Problemas sociales

Conflictos familiares. Agresividad y maltrato. Abandono de hogar y de menores. Alcoholismo. Ludopatía. Trastornos alimentarios

  • Enviado por: R. Manuel García
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


I. ABANDONOS

  • Abandono de familia:

  • Consiste en el incumplimiento de los deberes de asistencia familiar derivados del matrimonio, la tutela y la patria potestad. Se manifiesta en dos vertientes: abandono intencionado del domicilio familiar, y abandono de los deberes de asistencia familiar desarcebada. En España este delito es perseguible a instancia de parte, o en su caso, del ministerio fiscal. Está castigado con pena de arresto mayor y multa, que se aplicará en su grado mayor cuando, además del abandono de familia, se deje de prestar la asistencia indispensable para el sustento de los descendientes menores o incapacitados para el trabajo, o de los ascendientes o cónyuge que se hallen necesitados. El condenado por este delito puede además perder el derecho de patria potestad o de tutela que tuviera sobre los hijos.

  • Abandono de menores:

  • Distinto del abandono de familia y del abandono de niños, está catalogado como falta en el código penal español. Lo cometen los padres de familia que deja de cumplir los deberes de familia respecto la patria potestad, así como aquellos padres que no proporcionan a sus hijos la educación que su posición y medios les permitan. La pena aplicable oscila entre la de arresto menor y multa, o represión privada.

  • Abandono de niños:

  • Consiste en el abandono de un menor de siete años por parte de las personas encargadas de tutela o custodia (padres, guardadores, tutores). Este delito esta castigado con pena de prisión menor y multa, si lo cometen los padres, tutor o guardador de hecho. Si lo comete cualquiera otra persona o cuando lo cometen la madre y/o los abuelos maternos para multar su deshonra, la pena será de arresto mayor.

    CUESTIONES:

    ¿Crees que es justo que no paguen igual el castigo, si el delito de abandono lo realizó el padre que si lo realiza la madre?

    ¿Dónde deben ir los niños abandonados por sus padres?

    ¿Crees que los padres o tutores responsables de delito de abandono de la familia deben perder completamente la custodia de sus hijos?

    II. AGRESIONES Y MALTRATOS

    2.1 Agresión normal:

    La agresividad es un comportamiento caracterizado por una alta actuación, tanto fisiológica como emocional, que una persona puede experimentar ante una situación que considera abusiva, ante una situación de oposición, de malos tratos, de agravio, etc. ..., la persona puede responder de forma agresiva, descargando toda su ira contra otra, con intención de poder controlar la situación.

    Para algunos autores el comportamiento agresivo podría ser visto como secuencia en la que se producirán diferentes fases. En primer lugar la persona se encuentra en una determinada situación e interpreta los estímulos que le rodean. Después sigue una fase en que los síntomas afectivos empiezan a elevarse. A continuación la persona empieza a defenderse y se comunica siempre de forma defectuosa, pues al encontrarse tan enfadado es posible que no sepa muy bien lo que quiere decir ni como decirlo.

    Por otra parte es necesario considerar que el comportamiento agresivo implica, al menos a dos personas. En una discusión el que empieza siendo el agresor puede convertirse en agredido, pues la otra persona también expone sus argumentos mas o menos defendidos o adecuados. Por eso para reducir el comportamiento agresivo la persona no sólo debe aprender a controlarse a sí mismo sino que necesita técnicas para aprender a controlar el comportamiento de los demás, y si no puede hacerlo deberá ser capaz de cambiar de actividad para salir de un enfrentamiento que no conduce a ninguna parte y descubrir que hay comportamientos en los que se tienen en cuenta, ante todo, el respeto que nos merecemos nosotros mismos y a los demás.

    2.2- Agresión extrema:

    En algunas ocasiones la agresión se convierte en algo extremo, como verdaderos actos que atentan contra la integridad física y psicológica de las personas. Hablamos ahora de las situaciones de maltrato. Lejos de justificar el comportamiento de las personas maltratadas, es importante entender su comportamiento. Probablemente las personas que recurren a la violencia hayan pasado por situaciones muy dolorosas y hayan vivido o estén viviendo experiencias muy estresantes y/o traumáticas. En estos casos y en muchos otros en los que la ira y la cólera son incontrolables y aparezcan con demasiada frecuencia, pueden llegar a crear tensiones familiares o laborales y trastornos fisiológicos (ulceras de estómago).

    La agresividad se presenta como el resultado de la falta de control y asimilación de normas que muchas personas encuentran en ellas una forma de revelarse contra la sociedad. Tenemos así muchos jóvenes que dentro de grupos mas o menos estructurados recurren a la violencia, a la agresión contra las personas, para demostrar cierta identidad. Posiblemente las causas de estos comportamientos haya que buscarlas en la sociedad y en los valores que esta transmite sin cesar. Pero no podemos olvidar que nosotros también formamos parte de la sociedad y debemos plantearnos en que medida esta contribuyendo a desarrollar ciertos valores como la solidaridad, el respeto, la tolerancia.

