Psicoanálisis: Glosario

Teorías psíquicas. Sistema: consciente, preconsciente e inconsciente. Represión. Edipo. Superyo. Pulsión. Eros. Líbido. Hipnosis. Ello y yo

  • Enviado por: Ángela Munuera
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Glosario De Psicoanálisis

Bloque 1. Primera Teoría Tópica De La Personalidad

Partiendo de su observación en la clínica, en el trabajo de asociación libre y en el análisis de sueños con sus pacientes, Freud descubrió que el sujeto expresaba contenidos mentales de una zona del psiquismo velada a la conciencia, un escenario inconsciente. Observó también que hay una fuerza que obliga al sujeto a sepultar en lo inconsciente todas las experiencias que su ser consciente (social) considera inadecuadas, pues sus pacientes ponían de manifiesto resistencias a hacer conscientes ciertos contenidos representativos surgidos de su psique. Así descubrió los mecanismos de defensa conocidos como resistencias. Partiendo de lo observado, Freud elaboró una primera teoría de la personalidad que rigió su trabajo durante más de 20 años. En esa primera teoría describe tres zonas geográficas de la mente, consciente, preconsciente e inconsciente y cómo operan las resistencias.

Definiciones

Sistema Consciente

La parte del aparato psíquico más próxima al mundo esxterior. Su función es percibir información del interior y el exterior. Sus funciones son el pensamiento, razonamiento, control de la movilidad, lenguaje, etc. Entre el sistema consciente y el preconsciente hay una censura selectiva.

Sistema Perconsciente

Lugar de la psique donde se almacenan los contenidos no conscientes ni reprimidos, cuyas representaciones están ligadas al lenguaje verbal y son accesibles al sistema consciente a través de la memoria.

Sistema Inconsciente

Zona de la topografía psíquica que contiene, en un escenario fantasmal, las representaciones de las pulsiones instintivas y los deseos reprimidos. Carece de coordenadas espacio-tiempo, de lógica, de matiz dubitativo y de contradicción. Se estratifica en capas más o menos profundas, y entre estas últimas se encuentran las que son sólo cosa, representación no verbal de protofantasías, vivencias sexuales infantiles y preconceptos. Sus contenidos, intensamente cargados de energía y dotados de movilidad, pujan por retornar a la conciencia, donde tropiezan con la barrera de la censura defensiva. De esta manera sólo pueden acceder a los sistemas preconsciente y consciente disfrazados de compromiso entre dos impulsos optativos inconciliables. Su realidad corresponde al nivel psíquico, no a la realidad exterior.

El sistema inconsciente es, de los tres, el gran desconocido, mucho más profundo que los otros dos. El consciente se mantiene en contacto con el mundo exterior y es aprehensible en el habla y la relación social consciente del sujeto. El preconsciente es una especie de auxiliar del sistema consciente del que echar mano para explicar la conducta, es un sistema canalizador de deseos posibles y de recuerdos permitidos donde se guarda todo lo que no hace al caso para el momento concreto. El inconsciente se mantiene en el fondo, enraizado en los instintos somáticos, lleno de fuerza, inmenso e incaccesible, si no es en los momentos que el sujeto hace descender el nivel de censura y permite el paso de algunos contenidos. Esa censura, también inconsciente, está formada por las resistencias y traduce los contenidos del inconsciente en mecanismos de defensa.

Definiciones

Represión

Sistema de fuerzas prsíquicas que retienen los contenidos no aptos para la consciencia sepultándolos en el inconsciente, sujetándolos ahí bajo control, de forma que el sujeto no es consciente siquiera de su existencia. Se ponen de manifiesto en los sueños, lapsus, ensoñaciones y en los mecanismos de defensa que el sujeto utiliza para disfrazarlos.

Mecanismo de defensa

Solución de compromiso adoptada para permitir que las pulsiones y contenidos reprimidos del inconsciente tengan su válvula de escape al exterior. Actúan como paliativos del daño de la personalidad, aportan una solución transitoria, tapan el problema de fondo, calman en cambio el dolor irresistible.

Glosario De Conceptos Del Psicoanálisis

Bloque 2. Teoría Estructural De La Personalidad

La primera teoría de la personalidad de Freud, organizada geográficamente en consciente, preconsciente e inconsciente, no explicaba algunos mecanismos preconscientes e inconscientes ni la dinámica de la personalidad. A partir de 1920, Freud elaboró su segunda teoría, antropomórfica, dinámica, que describe tres instancias que entran en relación. Las llama Ello, Yo y Superyó. En el desarrollo de la Personalidad, es el juego dinámico de relación entre estas tres instancias, a través de las distintas etapas (oral, anal, fálica), lo que determina la forma en que el niño o la niña llega a identificarse con la figura parental de su propio sexo, alcanzando así el grado de maduración que le permitirá abordar las fases siguientes de su desarrollo personal (período de latencia, pubertad-adolescencia) hacia la maduración personal y social.

