Primera Guerra Mundial

Historia universal contemporánea del siglo XX. Contexto histórico. Balcanes. Crisis de 1914. Fases de la Guerra. Consecuencias

  • Enviado por: Iddzc
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

ÍNDEX:

  • Planteamiento general y cronología

  • El "avispero" de los Balcanes

  • La crisis de 1914

  • Las características de la guerra

  • Grandes fases de la guerra

  • Consecuencias de la guerra

  • Planteamiento general y cronología

  • La primera guerra mundial fue una guerra entre potencias imperio-colonialistas europeas que, en 1914, mantenían la supremacía económica en el mundo.

    Su origen se puede encontrar en Alemania, que planteaba una ambiciosa política internacional tanto en el marco colonial como en el comercial y en el militar. Francia y Gran Bretaña se sintieron especialmente amenazadas.

    El enfrentamiento nacionalista: el nacionalismo francés soñaba con la revancha que le permitiera recuperar Alsacia y Lorena; el pangermanismo alemán pretendía unificar todos los pueblos de habla alemana; en los Balcanes el nacionalismo eslavo apoyado por la "madre Rusia", deseaba acabar con el dominio turco y liberar los pueblos eslavos sometidos al imperio austro-húngaro.

    Toda esta problemática llevó a establecer un complejo sistema de alianzas: la Triple Alianza (1882, Alemania, Austria, Italia) y la Triple Entente (1891-92 Francia-Rusia; 1904, Gran Bretaña-Francia; 1907, Gran Bretaña Rusia).

    La guerra se inició con la crisis del verano de 1914 (asesinato en Sarajevo del sucesor a la corona austro-húngara y su mujer, 28 de junio) y terminó entre septiembre y noviembre de 1918 (19 de septiembre, armisticio de Salónica con Bulgaria; 30 de octubre, capitulación turca ante los ingleses en Siria; 3 de noviembre, armisticio de Villa Giusti con Austria; 11 de noviembre, armisticio de Rethondes con Alemania).

  • El "avispero" de los Balcanes

  • En 1908 el imperio austro-húngaro había ocupado Bosnia-Herzegovina con lo que mantenía la idea de extender su influencia hasta el puerto de Salónica, en Macedonia, entonces todavía en poder del Imperio Turco otomano en plena decadencia. Serbia se convirtió entonces en un grave problema: se encontraba en esta línea de expansión austro-húngara y representaba el centro de resistencia eslava que pretendía crear una gran Serbia, con las tierras todavía en poder de los turcos y con las que estaban dentro de las fronteras del Imperio austro-húngaro.

    Rusia apoyaba decididamente a Serbia y no perdía de vista sus pretensiones militares. Alemania apoyaba a Austria-Húngria porque mantenía una ambiciosa política de dominio en el Próximo Oriente (ferrocarril de Bagdad).

    Los acontecimientos se desarrollaron en dos guerras: la primera entre 1912-1913 y la segunda en el verano de 1913. En la primera una Liga Balcánica que obtuvo triunfos militares definitivos sobre Turquía. Italia impidió la salida al mar de Serbia; el tratado de Londres redució el territorio turco. Grecia obtuvo la mayoría de las islas del Egeo. Macedonia enfrentó a los antiguos aliados.

    En Agosto de 1913 Bulgaria perdió una gran parte de Macedonia y Grecia obtuvo la isla de Creta y se proclamó la independencia de Albania.

  • La crisis de 1914

  • El heredero del trono austro-húngaro, Francisco Fernando, fue asesinado en Sarajevo (28 de junio). Viena y Budapest quisieron eliminar a Serbia acusándola de mantener sociedades secretas nacionalistas que habían realizado el atentado. El 28 de julio Austria-Húngria declaraba la guerra a Serbia. El segundo acto de la crisis vino representado por la decidida intervención de Rusia, favorable a Serbia, que llevó a término la movilización general (1 de agosto). Francia no podía permitir la derrota de Rusia; declaro su apoyo a ella y también la movilización general. El alto mando alemán, invadió Bélgica para levar a cabo un gran movimiento envolvente, Gran Bretaña a su vez entró en guerra (4 de agosto). Sólo Italia se mantuvo al margen.

  • Las características de la guerra

  • La guerra movilizó a una gran masa de soldados (4 millones franceses, 6 millones rusos...).

    El nuevo armamento planteó problemas de adaptación. El poder de la artillería alemana o de las ametralladoras hizo obsoletas las cargas de caballería o de infantería. Durante la guerra se probaron nuevas armas destructivas (gases asfixiantes, tanques...) que aumentaron su crueldad y poder destructivo.