    2.3 Sucede en la vida real:

    Un nuevo caso de maltratos a un bebé mientras éste se hallaba bajo los “cuidados” de su niñera, en el estado de Conéctica, ha conmocionado a la opinión pública estadounidense.

    El caso se destapó hace unas semanas a través de la grabación en secreto de un vídeo casero en el que la presunta agresora, Joan Kahn, aparece golpeando “in fraganti” y sometiendo a un trato vejatorio a un bebé de pocos meses de vida. Las magulladuras que presentaba el bebé desde que la familia contrató a la niñera hicieron desconfiar a los padres, que tras comprobar eficientemente sus peores sospechas, habiendo instalado en su propia casa un sistema oculto de grabación, han presentado el vídeo como prueba acusatoria, ante los tribunales de justicia. Por su parte, la niñera ha negado todos los cargos presentados contra ella a pesar de las imágenes recogidas por el vídeo y asegura que no recuerda absolutamente nada.

    CUESTIONES:

    ¿Crees que hay justificación para maltratar a una persona?

    III. PROBLEMAS QUE DESTROZAN FAMILIAS

    3.1 Enfermedades provocadas por abusos:

    - Alcohol: Exceptuando los medicamentos sintomáticos (vitaminas B y otros) no existe tratamiento propiamente dicho del alcoholismo. Cada vez se tiende a considerar el alcoholismo como un proceso secundario a trastornos psíquicos o neuróticos, a la vez que se señala la dificultad de abordarlo con una psicoterapia individual. Las asociaciones de antiguos bebedores, como los alcohólicos anónimos pueden procurar cierta ayuda a los ex bebedores.

    Drogas: Una droga se caracteriza por su aptitud para provocar el fenómeno del hábito y de la tolerancia, y sobre todo de dependencia y el conjunto de síntomas físicos y psíquicos que aparecen en el síndrome de abstinencia.

    -Ludopatía: Hábito de quien se deja dominar por los juegos de azar de forma irresistible y compulsiva.

    -Anorexia: Trastorno de la conducta alimentaria que afecta al 0,5-1% de adolescentes del sexo femenino y que se caracteriza por el rechazo persistente a ingerir alimentos y una perdida de peso de, al menos, 15% del considerado normal para la edad y la talla.

    En general, comienza entre los 13 y los 20 años, y es muy poco frecuente entre los varones (1 por cada 10 mujeres) y más usual en medios socioeconómicos medios-altos y en el mundo de las modelos y de las bailarinas. Se asocia con frecuencia a rasgos de obesidad, rigidez y ansiedad. No se conoce el origen de esta enfermedad, aunque es probable que intervengan factores neuroendocrinicos y conflictos psíquicos típicos de la pubertad y la adolescencia. Estas pacientes presentan hábitos alimentarios inusuales (coleccionar recetas, trinchar y esconder la comida, etc.), un temor intenso a engordar y una distorsión de la imagen corporal en la que la paciente <<se siente gorda aunque está objetivamente cadavérica>>. Es típico que tengan también periodos de hiperactividad física, episodios de apetito insaciable con atracones (bulimia) seguido de vómitos autoprovocados y el uso de laxantes, con el fin de perder peso. Junto a estos síntomas aparecen alteraciones físicas motivadas por la desnutrición y la disfunción neuroendocrina acompañante: amenorrea o ausencia de menstruación, disminución de la temperatura y de la frecuencia cardiaca, alteraciones hidroeléctricas corporales, etc. Las complicaciones asociadas a la desnutrición provocan la muerte en el 5-12% de pacientes. El tratamiento debe realizarse en unidades especializadas y va encaminado a mejorar las condiciones físicas de la paciente y a modificar, mediante técnicas cognitivo-conductuales, actitudes, hábitos alimentarios y la propia imagen corporal. Los antidepresivos son eficaces para las anoréxicas que presentan depresión asociada o episodios de bulimia.

    -Bulimia: Ingestión no provocada por el hambre de grandes cantidades de alimentos. La bulimia aparece como una conducta represiva autoerotica ligada a alteraciones en las relaciones con los padres en el curso de la primera infancia, y a las dificultades de asumir un cuerpo sexuado.

    CUESTIONES:

    ¿Por qué la gente bebe alcohol y/o consume drogas?

    ¿Crees que los amigos influyen de alguna forma en estos problemas?

