Psicoanálisis y Freud

Personalidad. Niñez. Estratos de la mente. Instancias psíquicas. Complejo Edipo y Electra. Sueños. Catarsis. Adler. Jung

  • Enviado por: Francisco
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 24 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Prof.:

Alumno:

  • Introducción: Origen, país, fecha, fundador. Aporte de Joseph Breuer a los trabajos de Freud.

  • Médico austriaco (Moravia, 1856 - Londres, 1939)

    Freud: Fundador del psicoanálisis, titular de una paternidad ya legendaria; el hombre es ya inseparable de la ciencia a la que consagró su vida. El balance de lo que ha dado en llamarse la "revolución freudiana" requiere un estudio paralelo de la teoría y de la historia de Freud: las condiciones en que constituyó la teoría psicoanalítica, así como su posterior evolución, permiten clasificar el sistema y comprender mejor su radical novedad.

    Freud nació en Freiberg (actual Príbor, República Checa), el 6 de mayo de 1856 y se educó en la Universidad de Viena. Cuando apenas tenía tres años, su familia, huyendo de los disturbios antisemitas que entonces se producían en Freiberg, se trasladó a Leipzig. Poco tiempo después, la familia se instaló en Viena, donde Freud residió la mayor parte de su vida.


    Aunque su ambición desde niño había sido dedicarse al ejercicio del derecho, Freud se decidió a estudiar medicina justo antes de entrar en la Universidad de Viena en 1873. Inspirado por las investigaciones científicas del poeta alemán Goethe, sintió un vehemente deseo de estudiar ciencias naturales y de resolver alguno de los retos que en aquel momento afrontaban los investigadores de su tiempo.

    -Freud se dio a conocer por vez primera en su trabajo Estudios sobre la histeria (1893), elaborado en colaboración con el médico vienés Josef Breuer, que dos años después se publicaría con mayor extensión. Se consideraban los síntomas de la histeria como manifestaciones de energía emocional no descargada, asociada con traumas psíquicos olvidados. El procedimiento terapéutico consistía en sumir al paciente en un estado hipnótico, para forzarle a recordar y revivir la experiencia traumática origen del trastorno, con lo que se descargarían por catarsis las emociones causantes de los síntomas. La publicación de esta obra marcó el comienzo de la teoría psicoanalítica, formulada sobre la base de las observaciones clínicas.

    2) Teoría de la personalidad:

  • Importancia de la niñez:

  • Normalmente los sueños infantiles no suelen estar deformados. Son breves, claros, coherentes, fácilmente inteligibles e inequívocos. Por lo tanto para la interpretación de los sueños infantiles no habrá complicaciones. Son actos psíquicos inteligibles y completos. En ellos coinciden el contenido manifiesto y el latente.

    Básicamente, el sueño infantil es una reacción a un suceso del día anterior que deja tras de sí un deseo insatisfecho, y trae consigo la realización directa y no velada de dicho sueño.

    ¿Qué hace la elaboración? Hace que volvamos a la infancia de dos maneras: en primer lugar, a la infancia, y en segundo lugar aunque menos, a la prehistoria filogénica. En la elaboración cabe destacar la formación de los famosos complejos. Por ejemplo, el complejo de Edipo que consiste en el niño desea matar al padre y casarse con la madre. Todo ésto se genera durante la etapa infantil, y perdura en la madurez ya que lo inconsciente de la vida psíquica no es otra cosa que lo infantil.

    Como hemos visto, los sueños tienen un carácter infantil. De esa manera, cualquier cosa que hagamos que nos afecte en la infancia, más tarde en la madurez aparecerá en forma de sueños. Freud le da mucha importancia a esta etapa de la vida, quizás porque es donde forjamos las bases de nuestra persona.

  • Estratos: consiente, subconsciente e inconsciente. Definir.

    • Consciente: Con pleno uso de los sentidos y facultades.

    • Subconsciente: Que no es consciente.