Definiciones

Ello

Es la fuente de energía que dinamiza la personalidad. Es la expresión psíquica de lo instintivo. De naturaleza primitiva. es totalmente inconsciente; en él no hay orden, ni razón, ni lógica. Por un lado está en contacto con los procesos somáticos y, por otro, está en secreta connivencia con el Yo. Ante la consciencia del sujeto, sus contenidos aparecen extraños, desconcertantes, como procedentes de un mundo oscuro y contradictorio. Ante sus manifestaciones, el sujeto puede sentir horror, fascinación o ambas cosas a la vez. El Ello tiende a descargar su energía siguiendo el principio del placer, principio básico de la vida.

Yo

Es la instancia central y mediadora dentro del aparato psíquico. Es en parte consciente, abierto a la realidad del mundo externo, ante la cual representa a todo el sujeto, y en parte preconsciente e inconsciente, y relacionado con el Ello y el Superyó. En su génesis, procede del Ello, y se desarrolla por contacto con la realidad. Es práctico y actúa conforme al principio de la realidad. En la dialéctica personal, el sujeto recibe las pulsiones del Ello y procura satisfacerlas sin que la personalidad se perturbe, teniendo presentes también las presiones del Superyó, tratando de conjugar todo con el sentido realista de su Yo.

Superyó

El Superyó es el resorte ético de la personalidad. Es el código moral personal que se va desarrollando a través de la interiorización de las normas de los padres sobre lo que es bueno y lo que es malo. Tiene dos componentes, la Conciencia (que castiga al Yo cuando no se porta de acuerdo a esos principios) y el Yo Ideal (que gratifica al Yo cuando se comporta bien). A veces entra en colflicto con el Ello a través del Yo.

Estructuración de la Personalidad. Pasadas la etapa oral y anal, hacia los 3-4 años de edad el niño o la niña entra en la etapa fálica. En plena etapa fálica, emerge el Complejo de Edipo en el momento nuclear (en palabras de Freud). Esta situación es un conjunto de conflictos que el niñ@ vive y siente respecto a sus padres (amor-erótico, amor-ternura, envidia, celos, odio, rivalidad, miedo a la castración, etc.) que, una vez resuelto, culminará en la aceptación de su sexualidad y la consiguiente identificación con el padre del mismo sexo, para dar paso a las siguientes etapas del desarrollo.

Definiciones

Complejo de Edipo

El niño o la niña siente fuerte atracción hacia el padre del sexo contrario. Esto provoca deseo inconsciente erótico y la vivencia del padre de su mismo sexo como rival. El amor, la envidia, los celos, la presión del padre como limitador de un deseo-contra-la ley y el miedo al castigo desembocan, por aplicación del principio de la realidad, en la renuncia a la posesión, lo que da paso a la aceptación propia y del otro, y a la identificación con el padre del mismo sexo como modelo a seguir.

Identificación

En la culminación del Complejo de Edipo, el niño acepta los límites impuestos por la realidad, renuncia a poseer al padre del sexo contrario y acepta como modelo a seguir al padre de su propio sexo. Así comienza la humanización de la sexualidad y el primer paso hacia la autonomía y la libertad de la persona.

Diccionario de Psicoanálisis

Bloque 3. Sueños y fenómenos del proceso psicoanalítico.

Los deseos reprimidos, las pulsiones y los contenidos atávicos del Ello pujan por salir a la superficie en un forcejero con los principios éticos del Superyó y la necesidad del Yo de conservar su autoimagen. En la lucha del individuo por mantener el equilibrio, lo inconsciente rompe la barrera de la censura y se abre camino a través de ciertos síntomas y muy especialmente de los sueños. Una vez comprendida la importancia de los sueños para descubrir y analizar los contenidos de la mente inconsciente, éstos se convierten en uno de los elementos clave del psicoanálisis. Analizando lo que el sueño dice textualmente es posible descifrar ese código onírico personal y llegar al fondo de los contenidos latentes del Ello del sujeto que está demandando atención.

Definiciones

Contenido manifiesto

En una especie de arreglo o compromiso entre el deseo y la defensa, el sujeto se permite ciertos contenidos oníricos que parecen algo pero disfrazan un contenido más profundo, apenas reconocible ante la consciencia del Yo. Tal es el relato del sueño que recordamos al despertar, como también la expresión sintomática ante el propio paciente o ante el observador. Tanto más engañoso cuanto más claro parece, tanto más lleno de sentido cuanto más absurdo parece. En el psicoanálisis se trabaja desde el contenido manifiesto (aparente) para llegar al latente (real).

