líneas curvas, tales como círculos o medias lunas

El maestro como educador posiblemente sabrá cuando es el momento de cambiar
la tarea al niño porque la actual ya está perfectamente establecida, pero
por si apareciese alguna duda, consideramos que la cantidad de respuestas
correctas emitidas para pasar de una tarea a otra más parecida a la conducta
meta será de 4 sobre 6.




Dispensar los reforzadores:

Al principio le explicamos el programa al profesor empleando únicamente
refuerzo verbal, pensando que por ser una tarea sencilla y el niño no
presentar dificultades cognitivas ni en el desarrollo quizá sería
suficiente.
No fue así, el maestro volvió a consulta porque el niño se quedó en la tarea
de comenzar a manipular tijeras. Lo veía desmotivado e incapaz de realizar
esa conducta. La psicóloga opta en ese caso por cambiar los reforzadores,
por darle unos reforzadores más potentes para llamar su atención sobre la
tarea en la que se había bloqueado. Por eso la secuencia de reforzadores
quedó como sigue:

* En la 1ª y la 2ª tarea: Refuerzo social (ánimo y enhorabuena)

* En la 3ª, la 4ª y la 5ª: Refuerzo tangible ( folios más atractivos y el
balón en el recreo)

* En la última tarea: Refuerzo social (responsabilidad de cortar las figuras
en un mural)



Reforzar/Extinguir

Por último le explicamos al profesor que es muy importante reforzar
positivamente las tareas que se realicen bien, al tiempo que a medida que
avanzamos hacia conductas más parecidas a la meta se debe extinguir el
refuerzo de tareas ya superadas por el niño.