    Cuando la guerra se estancó se retiró del frente a los especialistas, se militarizó la industria, se recurrió a la mano de obra femenina, fue necesario endeudarse con las potencias más ricas. La guerra económica llevó al bloqueo comercial por parte de los aliados y a la respuesta alemana de la guerra submarina. Pasaba a ser una guerra cara que sólo podrían mantener países fuertemente industrializados.

    Y fue necesario buscar nuevos combatientes. En octubre del mismo año 1914 Turquía intervino a favor de las potencias centrales, con lo que cerraba los estrechos a cualquier ayuda aliada hacia Rusia y amenazaba el Canal de Suez, y en octubre de 1915 lo hacía Bulgaria. Los aliados de la Entente contaron con Italia a partir del tratado secreto de Londres (mayo de 1915) y con Rumania (agosto de 1916). También contaron con Portugal, Grecia, Estados Unidos y Japón.

    Hacia 1916 sólo se mantenían neutrales los estados nórdicos, que salieron beneficiados de la guerra al aumentar sus exportaciones con los estados beligrantes.

    Los estados recurrieron a la censura rigurosa de la prensa y a una política de propaganda nacionalista exacerbada. A partir del triunfo de la revolución comunista en Rusa (octubre de 1917), la burguesía capitalista europea temió un estallido generalizado en Alemania y Europa central.

    La guerra se desarrolló en dos frentes principales: el occidental, desde el mar del norte a la frontera con Suiza, y el oriental, en las tierras de Prusia oriental, Polonia, Galitzia y Ucraína; y otros marginales: Serbia-Grecia en los Balcanes y Palestina-Siria y Mespotamia en el Próximo Oriente.

    Fuera de Europa la guerra tuvo escasa importancia; Alemania perdió pronto su flota y colonias de Oceanía y tampoco pudo mantenerse en sus colonias africanas.

  • Grandes fases de la guerra

    • 1914. Guerra de movimientos: Los alemanes ponen marcha el plan Schlieffen y atacan el frente francés. La intervención de

    los ejércitos rusos en la Prusia oriental obliga a llevar tropas al frente del este donde los alemanes obtienen éxitos espectaculares (Tannenberg), pero salva a las francesas (batalla de Marne, septiembre).

    • 1915-1916. Guerra de Trincheras en frentes estabilizados, muy difíciles de romper con bombardeos de artillería y ataques frontales de infantería. Los tres acontecimientos a destacar fueron: el fracaso por ocupar los estrechos (batalla de Gallipoli), la batalla de verdún (febrero-junio de 1916) y la primera ofensiva de Brussilov (junio-agosto de 1916).

    • 1917. Año de crisis. Graves fracasos de las ofensivas aliadas en la champaña y derrota espectacular de los italianos en Caporetto. Dos hechos definitivos: triunfo de la Revolución comunista en Rusia (octubre), que abandona la guerra (paz de Brest-Litovsk) a cambio de considerables pérdidas territoriales, e intervención de os Estados Unidos a favor de los aliados de la Entente.

    • 1918. Retorno a la guerra de movimientos. Últimos intentos alemanes sobre el frente del oeste (Picardía, Flandes, 2ª batalla de Marne) y ofensiva generalizada aliada.

  • Consecuencias de la guerra

  • Las pérdidas humanas: 8 millones y medio de muertos, entre los cuales 1.800.000 alemanes, 1.700.000 rusos y 1.400.000 franceses, que tuvieron serias consecuencias en el desarrollo demográfico europeo posterior. Los mutilados de la guerra fueron un trauma para la sociedad europea; las tendencias pacifistas se desarrollaron así como, entre la sociedad francesa sobretodo, la mentalidad anticonceptiva.

    Las consecuencias económicas en segundo lugar: destrucciones de la guerra en amplias zonas del frente (norte de Francia); aumento no demasiado controlado del papel moneda que produjo una fuerte inflación, y endeudamiento con Estados Unidos y decadencia de Europa por pérdida de mercados coloniales , que pasaron a manos de Estados Unidos o del Japón.

    Otras consecuencias: el despertar de los nacionalismos en el mundo de las colonias; la extraordinaria movilización de mano de obra que abrió el mundo laboral a las mujeres; el desarrollo de los sindicatos. La aparición del primer país socialista, la futura URSS, despertó grandes esperanzas en las clases pobres de todo el mundo.