Profecías en el Antiguo Testamento

Religión hebrea. Judaísmo. Cristianismo. Biblia. Profetas mayores y menores. Isaías. Jeremías. Venida del Mesías

  • Enviado por: Federico Tavárez Segura
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 19 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Introducción

Después de haber realizado investigaciones en diferentes bibliográficas, he podido darme cuenta de la importancia que tiene la profecía. Su definición, función, propósito y características.

También he conocido como Dios usó aquellos profetas, tanto los mayores como los menores, y de esa forma poder resaltar en que tiempos, lugar y fecha profetizaron estos profetas, así como también los mensajes de cada uno de ellos.

Los cuales han sido para nuestra enseñanza. Además ampliar mis conocimientos de que toda profecía debe estar de acuerdo con la Sagrada Escritura, es decir con la palabra de Dios.

Profecía

Es conocer o anunciar acontecimientos futuros ya sean falsos o verdaderos.

Su función es anunciar alguna revelación particular dad por Dios. La profecía tiene como propósito:

Edificar o consolar con ese conocimiento de la voluntad de Dios y predecir hechos futuros o por acontecer (Hch. 3:24; 3:18, Luc. 24: 25 - 27; 1Cor. 15:3 - 4)

  • Características de la profecía

Las características de la profecía se encuentran magistralmente descritas por Pedro en (1:10 - 12; 2 P. 1:16, 19 - 21)

  • Qué los profetas hablaron de la gracia de Cristo.

  • Les fue revelado a ellos por adelantado la época y las circunstancias de las dos apariciones de Cristo.

  • Hay una perfecta armonía entre los profetas del AT. Y los del N.T.

  • El Espíritu Santo es el único autor de la profecía.

  • Los mismos profetas, sobrepasados por sus mensajes, intentaron escudriñarlos.

  • Los mismos ángeles desean también mirar en estas cosas.

  • Consideramos segura las palabras proféticas.

  • La profecía es como una antorcha que alumbra en lugar oscuro, en época del despuntar el gran día del Señor.

  • La profecía no puede ser de interpretación privada.

  • La Biblia es esencialmente una palabra profética. Dios trasciende el tiempo y el espacio, y puede hablar a la vez del pasado, del presente y del porvenir.

    Los profetas Mayores

    Designación con lo que se conocen los libros desde Isaías, hasta Daniel y que se refieren primeramente a la extensión en cuanto al tiempo que duraron profetizando en el Canon Judío.

    Daniel esta situado no en los profetas, sino en los escritos, debido a que no ejerció el oficio del profeta en el seno de la nación.

    Aunque si fue receptor de revelaciones proféticas de parte de Dios.

    Los profetas Menores

    Reciben este nombre en contraste con los llamados profeta mayores. Los escritos de menor extensión de los siguientes doce profetas, desde Óseas, hasta Malaquias.

    A pesar de su nombre y en ciertos casos, muy corta extensión, dan valiosa enseñanzas y merecen un atento examen, tanto por la luz que arrojan de una manera directa sobre los planes de Dios como por los principios y aplicaciones al caminar del creyente en todo tiempo y lugar.

    Isaías

    (1)

    El más largo de los libros proféticos del antiguo testamento. Su nombre se debe a su autor.

    Isaías fue visto como el más grande de los profetas del Antiguo Testamento. Fue preliminarmente el profeta de la redención; anunció la venida del Mesías (9:6; 25:1; 28:29; 53, etc.) primero de los profetas mayores.

    La fecha de este libro puede situarse entre los 750 y 700 A.C. profetizó en Judá directamente los reinados de Uzias, Jotam, Acaz y Ezequias. Sus profecías fueron emitidas en uno de los periodos más críticos de la historia de su país.

    De todos los escritos proféticos Isaías es el más hermoso y sublime. En ninguno de los otros libros obtenemos una vista tan gloriosa del Mesías y de su reino.

    Debido a énfasis en la gracia de Dios y en su obra redentora con relación a Israel y a las naciones, se le ha llamado al libro de Isaías: El Quinto Evangelio” y a su autor, “El evangelista del Antiguo Testamento.