    - Inconsciente: Inconsciente, en psicología, región hipotética de la mente que contiene los deseos, recuerdos, temores, sentimientos, e ideas cuya expresión queda reprimida en el plano de la conciencia. Se manifiestan a través de su influencia sobre los procesos conscientes y, de manera más notable, por medio de fenómenos anómalos como sueños o síntomas neuróticos. No toda la actividad mental de la que el sujeto no es consciente pertenece al inconsciente; por ejemplo, los pensamientos que se pueden convertir en conscientes al concentrar la atención se denominan anteconscientes o preconscientes.

    El concepto de inconsciente fue descrito por primera vez en el periodo comprendido entre 1895 y 1900 por Sigmund Freud, quien elaboró la teoría de que estaba formado por sentimientos experimentados durante la infancia, junto con los instintos o la libido y sus modificaciones por la evolución del superyó. De acuerdo con la interpretación del psicoanalista suizo Carl Jung, el inconsciente también consta de un inconsciente cultural que contiene ciertas fantasías atávicas, universales y heredadas, que pertenecen a lo que Jung denominó el ámbito colectivo.

  • Instancias psíquicas:

  • _Freud parte de la idea del individuo como ser en continuo conflicto interno provocado por impulsos biológicamente determinados que, a su vez, determinan la conducta (dentro de la idea mecanicista de la época de la que no nos podemos apartar). La fuente de este conflicto radica en la estructura de la personalidad.

    _La personalidad total está organizada en tres sistemas principales que articulan dicho conflicto: el ello, el yo y el superyó.

    - El ello es la parte de la personalidad que responde de modo directo a los instintos, aquellas demandas que se originan en el propio cuerpo (necesidades biológicas)

    Para Freud, el organismo humano es un sistema complejo de energía. Y la fuente de la energía del aparato psíquico es el ello.

    Los deseos e impulsos que surgen de las necesidades corporales acumulan una especie de presión o tensión que demanda una descarga y así una satisfacción inmediata. Cuando esto sucede se experimenta el placer, y cuando se evita aparece el dolor o frustración.

    Al ello no le afecta ni la lógica ni la razón y su única meta es reducir la tensión al mínimo y así conseguir el placer: principio del placer.

    Como apunta R.D. Gross (1992), se le puede considerar como la parte infantil de la personalidad, la parte presocializada de la estructura del individuo.

    Esta parte de la personalidad se mantiene a lo largo de toda la vida. Es la parte oscura e inaccesible de la personalidad y tiene un contacto más cercano con el cuerpo que con el mundo real.

    - El yo, según Freud (1923):

    “La parte del ello que se ha modificado por influencia directa del mundo exterior, por medio de la percepción consciente” (Gross, 1992)

    Toma su energía de ello y es el ejecutivo de la personalidad, la parte de la persona que planifica, toma decisiones. Es racional y lógica.

    Se rige por el principio de realidad, posibilitando al individuo de distinguir entre el deseo (ello) y la realidad, entre lo subjetivo y lo objetivo. Así el desarrollo del ego consiste en el aumento de nuestra capacidad para aprender de la experiencia utilizando el pensamiento racional, la percepción y la memoria.

    El yo pospone su satisfacción hasta el momento y lugar adecuado.

    Es amoral, como el ello, pero tiene en cuenta las reacciones, sentimientos de otras personas. Hace que la experiencia del mundo exterior pese sobre el ello y se esfuerza en sustituir el principio del placer por el de realidad.

    -Superyó:

    “ El largo periodo de la infancia durante el cual el ser humano en crecimiento vive en dependencia de sus padres, deja detrás de si... la formación en su yo de una instancia especial en la cual se prolonga la influencia de los padres. Ha recibido el nombre de superyó. En tanto este superyó está diferenciado del yo, o se oponga a él, constituye una tercera fuerza que el yo debe tomar en cuenta” (Gross, 1992).

    Es el que da el carácter moral de la persona, representa la parte moral de la personalidad. Es el que gobierna los principios generales de la moral que gobiernan el yo.