Contenido latente

Verdadera y auténtica significación del contenido del sueño que expresa un deseo reprimido o pulsión del paciente. La mente trabaja desde el significado real (latente) hacia el manifiesto, que lo simboliza y esconde. El análisis trabaja a la inversa. La causa eficaz que mantiene ese significado en su escondite inconsciente es la censura defensiva, La causa primaria es el miedo del Yo a desestabilizar la personalidad si da cauce a deseos no permitidos. Así se libra una batalla entre el Ello, que puja por satisfacer sus deseos, y el Superyó que los censura, involucrando al Yo consciente en un compromiso razonable que le confunde, y al Yo inconsciente en una censura severa que le mantiene respetable ante sí mismo.

En la manifestación de los deseos reprimidos, el sujeto sueña y, en sus sueños, algunos elementos simbólicos no son puros, sino que están condensados, y representan varios elementos inconscientes a la vez, de manera que un mismo elemento onírico manifiesto puede tener varios significados latentes. Es una de las maneras que tiene el Ello de dejar escapar sus necesidades a la superficie consciente, en forma encapsulada, con muchos contenidos en pocos símbolos. Otra de las maneras de manifestarse es desplazando el significado de unos símbolos a otros, de forma que lo que parece claro es oscuro y lo que parece simple o trivial es precisamente lo complejo y crucial.

Definiciones

Condensación

Fenómeno por el cual los contenidos latentes de los sueños aparecen condensados en un solo símbolo explícito del contenido manifiesto

Desplazamiento

Fenómeno por el cual los significados latentes aparecen desplazados de su verdadero símbolo. Lo que es importante en el Ello del sujeto en el sueño aparece como algo nimio y veceversa.

Transferencia y contratransferencia

El psicoanálisis culmina con la transferencia, momento en que el cliente revive en su relación con el teraperuta la relación conflictiva que tuvo con sus padres en su infancia. La transferencia actualiza lo esencial del conflicto infantil. Es un elemento terapéutico pero delicado, ya que el teraperuta puede unir en un falso enlace la transferencia a sus propias carencias infantiles depositadas en su Ello. Ese fenómeno se llama contratransferencia y obliga al terapeuta a abordar sus propios conflictos, datos que puede utilizar para comprender y ayudar mejor al paciente.

Glosario de Psicoanálisis

Bloque 4. Pulsiones

En su primera fase, Freud se ocupó del cuerpo como fuente pulsional, especialmente erótica. Las pulsiones son un concepto límite entre lo somático y lo psíquico que el sujeto experimenta en relación con sus necesidades. El cuerpo interesa como corporalidad, como fuente vivenciada psíquicamente de placer o displacer, como símbolo, más que como realidad física: un yo-cuerpo primordial anterior a la adquisición del lenguaje. En el proceso de antropogénesis, organización de la estructura de la personalidad humana, que Freud llama “tansformación de las pulsiones” está implicada esa corporalidad. Pulsión es la tendencia ineludible a satisfacer una necesidad básica. Los objetos de pulsión son variables, ya que se definen más por la relación del sujeto con el objeto que por la naturaleza del objeto en sí. Así, las pulsiones primeras (sexuales y de autoconservación), ligadas a las necesidades básicas del ser, se debaten entre satisfacer el principio del placer o el de realidad y van variando su objeto a base de renuncias o represiones en el Ello. Si la represión es muy rígida es causa de problemas. Si la renuncia es satisfactoria es causa de maduración. Al cambiar de objeto, se fortalece la estructura del yo para adaptarse sanamente a las exigencias del mundo exterior.

Definiciones

Pulsiones

Fuerza ineludible depositada en el Ello que lleva al sujeto a satisfacer sus necesidades básicas. Son causa de conflicto psíquico cuando no son adecuadamente satisfechas.

Pulsiones sexuales

Tensión a satisfacer el principio del placer. Todo el cuerpo es considerado erógeno y toda la vida, desde la infancia, esisten esas pulsiones. Involucradas a la afectividad, condicionan el desarrollo de la sexualidad.

Pulsiones de autoconservación

Pulsiones vinculadas a las funciones necesarias para la conservación de la vida del sujeto. Basadas en las necesidades fisiológicas, se refieren a necesidades psíquicas del yo.

Más adelante, Freud descubrió que su anterior definición no abarcaba todo lo observado en el campo de los conflictos pulsionales y entonces utilizó una metáfora mitológica, el dualismo, la lucha entre Eros y Thanatos, el amor y la muerte. En esta dualidad, Freud describe el litigio entre las pulsiones de vida, depositarias de la libido, y la pulsiones de muerte que actúan silenciosamente dentro del ser vivo persiguiendo su desintegración, agresión, destrucción. Al final explicó un nuevo factor de destrucción/conservación, el impulso a la repetición o tendencia a mantener hábitos malsanos que, sin embargo, consevan la única vida posible.