    Los acontecimientos históricos registrados en Isaías abarcan un periodo de casi sesenta y dos años, desde el año 760 a 698 A.C.

    El tema de Isaías se resume de la siguiente manera: la ira de Dios que da como resultado la condena y tribulación de Israel; la gracia de Dios que da como resultado su salvación y exaltación.

    Isaías vivió en el más devoto reino del sur, cuando Isaías comenzó su obra, la nación parecía fuerte y rica. Pero Isaías detectó signos de gran peligro. La gente usaba su poder para hostigar al pobre. Los hombres andaban borrachos, las mujeres se preocupaban más por su ropa que por el hombre de sus vecinos. La gente hablaba de Dios y mantenía la apariencia exterior de la religión, pero nada más que eso.

    Jeremías

    (2)

    La versión griega es más amplia que la hebrea y parece en un orden diferente. Esto sugiere que el libro de Jeremías fue tardío en lo que se refiere a alcanzar un status canónico fijo y concluyente en la Biblia Hebrea.

    Pronunciado por el profeta durante el reinado de los últimos cinco reyes de Judá (Josías, Joacaz, Joacim, Joaquin y Sedequias.)

    Este profeta fue llamado al ministerio cuando aún era joven (1:6) en el año después de la muerte de Isaías. Conocido como “el profeta de las lagrimas”.

    En sus profecías aparece la vida espiritual del autor. La época data desde el año 13 de Josías hasta la primera parte del cautiverio en Babilonia que abarca un periodo de unos 40 años. Durante el reino del sur.

    Temas principales de Jeremías: La reincidencia, la esclavitud y la restauración de los Judíos

    Lamentaciones

    (3)

    El libro de Lamentaciones es un apéndice a la profecía de Jeremías. No se sabe quien es el autor, pero los Eruditos antiguos asignaban a Jeremías la paternidad literaria del libro. La septuaquinta, la Vulgata y la Biblia en castellano colocan el libro después de Jeremías.

    La crítica moderna no considera a Jeremías como el autor de Lamentaciones. Los argumentos de la crítica carecen de probabilidad, y conducen a una confusión total de su autor. Pero la situación histórica y el estilo, postulan la plena paternidad de Jeremías. Parece que Jeremías compuso las Lamentaciones sobre las ruinas humeantes de Jerusalén, hacía el año 585 A.C.

    El titulo de este libro define con toda precisión el contenido, pues lamenta el sitio y destrucción de Jerusalén y se entristece por los sufrimientos de los habitantes durante este periodo, hace una conmovedora confesión de pecado en beneficio del pueblo y de sus lideres, reconoce una total sumisión a la voluntad divina y ora para que Dios una vez más restaure a su pueblo.

    El objetivo principal del libro fue enseñar a los judíos a reconocer la mano castigadora de Dios en sus calamidades y a volverse a él con sincero arrepentimiento.

    Resumen del tema de lamentaciones: las desolaciones de Jerusalén como el resultado de sus pecados, y el castigo de un Dios fiel para conducirlos al arrepentimiento.

    Ezequiel

    (4)

    Este libro fue escrito por el profeta Ezequiel durante la cautividad, para advertir y al mismo tiempo consolar a Israel, y demostrarle al pueblo que no había sido abandonado.

    Ezequiel importante libro profético del Antiguo Testamento. Fue profetizado en Babilonia durante todo el periodo de su ministerio entre 597 - 571 A.C.

    Su papel como profeta y líder espiritual se remonta al 592 A.C. Ezequiel tuvo un papel de profeta iracundo, pero tras la caída de Jerusalén en manos de Nabuconodosor, su mensaje se hizo consolador e inspirador.

    El profeta Ezequiel presenta un estilo muy expresivo de gran inventiva, siendo su libro una obra maestra del Antiguo Testamento. ;

    El punto central de las predicciones de Ezequiel es la destrucción de Jerusalén. Su ministerio duró unos 22 años. Los acontecimientos históricos registrados en este libro abarcan un periodo de 21 años entre 595 y 574 A.C.