    Así pues, la personalidad era entendida por Freud como un continuo conflicto en el que el yo es el campo de batalla entre la fuerza instintiva del ello y las restricciones morales del superyó y, al mismo tiempo, el árbitro que tiene que mantener “contentas a todas las partes”.

    Esta tensión genera conflictos que provocan “angustia” en el yo, que se refleja o exterioriza por medio de tres mecanismos:

    - Los mecanismos de defensa.

    - Los síntomas neuróticos.

    - Los sueños.

  • Conceptos fundamentales:

  • -Libido: (del latín libido, placer o lujuria), en teoría psicoanalítica, la energía del ello y parte principal de la mente inconsciente responsable de los actos creativos. Según la teoría de Sigmund Freud, quien sentó las bases del psicoanálisis, la libido es algo parecido al instinto sexual. La creación artística es una expresión del instinto sexual recanalizada, o sublimada gracias a la acción del yo que sirve para controlar el comportamiento, conteniendo las exigencias del ello. El psiquiatra suizo Carl Jung rechazó la base sexual de la libido, en la creencia de que la fuerza que nos impulsa a actuar es meramente la expresión del instinto de supervivencia.

    -Motivación: Causa del comportamiento de un organismo, o razón por la que un organismo lleva a cabo una actividad determinada.

    En los seres humanos, la motivación engloba tanto los impulsos conscientes como los inconscientes. Las teorías de la motivación, en psicología, establecen un nivel de motivación primario, que se refiere a la satisfacción de las necesidades elementales, como respirar, comer o beber, y un nivel secundario referido a las necesidades sociales, como el logro o el afecto. Se supone que el primer nivel debe estar satisfecho antes de plantearse los secundarios.

    -Frustración: , estado emocional que se produce en el individuo cuando éste no logra alcanzar el objeto deseado.

    El origen de la frustración puede ser de tipo externo o interno, dependiendo de si es provocada por el entorno (el fruto está en el árbol pero el jardinero vigila) o por el individuo mismo (su moral le prohíbe rondar por el lugar). Las reacciones a la frustración no están sólo condicionadas por la naturaleza del objeto o agente frustrante, sino por la personalidad del individuo. De manera general, la respuesta del individuo ante la frustración puede ser agresiva, de tristeza o depresión. Algunos psicólogos vinculan la frustración a la agresión, que puede estar dirigida hacia el obstáculo que impide alcanzar el objeto deseado o contra uno mismo; cuando la agresión es inhibida provoca la regresión.

    -Represión: (psicología), proceso psíquico que consiste en renunciar a la satisfacción de un deseo, de forma consciente y voluntaria. La `represión inconsciente' es un mecanismo de defensa del yo que el individuo utiliza cuando no quiere reconocer la existencia de una situación de frustración. Conocer las represiones inconscientes es clave a la hora de comprender las neurosis.

    Sigmund Freud utilizó con frecuencia este concepto en el psicoanálisis. Según Freud, la represión es un mecanismo inconsciente que hace inaccesible a la mente consciente el recuerdo de hechos dolorosos o traumáticos, y postula que reprimir una respuesta no suprime el motivo que la inspiró. Las ideas o deseos reprimidos seguirán influyendo en la conducta del individuo y se manifestarán de una forma u otra a través de los sueños, lapsus o determinados síntomas. Uno de los objetivos del psicoanálisis es reducir este proceso y llevar a la consciencia las tendencias reprimidas.

    -Complejo de Edipo, en psicoanálisis, sentimientos derivados de la vinculación erótica del niño con el padre del sexo opuesto. El término `complejo de Edipo' fue acuñado por el neurólogo Sigmund Freud.

    Para Freud, el complejo de Edipo era una etapa fundamental en el desarrollo psicosexual del niño y estableció que ocurría entre los 2 y los 5 años, cuando los niños experimentan intensos sentimientos de amor, odio, miedo y celos, que desaparecen una vez que el niño se ha identificado con el padre y ha aprendido a reprimir sus instintos sexuales.