    IV. AYUDA DE LOS PADRES

  • Saber cuando ayudar:

  • -¿Cómo se sabe cuando un niño necesita ayuda? Una vez que el niño ha aprendido a hablar la mejor manera es preguntárselo. Muchas veces, a gusto consigo mismos, dirán que no necesitan ayuda. Sus niveles de exigencia serán un reflejo de los de sus padres: no de los que estos predicaran sino los que practicaran. Si se desea que un niño tenga un alto nivel de exigencia los padres también deberán tenerlo. Los niños alcanzando dichos niveles mas despacio de lo que los padres desean. Al menos hay que apreciar el esfuerzo.

    Si los niños necesitan ayuda lo que hay que preguntarles es: ¿qué te gustaría que hiciese yo?, estos dirán una respuesta razonable. En caso de que el niño este pidiendo demasiado también se podría negociar. Es necesario que los niños aprendan que no siempre tienen la ayuda que desean y cuando lo desean. Si el padre es selectivo el niño aprendera a tener mas recursos. A veces los niños intentan resolver problemas demasiados complicados para ellos. Ocurrida una de estos casos: o bien que el problema no es tan importante o que darán muestras de frustración desasosiego. En el primer caso no hay que sacar la conclusión de debilidad de carácter. Los niños sanos encontraran muchas cosas que hacer. Si le niño demuestra frustración, hay que preguntarle si desea ayuda. Tal vez diga que no y siga frustrado, sin encontrar solución. Cuando aparece la frustración, la mayoría de los padres intervendrán para resolver el problema y ayudar al niño. Pedir ayuda es difícil y hacerlo bien lleva su tiempo. Muchas veces la gente pide ayuda cuando no la necesita o no la pide cuando la necesita. ¿No seria más ventajoso aprender una técnica a una edad temprana? Los niños lo aprenderán solo si los padres resisten la tentación de ayudarles a menos que se lo pidan específicamente. Si se hace así, el comportamiento del niño cambiara radicalmente. Seria más independiente, seguro de sí mismo y ocasionara menos molestias a sus padres.

    CUESTIONES:

    ¿Crees que los padres prestan la ayuda adecuada?

    ¿Cómo se sabe cuando un niño necesita ayuda?

    V.FALTA DE COMUNICACIÓN ENTRE PADRES E HIJOS

    5.1 Independencia del adolescente:

    El proceso de independización de los padres, es decir, separarse del núcleo protector que supone la vida familiar, se produce de una manera progresiva. La niñez se diferencia de la vida adulta, entre otros aspectos, por la necesidad de dependencia: mientras que el adulto es un ser autónomo que se relaciona con los demás a un nivel de igualdad, el niño tiene la necesidad de recibir cuidados y protección de otras personas, tanto a nivel físico como psíquico. La independencia se va produciendo en el largo proceso que va de la dependencia de la niñez a la deseada emancipación y autonomia de la etapa adulta. Este proceso de la independencia tiene dos puntos de referencia: los padres y los amigos. Una de las características de la independencia obtenida por el adulto se resume en que realiza una opción libre en la elección de sus relaciones afectivas, mientras que al niño le son impuestas por los lazos familiares. Los cambios en la vida afectiva de la familia, en relación con el adolescente, están caracterizados en el aspecto formal, porque este deja de explicar o explica limitadamente sus vivencias y sus experiencias con los amigos, profesores o cualquier otra persona que actúe fuera del ámbito familiar. Una de las cosas que más sorprende y a menudo molesta a los padres es que su hijo ya no les cuenta nada o les cuenta poco. Se encierra en su mundo personal y solo sale cuando a él le apetece y no precisamente cuando los padres se lo piden. Un error frecuente en los padres es no soportar la falta de comunicación de su hijo, y en no admitir la forma de expresión personal que este utiliza para descubrirse a si mismo. El adolescente habla poco y cuando lo hace, los padres “aprovechan” para “dar su opinión, aconsejar u orientar”, lo que molesta al muchacho, deseoso de vivir sus propias vivencias y llegar a sus propias conclusiones.

    Cada vez es más difícil pensar que los consejos puedan servir de algo, puesto que al aconsejar se intenta hacer ver a los hijos que las normas que rigen las conductas paternas tienen que servir forzosamente para resolver sus problemas o para escoger sus caminos. Existe otra forma distinta y más positiva para comunicarse con los hijos: compartir vivencias y experiencias. De este modo ya no son los padres quienes deben inculcar unas normas a los hijos para que “no se equivoquen en su camino” sino dos seres humanos que hablan de sus dificultades para encontrar el amor, el trabajo, la paz, etc. En estos casos la experiencia del que ha vivido más es muy útil, pues el adolescente apreciara que las vacilaciones propias de esta etapa son completamente normales.

    CUESTIONES:

    ¿Crees que los hijos confían mas en los amigos que en los padres? ¿Por qué crees que es así?

    ¿Crees que los padres te dan la suficiente confianza?

    ¿Crees que la solución adecuada es contárselo siempre a tus padres?

    1

    5