    La mayoría de las profecías de Ezequiel tiene como Marco la experiencia del exilio en Babilonia.

    El estudio de los manuscritos de Qumrán ha sugerido una división del libro de Ezequiel en dos tomos. Extendido así: el primer tomo termina con una profecía de la destrucción de Jerusalén (Cáp. 24), y el segundo tomo termina con la profecía de la restauración de Jerusalén y del templo (Cáp. 40 - 48.) Ambos tomos contienen una descripción de la vocación del profeta (3:16 - 21; 33:1 - 9.)

    Daniel

    (5)

    Libro del Antiguo Testamento, se atribuye al profeta Daniel, descrito en el texto como prisionero de los Babilonios que fue deportado desde Jerusalén a Babilonia en torno al 606 A.C.

    El libro de Daniel, que en síntesis es el relato de un Joven que se aferra a su fe a pesar de las tremendas prisiones que recibe, quizá fue escrito para fortalecer y consolar a los judíos oprimidos por el rey Selencida Antioco IV a mediados del siglo II A.C.

    Este libro se desarrollo en la corte de Babilonia. Daniel profetizó durante todo el cautiverio, siendo su última profecía dada durante el reinado de Ciro.

    La época desde Nabuconodosor a Ciro, abarcando un periodo de unos setenta y tres años, desde 607 hasta 534 A.C.

    Tema de Daniel: Dios revelado como el que domina el levantamiento y la caída de los reinos de este mundo hasta su destrucción final, y estableció su propio reino.

    Debido a sus muchas visiones de les ha llamado al libro de Daniel:El Apocalipsis del Antiguo Testamento”.

    Óseas

    (1)

    Primera de los libros proféticos de menores. Escritos por Óseas contemporáneo de Isaías, Amos y Miqueas.

    Los acontecimientos históricos referidos en el libro de Óseas abarcan un periodo de unos sesenta años, desde 785 A.C. hasta el tiempo del cautiverio de las diez tribus. Óseas profetizó bajo el reinado de Jeroboan II, en Judá.

    El libro de Óseas es una gran exhortación al arrepentimiento dirigida a las diez tribus, durante los cincuenta o sesenta años antes de su cautiverio.

    Tema: Israel, la esposa infiel que abandona a su esposo; Jehová, el esposo Campesino, que la vuelve a recibir. Óseas público y dramatizó esto mensajes en el norte de la nación dividida de Dios - Israel, o “Efraín”, como la llamó Óseas.

    Joel

    (2)

    Acerca de Joel se sabe poco, las fechas sugeridas oscilan entre los años 830 a 350 A.C. No hay una clara indicación en cuanto a la fecha que fue escrito.

    Se cree que profetizó durante el tiempo de Joás, rey de Judá (2 R12); la oración para la profecía de Joel fue una terrible invasión de insectos destructivos, langostas, que devasto un hombre general. El profeta ve en esta calamidad una visitación del señor y se refiere a ella como un tipo del juicio final del mundo el día del señor (1:15.)

    Como muchos de los profetas, Joel predice el futuro a la luz del tiempo presente, considerando un acontecimiento presente e inminente como un tipo de un acontecimiento futuro. De manera que él ve en la invasión de las langostas, un tipo de invasión venidera del ejército asirio (Cp. 2:1 - 27; Cf. Isaías 36,37.) Mirando aún más lejos en el futuro, ve la invasión de las langostas y los asirios, como típico de la invasión final de Palestina por los ejercicios confederados del anticristo. La profecía de Joel tiene como perspectiva esencial el tiempo del fin.

    Amós

    (3)

    Este libro contiene como mensaje el juicio que vendrá y la restauración que seguirá. Podrá notarse que hay cierta igualdad en los temas de muchos de los profetas.