    El niño que queda `fijado' en esta etapa (la etapa fálica) del desarrollo libidinal, o en cualquiera de las otras etapas señaladas por Freud (oral, anal o latente), puede experimentar problemas en su vida adulta debido a la falta de gratificación o a la sobregratificación de sus necesidades. De hecho, Freud indicó que el complejo de Edipo, como resumen de las tendencias libidinales socialmente inaceptables de la primera infancia, constituye el complejo nuclear de las neurosis, y que la tarea terapéutica del psicoanálisis consiste en elaborar la fijación edípica —el amor a la madre y el odio al padre—, de manera que el sujeto pueda encontrar sustitutos socialmente aceptables de su madre y así reconciliarse con su padre.

    Freud consideraba que esta misma estructura de relaciones, pero invertida (el amor al padre y el odio a la madre), constituía el complejo de Edipo femenino, denominado por el psicoanalista suizo Carl G. Jung `complejo de Electra`.

    -Complejo de Electra: en psicoanálisis, nombre con el que se denomina el deseo sexual que siente la hija hacia el padre, acompañado por un sentimiento de rivalidad hacia la madre y un concomitante deseo inconsciente de su muerte (véase Electra).

    El término complejo de Electra fue acuñado por el psicólogo suizo Carl G. Jung como réplica del complejo de Edipo postulado por el neurólogo austriaco Sigmund Freud, fundador y principal teórico del psicoanálisis. Para Freud, el complejo de Edipo invertido —el amor al padre y el odio a la madre— constituía el complejo de Edipo femenino (complejo de Electra).

    La investigación antropológica sostiene que el desarrollo psicosexual de una persona está determinado por la cultura y la socialización, y que este tipo de complejos no están presentes en todas las culturas, si es que existen en algunas.

  • Método psicoanalítico:

  • -En qué consiste: Efectivamente, cuando escuchamos o leemos el nombre “Freud”, suelen acudir a nuestra mente otras palabras relacionadas. Algunas como “psicoanálisis”, “sueños”, “sexo”, “hipnosis”, “inconsciente”... Todas ellas y muchas más forman parte de la teoría psicoanalítica freudiana, de cuyos aspectos fundamentales vamos a hablar a continuación.

    Esta teoría, creada y desarrollada por Freud hasta el final de sus días, se articula o podría articularse, según Payne (1995) en tres puntos básicos:

    - Una teoría de la personalidad.

    - Una teoría del desarrollo humano.

    - Una teoría del tratamiento.

    Hay dos ideas básicas que fundamentan dicha corriente psicológica: el “determinismo psíquico” y el “inconsciente”.

    -Determinismo psíquico: principio que defiende que las acciones o la conducta surgen de los procesos mentales de la gente y no como algo que simplemente ocurre.

    -Inconsciente: la idea de que una parte de nuestro pensamiento y de nuestra actividad mental se escapa a nuestro conocimiento.

    -Importancia de los sueños:

    Pero ¿qué son los sueños? Los sueños son una manifestación psíquica durante el reposo. Así mismo, el reposo es un estado en el que el durmiente no quiere saber nada del mundo exterior, habiendo desligado del mismo todo su interés. Por otra parte el sueño es una reacción a un estímulo perturbador de dicho reposo; entonces las excitaciones producidas durante el reposo aparecerían en los sueños.

    ¿Y su origen? Normalmente se trata de una excitación procedente del interior, es decir, el inconsciente. Esta última hipótesis parece muy probable y responde a la concepción popular sobre la génesis de los sueños.

    Hay detalles muy importantes respecto a la interpretación de los sueños: el sueño no reproduce fielmente el estímulo, sino que lo elabora, lo designa por una alusión, lo incluye en un conjunto determinado o lo reemplaza por algo distinto. El durmiente sabe, aunque no lo crea, lo que significa su sueño; pero no sabiendo que lo sabe, cree ignorarlo.

    Hasta ahora hemos llegado a dos hipótesis:

    -El sueño es un fenómeno psíquico.

    -Se realizan en nosotros hechos psíquicos que conocemos sin saberlo.