Definiciones

Eros

Dios griego del amor. Símbolo freudiano de las pulsiones de vida (placer, autoconservación y sus derivados)

Thanatos

Dios griego de la muerte. Símbolo freudiano de las pulsiones de muerte. Tendencia a la destrucción del individuo y a mantener hábitos destructivos

La libido es la energía que los principios de vida generan. Después de 1905, Freud habla de esa fuerza vital con alguna ambivalencia, pues reconoce el principio sádico sin atreverse a colocarlo en lugar alguno. Más tarde lo situará en Thanatos. Desde 1914, habla también del narcisismo, una libido del yo personal que excluye como objeto amoroso al otro. Desde el principio, Freud reconoce que el bebé debe aprender a descubrir al otro en su relación, Su primer amor es narcisista. Un narcisismo persistente sería un enquistamiento del desarrollo personal, un conflicto a curar.

Definiciones

Libido

Energía procedente de las fuerzas de vida, que impregna las relaciones y el crecimiento de la personalidad desde el principio al fin de la vida. o tendencia a conservar la vida y condensar su sutancia en unidades cada vez mayores.

Narcisismo

Libido que impregna al yo.

Glosario de Psicoanálisis

Bloque 5. Evolución del Método Psicoanalítico

El psicoanálisis, método terapéutico descubierto por Freud, fue sufriendo modificaciones ya en vida del propio Freud. En un principio, las herramientas de que disponía eran las clásicas de la psiquiatría, la electroterapia y la hipnosis. Rechazó la primera por inútil ante el dolor mental, y la segunda la aplicó hasta descubrir que muchos pacientes no se pueden hipnotizar y que los beneficios, cuando existen, suelen ser pasajeros. De nuevo es el contacto con sus pacientes, la atención que les dispensa, lo que le lleva a descubrir el método propiamente psicoanalítico: la asociación libre. Durante todo el proceso del psicoanálisis, el teraperuta pide colaboración al paciente quien, por medio de la concentración en sus síntomas, sueños, lapsus, sentimientos, etc, deja salir libremente en palabras las imágenes que éstos le sugieren. Al acceder al inconsciente por medio de los símbolos del paciente eliminando o bajando las resistencias es posible llegar a un momento terapéutico o catarsis. En el momento de la catarsis se producen episodios simbólicos del mal del paciente que salen de él como síntomas incontrolables. Es paradigmático el caso de Anna O. que terminó con un parto histérico tras su embarazo imaginario provocado por la terapia con su psiquiatra Breuer. Los componentes sexuales del caso asustaron a Breuer, pero no fueron eludidos por Freud. En todo caso, el momento catártico puede presentar problemas secundarios o resultarliberador y curativo.

Definiciones

Hipnosis

Estado de alteración de la conciencia originada por medio de la sugestión. Presupone la participación activa del sujeto. El hipnotizador sugiere órdenes que el sujeto cumple valiéndose de su imaginación. Durante el sueño hipnótico se pide al paciente que evoque experiencias vividas o que recuerde ciertas órdenes más tarde cuando esté despierto. Es una vía de comunicación que se abre directa al inconsciente.

Catarsis

Proceso de liberación de los afectos inconscientes. Cuando por hipnosis u otros procedimientos se induce la catarsis ciertos fenómenos histéricos tienden a desaparecer. Sin embargo, Freud observó que la catarsis era la manifestación de la agitación psíquica producida por la hipnosis y desistió de utilizar el método hipnótico, pasando al de asociación libre.

Concentración

Capacidad de dirigir la atención a un solo objeto. Acto de abstraerse de todo estímulo parásito que altere la atención al objeto. El terapeuta pide concentración al paciente en un solo síntoma y pasa al ejercicio de asociación libre.

Asociación libre

Método de exploración del inconsciente que consiste en aprovechar con fines terapéuticos en el psicoanálisis el fenómeno por el que una imagen determinada excita otra con la que está ligada por semejanza, contigüidad o simultaneidad y la hace aparecer en el campo de la conciencia.

Hoy en día, el método psicoanlítico se aplica a veces eclécticamente, mezclado con otros métodos menos purgantes. En el surgir de los símbolos del inconsciente, se mezclan sentimientos y pulsiones atávicas que involucran los sentimientos del terapeuta en quien el cliente los deposita. En su versión pura es muy largo, doloroso y, a veces, desemboca en el callejón sin salida de una catarsis traumática o una transferencia mal canalizada, convirtiendo al paciente en dependiente de su terapeuta y, quizá, también viceversa. Con el fin de mitigar los efectos dolorosos y/o traumáticos, en la actualidad, muchos psicoanalistas recetan fármacos coadyuvantes que calman los síntomas de ansiedad y permiten un flujo terapéutico más relajado.

Ángela Munuera Bassols

UOC Historia de la Psicología

Glosario de Psicoanálisis. Diciembre de 2001

1

munuera_bassols_PEC3