    El tema de Amós puede declararse como la exposición de los pecados de un pueblo privilegiado, cuyos privilegios le trajeron grandes responsabilidades y cuyo fracaso bajo esa responsabilidad le trajo un juicio de acuerdo con la luz que habían recibido su autor el mismo Amós ciudadano del reino del sur quien profetizó durante los reinados de Jeroboam II rey de Israel (2 Reyes 14:23 - 29) y Uzías rey de Judá (2 a 26); desde alrededor de setenta años antes del cautiverio de las diez tribus. Su ministerio fue principalmente para las diez tribus, aunque también tuvo un mensaje para Judá y los países que lo rodeaban.

    Abdias

    (4)

    Se desconoce cuando fue escrita, pero una fecha probable es el final del siglo VII A.C., por el profeta Abdias.

    Los versículos (10 - 4), indican que se escribió después de la destrucción de Jerusalén. La profecía de Abdias se centra en torno a una disputa antigua entre Edom e Israel.

    Profetizada durante el reinado de Acaz Judá. Cuando los Edomitas y los Filiteos se aliaron para combatir contra Israel.

    Jonás

    (5)

    Fue escrito para demostrar que los misericordiosos propósitos de Dios no se limita exclusivamente a Israel, sino que se extiende a los gentiles.

    Este libro se le ha llamado. “El libro misionero del Antiguo Testamento”, en resumen Dios muestra su amor a los gentiles al enviarle un profeta para que los llame al arrepentimiento.

    Su autor Jonás quien ministró a las diez tribus durante el reinado de Jeroboam II, durante el cual profetizó respecto a la restauración de algún de algún territorio Israelita (2 R. 14:25 - 27); cuando termino el ministerio de Eliseo, comenzó el de él.

    Jesús mismo dio testimonio de la existencia personal de Jonás, de su suerte milagrosa y de su oficio profético (Mt. 12:40.)

    Miqueas

    (6)

    El mensaje de Miqueas fue para ambos pueblos Israel y Judá y se dirigia principalmente a sus capitales respectivas Samaría y Jerusalén. En los capitulos (1 - 3) enjuician ambos reinos, el del norte y el del sur.

    Sus tres ideas principales fueron: sus pecados, su destrucción y su restauración. Miqueas fue el autor de este libro, el cual profetizó durante los reinados de Pekaía, Peka y Óseas sobre Israel; y de Jotam (749 - 734 A.C.), Acaz (741 - 726) y ezequias sobre Judá (2R. 15:23 - 30.)

    Predijo la caída de Samaría la cual ocurrió en el 722 A.C. su obra principal la hizo en el reinado de Ezeqias, quien fue profundamente impresionado por sus profecías (Jer. 26:18 - 19) su profecía acerca de la destrucción de Jerusalén fue un medio indirecto de salvar la vida de Jeremías, cuando se le iba a dar muerte a este último por hacer una predicción similar (Jer. 26:10 - 19.)

    Tema: Israel, destruido por los lideres falsos y salvado por el verdadero líder, el Mesías.

    Nahum

    (7)

    Este libro es visto por algunos eruditos como una continuación del libro de Jonás. Su propósito fue anunciar venganza divina sobre la sanguinaria ciudad y consolar a Judá con promesa de liberación futura (3:1; 1:13 - 15.)

    Fue escrito entre los años 663 y 612 A.C., antes de la caída de Ninive, en el reino del norte. Autor: Nahum quien profetizó durante el reinado de Ezequias y fue testigo del sitio de Jerusalén por Sebaquerib, cuyo acontecimiento puede haber sido ocasión de su profecía.

    Habacuc

    (8)

    Este libro comienza con el profeta en un estado de perplejidad sobre el ministerio de la maldad no castigada en el mundo.

    Autor: Habacuc; escribió alrededor de los años 605 -587 A.C.; en el periodo Babilónico. Probablemente durante el reinado de Joacim rey de Judá. Profetizó la caida del imperio caldeo como tema se resume; el conflicto y triunfo final de la fe.