    Freud nos presenta un concepto nuevo, la hipnosis. Ésta es un estado que provoca una disminución o anulación de los procesos conscientes. Puede alcanzarse por técnicas de sugestión o por otros procedimientos fisiológicos. Una vez hipnotizado, el sujeto pierde gran parte de su voluntad, obedeciendo ciertos mandatos del hipnotizador. Al recobrar la conciencia, el sujeto no recuerda lo sucedido durante el trance hipnótico. En este estado se producen, en ocasiones, fenómenos de hipermnesia.

    Después de la hipnosis, la labor del psicoanalista se limitará a hacerle hallar el conocimiento del sueño y comunicárnoslo. Debemos poder hacer accesibles los elementos ocultos e ignorados con ayuda de asociaciones enlazadas al elemento que tomaremos como punto de partida.

    Cada sueño es un mundo, y por lo tanto ninguno es igual a otro. Sobre todo, porque la resistencia que ejerzamos no será la misma. Es decir, cuando la distancia entre el elemento real y el ficticio es muy grande, la resistencia será enorme, le causará mucho dolor el recuerdo. Mientras que si apenas existen deformaciones en el sueño, es que no hay resistencia alguna por parte del sujeto. Esto se produce en los sueños infantiles.

    El sueño es por otro lado, “un medio de supresión de las excitaciones psíquicas que acuden a perturbar el reposo, supresión que se efectúa por medio de la satisfacción alucinatoria”. Ésta supresión es la censura; son lagunas presente en el sueño de sujeto, que por olvidar son provocadas. Junto con la deformación, la censura utiliza estos mecanismos: la omisión, la modificación y la agrupación de los materiales. Como en la deformación, la censura será más o menos pronunciada, dependiendo de la gravedad del trauma que tenga el paciente respecto de la experiencia.

    Continuo. La relación constante entre el elemento del sueño y su traducción le damos el nombre de relación simbólica. Así, la esencia de esa relación simbólica es una comparación básicamente.

    Por otra parte, la elaboración onírica o de los sueños, contrae consigo tres efectos:

    1.- La condensación: efecto que se nos muestra en el hecho de que el contenido manifiesto del sueño es más breve que el latente.

    2.- El desplazamiento: obra de la censura.

    3.- La transformación de las ideas en imágenes visuales.

    - Catarsis: En psicología, término aplicado por vez primera en 1895 para referirse a la liberación terapéutica de las emociones que causaban tensión o ansiedad. En sus primeros trabajos sobre la histeria, Sigmund Freud y Josef Breuer emplearon la hipnosis como medio de tratamiento. Hipnotizados, algunos pacientes eran capaces de revivir conflictos reprimidos e incidentes que les habían dejado huellas profundas. La exteriorización de estas experiencias les permitía liberar tensiones, reduciendo los síntomas de sus neurosis. A este método Freud lo llamó “terapia catártica”; buscó después el mismo efecto sin la hipnosis, mediante la asociación libre y la interpretación de los sueños y actos fallidos, que en cierto sentido seguían los postulados del asociacionismo.

    El proceso de la catarsis siempre supone traer a nivel consciente las emociones reprimidas. Hablar de los sentimientos perturbadores y de los sucesos conflictivos puede producir una relajación superficial, pero sólo la catarsis conseguida a través de alguna forma de terapia estructurada permite la eliminación duradera de la ansiedad.

    • ¿Qué es la neurosis?:

    Neurosis, también llamada psiconeurosis, término que describe una variedad de trastornos psicológicos que originalmente parecieron tener su origen en algún problema neurológico, pero a los que hoy se atribuye un origen psíquico, emocional o psicosocial. Una de sus características es la ansiedad, personalmente dolorosa y origen de un comportamiento inadaptado.

    Es ampliamente aceptado que el término neurosis se aplica para intentar diagnosticar aquellas afecciones cuyos síntomas son la expresión simbólica de un conflicto psíquico. El psicoanálisis adoptó este término y lo convirtió en una de las más importantes aportaciones a la psiquiatría clásica, un concepto que designa la respuesta de un sujeto como solución de compromiso entre el deseo y la defensa. El diagnóstico de estructura, que distingue tres grandes estructuras clínicas —neurosis, psicosis y perversión—, es un instrumento clínico fundamental frente a cualquier clasificación nosográfica que tienda a agrupar síntomas y trastornos, y a imposibilitar, precisamente, el diagnóstico.

  • Criticas a la teoría de Freud:

  • -No sabemos nunca cuando un elemento de un sueño debe ser comprendido en su sentido estricto o cuando se trata de un símbolo.

    -Muchas de las soluciones dan la impresión de ser artificiales, o de no ser la correcta. Para elegir cual es la verdadera, sólo podemos recurrir a la experiencia con otros casos anteriores.

    -Críticas al psicoanálisis de personas que antes eran psicoanalistas, contra la concepción de los sueños.

    -Dicen que los pacientes sometidos al tratamiento psicoanalítico adaptan sus sueños a las teorías favoritas de sus médicos.

    -Nuevas corrientes:

    Alfred Adler (1870-1937), psicólogo y psiquiatra austriaco, nacido en Viena y educado en su universidad. Tras concluir sus estudios universitarios, se formó con Sigmund Freud, el fundador del psicoanálisis, y se asoció a él. En 1911 Adler abandonó la escuela psicoanalista ortodoxa para fundar una escuela neofreudiana de psicoanálisis. Después de 1926, fue profesor invitado de la Universidad de Columbia, trasladándose definitivamente a los Estados Unidos en 1935.

    En su análisis del desarrollo individual, Adler subrayó el papel de los sentimientos de inferioridad, más que el papel de las pulsiones sexuales, como la motivación básica subyacente a la conducta humana. Para Adler, los sentimientos de inferioridad consciente o inconsciente —que denominó `complejos de inferioridad'— combinados con mecanismos compensatorios de defensa, eran las causas básicas de su carácter psicopatológico. La función del psicoanalista, en consecuencia, sería descubrir y racionalizar tales sentimientos, para terminar con la voluntad de poder compensatoria y neurótica (y por tanto dolorosa) que engendran en el paciente. Sus obras más conocidas son Práctica y teoría de la psicología individual (1918) y El sentido del vivir (1933).

    Carl Gustav Jung (1875-1961), psiquiatra y psicoanalista suizo, fundador de la escuela analítica de la psicología. Jung realizó una variación sobre la obra de Sigmund Freud y el psicoanálisis, interpretando los problemas mentales como un modo patológico de procurar la autorrealización personal y espiritual.

    Nacido en 1875, en Kesswil, Suiza, hijo de un pastor protestante —lo que marcó su tendencia al misticismo—, durante su infancia solitaria desarrolló inclinación por los sueños y las fantasías que influyó significativamente en su trabajo adulto. Tras graduarse en medicina en 1902 por las universidades de Basilea y de Zürich, con un amplio bagaje intelectual en biología, zoología, paleontología y arqueología, comenzó sus trabajos sobre las asociaciones verbales: las respuestas de un paciente a unas palabras estímulo ponían de manifiesto lo que Jung llamó 'complejos'. Estos estudios le darían renombre internacional, llevándole además a un periodo de estrecha colaboración con Freud.

    Sin embargo, con la publicación de Transformaciones y símbolos de la libido (1912), se separó del maestro y de su interpretación sexual de la libido, para establecer un estrecho paralelismo entre los mitos arcaicos y las fantasías psicóticas, explicando las motivaciones humanas en términos de energía creativa. Dos años después, abandonó la presidencia de la Sociedad Internacional Psicoanalítica para fundar un movimiento denominado psicología analítica.

    Durante los 50 años restantes de su vida, Jung se dedicó a desarrollar sus teorías, desplegando una amplia erudición en mitología e historia, y viajando a conocer diversas culturas (en Nuevo México, India, o Kenya), además de trabajar sobre los sueños y fantasías de su infancia. En 1921 publicó otra de sus principales obras, Tipos psicológicos, donde trata la relación entre lo consciente y lo inconsciente proponiendo la distinción de tipos de personalidad extrovertida-introvertida, después tan popular.