    Sofonías

    (9)

    Este libro es extremadamente sombrío en su tono y está lleno de amenazas y denuncias pero el sol irrumpe a través de las nubes en el último capitulo, y el profeta predice la venida de un día de gozo, cuando los judíos se convertiran en una alabanza entre todas las naciones de la tierra.

    Autor: fue evidentemente un descendiente directo del rey Ezequias (1:1), Sofonías profetizó durante el reinado de Josías, rey de Judá. En el periodo de la cesación de las profecías de Isaías, Miqueas y Nahum, y los días de Sofonías y Jeremías.

    Tema: la noche de juicio sobre Israel y las naciones, seguido por la mañana de la restauración del primero y la conversión de los últimos.

    Hageo

    (10)

    Profeta de los judíos en el año 520 A.C. su tema principal fueron las fuertes represiones por descuidar la construcción del templo, alentadoras exhortaciones y promesa para los que se comprometieron en la obra.

    Su misión era animar al pueblo en la reconstrucción del templo. La obra de Hageo fue intensamente práctica e importante. Jehová lo usó para despertar la conciencia y estimular el entusiasmo de sus compatriotas en la reconstrucción del templo.

    El autor de este libro es el mismo Hageo, quien profetizó después del cautiverio.

    Zacarías

    (11)

    Su profecía tuvo un alcance más largo que la de Hageo, pues miró a través de los tiempos y vio la venida del Mesías soberano y el amanecer de un día más brillante para Sion.

    Autor: Zacarías, contemporáneo de Hageo, comenzó a profetizar en el año 520 A.C. desde muy joven (2:4). Durante el reinado del rey Uzias.

    Su misión era inspirar el fervor debilitado del pueblo y animado a quitar la mirada del oscuro presente y a dirigirse al brillante

    Su tema: se resume en un estimulo a la nación par servir fielmente a su Dios a través de la aflicción actual, con la mira de las glorias futuras en los tiempos del Mesías.

    Malaquías

    (12)

    En este libro se encuentra la última pagina de la profecía del Antiguo Testamento. Malaquías, autor del libro, fue posiblemente contemporáneo de Nehemias; las condiciones descritas en la profecía corresponden a esa época.

    Se cree que profetizó durante la época de Nehemias y lo respaldó así como Hageo y Zacarías respaldaron a Zorobel.

    El profeta denunció los mismos males que existian en el tiempo de Nehemias (Neh 13:10 - 12 y Mal. 3:8 - 10; Neh 13:29 y Mal. 2:4 - 8; Neh. 13:23 - 27 y Mal. 2:10 - 16.) Escribió tanto acerca de Cristo que alguien ha dicho: “La profecía del Antiguo Testamento expiró con el evangelio en su lengua”.

    La fecha en que vivió el profeta fue alrededor del 450 - 400 A.C. El tema de este libro se centra en una descripción gráfica del periodo final de la historia del Antiguo Testamento que muestra la necesidad de grandes reformas para preparar el camino para la venida del mesías.

    El profeta anuncia el día de Jehová que purificará a los miembros del sacerdocio, de Jehová a los malvados y asegurará el triunfo de los justos (3:1 - 5.)

    Conclusión

    Para mi este trabajo ha sido de gran bendición, porque a través de el he podido ampliar mis conocimientos, los cuales me servirán como base para el crecimiento de mi vida espiritual y de poderlo poner en práctica para enseñanza de otros, ya que anteriormente estaba un poco confundido acerca de este tema tan transcendente para nosotros como creyentes.

    Esperando que todo aquel que pueda leer este trabajo, pueda obtener el mejor provecho y pueda valorar los esfuerzos que he realizado para analizar el mismo.

    Bibliografía

    • A través de la Biblia.

    Autor: Myer Pearlman.

    • La Biblia de Referencia THOMPSON versión Reina Valera Revisión de 1960.

    • Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado

    Autor: Vila Escuain

    • Diccionario Manual de la Biblia.

    Autor: Merril C. Tenney.

    • La Biblia Devocional de Estudio Antigua Versión de Casiodoro de Reina (1569.)

    Revisada por Cipriano de Valera (1602)