    Por último, hizo una distinción entre el inconsciente individual y el 'inconsciente colectivo', que, según él, contenía sentimientos, pensamientos y recuerdos que condicionaban a cada sujeto (desde su nacimiento, y no por influencia cultural aprendida), incluso en su forma de simbolizar los sueños. El inconsciente colectivo contendría 'arquetipos', imágenes primitivas, primordiales, a las que se recurre en situaciones como la confrontación con la muerte, o la elección de una pareja, y que se manifiestan en los elementos culturales como la religión, los mitos, los cuentos de hadas, y otras leyendas populares.

    El enfoque terapéutico de Jung se dirigía a reconciliar los distintos estados de la personalidad, que él no sólo dividía en extroversión versus introversión, sino entre sensación versus intuición o sentimiento versus pensamiento. Comprendiendo cómo se integra el inconsciente personal con el colectivo, el paciente alcanzaría un estado de individualización, o totalidad en sí mismo.

    Jung escribió numerosas obras, en especial sobre los métodos analíticos y las relaciones entre psicoterapia y creencias religiosas. Murió en 1961 en Küsnacht, Suiza.

    • Conclusión:

    Para concluir la escuela y la teoría de Freud es algo compleja, y donde hasta el mismo lo dice que solo puede ser comprendida por el que la emplea y el paciente:

    En la enseñanza médica estamos acostumbrados a ver directamente lo que el profesor nos enseña. En el psicoanálisis debemos tener una fe ciega, ya que lo que se nos enseña tiene que ver con la mente, cosa que lógicamente no se puede apreciar por la vista, ni por ningún otro sentido. Es un intercambio de palabras entre el paciente y su analista.

    Además sólo se podrá estudiar el psicoanálisis desde la propia experiencia: el paciente, cuando está en plena sesión, cuenta lo más profundo de su ser, su más discreta intimidad. Nadie, excepto el analista, debe saberlo. Por eso nunca podremos estar presentes en una demostración psicoanalítica.

    “La medicina es el conjunto de actividades técnicas y científicas que tienen como finalidad el conocimiento, prevención, curación o alivio de las enfermedades”. Según esta definición la medicina trataría todo tipo de males, desde anatómicos hasta psíquicos. Sin embargo, los médicos tienen la idea de que toda enfermedad se debe a que un órgano esta funcionando mal, una hemorragia interna, alguna deformación hereditaria, etc.,... Quiero decir con esto que, gracias a la enseñanza médica, tenemos la idea de que toda enfermedad es anatómica. Freud, entonces nos dice que solamente se podrá entender el psicoanálisis si dejamos los estereotipos fuera.

    Y como toda teoría tiene puntos débiles los cuales se deducen en las ideas de Freud:

    No sabemos nunca cuando un elemento de un sueño debe ser comprendido en su sentido estricto o cuando se trata de un símbolo.

    Muchas de las soluciones dan la impresión de ser artificiales, o de no ser la correcta. Para elegir cual es la verdadera, sólo podemos recurrir a la experiencia con otros casos anteriores.

    Críticas al psicoanálisis de personas que antes eran psicoanalistas, contra la concepción de los sueños.

    Dicen que los pacientes sometidos al tratamiento psicoanalítico adaptan sus sueños a las teorías favoritas de sus médicos.

    • Introducción:

    En nuestro trabajo, pretendemos hacer, de una manera breve, un pequeño recorrido a lo largo de la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud.

    Para ello comenzaremos dando algunas pinceladas sobre el contexto en el que nace y desarrolla sus ideas Freud.

    A continuación, y tras algunas referencias importantes a su biografía, pasaremos a desarrollar, los puntos principales de su teoría, así como la aplicación que de la misma.

    Para terminar con este trabajo, hablaremos sobre la escuela creada por Freud, sobre sus seguidores y en líneas generales, sobre el modo que evolucionó la teoría psicoanalítica.